MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

¡ERAN OTROS TIEMPOS!
El 25 de noviembre de 1887, el peón caminero José García, como encargado de la carretera de segundo orden de Villalba a Oviedo, trozo segundo, entre los puntos kilométricos 28 a 30, denuncia por escrito ante las autoridades municipales a los vecinos de la antigua Rilleira de Trigás: Antonio Nogueira Anllo (do Pacio), José López Doural (do Pedroso), José Maseda (de Pausalido), Antonio García Rodríguez (de Pausalido), Antonio Varela Cobas (da Casabella), Manuel Rey Chao (do Pedroso), José Pardo Cobas (da Casabella), Ramón Varela Fernández (do Vilar) y a Ramón Nogueira Anllo (do Vilar) por incumplir el artículo 19 del Reglamento vigente para la conservación y policía de las carreteras, por “apastar ciento sesenta cabezas de ganado lanar en las cunetas y paseos de la citada carretera”.

El Alcalde de Mondoñedo, D. Pedro Mon, convoca en dependencias del Ayuntamiento al denunciante y denunciados para las diez de la mañana del día seis de diciembre del citado año, con el fin de escuchar sus alegaciones.

Reunidos en dependencias del Ayuntamiento, que por aquellas fechas se hallaba instalado en dependencias del antiguo convento de Alcántara, los vecinos denunciados contestan al Sr. Alcalde “que fuera cierto que las ovejas objeto de la denuncia, atravesaron la carretera en el referido día, por venir del monte llamado Grandela, debiendo parecerle al peón caminero que algunas de aquellas se detenían en los paseos de la carretera, por ser muchas, y los pastores, niños de tierna edad, que según es costumbre en esta localidad, se les utiliza para estos trabajos, pues las personas de mayor edad realizan las labores y cultivos de la tierra, por lo que suplican a la Alcaldía les absuelva de toda posible multa, en consideración a que el transito del referido ganado lanar era de muchos dueños”.

El Alcalde de Mondoñedo, después de escuchar atentamente al denunciante y a los denunciados y considerando que en aquellos momentos el tránsito por las carreteras es completamente libre para toda clase de ganados y el que es objeto de la denuncia, tenía forzosamente que atravesar la mencionada carretera para dirigirse a los establos, que no es posible evitar que dos o más ovejas se separen del rebaño y se detengan en cualquier punto del camino, por cuanto la pobreza y miseria de nuestros labradores y la poquísima utilidad que los rebaños les suministran, no pueden en modo alguno pagar a persona de edad competente para apastar aquellas.

Considerando que en el parte de denuncia de que se trata, no se dice el número de ovejas que se han detenido en la carretera y por consiguiente no se puede precisar las responsabilidad que a los dueños de estas les corresponde según el artículo 18 del citado Reglamento, considerando que los daños ocasionados, según el mismo peón caminero, son insignificantes y que ni siquiera los puede apreciar, el Sr. Alcalde de Mondoñedo declara exentos de toda responsabilidad a los vecinos denunciados (1).

Finalmente, el peón caminero cumplió con sus obligaciones, los modestos labradores expusieron sus convincentes alegaciones y el Sr. Alcalde impartió justicia.

(1)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, informes de los peones camineros, carpeta 861.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 30-05-2017 22:13
Ligazón permanente a este artigo
UN MAESTRO DE CAPILLA
Se llamaba D. Ramón González Barrón. D. Ramón nació el 12 de agosto de 1897 en la población de Villanueva del Campo (Zamora). Con apenas ocho años comenzó con el Maestro Cóggiola los estudios musicales. Prosiguió más tarde en León, durante los cursos de su brillante carrera eclesiástica con el Maestro Uriarte. Los remató en Madrid con el Maestro Vega (1).
Antes de recibir las órdenes sagradas, en agosto de 1921 obtuvo por oposición la plaza de Maestro de Capilla de la catedral de Mondoñedo. Tomó posesión del nuevo cargo, después de horas canónicas, siendo obsequiados los asistentes al acto con pastas, licores y puros. El 11 de marzo de 1922 fue ordenado sacerdote por el prelado de Lugo Dr. D. Fray Plácido Ángel Rey Lemos.
En 1926, tras nueva oposición, pasa a dirigir la Capilla de Música de la catedral de Astorga. Después de varios años bacante la plaza, es nombrado nuevo Maestro de Capilla en Mondoñedo D. Abraham Fernández Álvarez (2).
D. Ramón ha cultivado el género folklórico y sus poemas corales “Rondeñas riberanas”, “Pirulí”, “Danza Campesina” y la “Esfinge Canta” han sido aplaudidos por muchos públicos.
Como profesor en el Seminario de Mondoñedo y Astorga dejó huella de su actividad didáctico-musical reorganizando e intensificando la formación artística de los futuros sacerdotes y formando Scholae Cantorum.
Por último, D. Ramón oposita de nuevo a la plaza de Maestro de Capilla de la S.I. Catedral de Madrid, que gana con brillantez.

(1)- “Revista musical “Ritmo”, del 1 de marzo de 1947.
(2)- D. Enrique Cal Pardo, La Música de la catedral de Mondoñedo, pág. 761.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-05-2017 23:16
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural