A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

GABRIELA MISTRAL
Neste corto artigo RSP faise eco do publicado nun libro sobre Gabriela Mistral onde fala dos seus pais e fai referencia a influencia dos mesmos sobre a sua personalidade así como o apego e cariño pola natureza.
Neste blog hai xa publicado outro artigo sobre a Premio Nobel chilena e, na sede da RAG atópase un manuscrito escrito por RSP con motivo da concesión do Premio Nobel e que difundiremos noutro intre.


30 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO
(Recopilación de “Cien Autores Contemporáneos”, de Lenka Franulic)

GABRIELA MISTRAL


El padre de Gabriela Mistral, dotado de facultades docentes naturales, poseía una extraordinaria facilidad para improvisar versos a la usanza de los clásicos “payadores”, tradicionales en diversos países de América. Había sido educado en el Seminario de La Serena, de cuyas aulas se retiró cuando estaba ya a punto de ordenarse. Poseía muy bien el latín, y murió entonando, en francés, las Letanías de la Virgen. Su madre, muy hermosa, tímida, suave y amable, se llamaba doña Petronila Alcayaga y falleció en julio de 1929, en La Serena, dejando el recuerdo de un ingénito señorío y de una bondad y comprensión no frecuentes.

Interrogada la madre de Gabriela Mistral, algunos años antes de su muerte, acerca de los recuerdos de la infancia de la que más tarde iba a ser “hija adoptiva de América”, expresó, como iluminada por un rayo de luz: “¡Cuántas veces Lucila no abandonó mis brazos para correr al huerto y ahí quedarse en muda contemplación ante los almendros en flor! ¡Cuántas veces no la sorprendí en íntimos coloquios con los pájaros y las flores!”.

En su adolescencia, la futura poetisa vivió en el campo, y siendo aún muy joven, sin haber cursado nunca pedagogía, se incorporó a la labor docente que profesaba su padre.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 30 de xuño de ... 1951)
Outro artigo sobre Gabriela Mistral
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 30-06-2010 03:07
# Ligazón permanente a este artigo
VODA NUDISTA NO ANO 1947
RSP comenta a noticia ocurrida en San Diego de California en 1947 sobre unha voda entre nudistas...


29 de junio de 1947

EL DESNUDO NO ENGAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

En San Diego de California de ha casado una pareja nudista, luciendo los cónyuges el traje de Adán y Eva antes de ser arrojados del paraíso por causa de la maldita manzana. La ceremonia nupcial se celebro ante 85 personas, miembros de la misma colonia a la que pertenecían los novios; y toda la concurrencia lucía idéntico atuendo que ellos; es decir, ni un harapo por arriba ni por abajo, ni siquiera la pudibunda hoja de parra que suele echar a perder la belleza y muchas estatuas clásicas y renacentistas paradas por la censura. El casamiento nudista y desnudo, fue consagrado por un austero ministro de la Iglesia Evangélica, la única persona que desteñía allí, vestido y abotonado con severo recato. No se sabe cuál fue el comentario del reverendo frente al espectáculo; pero es casi seguro que invocó la vieja imprecación latina a los tiempos y a las costumbres.

Por lo que toca a los novios, ha concurrido en ellos una circunstancia muy interesante para que el matrimonio sea feliz: “Se vieron, se conocieron y se amaron” -como se dice en las novelas cursis– completamente desnudos; no hubo pues, engaño en lo que se refiere a las formas puras, líneas y otras características de la topografía corporal, cuyo desconocimiento previo a la boda, tiene y ha sido causa de muchos matrimonios malavenidos y desencantados.

En los viejos tiempos de los polizones, los miriñaques y los manguitos en las señoras, el calzón ceñido, la casaca, la chupa y la gola en los caballeros, habría que ver la emoción de los novios en la noche nupcial. ¡Santo Dios!. Una hora de trabajo para parecer cada uno tal como era de verdad, sin trapos encima.

En cambio, para esta pareja la cosa fue al revés. Se conocían desnudos antes, tal como eran. Falta ver como se vieron después, vestidos y tapados, es decir, ocultando su verdadero ser cuando salieron de luna de miel a la ribera de un hermoso lago donde las gentes van con ropa aunque no con mucha.

En fin, recordemos a la pingüina de Anatole France, a la que nadie le decía una palabra halagüeña mientras andaba desnuda; pero hizo furor cuando se vistió, ocultando sus encantos a los ojos de sus admiradores. Aquellos eran viejos tiempos, distintos de los de hoy. A lo mejor, la señora Helen Tunant –que así se llama la novia– a pesar de sus 41 años, edad poco a propósito para lucirse desnuda una dama, está mucho mejor sin ropas que con ellas.

¡Ve uno cada adefesio vestido de colorines, con una cacerola en la cabeza, que las las preferimos sin ropa!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 29 de xuño de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 29-06-2010 01:34
# Ligazón permanente a este artigo
28 de XUÑO, aniversario do Plebiscito do Estatuto

O 28 de xuño do 1936 celebrábase o plebiscito do Estatuto de Autonomía de Galicia. Días antes, XOÁN ANTÓN SUÁREZ PICALLO, dirixente galeguista, publicaba o artigo que hoxe reproducimos pedindo o voto afirmativo.



A AUTONOMÍA PARA GALICIA SIÑIFICA...



Que a nosa Terra sexa unha Patria libre que contribuirá ao acerbo común da Cultura e do Progreso no concerto dos demáis pobos do mundo, convertíndoa nunha célula de universalidade.

* * *

Coa Autonomía, Galicia será dona dos seus destinos, e resolverá pol-o tanto os probremas e necesidades que hoxe nos teñen convertidos n-unha colonia de Madrid con senso i-emoción netamente galegos e humáns.

* * *

O esprito inmorredoiro da nosa raza, esmagado e aldraxado por catro séculos de opresión centralista e castelanizante, xurdirá novamente coma nos millores tempos en que Galicia foi un foco de Progreso e Cultura, cando nas nosas escolas primarias e superiores se ensiñe aos nenos galegos a amar a terra onde naceron, cousa que só ocurrirá cando nós coa Autonomía lexislemos as iñormas do ensiño que terá de ser feito por mestres galegos ou de probada emoción galeguizante.

* * *

Unha Galicia autónoma, será un baluarte para Repúbrica, e a máis segura arma para estirpar o caciquismo que nos fixo aparecer diante dos demáis pobos da península como seres atrasados, e que no estranxeiro o apelativo de galego fose considerado coma un aldraxe, sin ter en conta que Galicia contribuiu cecais máis que ningunha outra terra hispánica ao enriquecimento da cultura nacional.

* * *

Por todo elo ningún galego diño do pasado da nosa Terra, que desexe para mesma benestar, e queira contribuir a empresa de deixarlle aos seus fillos algo millor que o que lle deixaron a él seus pais, debe faltar o día 28 DE XUNIO DE 1936 aos seus deberes cívicos e de galego, votando na furna a papeleta que diga SI.


Sada, Xunio do 1936.

A Nosa Terra, 19/06/1936
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 28-06-2010 09:36
# Ligazón permanente a este artigo
GERARDO SEGUEL

27 de junio del 50
La Feria del Mundo
Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

EVOCACIÓN Y RECUERDO DE GERARDO SEGUEL


Víctima de un absurdo accidente del tránsito, ha muerto en forma violenta el escritor, poeta, profesor y ensayista chileno, Gerardo Seguel. Sus restos recibirán sepultura en el día de hoy, en un ambiente de hondo sentimiento entre los intelectuales de su patria, vinculados a las grandes inquietudes y problemas de nuestros días, a los cuales el ilustre muerto había rendido lo mejor de su vida, de su obra y de su pensamiento.


RECUERDO

Conocimos a Gerardo Seguel en Madrid, en el patio castellano del café “La Granja del Henar”, situado en la calle de Alcalá, corrían los años 1931 y 1932, cuando Madrid era un centro de atracción magnética de los espíritus más inquietos de Hispanoamérica. Seguel hacía tertulias con Blanco Fonbona, de Venezuela; con Luis Martín Guzmán, de México; con el argentino Alberto Ghiraldo, con un grupo de cubanos antimachadistas y con los españoles que ya habían hecho viajes por estas Américas. Era entonces, Gerardo, él más joven de los contertulios; el más original en sus ideas, y también el más pobre de todos. Y muchos amigos suyos que le tomamos gran afecto teníamos que dar cincuenta vueltas y otros tantos circunloquios para que el joven intelectual chileno, con su buena parte de araucano, nos aceptase alguno que otro convite para comer con pan y manteles. En cambio, aceptaba sin vacilar la invitación al paseo por el Prado Recoletos y la Castellana hasta llegar al Museo de Ciencias Naturales, bajo cuyos pinos centenarios, solía encontrarnos a la salida del sol.

Seguel hablaba entonces, de su Patria; evocaba los paisajes maravillosos del sur y glosaba con gracia exquisita capítulos históricos de la Araucanía. Y recordamos haber oído de sus labios la primera versión comentada de “Cautiverio Feliz” y una interpretación de la “Araucana” a cuyo autor consideraba Seguel, el primer poeta nacional de Chile. Ya era, entonces maestro de escuela, traducía admirablemente del idioma portugués y tenía un trabajo original delicioso titulado “Folklore y Pedagogía”.

Al promulgarse la constitución española que concedía en su artículo 23 iguales derechos a españoles e hispanoamericanos. Seguel entro a trabajar en el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, como profesor de dibujo, en calidad de seleccionador de temas plásticos. Fue la primera vez que Caupolicán, Lautaro, Fresia y otros personajes de la legendaria Araucanía, sirvieron de tema a los escolares españoles en figuras y textos perfectos. Un día cualquiera, Seguel misterioso y silenciosamente salió de España y volvió a Chile, donde lo encontraron diez años después en un famoso parque de Viña del Mar, acompañado de su esposa, también distinguida educadora. Reanudamos las viejas charlas y nos mostró magníficos trabajos suyos, reivindicando la vida natural de la Colonia en Chile a través de las excelsas figuras que la ilustraron poetas, cronistas, marinos y magistrados, y alguno que otro bandido de gran envergadura.

Seguel, a pesar de su filiación política e ideológica, sentía a Chile en la carne de su corazón, su internacionalismo arrancaba de dos puntos que él señalaba clara y rotundamente: la cultura española entroncada e injertada en la raza aborígen como fondo de una modalidad espiritual en la que cifraba grandes esperanzas para el futuro de su Patria.


EL INTELECTUAL

Era Gerardo Seguel un intelectual por excelencia, presencia y potencia. No era un poeta ni un escritor de los que se llaman “brillantes”; era en cambio, un investigador perfecto, acucioso y acuciado, capaz de detenerse en detalles en los que nadie había reparado. En opúsculos critico-biográficos, en ensayos publicados en magazines muy prestigiosos, en revistas de educación de Europa y de América, se había revelado como un maestro de primera jerarquía. Todo lo cual iba acompañado de una ancha generosidad espiritual e intelectual consagrada a buscar en su prójimo las virtudes, pasando por encima de los defectos inherentes a toda condición humana.

Muere Gerardo Seguel en su plenitud física y mental, a los cuarenta y ocho años de edad; tenía en carpeta, para publicar un libro de “Evocaciones y recuerdos de España”. Federico García Lorca, Manuel Altolaguirre, Juan Ramón, Machado y Rafael Alberti, poetas; Bagaria y Castelao, dibujantes y amigos suyos, figuran en el primer plano del original; así como maestros, profesores y sociólogos, unos enterrados y desenterrados otros. La edición queda interrumpida por su muerte, así como el viaje que él proyectaba repetir a modo de confirmación de afectos y de emociones.

Mientras tanto, quienes le hemos conocido y estimado allá y aquí consternados por la brusca partida hacia el otro e impensado viaje sin retorno, lo recordamos y evocamos, con una conmovida oración sin palabras.
Algún poema de Gerardo Seguel
Gerardo Seguel
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 27-06-2010 09:53
# Ligazón permanente a este artigo
REMEMBRANZA (2)
REMEMBRANZA (2)(continuación)

Por Ramón Suárez Picallo

Cuando la quilla de la “María Manuela “tocó fondo, don Fernando tiró a tierra un brazado de “ca”, iniciando la largada, formando con el aparejo, un semicírculo, recogido luego desde la playa por la compaña, dividida en `dos grupos, uno por cada punta.
Quiso don Fernando tenerme a su lado, no dejándome bajar a tierra. Me llevó con él a la calima –boya indicadora del copo provisor- desde donde orientaba, mediante señales convenidas, dadas con los brazos, a los hombres que desde tierra arrastraban el enorme “boliche”.
Un gran chapuzón producido en la boca del copo, estremeció al viejo marino. Clavó su mirada penetrante en las aguas en son de angustiosa interrogante y descubrió un banco de sardinas que, cogidas en la red diabólica, agitábase , presintiendo quizá la hora de la muerte. Don Fernando levantó entonces los dos brazos, cerrándolos luego, señal que traducida al lenguaje pescador quiere decir: “Duro muchachos, que hay pan”. Aproximábase a tierra la calima y percibíamos ya las exclamaciones de los de tierra, al ver la señal optimista. Afanosos, jadeantes, dábanse ´ánimo mutuamente:
-¡Duro! ¡Hala, duro! – Y sus cuerpos, atados al aparejo, tumbábanse en supremo esfuerzo dándole una velocidad vertiginosa para impedir la huída de los peces.
-¡Choupa!¡Choupa n’a gola! –clamaba don Fernando en son de súplica angustiosa, notando que las sardinas salíanse de la boca del copo.
Diez muchachos, vestidos con traje de Adán lanzáronse al agua como flechas, y confundidos sus cuerpos con los peces verdosos, daban tremendas brazadas en el lugar indicado por don Fernando, hasta que la boca fue cerrada por los agoladores.
-¡Un ben de Dios!- exclamó el maestro, contemplando el copo repleto del exquisito producto.
Cargados hasta el caurel, lancha, bote y dos minuetas, regresamos a Fontán, entre canciones marineras y el tocar de la bocina, llamando a las pescas a la rambla, de donde saldrían cargadas, llevando a las aldeas más apartadas, el fruto de la ría bendita, al grito del pregón característico.
-Sardiña bulindo, quen come… ¡Sardiña!...
A la hora de la paga, don Fernando fue pródigo. Me llenó el garruncho cuanto cupo, diciéndome al entregármelo:
-Has de ter suerte có mar, rapás. Volve cando queiras
Emocionado, invadido de alegría inenarrable, contemplaba yo el garrucho conteniendo el fruto de mi primer trabajo. Y deseoso de valorarlo en moneda contante y sonante, me dirijí a la primera “pesca” que hallé a mano:
-Véndoche a cazola.
-Douche dez rayás.
-E pouco –contesté, tomando a cuestas la preciosa carga y echando a andar a cuanto me daban las piernas.
¿Privar Yo a mi madre de la alegría de comer primeras sardinas que yo llevara? Herejía que no me hubiera perdonado en todos los días de mi vida. Luego la satisfacción de repartir entre los vecinos el producto de la amorrada.
Un plato a la abuelita de arriba; otro a la madrina; otro al tío. Y la emoción de mi madre al decir orgullosa:
-Trouxoas meu fillo. Son as permeiras que gana.
Y las bendiciones que yo recibiría de aquellas buenas gentes que eran otros tantos augurios: “Que Dios lle dea moito ben ”. “Que as areas do mar se lle volvan ouro por donde vaia”.”Que a Virxe d-o Carme o teña sempre da sua man, no mar e na terra.”
Pensando en estas escenas que a los pocos instantes se desarrollaban matemáticamente, llegué al hogar querido, donde mi madre y mis hermanitos pequeños aguardaban ansiosos. Posé a sus pies el garrucho repleto, y al verlo mi madre me abrazó y me besó conmovida, ante mi ofrenda primera, sincera, tierna, hondamente amorosa. En acción de gracias exclamó:
-¡Alabado sea Dios!
La cena familiar me supo a gloria divina. ¡Me la había ganado yo con mi esfuerzo honrado y eso es mucho, para nueve años, Señor!
Aquella noche tuve el sueño más feliz de mi vida. Soñé que un navío muy grande y bonito me llevaba a lejanas tierras encantadas y donde había playas cubiertas cubiertas de pepitas de oro y piedras preciosas y que llevado de la mano por la Diosa Fortuna, llenaba grandes talegas; que en buque veloz y maravilloso regresaba a mi hogar, donde mi madre esperaba; y que a sus pies depositaba las talegas, recibiendo de rodillas su bendición.


(Artigo publicado na revista CÉLTIGA,na data do 25 de xuño de... 1925. Reeditouse novamente no xornal Galicia no número de marzo-abril de... 1973)
VER REMEMBRANZA (1)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 26-06-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
REMEMBRANZA (1)

Neste intre RSP colabora na revista Céltiga fundada en 1924 e dunha periodicidade quincenal. Neste engaiolante artigo lembra como con pouco maís de nove anos se enrola como mariñeiro.
Respetamos a grafía do texto según aparece publicado en 1973.


REMEMBRANZA


Por Ramón Suárez Picallo



La salida de las traineras constituía para mí un espectáculo deleitante; tanto que todos los días, al salir de la escuela, mientras mis compañeros cazaban grillos en los prados vecinos, o entablaban descomunal batalla de pedradas con los muchachos de la otra escuela, íbame yo silenciosamente a presenciar la partida de las embarcaciones pesqueras. En mis oídos sonaban como las notas de música deliciosa el golpe acompasado de los diez remos, al chocar simultáneamente en los toletes, y el chapoteo monorrítmico de las palas, al clavarse en las aguas azules de mi ría encantada.
De mi corazón de niño creyente –donde palpitaba ya el sentimiento marinero heredado de padres y abuelos- salía una ferviente oración para los que se alejaban, que era un augurio de buena suerte.
Había cumplido los nueve años, harto pocos para ganarme el pan con el sudor de mi frente. No obstante, habíame decidido firmemente a plantear a mi madre mi voluntad de ir al mar. Cierto que era pequeño; pero ¿no iban José de Sabela, Antón de Souto y Vicente da Fonte, que tenían mi misma edad? Ese espíritu de emulación que hace que los gallegos vayamos a donde vaya cualquier otro, y que es innato en nuestra recia estirpe celta, diome fuerza para el trance.
Para el caso, había tomado mis medidas. En la compaña de don Fernando Lourido, andaba mi amigo José de Sabela, con quien había ya hablado para ver si había sitio.
- E non ha d´haber, oh. Xa sabes que c’o tío Fernando sempre hay sitio par’os rapaces. Mañán se queres vir, temol’a posta na playa de Miño. Tirouse o Mascato e paréceme que vai haber amorrada.
La profecía de mi amigo, que se las daba ya de entendido en la materia, decidióme del todo y, esa noche obtuve de mi madre el anhelado permiso, no sin una tenaz resistencia de su parte. Rezaba, ¡pobriña! Por un navegante –mi padre emigrado– y desde esa noche rezaría por dos.
Al otro día, mientras colocaba la merienda en el garrucho – que el mar da mucho apetito- me colmó de consejos:
- Serás traballador e honrado; serás humilde e ben falado c’as persoas maores; non serás envidioso, nin respondón, nin embusteir; nin falarás mal dos compañeiros. Serás amigo de todos para que todos sean teus amigos. Sendo un neno, portaraste como un home.
Y cuando iba a salir, después de prometerle sinceramente de seguir sus consejos:
- ¡Espera! – me dijo.
Sacó de sus seno un escapulario de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, y después de besarlo fervorosamente, me lo colocó al cuello con su propia mano. (Preciosísimo relicario, que aún hoy, perdidas, ¡ay!, mis creencias infantiles, guardo cual grato tesoro).
- Que ela, xunto co’as miñas bendiciós, te acompañe filliño.
E hizo, en ademán de bendecir la señal de la cruz sobre mi cabeza, mientras dirigía al cielo sus ojos bañados en lágrimas y sus labios musitaban una oración. Oración de gozo ante el primer hijo dispuesto a contribuir con su esfuerzo al sustento del hogar, y oración de angustia, presintiendo –¡madre gallega!- al futuro emigrante que un día partirá para no volver quizá nunca más.
Bajo la impresión de la bendición de mi madre y recordando la profecía de la amorrada, llegué en santiamén a la rambla de don José Pena, que servía de repisa al pintoresco pueblo de Fontán, colgado en el ribazo, como si quisiera caerse al mar un día de mareira.
La “María Manuela” tenía a bordo la casi totalidad de la tripulación sentado cada hombre en su bancada con los remos ya armados. Al instante llegaron los que faltaban y con ellos don Fernando, el capitán de la diminuta nave, venerable Decano de aquellas playas, maestro de varias generaciones de bravos marineros que, discípulos agradecidos, mirábanlo con cariño filial, lo que constituía su mayor orgullo.
Terminados los últimos detalles, ordenó don Fernando la salida con su lacónico “vamos”.
Al impulso de cinco remos por la banda, la “María Manuela” cortaba veloz las aguas, aquel día tranquilas, proa a la playa de Miño, situada frente a Fontán, a la otra banda de la ría.
Mientras los hombres que formaban la tripulación remaban recia y elegantemente,guardando una absoluta unidad en sus movimientos, don Fernando, sentado en la popa, picaba parsimoniosamente, con una pavorosa sevillana, tabaco para un pitillo, confiado el remo de gobierno a uno de los rapaces que se sentaban a popa. De cuando en cuando orientaba al rapaz-timonel ordenando :
-"Couce". Y al rato. "Asimán".
Notando que el número de los “cazoleiros” –clasificación que los muchahos que por nuestra edad no entrábamos en la compaña y que por lo tanto el pago de nuestro trabajo era el arbitrio del patrón; paga en especies denominada cazola, por suponer que con ella se hacía “cazolada”- había aumentado , buscó la cara nueva, hallándola al instante: Era la mía.
-“¿É a premeira vez que ves o mar, rapás?- preguntó.
-É, si señor- respondí.
-¿E ti de quén es fillo?
-D’o zoqueiro de Veloy.
-Acórdocheme coma se fora oxe, da primeira cazola que ganou teu pai. Ganouna conmigo. Dios queira que trayas sorte.

Llegamos a Miño. (continuará)


(Artigo publicado na revista CÉLTIGA,na data do 25 de xuño de... 1925. Reeditouse novamente no xornal Galicia no número de marzo-abril de... 1973)
Ler a continuación de Remembranza
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 25-06-2010 19:07
# Ligazón permanente a este artigo
LENDAS DA NOITE DE SAN XOAN
RSP comenta neste artigo a maxia, supersticións e lendas da noite e dia de San Xoan: as herbas, o lume, os bailes, a auga... multitud de rituais máxicos que aínda perduran.


24 de junio de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up

LEYENDAS DE LA NOCHE Y DEL DIA DE SAN JUAN


Íntimamente vinculadas a las fiestas paganas del sonido del solsticio de verano, la noche y la mañana del día de San Juan están pobladas de leyendas, de sortilegios, de encantamientos y de supersticiones, toleradas, admitidas y celebradas por el mundo cristiano, cautivado por su belleza y su sentido simbólico. Damos de algunas de ellas una breve síntesis:

VÍSPERAS:
Baila, niña; baila niña;
Baila, niña, y tú galán
Pasad esta noche alegre,
Que es la noche de San Juan.

Antes de la puesta de sol de la tarde de San Juan, el mozo ofrecerá a la novia enamorada un manojo de plantas olorosas y de pétalos de flores: anís, romero, cantueso y tomillo, y rosas y claveles, y flores de manzano, de peral y de durazno, junto con retamas de zarzamora. La ofrenda floral será colocada por la doncella agasajada del lado de afuera de la puerta de su casa y la tendrá allí hasta la salida del sol de la mañana del día de San Pedro. Y las hierbas tendrán extraordinarias virtudes taumatúrgicas en el amor, en los viajes y en los negocios, y serán maravillosos conjuros contra embrujamientos, mal de ojo y “aires cativos” de muertos o vivos, excomulgados o mal cristianos.


FUEGO:

Las hogueras han sido encendidas a las doce en punto de la noche el día de San Juan. Por sobre sus llamaradas, saltan en vilo nueve veces seguidas los mozos del lugar. El saltarín dirá, seguidas las nueve veces:

“Yo te salvo alumbrada de San Juan; para que no me muerda cadela nin can...”

Y según los agüeros al respecto, no será mordido en el cuerpo ni en el espíritu, por ninguna clase de bichos y fieras, bípedos o cuadrúpedos.


DANZA:

En torno a la hoguera nace la Danza Prima, en las altas tierras asturianas, acompañada de la ancestral letrilla:

Señor San Xohán, señor San Xohán;
En la foguera ya no hay que quemar.
¡Viva la danza y los que en ella están!
¡Señor San Xohán!

Danza de homenaje al fuego, bajo el dosel de las tremelucientes constelaciones, esa noche especialmente rutilantes.


AGUA Y FLORES:

En una jofaina de barro sin estrenar, se recoge agua de nueve manantiales antes de la salida del sol de la mañana de San Juan; y se echan en ella nueve flores, de jardín cultivado o de campo rústico. Cada flor representará un deseo, una esperanza, una ilusión de quien las haya recogido. Las flores estarán nueve días, con nueve noches, en el agua de las nueve fuentes, y según las que conserven su perfume, su frescura y su lozanía, así será el número de deseos cumplidos para quien las recogió y cumplió el mandato legendario.


LA GALLINA Y SUS POLLOS DE ORO:

Entre las doce de la noche de San Juan y las doce de su mañana, aparecerá en nueve fuentes, situadas a nueve leguas a la redonda, una gallina infanzona con nueve pollos, todos de oro. Pero este áureo y raro prodigio sólo puede ser visto por nueve doncellas, en estado de absoluta doncellez. Y en cuanto a poder atrapar alguno de los polluelos, es milagro reservado, únicamente a las destinadas a virginidad permanente. Por eso son muy pocas las niñas que se dedican a coger el pollo de oro.


JUVENTUD, DIVINO TESORO:

Al filo de la alborada, cuando ya empiezan a declinar las llamaradas de la gran hoguera, las muchachas se retiran discretamente. Y los mozos, discretos también, se quedan al amor de los últimos rescoldos. Ellas se van a la vera de los ríos en sus más recogidos recantos, a las playas menos frecuentadas, en busca del milagro de la Fuente de Juvencia.

Enteramente desnudas, recibirán en sus cuerpos, castos y juveniles, el beso de nueve ondas de agua del mar o del río, que las conservarán eternamente jóvenes a través de todos los años de su vida larga o corta.


LA DANZA DEL SOL

Mientras tanto, va a salir el sol, del día de San Juan sobre una alborada de luz y de gracia. Un sol alegre y bailarín, agradecido por la ofrenda que le rinden las criaturas a quienes sustenta con su calor paternal. Y a fuerza de ser día de danza, baila también el sol:

“Fuiste a Villagarcía,
fuiste y no fuiste nada,
no viste bailar al sol
sobre una aurora encarnada...”


MILAGRO Y AUGURIO

¡Mañana de San Juan! Todo está florecido. El cardo, hirsuto y espinudo, fue regado en la noche con una gota de rocío; la higuera, condenada por la maldición bíblica y evangélica a no florecer nunca, floreció también al conjuro del poético y dulce milagro. Y un augurio de bendición y bienandanza es el saludo del día de hoy:

“Que tus caminos sean iluminados y florecidos, como una mañana de San Juan...”


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 24 de xuño de ... 1950)
Máis rituais da noite de san xoan
Rituais da noite de san xoan (Asturias)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 24-06-2010 02:18
# Ligazón permanente a este artigo
A MÚSICA NO MAR

23 de junio de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up

LA MÚSICA EN EL MAR


Técnicos del Almirantazgo y de la Real Fuerza Aérea han descubierto un peregrino artilugio, por medio del cual los barcos situados en alta mar obedecerán automáticamente las ordenes dadas desde afuera, o desde otro barco, mediante notas musicales enviadas por radio. Y lo maravilloso del invento es que el barco que recibe el lírico mensaje se mueve de aquí para allá, vira sobre babor o estribor, completamente fuera de la voluntad de sus tripulantes a sotavento, según las notas musicales que recibe en un dispositivo especial altamente sensible a las delicias de la buena música. Hay muchas fieras que hay que domesticar en este bajo mundo y de la poca música de que se dispone para ello.

Mientras tanto, conviene recordar que la música aplicada a los grandes trabajos marineros no es cosa tan nueva como parece; existía ya en las trirremes latinas, en las carabelas, en las galeras y en los galeones, a modo de estimulo para el mayor rendimiento del esfuerzo humano. Y no falta la leyenda mitológica en las que las canciones amainaban los más violentos temporales, o traían el anhelado viento de popa en las solemnes quietudes de la calma chicha, bajo el sol ardiente de los trópicos.

Pío Baroja, el insigne novelista y cascarrabias vasco, en sus libros de aventuras navegantes, habla de ello refiriéndose a sus paisanos. El “Elogio Sentimental del Acordeón en el Mar” es quizá la más bella página literaria salida de su pluma. Un grupo de marineros vascos, de Bermeo, de Pasajes y de Trincherpe, están sentados en el castillete de proa de un quechemarín, en la hora del atardecer sobre uno de los remotos mares que navegara en pasados siglos Sebastián Elcano. El pinche de cocina es el músico; las canciones nativas, los villancicos y las viejas danzas, le salen de los dedos corriendo por el teclado del humilde y popular instrumento, como si fuesen bandadas de golondrinas viajeras, rumbo a los amados y añorados lares. Y a su conjuro, los rudos marineros sienten humedecérseles los ojos y la brisa esperada se levanta y arrulla el quechemarín, impeliéndolo al fin del largo viaje.

Y los pescadores medioevales, de bacalaos, atunes y toninas, cantaban canciones especiales para atraer los codiciados peces y para provocar los vientos favorables; aparte de los piratas, corsarios y bucaneros, que tenían también sus cánticos, alguno de los cuales inspiró el famoso poema de Espronceda.

“Con cien cañones por banda, viento en popa, a toda vela… no corta el mar sino vuela mi velero bergantín...” Ahora, los ingleses “perfeccionan” la vieja historia de la música en el mar, utilizándola para dar y recibir órdenes en naves guerreras y combatientes.

Pero antes tendrán que solicitar el consentimiento de Haendel, de Liszt, de Beethoven, de Chopin y de Mozart, porque el de Wagner lo tienen ya concedido de antemano. ¡Y ojalá que los marinos de la vieja Reina de los Mares y sus posibles enemigos, al recibir las ordenes de batalla, en vez de acatarlas, se quedan alelados escuchando la música en que les vienen transmitidas!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de xuño de ... 1950)
A música e o mar (audicións)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 23-06-2010 01:50
# Ligazón permanente a este artigo
SUBASTAS PARA COMBATIR O CANCRO
22 de junio de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

EL CÁNCER Y LOS ARTISTAS


La Liga Francesa contra el Cáncer, heredera de la tradición, del nombre y de la gloria de los esposos Curie, hizo últimamente un llamado a todos los artistas de Francia -o residentes en Francia– para que cedan una de sus mejores obras a beneficio de la lucha contra el terrible e implacable mal, que aún no pudo ser vencido. Los escritores y los poetas galos han respondido inmediatamente al llamado cediendo los derechos de edición de los libros de la máxima actualidad y del mayor éxito, de critica y de venta, algunos premiados con altos galardones literarios; mientras que los periodistas han contribuido con el importe del mejor trabajo de un mes para acrecentar los fondos de combate de la famosa y benemérita Liga. En cuanto a los artistas plásticos, llevan la palma filantrópica los pintores, que en número de 149, han donado el mejor cuadro de sus últimas exposiciones celebradas en la ciudad de París. Figuran entre los donantes Picasso y Chagall, quienes ofrecieron ya obras de muy alto valor artístico e intrínseco a beneficio de la noble misión.

Las obras cedidas se venderán en pública subasta en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad Luz, después de una Exposición “ad hoc”; y los miembros de la Liga esperan obtener de ella un cuantioso rendimiento.

He aquí un caso emocionante de solidaridad social que protagonizaron los grandes artistas de Francia, mucho más valioso que cien concentraciones, mil panfletos pseudos sociológicos y cuarenta mil declaraciones más o menos “poéticas”, a las que suelen ser muy aficionados los artistas de otros países metidos a sociólogos.

¿Por qué no se hace en Chile algo parecido? No será, ciertamente, porque aquí no haga estragos el cáncer. Por causas que a nosotros no nos incumbe analizar –pero que conocen perfectamente los médicos especializados en la materia– es nuestro país uno de los que llevan en América la delantera de los afectados por la pavorosa y mortal dolencia.

Y hace no mucho tiempo, hemos recogido y comentado en esta misma columna de “La Hora” declaraciones de doctor Leonardo Guzmán, apóstol chileno y generalísimo en la lucha contra el cáncer, quejándose amargamente por la falta de recursos materiales de que dispone, en su noble y generosa batalla, el Instituto encargado aquí de llevarla a cabo.

No sabemos en que quedaron las declaraciones y las quejas del eminente cancerólogo chileno; pero nos tememos mucho que hayan caído como predicación en el desierto, o sea como sermón perdido. Porque la gente, aquí y en otras muchas partes del mundo, sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena; es decir, que quienes están hoy sanos no piensan que mañana pueden estar enfermos, y que en este caso, no tienen derecho a pedirles a los demás lo que ellos no supieron darles, a modo de bienes retribuibles de caridad y de misericordia.

Y pensamos que la Liga Francesa contra el Cáncer ha hecho muy bien dirigiéndose a los artistas de todas las artes; pues en estos tiempos materializados y envelecidos por el interés, lo único que quizá quede en el mundo con claro sentido de los más elementales deberes solidarios para con sus semejantes, sea la Comunidad de las Artes, de las Ciencias y de las Letras. A los otros, advenedizos de la política, de la economía y de las llamadas “ciencias sociales”, no les van ni les vienen los enfermos de cáncer, de tuberculosis o de lepra, mientras no puedan ser tema de sus pomposos y huecos discursos.

¡Y a lo mejor, un día se enfermen ellos de cáncer, de lepra o de tuberculosis. Y es recién, entonces cuando reciban lo que dieron; es decir, nada. Y sólo quedarán los apóstoles de la piedad, los que supieron contribuir con la obra de su genio y de su esfuerzo a mitigar ajenos dolores, con el derecho a que su dolor sea también mitigado.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 22 de xuño de...1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Enfermidades - Publicado o 22-06-2010 01:14
# Ligazón permanente a este artigo
ESCRITORES ESPAÑOIS EN 1947

Comenta RSP o que se publica en Chile sobre os escritores españois e que remite a Embaixada do Goberno de Madrid -que ten unha visión pouco imparcial- sobre a vida literaria española marcada polo "index expurgatorius" no que están incluídos entre outros Galdós e Blanco Ibáñez e manifesta a sua particular opinión sobre o que están a publicar neste intre, Azorín, Pio Baroja e Gómez de la Serna..
.

21 de junio de 1947

ESCRITORES ESPAÑOLES


Por Ramón Suárez Picallo

En las últimas informaciones oficiales de España que publica en Santiago de Chile la oficina de Prensa de la Embajada del Gobierno de Madrid, se dan algunas noticias sobre libros y escritores; es decir, sobre la vida literaria española, regulada hoy por la idea del “Index expurgatorius” –hecho allí ley positiva por decreto- que condena a Pérez Galdós y a Blasco Ibáñez al ostracismo, entre otros cien escritores más que merecen en la estimativa de los dirigentes de la actual cultura hispánica, igual reprobación y castigo idéntico. La vieja “Doña Anastasia”, solterona, fea y nariguda, caricaturizada por Bagaria como “Jefaza” de la previa censura a la palabra escrita, traza con su gigantesco lápiz rojo, una “equis” inexorable sobre todo lo que en España se piensa, se habla y se escribe en letra de molde, que no esté encuadrado en los cánones culturales señalados por el movimiento salvador. El signo así trazado quiere decir: “fuera”, “no sirve”, o, como diría un políglota: “Kaput”.

De ahí que, a pesar de cuanto quiera hacerse para presentar con cierto decoro, la producción literaria “oficial” española de nuestro días, el esfuerzo resulte inútil, especialmente si se la compara con la que en las más distantes latitudes del mundo-Londres, Moscú, París, México, Buenos Aires, Montevideo y demás– ofrecen los escritores de la “España peregrina” de “la otra España” que no está sometida -gracias a Dios- al fuero arbitrario y antipático de Doña Anastasia.

Pero, aún así, España es bastante fecunda en escritores capaces de producir obras de arte más o menos estimables, cualquiera que sea el medio, favorable u hostil a la creación literaria. Ahora mismo, tres grandes escritores anuncian la edición de libros suyos, nuevos los unos y los otros viejos.

AZORIN: El insigne prosista de la lengua, del espíritu y del paisaje de Castilla, anuncia la publicación de un tomo conteniendo varios artículos sobre Teatro y Crítica Literaria. No se dice si estos trabajos del autor de “Clásicos y Modernos” son de ahora o de antes. Si son de “antes” vale la pena volverlos a leer, porque Azorín fue uno de los más nobles críticos del movimiento literario español; aupador, divulgador y consejero de generaciones enteras que en su día hiciesen escuela. Si son de “ahora” la cosa varía. Por aquello de que también de pan vive el hombre aunque el hombre sea un gran escritor, sus críticas de hoy, hechas desde Madrid, no pueden ser como las de antaño, carecen de lo que es médula, esencia y hálito de toda crítica; la libertad de pensamiento y de opinión ¿Critica sin libertad? Algo así como un estofado de carne fresca sin sal.

PIO BAROJA: Haciendo un alto en el trabajo que le dan las deplorables “Memorias” que está, más que escribiendo, recopilando de periódicos que hablaron bien de él, acaba de terminar una novela que lleva por título “Los enigmáticos” y cuya publicación se anuncia para en breve.

No sabemos de qué se trata en dicha novela. Pero el título no deja de ser sugestivo. Efectivamente en la obra de don Pío hay varios enigmas, de los cuales cabe destacar dos o tres: la gramática castellana, los más de sus personajes artificiales y el espíritu acedo, esquinado y picudo del escritor que nunca estuvo bien con Dios, con el diablo ni con su propio pensamiento. Lo que no le privó de ser un buen novelista cuando pudo escribir a sus anchas, las “Memorias de un hombre de acción” y “Zalacaín, el aventurero”. Lo que escriba hoy no puede interesarle a nadie más que a él mismo, que lo hace por su tanto y cuanto, alabando lo que antes censuró y combatiendo lo que elogiaba antes.

RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA. Nos parece en cambio, muy natural que el jefe de la vieja tertulia literaria del café Pombo, vea reeditadas en Madrid sus “obras escogidas”, entre las que se cuentan las famosas “Greguerías”, válidas por su frivolidad, tanto para un barrido como para un fregado.

Fuera de las biografías de Valle Inclán y de Goya, todo el resto de la obra de Ramón Gómez de la Serna no pasa de una “posse” epatante para gaznápiros y tontos de solemnidad, como los que iban al Pombo a hacerse flagelar por el “Maestro”.

En España está oficialmente vedado leer a Galdós. Pero, en cambio, no hay ninguna disposición que le prohíba a Ramón dar una conferencia literaria, tomando como tribuna la erguida joroba de un camello. Por esto no es de extrañar que sus obras selectas se reediten ahora en Madrid.

OTRAS NOTICIAS. Don José Hernández Díaz (muy señor nuestro) ha publicado una monografía titulada “Goya en Sevilla”, la señora doña Julia Hervaiz, “Don Pedro de Zapata, gobernador de Cartagena de Indias”, y el chileno don Jaime Eyzaguirre “Hispanoamérica del dolor”, éste último bajo el patrocinio de Estudios Políticos, lo que puede ser un nuevo dolor para Hispanoamérica. Además el notable erudito señor Martín Granja (muy conocido en su casa) dio a las prensas una amenísima monografía titulada “Caminos y puentes de España”, entre los que cuentan el llamado “de los suspiros” y otro que construyó el mismísimo diablo sobre el Río Miño.

Como se ve, el panorama literario de España no es muy rico que digamos, pero como nunca falta un roto para un descosido, ahí está el Excelentísimo señor de Carneiro y Pacheco, Embajador de Portugal en Madrid, quien, para cubrir la pobreza bibliográfica de la nación hermana, ha regalado al Municipio de Burgos –tierra del Mío Cid Campeador– un lote de libros portugueses. No sabemos si entran en el donativo Luis de Castro Camoens y Almeida Garret; de lo que estamos seguros es de que en él no figuran ni Guerra Junqueiro ni Eca de Queiroz, las dos plumas más ilustres que dio Portugal de un siglo a esta parte. Porque esos dos grandes de las letras lusitanas están en el “Index”, como Pérez Galdós y como Blasco Ibáñez.

Por lo demás, los buenos burgaleses –pese a que el Cid estuvo en Coimbra– no están ahora como para leer “papeles” en portugués. Les basta y les sobra con leer los que salen por allí en castellano.

¡Total! Para lo que les dicen los unos y los otros ¡De todos modos, valga la intención!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 21 de xuño de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 21-06-2010 08:44
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2] [3]
© by Abertal