MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CAPILLA DE SAN ANTONIO

Matías do Rego y su mujer Clara Sanjurjo, vecinos de la parroquia de Santa María Mayor de Mondoñedo, el 31 de mayo de 1688, ante Diego Pumariño, fundan una capellanía en la ermita de la Concepción, S. Matías y S. Antonio, que en las proximidades del lugar de Veira do Río, había sido construida por Matías do Rego y su primera mujer María da Pena. Los fundadores dispusieron que la capellanía tuviese la carga de ocho misas cada año (1).
La segunda esposa del fundador, Clara Sanjurjo, falleció el 26 de enero de 1693 y recibió sepultura dentro de la iglesia parroquial. El fundador, Matías do Rego falleció el 23 de noviembre de 1699.
El 17 de septiembre de 1703 son visitadas las ermitas de S. Antonio, S. Matías y la de Stª Mariña, inclusas en la feligresía de Santa María Mayor. Se hallaron decentemente compuestas. Se encargo a la persona por cuya cuenta corren su composición y decencia, continúen lo mismo.
El 1 de julio de 1739. S.Y. mandó al patrono o capellán de la ermita de S. Antonio que la reteje de pizarra, ponga ara frontal y manteles y cerradura a la puerta y uno y otro se cumplan al término de dos meses, pena de dos mil maravedíes.
El 20 de julio de 1753. La ermita de Nª Srª de la Concepción, S. Matías y S. Antonio, se hallaba indecente, sin ornatos, ni cáliz, ni otra cosa, más que las imágenes y en ella se hallaba fundada una capellanía, de la que aseguraron era capellán D. Fernando Miranda, cura de Conforto y patrono Silvestre do Rego, vecino de Santa María Mayor.
El patrono de la citada ermita, Silvestre do Rego, falleció en su domicilio de Santa María Mayor a las once de la noche del 4 de junio de 1778. De su matrimonio le quedaba una hija llamada Josefa, casada con José Bouso, que residían en su compañía.
El 19 de junio de 1758, S.Y. manda que se ponga retablo en la ermita de Nª Sª de la Concepción y S. Antonio, tarima de madera, ara, altar, se lastre su pavimento, rebajándolo, se revoquen sus paredes por afuera todo, en el término de un año, pena de mil maravedíes.
El 12 de abril de 1761, D. Carlos Sanz de Ibarrola, canónigo y visitador de D. Carlos Riomol y Quiroga, dice que no se han hecho los reparos mandados en las ermitas de Santa Mariña y en la de Nuestra Señora de la Concepción y San Antonio. Se mandó que no ejecutándose los reparos en el tiempo de cuatro meses, el cura o excusador ordene las hagan demoler, recogiendo a la iglesia las imágenes y aprovechando los materiales y aplicando su producto a la fábrica de la parroquia, pena de dos mil maravedíes y hagan poner en el sitio de cada una, una cruz para noticia en lo sucesivo.
El 30 de abril de 1765. En el Palacio de Buenaire de Masma, D. José Francisco Losada y Quiroga, obispo y Señor de la ciudad y obispado de Mondoñedo, continuando la santa visita general y ordenación de la diócesis, mandó a su capellán D. Diego de la Vega y Río, acompañado del notario de la visita D. Juan Varela, visitar la parroquia de Santa María Mayor. Visitaron la capilla de San Antonio, situada en las inmediaciones del barrio de Veira do Río y la hallaron con varias deficiencias. Se mandó, en término de seis meses, pena de tres mil maravedíes, a la persona a cuyo cargo corren los reparos de la ermita de S. Antonio y ponga en ella ornato y todo lo más necesario para celebrar misa y la ponga decente.
El 20 de julio de 1781, se ordena que la capilla de N ª S ª y S. Antonio se asee y adorne debidamente para poder celebrar en ella, hallándose actualmente cerrada. Se manda al patrono, capellán o apoderado para que en el término de tres meses, se surta de todo lo necesario. Si no se hiciese en dicho término, se pasase a demolerla, trasladando las imágenes a la parroquial, o enterrarlas si no estuviesen decentes (2).
El 12 de noviembre de 1790, no se habían ejecutado los reparos de la capilla de S. Antonio, que se hallaba enteramente ruinosa, sin ornatos, ni vasos sagrados y unas efigies totalmente indecentes. El capellán no puede soportar estos reparos por no tener más renta que noventa y dos reales, con la carga de ocho misas. S. Y. mandó se pase oficio al capellán o a su apoderado para que haga una efigie de Nª Sª y otra de S. Antonio, las cuales se colocaran en el altar mayor de la iglesia o en alguno colateral, demoliendo la capilla, en forma a lo ordenado en la anterior visita y poniendo una cruz en medio del terreno, en señal de haber estado bendito.
Transcurridos algo más de doscientos veinte y cuatro años del último mandato, la edificación de la ermita continua en pié. Nos imaginamos que el patrono cumplió los reparos ordenados, ante la amenaza de tan severa sanción económica. Actualmente, la edificación de la ermita se halla en buen estado, pero prácticamente sin culto.

(1)- D. Eduardo Lence Santar, Del Obispado, Tomo III, pág. 8.
(2)- Archivo Diocesano de Mondoñedo, parroquia de Santa María Mayor de Mondoñedo, libro 1º de fábrica y 2º, folio 43 vuelto
.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-09-2015 17:45
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural