MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

BREVES APUNTES

De D. Vicente Leiras Mon, médico cirujano, natural de la parroquia de Santiago de Lindín y de su hijo, D. Manuel Leiras Pulpeiro, médico y poeta, se ha escrito mucho. A su esposa y madre, Dª Matilde Pulpeiro García, se le cita en muchas ocasiones, pero prácticamente nadie aporta datos personales. Nosotros aprovechamos esta ocasión para hacerlo.
El 25 de febrero de 1828 es bautizada en la iglesia parroquial de Santa María del Campo de Ribadeo una niña, a la que se le impuso el nombre de Matilde. Era hija legítima de D. Francisco Pulpeiro y de su mujer, Dª María Antonia García.
Era nieta paterna de Pedro Pulpeiro y de su mujer, Isabel da Balsa, vecinos de Nuestra Señora de Villaselán (Ribadeo). Era nieta materna de: José García y de su mujer, Rosa Amor da Lastra, vecinos de Ribadeo y natural ella, de la de San Esteban de Piantón, obispado de Oviedo. Fueron sus padrinos: Sebastián Villanueva, tío materno y Josefa Pulpeiro, hermana de la recién bautizada (1).
El 7 de enero de 1854 contraen matrimonio en la iglesia parroquial de Santa María del Campo de Ribadeo, D. Vicente Leiras Mon, médico cirujano, soltero, de 33 años y Dª Matilde Pulpeiro García, soltera, de 25 años.
D. Vicente era hijo legítimo de D. José Francisco Leiras, difunto y de Dª Juana Mon y Cancio, vecinos de Santiago de Lindín (Mondoñedo). D. Vicente Agustín Leiras Mon había nacido el 29 de agosto de 1820. Estudió medicina en el Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos, obteniendo el título en 1844.
Dª Matilde, como ya hemos dicho, era hija legítima de D. Francisco Pulpeiro y de Dª María Antonia García, vecinos de Ribadeo y oriundos, aquel de la de Villaselán y esta de la villa de Ferrol. Fueron testigos del enlace matrimonial D. Manuel Núñez y D. Manuel Pardo, vecinos de Mondoñedo (2).
D. Vicente y Dª Matilde residieron un tiempo en la vivienda señalada con el número 18 de la calle de La Ronda (actual de Febrero) de Mondoñedo, donde nacieron algunos de sus hijos. Más tarde, fijaron su residencia en la vivienda señalada con el número 17 de la calle Santodomingo (actual de Leiras Pulpeiro), donde nacieron otros (3).
Dª Matilde Pulpeiro García, de estado viuda, privada del sentido de la vista, falleció el 29 de septiembre de 1906, a los 78 años, en la parroquia de San Pedro de Cangas de Foz, en una vivienda propiedad de su hija Dª Juana María del Rosario, viuda de D. Pedro Michelena Baamonde (4). D. Vicente había fallecido el 23 de febrero de 1886 en Mondoñedo.
Con los breves datos aportados, ya sabemos la procedencia de la madre del ilustre médico y poeta mindoniense, D. Manuel Leiras Pulpeiro.

(1)- AHDMF, parroquia de Santa María del Campo de Ribadeo, libro 9 de bautizados, folio226.
(2)- AHDMF, parroquia de Santa María del Campo de Ribadeo, libro 6 de matrimonios, folio 34, vuelto y 35.
(3)- Manuel Leiras Pulpeiro (1854-1912), ‘O poeta e o cidadán ao cabo dun século’, Andrés García Doural, ‘Algúns familiares do ilustre médico e poeta’ pág.198.
(4)-AHDMF, libro 28 de defunciones de la parroquia de Santiago de Mondoñedo, folio 53.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 15-01-2021 19:44
Ligazón permanente a este artigo
DESDE PUERTOLLANO AL AGUILA DE OVIEDO
Año 1910-Dice el cronista: ‘El viernes último volvió el Sr. Puertollano a efectuar ejercicios de reconocimiento en las torres de la S.I. C de Mondoñedo y que resultaron sensacionales.
Eran las cinco de la tarde, cuando el audaz escala-torres subió al balconcillo segundo de la torre de las campanas. Desde allí y después de recorrer la balaustrada con una despreocupación rayana en la temeridad, subió gateando por los salientes, hasta la cornisa de la cúpula; seguidamente llegó a los brazos laterales de la cruz, sobre los que descansó. No satisfecho, se colocó después en los adornos del brazo superior, y allí, saludó sombrero en mano, al numeroso público que le contemplaba con una sorpresa, mezcla de asombro y temor.
Pues aun no le pareció suficiente al Sr. Puertollano, y en un colmo de audacia, colocando el pañuelo sobre el extremo final de la cruz, hizo ‘una plancha’ gimnastica asombrosa. Un aplauso cerrado premió la actitud temeraria del trepador quién, después de reconocer detenidamente los deterioros de la torre y pararrayos, descendió en la forma que había realizado la ascensión.
Ya en la balaustrada primera de la citada torre, y siguiendo por sobre la misma, escaló todo el perfil izquierdo del ático central hasta llegar a la estatua de San Rosendo, sobre cuya mitra -con el debido respeto- se colocó Puertollano para saludar de nuevo. Bajó luego de este preeminente sitial y, salvando cornisas, gateando remates y ejecutando toda suerte de peligrosas evoluciones, recorrió el perfil derecho, para seguir por la balaustrada a la torre del reloj, que escaló en la misma forma que la anterior.
Pero algo hizo todavía Puertollano que excedió a cuanto podía esperarse. Ya en el remate de la cruz y después del acostumbrado saludo, puesto de pié, sentose en el supradicho remate y sacando-¡qué dirán los lectores!- un cigarrillo y cerillas, intentó encenderlo. Más el viento era contrario y buscando remedio al inconveniente, giró Puertollano en su cómodo asiento, logrando su intento y fumando luego tranquilamente. El público durante esta maniobra, permaneció estupefacto y temiendo algo terrible, respiró al ver descender al escala-torres y aplaudió entusiasmado’
(1).
En 1960, entre los números del programa de las Ferias de San Lucas figuró la actuación de un escala-torres, que durante dos días actuó ante la multitud congregada y que contempló los escalofriantes ejercicios por las balaustradas de la catedral hasta encaramarse en lo más alto de las torres.
En 1964, previa autorización de las autoridades eclesiásticas, el escala-torres, conocido como “El Águila de Oviedo”, ascendió a lo más alto de la torre de las campanas de la catedral de Mondoñedo, valiéndose del auxilio del pararrayos y bajando por el mismo. Numeroso público se agrupó en La Plaza de la Catedral, Cantón Grande y Pequeño y algunas bocacalles para presenciar el espectáculo. Artista que fue ovacionado por la multitud, la que presenció llena de admiración el pavoroso espectáculo. Es la última vez que uno de estos ‘hombres araña’ asciende a las torres de nuestra catedral.
El escala-torres ovetense se llamaba Ramón Díaz ‘El Águila de Oviedo’. Había ejercido la profesión de albañil en su juventud y era padre de cinco hijos.
Seres humanos que no padecían vértigo. ¡Lo que tenían que hacer algunos hombres para comer a diario!

(1)- ‘El Norte de Galicia’, número 2959, del 29 de septiembre de 1910, pág.2.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 12-01-2021 20:39
Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3]
© by Abertal
© 2009-2021 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0