MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN CANCERBERO DE PRIMERA
GARCÍA-PORTERO MINDONIENSE
Los equipos de fútbol mindonienses siempre gozaron de buenos cancerberos: Pedro “do Caseiro”, “O Cubano”, Manolo Araújo, Antonio “de D. Jorge”, Pablo “da Confitería”, Alfonso de “D. Jorge”, Miguel “do Guerra”, Luis “do Policía”, “Quique”, “Zalo” y García. Por supuesto que nos quedará alguno en el tintero.
José Ramón García Fernández “García”, cariñosamente llamado por sus amigos “Gordo”, nació en la calle de la Concepción de Mondoñedo en el año 1.938. Era hijo de Valentín García, de profesión taxista y de Rosa Fernández, de profesión sus labores.
En el año 1.953, siendo prácticamente un chaval, juega varios partidos en el Campo de la Feria con el equipo de fútbol del Mondoñedo, donde pese a su corta edad realizó unas soberbias actuaciones. Lo ficha el Racing Villalbés, pero al no tener edad suficiente para competir, lo hace con los datos personales de su hermano mayor Gonzalo.
En la temporada 1.956/57 nos lo encontramos jugando en tercera división con el equipo del Ribadeo. A finales del mes de abril del año 1.957 se enfrenta en el viejo Ángel Carro, de la capital de la provincia al Club Deportivo Lugo. Vencen los capitalinos por dos goles a cero, al trasformar dos penaltis. Según la prensa de la capital, García fue la figura del encuentro.
En la temporada 57/58 ficha por el C.D. Orense. Posteriormente defiende con gran acierto los colores del Club Deportivo Lugo durante la temporada 1.958/59 y en la 1.959/60 nos lo encontramos formando parte de la plantilla del Racing de Ferrol, que en aquellos momentos competía en segunda división, junto con sus compañeros del C.D. Lugo Ledo y Zurria.
En el año 1.961 lo observan varios técnicos, durante los partidos que juega el Racing de Ferrol en la Copa del Generalísimo contra el Recreativo de Huelva. Finalmente lo ficha el Córdoba C. F. gracias al interés mostrado por su entrenador Roque Olsen. En la temporada 61/62, el equipo blanquiverde del Córdoba C. F. alcanza la gloria, al lograr el primer ascenso de su historia a la máxima categoría.
En junio de 1.962, con el Córdoba C. F. consigue la III Copa Corpus Christi en el estadio Ramón de Carranza de Cádiz, al vencer al Atletic de Bilbao por 2 a 1, con goles de Juanín y Miralles. [Hacer click en la foto para ampliar]
Siendo siempre un deportista muy humilde, ha llegado a disputar más de cien partidos en la máxima competición. Sus grandes virtudes eran la constancia en el trabajo y su colocación. Al tener una baja estatura para ser portero, trabajaba constantemente la potencia de su tren inferior.
En su etapa de jugador se enfrentó a delanteros de la talla de: Di Estefano, Kubala, Garate, Ansola, Puskas, Seminario, Guillot, Gento, Collar, Marcelino, Amancio, Luis Aragonés Uriarte, etc, que causaban verdadero pavor y tuvo enfrente a guardametas de la talla de Iribar, Pesudo, Yarza, Betancourt, Medinabeitia, Miguel Reina, Abelardo o Sadurni.
En su exitosa etapa en el Córdoba C. F. compartió vestuario, entre otros con: Tejada, Simonet, Mingorance, Juanín, Luis Costa, Navarro, Ricardo Costa, Miralles, Jara (Paraguayo), Martí, Riera, Miguel Reina, Alfonso, Arana, etc, etc. Contó con entrenadores de gran prestigio como: Roque Olsen, Rosendo Hernández, Ignacio Izaguirre, Eduardo Toba, Ladislao Kubala, Marcel Domingo o Fernando Argile.
Después de diez temporadas en el equipo cordobés, ficha por el Jerez Deportivo, donde colgaría definitivamente los guantes.
En la temporada 64/65, siendo su entrenador Ignacio Izaguirre, logra el equipo cordobesista su mejor puesto clasificatorio en la primera división (5º); si fuera en estas fechas jugarían competición europea.
También participa como jugador, el 25 de febrero del año 1.965, de la primera retransmisión televisiva que se realiza desde el campo del Arcángel de Córdoba contra el Real Zaragoza.
En el mes de julio del año 2.004, llega a Mondoñedo la triste noticia de su fallecimiento en la ciudad de Córdoba, donde había fijado su residencia después de dejar la práctica del fútbol. Nos abandonó para siempre un obrero del fútbol y una persona que ha dejado cantidad de amigos en los lugares por donde ha pasado.
Un sentido recuerdo para un buen mindoniense.

Califa

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 14-06-2009 14:05
Ligazón permanente a este artigo
UNA CRUZ EN OIRÁN
CRUCEIRO DE MANUEL-OIRÁN-MONDOÑEDO
En el lugar de “O Vedral”, en el margen derecho de la carretera local que comunica el lugar de Areas (Masma) con la parroquia de San Esteban de Oirán nos encontramos con una gran cruz, construida toda ella con unas buenas piedras de cantería, anclada sobre una plataforma de forma cuadrangular, compuesta de tres gradas, con una base de 53 centímetros de altura, con un frente de 64 centímetros y un fondo de otros tantos. La cruz se eleva sobre esta plataforma unos dos metros y sesenta centímetros.
Preguntamos a algunas personas mayores residentes en el lugar de “O Vedral” por el origen de esta cruz y nos comentaron que el motivo de la construcción en ese punto exacto fue la inesperada muerte de un joven vecino de la parroquia. En el frontal de su base se encuentra pegada una placa de blanco mármol con la siguiente inscripción: “Aquí falleció Manuel Fernández Franco, a los 35 años, el 7 de junio de 1.932”.
El infortunado Manuel era vecino del barrio de “Xercido” (Oirán), de profesión labrador. En el momento de su fallecimiento se encontraba casado con Paulina Rodríguez, de cuyo matrimonio le quedaban cuatro hijos de corta edad.(1)
Preguntamos a los mismos vecinos si sabían quien había construido la cruz, respondiéndonos que fuera Feliciano Fernández, padre del fallecido.
Manuel era miembro de una cuadrilla de obreros que se encontraban trabajando en la construcción de la carretera local, a base de pico, pala y carretilla. Después de realizar la comida de medio día, se echó en un rincón del campo a descansar mientras no continuaba la jornada laboral, con tan mala fortuna que no despertó.

“Donde hay flores muy tristes, que no hay en huertos, porque brotan del cuerpo de nuestros muertos”.

*

(1) -Registro Civil de Mondoñedo, sección tercera, tomo 46, folio 125.

A.G.D.
Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 14-06-2009 13:31
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural