As Campaíñas


Outra de medo

Sabemos que o Samaín é unha festa que gusta a nenos e maiores; por iso a primeira das exposicións bibliográficas do curso trata sobre a literatura de medo. Algúns dos títulos seleccionados son o cómic A noite de Samaín, a colección de novelas da saga Crepúsculo ou clásicos como o Don Juan Tenorio de Zorrilla.
Comentarios (0) - Categoría: A Nosa Biblioteca - Publicado o 23-10-2010 18:35
# Ligazón permanente a este artigo
Un novo curso, unha nova travesía

Un ano máis, o Club de Lectura "As Campaíñas" inicia as súas actividades, con algunhas novidades con respecto ó ano pasado. Unha delas é a celebración das reunións en diferentes días para os alumnos de Educación Infantil e Primaria (que se reunirán os martes) e os de Educación Secundaria (que se reunirán os mércores). As reunións terán lugar de 14:15 a 15:15 e nos recreos, de forma alterna (é dicir, a semana que o Club se reúna no recreo, non se reunirá á hora do xantar, e viceversa).

Esta semana celebramos a nosa primeira reunión. Aínda que as rás lectoras somos algunhas menos que o ano pasado, esperamos facer moito ruído na nosa querida charca da biblioteca do centro coas nosas acordadas voces. Ó mesmo tempo, acolleremos afectuosamente a canto cágado queira zambullirse con nós.

Polo momento, entre as actividades programadas temos un contacontos en Carboeiro, onde nos reuniremos cos membros doutros clubes de lectura e disfrutaremos das máxicas narracións de Celso Fernández, a quen tivemos o pracer de escoitar o pasado curso. O motivo desta excursión é o Samaín, festa que o equipo da biblioteca xa se está encargando de ambientar coa exposición sobre libros de medo.
Comentarios (1) - Categoría: Eventos - Publicado o 23-10-2010 18:18
# Ligazón permanente a este artigo
Javier Cercas, Premio Nacional de Narrativa 2010
"La Historia es obra de la gente corriente"


El escritor se alza con el galardón literario por Anatomía de un instante', un ensayo-ficción sobre el 23-F. Cercas anuncia que ya está trabajando en un nuevo libro, cuyo marco de acción va desde 1978 hasta la actualidad


LIDIA PENELO BARCELONA 09/10/2010

"Xavier, la ministra de Cultura quiere hablar contigo", le dijo su esposa ayer por la mañana. Él estaba trabajando en su nuevo libro, dejó una frase a medias y pensó: "Qué cosa más rara, menudo lío, tendré que decir no a algo, yo no conozco de nada a la ministra". Atendió la llamada y tras unos minutos colgó el teléfono bastante contento. Su último libro, Anatomía de un instante (Mondadori), ha merecido el Premio Nacional de Narrativa 2010. "Uno no escribe para ganar premios, sería ridículo, pero cuando los recibes es maravilloso y sobre todo uno por un libro tan raro como este", argumentó el autor, que atendió a Público en el despacho de su editor,Claudio López.
Las preguntas elementales del tipo "¿Por qué las manzanas caen hacia abajo?" son las que mueven la imaginación de Javier Cercas. La pregunta que despertó Anatomía de un instante, libro difícil de clasificar ya que camina entre el ensayo y la crónica novelada sobre el 23-F, fue: ¿por qué esos tres se quedaron en su sitio?
Si en Soldados de Salamina partió de un hecho apenas conocido de la historia de España, en esta ocasión tomó un episodio que ha generado muchas teorías. "Después de escribir dos borradores y ver que algo fallaba me di cuenta que el 23-F fue una ficción colectiva fastuosa y que lo que tenía que hacer era coserme a la verdad", contó satisfecho mientras su teléfono no dejaba de sonar. Le llamaba su hijo, amigos y antiguos compañeros de la Universitat de Girona, donde pasó años intentando que sus alumnos se enamoraran de Larra.
Ante todo, novelista
Dice con una sonrisa de incredulidad que se ha dedicado toda la vida a hacer libros raros, pero que le ilusiona especialmente que le den un premio de narrativa precisamente por este, porque es "un híbrido. La historia y la literatura persiguen verdades incompatibles y este es un libro imposible de los que merece la pena escribir, aunque mientras lo hacía estuve a punto de volverme loco". Según Cercas, la literatura no sirve para responder preguntas, sino para formularlas del modo más complejo posible. "Anatomía de un instante es un experimento narrativo que paradójicamente también es una reivindicación de la ficción. Claro que el libro tiene elementos de ensayo, y de crónica, pero yo soy novelista", dice.
La gusta que una de los elementos que el jurado haya destacado de la novela sea la compasión. "Intento no juzgar y mirar a los seres humanos con toda su complejidad. Una virtud esencial es la empatía. En una novela de ficción es más fácil porque tú creas la mente del personaje, pero cuando trabajas con personajes reales todo se complica, porque tienes que colocarte en su piel".
¿Si fuera posible, invitaría a cenar a los protagonistas del libro? "Antes de hacerlo, probablemente no, pero escribirlo me ha reconciliado con Suárez, aunque si pudiera cenar con él no creo que me contase nada, es un tipo que ha sabido guardar silencio. Al morir Sabino Fernández Campo me pidieron que escribiera sobre él, pero no podía, porque para mí son personajes de ficción. El protagonista absoluto del libro es Suárez y no era un tipo irreprochable. Era un tipo corriente, hizo cosas que no le gustaban, cosas feas, que luego hubiera querido borrar. Pero los santos no existen y lossemidioses tampoco, somos gente corriente, y la historia es obra de la gente corriente", cuenta relajado.
Con el 23-F empezó la democracia en España y terminó la Guerra Civil es la frase que acompañó a Cercas durante toda la escritura del libro. Dice que cuando lo empezó sabía que se había metido en un "lío tremendo" y que no tenía claro de que iba. "Mi padre murió cuando estaba terminando el libro y el día que lo enterramos, fue el día que Suárez apareció por última vez en público. Entonces lo entendí, de lo que se trataba era de comprender a la generación de mi padre".
Han pasado ya diez años desde que escribió Soldados de Salamina, ¿volverá a hablar de la Guerra Civil? "Es difícil que lo haga, lo que quería decir ya lo dije. La Guerra Civil es un poco lo que es la conquista del Oeste para los americanos, es la épica, y es normal que se hagan muchas cosas sobre ella. El western es el género cinematográfico por excelencia, donde se refugia la épica, y en España la Guerra Civil es el gran yacimiento de la épica", explica sin dejar de ojear los libros que invaden la mesa del despacho de su editor. Tras revisar los que tiene más a mano, decide llevarse dos: una antología de William Carlos Williams y un librito titulado Literatura de izquierda. "A la izquierda la veo mal. El discurso hegemónico es el de derechas y la izquierda no es capaz de construir un modelo alternativo y está anclada en uno que no funciona. Decir que Castro es de izquierdas es condenar la izquierda a la extinción", sostiene.
Un cobarde cotidiano
Opina que el 23-F es lo más importante que le ha sucedido a España desde el siglo XVIII y descarta que el premio se lo hayan concedido por haberse atrevido a tratar el tema. "Soy cobarde en mi vida cotidiana, pero delante del ordenador no. Un escritor no puede ser cobarde. Torero cobarde es un oxímoron y lo mismo pasa con los escritores". ¿Qué le da miedo? "Supongo que como a todo el mundo, que le pasé algo a mi hijo o a mi mujer. Quien tiene un hijo entrega un rehén al destino, ya lo decían los estoicos. Una de las frases que he escrito y de la que estoy más orgulloso es una de El Inquilino: La valentía no consiste en no tener miedo, eso es temeridad, la valentía consiste en tener miedo y aguantar, y eso es lo que hacen los protagonistas del libro".
Si la celebración del premio se lo permite, hoy tiene previsto retomar la escritura de su nuevo libro, del que advierte que también será un libro raro. "A lo mejor cuando sea mayor escribiré uno de aventuras de los de érase una vez, pero esas historias no me las creo, me suenan a falso. Tengo mucha fe en la novela y al leer a Flaubert me muero de gusto. Cuando empecé a escribir quería ser un clásico y ahora quiero ser un escritor de vanguardia. Estoy volviendo a la ficción y busco que suene verdad, aunque sea un combate mortal".
Hoy intentará terminar la frase que ayer dejó a medias cuando le comunicaron la noticia del premio. No le gusta dar detalles de lo que está escribiendo, sin embargo se lanza y avanza que la acción transcurre en un marco de tiempo que va desde 1978 hasta la actualidad. ¿Y que pasó en el 78? "Pasó que tenía 16 años", dice con una sonrisa enigmática.
Comentarios (1) - Categoría: Eventos - Publicado o 13-10-2010 22:24
# Ligazón permanente a este artigo
Vargas LLosa, premio Nobel de Literatura
La Academia sueca se premia a sí misma

JAVIER CERCAS 08/10/2010. El País

Especial: Mario Vargas Llosa - Premio Nobel de Literatura

A la una en punto del mediodía empiezan a llamarme familiares y amigos porque acaban de concederle el Premio Nobel a Mario Vargas Llosa. Esto no me pasaba desde que murió Borges, solo que aquel día no me llamaban para felicitarme sino para darme el pésame. Uno de los amigos que llama me dice: "¡Joder, pero si yo pensaba que le habían dado el premio hace 30 años!".

Francamente: yo también. Porque, para mí, la noticia no es que ayer le dieran el Nobel a Vargas Llosa; la noticia es que todavía no se lo hubieran dado. Teniendo en cuenta el tamaño real de su obra, el hecho es desde luego asombroso. Veamos: Vargas Llosa publicó a los 26 años La ciudad y los perros; a los 29 publicó La casa verde; a los 32 publicó Conversación en La Catedral. Esas tres novelas deberían bastar para concederle a cualquiera el Premio Nobel; en realidad, bastan para convertir a cualquiera en el mayor novelista del español. Quiero decir que, aunque en español haya alguna novela comparable a esas -poquísimas-, no hay ningún novelista de nuestra lengua que haya escrito un conjunto de novelas semejante. El problema es que, luego, Vargas Llosa publicó cosas como La tía Julia y el escribidor, como La guerra del fin del mundo, como La Fiesta del Chivo, tres títulos que, sumados a los anteriores, le colocan directamente en la estratosfera. Es cierto, sin embargo, que Vargas Llosa no siempre está en plena forma; pero eso no resuelve el problema sino que lo complica: porque resulta que, cuando parece que no está en plena forma -digamos en Historia de Mayta o en ¿Quién mató a Palomino Molero?-, Vargas Llosa está más en forma que la inmensa mayoría de los novelistas cuando está en plena forma. Lo peor es que la cosa no acaba ahí. Así como todos los novelistas sabemos que no hay ningún novelista superior a Vargas Llosa, todos los críticos literarios saben que no hay ningún crítico literario superior a Vargas Llosa, y conozco a varios que venderían su madre a una red de trata de blancas a cambio de escribir La orgía perpetua o La verdad de las mentiras. Igual que determinados artículos de los sucesivos volúmenes de Contra viento y marea (o que sus libros sobre Victor Hugo o sobre Onetti, o que algún libro en apariencia menor, como las Cartas a un joven novelista), esos libros contienen la más compleja, apasionada y persuasiva visión de la novela y del oficio de novelista de la que tengo noticia; también contienen el mejor estímulo que un novelista puede encontrar para escribir, un estímulo solo inferior al que contienen las propias novelas de Vargas Llosa. Por lo demás, si en las novelas de Vargas Llosa se encarna con una ambición y una maestría insuperables la noción de literatura comprometida -una literatura que no se conforma con ser mero entretenimiento, sino que aspira a plantear los problemas morales y políticos donde se juega de verdad nuestro destino-, en Vargas Llosa se encarna de forma ejemplar el intelectual comprometido, esa figura en extinción que no acaba de extinguirse nunca. Como novelista (y como crítico literario), Vargas Llosa solo puede compararse a los más grandes; como intelectual también: lo que le define no es su trayectoria política -desde el marxismo o las cercanías del marxismo hasta el liberalismo, pasando por la socialdemocracia-, sino algo que está mucho antes que la política: el coraje y la integridad con que ha defendido siempre sus ideas, el hecho de que es, como dijo Lionel Trilling de Orwell, un hombre virtuoso. Todo lo anterior convierte a Vargas Llosa en un escritor que a todo escritor contemporáneo le produce la misma impresión embarazosa, por no decir humillante, que Victor Hugo les producía a sus contemporáneos: se trata de un escritor simplemente inaccesible. Creo haber leído todos los libros que ha escrito Vargas Llosa; algunos los he leído varias veces. No hay ningún escritor en español, salvo Borges, con quien mi deuda sea mayor. Ayer al mediodía me acordé de que Vargas Llosa todavía no tenía el Nobel y tuve la sensación de que la Academia sueca acababa de premiarme. Hoy tengo la sensación de que, premiando a Vargas Llosa, la Academia sueca se premia a sí misma. Enhorabuena.
Comentarios (0) - Categoría: Eventos - Publicado o 11-10-2010 11:13
# Ligazón permanente a este artigo
Vídeo da viaxe a Viana do Castelo
Grazas ao equipo de vídeo do IES do Son contamos con esta testemuña audivisual dunha gustosa e aproveitada viaxe. Compartimos dous días cos do Son e os do IES de Caldas arredor dos libros e a escritura. Foi a culminación a todo un ano de traballo gratificante. Noraboa a SonCine.

a viaxe a viana from SonCine on Vimeo.

Comentarios (2) - Categoría: Actividades - Publicado o 10-10-2010 21:04
# Ligazón permanente a este artigo
O primeiro capítulo de 'Todo é silencio'
Primeiro capítulo da nova novela de Manuel Rivas en Edicións Xerais (entrevista co autor)


MANUEL RIVAS
EL PAÍS - 01-10-2010

A boca non é para falar. É para calar.
Era un dito de Mariscal que o seu pai repetía como unha ladaíña e que Víctor Rumbo, Brinco, lembrou cando o outro mozo, abraiado, viu o que había no raro envoltorio que el sacara do cesto e preguntou o que non tiña que preguntar.
-E iso que é? Que vas facer?
-Teñen boca e non falan -respondeu lacónico.
A marea estaba baixa ou pensando subir, nunha calma atónita e escintilante das augas que alí resultaba estraña. Estaban os dous, Brinco e Fins, perto da rompente das rochas, ao pé do faro do cabo de Cons, e non moi lonxe das cruces de pedra que lembran os mariñeiros e náufragos mortos.
No ceo, tendo como epicentro a lanterna do faro, as gaivotas peteiraban o silencio. Había un saber burlón naquela espreita das aves do mar. Un rosmar foraxido. Íanse para logo retornar máis perto, achegándose en círculos cada vez máis insolentes. Tomaban esa confianza, partillando con xactancia un segredo que o resto da existencia prefería ignorar. Brinco mirou de esguello, divertido co escándalo das aves do mar. Sabía que el era a causa da súa excitación. Que estaban ao axexo.
Que agardaban un sinal decisivo.
-Meu pai sabe o nome de todas estas pedras -dixo Fins, tentando desatarse do curso das cousas-. As que se ven e as que non se ven.
Brinco xa aprendera a ter o desdén. Gustáballe ese sabor das frases urticantes no padal.
-As pedras non son máis que pedras.
Brinco empuñou o cartucho de dinamita, xa montado coa mecha. Co estilo de quen sabe como se usan.
-Teu pai será un bo mariñeiro, non o nego. Pero vas ver como se pesca de verdade.
Prendeu á fin a mecha do cartucho. Tivo o sangue frío de sostelo un intre en alto, diante da cara espantada de Fins. Tirouno logo con forza, con xeito de adestrado, por enriba das cruces de pedra. Ao pouco, escoitouse o retumbo do estoupido no mar.
Eles agardaban. As gaivotas axitáronse máis, en manda voadora, cun axirío cómplice, animando cada chouto de Brinco nos penedos. Fins tiña os olios espetados no mar.
-Agora isto vai ser unha marca de medo.
-O que?
-Os peixes non volven. Onde estoupa a dinamita non volven.
-Por que? Porque o di teu pai?
-Iso sábese. É o esquilmo.
-Si, home, si -burlouse Brinco.
No Ultramar oíra conversas semellantes e sabía a resposta: "Agora vai ser que os peixes teñen memoria!"
Sorriu de súpeto. Unha forza pode con outra no interior e é a que articula o sorriso. O que lle veu á boca foi unha sentenza de Mariscal. Unha frase das que dan un triunfo, mentres Fins Malpica está cada vez máis intimidado na espera, calado e pálido como un penitente. O fillo do Pau da Santa Cruz.
-Se es pobre moito tempo -dixo Brinco con medida contundencia-, acabas cagando branco como as gaivotas.
Sabe que con cada dito de Mariscal, queda o campo para un. Non fallan. Amólalle, por outra banda, ter esa fonte de inspiración. Mais ocórrelle algo curioso con Mariscal e as súas sentenzas. Aínda que pechase os oídos, prenderían igual nel. O que lle pon o rabo ás cereixas. Esa é outra del. Outra que prendeu. Non falla.
Brinco e Fins sentaron nunha rocha e meteron os pés descalzos nunha poza de auga de mar. Naquel acuario, a única vida visíbel era o xardín animal das anemones. Xogaron a achegar as dedas, e ese movemento provocaba que a falsa floración axitase os tentáculos.
-As putas delas -dixo Brinco. Semellan flores e son sambesugas.
-A boca é tamén o seu cu -dixo Fins. É o mesmo buraco, a boca e o cu.
O outro mirouno incrédulo. Ía soltar unha arroutada. Pero pensouno mellor e calou. Fins Malpica sabía moito máis ca el de peixes e animais. E do resto. Polo menos na escola. Así que o que fixo Brinco foi coller algo na poza e metelo na boca. Pechouna e mantivo a cara inchada como un bofe. Ao abrila, empuxou para fóra coa lingua un pequeno cangrexo vivo.
-Canto tempo podes aguantar sen respirar?
-Non sei. Media hora, ou así.
Fins ficou pensativo. Sorriu para dentro. Con Brinco ese é o xogo, hai que deixarse gañar para que estea a gusto. Facer o papalvo.
-Media hora? -dixo Fins-. Que merda!
Era a primeira vez que rían xuntos dende que chegaron ao cabo de Cons. Brinco ergueuse e esculcou no mar. Con ese movemento, co aceno de pór a man de viseira, no ceo intensificouse o balbordo. O chiar torvo peteirou a atmosfera no punto máis feble. Entre a escuma, como fervidos polo mar, apareceron os primeiros peixes mortos. Brinco vai por eles á présa co trueiro. Traían a tripa rebentada. Na palma atrita da man, contrastaban moito máis o fuixir prateado da pel e o sangue das garnelas abertas.
-Ves? É ou non é un milagre?
Comentarios (1) - Categoría: Recomendacións - Publicado o 01-10-2010 19:54
# Ligazón permanente a este artigo
Club de Lectura
As Campaíñas
CPI don Aurelio
Cuntis

O meu perfil
cpidonaurelio@gmail.com
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 ANTERIORES
 ARQUIVO
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS

© by Abertal