A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

PRESENTACIÓN ESTE VENRES DUN LIBRO EN SADA

Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 12-06-2014 11:00
# Ligazón permanente a este artigo
LA CULTURA CON ALLENDE
MIL DÍAS DE CULTURA POPULAR


TOMO I
Eduardo Vasallo – Gonzalo Contreras

TOMO II
Gonzalo Contreras – Eduardo Vasallo

“Si algún parecido existe en las horas que vive hoy Chile con las que vivió España antes del levantamiento fascista contra el Gobierno de la República, es que entonces como ahora, los políticos que defienden los privilegios de una minoría son, en el fondo de su espíritu, antidemocráticos, dispuestos a crear una atmósfera de terror en su beneficio, so pretexto de que el comunismo destruirá las instituciones y sembrará el caos”
(Publicación de prensa, del 17 de septiembre de 1970, sin referencia de autor)


Gonzalo Contreras y Eduardo Vassallo, escritores chilenos y gestores editoriales y culturales de conocida trayectoria, tanto en nuestro medio como en otros países de habla hispana, lograron articular esta notable obra testimonial, “La Cultura con Allende”, que recoge los aportes y experiencias que en el ámbito de la creación artística, concebida y enfocada como pulso popular de un país y rostro dinámico de su cultura, se desarrollaron durante los mil días del Gobierno de la Unidad Popular, encabezado por el compañero Presidente, Salvador Allende.

Dos tomos que superan el millar de páginas y centenares de imágenes gráficas, constituyen esta obra monumental que recibió el apoyo y el beneplácito del Consejo Nacional del Libro y la Cultura del Gobierno de Chile, en el año 2012.

En el prólogo, Eduardo Vassallo advierte al lector de los contenidos y alcances de la obra:

“Dar cuenta del conjunto de esta tarea (cultural) es el sentido más protagónico, aún cuando este trabajo ensayístico-recopilatorio no tiene la calidad restrictiva de la cultura de la Unidad Popular, sino la abierta de la cultura en la Unidad Popular, lo que articula un panorama más vasto de obras, artistas y hechos en una trama de época, a disposición de lo que hoy parece algo difuso cuando no controvertido: un pueblo. Por eso, aquí también circulan Melina Mercouri, Orson Welles, Julio Cortázar, Borges, Serrat, Alicia Alonso, Rolf Scharre, Yoko Ono, el Ballet de Guinea, Rufino Tamayo, como referencias de contacto no necesariamente ligadas de manera ideológica, pero que refieren el tono del período; o reposiciones de interés para una relectura vinculada…”

El libro se abre con un reportaje (02.11.1970) al novelista Carlos Droguett, Premio Nacional de Literatura 1970, un auténtico innovador respecto del criollismo aún imperante en la creación literaria chilena de entonces, que entrega una escritura más realista y renovada en el quehacer narrativo, con audacia y visión cosmopolita de la problemática sociopolítica de Chile, fruto de un prisma original e independiente de cenáculos y tendencias gregarias. No fue casualidad que se le apreciara en Francia antes que en los estrechos ámbitos creativos de su patria.

Uno de los hitos fundamentales de la nueva visión de la cultura, que el gobierno de la Unidad Popular puso en práctica en el breve lapso de su mandato, fue la Editorial Quimantú, nacida el 12 de febrero de 1971, cuando la Editorial Zig-Zag, la más importante empresa del rubro en ese momento, enfrentó un conflicto con sus trabajadores, quienes acordaron una huelga, con el objetivo de que ésta fuera integrada al área social de empresas del Estado. El 12 de febrero de 1971 se firmó el acta de compra de todos sus activos por parte del nuevo grupo responsable. Ese día se funda la Editora Nacional Quimantú, bajo la dirección editorial del escritor costarricense, Joaquín Gutiérrez.
La naciente empresa se propuso dos objetivos primordiales. Primero, poner el libro al alcance de todo el pueblo chileno, mediante una política de producción, distribución y tiraje que abaratara costos de edición y venta. Segundo, concebir el libro como un elemento emancipador de conciencias para el "nuevo Chile". Así, Quimantú jugó un papel esencial en la amplia difusión de contenidos ideológicos, sociales y culturales, con tirajes de cincuenta mil ejemplares, inéditos en Chile, y precios de venta que permitían su adquisición en kioscos de periódicos, con un costo para el usuario inferior al de una cajetilla de cigarrillos, a través de colecciones que se difundieron a lo largo y ancho de Chile.
Se editaron libros como Diez grandes cuentos chinos; Antología, de Poli Délano; Violeta Parra cuenta su vida, de Enrique Lihn; Festín para inválidos, de Walter Garib, o Leyendas de Chile, de Antonio Acevedo Hernández… Series de vasto alcance: Nosotros los chilenos, Minilibros, Cordillera -Narrativa de bolsillo-, Cuadernos de Educación Popular, Camino Abierto, Clásicos del Pensamiento Social, Cuncuna, entre otros. Asimismo, se editaban revistas como Cabrochico, Onda, Paloma, La Quinta Rueda, La Firme, Mayoría, Estadio, Historietas Q...
En las primeras páginas del Tomo I, nos encontramos con el pintor chileno de proyección internacional, Roberto Matta, quien habla del movimiento social en ciernes con su particular gracejo: “La revolución es más bien una madre que tiene que revolucionar hasta el fin de la vida. Hay que hacer la revolución sin descanso. El descanso es la muerte. Porque la revolución implica toda la vida social… La cultura, como la cultura o cultivo de la tierra es una tarea permanente… En la página siguiente nos hallamos frente a un joven Julio Cortázar, quien participó en Chile, a fines de octubre de 1970, en una mesa redonda de intelectuales latinoamericanos que celebraron y apoyaron el advenimiento del nuevo régimen, junto a escritores de la talla de Ernesto Sábato, Leopoldo Marechal y Francisco Coloane… Y están, por supuesto, otros creadores que no fueron partícipes de este júbilo, sino más bien detractores silenciosos de todo proceso revolucionario, como fuera el caso de Jorge Luis Borges, pero cuya obra resulta imprescindible en el gran patrimonio de la cultura universal.

Para quienes vivimos aquella crucial experiencia histórica, a los treinta años de edad, el recuerdo latente de ese período parece rebrotar de entre las páginas de este libro, con una mezcla de dolor, nostalgia y esperanza frustrada. Hoy pienso que mi padre gallego, de profunda vocación republicana, sentiría parecidas sensaciones al rememorar el auge y la derrota de la II República Española… Para las jóvenes generaciones, para mis hijos menores que hoy conocen los dramas y tragedias en el esfuerzo por construir una patria mejor y más justa, estos folios les narran, con la precisión cronológica de sus testimonios fechados, una historia que han ido conociendo, de modo incipiente, en las conversaciones familiares y que ahora pueden ampliar a través de esta auténtica memoria viva de los mil días del gobierno popular.

No pretendemos escribir un resumen de la obra, sino extraer de su contenido lo que nos parece apropiado, para incentivar a su lectura acabada y reflexiva. Pero es inevitable detenernos y, si al abrir la página 143 del primer tomo, escuchamos el rasgueo de una guitarra y la voz inconfundible de uno de nuestros más grandes cantautores, es porque nos encontramos con la sonrisa de Víctor Jara, bajo el título de “El canto, un arma de lucha”, proclama que se hizo carne en su corta y prolífica vida, al punto de transformarlo en el símbolo trágico de un sueño abortado por la brutalidad militar al servicio de la clase dominante. Víctor Jara murió en el campo de prisioneros del Estadio Chile, a fines de septiembre de 1973, luego que sus manos de artista fuesen mutiladas bajo la tortura.

Otro emblema musical fue, y sigue siendo, el de los Quilapayún, ampliamente conocidos en Europa… Aquí se les ve, en 1971, jóvenes como un día fuimos, en la certera elocuencia de grabados y fotografías en blanco y negro, material que constituye otro gran acierto de este largo y exhaustivo trabajo de investigación para el rescate de la memoria y la derrota del olvido… A propósito de recordar logros irrebatibles, en la página 331 de este primer volumen, nos encontramos con la reproducción de un aviso publicitario que reza: “Quimantú, a la ofensiva cultural: 420 mil ejemplares de libros publicados en el mes de abril”… Y así, mes a mes, cientos de miles de libros llegaban a todos los sectores del país. Cuarenta y tres años después, ¿cuál es nuestra penosa realidad cultural?

Dos páginas más adelante, en el editorial del diario La Nación reproducido, el 9 de junio de 1971, apreciamos la rotunda condena del gobierno por el asesinato aleve del político democratacristiano Edmundo Pérez Zujovic, y un llamado de alerta para evitar todo acto de violencia contra los adversarios ideológicos, para neutralizar así uno de los predicamentos golpistas que ya parecían anunciarse en Chile.

El 31 de octubre de 1971, la prensa rinde tributo a Pablo Neruda, nuestro segundo Premio Nobel de Literatura. En el artículo ¡Viva Chile con su poeta!, aparece una curiosa referencia: “El torrente de su poesía ha sido estudiado por gran cantidad de personas: universitarios, obreros, campesinos… que han bebido en ella y han seguido su ejemplo. Como conductor, su obra gravita de una manera más allá de todo cálculo. Por eso no sorprendió a nadie el anuncio, que en la mochila del Che Guevara, se encontrara el Canto General.

En el segundo tomo de este virtual compendio de nuestra vida republicana, desarrollándose bajo los esfuerzos del gobierno socialista, la primera página de textos nos lleva a enero de 1972, con una feliz noticia en el ámbito de la música: el Premio Nacional de Arte concedido al compositor Gustavo Becerra. Pero luego, en la página 23, nos encontramos con un editorial del diario La Nación que en su título parece contener los malos presagios que comenzaban a cernirse sobre la República: “Un plan delirante” analiza los manejos y componendas surgidos en el seno del Parlamento chileno donde se buscaba, a todo trance, la destitución del Ministro del Interior, José Tohá , y la desestabilización del Gobierno de Salvador Allende, lo que iba a plasmarse el 11 de septiembre del año siguiente, interrumpiendo una tradición democrática de medio siglo.

Se suceden las figuras más destacadas en el ámbito cultural y político, a medida que avanzamos por esta valiosa retrospectiva. Entre muchos otros nombres, resuenan los de Andrés Sabella, María Lefebre, Nissim Sharin, Guillermo Kaempfer, Gonzalo Drago, el Padre Le Paige, Pancho Coloane, Mario Baeza, Charo Cofré, la Brigada Ramona Parra, Alejandro Jodorowsky, Nicanor Parra…

El título de la última crónica de esta obra monumental, parece atronar con sonoridades de sarcasmo: El doctor Allende inaugura exposición Antifacista. Es el 6 de septiembre de 1973. Cinco días más tarde, aviones de la fuerza aérea de Chile bombardearían La Moneda. Era el fin del Gobierno de la Unidad Popular y la trágica muerte de un gran estadista, inmolado en la defensa de sus ideas.

Gonzalo Contreras, incansable peregrino de este libro esencial, viajará, en junio venidero, con un centenar de ejemplares de “La Cultura con Allende”, a varios países de Europa, comenzando su periplo en Londres. También ha sido invitado a España, concretamente a Sada, A Coruña, Galicia, por la Asociación Cultural Irmáns Suárez Picallo, para presentar allí esta obra y ofrecer una serie de conferencias, que esperamos extender, a través de nuestros diligentes contactos en la patria de Rosalía, a Santiago de Compostela, Vigo y Orense.

Cabe recordar que un ilustre republicano gallego, exiliado en Chile, el diputado socialista Ramón Suárez Picallo, ejerció como hábil reportero y cronista durante dieciséis años (1940-1956), a través de sus cotidianos textos en los periódicos La Hora, La Opinión y La Nación. En ellos expresa su admiración por las expresiones culturales chilenas en una democracia de cuño libertario, nacida en el primer gobierno del Frente Popular (1938-1944), liderado por el estadista radical Pedro Aguirre Cerda, uno de los artífices, junto a Pablo Neruda y Delia del Carril, de la acogida en nuestra patria de más de dos millares de españoles venidos en el Winnipeg, donde arribaron preclaros intelectuales que iban a nutrir y potenciar la cultura de la nación.

Así escribía Suárez Picallo, en 1942: “Andan por todo Chile los del Winnipeg. Trabajan, hablan y viven como en la propia casa. Encontraron en Chile, en sus gentes y en la tierra, una continuación espiritual de la Patria que dejaron en una hora de tragedia… Entre los pescadores de Talcahuano y Antofagasta, en el comercio y en la industria, en el periodismo y en la cátedra…”

Porque el mejor cobijo del exilio sigue siendo la hospitalidad sin fronteras de la cultura.


Edmundo Moure

Gonzalo Contreras estárá en Sada para presentar o libro "LA CULTURA CON ALLENDE" o vindeiro día 27 de xuño.

Breve curriculum de Gonzalo Contreras Loyola (Santiago de Chile, 1958):

Poeta, editor e investigador. Premio "Carlos George Nascimento" a la mejor edición del Bicentenario por el libro "Claudio Giaconi un escritor invisible".
En el ámbito editorial ha publicado:
Poesía chilena desclasificada 1970-1973 (2006).
Poéticas de Chile (2007).
Elogio del bar/ Bares & poetas de Chile (2014).
Poetas chilenos contemporáneos/ 20 del XX (2013), entre otros.
La cultura con Allende (2014).

Por años se ha dedicado a la gestión y producción cultural independiente. Actualmente dirije el catálogo y los proyectos audiovisuales de Editorial Etnika.
Comentarios (1) - Categoría: Actualidade - Publicado o 10-06-2014 22:51
# Ligazón permanente a este artigo
REPÚBLICA Y CIUDADANÍA

REPÚBLICA Y CIUDADANÍA

El ideal republicano no se limita a las experiencias de nuestras dos repúblicas, el republicanismo es una afirmación de la ciudadanía como fuente del poder político, por tanto de una soberanía del pueblo que aspira a la implantación de valores universales como la libertad, la igualdad, la justicia, la solidaridad, la democracia en un Estado de derecho, la racionalidad y la autonomía de las personas... entre otros.
La II República aglutinó el entusiasmo popular ante la perspectiva de una nueva vida en todos los aspectos y ante el apoyo de la intelectualidad de su época fue definida como una “república de profesores e intelectuales”…
(Alfredo Navarro)


De las cosas esenciales que recibimos de los griegos, están los conceptos de República y Ciudadanía, herencia preciosa de hace treinta siglos -o tres mil años, según se prefiera-. Los tres pilares fundamentales de la República que señala Aristóteles son:
1.- La división de poderes y su control recíproco.
2.- La participación política activa por parte de los ciudadanos. Esto supone la publicidad de los actos estatales y la necesidad de instrucción en materias de ciencias jurídicas y políticas, tanto teórica como material, según sea la circunstancia histórica en que la vida ciudadana se desenvuelva. (La ciudad o polis es donde se desarrolla la política y el accionar ciudadano).
3.- La representación de todas las clases sociales dentro de las instituciones de gobierno con iguales atribuciones y sin que ninguna de ellas se arrogue la prevalencia. (El acceso a dichas magistraturas, necesariamente colegiadas, en razón de la materia debe ser restringida; el magistrado debe pertenecer a la clase que representa y ser elegido con el voto solo de ésta).
Es necesario considerar que para Aristóteles los fines supremos de las formas de gobierno deben ser:
1.- La libertad-igualdad (“sólo somos libres entre iguales”: consideración griega de la época, entendible en esa realidad remota.
2.- La realización de la justicia y del bien común.
3.- La realización plena del desarrollo de las capacidades cognitivas humanas (para lo cual considera necesaria la realización de los dos puntos anteriores siguiendo el concepto fundamental de Sócrates: el bien equivale a la verdad, y el mal a la ignorancia. (Vaya problema que se nos presentaría hoy si aplicásemos a nuestra sociedad contemporánea la máxima del sabio ateniense…)

Sócrates explica esto de la siguiente manera: -el humano busca la felicidad, llenar su vacío existencial -para esto utiliza medios por los cuales pretende lograr dicho fin -la mayor parte de las veces utiliza medios que consiguen satisfacciones efímeras, etéreas, superficiales, que no van más allá de los “deseos pasionales” , como tener sexo, alimentarse… Bien podríamos agregar hoy la compulsión del consumismo y el prurito de lo superfluo como recompensa de carácter individual.
Concluye Sócrates que el ser humano busca un fin por medios que no pueden procurárselo, ya que sólo es posible alcanzar la felicidad mediante la contemplación de la verdad, entendida como el conocimiento de la realidad a través del “júbilo de comprender”.
Se podrá argüir que los griegos vivían en una sociedad de clases estratificada, e incluso que poseían esclavos provenientes de las continuas guerras. Pero es preciso ubicarse en el contexto histórico, para aquilatar el extraordinario legado que recibimos de ellos, como hijos de Occidente, a través de sus ideas esenciales.
Siglos de oscurantismo debieron transcurrir para que esa herencia pudiera germinar en nuevas formas de convivencia libertaria. A ello se opusieron, tenazmente, las monarquías –y todo lo que ellas suponen, cobijan y representan-, en estrecha sociedad con la Iglesia católica, a través de esa considerable fuerza política, económica y militar que constituyó el Papado. La Ilustración y la Revolución Francesa abrieron caminos liberadores, tanto en el saber como en la política activa.
Uno de los países de Europa donde se hizo más difícil la instauración de regímenes liberales, fue España, junto a su vecino Portugal. Así, la Primera República Española se instauró, luego de su proclamación por las Cortes, el 11 de febrero de 1873, y tuvo corta vida. El primer intento republicano en la historia de España fue una experiencia breve, caracterizada por la inestabilidad política, bajo la constante presión de la jerarquía clerical y de los terratenientes (aún no existía en la Península una clase industrial poderosa, salvo los incipientes empresariados fabriles de Cataluña y el País Vasco). Hay que tener en cuenta que los obispos amenazaban con la excomunión a quienes votasen por la República.
En sus primeros once meses se sucedieron cuatro presidentes del Poder Ejecutivo, todos ellos del mismo Partido Republicano Federal, incluyendo el golpe de Estado del general Pavía del 3 de enero de 1874, que puso fin a la República Federal proclamada en junio de 1873 y dio paso a la instauración de una República Unitaria bajo la dictadura del general Serrano, líder del conservador partido constitucional. Esto duró hasta el 29 de diciembre de 1874, cuando el golpe de estado del general Martínez-Campos dio comienzo a la Restauración borbónica en España (los Borbones, para variar)...

La Segunda República Española fue el régimen político democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931 (fecha de la proclamación de la República, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII) y el 1 de abril de 1939, data final de la Guerra Civil Española, que dio paso a la dictadura del general Francisco Franco Bahamonde, que concluyó con su muerte, en noviembre de 1975. Casi cuarenta años de férrea tiranía, erigida sobre los cadáveres de más de un millón de españoles; cuatro décadas sin república y sin ciudadanos, como se entenderá, bajo un régimen de permanente estado de sitio y ejecuciones sumarias. Al respecto, hubo periódicas solicitudes de clemencia, en casos muy especiales, requeridas por el Vaticano y otras entidades internacionales. Nunca Franco se negó a las peticiones del Papa de turno, sólo que los decretos de indulto firmados por él llegaron, invariablemente, después de aplicada la pena de muerte… Ante las lógicas dudas de los nuncios, el dictador respondió: -“No es mi culpa el atraso de los motoristas en la entrega del perdón… Eso no depende de mí…”-.
De este sátrapa inmisericorde, que gobernó a los españoles con mano de hierro, secundado por la Iglesia, el Ejército, los terratenientes, los grandes empresarios y, finalmente, como regio colofón, la Monarquía resucitada, el joven rey Juan Carlos, discípulo suyo impuesto para una transición interminable, dejó estampadas para la Historia estas palabras:
El general Franco es verdaderamente una figura decisiva históricamente y políticamente para España. Él es uno de los que nos sacó y resolvió nuestra crisis de 1936. Después de esto, él actuó políticamente para sacarnos de la Segunda Guerra Mundial. Y por esto, durante los últimos treinta años, él ha sentado las bases para el desarrollo de hoy en día… Para mí es un ejemplo viviente, día a día, por su desempeño patriótico al servicio de España y, por esto, yo tengo por él un gran afecto y admiración”.
No puedo sentir admiración por un sujeto como éste, aunque exhiba “patente nobiliaria”. Y me vienen a la memoria similares opiniones acerca de otro dictador, reo también de crímenes de lesa humanidad: “nuestro” Augusto Pinochet Ugarte, admirador y discípulo aventajado del pequeño mílite de El Ferrol. Este militarote mestizo, según opiniones de algunos tirios y de muchos troyanos compatriotas, sería nada menos que “el artífice de la modernización de Chile”, además, claro, de “haber salvado a la Patria de caer en las garras marxistas”.
Si otros admiran al rey cazador, y a la vez se sienten con ello demócratas y liberales, y hasta “socialistas”, allá ellos con su afición y aquiescencia, que para gustos…
Más allá del patético personaje, mi porfía republicana me lleva a reforzar mi escogencia: prefiero ser un ciudadano idealista a un súbdito pragmático.
¡Viva la III República!


Edmundo Moure
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 09-06-2014 02:46
# Ligazón permanente a este artigo
DIA MUNDIAL DOS OCÉANOS
En virtude da resolución 63/111, de data 5 de decembro de 2008, a Asemblea Xeral das Nacións Unidas decidiu que, a partir de 2009, se designase o 8 de xuño como o Día Mundial dos Océanos.

Supón esta designación unha oportunidade para crear unha conciencia mundial dos desafíos aos que se enfronta a Comunidade Internacional en relación cos océanos.
Unha conciencia arraigada como temos o pobo galego, pobo mariñeiro e pescador, que sucou os sete mares desde tempo inmemorial, na busca dun sustento, dun modo de vida, de novas oportunidades.

Galicia, balcón do Atlántico e o Cantábrico, con máis de 1.700 quilómetros de litoral, é consciente da importancia de mimar, reservar e preservar a riqueza dos mares e dos océanos do planeta. Fonte de vida e oportunidades, os nosos océanos constitúen un legado que recibimos dos nosos antepasados en plenitude, e temos o ineludible obriga de deixalo as vindeiras xeracións, como mínimo, nas mesmas condicións.Non son unha inesgotable fonte de recursos.Temos que conxugar a admiración e o respecto dos recursos mariños co aproveitamento dos mesmos na xusta medida, e sen por en risco o seu futuro.

A riqueza natural dos mares e dos océanos é a razón de ser de multitude de actividades socioeconómicas, sustento e medio de vida de millóns de persoas. Desde a pesca á construción naval, pasando polo turismo ou as actividades náuticas de recreo, a inmensidade de posibilidades que ofrecen os fai dignos dun esmerado coidado pola nosa parte, aínda que só sexa dun modo egoísta, para que poidamos continuar disfrutando de toda a súa xenerosidade.

Porque os galegos somos conscientes de que temos que apostar polos nosos océanos, porque somos un pobo que non entendería vivir sen que formasen parte do noso ser como pobo e porque, nos tempos nos que vivimos, defender o medio mariño e os sectores a el vinculados é máis que nunca unha prioridade, unha necesidade e un desexo de manter o que é noso, de defendelo e melloralo, ano a ano, na medida das nosas posibilidades.

Entre todos o conseguiremos.
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 08-06-2014 11:20
# Ligazón permanente a este artigo
DEFENDELLA Y NO ENMEDALLA

Procure siempre acertalla
el honrado y principal
pero si la acierta mal
defendella y no enmendalla.
Guillem de Castro. ( Mocedades del Cid)


Hai unha expresión, inzada logo a categoría de concepto, da política e da Ciencia Política, que sempre chamou a miña atención. O concepto que é denominado indistintamente “lampedusismo” ou “gatopardismo” refírese a necesidade que teñen os que ostentan o poder, os que están no miolo do poder e os seus “adlatares”, os que configuran o sistema sexa cal sexa a conxuntura histórica, de dar a aparencia de cambio radical do estado das cousas cando estanse a dar expetactivas de profundos trocos reais.
“É preciso que algo cambie para que todo fique igual”. Iste aserto pronunciado, polo príncipe de Salina, Fabriccio Corbera, na obra cume de Giussepe Tomasso di Lampedusa “Il Gattopardo”, levada logo o cine por Luccino Visconti, con Burt Lancaster no papel do príncipe de Salina, resume clara e contundentemente o alcance e a intención do devandito concepto.
Na Italia da unificación, a novela comeza co desembarco dos garibaldinos na illa de Sicilia. Salina, que non deixa de ser un representante do Antigo Rexime, decatase ca súa lucidez, de que os cambios que se están a producir son necesarios se se quere preservar o “status quo”. Intúe que o que el representa xa non ten a forza para resistir aos cambios. Xa que logo os cambeis son inevitables, mellor aqueles que non dean lugar ós reais, os que lle van permitir que todo fique igual na súa esenza.
Unha vez feitos os necesarios axustes que salven as distancias e introducidos os matices que permitan entender cabalmente o que vou dicir, quero facer unha reflexión despois de coñecidos os resultados das pasadas eleccións europeas.
Os comentarios, as reaccións dende o “stablishment” do que podemos chamar “sistema da transición” os resultados das eleccións resultan canto menos desconcertantes. Dende tódalas instancias do sistema, descontando as esperpénticas, Valle saberá perdoarnos, valoracións, que neste caso non deixa de ser unha licenza poética, do chamado “TDT Party”, estanse a facer declaracións sobre os resultados que van do delirante o arrepiante. Esta perda de papeis pola “casta”, coma con acerto denominou alguén, e non só da caste política, coido que debe ter algunha explicación que vaia máis aló dunha improbable epidemia de tolemia.
Estou a pensar que a explicación poida estar no que para a “casta” podan supoñer uns resultados que semellan anunciar o fin dun sistema de partidos que cada vez máis se estaba a semellar o da Restauración borbónica. Non chegar entre os dous partidos do sistema ao 50 % dos votos é un síntoma de cambio alarmante para eles. Na vez de entregarse a unha auténtica ordalía dos votantes e as forzas políticas minoritarias sería bó que pensaran en finiquitar as evidentes eivas do sistema.
Porque a reflexión que se desprende deste nerviosismo enlaza co concepto do lampedusiano, do gatopardesco. Concretamente cunha copia en negativo, coma nas fotos predixitais, do concepto. Quizais o que intúen todos eles, os que se sentiron cuestionados polos resultados, é que esta vez o mellor o que veñen a anunciar é que “hai que cambiar realmente todo para que todo cambie realmente.


Xaime Rodríguez
Comentarios (0) - Categoría: Notas desde o meu Smartphone, de Xaime Rodríguez - Publicado o 06-06-2014 17:32
# Ligazón permanente a este artigo
ESPAÑA EN 1947
6 de junio de 1947

NOTICIAS DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

La Oficina de Prensa de la Embajada del Gobierno de Madrid en Santiago de Chile, publica regularmente un boletín noticioso de España, servido por la Radio Nacional Española, emisora al servicio del régimen franquista, rigurosa y estrictamente controlada –al igual que todos los otros medios de información– por la censura oficial.

Quienes componen este boletín, tiene la gentileza, que agradecemos mucho, de enviarlo a este diario con toda regularidad.

Por aquello de que “nobleza obliga” y porque además no queremos pecar por descortesía, acusamos recibo del envío, y prometemos recoger de él todas aquellas noticias que -a nuestro juicio– revistan interés general atingente a España, como sustantividad permanente en el tiempo y en el espacio. Eso sí, nos reservamos el derecho de ponerles comentario y coletilla usando el derecho que tiene cada cual en todas partes –menos en España– de arrimar el ascua a su sardina. Y dicho lo que dicho queda, ahí van las primeras:

1º) Exposición del libro: “En el primer día de la exposición del libro, que se celebró en el paseo de La Castellana de Madrid, las ventas ascendieron a 150.000 pesetas. Los libros más solicitados fueron “Don Quijote de la Mancha”, de Cervantes, y las obras teatrales de Benavente y Marquina”.

He aquí una mescolanza literaria difícil de “reajustar”, porque entre Benavente y Marquina, como autores teatrales, existe igual distancia que la existe entre ellos dos, y el autor inmortal de “Don Quijote”. Mas, nadie debe asustarse en esto de absurdos literarios desde que José María Pemán es miembro de la academia de la lengua.

2º) Y a propósito de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, veamos otra noticia tomada de la misma fuente:

“La Universidad de Valencia prepara una edición monumental de El Quijote en valenciano; se tiene el propósito de que aparezca en octubre, fecha en que se conmemora el IV centenario de Cervantes”.

Ahí es nada, Don Quijote hablando en valenciano. ¿No sería mejor que se publicaran en esa bella lengua, modalidad dialectal del catalán, el Padre Vives, Ausiax Marx y Vicente Blasco Ibañez? Difícil es, porque Blasco Ibáñez, igual que Pérez Galdós, están en el “index expurgatorio” por especial decreto del General Franco, y la edición, divulgación y venta de sus libros magistrales, están prohibidas en toda España. Por lo demás, el régimen franquista, a poco de su triunfo, prohibió el uso de todas las lenguas regionales.

¡Menos mal que se salvó Cervantes!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero... de 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 06-06-2014 01:37
# Ligazón permanente a este artigo
DÍA MUNDIAL DO MEDIO AMBIENTE

O Día mundial do Medio Ambiente celébrase cada 5 de xuño desde 1972. Este día foi establecido pola Asemblea Xeral das Nacións Unidas, na Resolución 2994 (XXVII) do 15 de decembro de 1972, coa que se iniciou a Conferencia de Estocolmo co Medio Humano coma tema principal. Ese mesmo día, a Asemblea Xeral da ONU aprobou a creación do Programa das Nacións Unidas para o Medio Ambiente (PNUMA).

Co Día Mundial do Medio Ambiente, a Organización de Nacións Unidas procura sensibilizar a opinión mundial en relación a temas ambientais.


O Día Mundial do Medio Ambiente xirará en torno ao nomeamento polas Nacións Unidas de 2014 como Ano Internacional dos Pequenos Estados Insulares en Desenrolo, relacionando este tema co cambio climático. En concreto, o lema elexido para reflexar dito tema é: "Alza a tua voz, non o nivel do mar".

Preténdese centrar á atención nesos territorios con motivo da Conferencia Internacional dos SIDS (Pequenos Estados Insulares en Desenrolo)que se celebrará en setembro explicando a sua importancia, así como a necesidade urxente de protexer as illas dos crecentes riscos aos que se enfrentan como consecuencia do cambio climático.
O día do Medio Ambiente é pois unha boa oportunidade para pedir a todos solidaridade coas pequenas illas.


En 1973 xurdiu a Sociedade Galega de Historia Natural. O compromiso da SGHN vai más alá da celebración dun día sinalado no calendario, o compromiso é constante e diario dende fai 40 anos, gracias ó traballo altruista e contínuo de moitas personas que fixeron, fan e farán o que está nas súas máns para ESTUDIAR, DIVULGAR, CONSERVAAR E DEFENDER O PATRIMONIO NATURAL GALEGO, de xeitos diversos, durante os 365 días do ano.

En Sada temos un espacio a protexer e conservar: As Brañas.
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 05-06-2014 01:07
# Ligazón permanente a este artigo
ANTE EL MUNDIAL DE FÚTBOL DE BRASIL

EL MUNDO VUELTO PELOTA


Mi primer registro memorioso de un campeonato mundial de fútbol data de 1954, cuando tuvo lugar en Suiza. Escuchamos algunos partidos por la radio, en nuestra casa de Ñuñoa. El equipo favorito era el de Hungría, donde destacaban Ferenc Puskás, Zoltán Czibor, Sandor Kocsis, lamado “el team de oro”, que caería derrotado en la final, de manera sorpresiva, por Alemania, con el estrecho resultado de 2-3… (Los germanos son así; cuando menos se espera, se apoderan del mundo)… Nos costaba mucho pronunciar aquellos nombres que los relatores deportivos descifraban, como de costumbre, a su manera, pero tratábamos de hacerlos nuestros en las pichangas del Manzanal, en calle Exequiel Fernández, comandados por Toño, dueño entonces tanto de las cachañas como de la pelota de cuero, que solía quitarnos –como se ha contado- cuando contradecíamos sus formaciones, estrategias o jugadas... Como buen derechista, desde pequeño defendió a brazo partido la propiedad privada y su concepción esférica.

Cuatro años más tarde, celebramos con júbilo el triunfo de Brasil en el mundial de Suecia. Entonces, la imaginación sustituía con creces la invisibilidad de los encuentros transmitidos por la radio, hasta que pudimos ver en el cine, a través del famoso noticiero “El Mundo al Instante”, las maravillosas filigranas de aquella delantera donde destacara un muchacho de diecisiete años, Pelé, secundado por Didí, Zagallo, Garrincha y Vavá… La emulación, ahora con acento portugués, se desarrollaba en la cancha de baby fútbol, casa-quinta de La Cisterna. Yo tenía la misma edad de Edson Arantes do Nascimento, pero ni una millonésima de su talento, lo que no fue óbice para jugar con mucho entusiasmo, escasa técnica y derroche de vigor físico hasta los treinta.

El Mundial del 62, con mayúsculas, fue una fiesta colectiva con los mejores ingredientes, comenzando por la televisión, recién inaugurada en el “patio trasero” de nuestro sur tercermundista. En casa no contábamos con un aparato, por aquellos días raro lujo, pero sí lo tenía don Arturo Cañas, cordial vecino, propietario de modesta bomba bencinera, quien nos abrió las puertas de su casa a un grupo de muchachos “serios”, como parecíamos en aquellos días.

Sería absurdo pretender hoy que los jóvenes entendiesen el auténtico pasmo que significó para nosotros ver, en blanco y negro, aquellas veintidós figuras atléticas que se movían sobre el césped grisáceo, detrás de la oscura bola de cuero, más pesada que la de ahora, provista de una cámara de goma inflable en su interior, que al perder aire se transformaba en una especie de animal fofo y torpe que se negaba a obedecer las órdenes transmitidas de cerebro a pie... Pese a todo, la selección de Chile obtuvo un honroso tercer puesto.

En el concierto deportivo mundial –no sólo en el fútbol- nos alegramos muchísimo con las menciones honrosas, como esos poetas de provincia que cuelgan el diploma de algún certamen nacional junto a las fotografías de sus seres queridos, para admiración de los amigos íntimos y reforzamiento de la autoestima. Desde 1962 han transcurrido doce campeonatos mundiales de balompié… Este de 2014 sería el número trece después de aquella actuación extraordinaria de nuestros empeñosos mestizos. Pudiera ser un número agorero, una “cábala” –como dicen los periodistas deportivos- a la que aferrarnos en espera de un milagro, que algunos ilusos compatriotas ya anuncian: el primer Campeonato Mundial de Fútbol para Chile… Mi escepticismo, acentuado bajo las alas inmisericordes de Cronos, me dice que la selección chilena no aprobará ni siquiera la etapa clasificatoria de tres partidos. Quisiera equivocarme.

De los mundiales vistos ya con tecnología confiable, los que recuerdo con nostalgia son: el de 1970, con el triunfo apabullante de Brasil; y el de 1986, con la hazaña futbolera de Maradona y los suyos, aunque haya habido un gol argentino con la mano, en contra de los muchachos de la “pérfida Albión”. Ambos los presenciamos en compañía de nuestro padre Cándido, cuya afición al fútbol nunca fue la de hincha furibundo, como ahora se estila, sino de quien disfrutaba las buenas jugadas y era capaz de aplaudir incluso las habilidades de los rivales. El gallego no había perdido el espíritu laureado de Píndaro…

Con el próximo mundial en Brasil, quizá más que antes, el mundo entero de ha vuelto una pelota que gira y se desplaza, sin rumbo, de manera caótica y asaz controvertida. Por un lado, la prensa deportiva internacional, jugando su propio certamen de intereses económicos, junto a los agentes publicitarios y a los poderosos estamentos de ese desaforado negocio que es el fútbol internacional, procura encantarnos con la mal llamada “fiesta deportiva planetaria”, que va pareciendo más una tragicomedia que un jolgorio de los pueblos, cuyo espíritu deportivo –si es que alguna vez lo tuvo- no es más que pugna sorda y oscura entre quienes especulan y se benefician con el dinero dispendiado a raudales, exhibiendo hechos vergonzosos e injustificables ante la miseria del prójimo, como el de un jugador argentino –sin duda habilísimo en la cancha- que percibe un salario mensual superior a los mil millones de pesos chilenos. Es la otra cara de la moneda del dios Creso.

Las protestas sociales en Brasil serán conjuradas por la anuencia tácita de dos poderes: el de las fuerzas armadas, brazo utilitario de un gobierno ineficaz, y el del narcotráfico, que ve en peligro un formidable negocio servido por quienes debieran ser sus enemigos. Si “el fútbol une a los pueblos”, como afirmara cierto periodista colorín y bobalicón, también es capaz de coludir voluntades perversas.

Tales aberraciones se muestran como la proyección legítima de un posible logro similar para millares de niños y jóvenes, que sueñan con pertenecer a la elite de los grandes peloteros privilegiados, sea en América del Sur, en África, en Asia, en Oceanía o en Europa… Es como el “sueño americano” vuelto esfera giratoria y botante para los innumerables emprendedores pedestres… Ya no es necesario aspirar a que los hijos o nietos vayan a titularse de abogados, ingenieros o médicos prósperos… ¿Para qué? Se ha revertido la negatividad del concepto de “hacer las cosas con los pies” o “meter la pata”.

Por el contrario, hay que emprenderlas con las extremidades que nos sostienen como androides de pie, y no con las manos, como se nos enseñara en épocas remotas… La manu-factura será sustituida por la pata-factura, con resultados espectaculares, a la vista de todo el mundo empelotizado… Podemos regodearnos con cifras quiméricas, mientras contamos las monedas para comprar el pan. Sucede también cuando jugamos a la lotería… Algo así expresaba un personaje de Bernard Shaw, sencillo trabajador que repudiaba la ideología laborista, prefiriendo la quimera gozosa del capitalismo a cualquier certeza de medianidad económica.

Una voz crítica me advierte: -¿De qué te sirve tanta lectura y tanto ejercicio crítico, si en diez días más vas a terminar gritando como energúmeno frente al televisor?

Carezco de respuesta, apreciado lector, pero sé a ciencia cierta que el viernes 13 de junio estaré frente a la pantalla azulada, mirando con atención las evoluciones de nuestros once valientes paladines en el campo de juego, alentándolos y sintiendo en cada jugada las palpitaciones del corazón, el ardor en las mejillas y el resuello agitado del asma después de perder el balón en la puerta del arco… También escucharé la reprimenda cordial de mi buen hermano Toño: -“Concéntrate en los pases, huevón…”-

Es que el mundo se ha vuelto pelota… Si hasta el mismísimo Papa es hincha declarado de “San Lorenzo de Almagro”… Quizá yo también me esté redondeando, como ese balón colorido que llaman “brazuca”, y que muchos temen se vuelva una granada de mano en las rúas brasileñas donde antes solía estallar la alegría de la samba.



Edmundo Moure
Junio 2014
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 03-06-2014 00:29
# Ligazón permanente a este artigo
CATEDRAL DE SIENA

Nuevo paréntese dun mes no traballo periodístico de Suárez Picallo no ano 1951, concluindo a sua fugaz columna “COSAS DE AYER”, para dar paso a unha nova sección, “¡BUENAS TARDES!”, de factura breve e miscelánea, a modo de pé de foto, donde advertimos un certo "cansancio escritural".
Como destellos casi nostálxicos aparecerán de xeito esporádico, algúns textos baixo o título xenérico de “LA FERIA DEL MUNDO”.



2 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

LA CATEDRAL DE SIENNA


Por Ramón Suárez Picallo


He aquí una reproducción de la magnífica Catedral de Sienna, que se encuentra ubicada en un montículo de esta ciudad, denominando sus vegas y campiñas que son de una extraordinaria belleza.

La gigantesca mole de esta catedral, señorial e imponente, se encuentra rodeada de centenares de callejuelas estrechas y románticas, que le dan todo el carácter de las viejas encrucijadas, en las que se batían los caballeros por sus damas, unas veces, y otras, servían de tétricos escenarios para el bandidaje de la época.


(Publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 02-06-2014 00:15
# Ligazón permanente a este artigo
SOBRE ELEANOR ROOSEVELT
1 de junio de 1944

UNA GENTILEZA DE LA SEÑORA ROOSEVELT


Por Ramón Suárez Picallo

La señora Eleanor Roosevelt, esposa de el ilustre presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, nos cuenta, desde siempre, entre el número de sus admiradores más devotos. Hemos dicho alguna vez, desde aquí mismo, que ella, con la Reina Isabel de Inglaterra y Madame Chiang–Kai–Shek, forman la gran trilogía femenina de esta guerra dentro de la órbita democrática. En el campo de enfrente, dentro de la zona totalitaria, no puede hablarse de mujeres, porque es, el suyo, “un régimen para hombres solos”; no hay allí más mujeres que las soplonas de la Gestapo y las carceleras de los campos de concentración.

Pues bien; de las tres damas ilustres que ilustran este periodo de la Historia de sus grandes países –Estados Unidos, Inglaterra, China– nos parece especialmente interesante la Señora Eleanor, gran ama de casa, periodista y escritora, conferenciante y mitinera y, sobre todo, franca y liberalota, sin pelos en la lengua cuando habla de los problemas del mundo. Por serlo así, fue acusada alguna vez en su propio país, que preside y comanda en jefe su eminente consorte –y quiera dios que lo presida y comande por muchos años– de “roja” “comunista” “revolucionaria” y otros excesos de idéntico jaez; y por eso mismo, no faltó ocasión en que artículo y discursos suyos, hayan tropezado con el lápiz rojo y censor de la fea y antipática “Doña Anastasia” –la censura– dispuesto a enmendarle la plana, cortándole las alas a su atrevido pensamiento, político, social y económico.

Mas, nadie crea a la vista de tales antecedentes, que la Señora Presidenta, sea por eso, mujer de gritos dar y armas tomar, sin ternura y poco femenina. Por el contrario, es su exquisita feminidad maternal y la ternura a ella inherente, la que dicta muchas de sus actitudes, gestos y palabras a favor, siempre, de los de abajo; a veces, enfrente a los compromisos y a las buenas maneras de la diplomacia. Agrega a tales condiciones, la agudeza sutil y el buen sentido práctico, de aquellas buenas mujeres yanquis compañeras excelsas de constructores y pioneros que no bailaban swin y sólo bebían café con leche o leche con café, después de los opulentos platos de buey estofado, aderezados con patatas y zanahorias. En este sentido, sin dejar de admirar a la “Señora Ana” de la Casa Blanca pensamos con emoción de la matrona de Hyde Park, Madre y abuela de robustos mozos, admiradora de una honesta casa de familia. ¿Y en política? Hemos conocido a cierto político viejo, gobernante de su país, que cuando le hablaban del tema, afirmaba convencido: “En política, en mi casa, siempre tienen razón, mi mujer, y mi nieto más pequeño” Es posible que no piense de otro modo el gran Presidente del Norte, aunque, a veces tenga que decir lo contrario.

¿Que a qué viene este elogio y este recuerdo de la señora Roosevelt? Pues viene a cuento, a la vista de una resiente sutileza suya, comentando el reciente y tan zarandeado discurso de Mr. Winston Churchill en la Cámara de los Comunes, con motivo de la celebración del “Día del Imperio Británico”.


NADA HAY NUEVO BAJO EL SOL

Como se sabe fue aquella, una de las oraciones más comentadas, llevadas y traídas de cuantas lleva dichas el jefe del gobierno de Su Majestad Británica en los últimos tiempos, especialmente en la extensa parte que se refiere a España y a su actualidad política. En relación con Inglaterra, los comentarios fueron variadísimos; desde la diatriba y la desilusión, hasta el intento dificilísimo, de justificar, cohonestar, conjugar y hacer compatibles la médula ideológica y democrática de esta guerra, con el espaldarazo dado a un régimen político, absolutamente antidemocrático, con origen y apoyo en la Roma fascista y en el Berlín nazi.

Pero dejemos a los comentaristas del pro y del contra del discurso de Churchill, y volvamos a la Señora Roosevelt, que lo ha enjuiciado con singular donaire y aguda sutileza. Al respecto transcribimos: Interrogada en una conferencia de periodistas, acerca de los “notables” sentimientos amistosos manifestados por Churchill acerca de España, la Señora Eleanor, contestó: “Creo que él ha pensado de una cierta y misma manera, durante sesenta años, y no creo que desee, ahora, cambiar de opinión y, en concordancia con ella, sigue pensando sobre España”.

Justísimo, señora: exacto de toda exactitud. Para los ingleses, para los españoles, y para el resto de los europeos “siempre hubo una Inglaterra”, exaltada por Rudyard Kipling y Madariaga, y censurada por Guerra Junqueiro. Pero siempre una Inglaterra de la que es glorioso continuador este viejo Churchill, enérgico, realista, y tozudo servidor de ella, antes, por encima y después, de todas las ideas, por bellas que éstas sean. Para ella, España son las minas de Río Tinto y de almacén, el wolframio de Galicia y el hierro de Bilbao; el peñón de Gibraltar, la bahía de Algeciras y los ríos de Galicia. Junto con las delicias del clima y de los vinos de Andalucía, las naranjas de Valencia y las cebollas de Betanzos, estupendas para hacer pickles. ¿Nuestro señor don Quijote? Un chiflado, a veces pesadote y aburrido, con su manía de desfacer entuertos y libertar cautivos, contrario a lo “realista”. A lo “razonable” y a lo “juicioso”.

Apañados estarían los ingleses, si frente a los nazis tuvieran que echarle a mil don Quijotes, armados de punta en blanco, invocando en las batallas, el sentido servicio de la señora Dulcinea del Toboso. Eso está bien para los españoles que perdieron la vida, el tiempo y los bienes en tan desatinadas empresas. ¡Y así les creció el pelo!

Nada nuevo, pues, hay bajo del sol, antes, en después del tan mentado discurso del ilustre Premier británico. Hay lo que hubo siempre: Inglaterra, hoy enfrentada en la lucha de vida o muerte por su existencia contra feroces enemigos. Lo dice la Historia y lo ratifica la señora de Roosevelt, justificando y explicando la continuidad de un pensamiento, sin entrar a discernir si es bueno o malo ese pensamiento.

La cuestión es para el resto de los europeos, saber hasta donde sus ideas, sus anhelos y sus intereses y sus esperanzas, son compatibles con los de los Ingleses, y obrar, en consecuencia, en sus relaciones afectivas o desafectivas con ellos. En este caso, puede ser valedera la teoría del mal menor, que es la que rige, hoy por hoy, en muchísimas amistades. Incluso las que acaba de proclamar míster Churchill en un discurso, que lo confirma como “el hombre de la guerra” aunque le reste posibilidades para ser “el hombre de la paz” No se puede “ dar a todas” y mucho menos cuando se es consecuente con ideas y pensamientos que tienen sesenta años de vida. ¡Con lo rápidas que ahora andan las cosas! ¿Verdad señora Eleanor Roosevelt?

¡Chóquela, pues, ilustre señora! Es usted además, de valiente, resaladísima y estupenda juzgadora de las cosas que están pasando en este bajo mundo, que es, más que nunca el valle de lágrimas de que habla la famosa oración de Fray San Pedro de Mezonzo ¡porque es Ud. al fin, mujer madre, madre y norteamericana: y además muy inteligente!

Y después, los españoles a resolver, como puedan, lo de España: los ingleses a lo de Inglaterra y todos los demás, cada uno a lo suyo y Dios en lo de todos. ¿Las amistades? Ya se verá eso de acuerdo con el dicho que reza: “Amigos sí pero la gallina vale treinta reales”.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile tal día como hoxe pero de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 01-06-2014 02:20
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2
© by Abertal