MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

La roca de MARTÍN CRU de Oirán (Mondoñedo)


Según el Pedáneo de la parroquia mindoniense de San Esteban de Oirán, en el mes de Enero del año 1.923, vecinos de la parroquia limítrofe de San Sebastián de Carballido (Alfoz) se adentraron en territorio de la de Oirán unos setenta metros a roturar montes que no les pertenecían y causaron importantes daños materiales.
Por este motivo, en la sesión del Ayuntamiento de Mondoñedo del 14 de abril del año 1.924 se toma el acuerdo de deslinde de los montes de la parroquia de Oirán con los de la parroquia de Carballido (Alfoz). A tal efecto la corporación mindoniense designa para realizar esta operación al perito agrícola D. José Ramón Villamarín Pallín, vecino de Mondoñedo. La corporación de Alfoz nombra al industrial y perito práctico D. José Sixto Geada, vecino de Alfoz. Estas dos personas, acompañadas por la Comisión de Policía Rural y dos ancianos, por su experiencia y conocimiento de los terrenos, acuden a las nueve de la mañana del día uno de Junio del citado año a revisar el primitivo deslinde de los citados montes.
Practicado dicho reconocimiento, encuentran pocas variaciones sobre el apeo que se había hecho de la feligresía de San Esteban de Oirán del año 1.666 por el Licenciado D. Francisco de Larave, corregidor de la villa de Vivero. En el citado apeo aparecen perfectamente determinados unos puntos que describen la línea divisoria entre los Montes de Oirán y Carballido.
Gracias a la amabilidad del archivero catedralicio de Mondoñedo D. Enrique Cal Pardo pudimos ver unos documentos de los términos y mojones del Coto de Oirán de los años 1.544 y de 1676. En este último los describe de la siguiente manera: “ comienzan en la Pía da Lagoa que está dentro de un casal viejo y va a dar a la Pena do Lazo y de allí a la Pena da Agua y de allí al marco y mojón de el Coto de Matadoso y de allí al Seixo de Pereiruga que está en el medio del Río da Regaoiran y al Corno de Puallo y de allí a la Pena Grande y a la Pena Buitre con los cuales marcos y mojones referidos se divide el dicho Coto y Jurisdicción de Oirán de la Abadía y Jurisdicción de Villanueva de Lorenzana y de dicha Pena do Buitre va al Campo da Randea y al Coto da Fraga de Supena y a la Pena de Martín Cru que lo dividen con el Coto de San Martín de Mondoñedo que es de D. Antonio de la Barrera y de D. Antonio de Moscoso de Fontao y de la dicha Pena de Martín Cru va a donde cae el agua do Rego do Boy Louro y al Foxo da Galgueira y al Coto de Santealgares y al porto de Piñeiro y al Campo de .... y a la dicha Pía de Lagoa que dividen con la jurisdicción del Castro de Oro y del Obispado y ciudad de Mondoñedo”.1
Uno de estos puntos es la Peña de Martín Cru, perfectamente identificada, a manera de mojón, que de tal viene haciendo desde la fecha anteriormente citada, y sirve de vértice o punto de intersección de las líneas divisorias de los montes de Oirán, pertenecientes al termino municipal de Mondoñedo, de los de Carballido, pertenecientes al de Alfoz y de los de San Martín de Mondoñedo, pertenecientes al de Foz.
En el mes de Agosto del año 1.936, emiten un dictamen al Ayuntamiento de Mondoñedo los señores D. José Ramón Villamarín y por D. Dodolino Trigo, donde se fija como línea limite de las parroquias de Masma y Oirán, en los montes del Vedral, los determinados como Pena do Lazo, cumbre del Coto de Matodoso y Seixo de Pereiruga.
Una calurosa tarde del mes de Febrero de 2.009 nos desplazamos hasta la parroquia mindoniense de San Esteban de Oirán, después de preguntar a algunos vecinos mayores del lugar, descendemos por la carretera local que nos conduce hacia la parroquia de San Sebastián de Carballido (Alfoz). Cuando nos encontramos con el indicador del territorio del ayuntamiento de Alfoz, atravesamos los verdes prados regados por el agua del Rego do Boy Louro, ascendemos por unas parcelas de empinado monte y por fin logramos localizar la roca Martín Cru y coronar su cima. Tarea fácil por su tamaño, lo difícil es ascender por el quebrado terreno y la diversa vegetación que la rodea.

Andrés García Doural

(1) Archivo catedralicio de Mondoñedo, armario 5, estante 1, legajo 14, número 3.

[Ver álbum de fotos]
Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-03-2009 20:33
Ligazón permanente a este artigo
El río de Argomoso

Este corto y poco caudaloso río nace en lo más alto de los montes del Fiouco, muy cerca de la “Pena Moura”, perteneciente a la parroquia de San Pedro de Argomoso.
En su cauce disponía de muy buenas y sabrosas truchas, pero desde hace unos años desaparecieron por completo.
Al poco de dar comienzo su torrencial recorrido, nos encontramos en su margen derecha con las viviendas del barrio de Escourido; muy cerca de ellas, sus aguas eran aprovechadas para mover las piedras del molino harinero conocido“Mazurqueira”. En este lugar se formaba en su cauce un amplio pozo, en el que los vecinos acostumbraban a “encorgar”, durante unos días, los tallos de las plantas del lino, para después “amazotarlas”.
Continuando el trayecto de las aguas, estas atraviesan el pequeño puente de la carretera local que nos conduce hasta el conocido Cristo del Fiouco. Aquí su cauce fue bien encañado por los vecinos de la parroquia, para que la fuerza de las aguas no escarbara en los pilares del citado puente.
Un poco más abajo, nos encontramos con otro molino harinero, llamado de la “Avelaira”, el cual se encuentra en estado ruinoso desde hace muchos años y cubierto de espesa vegetación.
Continuando su curso, encontramos otro pozo, por cierto con bastante profundidad, conocido entre los vecinos de la parroquia como “O Pozo de Roque”, así llamado porque en el apareció en los últimos días del mes de Febrero del año 1.933 el cadáver de Roque Alvite, de 74 años y vecino del barrio del Barral.
Posteriormente sus torrenciales aguas se precipitan por una mole rocosa, desde una altura de unos diez metros, formando el “Salto do Coro”, paraje de los más hermosos del Ayuntamiento mindoniense. Este entorno, junto con el del molino harinero de Lavapes, fue aprovechado por la revista “Hola” de tirada nacional, para una bonita e interesante reportaje.
Siguiendo el curso de las aguas, dejamos a nuestra derecha el lugar de “As Bouzas”, luego atraviesan la carretera local que nos conduce a las canteras de pizarra de Lavapes y por último, después de una legua aproximadamente de recorrido, se juntan sus aguas con las del río Valiñadares, que descienden desde lo más alto de la parroquia de San Lorenzo de Sasdónigas.

Andrés García Doural

[Ver foto]
Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-03-2009 19:57
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural