MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

DOS VÍCTIMAS

Después de cincuenta años de actividad la banda terrorista ETA anuncia su disolución y pide perdón a sus víctimas. Al escuchar esta buenísima noticia se me vienen a la memoria dos de esas víctimas, a las que he tenido la oportunidad de conocer en el Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña de Astorga (León).
La primera de estas víctimas fue el coronel de Artillería D. José María Picatoste y González de Echevarri. Conocí a D. José María en 1977 con el empleo de comandante, segundo jefe, del Grupo III del R.A.L.C.A. Residía en una cómoda vivienda del acuartelamiento, casi encima del cuerpo de guardia. Conocí a su esposa y a dos de sus hijos menores, uno de ellos incluso realizó el servicio militar voluntario en el cuartel. Me acuerdo perfectamente de que conducía un Seat 1500 de color claro y con matrícula de Pontevedra. Ascendido a teniente coronel ejerció el cargo de Jefe de Instrucción e incluso desempeña en varias ocasiones el mando interino del Regimiento. Ascendido a coronel es nombrado 2º Jefe del Cuartel General de la Brigada de Artillería.
“Su brillante historial militar fue refrendado por las sobresalientes calificaciones anuales de sus distintos Mandos, culminando con la entrega de su vida al servicio de la Patria, al morir en atentado terrorista el 18 de agosto de 1986 en la localidad de Villarreal de Álava”. Después de realizar una consumición en un restaurante de carretera y al intentar poner su vehículo en marcha, se le acercan dos pistoleros por la ventanilla del vehículo y le descerrajan varios disparos de arma de fuego. El coronel D. José María Picatoste, de 58 años, fallece de manera instantánea.
El 21 de septiembre de 1986, curiosamente el día de mi cumpleaños, en el Acuartelamiento de Santocildes de Astorga se realiza un Acto de Homenaje en honor del coronel de artillería Don José María Picatoste y González de Echávarri. A las 11´45 horas formamos en el campo de fútbol del acuartelamiento. Cinco minutos más tarde, sale el Estandarte del Regimiento. A las 12 horas llega el General que preside el acto, le rendimos honores, pasa revista a los allí presentes y da inicio la Santa Misa. Se da lectura a un Orden Extraordinaria, escuchamos la Alocución del General Jefe de la Brigada de Artillería para Cuerpo de Ejército y se descubre una placa de bronce, conmemorativa del acto, colocada sobre una gran piedra granítica en el jardín. Cuando nuestro Estandarte, banderines y guiones del Regimiento rinden Honores a los Caídos y la banda de música toca Oración, los que habíamos conocido al coronel Picatoste, se nos llenaron los ojos de lágrimas. Por último, cantamos con más fuerza que nunca el Himno de Artillería y desfilamos ante las autoridades presentes.
Han transcurrido prácticamente 32 años de este trágico suceso, pero lo tengo muy presente en mi memoria. No he vuelto a ver a su esposa ni a sus hijos, aunque sé que uno de ellos mantiene contacto con vecinos de Astorga.
La otra víctima fue el comandante D. Luciano Cortizo Alonso, de 44 años, natural de la localidad de A Rúa (Orense). Al comandante Cortizo, destinado en El Ferral del Bernesga (León), unos terroristas desplazados desde el País Vasco, el 22 de diciembre de 1995 le colocaron en su vehículo particular, marca Ford Orión, una bomba lapa que hizo explosión a las 13´20 horas en la céntrica calle Ramón y Cajal de la ciudad de León, causándole la muerte instantánea al comandante y heridas de consideración a su hija.
Por Real Decreto 273/1997, de 21 de febrero, se promueve al empleo de teniente coronel, con carácter honorifico y a título póstumo al comandante D. Luciano Cortizo. Yo conocí al comandante Cortizo con el grado de capitán en el Regimiento de Astorga, donde permaneció un periodo corto de tiempo. Cuando ETA atentó contra su persona yo me encontraba en situación de reserva y domiciliado en Mondoñedo.
Después de cientos de muertos, de tantas viudas y huérfanos, de muchos mutilados, de cuantiosos daños materiales y morales a los ciudadanos, de pagar los empresarios el impuesto revolucionario, del elevado coste económico al Estado, etc. ¡Cuánto sufrimiento! ¡Cuánto dolor! ¿Será posible perdonar?
Doural

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 25-05-2018 15:05
Ligazón permanente a este artigo
INCIDENTE UN DÍA DE MERCADO

El 6 de julio de 1741, José Villarino, vecino de Mondoñedo, casado con Jacinta González, ante Juan Antonio Durán Saavedra, manifiesta que el citado día por la tarde, hallándose junto a su domicilio de la Plaza Pública, en concreto, junto a la puerta de entrada a su domicilio, vendiendo pan al por menor y con ocasión de haber concurrido algunos vecinos con haces de hierba para el alimento de los caballos del regimiento que se hallan alojados en Mondoñedo, a cuyo servicio asistía el regidor D. José Jacinto Baamonde Pardo Figueroa (1). Sin estar él obligado a dicho servicio, D. José Jacinto Baamonde le quiso obligar a conducir a cuestas un haz de hierba hasta el cuartel, que se hallaba muy distante de su domicilio.
A vista de lo cual, su mujer, guardando una distancia prudente, se acercó a dicho regidor, manifestándole que se abstuviese de dicha conducción. Sin más motivo, y con toda cólera, el regidor levantó un bastón de caña que traía en la mano, dándole diversos golpes que le hicieron diferentes moraduras y contusiones, de las que resultó postrada en cama y arrojando sangre, siendo necesario asistirla un cirujano y médico. No contento dicho regidor con lo referido, añadiendo delito a delito, le propinó a él diferentes palos con dicho bastón, y más le daría, de no habérselo impedido algunos transeúntes, de lo que se sintió y siente muy agraviado, por habérselo hecho públicamente, en la citada plaza y un día de feria y mercado.
José Villarino pide que se castigue al citado regidor, multe o condene, en todas las costas, por su indigno modo de proceder. Firman como testigos: Gonzalo Fernández Bouso y José F. Bouso.

(1)- D. José Jacinto Baamonde Pardo Figueroa se hallaba casado con Dª Luisa Legaspi de Rega. D. José Jacinto falleció en Mondoñedo el 7 de enero de 1784. Recibió sepultura en la iglesia del convento de religiosas de la Concepción, del que era patrono.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 17-05-2018 11:09
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2018 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural