MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LA ERMITA DE LA TRINIDAD DE VILAMOR

Al Este de la parroquia mindoniense de Santa María de Vilamor, en la cumbre de los montes conocidos como “da Trinidá”, se hallaba erigida una pequeña ermita, de la advocación de la Santísima Trinidad.
Muy pocas noticias conocíamos de su existencia, pero al estar buscando otras en los libros de Fábrica de la citada parroquia, encontramos una información que nos pareció muy valiosa y hoy queremos dar a conocer.
La primera noticia data del 21 de septiembre de 1698 y dice: “en la ermita de la Trinidad se halla el suelo mal limpio e indecente, por lo tanto manda Su Ilustrísima que el patrono de dicha ermita, sin dilación, la barra y la limpie”.
El 30 de junio de 1739, su Ilustrísima el Señor obispo de Mondoñedo Fray Alejandro Sarmiento de Sotomayor manda al cura párroco de Vilamor que prevenga al capellán o patrono de la capilla de la Trinidad, que dentro de ocho meses reedifique dicha capilla y en defecto que se demuela y lo mismo se ejecute en la capilla de Santa Eulalia, que está a cargo de dicho cura, ambas en términos de dicha parroquia.
En otra visita pastoral, se mandó poner a la capilla de la Trinidad ornato de seda, cáliz de plata, con todo lo necesario. No pudo ser puesto por no hallarse con renta la citada ermita, a excepción de un ferrado y medio de heredad, que tiene con la carga de una misa cantada en cada año.
El 29 de julio de 1740, su Ilustrísima manda de nuevo al patrono o persona a cuyo cargo este la capilla, haga pintar la imagen de San Marcos y ponga en ella ornato y más cosas necesarias, para celebrar en ella el santo sacrificio de la misa. El 6 de noviembre de 1741, se manda otra vez que la persona a cuyo cargo está la ermita de la Trinidad, la blanquee por dentro, dentro de cuatro meses, pena de doscientos maravedíes.
Parece ser que los mandatos del Sr. Obispo no se cumplían, y por ese motivo se ordena que ningún sacerdote diga misa en la capilla de la Trinidad, mientras no se cumpliera con lo mandado, en orden a su decencia. También ordena al cura párroco, que dentro de quince días, recoja para la iglesia parroquial las imágenes y alhajas.
Al reconocer no hallarse con medios suficientes para su decencia, el cura párroco D. Pedro Gutiérrez Leal y Saavedra intentó demolerla como se le previno pero a esto “clamaron” los vecinos de Cima de Vila y lugar de Arroxo, por el inconveniente de no tener capilla más próxima para rezar (1).
En el Palacio de Buen Aire de la parroquia de San Andrés de Masma, a 19 días del mes de junio de 1746, el obispo Fray Alejandro Sarmiento de Sotomayor, ordena que el cura párroco de Vilamor, al término de un mes, pena de quinientos maravedíes, haga demoler la ermita de la Santísima Trinidad, a costa de sus materiales, retirando a la iglesia parroquial de Vilamor, lo que en ella se halla decente (entre ellas la campana) y mandando enterrar lo que se hallase indecente (2).
Con las noticias que teníamos, visitamos al archivero de la catedral, D. Enrique Cal Pardo, para consultar la documentación de la visita pastoral del obispo D. Alonso Mexia de Tovar, con ánimo de ampliar la información. El día 3 de junio de 1615, el Sr. Obispo visitó personalmente la parroquia de Santa María de Vilamor y dice en un apartado del documento que “en la parroquia no había ermita alguna” (3).
Por los documentos consultados, podemos decir, que corta fue la vida de la ermita de la Trinidad de Vilamor. Muy cerca del lugar donde se hallaba la edificación de la citada ermita, desde hace mucho tiempo se está explotando una importante cantera de piedra caliza, que restó considerablemente volumen al monte y con la gran cantidad de escombros esparcidos en sus inmediaciones, hacen que prácticamente pasen desapercibidas sus ruinas.

(1)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santa María de Vilamor, libro de Fábrica nº 1, folio 107 vuelto.
(2)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santa María de Vilamor, libro de Fábrica nº 1, folio 108, vuelto.
(3)- Archivo catedralicio de Mondoñedo, libro 6º de la visita pastoral del obispo D. Alonso Mexia de Tovar (1615), página 348
.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 30-06-2015 18:54
Ligazón permanente a este artigo
EL MANANTIAL DEL CHANTRE

La parroquia de Santa María Mayor de Mondoñedo se halla situada al NE de la ciudad episcopal y a una distancia de unos 12 kilómetros. La citada parroquia comprende los barrios de: Andreás, Bidueiras, O Castro, A Croa, Quintá, O Souto, Braña, Cotarelo, Castro, Cruz da Carreira, Curros, Ferreira, Fondo da Vila, Moural, Regocabado, Soutoxuane y Veira do Río.
Territorio abundante en aguas y de excelente calidad. En sus términos nace el Río Baos, que riega las fértiles tierras del Valle de Lorenzana.
En unas fincas de labor del barrio de Fondo da Vila, en dirección al de la Ferrería y muy cerca del cauce del Río Baos, brota un abundante manantial, conocido entre los vecinos como “Manantial del Chantre”.
Es tal la cantidad de agua que llegó a brotar en el lugar, que los vecinos construyeron varios molinos harineros: “Muiño da Fonte”, “Muiño do Gruñeiro”, “Muiño do Medio” y “Muiño do Prado da Iglesia”. Desde hace un tiempo ha disminuido su caudal al construirse en sus inmediaciones unos lavaderos y al rellenar una porción de terreno cuando se construyó la carretera que comunica diferentes lugares de la parroquia.
Acerca de este manantial existe una curiosa leyenda, que llegó hasta nosotros a través de trasmisión oral de varias generaciones de vecinos de Santa María Mayor y que más o menos dicen: “Cierto día un labrador de la parroquia transita por las inmediaciones del manantial con una pareja de bueyes, que tiraban de un carro de los conocidos como del país. Los bueyes durante su recorrido, se introducen en el agua que brota en el lugar conocido como “O ollo da fonte”, con intención de saciar la sed, con tan mala fortuna que en poco tiempo son engullidos por las aguas, junto con el carro por el que tiraban.
En un documento del año 1.527 aparece citado varias veces el abundante manantial: “el molino que dicen de la Fuente del Chantre con su aguador”. También aparece citado el Chantre de la iglesia de Mondoñedo D. Álvaro Rebellón Alonso.
El prior Fray Diego de Valiño, del Monasterio de Lorenzana y el Chantre Rebellón, de la catedral de Mondoñedo, se encargaban de enviar peones a cobrar la luctuosa de los vecinos de la parroquia y las rentas de sus propiedades, por mitad, desde tiempo inmemorial. ¿estará relacionado el nombre del manantial con el Chantre Rebellón de Mondoñedo?

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 24-06-2015 17:50
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural