MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN SOLDADO DE REGULARES

Cuando estalla la tristemente recordada Guerra Civil (1936/39), un contingente muy elevado de tropas acuarteladas en África atraviesa con prontitud el territorio peninsular hasta el Principado de Asturias, donde las tropas sublevadas encontraban una enorme resistencia a su ocupación. En ese contingente figuran, entre otros: Regulares 1 de Tetuán, Regulares 2 de Melilla, Regulares 3 de Ceuta, Regulares 4 de Larache, Regulares 5 de Alhucemas, Tiradores de Ifni, Me-hala de Gómara 4, Me-hala de Tetuán o el Tercio de la Legión. Terribles fuerzas de choque, que desconocían el miedo y la palabra “retirada”.
Tropas que se ven envueltas en encarnizados combates, a consecuencia de los cuales sufren multitud de bajas. Algunos miembros de estas unidades, cuando caían heridos o incluso enfermaban en el campo de batalla, por razón de proximidad, fueron trasladados a dependencias del Hospital de Sangre de Mondoñedo, donde los heridos de mayor consideración o que incluso necesitaban operación quirúrgica eran atendidos en dependencias del Hospital de San Pablo y los menos graves o enfermos en dependencias del Seminario Santa Catalina.
El 14 de enero de 1937 ingresa en el Hospital de Sangre de Mondoñedo el soldado de la 2ª Compañía, del 4º Tabor, de Regulares Tetuán Nº 1, con chapa de identificación Nº 4237, Mohamed Ben Mohamed, herido en el frente asturiano de metralla en la cabeza. Pese a la importante asistencia sanitaria recibida, Mohamed falleció a las cuatro horas y treinta minutos del 29 de marzo de 1937. El tétanos acabo con su joven vida.
El 30 de Marzo, día de la festividad de S. Lázaro, su cadáver fue trasladado en larga comitiva desde el edificio del Seminario, por la Fuente Vieja, calle Pardiñas, “Campos Travesos” y “Palomar de Marzo” hasta una parcela de monte boscoso de la familia Cora de Sanguiñedo (Barbeitas). Una vez en este lugar, el cuerpo del bravo soldado recibió sepultura en el costado derecho del camino que nos conduce a “La Granda”, hoy conocido como “Ruta del Agua”, todo muy cercano al barrio de S. Cayetano. Su sepultura está marcada en el monte con unas piedras pizarrosas, y orientada de Este a Oeste.
Transcurridos algo más de 82 años de este suceso, la gran mayoría de mindonienses, todavía piensan que es una leyenda. ¡De leyenda nada!. Hace ya algunos años tuvimos la fortuna de poder preguntar por este suceso a personas que trabajaron en el antiguo Hospital de Sangre de Mondoñedo, a otras que acompañaron la comitiva o a las que la observaron durante su tránsito, desde la ventana de su domicilio y hoy fallecidos.
Lo mismo ocurre con documentos archivados que hemos tenido la oportunidad de localizar y que acreditan los datos facilitados.
También conocemos la muerte de otros dos soldados de regulares en las proximidades de Mondoñedo: El 12 de octubre de 1936 falleció en el lugar de Reguntille, junto a la carretera de Lugo a Meira, el soldado de regulares Tehami Ben Mohamed Holti, de 22 años de edad, natural de Holti (Marruecos) y con chapa de identificación núm. 15.799. Tehami, de 1´62 metros de estatura y de color moreno, pertenecía al Grupo de Fuerzas Regulares indígenas de Ceuta Nº 3.
El mismo día y en el mismo lugar, también falleció Hamed Ben Lahasen Sarahani, de 25 años de edad, natural de Hot (Marruecos) y con chapa de identificación núm.15.686. Hamed, de 1´68 metros de estatura, de pelo negro y de color marcadamente moreno, pertenecía al Grupo de Fuerzas Regulares indígenas de Ceuta Nº 3. Ambos fallecieron por ahogamiento.
Con motivo de algunos incidentes, incluso alguno de ellos grave, ocurridos entre moros convalecientes en el Hospital de Sangre y ciudadanos de Mondoñedo, el Comandante Militar de la plaza, D. Vicente Sanz de la Garza, en marzo de 1937 ordenó, “que quedaba terminantemente prohibido el despacho de toda clase de bebidas alcohólicas a los moros hospitalizados en Mondoñedo”. Hacía pocas fechas que en la taberna de “O Canelo”, situada en el barrio de Pedrido, había ocurrido un incidente grave entre unos moros y un vecino de A Chiela (Lorenzana), conocido por el mote de “Tirana”, que en un momento de acaloramiento gritó ¡Viva Rusia! en varias ocasiones y que remató con el ingreso en la cárcel de Mondoñedo del citado vecino.
A estas tropas africanas hospitalizadas en Mondoñedo, el oficial de la guardia civil, D. Buenaventura Castañeda Jurado les dedicó una poesía, que fue publicada en el semanario local “Vallibria”, de la cual extraemos la siguiente estrofa:
“Los moros vienen a España
A luchar como valientes;
Pero las hordas de Azaña,
No quieren verles los dientes”.
Con el remate de la guerra civil, es clausurado el Hospital de Sangre de Mondoñedo, que durante la contienda ha prestado numerosos y valiosos cuidados a los soldados que resultaban heridos o enfermos en el frente de batalla.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 30-11-2019 00:28
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural