MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ALGUNAS PROPIEDADES DE LOS LUACES EN TRONCEDA
El barrio de Tronceda se encuentra situado al Oeste de la población de Mondoñedo, a la distancia de unos trece kilómetros y al Norte del barrio de Estelo, entre el cauce del río que conocemos como Tronceda y las agrestes rocas de la Toxiza. El citado barrio pertenece eclesiásticamente a la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios a pesar de que en el barrio de Estelo existe una bonita capilla y un amplio y cómodo cementerio.
En este pequeño núcleo de población residían habitualmente en el año 1856 diecisiete personas. Los cabezas de familia eran Bastian de Candia (6), labrador y guardador del ganado del monte; Gregorio Díaz (4); José Díaz (4) y Antonio Geada (3). (1)
En el año 1906 residían siete familias y los cabezas de estas se llamaban: Andrés Candia, Antonio Candia, Antonia Díaz, José Carreiras, María Gorgorio (pordiosera), Manuel Casabella y Manuela Díaz (2).
La primera noticia que conocemos del barrio de Tronceda data del 2 de noviembre de 1581, cuando ante Fernando Rodríguez das Eiras y Villarmea, Escribano del Rey y vecino de San Cosme de Barreiros, D. Luís de Luaces y Labrada y su esposa Dª Leonor Fernández de Estua fundan un importante vinculo. Entre los numerosos bienes figura la “Casería de Tronceda”. La edificación de esta casería era de planta terrena, medía de Este a Oeste 28 metros, de Norte a Sur 10 metros y estaba compuesta de cocina, cuadra, horno de cocer el pan y un cuarto, toda construida con gruesos cachotes de cantería y cubierta de pizarra.
El último descendiente de los Luaces de Mondoñedo fue D. José María Luaces y Presno que era dueño, por línea paterna, de las casas principales de los Luaces, situadas en Mondoñedo, de la torre solar de Abadín y de los numerosos bienes agregados a ellas. El Sr. Luaces, gran devoto de la Virgen de los Remedios, falleció soltero y fue enterrado en la desaparecida capilla de la Peña de Francia de Mondoñedo. Heredó los vínculos del Sr. Luaces su pariente D. Vicente Varela Luaces (3). A comienzos del siglo XX, era su propietario D. Eduardo de Cea Varela Luaces, soltero, propietario y natural de Nigran (Pontevedra).
El 31 de enero de 1920, D. Eduardo de Cea vende a los hermanos Baldomero y Antonia Casabella Reigosa la casería y otras propiedades en el lugar de Tronceda de Abajo por la cantidad de 5.000 pesetas.

(1)- Archivo Municipal de Mondoñedo, censo de población del año 1856, carpeta 2250.
(2)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, censo municipal de población del año 1906, carpeta 1634.
(3)- D. Eduardo Lence Santar, La Voz de Mondoñedo, 6

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 24-03-2013 21:12
Ligazón permanente a este artigo
SESIÓN EN EL PRINCIPAL CINEMA DE MONDOÑEDO
PRINCIPAL CINEMA
A partir del sábado día 18 de agosto de 1962
Extraordinario programa
El más maravilloso film del Oeste del gran realizador Anthony Mann
CAZADORES DE FORAGIDOS
¡Acción y aventuras a granel!

¡Pista de hielo! ¡Deporte de invierno! ¡Carreras impresionantes sobre la nieve!...Sus ojos se maravillarán con…
VACACIONES EN INVIERNO
EN AGFACOLOR
Con el campeón mundial Toni Sayler y María Perschy
NO*DO

Apto para todos los públicos

La sala “Principal Cinema” de Mondoñedo, se hallaba situada en la planta baja del edificio del Casino, en la calle Generalísimo Franco, actual Alfonso VII. Dejó de funcionar como Sala de Cine a comienzo de los años setenta. El local es totalmente remodelado y se instala una pequeña sala de fiestas, conocida como “Sala Anduriña”.
Han transcurrido ya muchos años de la desaparición de esta sala de cine, aunque prácticamente éramos unos niños, nos acordamos de Alicia Gayoso, que era la persona que despachaba las entradas; del operador de máquina Ramón Sordo; de los acomodadores, los hermanos Suso y Germán Sordo. Las butacas eran de madera y cuando ocurría un corte inesperado en la proyección de la película, algunos jóvenes espectadores comenzaban a silbar y otros hacían sonar con estruendo los asientos y los acomodadores encendían aquellas linternas metálicas, con la pantalla redonda, que tanto molestaban a los “pacíficos”. El consumo de pipas y cacahuetes era muy elevado entre los espectadores y en la estación del invierno el de castañas asadas, que eran servidas en unos cucuruchos confeccionados con hojas de periódicos usados. La máquina, con chimenea y sobre ruedas, donde asaba Eladio Legide las castañas, hoy sería de museo.

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 22-03-2013 20:58
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural