MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

OCURRIÓ EN XASTOSO
¡VUDÚ O MAGIA NEGRA!
El lugar de Xastoso pertenece a la parroquia de Santiago de Mondoñedo y se halla situado a la distancia de unos 8 kilómetros, hacia el Sur de la ciudad episcopal. La única vivienda existente, las edificaciones menores, las parcelas de terreno dedicadas a cultivo y las de monte que comprenden el citado lugar eran propiedad del cabildo de Mondoñedo, quien se las aforó durante muchos años a diversos vecinos.
Tras la desamortización de Mendizábal, en el año 1835, estas propiedades son compradas al Estado por don José Villamil Albareda. A finales de la década de 1920 se hace con la propiedad de estos terrenos don Antonio Alonso Doural. Este vecino del barrio de San Pelayo de Mondoñedo había hecho una considerable fortuna en la isla de Cuba, a su regreso compró la propiedad a doña Josefa Villaamil Santiso, hija del afamado historiador, archivero y arqueólogo don José Villaamil y Castro.
Sabemos, según el censo municipal de población del año 1924, que en este lugar de Xastoso residían: Josefa García Leitón (1852), viuda; el matrimonio formado por Antonia López García (1878) y Antonio Chao Grandio (1874) y los hijos de éstos; José Chao López (1907), Josefa (1908), Pilar (1909)*, Mercedes (1911), Celestino (1914), Ricardo (1916) y Remedios (1919).
Desde hace unos treinta años el lugar de Xastoso permanece deshabitado. Sus últimos moradores fueron el matrimonio formado por Celestino Chao López (Xastoso-1914) y Dolores Nogueira López “Lola” (O Vilar-1915), que no tuvieron sucesión.
El paso del tiempo ha hecho onda mella en el estado de la vivienda y de las edificaciones menores que, actualmente, se hallan en un estado de completa ruina. El cabozo, caído, a consecuencia de un temblor de tierra, y los terrenos abandonados, donde sólo crece la mala hierba, así nos lo demuestran.
Es muy difícil para cualquier persona que transite por la carretera local que comunica Mondoñedo con las parroquias de San Vicente y Sasdónigas percibir los restos de la vivienda y mucho más los de las edificaciones menores existentes en su momento.
**
Nuestra historia tiene comienzo a principios del mes de febrero de 1931 y nuestra protagonista es la joven Pilar Chao López. Ésta se hallaba postrada en cama, en su casa de Xastoso, a consecuencia de una fiebre elevada que no remitía, probablemente ocasionada por el mortífero tifus.
Su padre, Antonio Chao Grandio, requirió los servicios de D. Germán Fanego Salaberri, médico de cabecera de Mondoñedo que entre sus muchos pacientes se hallaban los miembros de esta familia. El galeno, después de examinar a la paciente, ordena que no se le dé ninguna clase de líquido a beber, bajo ningún concepto. Pilar, pidió encarecidamente varias veces a sus familiares que le suministraran algún líquido para saciar su sed, pero todos se negaron. No por maldad sino por favorecer su recuperación, ya que así lo había estipulado el médico.
Con el transcurso de los días el estado de salud de Pilar empeora, de manera alarmante. Cuando se hallaba al borde de la muerte, con las dos manos juntas y mirando hacia el cielo, como si estuviera orando, les implora que, por compasión, le den algún líquido a beber. Ante la negativa de todos ellos, en especial la de su padre, pide al Todopoderoso varias maldiciones, principalmente para su progenitor. Desgraciadamente, la elevada fiebre acabó con la joven vida de Pilar a las 11 horas del día 16 de febrero de 1931. La fiebre, que provocaba una deshidratación, y la ausencia de líquidos probablemente fueron los desencadenantes de tan trágico fin.
**
Al poco tiempo de este fallecimiento, en la casa se empiezan a escuchar extraños ruidos, tanto en puertas, como en ventanas, claraboyas, cuadra del ganado, debajo de las camas, e incluso en una pequeña choza ubicada en la parte trasera de la vivienda de Xastoso.
La familia, ante la insistencia de los ruidos, se asusta considerablemente, ya que nunca vieron a persona alguna o animal causando los amenazadores ruidos. Pronto se pensó en la posibilidad de que esos sucesos paranormales se debiesen a la maldición solicitada, en sus momentos finales, por la fallecida Pilar.
Su padre, Antonio Chao, todo asustado, avisa a sus vecinos y familiares Antonio García Maseda “O Serrador” de O Pacio, a Domingo Chao “O Pradelo” de A Pradela y a Felipe Varela “O Xanelo” de O Pacio, para que acudieran de noche a su domicilio, a ver si entre todos localizaban el origen de los extraños ruidos. Los vecinos y familiares acuden con prontitud a la llamada de Antonio, provistos de hachas y escopetas de caza, pero por mucho que observaron no lograron encontrar el origen de tales ruidos.
Nos cuentan los vecinos que cierto día eran tan intensos los ruidos, que se escucharon en una de las claraboyas que iluminaba el interior de la cocina, que su hijo Celestino, cogió con decisión la escopeta de caza que había en casa y descerrajó un cartuchazo a la claraboya. El impacto destrozó el cristal en mil pedazos que comienzan a caer sobre los familiares. La sorpresa fue mayúscula al comprobar que entre los fragmentos esparcidos había varias gotas de sangre. Inmediatamente salieron fuera de la edificación para observar su tejado y sus alrededores, por si encontraban al responsable de tales ruidos. Una vez más, no encontraron nada.
En esos años, en la vivienda de Xastoso se acostumbraba leer el periódico y jugar unas reñidas partidas de cartas. Cierto día se estaba disputando una partida de cartas en la cocina de la vivienda entre varias personas, entre ellos se encontraba el vecino que conocían como “O Cura de Val” de San Vicente. En un momento de la partida, uno de los contendientes, se levantó de la mesa para hacer sus necesidades fisiológicas. Ante su tardanza, los compañeros de partida se preguntaban donde se había metido. Responde el cura ¿está xunto dos cochos no baño? Todos sorprendidos por la respuesta del cura, se levantaron y se dirigieron hacia la puerta de la cuadra y para su asombro, se encuentran con el compañero de partida, junto al baño de comer los cerdos de la casa.
Durante bastante tiempo continuaron los ruidos, atemorizando a toda la familia. Se efectuaron más disparos de arma de fuego en Xastoso intentando poner fin a los ruidos e incluso algunos vecinos de A Casabella, O Vilar, O Pacio y O Pedroso, aseguraron ver, durante varias noches, extrañas luces en “A Pena de Xastoso”.
Como explicación de los ruidos, aparte de la mencionada maldición, los vecinos opinaban que eran producidos por un pájaro originario de Cuba, conocido como “O Demouchiño”, que tenía un valor muy elevado en la época (25 pesetas). Hubo quien también apuntaba como solución, infalible, la lectura de cierto libro que había que leer del derecho y del revés.
Otra forma de acabar con los ruidos, tal vez la más económica, implicaba la compra de un acordeón que había que tocar insistentemente. El joven Celestino Chao López eligió esta solución y, después de comprar un pequeño acordeón, comenzó a tocarlo de oído.
Transcurrido un periodo corto de tiempo, dejaron de suceder estas situaciones tan extrañas en Xastoso. Pero como el demonio no descansa los ruidos desaparecidos en Xastoso comienzan a escucharse en una vivienda del lugar de O Pacio. Era la residencia de Felipe Varela Castrillón, más conocido entre los vecinos por el mote de “O Xanelo” y de Carmen García Cabanela, de O Pacio.
De igual manera que aconteciera en Xastoso esta familia también llegó a encontrarse muy angustiada por estos acontecimientos tan extraños. Como parece ser que surtió efecto en Xastoso, su hijo Antonio Varela García, se compró un pequeño acordeón y comenzó a tocarlo con frecuencia. Al poco tiempo dejaron de escucharse los ruidos.
Entre los comentarios que corrían buscando una explicación a tales sucesos pronto apareció la idea de que el culpable de todos estos sucesos era “O Cura de Val” de San Vicente y un extraño libro que poseía. Tal vez fuese con ánimo de atemorizar a alguno de sus vecinos, de ser este su deseo, podemos asegurar, que lo ha conseguido.
Entre estos sucesos tan extraños, también nos comentaron algunos parientes de Xastoso, que la vivienda de “O Pradelo” se vio plagada de pulgas, en una estación del año, en la que no es frecuente su existencia. Que un día de cielo totalmente despejado, estando cortando hierba para el ganado en “O prado do muiño”, comienzan a caer del cielo piedras de granizo de gran tamaño.
A la “La Casa de Rego” de A Valiña, también le ocurrió otro curioso suceso. Cierto día, empiezan a salir numerosos ratones de debajo de la meda del trigo y en una fila interminable comienzan a ascender por A Fraga, en dirección al monte.
Parientes muy cercanos de la desafortunada Pilar y vecinos mayores de los lugares más próximos, relatan con gran precisión los sucesos ocurridos en la única vivienda de Xastoso, de la parroquia de Santiago de Mondoñedo. Lo mismo ocurre con los sucedidos a las dos familias de la parroquia de San Vicente.
A pesar de haber transcurrido más de 80 años de estos sucesos, algunos conservan muy fresca la memoria. Hemos intentado localizar entre los vecinos de los lugares más próximos el “famoso” libro, pero no hemos tenido fortuna.
Cuando supe de estos sucesos, tristemente ya había fallecido nuestro pariente y vecino Celestino Chao López, quién nos podría aportar más datos y corroborar otros. Unos datos fueron aportados por nuestro vecino Antonio Chao Chao y otros por mi madre Remedios Doural. A ambos, eternamente agradecido.
Andrés García Doural

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 12-02-2018 14:47
Ligazón permanente a este artigo
LA EDIFICACIÓN DE “O PALLAR DE ALVARE”
En la mañana del 30 de septiembre de 2017 ascendimos un grupo de amigos por el empinado camino de A Infesta en dirección al Santuario de San Cosme de Galgao (Abadín). Al llegar a la altura del gran Marco de A Infesta, donde se bifurca el camino, observamos a nuestra derecha la tala de una plantación de eucaliptus que ha dejado al descubierto una edificación. Edificación que conocíamos desde hace varios años pero que no podíamos ver por los elevados eucaliptus.
Edificación del medio rural, de forma cuadrangular, erigida en el lugar conocido como “Pallar de Alvare”, construida toda ella de piedra, con el tejado a dos aguas y con la puerta de entrada y una sola ventana que miran al Este.
La citada edificación es propiedad de los herederos de Juan Rico Oseira, vecino del lugar de O Campo de Zoñán. Juan era un modesto labrador que cultivaba varias parcelas de terreno en las inmediaciones de la casa e incluso disponía de tiempo para ejercer el oficio de “zoqueiro” y la afición de cazador. En esas parcelas, la familia sembraba trigo, nabos o patatas e incluso disponían de un prado que regaba su superficie con el agua de un manantial muy próximo.
El propietario guardaba en la cuadra de la edificación el ganado de labor e incluso comían o dormían en algunas ocasiones varios miembros de la familia al hallarse su domicilio habitual a una distancia considerable. ¡Cómo han cambiado los tiempos!. La despoblación, el envejecimiento de los vecinos o el abandono de algunos cultivos hacen que los alrededores de Mondoñedo estén cubiertos de densa vegetación y las edificaciones se están deteriorando e incluso ya se hallan en estado ruinoso. En “O Pallar de Alvare” los terrenos de labor se hallan cubiertos de una nueva plantación de eucaliptus, el prado de hierba verde está cubierto de zarzas y la edificación comienza a resquebrajarse, principalmente por el tejado. En el día de hoy, incluso nos podemos acercar a la edificación en vehículo a motor.
Fiosas

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 31-01-2018 19:44
Ligazón permanente a este artigo
[1] ... [4] [5] [6] 7 [8] [9] [10] ... [534]
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural