MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ALGUNOS INCIDENTES EN LA CÁRCEL
Por algo se dice que discurre más un necesitado que siete abogados”.
Al poco de establecerse en Mondoñedo el obispo Fray Antonio Alejandro Sarmiento de Sotomayor (1683-1751), dio muestra de su celo y gran actividad, construyendo un buen y seguro edificio para cárcel eclesiástica y seglar junto al Campo de los Remedios de Mondoñedo. La edificación es de un alto y tiene treinta y cinco varas de frente y veintiséis de fondo. Linda por la derecha con dicho Campo; por la izquierda con los herederos de D. José Montenegro (1). En el nuevo edificio construyó una capilla, con un retablo dedicado a Nuestra Señora del Rosario (hoy en el museo diocesano) y una vivienda para el alcaide o carcelero. Sobre la puerta principal mandó labrar un excelente escudo con sus armas, de unas dimensiones considerables, que actualmente se encuentra expuesto al público a la entrada de las dependencias municipales.
El edificio de la nueva cárcel se había construido con gruesos muros, con fuertes rejas, con resistentes puertas de madera y sobre un terreno rocoso, llegando a ser considerado como uno de los más seguros de la provincia. A pesar de estas circunstancias se llevaron a cabo varias evasiones. No es nuestra intención enumerarlas, pero si citar algunas.
A primeros del mes de agosto de 1891, en la cárcel de Mondoñedo se ha descubierto una trama que tenían urdido los presos contra los empleados. Practicado un registro les fueron ocupadas a aquellos, varias navajas y dos sierras. Curiosamente, dos internos fueron los que denunciaron el proyecto a la guardia civil.
En el mes de julio de 1896 se buscaba a Manuel María Iglesias, de 17 años de edad, fugado de la cárcel de Mondoñedo, en donde se hallaba sufriendo prisión provisional por hurto de unos carneros. Se sospechaba que se hallaba en La Coruña y que tenía la intención de embarcarse para Ultramar.
El 13 de noviembre de 1900 se fugó de la cárcel mindoniense el preso José Conde Piñeiro, de 25 años de edad, El Gobierno Civil encarga a las autoridades, su busca y captura. En el Boletín Oficial de la provincia de Oviedo nº 266, las autoridades describen al evadido con toda clase de detalles: “1,50 de estatura, pelo negro, ojos castaños, cejas idem, nariz aguileña, barba lampiña, color moreno, aspecto bueno, boca regular, viste chaqueta y chaleco azul claro, casi nuevos, pantalón blanco, remontado de pana negra, tapabocas blanco, con cuadros negros, camisa de franela color encarnado, boina negra y calza borceguíes de cuero” (2).
A comienzos del mes de marzo de 1910 se fugó el procesado Enrique Fernández García, presunto autor del importante robo ejecutado en el domicilio de D. Rosendo Gato Vázquez de Chavín (Vivero). El día 1 de junio de 1911 existían 13 reclusos en dependencias de la cárcel mindoniense.
En el mes de mayo de 1914 se venía tramando entre los reclusos de la cárcel de Mondoñedo ejecutar una fuga. Según la prensa escrita, parecía que el iniciador del fracasado intento era el preso Ricardo Neira Villares, más conocido como “O Cantaor de Baralla” (3).
La guardia civil de Ribadeo detuvo el 12 de septiembre de 1918 a dos de los tres presos que se fugaron de la cárcel de Mondoñedo. Se llamaban los detenidos Manuel Álvarez Jácome y Manuel Gómez Cigarrán. El tercero de los fugados, llamado José Parga, se separó de sus compañeros en las afueras de Mondoñedo.
Desde que se escaparon, los dos fugitivos cometieron una serie de atropellos en las parroquias más cercanas. Uno de estos lo cometen en una ebanistería que los hermanos Hermida poseían en la parroquia de S. Jorge de Lorenzana, donde violentaron las puertas, se apoderaron de una bicicleta y de varias herramientas, prendiéndole posteriormente fuego al taller.
A las ocho de la mañana del 3 de julio de 1926 se fugó de la cárcel de Mondoñedo el preso Darío Yebra Barja, acusado del hurto de caballerías, de 21 años de edad, vecino de la parroquia de Prevesos, término municipal de Castro de Rey. Para realizar la evasión se valió de una tabla que arrancó de la celda que ocupaba y con la ayuda de ella logró ganar la muralla del patio, desde donde se arrojó después. A primeros del mes de septiembre, Darío ingresa en el Hospital de Lugo presentando una herida por arma de fuego. Noticiosa la Benemérita del puesto de Meira de que merodeaba por aquellos contornos, salió en su busca. El huido al notar la presencia de la guardia civil, se dio a la fuga, Ya entrada la noche, un guardia le hizo un disparo, penetrándole el proyectil en el ante brazo derecho. Darío, al verse herido, se arrojó a un riachuelo, pero fue detenido y conducido en automóvil a Lugo.
En el mes de junio de 1927, José Manuel Moure Cigarrán (A) “El Pájaro”, de 28 años de edad, consiguió evadirse de la prisión mindoniense, junto con otros dos reos, después de maltratar físicamente al vigilante de la prisión. Una pareja de la guardia civil de Mondoñedo, hallándose prestando servicio de vigilancia por la carretera que conduce a Oviedo, al llegar al kilómetro 36, observan que en la misma dirección caminaban dos sujetos y que se ocultaban entre los sembrados. Su actitud infunde sospechas a los guardias, que proceden a su detención. Resultaron ser los detenidos: “El Pájaro” y Andrés Lechea Pérez, de 46 años, natural de Oviedo. Les fueron ocupados diversos objetos y una cartera con 275 pesetas, procedentes de un robo cometido en el domicilio de Manuel Mon López de A Devesa.
Durante sus doscientos diez años de existencia como tal, pese a ser considerada la cárcel mindoniense como una de las más seguras de la provincia no le faltaron incidentes de este tipo.

(1)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, carpeta 0884, Catastro del Marqués de la Ensenada, Eclesiásticos.
(2)- Boletín Oficial de la provincia de Oviedo, núm. 266, de fecha 23 de noviembre de 1900.
(3)- “La Idea Moderna”, nº 7064, de fecha 18 de mayo de 1914, pág.2.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 05-05-2016 18:34
Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] [3] 4
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural