MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN MINDONIENSE CONVOCADO A LA SELECCIÓN ESPAÑOLA

El 28 de diciembre de 1941, con arbitraje de Carlos Canuto de Portugal, la selección española de fútbol se enfrentó en el campo de Mestalla (Valencia) a la selección de Suiza. El equipo español fue muy renovado, a consecuencia de la guerra civil.
Aparecen en la imagen: Arencibia (At. Aviación), Rovira (Español), Álvaro (Valencia), Oceja (Bilbao), Martorell (Español), Teruel (Español), Raich (Barcelona), Machín (At. Aviación), Epi (Valencia), Acuña (Deportivo), Mundo (Valencia), Herrerita (Oviedo), Gorostiza (Valencia), Campos (At. Aviación) y Germán (At. Aviación).(1)
Vence el conjunto hispano por tres goles a dos, con dos tantos de Mundo y uno de Campos.
El mindoniense Álvaro Pérez Vázquez, después de militar unas diez temporadas en el equipo del Valencia C.F., de formar junto con Juan Ramón una de las mejores defensas de primera división, de ganar varias Copas del Generalísimo e incluso títulos de Liga, solamente fue convocado en esta ocasión a la selección española de fútbol, en la que no llegó a debutar. También se debe tener en cuenta el alto nivel de otros grandes defensas de la liga española.
Álvaro Carlos Anselmo Pedro Pérez Vázquez nació a la una de la mañana del 30 de marzo de 1916 en Mondoñedo. Era hijo legítimo de D. José Pérez Castillo, oriundo de Santander y de Dª Josefa Vázquez Álvarez de Mon, natural de Mondoñedo. Fueron sus padrinos
D. Anselmo Pérez Castillo y Dª Carolina Álvarez de Mon, tíos.
Contrajo matrimonio en la iglesia parroquial de Santo Tomás Apóstol de Valencia el 5 de julio de 1950. Fueron testigos del enlace matrimonial D. Luís Casanova Ginés y D. Manuel Ginés Cantó.(2)

(1)- 75 Aniversario de la Real Federación Española de Fútbol, página 324.

(2)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago de Mondoñedo, libro 40 de bautizados, folio 342, vuelto.

Comentarios (0) - Categoría: Mondoñedo F.C. - Publicado o 13-05-2014 22:28
Ligazón permanente a este artigo
REFORMA EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL

En el año 1969, estaban a pleno rendimiento las obras de remodelación de la Plaza de la catedral de Mondoñedo.
Sin duda, el entorno urbano más característico de Mondoñedo y uno de los más hermosos de Galicia es el de la plaza de la catedral. En su mayor parte asoportalada y presidida por la catedral de la Asunción, con la majestuosa Paula, con su precioso rosetón y el Viejo Consistorio, con el escudo Imperial de Carlos V.
La plaza fue sometida a una profunda reforma en la segunda mitad de los años sesenta, siendo obispo de la diócesis D. Jacinto Argaya Goicoechea. La supresión del antiguo Cantón Grande, del Cantón Pequeño, del atrio de la catedral y la renovación de todo el pavimento le prestaron una nueva fisonomía, a la que desde el año 1981, se han incorporado otros elementos, como la estatua dedicada a D. Álvaro Cunqueiro Mora, con motivo de dedicarle el Día de las Letras Gallegas.
Cuando se retiró el atrio del frontal de la catedral y se levantó su pavimento, aparece un profundo pozo, casi enfrente de la puerta principal, de forma tronco-cónica. Su pared está construida con grandes piedras y su considerable boca, con piedras de cantería.
En un principio, fue una gran sorpresa para las autoridades eclesiásticas y civiles y mucho más para los vecinos. Aunque éramos unos niños, nos acordamos del hallazgo, de algunas personas que descendieron al agujero, como José Ramón Montenegro Espina, Alfredo Losada o Luís Gacio, de los numerosos cubos que se izaron, llenos de tierra y restos (entre ellos huesos y alguna moneda de cobre), que se depositaban enfrente de la relojería de Nilo. Este hallazgo fue motivo de muchos comentarios en su momento.
Autores de prestigio no citan la existencia de este profundo agujero, situado casi enfrente de la puerta principal de la catedral. Otros citan el hallazgo y lo describen como un aljibe.
En un territorio que llueve con mucha frecuencia y que incluso, se sacaron en tiempos no muy lejanos algunas imágenes en rogación para que dejara de llover, no tiene mucho sentido. Su ubicación, tampoco.
Otros dicen: “Por auto dictado por la Real Audiencia de La Coruña (27-3-1603) se dispuso que en el plazo de cuatro meses se aterraplenasen y cegasen los calabozos, mazmorras, cuevas y algibes que tenían debajo de la torre las jurisdicciones y fortalezas que sus dueños y señores usaban para prisión de sus vasallos”.(1)
Cada uno que opine lo que crea oportuno, aunque tardaremos mucho tiempo en saber su utilidad o posiblemente, nunca.

(1)- Manuel Vázquez Seijas, Fortalezas de Lugo y su provincia, Tomo 1, página 8.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 07-05-2014 21:42
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural