MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LAS ACACIAS DE LA FUENTE VIEJA
A comienzo de la década de los años sesenta del siglo XIX, el Ayuntamiento de Mondoñedo quiso dar un gran impulso al arbolado en los márgenes de las carreteras, en los paseos y sitios públicos. Para ello, se vió obligado a aumentar en los presupuestos una asignación mayor para plantar más árboles, para renovar otros y para la conservación de todos ellos.
A primeros del mes de octubre de 1861, el Ayuntamiento de Mondoñedo (1) acuerda plantar unas acacias desde el comienzo del Palacio Episcopal hacia la Fuente Vieja y a lo largo de la nueva obra de cubierta del Río de Sisto.(2)
A comienzos de los años cincuenta del pasado siglo, se realizan importantes obras en el pavimento del Palacio Episcopal y Fuente Vieja. En estos momentos el arroyo Sisto, que cruza la población por el Sur, se hallaba encauzado en una vieja alcantarilla, discurría a cielo abierto por el camino del Matadero Municipal hasta verter sus aguas en el cauce del río Valiñadares y era utilizado en una parte del recorrido como receptor del alcantarillado. Cuando se rematan estas importantes obras, es cuando se retiran los troncos de las viejas acacias que jalonan la fachada del Palacio Episcopal y el frontal de algunas viviendas. El cemento comienza a cubrir el pavimento de la mayoría de las calles mindonienses.

(1)- Formaban parte de la corporación mindoniense D. Fernando Lago, Alcalde; D. Joaquín Candia, D. Juan Ferreiro, D. José Seibane, D. Valentín del Seijo, D. Nicolás Piñeiro, D. Antonio Andrade, D. José María González, D. Manuel Silva Villaronte, D. José Martínez Caballero y D. Alberto Rábade, concejales.
(2)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, carpeta 967, acta de 7 de octubre de 1861.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-12-2011 09:02
Ligazón permanente a este artigo
LA CRUZ DE MÉNDEZ
El día 18 de octubre de 1949, día principal de las ferias de San Lucas de Mondoñedo, a primera hora de la mañana Juan Méndez Morales, de 62 años de edad, vecino del barrio de Curros, parroquia de Santa María Mayor, desciende a Mondoñedo con dos caballerías de su propiedad para ser vendidas. Durante la feria logra vender una de ellas y a media tarde regresa andando hacia su domicilio con la otra caballería del ramal y un pequeño saco de pan en la otra mano. Superadas las últimas viviendas de Lindín y llegando al alto de Curros, le sale al camino un joven armado con un arma de fuego, que le pide todo el dinero que llevaba encima. Juan, valientemente le hace frente al ladrón, pero con tan mala fortuna que recibe un disparo y le alcanza la aorta. Su muerte es prácticamente instantánea.
Cuando regresaba de Mondoñedo hacia Bretoña (Pastoriza) un autobús de la empresa “Falcón”, lleno de pasajeros, se encontraron el cuerpo sin vida de Juan y a la caballería pastando libremente en la orilla de la carretera. La noticia corrió como un reguero de pólvora por Mondoñedo, Santa María Mayor y Pastoriza.
Según nos comentaron personas de más de ochenta años, algunas vecinas de la víctima, el presunto autor del delito descendió hacia Mondoñedo por el trazado de la antigua calzada y se detiene en una taberna del Couto de Otero a tomar una consumición, percatándose los allí presentes de que se hallaba manchado de sangre. Posteriormente se dirige al casco urbano de Mondoñedo y asciende al sitio habitual donde se realizan las fiestas de San Lucas, gastando en las barracas y tabernas una cantidad de dinero muy elevada para una persona de su estado y edad.
Cuando la guardia civil de Mondoñedo comienza a realizar sus indagaciones para esclarecer el suceso, es informada con gran precisión por algunos vecinos de los actos de este sujeto, el cual es rápidamente localizado y detenido. A este individuo también se le acusaba de cometer el mismo día otro atraco con su arma de fuego en lo más alto del barrio de Curros. En este caso la víctima era vecina de Riotorto y al entregarle voluntariamente la cartera corrió mejor suerte que Juan.
Poco tiempo más tarde, como recuerdo de su esposa e hijo, fue colocada a la orilla del trazado de la carretera una bonita cruz, con una pequeña cartela en su base, recordando el lugar del trágico suceso. Con motivo de las importantes obras de la autovía, se movió cantidad enorme de tierra y al hallarse muy cerca del nuevo trazado la cruz, casi se halla oculta.
Por último, diremos que el autor de estos delitos parece ser que fue un joven de 18 años, natural de la parroquia de Budián (Valadouro) llamado Eduardo, que curiosamente falleció pocos días más tarde, también de manera trágica, en el lugar de “Os Cucos”, de la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios de Mondoñedo.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 14-12-2011 09:47
Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3] [4]
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural