A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Sobre WALDO FRANK

Ao escritor norteamericano Waldo Frank (1889-1967) adicaoulle RSP no ano 1942 varios artigos;xa publicamos un escrito o 4 de agosto de ese ano e que se pode ler ao pé.
Neste breve texto de hoxe, fai referencia a unha conferencia pronunciada por Waldo en Santiago de Chile onde explica a causa do mal que está suceder no mundo da època e na que se fala tamén de España...

21 de agosto de 1942

LA GUERRA POR DEBAJO


Por Ramón Suárez Picallo



Waldo Frank, pese a su edad y a los últimos incidentes que pudieran afectarle, conserva intacta aquella facultad más admirada de su personalidad intelectual, que consiste en sugerir mucho más de lo que habla y escribe. Su primera conferencia, en esta su tercera estada en Chile. “La guerra por debajo de la guerra”, es, en ese sentido, uno de los más ricos frutos de su ingenio.
Sus consideraciones sobre la tragedia, como fuerza impulsora de las grandes creaciones humanas, junto con la significación social, civil y revolucionaria, que atribuye a la lucha actual, constituyen la más justa explicación del porque esta en llamas el mundo: “El alba, la luz del conocimiento y de la Libertad, sólo llega para el hombre a través de la tragedia” –vino a decir- “Lo esencial –agregó- es que los pueblos sepan levantarse, como entidades orgánicas, hasta la luz consciente de la tragedia. Sólo lo lograron en la antigüedad los griegos y los hebreos. Y en la actualidad, el pueblo español”. Y aquí en esta última afirmación del gran escritor norteamericano, Unamuno, el espíritu de Unamuno, volvió a iluminar el espíritu del autor de “España Virgen”.
Por el hombre, por amor al hombre, por la libertad del hombre, para que el hombre pueda trocar el acero de su espada en fecunda reja de arado las fuerzas de la tragedia están operando sobre la carne viva de la humanidad.
Los pueblos que lo entienden así, son los que nacen, viven y renacen en el decurso del tiempo y de la historia.
Artigo sobre Waldo Frank
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 21-08-2014 00:39
# Ligazón permanente a este artigo
ACTUACIÓN DO CORO DE CASA GALICIA DE NEW YORK

Onte, na Casa da Cultura "Pintor Lloréns" de Sada, puidemos disfrutar da actuación do Coro de Casa Galicia de New York, que nos achegou un repertorio de música galega.
Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 20-08-2014 08:21
# Ligazón permanente a este artigo
FELICES FESTAS DE SADA!
Por necesidades técnicas, o concerto do CORO DA CASA GALICIA de NEW YORK,se traslada ao AUDITORIO da Casa da Cultura "Pintor Lloréns".
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 15-08-2014 11:46
# Ligazón permanente a este artigo
Jerónimo Méndez Arancibia
Don Jerónimo Méndez Arancibia (1887 - 1959) foi un médico e político chileno, membro do Partido Radical. Desempeñou o cargo de Ministro do Interior durante o goberno de Pedro Aguirre Cerda, asumindo a vicepresidencia do país tras o seu falecemento en 1941, ata abril de 1942.

14 de agosto de 1942

DON JERÓNIMO


Por Ramón Suárez Picallo

Ayer, por motivos que al lector no importan, fuimos a la Dirección General de Beneficencia. La Beneficencia es el paño de lágrimas de los adolecidos, de los maltratados por la fortuna de los que nacieron, viven y mueren sin deberle nada a la diosa tornadiza. Del niño que no escuchó de los labios la dulce canción de cuna. Del viejo que no tiene niños a quienes contó las aventuras de su mocedad. De la madre que tiene desde hace mucho sus brazos vacíos. Del enfermo que no tiene a quien decir lo que le duele. Del razonador, sin la razón, que nadie entiende. La Beneficencia, que tiene nombre femenino, los acoge a todos. Cumple el viejo deber señalado por el Evangelio, y sirve al nuevo derecho que se llama solidaridad social. Sirve con igual ternura al niño y al viejo, es decir, a los que son base y cumbre de la vida.
Allí nos hemos tropezado ayer con un nombre. Las gentes desde el más modesto empleado, hasta el jefe más distinguido, lo pronuncian con respeto, casi con devoción. Y para darle sentido más familiar, lo dicen sin apellidos: como el del hermano, como el del amigo: Don Jerónimo. De primera intención no caíamos. “Eso lo resuelve enseguida Don Jerónimo”. “No se preocupe, Don Jerónimo hace bien las cosas”. Esto dicen los funcionarios que sirven a las ordenes de Don Jerónimo y agregan: “Hace justicia a todos. Empezó haciéndonosla a nosotros. Reconociendo derechos, deshaciendo arbitrariedades”. ”Con él no hay más remedio que trabajar bien y hacer las cosas como deben hacerse. Porque él da ese ejemplo”.
Después caímos, Don Jerónimo es aquel ciudadano chileno –Don Jerónimo Méndez Arancibia- que cubrió con austeridad ejemplar, con prudencia exquisita, el más difícil interregno presidencial en la historia política de Chile: que presidió bajo la égida de la ley, igual para todos, la más dura y apasionada contienda electoral de los últimos cincuenta años: que sintió gravitar sobre su conciencia la tremenda responsabilidad de ser Presidente de Chile, Sin que la majestad de la Ley fuere ultrajada, en momentos de pasiones desatadas, levantando, muchas veces el corazón para que no lo tocase la pasión partidista ni la ponzoña del atrás que inmediato del adversario. Ese es Don Jerónimo. Aquel que un día entregó, con un abrazo, el símbolo del más Alto Poder de la República a su legítimo sucesor, para volver a lo que fuera de apostolado de su vida demócrata: Mitigar el dolor de los demás. El dolor de los más pobres y de los más tristes: el dolor que sana mejor con una frase o con un gesto cordial, que con una fórmula de Farmacopea.
Sintió un día llamarse Excelencia, por virtud de su alta jerarquía de Primer Mandatario de su Patria.
Se siente hoy llamar por su nombre de pila como se llamaba a los patriarcas y como se llama a los amigos más queridos y dilectos: Don Jerónimo.
Los dos tratamientos fueron y son llevados por él con idéntica, sencilla y prócer dignidad. Pero quizá, si le diesen a elegir eligiese este último, rodeado como está, de respetos íntimos, de sentidos devociones. Como el de un patriarca o el de un amigo dilecto: ¡Don Jerónimo!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 14-08-2014 01:13
# Ligazón permanente a este artigo
LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS
ROBIN WILLIAMS Y LOS POETAS MUERTOS

Muchos viven en una muda desesperación.
R.Williams


A comienzos de los 90’ se estrenó en Chile el film “La Sociedad de los Poetas Muertos”, cuyo protagonista era el entonces joven actor, Robin Williams, en el papel de un profesor de literatura que enseña en la prestigiosa y tradicionalista Academia Welton, a un curso de alumnos adolescentes, siguiendo más su propia intuición libertaria que ciñéndose a normas pedagógicas estrictas. El propósito, de quien llega a ser un auténtico maestro para los discípulos, es conducirles al encantamiento de la palabra poética, no como simple ejercicio didáctico, sino como llave maestra para mirar el mundo y verse a sí mismo, a partir de esa frase latina de exhortación, Carpe Diem, “aprovecha el día”, porque la única eternidad que se nos ha dado es este tiempo, paradójicamente efímero, que pugnamos por hacer trascendente, sobre todo a través de las manifestaciones artísticas, cuyo meollo estético, en todas las disciplinas, es el élan poético, esa condición inefable y necesaria para que la creatividad humana adquiera el fulgor perdurable. Así, hablará a estos jóvenes -ávidos de conocer algunos, escépticos o indiferentes otros-:

Carpe Diem: Vivid el momento. Coged las rosas mientras aún tengan color, pues pronto se marchitarán. La medicina, la ingeniería, la arquitectura son trabajos que sirven para dignificar la vida, pero es la poesía, los sentimientos, lo que nos mantiene vivos.

Sus clases se inician con el poema que Walt Whitman dedicara a Abraham Lincoln:
¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Levántate y escucha las campanas;/ Levántate —por ti se ha arriado la bandera— por ti trinan los clarines;/ Por ti ramos y coronas con cintas— por ti una multitud en las riberas;/ Por ti ellos claman, el oscilante gentío, sus ansiosos rostros a ti se vuelven…
Elegía y réquiem, a la vez, estas palabras resonarán en el oído de algunos de los discípulos, y luego miembros de esta secreta sociedad que va a reunirse, por las noches, en un refugio cercano al colegio, donde leerán a los grandes poetas, muertos sólo para la vida civil, vivos en su voz imperecedera… Y las seguimos escuchando, al concluir la película, en la emotiva escena de la defenestración del maestro, cuando los muchachos trepan a sus pupitres y entonan los versos de Whitman, como simbólica protesta en contra del poder que coarta la libertad esencial y peligrosa de vivir poéticamente. Peligrosa, porque uno de los alumnos se ha suicidado, ante la rotunda negativa de su padre para que continúe participando como actor estudiantil en la representación de Sueño de una Noche de Verano, de Shakespeare, a instancias del maestro. Ambos desenlaces eran previsibles: el del profesor expulsado y el del joven muerto por una ilusión tronchada, que su padre, pragmático calvinista, no pudo aceptar, según los cánones sociales que marginan al arte y a sus cultores, si no acatan las rígidas normas de una convivencia que privilegia lo utilitario por sobre la imaginación y los sueños.

Aquel film tuvo positivas repercusiones en Chile, al punto de organizarse discusiones públicas en torno a su problemática, y aun foros académicos. Vieja disyuntiva, presente desde los remotos inicios de la expresión artística, que reflota cuando se producen hechos de conmoción mediática, y que vuelven a sepultarse en la amnesia pública. Dicotomía y pugna constante entre el poder, representado por el pragmatismo en sus variadas formas, y el arte como camino de insubordinación. Porque la poesía, como toda manifestación estética, nace del desasosiego frente a la existencia, desde la inconformidad esencial que constituye la búsqueda de la belleza y de la verdad. Por eso el arte no es oficio para satisfechos ni detentadores a todo trance del reino de este mundo.

Tuve la peregrina idea, amigo lector, de fundar en nuestro país la “Sociedad Chilena de los Poetas Muertos”. Envié una nota a los periódicos de mayor tiraje en Chile. Para mi sorpresa, en la Revista de Libros del diario El Mercurio, de manera gratuita, apareció un sábado la convocatoria a esta peculiar entidad, con mi nombre y mis señas… Quince días más tarde, comenzamos a funcionar, los jueves, a la hora vespertina, en el Instituto Cultural de Las Condes, donde se nos facilitó una sala apropiada. La idea era reunirnos en torno a un autor o a un tema específico, dentro del ámbito de la literatura, con prevalencia de la poesía. La primera cita contó con una veintena de entusiastas, en su mayoría jóvenes. Hice de moderador, procurando no asumir excesivo protagonismo, y estableciendo un diálogo entre los participantes, lo más libre y distendido que fuese posible.

Nuestro grupo duró seis meses. Muchos de los concurrentes comenzaron a llevar textos de su autoría, para leerlos y comentarlos, asunto positivo en sus inicios, pero que luego se fue complicando, al punto que no dedicábamos tiempo a los “poetas muertos”, sino a estos escribas vivos, ninguno de los cuales alcanzaba el rango de auténtico poeta. Me vi forzado a hacerles entender que la escritura versificada no constituye, per se, poesía; que ésta es una condición difícil de alcanzar, máxime si no se cuenta con su don específico, o “duende”, como dijera Federico; o “ángel”, como dicen los poetas populares del flamenco… Nada, ellos pugnaban por ser vates de oficio y querían que nuestra incipiente sociedad patrocinase una suerte de antología, con las mejores producciones leídas en sesiones y un prólogo del cronista.

La cofradía fue deshaciéndose, hasta que fuimos tres escritores supervivientes. Optamos por recogernos en la tertulia íntima del bar, donde las pretensiones de figuración pública y el prurito del éxito se han ido diluyendo, sana y filosóficamente, en el escanciar del vino y la cerveza. No fui defenestrado y nadie me llamó “mi capitán”, lo que resulta un alivio para mí, por cualquier analogía con lo castrense, aunque el capitán de Whitman es un guía espiritual y civil, como lo fuera el incomparable Lincoln, en cuya memoria escribiera Neruda ese hermoso poema titulado “Que despierte el leñador”, versos que cerrarán esta crónica en homenaje al actor y a su personaje más querido, el maestro de literatura, que finalizó sus días en esta tierra al igual que su discípulo, y aunque no lo sabemos con certeza, intuimos que fue por haber extraviado la rosa de la esperanza.




Que nadie piense en mí.
Pensemos en toda la tierra,
golpeando con amor en la mesa.
No quiero que vuelva la sangre
a empapar el pan, los frijoles,
la música: quiero que venga
conmigo el minero,
el abogado, el marinero,
el fabricante de muñecas,
que entremos al cine y salgamos
a beber el vino más rojo.



¡Salud por la poesía, Robin Williams!


Edmundo Moure
12 de agosto 2014
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 12-08-2014 23:01
# Ligazón permanente a este artigo
Carl Albrecht Oberg, xefe das SS en Francia
O xeral Carl Albrecht Oberg, desempeña en 1942 o cargo de Xefe Supremo da SS e da Policía (HSSPF) para toda Francia.
RSP comenta algunha das disposicións que emite o citado xeral nazi así como as simpatias que manifestan os alemáns hacia os hindúes na súa loita contra os ingleses...



12 de agosto de 1942

“TODO ES SEGÚN EL COLOR…”

Por Ramón Suárez Picallo

Oberg, general de las tropas alemanas de asalto que ocupan transitoriamente la ciudad de París, anuncia que mandó fusilar, de un solo golpe, a 93 franceses, acusándolos de cometer actos de sabotaje y terrorismo contra los ocupantes. En el mismo comunicado pide a los franceses que le ayuden a descubrir a quienes cometen tales actos, delantandoles a la Gestapo, pues “de lo contrario” –dice textualmente- “me veré obligado a tomar medidas por las cuales sufrirá toda la población de París. Recordando el arrasamiento total de Lidice, en Checoslovaquia, con la muerte de todos sus habitantes, y de igual suerte corrida por otras poblaciones polacas y noruegas cualquiera se echa a temblar pensando en el medio de que se valdría el general Oberg para perjudicar a los cinco millones de habitantes de París y sus barrio suburbanos. ¿Gases?, ¿Bacterias?, ¿Incendio por los cuatro costados de la gran urbe? ¡Quién sabe! Todo es posible, sabiendo, como sabemos, en qué consiste, para los alemanes de asalto eso de “perjudicar” a las poblaciones ocupadas por ellos transitoriamente.
Pero como reverso de este territorio medallón que ofrece al mundo el general Oberg, sus jefes superiores, desde Berlín, expresan sus conmovedoras simpatías por los hindúes y por su lucha que ellos llaman liberadora en contra del “desalmado opresor británico”, porque el pobre en su residencia, con guardia de vista.
En efecto, el “Voelkisher Beobachter” –órgano oficial y personal de Goebbels-, dedica un artículo editorial a elogiar a los sublevados hindúes, reprochando a los ingleses por no aplicarles la “Carta de Atlántico”, que establece que cada pueblo puede elegir la forma de gobierno que más le plazca. Califica a los líderes hindúes de libertadores, sembradores de generosos ideales que “alientan a un pueblo en marcha, hacia su libertad”. A juzgar por sus términos, uno se convence que si, en vez de ser ingleses los “opresores” de la India, lo que fueran los alemanes los patriotas de allí, sublevados y en huelga, estarían a esta hora bañándose en agua de rosas, comiendo dulces en un palacio de ensueño: hasta es posible que le ordeñaran la cabrita al Mahatma, para que él no tuviera más trabajo que el de beberse la leche. ¡Así son ellos de generosos con los pueblos que luchan por su libertad! ¿Qué no? Ahí están los precedentes de Checoslovaquia, Noruega, Bélgica, Polonia y demás. Y ahí está ese “bondadoso” bando del general Oberg dedicado a los franceses, para demostrarlo sin lugar a dudas. Y dejamos al lector que recuerde los tan conocidos versos: “En este mundo traidor... etc... etc.” Y le permitimos que substituya los “etcéteras” como le venga en gana.

(Artigo publicado no xornal chileno La Hora, tal día como hoxe pero de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 12-08-2014 01:33
# Ligazón permanente a este artigo
Un cadro de Zuloaga no Palacio da Moeda de Chile

Pedro de Valdivia por Zuloaga (Palacio de la Moneda)

Unha das salas do Palacio da Moeda en Santiago de Chile é a de Pedro Valdivia. Nela, o elemento máis destacado é o gran óleo sobre tela de 3 metros de alto por 2'17 metros de ancho que representa ao conquistador de Chile, capitán Pedro de Valdivia, encargado ao pintor español Ignacio Zuloaga (1870-1945) pola colectividade española residente en Chile ao cumplirse o cuarto centenario da fundación de Santiago.
Cóntase que cando Zuloaga iniciou a obra, comprobou que no existían datos gráficos que indicaran a fisonomía real de Pedro de Valdivia, polo que se basou en suposicións e ideas personais para retratarlo. Por eso no lado esquerdo do lienzo pódese ler unha nota que di: "Creo que así foi Pedro de Valdivia."
RSP opina sobre os feitos...


11 de agosto de 1942

ZULOAGA, O UN BUEN PROPÓSITO DE ENMIENDA

Por Ramón Suárez Picallo

Los españoles de la colonia rica obsequian a la ciudad de Santiago con ocasión de sus efemérides cuatricentenaria, un cuadro de Zuloaga representando a su fundador; don Pedro de Valdivia. Es un magnifico regalo porque Zuloaga es un pintor de primer orden. Y, también, porque significa de parte de los españoles de la colonia rica un raro gesto de desprendimiento monetario tratándose de una obra de arte.
Pero como estos bajos mundos de murmuración donde se prejuzgan torcidamente las mejores intenciones no faltan criticones de lo humano y lo divino, hay quien dice que quienes dieron el dinero para el cuadro son los mismos que dieran una suma mayor para cierta campaña electoral sin éxito, la enmienda, o como dice el refrán españolisimo: “si Dios es bueno, el Diablo no es tan malo como dicen”.
Nosotros –¡líbrenos Dios!- no compartimos la opinión de los maldicientes, pero recordamos que de los arrepentidos es el reino de los cielos, siempre que el pecador cumpla los cuatro requisitos: Contrición de corazón, propósito de enmienda, confesión de boca y manifestación de obra. Aquí solo confesión de boca.
Y volvamos a Zuloaga y a su cuadro: Desde “El Imparcial”, donde siempre se delatan los sucesos de toda índole –se nos adelanta una nota crítica de don Juan Espátula. Está hecha dice el autor- “por una ilustración de diario un tanto borrosa” con el cual “pudo formarse juicio”. De ello resulta que el juicio es también un tanto borroso. Como que declara a Zuloaga “poderosamente influido por El Greco”. Por lo visto el pastor vasco de mar y tierra brumosos, sufre la influencia del pintor de los morados y anaranjados colores de las puestas de sol en las riberas claras y ardidas del Tajo. ¡No lo sabíamos! Es bien cierto que todos los días se aprende algo, incluso de los adelantados críticos y “un tanto borrosos” del colega vespertino.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 11-08-2014 00:09
# Ligazón permanente a este artigo
Hacia la independencia de la India
Cúmplense 72 anos do movemento Bharat Chhodo Andolan é dicir "Abandonen India" foi a acción máis organizada e definitiva para lograr a independencia a través da desobediencia civil.
O 8 de agosto de 1942 en Bombay, Ghandí animou e invitou aos indios a seguir co movemento de desobediencia civil, de actuar como unha nación independiente e de non obedecer as ordes dos británicos.

RSP escribiu sobre o asunto nesas datas...

10 de agosto de 1942

HACIENDO EL INDIO


Por Ramón Suárez Picallo

"Hacer el Indio” es un modo de explicar cómo se hace el ridículo. Hacer el ridículo –o algo peor- es un modo de no hacerlo que se debe. Y si esto ocurre en la India, la acepción es perfecta. Y en la India es precisamente, donde esta ocurriendo esto. Y conste que no vemos con malos ojos el esfuerzo de todos y cada uno de los pueblos del Mundo, por lograr su independencia política y espiritual. Verticalmente demócratas, creemos que cada pueblo debe gobernarse a sí mismo, de acuerdo con su ley consuetudinaria, con su tradición y con su espíritu. Es un derecho sagrado en toda Democracia. No hay hombres libres ni pueblos esclavizados. Ni puede haber pueblos libres allí, donde el hombre viva en régimen de esclavitud.

La India tiene pues, derecho a su independencia. Lo que no puede ni debe hacer es “salir de un soto para meterse en otro peor”. Sus hombres representativos saben esto. Saben que entre la lucha franca abierta y valerosa, y el “chantaje”, media un abismo. El viejo país de los Vedas está ante un dilema gravisimo, Inglaterra o el Japón. Inglaterra que cambio con ellos Biblias por colmillos de elefante, o el otro que no trueca nada. Que se lleven lo que hay sin dejar nada. Ni siquiera ejemplares de la Biblia, que no conocen ni estiman. Ghandi, Azard y Nehrú lo saben. Saben que cambiar de amo, puede tener sus ventajas y también inconvenientes. Sobre todo esto meditarán seriamente en las cárceles donde están recluidos rodeados de todos los honores. Y es formularán esta pregunta: ¿Cuáles son mejores?



(Artigo publicado no xornal chileno La Hora, tal día como hoxe pero de ...1942)
O movemento Bharat Chhodo Andolan
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 10-08-2014 19:18
# Ligazón permanente a este artigo
EL ZOO ILÓGICO
EL ZOO ILÓGICO Y OTRAS ABERRACIONES

¿Existe algún recinto de exhibición más aberrante que un zoológico?, ¿más inhumano, aunque de animales se trate?

Es probable que no… Cuando muy niños nos llevaron al zoo del cerro San Cristóbal, a donde se llegaba en funicular. La primera impresión era olfativa. Nos golpeaba una mezcla espesa de diversos hedores excrementicios y de efluvios pestilentes que provenían –mucho más tarde íbamos a saberlo- del encierro de fieras y animales diversos en reducidos cubículos, donde la falta de espacio y movimiento provocan la concentración mefítica de los humores que secreta cualquier organismo vivo… Andrés Walker, hace medio siglo, me llevó hasta el fondo de una bodega portuaria, donde dormía el cuidador de la misma, sobre jergones harapientos en los cuales solía recibir esporádicas visitas femeninas -hembras de seguro inmunes a toda fetidez-; asimismo, amigos varones con quienes bebía o se drogaba. Allí pude apreciar que el simio de pie logra superar, en su nauseabundo clímax, incluso al chingue y al zorrillo...

La segunda impresión, en ese parque de creaturas desoladas, fue percatarme de la tristeza irremediable de aquellos seres encerrados en contra de su voluntad, evidenciada a través de actitudes pasivas y casi sonámbulas, como era el caso de los grandes felinos, leones, tigres, leopardos, panteras, y hasta un gato montés, cuyos ojos habían perdido toda vivacidad… El oso polar, náufrago del Ártico, de color amarillento sucio, como los dedos alquitranados de un empedernido fumador, parecía gigantesco perro doliente, bajo la canícula de 35º, mientras alguien le lanzaba, en atroz paliativo, barras de hielo sucio al interior de su inmunda charca.

Las diversas especies de monos, con su ominoso parecido a los seres humanos, de anchos culos lacerados, mostraban también las flagrantes contradicciones de su cautiverio, limitados a breves evoluciones entre arbustos cubiertos de mallas de alambre, recibiendo de los visitantes el maní y otros productos sucedáneos, acechando cualquier descuido para morder la mano del incauto que confiara en su equívoca simpatía, quizá suponiendo amabilidades propias de la mona Chita, tierna amiga del rubio Tarzán…

Pero quizá lo más penoso resultara una pareja de cóndores recluidos en estrecho gallinero… Después de haberlos visto volar, majestuosos, sobre las azules cumbres de Los Andes, y apreciar el contraste grotesco de aquellos dos pajarracos con aspecto de buitres en completo desaliño, condenados a yacer prisioneros, como en aquellos campos donde los humanos suelen confinar, época tras época, a sus ocasionales enemigos, yo no podía entender que su airosa figura, recogida en el emblema patrio, se asociara a proezas imperecederas de la nación… Mi padre nos recordaba, a propósito de la heroicidad emplumada, que el mejor cuerpo aéreo de los alemanes, el que bombardeó con ferocidad genocida a los civiles de Madrid y Guernica, fue la División Cóndor.
Son de antigua data estos campos de concentración de animales, concebidos para exhibir, ante niños, jóvenes, adultos y viejos, las diversas especies animales, sobre todo las exóticas, las provenientes de África, por ejemplo, comarcas en las cuales habitaban las fieras más temibles; también de la India, desde donde procede el incomparable tigre de Bengala, que en cautiverio empieza a semejarse a una ridícula alfombra de nuevo rico… Quizá el propósito de estos recintos fuese también alentar las cacerías en el África remota, y el emprendimiento de safaris para turistas con dólares y espíritu de aventura… Es probable que el infante Juan Carlos de España hubiese visto elefantes en el zoo de Madrid, y haya creído que eran fáciles de ultimar.
Abriendo el gigantesco zoológico virtual de Internet, leemos:
Desde la antigüedad, gobernantes de países tan diversos como Egipto y China han tenido colecciones de animales cautivos, pero el concepto de parque o jardín zoológico, en el que los animales cuentan con una cierta libertad de movimientos, es más reciente. (Nótese la falacia del concepto de “libertad reducida”)
En el siglo XVI, el conquistador español, Hernán Cortés, a su llegada a Tenochtitlán, se quedó maravillado ante el gran jardín que el emperador azteca, Moctezuma, había creado con animales traídos de todos los rincones de su imperio. (También arrasó estos recintos el civilizado conquistador, y debe haber devorado, en monumentales cazuelas, sus aves multicolores). Los primeros parques zoológicos modernos fueron la Casa Imperial de Fieras, establecida en Viena en 1752 e inaugurada al público en 1765, y el zoo creado en 1793 en conexión con el Jardín Botánico de París. El parque zoológico de Regent's Park, en Londres, fue creado en 1828 por la Sociedad Zoológica de Londres. En 1931 la sociedad inauguró Whipsnade Park (condado de Bedfordshire), con un área aproximada de 230 hectáreas, que se ha convertido en uno de los zoos más famosos del mundo. El zoo más antiguo de los Estados Unidos fue inaugurado en el Central Park de Nueva York, en 1864. (Coincide con el término de la esclavitud para los que luego iban a ser “afroamericanos”, venidos también en jaulas de hierro, desde las “tierras salvajes” del otro lado del mar).
El Parque para la Conservación de la Vida Salvaje Internacional, situado en el Bronx Park de Nueva York y más conocido como zoo del Bronx, abrió sus puertas en 1899. Fundado por la Sociedad Zoológica de Nueva York (hoy Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje), el zoo cuenta con una de las mayores colecciones de animales del mundo. En Estados Unidos está también el zoo de San Diego, que cuenta con la colección de animales más completa de las dos Américas. Lugares como Missouri, Bombay, Calcuta, El Cairo, Tokio, Berlín, Munich, Madrid, Barcelona y Roma albergan grandes colecciones de especial importancia. En Latinoamérica se multiplicaron estos recintos, entre los que destacan los de Buenos Aires y Mendoza en Argentina, el de Pará en Brasil. (Mientras muchas especies se extinguen en su otrora “hábitat natural”, otras agonizan en los parques zoológicos de las grandes urbes).
El capo universal de la coca, Pablo Escobar, también “benefactor de la vida salvaje”, articuló un gigantesco parque zoológico en sus dominios de la selva colombiana, en una extensión de tres mil hectáreas, incorporando especies de África, tales como hipopótamos y cocodrilos... Sin el debido control, estas bestias colosales franquearon los límites del recinto e infestan hoy ríos y lagunas, acabando con especies autóctonas que carecen de medios defensivos para enfrentarlos.
Yo reemplazaría los zoológicos por recintos acotados, con sus correspondientes jaulas, para exhibir a los distintos tipos humanos… Pues si se trata de un fin didáctico, nada mejor que enseñar las miserias y grandezas de nuestra propia especie, la más autodestructiva que se haya creado -quizá la única que se aniquila a sí misma de manera consciente y pertinaz, y de paso, arrastra a las otras en el despeñadero de la muerte-, para alertar a los más jóvenes de los riesgos que les aguardan, aun cuando entre los homo sapiens sea inevitable experimentarlos en carne propia, una y otra vez.

-Pero si eso ya existe. Veo que usted está atrasado de noticias… ¿Acaso no vio al poeta Hernán Miranda, hace diez años, encerrado en una jaula del Zoológico de Santiago? Los niños preguntaban a sus padres: -¿Cómo se llama ese mono que lee? (Hernán recitaba tras la reja, imperturbable, su bello poemario “Arte de Vaticinar”).

-No se confíe… En este mismo momento hay millones de ojos escrutándole. Haga lo suyo, lo que le corresponde, muévase en su ámbito, sin aspavientos de animal enjaulado. Y recibirá el justo premio de su diaria comida… Es posible también que alguien le lance un cacahuete o alguna golosina menor; considérelo el postre, es decir, lo postrero.


Edmundo Moure
Agosto 2014
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 08-08-2014 03:01
# Ligazón permanente a este artigo
O CONFLICTO EN TERRA SANTA EN 1947

A triste realidade que estamos a vivir, coa escalada de violencia e morte nestas datas en Gaza, no conflico xudeo-palestino é un problema de vello. Curiosamente en agosto de 1947 RSP adicoulle este artigo que reproducimos a continuación...


7 de agosto de 1947

NO NOS LLEVES, SEÑOR, A JERUSALÉN


Por Ramón Suárez Picallo

Los viejos salmos que hablan de Jerusalén como remanso final de la vida eterna, están de capa caída. La vieja ciudad–símbolo, de que hablan los textos sagrados, ha dejado de ser la deseada gloria para trocarse en un pavoroso infierno de crímenes y de violencias. Judíos contra árabes. Árabes contra judíos e ingleses contra todos, los otros, convirtieron a la urbe santa, en un tremendo campo de Agramante, que se parece a todo, menos a la paz que ella simboliza dentro de la civilización cristiana.

Lugar sagrado donde discurrió el más estupendo drama de todos los siglos, del que fuera protagonista el Hombre que proclama la paz en la tierra para todos los seres de buena voluntad, está ahora hirviendo por los cuatro costados, envuelta en las llamas vivas del rencor y de la represalia, como rotunda negación de su carácter milenario.

En efecto, organizaciones judías, inusitadas por su violencia en la trayectoria espiritual e histórica del pueblo hebreo, proverbialmente pacíficas, han proclamado como doctrina y como norma la Ley del Talión: “ojo por ojo y diente por diente”. Y matan y ahorcan en forma inmisericordiosa a los que consideran sus adversarios y enemigos de la Independencia de su Patria.

Por su parte, los así combatidos, alzan también la horca vil como respuesta, ratificando el mismo brutal procedimiento; y últimamente, han iniciado otra manera de responder: se ha dado comienzo a la voladura de edificios de propiedad y significación judía, y se asegura que están dispuestos a arrasar Jerusalén, sin dejar en ella piedra sobre piedra.

El tremendo drama social y político, que tiene por escenario a la Tierra Santa de Palestina, es de tal profundidad, anchura y largura, que nos veda entrar en él a quienes no somos sus directos protagonistas; pero como hombres civilizados, que estimamos en mucho a nuestra cultura cristiana y a los lugares que fueron su cuna, podemos y debemos gritar nuestra angustia, pidiendo consideración y respeto, por lo menos, para las piedras venerables de Jerusalén, ya que es muy difícil pedir igual cosa para las vidas humanas que discurren por sobre ella. No podemos recordar sin emoción el entierro de algún ser querido, en el que clamaba la voz suplicante del sacerdote: “Condúcele, Señor, a Jerusalén, a tu santa Jerusalén”. Pero si las cosas siguen así tendremos que volver al revés la vieja oración y gritar: “No nos conduzcas, Señor, a Jerusalén, porque allí no existe tu paz”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 07-08-2014 01:56
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3]
© by Abertal