MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UNA MINA EN BARBEITAS
El territorio gallego, tan favorecido por la naturaleza en muchos aspectos, encierra también algunas minas, de las cuales la mayor parte están olvidadas. Su difícil acceso, la pequeña cantidad de mineral existente y posiblemente su deficiente calidad, son algunos de los motivos por lo que se hallan abandonadas
A comienzos del mes de diciembre de 1.856, en el Gobierno Civil de la provincia de Lugo, D. José Pereira Alonso, natural de la villa de Ferrol, pero vecino y residente en Mondoñedo, presentó un escrito para registrar una mina de hierro argentífero, cobre y otros metales, a la que se llamará “Buen Deseo”.
La mina que se quiere registrar, se halla situada en el término y curato de Mondoñedo y monte abierto, llamado de “La Agüeira de afuera”, en la Rilleira de Trigás.
Linda por el Norte con el cauce del río de Sixto; por el Vendaval con monte propio de varios vecinos de Mondoñedo y Barbeitas; por el Sur con camino de carro que va a Barbeitas y otros puntos; por el Nordeste con propiedad de D. Francisco Blanco Palacios “O Campaneiro”, vecino de Mondoñedo.
El día 13 de diciembre de 1.856, por decreto, se admite dicho registro, sin perjuicio a terceros y se manda entre otras cosas, que se publique por edictos, que se fijen en la capital y en el Ayuntamiento, en cuyo término radica la mina, para que si alguna persona quiere oponerse, lo verifique en el citado Gobierno Civil, en el término de sesenta días.
Lugo 16 de diciembre de 1.856. D. Eugenio Riguera Mondragón y Pardiñas.
En este lugar, en la base de una masa rocosa se abrió una calicata de considerable tamaño, que resulta prácticamente desconocida a la gran mayoría de vecinos. Yo tuve la fortuna de mantener una conversación sobre esta materia con Alfonso Cabanas, vecino de S. Cayetano, quien tuvo la amabilidad de enseñármela y yo, hoy quiero darla a conocer.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-01-2018 19:45
Ligazón permanente a este artigo
POR DEVOCIÓN
El día 8 de septiembre de 1966, un grupo bastante numeroso de personas adultas, acompañadas de algunos niños, todos residentes en diversas parroquias de Mondoñedo, en un reluciente autobús de la empresa “Autos Carreiras” de Gontán (Abadín) se desplazan al Santuario de Nuestra Señora del Conforto (A Pontenova). El trazado de la carretera de Mondoñedo A Pontenova, todavía se hallaba en gran parte sin asfaltar y las piedras que se hallaban sueltas en su pavimento golpeaban con violencia la parte inferior del vehículo, llenando de curiosidad a aquellos niños, que íbamos asomados en el cristal posterior del autobús.
A primera hora de la mañana iniciamos el tránsito por aquella estrecha y sinuosa carretera. Después de subir al alto de Lindín, de atravesar la Fraga de Rioseco, ascendemos a la Cruz da Cancela; posteriormente descendemos a Riotorto y después de dar numerosas curvas, llegamos A Pontenova. Por último, atravesamos el cauce del río Eo y nos acercamos al Santuario del Conforto.
En este lugar, los pasajeros descendimos del autobús y a continuación ascendimos por el empinado sendero hasta junto del Santuario. Penetramos en el interior del bonito y bien cuidado edificio religioso, todo repleto de personas, nos “pusieron el santo”, escuchamos con devoción la misa y después de rematada ésta, nos acercamos a la fuente de Nuestra Señora, situada a pocos metros de la fachada principal del templo, a cumplir el rito de “beber de la fuente milagrera de la Virgen”, o “enxogar o pano”, es decir, mojar en el agua de la fuente los pañuelos de mano y luego pasarlos por manos y cara. Después, algunos devotos dejan los pañuelos colgados en unos grandes rosales existentes.
Como disfrutábamos de un excelente día y nuestro padre se había comprado una cámara de fotos, marca Kodack, durante su estancia laboral en Suiza, nos hicimos unas fotografías los familiares como recuerdo en el frontal del Santuario del Conforto y otras junto a la citada fuente.
Como se acercaba la hora de la comida, ascendimos de nuevo al autobús y descendimos en él hasta A Pontenova y una vez allí, junto a los viejos raíles y traviesas del tren minero que comunicaba, hasta no hacía mucho tiempo, A Pontenova con el cargadero de mineral de Ribadeo.
Nos fuimos instalando en pequeños grupos para comer; unos a la sombra de pequeñas edificaciones y otros a la de algunos árboles. Las mujeres llevaron en cestos, como de costumbre, abundante y sabrosa comida.
A media tarde, iniciamos el camino de regreso a nuestros domicilios.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-12-2017 21:18
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural