MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ACTUACIÓN DE LA BANDA DE MÚSICA DE MONDOÑEDO
La imagen de la Banda Municipal de música de Mondoñedo que acompaña al texto fue captada el 19 de marzo de 1963 en la Plaza de la Catedral de Mondoñedo. Iniciaba la marcha de la comitiva de la Sociedad de Obreros Católicos de Mondoñedo, que celebraba su patrón San José.
El Director de la Banda, como muchos ya sabemos, era D. Eduardo Rodríguez. Aparecen en su formación, de izquierda a derecha y de adelante atrás: Jesús Sordo (gaita), Baltasar Graña (platillos), Fernando “da Viveiresa” (bombo), Valentín Gorriz (bajo), Julio Rodríguez “O Guerrucho” (bombardino), José Lombardero (saxofón), Manuel Vieites (trompeta), Daniel Lorenzo “O Farraco” (clarinete), Cayetano Cabanas (clarinete), Pedro Rivas (gaita), Alfredo Chamosa (caja), César Rivas “do Godoy” (trompeta), José Carreiras (saxofón), Antonio Seivane (trompeta), José Rodríguez Soto “de Patrulla”(clarinete).
Visten todos ellos gorra de plato y una artística “seriana”, que fuera confeccionada por varios sastres de Mondoñedo. Este nuevo uniforme fue estrenado el día de Corpus de 1960 en Lugo, al tocarle en turno la Ofrenda al Ayuntamiento de Mondoñedo.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 14-01-2011 00:28
Ligazón permanente a este artigo
UNOS POLÉMICOS LAVADEROS
El 21 de diciembre de 1904, Cándido González Rego, Juan Paz Fernández, Antonio González y Diego Iravedra, industriales y vecinos del Barrio de los Molinos de Arriba de Mondoñedo denuncian por escrito a las autoridades municipales, a D. José María de la Fuente Bolaño, procurador y apoderado de D. Isaac Martínez Moscoso, propietario de la casa molino situada a un costado del camino que de la calle San Roque se dirige a Valiñadares y a Diego Lombardía Gómez, casado con María Lodos y de profesión herrero, arrendatario de la citada casa molino, de haber arrancado unos lavaderos en el punto del citado barrio que llaman “Puente de Lavanderas”.
Parece ser que de estos lavaderos venían haciendo uso desde hacía muchos años los vecinos del Barrio de los Molinos de Arriba, los cuales se hallaban situados en el margen del río que de Valiñadares atraviesa el indicado barrio.
Diego Lombardía Gómez, arrendatario de la casa molino, que durante muchos años habitó D. Pedro Insua “O Perelo”, alegó que la piedra (lavadero) más próxima al molino fuera colocada por él y que teniendo la obligación de limpiar dicho río hasta el puente inmediato que da paso de la calle San Roque a dicho barrio, que provocaba el citado lavadero el aumento de escombros en el río, y que por la falta de condiciones en su construcción, se le aumentaba el trabajo. Este lavadero fuera construido con una piedra gruesa, de las llamadas de canto rodado, de unos cincuenta centímetros de extensión en su frente. En un principio pretendieron partirla con una marra de hierro, sin conseguirlo por efectos de su “dureza y robustez”.
Los mismos vecinos, también denunciaron la destrucción y desaparición de otros cuatro lavaderos que desde muy antiguo prestaban un importante servicio público en la margen derecha del expresado canal, desde las primeras viviendas del Barrio de los Molinos a la finca amurallada de los Dª Melchora Posada.
Interrogados por la alcaldía varios vecinos del citado barrio sobre los hechos relatados anteriormente y comprobados todos estos, no sólo se infringieron las Ordenanzas municipales, sino la disposición de los artículos 126 y 128 de la Ley de agua.
La Alcaldía ordena que D. José María de la Fuente Bolaño y Diego Lombardía Gómez, repongan por su cuenta el primer lavadero y que el propio Lombardía reponga también por su cuenta e iguales condiciones los otros cuatro lavaderos.
Las autoridades municipales les dieron quince días de plazo para restituir los citados lavaderos, bajo el apercibimiento de que, si no lo verificaran, se llevaran a cabo las obras necesarias a su costa.(1)
Transcurridos más de cien años de estos sucesos, podemos decir que existen unos buenos lavaderos colocados a la orilla del río de Los Molinos, algunos incluso reparados y mejorados por el propio Ayuntamiento. Lo que prácticamente ha desaparecido son las mujeres lavando ropa a mano y transportando sobre sus cabezas aquellos recipientes de grandes dimensiones; la llegada de las máquinas lavadoras a los hogares, las libró de estas laboriosas tareas.

(1)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, carpeta 2515, expediente sobre lavaderos en Los Molinos.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 12-01-2011 22:47
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural