MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LA CAPILLA DE LA CONCEPCIÓN DE MONDOÑEDO
Esta capilla se hallaba situada en la antigua calle de la Cruz da Rúa, unida a la casa conocida como “La Grande”, entre el actual trazado de la calle de José María Pardo Montenegro y la Avenida de San Lucas de Mondoñedo. En los primeros años del siglo XX pertenecía al Beneficiado de la catedral de Mondoñedo D. Juan Domínguez.
La citada capilla había sido fundada por Dª Florencia de Estoa y Miranda y por su marido D. Fernando Sanjurjo Montenegro y Pedrosa. Dª Florencia en testamento de 17 de noviembre de 1681, fundó un aniversario perpetuo de una misa rezada todos los sábados y otras tres en las festividades de la Virgen en la capilla de la Concepción. En la misma capilla, el 1 de junio de 1699, fundó D. José Montenegro una misa rezada todos los viernes y tres cantadas, que se celebrarían los días de San José, San Antonio y San Pedro.
En el año 1721 era propiedad de D ª María Agustina Montenegro y Ribadeneira, casada con D. José de Oca Cadórniga, Regidor del Concejo (1).
El 6 de mayo de 1758, visita la capilla de Nuestra Señora de la Concepción el obispo de Mondoñedo D. Carlos Riomol y Quiroga. En un documento redactado, con motivo de su visita, dice: “En la casa de D. José de Oca hay una capilla de Nuestra Señora de la Concepción, tiene de obligación misar los viernes y sábados, tres más cantadas los días señalados. Cumple con ella D. Luís de Agras, presbítero” (2)
En el año 1782 era su patrono D. Antonio de España, vecino de la Coruña y era su capellán D. Juan Antonio Quintela. Se hallaba pobre de ornamentos.
A comienzos del siglo XX, la capilla aparece citada en algunos documentos como de San Juan. En el año 1905 se celebró una animada fiesta en honor de San Juan en el Cristo de los Remedios. Hubo iluminación a la veneciana y cubrieron una parte de la carretera con infinidad de farolillos. El día del Santo se dijo misa delante de la imagen del Cristo y si las autoridades no hubieran concedido el pertinente permiso, se celebraría aquella en la capilla de la Concepción, sita en la calle José María Pardo. Por la tarde la Banda municipal de música amenizó el paseo.
El 9 de julio de 1918, D. Andrés Morán, mayor de edad, de estado casado, industrial de Mondoñedo, dirige un escrito al Ayuntamiento de Mondoñedo que dice: “Teniendo en construcción la casa de su propiedad, sita en la Avenida Infanta Isabel (actual S. Lucas) y adquirida recientemente por él, la que fue capilla de San Juan Bautista en la calle José María Pardo, a la espalda de la casa antes dicha, tiene pensado reconstruir también la parte que confina con la calle mencionada, para lo que acompaño plano”. De este modo, desaparece para siempre la capilla citada anteriormente.

(1)- D. Eduardo Lence Santar, Del Obispado, año 1915, tomo II, página 116.
(2)- Archivo Catedralicio de Mondoñedo, libro de visita a capillas y a oratorios particulares del año 1758, por el obispo de Mondoñedo D. Carlos Riomol y Quiroga.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 20-01-2018 20:38
Ligazón permanente a este artigo
AVATARES DEL LUGAR DE FONDOSO

El lugar de Fondoso se halla situado en el margen derecho del río que desciende desde Cesuras por Pelourín hacia el barrio de San Lázaro, donde se une al antiguo río Bría (actualmente Valiñadares) que desciende desde lo más alto de la parroquia de S. Lorenzo de Sasdónigas. Por un costado del caserío y molino harinero de Fondoso, discurre un antiguo camino de carro, que partiendo desde lo que se conocía como “Calzadas” comunicaba la población de Mondoñedo con las viviendas del barrio de Valiño.
Por medio de unas excelentes publicaciones del canónigo archivero de la catedral de Mondoñedo, D. Enrique Cal Pardo, tenemos la fortuna de poder consultar una serie de documentos muy valiosos, relacionados con Mondoñedo y con su entorno. El primer documento que da a conocer D. Enrique y que cita el molino y caserío del lugar de Fondoso data del año 1484.
El expresado documento, que concretamente data del 28 de mayo de 1484, nos dice: “El cabildo mindoniense aforó a Ares Pérez y a su esposa Leonor Vázquez el molino de Fondoso, con su casa, heredades, sotos y pumaregas” (1). En el año 1752, D. Esteban del Corral, presbítero, se lo tenía arrendado a Francisco da Castiñeira.
Conocemos en el archivo municipal de Mondoñedo un interesante documento que relata con precisión los desperfectos ocasionados en Fondoso por una terrible tormenta. La noche del 10 al 11 de septiembre de 1761 se desata una desastrosa tempestad sobre Mondoñedo. Las nubes comenzaron a soltar, sin cesar, gran cantidad de agua, se abrieron profundos socavones, se caen algunas cercas de huertas que taponan ciertas corrientes de agua y ocasionan numerosos y cuantiosos daños materiales y humanos. En el lugar de Fondoso, situado a un costado del camino que va desde la ciudad al barrio de Valiño, a consecuencia del ímpetu de las aguas se desmoronó la vivienda y el molino harinero existentes, de los que por aquellas fechas era propietario el Hospital de San Pablo y San Lázaro de Mondoñedo.
Se le pagaron mil quinientos reales a Bartolomé José Ramos, maestro de arquitectura y mampostería, para hacer de nuevo la vivienda de los molinos de Fondoso que había llevado la avenida de las aguas del río Pelourín a su paso por este pintoresco lugar. Más ciento cuarenta y dos reales y medio que tuvo de coste un corral o cobertizo que se hizo adosado a dicha vivienda, cuyo importe total de las citadas obras alcanzó la cantidad de mil seiscientos cuarenta y dos reales y medio.

También se le abonan a Bartolomé Ramos mil quinientos cincuenta y siete reales y veinte y seis maravedíes para pagar los salarios de hacer una pared nueva de piedra con cal y arena, en la parte del río, junto a la vivienda de Fondoso y por reparar la pared de el cierre de el “Prado Grande” y por retirar la broza, piedra y tierra que dejó amontonada la avenida de agua sobre dicho prado.

En los años veinte del siglo pasado residían en el caserío de Fondoso el matrimonio formado por Feliciano Bermúdez Rodríguez y Justa Fernández Otero en compañía de varios hijos de tierna edad.
Desde hace unos años, al fallecer sus propietarios Manuel Bermúdez Fernández y su esposa Carmen Palacios Díaz, el caserío de Fondoso se encuentra deshabitado, los cómodos y amplios lavaderos sin abastecimiento de agua y el molino harinero dejó de mover sus piedras. La mayor parte de sus verdes prados y tierras de cultivo, se hallan incultas.

(1). D. Enrique Cal Pardo. Mondoñedo, Catedral, Ciudade, Bispado, no segunda mitade do siglo XV, pág. 361.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 12-01-2018 20:21
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural