MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

La Plazuela Oswaldo Codina (III)
Posteriormente causa baja en el citado batallón y pasa a prestar sus humanitarios servicios en el Hospital Güines, donde causa baja en marzo de 1.898 y pasa a la Habana, como jefe del detall del Parque de Sanidad Militar y empieza a prestar servicio en el hospital de San Ambrosio, desde donde tuvo que salir urgentemente, con objeto de auxiliar el salvamento del vapor Alfonso XII, incendiado por la escuadra americana. El 26 de diciembre de 1.898 embarca para España. Ya le había sido concedida por sus actos heroicos la Cruz de San Fernando de Primera Clase.
El 12 de enero de mil ochocientos noventa y nueve desembarca en el puerto de Santander, el 10 de febrero se incorporó a su destino de Madrid, pasando luego a Valencia.
En los meses de mayo y junio de mil novecientos, disfrutó de licencia para viajar por París, Viena, Cartagena y Mondoñedo, contrayendo matrimonio en segundas nupcias (anteriormente había estado casado con Carmen Bonafás y Más) el 12 de diciembre del mismo año, con dispensas de segundo grado de consanguinidad, con María Josefa Carmen Zapico Villariño, soltera, nacida el 17 de marzo de 1.873 en la vivienda señalada con el número diez y seis de la calle Herreros de Mondoñedo, hija legítima de Joaquín Zapico Parga y Concepción Villariño Fernández, difuntos, pero naturales y vecinos que fueron de Mondoñedo. Fueron sus abuelos paternos Francisco Zapico, natural de Serrapio, concejo de Aller, obispado de Oviedo y Rosa Magdalena Parga de Riotorto; maternos, Andrés Villarino de San Andrés de Masma y Agustina Fernández de Villanueva de Lorenzana(4). La ceremonia del enlace tuvo lugar en la capilla del palacio episcopal de Mondoñedo, oficiando en la misma el bondadoso obispo Dr. D. Manuel Fernández de Castro. En estos felices momentos D. Oswaldo Codina ocupaba el empleo de capitán de Sanidad Militar y su padre D. Rafael Codina el de General de Brigada.
Según su expediente militar estaba en posesión de la Cruz de San Fernando de Primera Clase; de la Cruz de María Cristina, también de primera clase; de la Cruz de Isabel la Católica y otras muchas más.
Ha superado una terrible epidemia, ha esquivado la muerte en duros combates, apenas transcurrido un año de haber contraído segundas nupcias y no ver cumplidos los cuarenta años, falleció de “enteritís” (proceso inflamatorio del intestino delgado) a las cinco de la tarde del día primero de junio del año mil novecientos uno(5).

(4)Registro civil de Mondoñedo, sección primera, tomo número 4, folio 48, número 73.
(5)D. Francisco Mayán Fernández, diario El Progreso de Lugo de fecha 12 de agosto de 2.002.

AGD
Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 10-03-2009 17:51
Ligazón permanente a este artigo
La Plazuela Oswaldo Codina (II)

Durante el violento combate los rebeldes causaron numerosas bajas entre los soldados españoles, entre ellas la del Sr. Romero, que es sustituido por el valiente Nieto, ayudante del bizarro general Bernal. Vuelve el batallón de San Marcial de nuevo a la carga, alentado por su nuevo jefe, que cae también; tiene que retroceder una vez más el batallón, y entonces óyese una potente voz que grita: “¡Adelante San Marcial!”, es la del médico Codina, que se adelanta con nueve hombres y llega hasta la trinchera enemiga. Pasan unos instantes y sólo regresan dos de aquellos valientes, ¡Codina y el practicante!, pero traen consigo el cadáver del teniente coronel Romero, rescatado por el heroísmo del médico mindoniense. Deja nuestro protagonista su carga en tierra y empieza a curar los numerosos heridos. El enemigo empieza a ceder, el general Bernal montado en su caballo reconoce al poco de rematar el combate la línea y allí se encuentra al médico todavía curando heridos. Desciende de su montura y llorando le abraza. “¡es usted un valiente!”, le dice el general.(2)
No satisfechos con los valiosos datos encontrados por casualidad, nos propusimos buscar la anotación de bautismo de este vecino nuestro, poco conocido en el Archivo Diocesano de Mondoñedo. Una vez más, nos atendió amablemente su archivero D. José María Fernández.
Rápidamente encontramos su anotación de bautismo, la cual dice así: “Calle del Puente- Oswaldo Julio Francisco Rafael Natalio, hijo legítimo de D. Rafael Codina y de D ª Dolores Zapico. El 2 de diciembre de 1.861. D. Ramón Fernández San Mamed, cura rector de Santiago de Mondoñedo y su unida de Santa María de Viloalle, bauticé solemnemente un niño que nació ayer a las once de la noche, hijo de legítimo matrimonio de D. Rafael Codina y Primo, teniente del batallón provincial de Mondoñedo, natural de la ciudad de Játiva y de D ª Dolores Zapico Parga, natural de esta ciudad de Mondoñedo, residentes en la calle del Puente. Abuelos paternos D. Dionisio Codina, natural de Goyanes, provincia de Valencia y de D ª Concepción Primo, natural de dicha Játiva y ahora difuntos. Maternos D. Francisco Zapico, natural de Serrapio, concejo de Aller, Obispado de Oviedo y de D ª Magdalena Parga, difunta, natural de Riotorto y vecinos de esta ciudad. Púsele de nombre Oswaldo Julio Francisco Rafael Natalio. Fueron sus padrinos D. Francisco Checa, segundo comandante del referido batallón de Mondoñedo y D ª Julia Martínez, mujer del primer comandante del ejército D. Juan de Uria, residentes en la ciudad de Mondoñedo, a quienes advertí lo que previene el Ritual Romano y para que conste lo firmo: Ramón Fernández San Mamed.”(3)
Gracias a un artículo de D. Francisco Mayán Fernández, actual cronista de la ciudad de Mondoñedo, publicado en el diario El Progreso de
Lugo, conocemos más datos biográficos de nuestro vecino, los cuales resumimos a continuación.
Oswaldo Codina se graduó de licenciado en Medicina y Cirugía en la ciudad de Valencia en el año 1.881, verificando los ejercicios de Doctor en 1.882, en la Universidad Central de Madrid.
Ingresó en el ejército en 1.891 siendo destinado al Regimiento de Infantería de Navarra y posteriormente al Regimiento de Infantería de Sevilla nº 33, de guarnición en Murcia.
Más tarde estuvo en Orihuela, Cartagena, Valencia, etc. Por su comportamiento ejemplar durante la epidemia colérica que causó tantos muertos en 1.885 en la población de Orihuela, le fue concedida la Cruz de epidemias.
Por sorteo le correspondió marchar para la isla de Cuba, siendo destinado a prestar sus servicios en el hospital de Bayamo, no haciéndolo así, por haberlo dispuesto la misma superioridad que lo hiciera en el Batallón de San Marcial nº 44.

(2)La Ilustración Española y Americana, publicaciones periódicas, año XLI, número 2, Madrid 15 de enero de 1.897
(3)Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago, libro 29 de bautizados, folio 116.
(Continúa)

AGD
Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 10-03-2009 17:29
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural