MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

La Torre y Lagar de Villamor
La Torre de Villamor
La parroquia de Stª Mª de Villamor se encuentra situada al norte de la población de Mondoñedo, a una distancia de unos cuatro kilómetros y comprende los barrios de Cima de Vila, Grove, Villaverde, A Veiga, Pedrido, Guillade, Chao do Val, Cornide y Calvela.
En el barrio de Chao do Val, sobre una pequeña loma del terreno, con amplias vistas panorámicas del valle, se encontraba situada una antigua y curiosa edificación, conocida entre los vecinos con el nombre de “A Torre”. Su última propietaria fue Dª Isabel Rey Iravedra.
La citada edificación constaba de planta rectangular, provista de dos alturas, con unos gruesos muros de mampostería, techumbre a dos aguas con vigas y cangos de madera y pizarra del país, con las esquinas de la edificación y marcos de puertas y ventanas de labrada cantería.
“A Torre” era una edificación casi desconocida para los habitantes de Mondoñedo. La primera noticia que conocemos de ella es a través de un artículo de D. Eduardo Lence Santar, publicado en la prensa local (La Voz de Mondoñedo), en el cual habla de la familia Luaces de Mondoñedo y en uno de sus párrafos dice: “Cuando Luís de Luaces y Labrada funda vínculo con Leonor Fernández de Estoa en escritura de 2 de noviembre de 1.581, ante el notario Fernando Rodríguez das Eiras y Villamea, la torre y lagar de Villamor con 34 jornales de viña” (5.304 m. aprox.).
En la parte superior de la fachada principal de la torre se encontraba colocado un escudo heráldico, esculpido en piedra de granito, de forma rectangular, provisto de dos cuarteles; en el de la derecha aparecen las armas de los Luaces y en el de la izquierda las de los Baamonde, una de las familias con más abolengo en las tierras mindonienses.
Con el paso de los años, en el interior de su planta inferior fue construido un horno de cocer el pan, lo que con el uso ennegreció una parte importante de la edificación y se modificaron la altura de una parte del tejado de la torre y algunas dependencias interiores. A finales del siglo XIX se realizan de nuevo modificaciones por parte del abuelo de la última propietaria.
En las curiosas ventanas frontales, de la parte que se conocía como lagar, podíamos contemplar unos cómodos asientos de piedra adosados a ellas, también conocidos como “parladoiros”.
Hace unos años, gran parte de sus pisos de madera desaparecieron. En sus muros se observaron grandes grietas y pronunciadas inclinaciones y sus dependencias eran utilizadas como cuadras para guardar el ganado y depósito de leña. En esos momentos opinábamos que si en un plazo corto de tiempo no se llevaban a cabo obras de reparación y de mantenimiento, por desgracia hablaríamos en pocas fechas de otra edificación histórica que ha desaparecido en Mondoñedo.
En los primeros días del mes de diciembre del año 2.006 se viene al suelo una gran parte de la edificación, sin causar daños personales, arrastrando en su caída el tejado, escudo heráldico y el gran arco de cantería de la entrada principal, derribando en su violenta caída una pequeña edificación existente en su frontal. Lamentamos que nuestros augurios se hayan cumplido. En el mes de enero del año 2.007, ante las dificultades económicas de su propietaria para efectuar las obras necesarias con el fin de mantener la edificación en pie y el escaso interés mostrado por las autoridades competentes que les pudiesen ayudar, con una pala escavadora retira todos los materiales de la torre y de esta manera desapareció para siempre.

A.G.D.

[fotos del álbum]
Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 22-04-2009 09:54
Ligazón permanente a este artigo
AFRANCESADOS EN MONDOÑEDO
SEMINARIO DE MONDOÑEDO
Hace pocas fechas se han cumplido dos siglos de la invasión por parte de tropas napoleónicas del territorio de la antigua provincia de Mondoñedo. La ocupación del territorio gallego duró unos siete meses.
Dentro de la población española había un número muy importante de personas que simpatizaron con el ejército invasor y con el régimen que gobernaba Francia; la gran mayoría eran médicos, boticarios, abogados, profesores e incluso políticos. A estos españoles se les dio el nombre de “afrancesados”. ¿Podría ser su comportamiento por necesidad, por ambición, o por creer en un cambio inevitable?.
Su actitud suscitó la más enérgica protesta por parte del pueblo español. Muchos de ellos fueron víctimas del furor popular (Raimundo Ibáñez –Marqués de Sargadelos), llegando a ser incapacitados para todo empleo y cargo y se les prohibió el uso de insignias y títulos obtenidos, e incluso perdieron algunos su vida. En el año 1.820 fueron amnistiados.
Por medio de la publicación de D. Eduardo Lence Santar titulada “Del Obispado” Tomo I, página 83, conocemos la existencia de un “afrancesado” en Mondoñedo. En la citada publicación nos dice D. Eduardo que en la sesión del Ayuntamiento de Mondoñedo, con fecha de uno de enero se vió un oficio de D. Miguel Antonio de Blanes, Auditor de Guerra del Reino, de fecha 5 de diciembre del año anterior, acompañado de una requisitoria para el arresto de D. José Ganso, boticario, vecino de Mondoñedo, que había convertido la rebotica de su tienda en una tertulia pro-afrancesada y que había sido sentenciado a cuatro años de prisión en África por “adicto al partido francés”,y estaba fugado del Depósito de desterrados de la plaza de La Coruña.
D. José Ganso González, vecino de Mondoñedo, era hijo de D .Manuel Ganso Villaamandos, natural de San Esteban de Piantón y de D ª. Juana González Lavandera, vecina de la Vega de Ribadeo (Asturias). En estos críticos momentos se encontraba casado con Dª Josefa Goyos Alonso, natural de Seara de Montes, feligresía de Santa María de Anfeoz, Ayuntamiento de Cartelle, Obispado de Orense.(1)
A través de la “Historia de Galicia”, Tomo VII, página163, publicada por D. José Ramón Barreiro conocemos la existencia de otro “afrancesado” más, entre nuestra población. Su nombre era D. José Ramón Senra Parada, encargado de la dirección de la policía y médico de profesión.
D. José Ramón era hijo de D. Manuel Senra Parada y de Dª Juliana Mourelle, vecinos de la población situada a la izquierda del Río Miño, de San Esteban de Ponte Castrelo, partido judicial de Ribadavia, Obispado de Orense. Por estas fechas se encontraba casado con Dª Francisca Piedra Prego de Montados.(2) Era hermano del Licenciado D. Juan Senra, casado con Dª Rita Sarmiento González del Solar, que poseía las mismas inquietudes políticas.
El 27 de febrero del año 1.809 el Ayuntamiento mindoniense designa a los nobles D. José Pardo Montenegro, a D. José de la Vega y Río y al doctor D. José Senra Parada para que fuesen a Madrid a prestar el juramento de fidelidad al Emperador Napoleón.
Este médico tradujo al castellano y aumentó la obra titulada “Enfermedades de los nervios, producidos por el abuso de los placeres del amor y el exceso del onanismo”; obra escrita en francés por el señor Tissot. La citada obra consta de 320 páginas y fue confeccionada en la imprenta de la calle de la Greda en Madrid en el año 1.807.
Suponemos que existieron más ciudadanos “afrancesados” entre la población de Mondoñedo, pero carecemos de toda clase de información al respecto.
La mayoría de las veces que se les cita se utilizan calificativos como “aves de mal agüero, arrogantes, españoles desnaturalizados, etc”.
Los afrancesados de Galicia fueron duramente perseguidos: no se les permitió ejercer sus empleos, detenidos, desposeídos de sus bienes, desterrados y calumniados y nunca han merecido atención histórica.

***
(1)-Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago, libro 13 de bautizados, página 120

(2)-Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago, libro 13 de bautizados, página 93
***
Andrés García Doural–Mondoñedo.


Comentarios (3) - Categoría: Cronicón - Publicado o 17-04-2009 22:50
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural