DeLeite é unha asociación sen ánimo de lucro, aberta a aquelas persoas que protexen, promoven e apoian á lactación materna, constituída en Vigo por un grupo de nais lactantes.
A lactación é o poder da sabiduría ancestral das mulleres.

- Íria: 651498357
- Xiana: 626069052
- Lucia: 628173607



Deleitosas
de_leite2004@yahoo.es
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Maios 2011
Cantamos as 18h

tedes que vir con roupa branca, enaguas, faldas, camisolas........

traede agulla e fio para facer as coroas de panpullos e tamen se podedes recoller frores e follas o sabado ¡¡¡¡¡estupendo!!!!!!! gardalas tapadas un pouco humidas

imolo pasar teta





Bo dia teñamos todos
Os que nesta praza estamos
Aquí vimos deleitosas
A cantarvos nosos maios (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Xa chegou a primaveira
Frorida e bela de mais
E non chega o acougo
O corazón da tua nai (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Seica estas nunha caixiña
Nunha caixa de cristal
E ela so te pode ver
Catro veces nada mais (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Seica é polo teu ben
Que ela non poida estar
Todo o tempo contigo
Sen a caixa de cristal (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Mama xa sabe pequeño
Quen és estando no colo
Se che deixan nesa caixa
Ai! que magoa estas solo (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Mama chora por te teren
E kangura quere ser
Outros queren que sexamos
Maquinas de obedecer (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Noutras partes deste mundo
Para ti criaturiña
Xa saben que é millor
O calor que aloumiña (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta

Dou calor cando fai frio
Afrio se tes calor
Teño un tum-tum que adormece
Teño o peito teño amor (bis) ai lalelo ai lalala
Toque de pandereta
Comentarios (1) - Categoría: actividades - Publicado o 04-05-2011 14:41
# Ligazón permanente a este artigo
¿Por qué llora mi bebe? Laura Gutman
Obediencia o sentido común


Tenemos muy arraigado el concepto de obediencia, porque casi todos quienes somos adultos hoy, hemos sido criados en base al sometimiento a los deseos o necesidades de alguien más poderoso. El más débil obedece al más fuerte que emite órdenes sobre cómo vivir, comportarse, comer, dormir o relacionarse. Si hemos obedecido como corresponde a los mandatos de otros individuos -generalmente nuestros padres- es posible que nos hayamos acomodado desde muy pequeños a sus necesidades o su moral y por lo tanto hemos obtenido beneficios. El más importante es haber sido aceptados. Hasta ahí, las cuentas dan bien. Sin embargo, hay algo sutil que sucede mientras somos niños, que es imperceptible pero opera a cada instante, que es la pérdida de nuestro pulso básico mientras hacemos grandes esfuerzos para adaptarnos a la modalidad de los mayores. Se desvanece esa voz interior que nos guía y que nos hace únicos. Extraviamos la autenticidad para situarnos en este mundo, en armonía con “eso que somos”. Y así perdemos sin darnos cuenta, el sentido común, que en nuestra sociedad es el menos común de los sentidos. Nos quedamos sin esa brújula interna que nos alumbra para indicarnos lo que nos compete y lo que no, lo que nos hace bien o nos hace mal, lo que encaja con nuestra personalidad o lo que nos lastima. Después de años de esfuerzos para acomodarnos a aquello que les conviene a los demás, hemos dejado de ser convenientes para nosotros mismos. Entonces estamos en peligro. En primer lugar, porque nuestros padres -mientras no sean molestados- no registran que haya algún problema. En segundo lugar, porque el rencor, la soledad, la rabia y el desamor crecerán en nuestro interior, y alguna vez ese cúmulo de sensaciones negativas, explotarán. Desde el punto de vista de los adultos, imponemos a nuestros hijos obediencias desmedidas y alejadas del ser esencial de cada uno de ellos, perpetuando un desastre espiritual colectivo. Tengamos la humildad de no pretender que nadie nos obedezca. El único que debe ser obedecido, es el corazón.

Laura Gutman.



Comentarios (2) - Categoría: Videos - Publicado o 31-03-2011 01:05
# Ligazón permanente a este artigo
80 médicos estadounidenses contra las vacunas: Documento del International Medical Council on Vaccination
“Si los niños de EE.UU. recibiesen todas las dosis recomendadas de todas las
vacunas recibirían hasta 35 vacunas que contienen: 113 diferentes tipos de
gérmenes en partículas, de 59 sustancias químicas diferentes, 4 tipos de células
animales y albúmina humana procedente de tejidos de fetos humanos abortados”
“Si usted piensa que no tiene que preocuparse de las vacunas debido a que sus
hijos ya son mayores se equivoca. Hay más o menos 20 vacunas actualmente en
desarrollo para el lanzamiento en los próximos años. Todas ellas dirigidas a
adolescentes y a adultos”
International Medical Council on Vaccination
Las vacunas ya nacieron en el siglo XIX con profesionales en contra de esta
práctica médica. Hasta ahora, las voces disidentes que cuestionan distintos
aspectos de las vacunaciones (ingredientes, conservantes, número de dosis, edad,
combinaciones, etc.) han estado presentes pero de forma discreta y haciendo poco
ruido.
Sin embargo, en los últimos tiempos, y especialmente a raíz de los escádanlos
con la gripe A y la vacuna del virus del papiloma humano, el movimiento
antivacunal ha cobrado protagonismo y es mucho más fácil que antes acceder a
información crítica y encontrar médicos abiertamente contrarios a la práctica
general sobre este tema en muchos países del mundo. No es algo de un autor o un
estudio concreto, sino una corriente global.
Un ejemplo de ello es el documento titulado “Vaccines: get the full stoty”
publicado por International Medical Council on Vaccination en el que 80 médicos
de distintas especialidades y docentes de Medicina en EEUUalertan sobre los
riesgos de las vacunas y rechazan las recomendaciones oficiales al respecto.
Un resumen del documento está disponible en 9 idiomas, incluido castellano, y en
él se enumeran los efectos secundarios documentados de las vacunas, se trata el
tema del autismo, se explican porqué muchos médicos no vacunan a sus familias,
se advierte de los ingredientes de las vacunas y su proceso de fabricación, se
informa de los resultados de un amplio estudio con niños no vacunados vs
vacunados, se denuncian los conflictos de intereses en este tema y se acusa a la
industria farmaceútica de lucrase a expensas de los daños de estos medicamentos.
A continuación resumimos sus conclusiones sobre el negocio de las vacunas,
exponemos los componentes y los datos de ese estudio comparativo:
* Las compañías farmacéuticas ganan miles de millones de dólares en las vacunas

* Las compañías farmacéuticas ganan decenas de miles de millones de dólares en
los fármacos administrados para tratar los efectos colaterales y las
enfermedades causadas por las vacunas

* Las vacunas son la columna vertebral del sistema médico. Sin vacunas,
bajarían los costes sanitarios porque tendríamos a la sociedad en general muy
saludable

* Las compañías farmacéuticas, las compañías de seguros y el sistema médico se
enriquecen cuando usted se enferma

* Las vacunas no dan inmunidad de por vida, por eso hay las vacunas de refuerzo
que recomiendan a sus hijos

* Cada dosis de refuerzo aumenta el riesgo de efectos secundarios
* Los efectos secundarios de las vacunas pueden causar enfermedades por el
resto de su vida. En realidad, hay muchos medicamentos para tratar los efectos
secundarios causados por las vacunas.

Algunos ingredientes de las vacunas. ¿Cómo es posible que las vacunas sean
perjudiciales para la salud?
* Virus errantes o bacterias procedentes de loscultivos de células animales con
las que preparan las vacunas en los mismos laboratorios

* El mercurio, una neuro‐toxina de la cual hay buena documentación, se
encuentra todavía en las dosis de vacunas múltiples contra la gripe en todo el
mundo. Vestigios de este metal pesado aparecen también en otras vacunas

* El aluminio, veneno que puede causar patologías de la médula ósea, en el
hueso y degeneración cerebral

* Células animales de: monos, riñones de perro, gallinas, vacas y seres
humanos.

* El formaldehido (líquido utilizado para embalsamar) es conocido a nivel
mundial como carcinógeno.

* El polisorbato 80, se sabe que causa infertilidad en ratones hembras y
atrofia testicular en ratones machos

* Gelatina de cerdos y vacas, se sabe que causa reacciones anafilácticas, se
encuentra en grandes cantidades en la vacuna triple vírica y en las vacunas
contra la varicela y el herpes zóster.

* Glutamato monosódico (MSG) en vacunas inhaladas contra la gripe, se sabe que
causa trastornos metabólicos (diabetes, por ejemplo), convulsiones y trastornos
neurológicos, entre otros

¿Hay algún estudio o investigación que demuestre la diferencia entre niños
vacunados y no vacunados?
El proyecto Cal‐Oregon que fue financiado por Generation Rescue y controlado por
padres de niños vacunados y no vacunados. De los 17.674 niños incluidos en la
encuesta se demostraron los siguientes resultados:
Los niños vacunados tenían:
* El 120% más de asma
* El 317% más de TDAH
* El 185% más de trastornos neurológicos
* El 146% más de autismo
Al final del documento ofrecen bibliografía al respecto con webs y libros,
incluido uno en castellano: “Vacunación, el negocio con el miedo”de Gerhard
Buchwald.
Es de destacar la web US doctors who don’t vaccinate donde aparece una lista por
estados de médicos que no vacunan, lo que indica el alcance de la tendencia no
vacunalista en ese país.
En “Vaccines: get the full story” animan a las familias a informarse sobre este
tema y tomar sus propias decisiones.
Para contrarrestar esta información con la versión oficial de la OMS y de las
autoridades sanitarias, se puede consultar el Portal de vacunas de la Asociación
Española de Pediatría y el nuevo libro del pediatra Carlos González En defensa
de las vacunas (21 páginas online) donde defiende el papel, los beneficios y la
necesidad de las vacunas en un lenguaje comprensible para todos.
Y para ampliarla con otros documentos que cuestionan las vacunas, abajo
adjuntamos documentales y conferencias.
Lo que está claro es que por mucho que intenten desprestigiar a los padres que
no acatan todo el calendario vacunal como progres-naturistas-de la nueva era muy
desinformados y conspiratorios, son los propios médicos los que se están
rebelando (una minoría frente a la mayoría) y que se está produciendo un CISMA
dentro de la Sanidad.
Porque no se trata solo de vacunas, se trata del paradigma científico-médico
actual…
Sitio oficial: Vaccines: get de full story del International Medical Council on
Vaccination
PDF en español

En El Blog Alternativo: Artículos sobre vacunas

http://www.elblogalternativo.com/2011/02/09/80-medicos-estadounidenses-contra-las-vacunas-documento-del-international-medical-council-on-vaccination/#more-28755
Comentarios (2) - Categoría: Artigos - Publicado o 04-03-2011 15:45
# Ligazón permanente a este artigo
II Curso de Asesoría en Lactación Materna, BBTTA, Narón.
7 Sábados do 26 de febreiro ó 9 de Abril de 2011
Organiza BBTTA
Lugar : Centro de Saúde de Narón, Avd 25 de Xullo, Alto do Castaño S/N.
Horario: de 10 á 14 h,
Inscricións : do 2 ó 22 de freberiro de 2011. 25€ soci@s de FEDEGALMA e 50€ non soci@s
CC:20910235583040001592. Confirmar inscrición no : 680113845
Para informaçom completa do programa e inscriçons preme aqui.



Comentarios (1) - Categoría: Cursos - Publicado o 23-02-2011 14:54
# Ligazón permanente a este artigo
os nenos non choran
Los niños africanos no lloran, ¿cuál es el secreto?


El siguiente texto fue publicado originalmente en el sitio web inglés InCultureParent. Sarai Llamas, autora de Bebé ECOnómico, se tomó el trabajo de traducirlo y reproducirlo en su blog. Como me encantó le pedí permiso para compartirlo con ustedes. Se trata de Claire, una madre africana, que vive desde hace varios años en Inglaterra, y nos describe su experiencia de los primeros seis meses de vida de su hija, en los cuales ha “descubierto” la sabiduría del instinto en sus raíces. ¡¡Qué lo disfruten!!


"Nací y crecí en Kenya y en Costa de Marfil hasta la edad de 15 años, luego me transferí al Reino Unido. Sin embargo, siempre he sabido que quería criar a mis hijos (cuando los tuviera) en casa, en Kenya. Sí, daba por supuesto que tendría hijos.
Soy una mujer africana moderna: con dos licenciaturas, pertenezco a la cuarta generación de mujeres que trabajan en mi familia. Pero cuando se trata de niños, soy una africana tradicional. Sigue siendo mi convicción que la vida no está completa sin hijos y que los niños son una bendición a la cual renunciar es una locura. De hecho, no tener hijos no es ni siquiera considerado.
Mi embarazo inició en el Reino Unido. Con el embarazo sentí un fuerte impulso a volver a casa, y cuando estaba de cinco meses ya había vendido mi estudio y establecido una nueva actividad, me había mudado de casa y de continente.
Cuando supe que esperaba un hijo hice lo que la mayoría de las mujeres embarazadas en el Reino Unido haría, leía vorazmente: Our Babies, Ourselves, Uncoditional Parenting, todos libros de W. Sears, y la lista podría continuar (mi abuela después me comentó que los niños no leen libros y que todo lo que tenía que hacer era “leer” a mi bebé).
Todo lo que leía decía que los niños africanos lloran menos que los niños europeos. Esto me intrigó mucho y quería averiguar el por qué.
Una vez en casa, en Kenya, comencé a observar. Mi mirada se dirigía hacia las madres y los niños, y estaban por todas partes, incluso si los bebés africanos menores de un mes y medio de vida están sobre todo en casa.
Lo primero que noté fue que, a pesar de su ubicuidad, en realidad era muy difícil “ver” realmente a un bebé en Kenya. Por lo general están muy bien “vendados” antes de ser cogidos en brazos o envueltos con un fular sobre la espalda de su madre (a veces el padre). Incluso los más mayores, envueltos en la espalda de los adultos, están protegidos con una tela de grandes dimensiones. La forma en la que están envueltos es como una réplica de un útero. Los niños están literalmente enfundados con el fin de ser protegido contra el estrés del mundo exterior al cual han recientemente llegado.
La segunda observación que me quedó clara era legada a una diferencia cultural. En el Reino Unido se supone que los bebés lloran, el llanto es inherente al niño. En Kenya, sucede exactamente lo contrario: se supone que los niños no lloran. Si lo hacen es un signo de que algo terrible sucede y tenemos que actuar inmediatamente para poner remedio y eliminar la causa. Mi cuñada inglesa una vez me dijo: «Aquí a la gente no le gusta que los niños lloren, ¿verdad?». Me di cuenta de que su observación resumía perfectamente la diferencia.
Todo se volvió aún mucho más claro cuando por fin dí a luz y mi abuela vino a verme desde su poblado. Mi bebé lloraba muy a menudo, de hecho. Exasperada y cansada, se me olvidó todo aquello que había leído, y a veces me daban ganas de llorar con ella. Pero para mi abuela era muy simple: «¡Nyonyo!», «¡Dále el pecho!», era su respuesta a cada simple gemido.
Había momentos en los que lloraba porque tenía el pañal mojado, o quería estar en sus brazos, o porque necesitaba echar el aire, pero sobre todo quería que le diese el pecho —y no importaba si tenía hambre o si sólo necesita un momento de consuelo. La llevaba envuelta en mi espalda con el fular, y dormía casi siempre con ella (colecho), de tal forma que darla el pecho era una extensión natural de aquello que ya hacíamos.
Improvisamente me dí cuenta de que el secreto del alegre silencio de los bebés africanos no era tan difícil de desvelar. Se trataba de una simbiosis constituida para satisfacer las necesidades. Algo que requiere una total suspensión de la idea de lo que debería haber sido, sustituyéndola por la aceptación, sin condiciones, de lo que realmente está sucediendo en ese momento.
El resultado fue que mi hija comía mucho —mucho más de aquello que había leído nunca y por lo menos cinco veces más de lo que establecían ciertas pautas de nutrición que había visto.
A los cuatro meses aproximadamente, cuando la mayoría de las madres de la ciudad empiezan a introducir alimentos sólidos, de acuerdo con los patrones de destete, mi hija retornó a un ritmo de lactancia de recién nacido: la daba el pecho cada hora, fue un shock total. En los últimos cuatro meses, el tiempo entre toma y toma había comenzado a aumentar, y yo había iniciado a tratar a algunos pacientes sin que mis pechos gotearan y sin que la niñera interrumpiera las sesiones porque el bebé tenía hambre.
La mayoría de las madres, del grupo de madres y bebés al que asistía, habían diligentemente comenzado a introducir la crema de arroz (para prolungar el tiempo entre tomas) y todos los profesionales involucrados en la vida de nuestros hijos —los pediatras, e incluso las doulas— decían que era lo mejor: las madres necesitaban descansar, era asombroso el esfuerzo de estos últimos cuatro meses de lactancia materna exclusiva. Ellos nos aseguraron que nuestros niños estarían bien.
Sin embargo, sentí algo dentro de mí que desafinaba, y cuando intenté, sin mucha convicción, mezclar un poco de papaya (es la comida tradicional para el destete en Kenya), con leche en polvo y se lo ofrecí a mi hija, ella ni siquiera lo probó.
Así que llamé a mi abuela. Ella se hecho a reír y me preguntó si yo había vuelto a leer libros. Me explicó que la lactancia materna está muy lejos de ser lineal.
«Te dirá ella cuando estará lista para la comida, su cuerpo te le dirá»
«¿Qué debo hacer hasta entonces?» le pregunté ansiosa.
«Sigue haciendo aquello que has hecho hasta ahora, simplemente Nyonyo».
Así que mi vida se sosegó de nuevo, se detuvo prácticamente. Mientras que muchas de mis compañeras se asombraban cada vez más de cómo dormían sus hijos ahora que habían introducido la crema de arroz, e incluso se aventuraban con otros alimentos, yo me despertaba cada dos horas con mi hija e informaba a los pacientes que lo de volver al trabajo no sería tan fácil como me lo esperaba.
Pronto descubrí que me estaba convirtiendo, involuntariamente, en un servicio de apoyo y de información para otras madres de la ciudad. Mi número de teléfono empezó a pasarse entre las madres y, a menudo, mientras amamantaba a mi bebé pronunciaba estas palabras: «Sí, dale otra vez el pecho. Sí, incluso si se lo acabas de dar. Sí, hay veces que no encuentras ni siquiera el tiempo para quitarte el pijama durante todo el día. Sí, necesitas comer y beber como un caballo. No, no tienes que volver a trabajar si te lo puedes permitir». Por último, tranquilizaba a las madres: «No te preocupes, después será más fácil». Esta última frase era una profesión de fe, porque para mí las cosas no eran más fáciles.
Una semana antes de que mi bebé hiciera cinco meses, regresé a Inglaterra para ir a una boda y para presentarles a mi hija a la familia y a los amigos. No tenía exigencias particulares, por lo que fue fácil continuar con los ritmos de la lactancia. Continué, a pesar de las miradas de muchos extranjeros, que me observaban desconcertados sólo por el hecho de que daba el pecho a mi hija en lugares públicos (muchos “espacios para la lactancia materna” estaban relegados en los cuartos de baño, y yo no quería usarlos).
En la boda, en la mesa durante el banquete, la gente que estaba cerca de nosotros observó: «Que niña más tranquila, pero la das el pecho mucho». No comenté nada, pero cuando otra mujer me dijo: «He leído en alguna parte que los niños africanos no lloran casi nunca», no pude reprimir una carcajada.
Lo más importante que me ha guiado ha sido la dulce sabiduría de mi abuela:
1. Ofrecerle el pecho cada vez que el bebé tenga algún problema, incluso si lo acaba de hacer.
2. Duerme junto a tu bebé (colecho). Así puedes darlo el pecho antes de que se despierte completamente y esto le permitirá volver a dormir más fácilmente y podrás descansar más.
3. Ten cerca una botella de agua durante la noche: para mantenerte hidratada y hacer fluir la leche.
4. Haz de la lactancia materna tu prioridad (particularmente durante los períodos de crecimiento) y déjate ayudar de los que te rodean. Y recuerda: son pocas las cosas que no pueden esperar.
Lea a su hijo, no libros. La lactancia materna no es lineal, sube y baja o es circular. Y recuerde: usted es el experto en las necesidades de su hijo.


J. Claire K. Niala es la autora de este testimonio, es madre y osteópata. Claire es una mujer a la que le encanta explorar las diferencias que afortunadamente todavía existen entre las diferentes culturas de todo el mundo. Nació y creció en Kenya, Costa de Marfil y en el Reino Unido. Ha trabajado y vivido en tres continentes y ha visitado al menos un nuevo país cada año desde que tenía 12 años. Sus compañeros de viaje favoritos son su madre y su hija, cuyas historias y el interés por los que le rodean han llevado a Claire a descubrir e interactuar con el mundo en formas que nunca imaginó."

Comentarios (5) - Categoría: A lactación - Publicado o 16-02-2011 08:59
# Ligazón permanente a este artigo
"Criar, crear, crecer...un paso mais" Xornadas de información e apoio 2010-11
Comentarios (1) - Categoría: A lactación - Publicado o 11-01-2011 18:33
# Ligazón permanente a este artigo
MONOGRÁFICO DE LACTACIÓN MATERNA
Comentarios (0) - Categoría: Cursos - Publicado o 28-12-2010 16:59
# Ligazón permanente a este artigo
Boa Leite para todas!
Comentarios (0) - Categoría: A lactación - Publicado o 23-12-2010 21:43
# Ligazón permanente a este artigo
Cantigas en Agarimar



Na próxima sexta-feira dia 10 às 18h00 transcorrerá um novo obradoiro de cantigas com Servando Barreiro no Espaço para a criança "Folhas Novas" - Agarimar (Rua Real, 12) da zona velha de Vigo.
Recordamos a possibilidade de assistir com instrumentos musicais para fazermos um trabalho participativo.
Comentarios (1) - Categoría: actividades - Publicado o 09-12-2010 13:19
# Ligazón permanente a este artigo
"Una sociedad con más valores humanos necesita hijos de crianza más amorosa, sin lágrimas"
Adolfo Gómez Papí - Pediatra pionero en el método "madre canguro" y autor del libro "El poder de las caricias. Crecer sin lágrimas"
"Una sociedad con más valores humanos necesita hijos de crianza más amorosa, sin lágrimas"
"La ansiedad es el miedo mal controlado de niños que lo sintieron al dormir solos".
http://www.farodevigo.es/comarcas/2010/11/04/sociedad-valores-humanos-necesita-hijos-crianza-amorosa-lagrimas/487498.html
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 10-11-2010 09:37
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
De Leite

Crea tu insignia