MEMORIA DE UNA GENERACIÓN



amigosdelos50@gmail.com
 CATEGORÍAS
 FOTOGALERÍA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 DESTACADOS

* CARBALLESES EN SU RINCÓN *.
Entrevista a nuestro "Amigo de los 50"
José Ricardo Vilas Otero

Publicado en La Voz de Galicia – Edición Carballo
Sábado, 1 de Noviembre de 2008

CARBALLESES EN SU RINCÓN – RICARDO VILAS OTERO

« Volvería á politica se fose como era antes, sen cobrar e para facer cousas »


Ricardo Vilas Otero sentado en un banco de la
Plaza de Galicia, su lugar preferido en Carballo


Fue concejal, fundador y presidente de la Coral Bergantiños. Nació frente al balneario, vio cómo se destruía y, con él, buena parte de la historia de Carballo.

Ya lleva unos cuantos cargos: concejal del 79 al 87, candidato por Democracia Galega en el 99, presidente de la comisión de fiestas del 76 al 87, empleado bancario, empresario, ahora tertuliano de Radio Voz Bergantiños los lunes, miembro fundador y presidente de la Coral de Bergantiños …

La coral.

Ricardo Vilas cuenta su historia y la dereza con anécdotas simpáticas, gran virtud de un buen conversador. “A coral naceu coas campanadas na misa da Resurrección no ano 66”. Esto hay que explicarlo. Oficialmente, la coral carballesa es de 1969, pero tres años antes, un grupo de jóvenes músicos y cantantes, entre los que estaba el propio Ricardo, “e Lolo Periscal, e Menchu, e Xosé Luis Esramil, e Carmela Silverio, entre outros”, empezaron a tocar en la iglesia, con don Venancio de cura, justamente ese día y a esa hora, y con gran algarabía. Era el Coro Xuventude, germen de una agrupación que sigue en activo con gran éxito y de la que Vilas llegaría a ser presidente hace diez años, en el 98.

A Ricardo le han marcado unas cuantas cosas en la vida, y tal vez la primera sea el lugar en el que nació, el número 9 de la calle Vázquez de Parga, frente a donde está el Pastor, la calle de la Estrella. Y donde estaba la Fonte Pequena o la Fonte da Braña, por donde se bajaba hacia los Baños Vellos.

Fuente

Aquella fuente, una de las que había en Carballo en las que los vecinos cogían agua, se rompió y desapareció. Vilas lograría recuperarla años más tarde, en su época de concejal. La reconstruyó y la colocó en la plaza de Alfredo Brañas, donde sigue. “Esta fonte é parte da historia de Carballo”. Es, además, el nexo de unión con su infancia y su etapa política.

La infancia. Sus padres tenían una fonda, A Ulla Nova, en la que se alojaban centenares de personas que venían de todas partes a tomar las aguas. De las mejores. “Lembro que chegaba a xente en camilla e, aos seis ou sete anos, xa o facían cun bastón. Ou con problemas de pel, serios, ¡hai que ver como entraban e como saían!”. Recuerda los juegos en la Braña, en el Prado da Condesa. Era aquel un entorno hermoso y armónico, sepultado ahora por calles y edificios. “As maiores aberracións que se fixeron foron tirar a igrexa e o Concello, pero o do balneario está por riba diso. É temendo, e todo por culpa da especulación dos anos sesenta, a xente no lle daba importancia a este tipo de medicina natural. ¡Un gran erro!”, asegura.

La etapa política. Empezó en UCD, con Sánchez Vilas, y siguió con la coalición AP-PDP-UL. Está contento de aquellos años. “Foi unha etapa moi bonita, e eu era moi virxe”.

Le gustan más aquellos tiempos, pese a su dureza, que los de hoy. Y nunca volverá a presentarse. “Eu volvería á política se fose como antes, sen cobrar e para facer cousas. Pero, tal e como está, para min acabouse. Non vexo ganas de facer nada, só ansias de cartos e de poder. Daquela, o que faciamos era gastar cartos, Eu acabei cun Renault 12 de tanto ir aos sitios e ninguén me deu un peso”.

Cuenta lo que le tocó hacer y casi parece increíble hoy en día. Los presupuestos eran “ridículos”, apenas se daban licencias, había muchas obras empezadas y los dueños acumulaban los materiales en las aceras o en las calles. A muchas no se les podía dar ni la cédula de habitabilidad. “Eu puxen a andar todo iso. Sobre todo, a limpeza e da orde. E iso tróuxome problemas, porque Carballo era un sitio pequeno e todos nos coñeciamos. Pero non me arrepinto de nada, porque o ánimo que tiñamos nós era o de facer o mellor posible para o pobo”.

Evoca con ironía cuando, en el 82, planteó peatonalizar, cerrándolas, las calles Hórreo y Coruña los sábados y domingos de cierre. “¡Case me pegan algúns hostaleiros! E mira agora. ¡Como cambiaron as cousas!”. Habla con orgullo de proyectos que puso en marcha, como el cuerpo de bomberos voluntarios, “o primero de España”. O el de socorrismo y salvamento de playas. El plan de tráfico. O las cabalgatas de Reyes, con el reparto de juguetes a las familias necesitadas.

Comisión de fiestas

Ricardo también fue presidente de la comisión de fiestas casi diez años, y otros como colaborador. “Era outra época, nada que ver co que hai hoxe. Cando algúns din que lle dá moito traballo, a min dame arisa. Chámanlle traballlo a coller o teléfono e contratar unha orquesta. Nós iamos casa por casa e piso por piso pedindo cartos. Nunha ocasión, quedamos a deber e tivemos que firmar un crésdito con Caixa Galicia. O escenario tiñamos que montalo nós, porque xa costaba unha pasta. E así moitas cousas. A pesar de todo, estiven moitos anos, porque ninguén se animaba a collela. Aquilo si que era traballlo”.

El jardín que fue, se destruyó y lo recuperó

Ricardo nació en septiembre del 46. Está casado y tiene dos hijas. Tuvo una empresa de alquiler de maquinaria de construcción, después de señalización y ahora lleva una de forjados de poliestileno expandido, aunque la sede está en Valladolid.

Elige su rincón en un banco de la plaza de Galicia. En una zona que, en sus años jóvenes, “era un xardín precioso”, pero que acabaron tirando para montar un aparcamiento de taxis, “todo cheo de cemento, cunha armazón de ferro e Uralita por cuberta”.

A él le sentó fatal. “cando vin, díxenme que, se algún día podía, volvería a facer o xardín”. Y lo hizo, derribando la estructura vieja, con la “disculpa” del traslado de una palmera de yuca de más de 150 años, que ya ha secado (venía de la zona de los Baños, pesaba más de 31 toneladas), a la que se añadió un Carballo actual, además de otro, que se electrocutó.

Comentario (0) - Categoría: 06 Reseñas de Prensa - Publicado o 11-02-2014 10:14
© by Abertal