MEMORIA DE UNA GENERACIÓN



amigosdelos50@gmail.com
 CATEGORÍAS
 FOTOGALERÍA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 DESTACADOS

* CARBALLESES EN SU RINCON *
Entrevista a nuestro "Amigo de los 50"
José Luís Pose Blanco "Chochi"

Publicado en La Voz de Galicia - Edición Carballo
Sábado, 19 de Abril de 2008

CARBALLESES EN SU RINCÓN

JOSÉ LUIS POSE BLANCO

« Siempre fui a contracorriente, tal vez porque siempre me ha gustado hacer las cosas bien »

Fue estrella de fútbol, profesor de gimnasia, empresario de hostelería, edil 6 meses y, en general, adelantado a su tiempo.

A José Luis Pose, carballés de la Rúa da Saúde, se le conoce por numerosos motivos, pues no faltan facetas diversas en su personalidad y trayectoria vital. Es posible que sean muchos quienes lo identifiquen como profesor de gimnasia de varias generaciones, primero en el Alfredo Brañas y después en el Monte Neme. Tres décadas de clases, de las que se retiró hace un lustro, dan para mucho. Puede que otros lo sitúen en la hostelería. No en vano nació en una casa de comidas muy famosa de Carballo -y ya desaparecida- Casa Justo, y entre 1988 y el 2003 puso en marcha Chochi (en honor al apodo que le pusieron de niño), un restaurante que, como él, se adelantó un poco a su tiempo. El tiempo que estuvo causó sensación por el salto cualitativo de servicio, hasta entonces insólito en Carballo. Hoy, los tiros van cada vez más por ahí.

Hay una tercera faceta que, sin embargo, marcó profundamente su personalidad y le dio fama y dinero, pero que queda muy atrás (se retiró con 28 años) y por eso puede que permanezca ajeno a numerosos vecinos, sobre todo los más jóvenes: el fútbol.

Fue la suya una carrera futbolística relativamente corta (podía haber aguantado cinco o seis años más), pero meteórica. Muy probablemente, la mejor de un carballés en toda la historia. Cuentan quienes le conocieron que tocaba con elegancia. Siempre del medio campo hacia arriba, con dos etapas. Una primera a lo Joaquín, y otra más o menos comparable a Xavi, repartiendo, distribuyendo desde el centro, creando juego.

Empezó en el Bergantiños, y pasó por el Compostela, Pontevedra, Algeciras, Deportivo, Ceuta y Murcia, donde acabó, al tener que volver a Carballo tras la muerte de su padre.

Primera y Segunda

Jugó en Primera y en Segunda. En la División de Plata, 150 partidos. En el Murcia era una estrella. Vinieron a buscarle a Carballo, tenía ofertas de otros equipos... Aunque a él le hubiese gustado seguir en el Deportivo, pero el presidente de entonces, tras volver de la mili, le hizo una jugarreta, amparándose en su poder omnímodo y en las cesiones. No le guarda buen recuerdo. «Creo que en el Deportivo pude haber sido más de lo que fui». Pero así son las cosas. Esa época ya queda lejana, de la que aún le quedan grandes amigos en varios lugares de España, o el recuerdo imborrable de haber jugado con leyendas del balompié español.

Compara sus años de fútbol con los de hoy y ve un mundo, un abismo, entre ambos. Si le llegan a tocar los tiempos actuales, se forraría. Dejó el fútbol, pero siguió vinculado al deporte más o menos. Y más y menos. En los setenta, por ejemplo, fue entrenador del Bergantiños. No llegó a los cuatro meses. Tomaba medidas que pocos entendían, como emplear ya la táctica de 4-4-2 o distribuir los dorsales como ya hacía en el instituto en los campeonatos escolares: cada uno, el que quisiese. Alguno no asimilaba que un delantero pudiese vestir el 3 y un defensa, el 10. Hoy, eso, ni se discute, pero entonces, sí. Hubo discrepancias, y se fue.

Concejal

Fue también concejal de Deportes en la primera corporación democrática, con Sánchez Vilas. Poco tiempo, seis o siete meses. El abandono lo propició la decisión de construir el polideportivo de A Grela, algo a lo que Pose se oponía. Pues a casa. Cree que el tiempo le ha dado la razón. Las ideas claras y por delante, y a asumir las consecuencias sin problemas. «Yo siempre fui a contracorriente, tal vez porque siempre me ha gustado hacer las cosas bien», asegura.

Una buena etapa de su vida fue, ya se ha dicho, la del instituto. Dar clase tantos años, marca. Hacía más. Introdujo el futbol-indoor, con partidillos en el gimnasio, apoyándose en la pared, para que los chavales ganasen técnica. Fundó los equipos de balonmano y baloncesto que fueron la base de lo que hoy es el Xiria. Organizó un partido de baloncesto internacional en Carballo entre las selecciones de España e Inglaterra, con la gradas a reventar. Ganó España, por cierto. De la etapa docente, distingue: «Hay una gran diferencia entre el alumnado de los años setenta con los de los noventa. En educación, en valores, en respeto». Ganan los primeros. Cree que se ha perdido mucho, y considera que la causa principal está en la familia, «que es la base», y falla.

Existen algunas otras cuestiones deportivas que le tocan directamente, pero por inacción. No entiende, por ejemplo, que en los últimos 25 años, ningún presidente del Bergantiños se haya puesto en contacto con él para aprovechar su experiencia y conocimientos y ponerlos a disposición del fútbol base, por ejemplo. Para entrenar y preparar a las categorías de base. Y tampoco entiende muy bien que, con motivo de los actos del 75 aniversario del club (él, que ha jugado en dos centenarios, como el Dépor o el Murcia) tampoco le hayan invitado ni hayan contado con él. Lo cuenta sin rencor, pero con total sinceridad.

Queda aún su faceta de restaurador, que no es pequeña, habiendo nacido donde nació. Y eso que la que mejor se maneja en la cocina es su mujer, Amparo Velo. Su restaurante Chochi fue una revolución en su momento. Otra vez, un adelanto a su tiempo. Guarda un buen recuerdo de él, entre otras cosas, porque tampoco hace tanto que cerró (por motivos familiares).

Ahora dedica su tiempo a disfrutar de la jubilación. A ver Carballo con ojos pausados, lamentando a veces que quienes tuvieron la oportunidad, hace ya muchos años, no hicieran más por el desarrollo de Carballo, sobre todo en diseño urbanístico. Cree que, al menos, con los gobernantes actuales, especialmente el alcalde, las cosas van algo mejor.

Comentario (0) - Categoría: 06 Reseñas de Prensa - Publicado o 23-02-2014 12:01
© by Abertal