MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ANÉCDOTA EN LA PARROQUIAL DE SANTIAGO DE MONDOÑEDO
Corría el día 25 de julio del año 1952, festividad del patrón Santiago Apóstol. Por esas fechas, en festividades muy señaladas, acostumbraba tocar las campanas de la iglesia parroquial de Santiago de Mondoñedo, más conocida como “Iglesia Nueva” nuestro vecino Julián Álvarez. Para que volteara con facilidad la campana de la torre que tenía que tocar en día tan señalado, le echó una considerable cantidad de aceite quemado en su eje. Cuando sale del interior de la iglesia parroquial la imagen de Santiago a hombros de los feligreses, por entre los numerosos asistentes a misa, para celebrar la procesión de costumbre, el “campanero” comienza a voltear y hacer sonar la campana. Inmediatamente, empiezan a caer numerosas gotas de aceite quemado del alto de la torre de la parroquial, que rociaron al numeroso público asistente y que les causaron importantes daños materiales a sus ropas. Han transcurrido sesenta años de la anécdota, pero algunos vecinos de las calles Lodeiro Piñeiroa y Julia Pardo relatan el suceso con todo tipo de detalles.

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 16-11-2012 20:36
Ligazón permanente a este artigo
AL REPUBLICANO D. CÁNDIDO CARREIRAS DOMENECH

Siendo alcalde de Lourenzá D. José Rodríguez López, la Corporación laurentina acuerda por unanimidad en la sesión de 29 de abril de 1935, solicitar al Gobierno el ingreso de D. Cándido Carreiras Domenech, vecino de Mondoñedo, en la Orden de la República. Opinaban que reunía méritos más que suficientes para solicitar tal distinción. En la citada acta, enumeran una serie de méritos: Que su primer acto como republicano fue el 11 de febrero de 1892 cuando asiste a un banquete celebrado en Mondoñedo en conmemoración de la proclamación de la I República. Que en 1904 asiste a una asamblea regional republicana, representando a los republicanos de Mondoñedo. Que en mayo de 1913 asistió, por cuenta propia, a los actos de propaganda republicana que el Partido Republicano Radical celebró en Santiago de Compostela. Que durante la Dictadura de Primo de Rivera sufrió numerosos atropellos, multas y amenazas de prisión. Los artículos que publicó en “El Pueblo Gallego”, después de pasar por la censura, fueron “coleccionados por los mandarines de la Dictadura del Ayuntamiento de Mondoñedo” y posteriormente ser enviados al Gobernador Civil D. Ramón Bermúdez de Castro, con intención de deportar al Sr. Carreiras. Que proclamó la II República desde el balcón de la antiguo Consistorio, a los acordes del Himno de Riego. Que fue Alcalde de Mondoñedo y secularizó el cementerio municipal a los tres días de posesionarse de la Alcaldía y cortésmente se negó a asistir a los actos religiosos.(1)
D. Cándido Carreiras Domenech (Mondoñedo 1870-1947) se casó con Dª Aurora Herbón González, de cuyo matrimonio nació una hija en el año 1905, de nombre Aurora, que falleció en el año 1926. D. Cándido fue enterrado en el cementerio municipal de Mondoñedo, en el costado derecho del panteón de D. Manuel Leiras Pulpeiro. Durante muchos años era frecuente ver colocadas sobre su sepultura unas rosas rojas.
D. Cándido regentó una sastrería y un café-librería en la planta baja de su vivienda. Fue colaborador asíduo de los periódicos mindonienses “Don Fino” y “Justicia”. Posteriormente, su vivienda fue vendida y el nuevo propietario, en un principio instaló un establecimiento de bebidas (“Nuevo Bar”) y por último una floristería (“Floristería Robles”).
Los versos que acompañan el texto fueron declamados en el homenaje tributado a D. Cándido Carreiras Doménech, Presidente del Comité Republicano de Mondoñedo, en el año 1933. El motivo de estos versos fue el intento de cortarle su canosa y larga barba, haciendo uso de la fuerza, algunos miembros de la C. E. D. A. Estos “señores” llegaron a la vivienda de D. Cándido montados en un turismo y entraron bruscamente en su café-librería, lo sujetaron fuertemente de brazos y piernas y con unas grandes tijeras comenzaron a cortarle su canosa y larga barba, pero la oportuna llegada de la mujer de Carreiras desde la cocina de la vivienda con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano, hizo huir a los “trasquiladores”.


“Brindo por la tiranía,
de las monárquicas leyes.
Abajo todos los Reyes
y el clero que es un borrón.

Brindo con mayor razón
por el pueblo fiel que grita,
y por aquel que repita
¡triunfe la Revolución!

Si supieran los curas y frailes
la paliza que van a llevar
subirían al coro diciendo:
¡Libertad!, ¡Libertad! ¡Libertad!”


(1)- Archivo del Ayuntamiento de Lourenzá, acta de 29 de abril de 1935.
Comentarios (18) - Categoría: Cronicón - Publicado o 13-11-2012 00:54
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural