MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

* LAS CALEIRAS DE MASMA - (MONDOÑEDO) - * [1ª parte]
CALEIRA-MONDOÑEDO
La industria de los “caleiros” se encontró muy extendida por toda Galicia, principalmente en tierras de constitución caliza. En la zona de Mondoñedo eran muy frecuentes y en el territorio de la parroquia de San Andrés de Masma todavía más.
La labor del “caleiro” consiste en la calcinación de numerosas piedras calizas para la obtención de cal. No se puede asegurar con certeza una fecha en la que se inicia el proceso artesanal de la obtención de cal. Esta labor se viene realizando desde muy antiguo, incluso aparecen datos relacionados con ella en un documento del año 1.561, donde nos detallan el pago de unos reales de plata a unos canteros que no pudieron trabajar por falta de cal y otro del archivo catedralicio de Mondoñedo publicados por su archivero D. Enrique Cal Pardo: así “el 13 de febrero del año 1.572 Francisco del Valle Bizcairo, vecino de Mondoñedo, pedrero y oficial de caleros, se compromete a entregar a Gaspar Maldonado 100 celemines de cal, en piedra, que harían 200 celemines de grano, que cada celemín valía tres toledanos y por el cual había recibido dos ducados y una hanega de mijo y otra de centeno”.(1)
La parroquia de San Andrés de Masma, además de ser conocida por el Palacio de Buen Aire, por la torre del “Gorrete”, por la capilla del San Antonio de la Brava, por los diversos pasos para vadear el cauce del río Masma, o por el palomar de Pardiñeiras, era muy conocida en la comarca por la abundancia de hornos para la cocción de piedras calizas. En un documento del Archivo del Ayuntamiento mindoniense del año 1.875 y entre una relación de fábricas e industrias establecidas en el Distrito municipal aparece el vecino de Masma llamado José Maseda, propietario de un horno de cocción de piedra caliza para la obtención de yeso o cal, que daba trabajo habitualmente a tres vecinos y que trabajaban un mes al año.(2)
Hace unos sesenta años existían en el territorio de la citada parroquia las “caleiras” conocidas como “do Perelo” , “do Rigueiro”, “de Reges” , “de Sevilla” , “do Gorrete” , “do Bosque” , “Xan de Miguel” , “de Maseda” , “de Feliciano” , “Eimar” en Padriñán y dos en “A Costa do Cabrón” en Areas . En los alrededores de Mondoñedo conocemos las “caleiras” de la Fraga de Río Seco, la de Braña, dos en Santa María Mayor, una en “O Lóbrego” (Lindín), una en las Invernegas, una en Prado, una en la Valiña, dos en Vilamor, dos en Pedrido, e incluso conocemos la existencia de una caleira en los años treinta en las inmediaciones de la capilla de San Roque.
De los hornos existentes en la parroquia de S. Andrés de Masma salió mucha cal para los cuarteles del ejército ubicados en la ciudad de la Coruña, y para los términos de Villalba, Vivero, Burela, Mondoñedo, Lorenzana, Riotorto, Valle de Oro etc. Incluso existe una anécdota muy curiosa relacionada con la elaboración de cal que muchos vecinos de Masma recuerdan perfectamente: cierto año existía mucha producción de cal sin vender y “Reges” , vecino del barrio de la Retorta, se desplaza montado en una caballería de su propiedad hasta la ciudad de la Coruña, donde se encontraba destinado el oficial del ejército natural del barrio de San Lázaro, conocido como “O Moxeno”, que era el encargado del suministro de esta materia a los cuarteles de la ciudad; después de entrevistarse con nuestro vecino, consigue vender la mayor parte de la producción .
La cal se utilizaba como materia de construcción, para las paredes de las edificaciones o a modo de mortero, para realizar labores agrícolas como sulfatar los campos, cubrir las patatas de la simiente, por sus propiedades desinfectantes en las cuadras del ganado etc.
Hasta el descubrimiento del cemento en 1.824 en la población de Portland, Inglaterra, la cal fue el principal ligante de la construcción en morteros, revestimientos y pinturas. Poco a poco se fue sustituyendo por otros materiales de construcción y por otras sustancias, lo que junto con la despoblación del medio rural, el abandono progresivo de los terrenos de cultivo, la producción a nivel industrial, son algunos de los motivos por los que han dejado de existir estas pequeñas industrias, que fueron muy utilizadas durante siglos y que tanta ayuda económica aportaron a los vecinos.

***

(1)-D. Enrique Cal Pardo, documentos del archivo catedralicio del siglo XVI, página 424.
(2)- Archivo del Ayuntamiento de Mondoñedo, carpeta número 883.


Andrés García Doural - Mondoñedo -
Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 16-11-2009 13:27
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
1 Comentario(s)
1 EN ESAS CALEIRAS D#blgtk08#E MASMA TRAVAJE YO
Comentario por (12-11-2016 16:52)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural