MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN MARIÑANO EN EL MINADOR “NEPTUNO”
A causa de encontrarse el buque escuela Juan Sebastián el Cano en reparaciones en Cádiz, el 16 de abril de 1956 salió de Marín (Pontevedra) el minador “Neptuno” con 51 guardiamarinas del último curso en viaje de instrucción. Entre la dotación de tropa y marinería del buque figuraba Antonio Riveira Pardo, natural de la parroquia de San Pedro de Cangas (Foz)
El buque visitó en el viaje de instrucción los puertos de Ferrol, Santa Cruz de Tenerife, Cabo Verde, surcó las aguas del Amazonas hasta Belem de Pará, La Guaira, Cartagena de Indias, La Habana, Boston y Punta Delgada, recorriendo 11.190 millas, con 59 días de mar y 29 de puerto.
El buque estuvo mandado por el capitán de fragata D. Alberto Cervera Balseiro.
A las 8 en punto de la mañana del 6 de junio de 1956, las baterías del “Neptuno” saludaban a la plaza de La Habana y seguidamente la fortaleza de La Cabaña contestó al saludo de acuerdo con el ceremonial acostumbrado. Miles de personas se agruparon en el Malecón y Ave, para recibirlos.(1)
Nada más desembarcar nuestro vecino en el puerto de la Habana, se dirige a una de las primeras personas que se encuentra en el muelle para preguntar por el propietario de la “Tintorería Chantres” del barrio del Vedado. ¡Vaya sorpresa se lleva nuestro vecino! La persona a quien se dirige es también natural de Cangas de Foz (España). Antonio, al tener noticia de que el buque escuela se iba a detener en el puerto de La Habana, llevaba entre sus pertenencias la dirección del propietario de la tintorería y una pequeña nota de recomendación extendida por Magín Valiela, también vecino de Cangas, que hacía las funciones de apoderado en España, del propietario de la ya afamada “Tintorería Chantres”, situada en el Nuevo Vedado de la Habana.
Por esas fechas, la edificación de la tintorería disponía de tres plantas, con el diseño y prestaciones más vanguardistas de la época. La tintorería estaba dotada de unas amplías y cómodas instalaciones, se hallaba dotada de las mejores máquinas de la época, compradas en E.E.U.U, contaba con una importante flota de vehículos, daba trabajo a muchos operarios y gozaba de una merecida fama en toda Cuba. Incluso disponía de un vehículo y de un local en Miami para recoger las ropas de grandes hoteles, que posteriormente eran enviadas a La Habana para su limpieza.
Eladio Chantres Mel, natural de Moucide (O Valadouro) era el propietario de la afamada “Tintorería Chantres”. Avisado el propietario de la llegada de Antonio a la Habana, inmediatamente envió un vehículo de la tintorería a recogerlo. Después de los saludos de rigor, le enseño a Antonio todas las instalaciones, le enseño los centros, gallego y asturiano y finalmente lo llevó a su domicilio de Guanabo. Al observar, que después de tantos días de navegación, Antonio tenía arrugado y muy sobado el uniforme, le mandó cambiarse de ropa y meter en un petate toda la ropa para lavarla y plancharla en la tintorería. Tan bien lavada y planchada quedó la ropa, que casi 60 años después, Antonio no se explica cómo se deterioró antes la tela del pantalón del uniforme que la raya del mismo.
A primera hora de la madrugada del día 12 de julio de 1956 entró de nuevo en el puerto de Marín (Pontevedra) el minador “Neptuno”, que accidentalmente hizo de buque-escuela de guardiamarinas.
A día de hoy, la tintorería “Chantres” es el único negocio de tintorería, anterior a la llegada de Fidel Castro al poder que continua funcionando en La Habana, aunque deteriorado considerablemente. En el año 2011, dos de sus plantas fueron acondicionadas para apartamentos.
Como anécdotas diremos que la tintorería “Chantres” instaló en el año 1957 un motor Perkins Diesel en uno de sus camiones de reparto, siendo ésta la primera instalación que se hace en Cuba para este tipo de vehículo. También diremos que durante varios años fue “Sponsor” de un equipo de beisbol de la isla.
Antonio Riveira, a pesar de los años transcurridos, se emociona al hablar de su estancia en La Habana y relata con asombrosa precisión los acontecimientos de este bonito e interesante viaje.

(1)- Diario de la Marina, 7 de junio de 1956, pág. 1.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 13-01-2015 19:47
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
1 Comentario(s)
1 Felicitación y agradecimiento a Andrés García Doural por su constante trabajo a favor de la historia de Mondoñedo y la Mariña en general.Mi reconocimiento público al emigrante reseñado,Eladio Chantres por todo lo que hizo por nuestra família, lo mismo que muchos mariñanos por las#blgtk08# suyas y demás vecinos,como la cons. de Escuelas que eran tan necesarias.Mi gratitud para aquella emigración,dura,sin billete de vuelta,con maleta de madera, vacia de todo lo necesario y llena,muy llena de lo imprescindible,el amor a los suyos,a su gente,a sus raices,a su tierra
Comentario por cándido (21-01-2015 15:47)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural