MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UNA EPIDEMIA EN MONDOÑEDO (I)
A San Roque, el glorioso y popular abogado de las epidemias, se le profesa verdadera devoción en la Diócesis de Mondoñedo. La devoción al Santo arranca a finales de la edad media, desde que en el Concilio de Constanza fue consagrada su veneración.
En Mondoñedo, en el lugar conocido como “A Pena”, partiendo desde el casco urbano, por las actuales calles Álvaro Cunqueiro y San Roque, en dirección al barrio de Los Molinos, nos topamos a mano derecha con la ermita que lleva su nombre.
La ermita de San Roque de Mondoñedo fue fundada en el pontificado del obispo D. Juan de Liermo (1573/1582). El 28 de agosto de 1589, el obispo D. Isidro Caja de la Jara ya visitó la ermita.
En sesión del Ayuntamiento de Mondoñedo del 4 de junio de 1885, se da cuenta de una comunicación del cabildo, invitando a asistir a las rogativas públicas de los días 6,7 y 8, que se celebraran para implorar del Altísimo que librará la diócesis del cólera morbo asiático. El Ayuntamiento por unanimidad acuerda asistir a los actos y además dispuso que se animase a los vecinos a asistir según costumbre. Además acordó que en los tres días de rogativas no se celebrase ningún festejo público. También acordó que se alumbrase con aceite la imagen de San Roque que está colocada en el nicho de la fachada principal del Consistorio (actual biblioteca y oficina de turismo).
En sesión del Ayuntamiento del día 14, del mismo mes y año, se dio cuenta de una comunicación del obispo de Mondoñedo D. José Manuel Palacios López, participando que en el caso de que el cólera invadiese la población, ofrecía 40.000 reales para combatir la peste y cedía el excelente edificio del Palacio de Buen Aire (Masma), con camas, para hospital de coléricos, así como también el Palacio Episcopal de la ciudad si fuera necesario.
En el año 1833, también se había desatado un brote de cólera morbo en la Diócesis mindoniense, haciéndose rogativas. En el año 1834 la epidemia continuaba, pero ya había causado graves estragos en la población de Mondoñedo. En el mes de diciembre del citado año, el número de fallecidos ya había superado los 50. En el Valle de Lorenzana, también causó numerosas defunciones. Ante la petición del Gobernador Civil de la provincia, el cabildo autorizó a su médico para desplazarse al Valle, por espacio de ocho días, para atender a los enfermos.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-10-2014 18:15
Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural