MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MONTE D´ARCA

El lugar conocido como “Monte D´arca”, se halla situado al Sur de la población de Mondoñedo. Linda al Norte con las viviendas de “A Favega” y “A Paleira”; Sur con territorio de la parroquia de S. Pedro de Argomoso; Este, con el “Rego das Donas” y Oeste, con la vivienda de Escouridal y monte de “As Corbaceiras”. Pertenece territorialmente a la parroquia de Santiago.
En este lugar, existen dos pequeños grupos de viviendas, con varios hórreos y con algunas edificaciones menores.
D. José Villaamil y Castro nos dice en 1876 que en el citado lugar, desde el que se domina la ciudad de Mondoñedo, existe lo que dicen “madorra de los moros”. Que está situada en plena cresta del monte y compuesta del área de unos 300 metros de circunferencia, defendida por triple parapeto, fabricado de gruesa pared, y de un profundo foso, muy perceptible desde muchos sitios de la ciudad de Mondoñedo, que la rodea por un tercio de su circunferencia, único por donde necesita semejante defensa, pues los otros dos, la ladera, al NO del monte, se presenta tan asperísima (y en paraje completamente vertical), que solo es visitada por los corpulentos buitres que anidan en las anfractuosidades de las rocas que la componen.
Se encuentran allí vestigios de motas, que ya ha registrado, y a las que los naturales conceden el nombre de casas, manteniendo adulterada la tradición de que los moros habitaron allí por mucho tiempo (1).
Desde hace muchos años, exuberante vegetación cubre la ladera del monte, lo que casi lo oculta de la vista. La construcción de algunas pistas para facilitar la extracción de madera del monte, alteraron el entorno.
Para acercarse al lugar, hay que tomar un camino de carro, que parte a mano derecha desde las viviendas del barrio de abajo de Montedarca y asciende hasta la cima por la ladera del empinado monte. También se puede acercar al lugar desde la pista de asfalto que sube desde la iglesia parroquial de Argomoso a Lindín y ascender por una parcela de monte hasta la cresta rocosa, desde la cual divisamos todo el valle de Mondoñedo y la llamada “madorra de los moros” de Montedarca. La vegetación es tan densa en ese paraje que dificulta su visibilidad desde cualquier punto, aunque sea más elevado.

(1)- Museo Español de Antigüedades, Tomo VII, D. José Villaamil y Castro, Los Castros y Mámoas de Galicia, año 1876, página 223.

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-08-2015 14:39
Ligazón permanente a este artigo
¡FATALIDAD!

Entre una y media y tres de la tarde del domingo día 24 del mes de agosto de 1884, descargó sobre la comarca de Mondoñedo una fuerte tempestad. En la inmediata parroquia de San Lorenzo de Sasdónigas y en el lugar de Miravales, una descarga eléctrica produjo a las dos de la tarde la muerte instantánea a Rosa Díaz Rego, de 35 años de edad, casada con Tomás Folgueira.
La mujer, que estaba embarazada de ocho meses, se hallaba situada en la puerta de la vivienda mondando unas patatas para la comida de mediodía. Dentro de la vivienda se hallaban dos niñas y un niño, todos de corta edad, hijos de la desgraciada Rosa y de Tomás. A consecuencia de la chispa, el niño quedo casi ciego y una de las niñas sufrió quemaduras de consideración (1).
La misma chispa penetró en la cuadra del ganado y mató una de las vacas de casa y cinco corderos e incendió un arca de madera, en la que se guardaban algunos cereales.
La desgraciada Rosa Díaz Rego, era hija de Antonio Díaz y de Manuela Rego. De su matrimonio, le quedaban cuatro hijos: Antonio, Domingo, María y Antonia, todos menores de edad (2).
En esta zona del territorio de la parroquia de Sasdónigas es muy abundante la escoria de mineral de hierro e incluso en el lugar conocido como “A Penela” fue realizada una cata minera, a cielo abierto, que el actual propietario de la parcela de terreno rellenó para evitar posibles percances de maquinaria agrícola o incluso del ganado. Posiblemente, la abundancia de mineral de hierro en sus proximidades hace que se concentren con mucha frecuencia las tormentas y su aparato eléctrico.

(1)- El Diario de Lugo”, núm. 2367, de 29 de agosto de 1884, pág. 3.
(1)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de S. Lorenzo de Sasdónigas, libro 4 de defunciones, folio cuatro, vuelto y folio 5 (1881-1895)
.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 20-08-2015 14:28
Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3 [4]
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural