MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

PARA EL DEL CIOSVIN

Mantener este modesto blog activo me cuesta mucho tiempo, algo de dinero, desgastar la vista e incluso molestar algún amigo. Yo no soy un médico que receta medicinas para curar los males. Yo no soy sacerdote para dar la absolución a un moribundo. Ni dentista para aconsejar un remedio para el dolor de muelas. Hay personas, que parece que están, como se dice popularmente, para “dar la murga”.
Hace muchos años que se de la existencia de un buen equipo de fútbol con el nombre de Ciosvin y que disputó en el mes de junio de 1935 un encuentro en Mondoñedo, en concreto en el antiguo campo del “Caneiro”. Terreno de juego situado entre el cauce del río Valiñadares, caserío del “Pereno” y camino de carro que nos conducía al barrio de S. Lázaro. ¿Quién me habló de él?. Mi recordado amigo D. Sergio Fernández Robles, antiguo jugador del Mondoñedo F.C., que por cierto, ese día no jugó.
Un lunes, día nada frecuente para la disputa de un encuentro de fútbol en Mondooñedo, se enfrentan el conjunto del Ciosvin de Vigo, ex-campeón de España de equipos amateurs y en aquellas fechas, semifinalista de dicho campeonato y el Mondoñedo F.C. Se congregó, pese a ser día laborable, numeroso público en el campo del “Caneiro”, incluso, muchos llegados de poblaciones limítrofes.
Formó el Ciosvin con: Pirulo, Costas, Vaquero; Mínguez, Lángara, Lichas; Vago, Tapias, Chapista, Clemente y Rudy. Por el Mondoñedo F.C.: Pedro; Moro, Félix; Paco, Lage, Toro; Feliciano, Pontevedra, Alfonso, Marful y Emilio. Arbitró D. Ricardo Mourelle.
“La defensa viguesa, en especial Vaquero, entra en acción constantemente y de manera espléndida. Lángara, organiza el juego de manera primorosa. Corta y crea juego como una máquina. El Mondoñedo comienza muy bien, se entienden perfectamente los jugadores, quienes llevan balones peligrosos sobre la portería contraria, aunque los resultados no son positivos”.
El primer gol visitante llega al decretar el árbitro un penalti. Lanza Lángara y logra el primer tanto de la tarde. El segundo tanto visitante lo materializa Tapias, de un fuerte chut, que entra en la portería local, pegado a un palo. El tercero de la tarde, llega al ceder un córner el conjunto local, se origina una meleé dentro del área y un jugador del Ciosvin, introduce el balón en la portería local. Con este resultado se llega al descanso.
Iniciado el segundo tiempo, el Mondoñedo F. C., intenta acortar el marcador, se efectúan magníficos chuts sobre la portería visitante, se realizan centros precisos, pero el balón no entra. El portero visitante realiza unas paradas de mérito. En un lance del juego, el árbitro pita penalti a favor del conjunto local. Parecía que se iba a conseguir el gol del honor, pero Lage, lo envía fuera. Unos minutos más tarde, el Sr. Mourelle, pita de nuevo penalti, a favor del Mondoñedo F.C. En esta ocasión lo lanza Félix y erra también. Con el resultado de 0-3 remató el encuentro.
Por el Ciosvin destacaron: Vaquero, por su limpieza y efectividad; Lángara por su colocación y energía; y Tapias. Según el reportero, el jugador conocido por Chapista, que venía precedido de cierta fama, no destacó. Por el Mondoñedo F.C. destacaron: Lage, Feliciano, Paco y Marful (1).
Algunos apuntes sobre el jugador Vaquero, al que usted hace referencia: El R.C. Celta de Vigo comenzó la temporada 1933-34 con los siguientes jugadores: Vega, Piñeiro, Pirelo, Lilo, Valcárcel, Gonzalo, Nolete, Armando, Machicha, Ignacio, Polo, Canellas, Venancio, Buela, Machicha II, Bisagras, Villar, Vaquero, Bermúdez, Peda y Capesto. Era su entrenador: D. José María Peña (2). Vaquero había jugado anteriormente en el Unión Sporting, que era del barrio de Lavadores.
Me parece que ya estará contento con su Ciosvin y con el Sr. Vaquero, que no tienen la culpa de su insistencia y tampoco de mi cabreo.
Como no tengo fotografía alguna del Ciosvin, le envío una del Mondoñedo F.C. del año 1933, en la que figuran varios jugadores que participaron en el encuentro (Pedro, Feliciano, Félix, Moro, Emilio, Lage, Marful) e incluso el árbitro D. Ricardo Mourelle.

(1)- Semanario, Vallibria, del 9 de junio de 1935.
(2)-Diario “Faro de Vigo”, R.C. Celta-1923-1998, 75 años de Historia, fascículo 68.
Andrés García Doural-Mondoñedo-

Comentarios (3) - Categoría: Mondoñedo F.C. - Publicado o 15-05-2020 21:59
Ligazón permanente a este artigo
EL LUGAR DE XESTOSO Y SUS MORADORES

El pequeño lugar de Xestoso se halla situado a la distancia de unos 8 kilómetros de la ciudad de Mondoñedo, hacia el Sur, y pertenece a su parroquia de Santiago. La única vivienda, con su tejado a una sola agua, las edificaciones menores y las parcelas de cultivo y monte que comprenden el citado lugar eran propiedad del cabildo de Mondoñedo, quien se las aforó durante muchos años a diversas personas.
En el siglo XIX es comprada esta propiedad por D. José Villamil Albareda al Estado. Pertenecía a éste desde la desamortización de Mendizabal del año 1835. Desde los años veinte es propiedad de D. Antonio Alonso Doural, oriundo del barrio de San Pelayo, que regresó de Cuba con una considerable fortuna y se la compra a una hija (Josefa Villaamil Santiso) del afamado historiador y arqueólogo D. José Villaamil y Castro.
Como los habitantes de Xestoso no disponían de cabozo para curar la cosecha anual de maíz, el casero, Antonio Chao Grandio, expuso a D. Antonio Alonso, nuevo propietario, tal situación y llegaron a la conclusión de construir un esbelto cabozo. D. Antonio aportaría todos los materiales y Antonio toda la mano de obra. Este cabozo se vino al suelo, cuando cierta noche nos sorprendió a todos un temblor de tierra, de elevada intensidad. Sus materiales fueron esparramados por la finca más próxima a la vivienda.
Desde hace unos treinta años el lugar de Xestoso permanece deshabitado, parte de las edificaciones ya se vinieron al suelo, y la vegetación lo cubre todo. Sus últimos habitantes fueron, el matrimonio formado por Celestino Chao López (Xestoso 1914) y Dolores Nogueira López “Lola de Nogueira” (O Vilar 1915), que no tuvieron sucesión.
Cualquier persona que transite por la carretera local que comunica Mondoñedo con las parroquias de San Vicente y Sasdónigas, ya no percibe las ruinas de la vivienda ni las de las edificaciones menores.
Algunos habitantes del lugar: El 1 de junio de 1843 falleció en Xestoso, Juan Grandio Fernández, a la edad de 42 años, casado en segundas nupcias con María Fernández Rodríguez de Xestoso. Era hijo legítimo de Bartolomé Grandio y de Isabel Fernández, difuntos, naturales de As Invernegas. Le quedaban de sus matrimonios los hijos siguientes: Manuela de 9 años; Francisco de 4; legándoles medio ferrado de heredad al sitio de Porto do Muiño do Pedroso. De su primera esposa le quedaron los hijos siguientes: Antonio de 17 años y Francisca de 13 (1). Manuela Díaz, primera mujer de Juan Grandio, falleció el 31 de mayo de 1831 en el barrio de O Vilar.
El 20 de noviembre de 1849 fue bautizada María Antonia. Era hija legítima de Antonio López y de Rosa Fernández Rodríguez. Era nieta paterna de Manuel López, difunto y de María Álvarez de Maariz. Era nieta materna de Francisco Rodríguez, difunto, y de María Fernández de Xestoso. Fueron sus padrinos Vicente Villapol y su esposa María González de la Valiña.
El 1 de septiembre de 1873 fue bautizado Ramón López Fernández. Era hijo de Antonio López del Foro (Maariz) y de Rosa Fernández Rodríguez de Xestoso. Era nieto paterno de Manuel López de Santa María Mayor y de María Fernández, del Foro, difuntos. Era nieto materno de Francisco Rodríguez de Xestoso y de María Fernández, difuntos. Fueron sus padrinos: Ramón y Josefa López, solteros, hermanos, vecinos de Xestoso.
El 20 de abril de 1900 falleció Rosa Grandio Fernández, mayor de 76 años, viuda de Antonio López, natural y vecina de Xestoso. Era hija de Juan Antonio Grandio y de María Fernández. Tenía un hijo, llamado José, de unos 33 años, de estado soltero. Otro, ya fallecido, llamado Ramón, casado con Josefa García Leitón, de la que le quedaba una hija llamada Antonia.
El 13 de julio de 1907, falleció Francisca Grandio Fernández, viuda de José Chao González, de unos 77 años. Era hija de Juan A. Grandio y de María Fernández, naturales de Xestoso. Le quedaban de su matrimonio los hijos siguientes: Antonia, de 43 años, casada con José Torres; Domingo, de 39 años, casado con Dolores Cabanela Uz; María, de 36 años, soltera; Antonio, de 34 años, casado con Antonia López García en Xestoso.
En el año 1925 residían en la vivienda de Xestoso diez personas: Josefa García Leitón (1852), viuda; el matrimonio formado por Antonia López García (1878) y Antonio Chao Grandio (1874) y los hijos de éstos; José Chao López (1907), más tarde casado en S. Vicente; Josefa (1908), casada en A Pradela; Pilar (1909), fallecida muy joven; Mercedes (1911), casada en A Valiña; Celestino (1914), casado en casa; Ricardo (1916) y Remedios (1919), casada en O Pacio. (2).
De esta manera remata la existencia de una edificación en el lugar de Xestoso y quienes fueron sus últimos habitantes.

(1)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago de Mondoñedo, libro 16 de defunciones, folio 104.
(2)- Archivo Municipal de Mondoñedo, carpeta 1635, censo municipal de población del año 1925.


Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 14-05-2020 13:36
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2020 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural