MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LOS CORA DE SANGUIÑEDO
Sanguiñedo es el nombre de un lugar situado al Este de la ciudad de Mondoñedo, muy cerca del barrio de Barbeitas, que pertenece a la parroquia de Santiago de Mondoñedo y desde el que se disfruta de una buena vista panorámica del valle.
En este lugar se halla una buena edificación del medio rural, con unos grandes pajares, una amplia aira, toda lastrada con grandes y gruesas piedras de la Trinidad (Vilamor), un alto cabozo, un amplio horno de cocer el pan y una pequeña edificación donde se realizaban algunas tareas de carpintería.
Casi enfrente de las edificaciones, a la orilla del viejo camino de carro que discurre por el costado de la vivienda, antiguos propietarios costearon la talla de una esbelta cruz de cantería, que desgraciadamente, por accidente, fue partida en diversos pedazos y se halla retirada del lugar. Enfrente de ésta se detenían las conducciones de los cadáveres de los vecinos de la antigua Rilleira de Trigás que descendían a hombros de unos sudorosos porteadores hasta la parroquial de Santiago de Mondoñedo (interior de la catedral). El cura párroco, que acompañaba al féretro, rezaba ante la esbelta cruz un responso a los fieles.
La primera persona que residió en este lugar y que llevaba el apellido Cora fue D. Vicente Cora Miranda. Por transmisión oral sabemos que D. Vicente era alumno en el seminario Santa Catalina de Mondoñedo y se enamoró de una vecina de Sanguiñedo-Barbeitas, de nombre Rosa. Lo hizo de tal forma, que abandonÓ sus estudios y contrajeron matrimonio. El 1 de abril de 1851, falleció en Sanguiñedo, Rosa Fernández Insua, esposa de D. Vicente Cora, a consecuencia de la fiebre (epidemia de cólera) que afectó con gran violencia a la población de Mondoñedo y sus alrededores. En el momento de su fallecimiento, Rosa tenía 57 años de edad y era natural y vecina del lugar de Sanguiñedo-Barbeitas (Rilleira de Trigás). Era hija legítima de Luís Insua y de Dominga Fernández, difunta, que fueron del mismo lugar. Le quedaban de su matrimonio dos hijos: Dª Antonia y D. Joaquín, de estado solteros (1).
Juan Joaquín Cora Fernández fue bautizado en Mondoñedo el 23 de agosto de 1819. Era nieto paterno de D. Antonio Cora y de Dª Josefa Fajardo Bolaño de Lieiro (Cervo). Era nieto materno de Luís Insua y de Dominga Fernández, difunta. Su hermana, María Antonia Cora Fernández nació en Sanguiñedo el 6 de julio de 1817.
D. Joaquín se casó con Dª Josefa González Redondo, natural de S. Vicente de Lagoa (Alfoz). D. Joaquín Cora, casado con Dª Josefa, falleció en su domicilio de Sanguiñedo-Barbeitas el 4 de mayo de 1896, a la edad de 76 años. De su matrimonio le quedaban varios hijos: D. Vicente, cura párroco de Alvare, D. Antonio, casado con Florentina Rivas y D. José, ambos en la casa paterna (2).
El 22 de mayo de 1855, nació en Sanguiñedo María del Carmen Joaquina Cora González. Fue su madrina Carmen Santiso Cora, futura esposa de D. José Villaamil y Castro. En 1857 nació su hermano Antonio Cora.
El 13 de febrero de 1919 falleció D. Antonio Cora González, natural de Barbeitas a la edad de 61 años. Se hallaba casado con Dª Florentina Rivas Cornide, natural de la parroquia de Santa María de Vián, del cercano ayuntamiento de Pastoriza. Le quedaban de su matrimonio los hijos siguientes: Joaquín (1893), José Antonio (1894) y Enrique (1896).
El último habitante del lugar de Sanguiñedo-Barbeitas fue Joaquín José Julián Cora Rivas, bautizado el 17 de febrero de 1893, que falleció en estado de soltería. La amplia vivienda, el cabozo, horno de cocer el pan y los pajares se fueron abandonando y la vegetación haciendo mella en edificaciones y tierras de cultivo. En la mayor parte de estas últimas se plantaron gran cantidad de plantas de eucaliptus, que con el transcurso del tiempo han producido gran cantidad de toneladas de madera.
Sanguiñedo, otro lugar del entorno de Mondoñedo, al que afectó considerablemente la despoblación y al que la dejadez convertirá rápidamente en ruinas. Los muy próximos de Cerdeirido y Briones, también ya lo están.

(1)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, libro 17 de defunciones, folio 119 vuelto.
(2)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santiago de Mondoñedo, libro de defunciones 1895/1899, folio 41.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 30-06-2018 15:06
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural