MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MUERTE DE UN CORREO A CABALLO

Por un costado del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios de Mondoñedo discurre un viejo camino de carro y herradura que pasando por Rego de Cas, Pacios de Abajo, Pacios de Arriba, “Revolada”, “Fuente de D. Luís” y “Marco da Infesta” asciende a la cumbre de los montes de Cesuras. Por medio de uno de los libros de defunciones de la parroquia de Santiago de Mondoñedo, depositados en su Archivo Diocesano, conocemos la extraña muerte de un correo a caballo en sus inmediaciones.
El cuatro de septiembre de 1795 se halló en la encrucijada de caminos del lugar de “A Revolada”, muy cercana al barrio de Cesuras de la ciudad de Mondoñedo, el cadáver de D. Francisco de Canto, correo a caballo, jubilado, de la carrera de la ciudad de La Coruña. Se le dio sepultura eclesiástica en la Santa Iglesia Catedral de la ciudad de Mondoñedo. D. Francisco se hallaba casado con Dª Vicenta Álvarez y residían en la ciudad de La Coruña.
Le quedaban de su matrimonio los hijos siguientes: 1)- Dª Isabel, casada con D. Domingo Bello, también correo de a caballo, de la misma carrera. 2)- Dª Juana. 3)- D. José de Canto.
Se celebró por su eterno descanso, una misa cantada, con termo entero, con asistencia de veintiséis sacerdotes y cuatro niños de coro.
En el talud de la expresada encrucijada de caminos de “A Revolada” se colocó una modesta cruz de madera que recordaba este trágico suceso pero que con el paso de los años, con las inclemencias meteorológicas y del abandono se fue deteriorando, llegando a desaparecer. Un vecino de Cesuras, mayor de noventa años, nos comentó que recuerda la existencia de la cruz de madera de “A Revolada”, pero desconoce la fecha de su desaparición definitiva.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 21-10-2015 18:39
Ligazón permanente a este artigo
EL ENTIERRO DE “ANDARÍN”
Desde hace muchos años, algunos mindonienses son más conocidos por sus motes que por sus nombres de pila. Éste es el caso de Francisco Val López, más conocido entre nosotros como “Pancho de Martiño”. Fue uno de los tipos más populares de Mondoñedo durante más de treinta años.
Francisco nació el 26 de junio de 1917 en la edificación señalada con el número 13 de la calle San Roque de Mondoñedo. Era hijo de Martín Val y de Cándida López, oriundos del Ayuntamiento de Pastoriza.
“Pancho de Martiño”, como popularmente fue conocido, aprende el oficio de zapatero en el taller de confección y reparación de calzado que regentaba José Pacio Campos “Frenaire” en las inmediaciones de la Fuente Vieja. Cuando domina con soltura el oficio, se independiza y monta su propio taller en la planta baja de la vivienda señalada con el número 3 de la calle Méndez Núñez. Por último, se instala en la planta baja de su domicilio.
“Pancho”, durante su juventud, jugó durante varias temporadas al fútbol en el equipo del Mondoñedo y según nos comentaron algunos ex compañeros y aficionados mayores, no lo hacía nada mal.
Realizó el servicio militar en la División 84 de Infantería y participó como soldado en la guerra civil. En su etapa de soldado, fue destinado a la cocina de la tropa, donde se preparaba el rancho diario.
En 1954 se casa en la iglesia parroquial de San Pedro de Argomoso con Manuela Gil Gil “dos de Xil”, de cuyo matrimonio nacería un hijo varón. Manuela, acompañada de su hijo de corta edad emigra a Uruguay, de donde no regresaría.
En los últimos años de su vida laboral, “Pancho” tiene la fortuna de ser un asalariado de la Diputación provincial de Lugo, siéndole asignada la tarea de cuidar el trazado de las carreteras que desde Los Molinos asciende al alto de Argomoso, de la que pasando por el barrio de Pelourín asciende al antiguo convento de los Picos y de la que partiendo desde las proximidades del Santuario de Los Remedios, pasando por Rego de Cas y Cesuras llega a Zoñán.
Recordamos a nuestro vecino “Pancho”; algunas veces elegantemente vestido, otras con su vieja gabardina y otras, con el azadón al hombro, portando una hoz en una de sus manos y siempre acompañado de su inseparable amigo, un perro de color negro, de poca alzada y llamado “Andarín”.
El motivo de recordar hoy a “Pancho de Martiño” es el facilitarme mi vecino Jorge Paz Varela una fotografía, totalmente desconocida para la mayoría de mindonienses, de “Pancho”, de Feliciano Rico “Chipo” y de “Andarín” difunto. En la fotografía aparecen: “Chipo” con la esquela de “Andarín” a la altura del pecho, sujeta con unos fragmentos de cinta aislante a los costados de su chaqueta de punto. El cadáver de “Andarín” yace sobre una carretilla, antes de recibir sepultura y “Pancho” con el azadón al hombro, con la hoz en una de sus manos y una pequeña vela en la otra y su inconfundible pitillo en los labios. Toda una estampa mindoniense.
Nuestro vecino “Pancho” falleció el 26 de noviembre de 1990. Pese a los años transcurridos desde su fallecimiento, es un personaje muy recordado en Mondoñedo y de su ajetreada vida son comentadas numerosas anécdotas.
Rematamos este pequeño recordatorio de “Pancho” con dos expresiones muy frecuentes en el vocabulario de nuestro vecino: “X Particularmente”, “X helicóptero”.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 12-10-2015 20:20
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural