A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ESPAÑA EN BANCARROTA (2)
Como complemento ó artigo escrito por Edmundo Moure en decembro de 2011 e publicado neste blogue o pasado dia 21 de abril, difundimos este que nos remite agora...


ESPAÑA EN BANCARROTA


Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.
Francisco de Quevedo

Hemos aprendido que, como cualquier individuo o entidad económica, los países también son susceptibles de quebrar, declarándose en bancarrota, aunque todavía no sabemos de ninguno que haya sido embargado en su patrimonio territorial, por deudas internacionales insolutas, aunque se dice que los chinos, pertinaces adquirentes de pasivos occidentales, estarían dispuestos a ponerlo en práctica, en nueva y eficiente forma de imperialismo global.

El prestigioso economista español, Jesús Arroyo Fernández, escribe hoy, 15 de mayo de 2012, a propósito de la crisis española, que parece agudizarse a extremos de hacer temblar la estabilidad del euro, lo que sigue (en cursiva):

1) La economía no se ha centrado en los ciudadanos, sino en defender diversas entidades… con el supuesto de que ellas luego ellas ayudarían a la economía, a los ciudadanos.

… Y suena ya casi a risa, por no llorar, el argumento de que se hace “para que fluya el crédito”, cuando sólo ha fluido a sus agujeros.

2) El Estado se ha centrado en tapar sus agujeros, a nivel central, autonómico y local, y ha esquilmado nuestras empresas, familias y bolsillos… con el supuesto de que así podría prestar servicios sociales.

… Y da pena ver a los pobres colaboradores de Cáritas servir las numerosas comidas que sólo ellos sirven cada día a los desprotegidos ciudadanos, desprotegidos por quienes los tienen que proteger.

3) Los dirigentes se han olvidado de hablar de cosas concretas, de sueldos, de IBIs, del precio de la gasolina y de las patatas, y se han empeñado, todos, en perderse en conceptos abstractos que al final no bajan a la tierra; ni ponen nombre a los parados, sólo números.

… Y aterra ver los comercios que cierran cada semana en nuestras calles, los familiares que se quedan sin trabajo, y los sin techo que ya son muchos en nuestros bancos (los de sentarse y los que usan nuestros ahorros, que tienen portales donde resguardarse).

Para ver esto sólo hay que salir a la calle, y de los despachos, de los números y de los conceptos.


Imagínate –caro y solvente lector- que los acreedores del Fondo Monetario Internacional irrumpan, con receptores judiciales de ojos oblicuos y policías acorazados, a embargar La Giralda, o que rematen La Alambra para construir, en todo el periplo de los jardines del Generalife, un modernísimo complejo de edificios corporativos asiáticos, reemplazando los arcos ojivales arábigos y la ornamentación mudéjar, por esos techos de pagoda cutre que ornan los restaurantes de comida cantonesa en todas las ciudades españolas.

Por mí, que no toquen la vieja urbe de Santiago Apóstol ni vayan a subastar la torre de La Berenguela, con su campana que aún tañe los siglos, con gallega paciencia y como si tal cosa; ni que vayan a enajenar la Muralla de Lugo, para proteger y dar lustre, quizá, a la mansión de algún narcotraficante de renombre internacional.

Un amigo, economista y afrancesado, que justifica, defiende y preconiza el actual modelo Neocapitalista Sauvage, como el único posible para alcanzar la humana felicidad, incluyendo la suya propia, me explica –para que yo pueda entender la lucidez de su economicismo planetario- que un país en plena crisis es como una familia, cuyo sostenedor cae en desgracia por cesación de pagos, siendo dañados por igual todos sus miembros, desde el patriarca hasta la mascota de la casa, pasando por mujer, hijos, allegados y sirvientes…

-Qué mal ejemplo pones- le retruco, porque un grupo familiar, como yo lo entiendo y lo vivo, no es semejante a un país. En el primero, está claro que el desbarajuste afecta a cada uno de sus moradores; en el segundo, pagan los menos afortunados, como es costumbre, mientras quienes provocaron la crisis, a punta de codicia especulativa y castillos de papel moneda, vuelven a beneficiarse en virtud del viejo refrán: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Porque éstos siguen siendo propietarios del río y usufructuarios de sus aguas y peces y todo lo que medre en su caudal. Estabilizarán el flujo, restringiendo la pesca de la masa laboral, poniendo en práctica implacables recortes presupuestarios al gasto público, es decir, limitando las carnadas o recursos básicos que mitigan, en parte, la escasez o la incuria de la inmensa mayoría de los pescadores, que se quedaron sin caña y sin río, en un santiamén.

Se argumentará que los españoles –portugueses, griegos e italianos- no supieron administrar, con pragmática cordura y calvinista cautela, los recursos que la Comunidad Europea puso a su arbitrio para cumplir el orteguiano sueño de una España moderna, tecnológica y pujante, integrada a la Europa del euro y a sus hábitos liberales y consumistas. Es posible que, salvo vascos, catalanes y asturianos, el resto de hijos de la invertebrada Península se haya dedicado más a la jarana que al trabajo productivo, sintiéndose hijos de una colosal Tía Rica que les repartía generosas mesadas a cuenta del promisorio futuro, de cuyas migajas venían también a comer los morenos inmigrantes de África e Iberoamérica.

Ejemplos huelgan, ahora que la crisis se ha desatado como tsunami de valores bursátiles enloquecidos, pero a los asiduos visitantes y turistas hiperbóreos, sajones, germanos, estadounidenses y promovidos asiáticos que viajaban tras el sol hispano de la “industria sin chimeneas”, les venía llamando la atención que, a toda hora de la jornada, estuviesen a reventar los bares, restaurantes y mega almacenes de toda España, y que sus locuaces parroquianos no escatimaran recursos ni ganas de exteriorizar –a la española, a la mediterránea o a la latina- la simple y desnuda alegría de vivir, otrora –¡ay!- tan reprimida y coartada.

Voces revisionistas arguyen que quizá el destape fuera un craso error y que el hedonismo desenfrenado, con su sexo libre a cuestas, no le viniese bien a los díscolos hijos de Hispania, alejados de la religión de sus mayores y de la austeridad escolástica que Franco quiso restaurar, a despecho del libertinaje masónico y de la filosofía materialista, tanto del marxismo decadente como del liberalismo ateo. Y es que la confusión económica trae consigo un intríngulis ideológico difícil de desatar, porque la desesperación social acarrea la turbiedad del lenguaje -como dejó dicho el maestro Confucio, hoy, al igual que Buda, preterido en la China de los nuevos mercaderes-, y las palabras desdicen su etimología conceptual, exacerbando las dudas existenciales en virtud de equívocas y falaces interpretaciones.

Los indignados, entretanto, volverán a tomarse las calles y plazas de Madrid y de otras capitales de la Monarquía Autonómica. Asimismo ocurrirá –ya está ocurriendo- en Grecia, Italia y Portugal. Los sindicatos votarán la huelga general, como en los tiempos del tardofranquismo. Los parados alzarán sus protestas en ristre, como caballeros andantes víctimas de ultraje. Y, lo más penoso, tabernas y cantinas verán clausuradas sus puertas por falta de feligreses y asiduos parroquianos.

Para otros -los menos y tal vez lúcidos-, la cuestión parece simple en su dramática disyuntiva: ¿Es equivalente salvar a España, a Portugal, a Grecia y a Italia que salvar a los especuladores sin bandera de las Transnacionales, de la Banca y de la Bolsa Universal de Valores?

Que respondan los filósofos y ejecutores corporativos del Capitalismo Salvaje. Aunque ya conocemos la respuesta y también las medidas rectificadoras que se nos vienen encima, porque la marea, amigos, también es planetaria.


Edmundo Moure
Entre diciembre 20, 2011; y mayo15, 2012.
Ir a DIARIO DE LA QUIEBRA de Jesús Arroyo Fernández
Ver o anterior artigo ESPAÑA EN BANCARROTA
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 18-05-2012 09:09
# Ligazón permanente a este artigo
LETRAS GALEGAS 2012
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 17-05-2012 10:23
# Ligazón permanente a este artigo
ENFERMIDADE E REPOUSO de RSP
Presentamos agora un novo período de interrupción nas crónicas periodísticas que Ramón Suárez Picallo escribe por enton para “La Hora”, onde se reincorporará, a comezos de outubro de 1949, cun espacio máis reducido e misceláneo, baixo o título xenérico de “Minutos”, para logo retomar o seu máis querido e prolífico espazo, ese que conforman as crónicas de “La Feria del Mundo”.
..."Hay una vieja fotografía de la época que lo muestra con boina y grueso abrigo, en el balneario marítimo de Las Cruces, en la zona central de Chile, como huésped de un albergue para enfermos cardiacos.
A sus posibles “males del corazón”, se agregaba, sin duda, una fuerte nostalgia melancólica –la conocida “morriña” gallega- acentuada por ciertos rasgos hipocondríacos de su personalidad, señalados en su día, con una mezcla de crítica irónica y de solidaridad amical, por Eduardo Blanco-Amor."

(Nota de Edmundo Moure)

16 de mayo de 1949

REPOSO


Por Ramón Suárez Picallo,(Pick - Up)

Desde mañana, y por causa de dictamen médico competente, al periodista que escribe esta columna de “La Hora “ desde hace más de seis años; se acoge a un mes de reposo en Las Cruces, ordenado por el Servicio Medico Nacional de Empleados, maravillosa institución social y jurídica, que honra a Chile, y que lo coloca en la vanguardia de todas los países del mundo, en orden a lo que, en estos últimos tiempos, se dio en llamar Derecho Obrero o Nuevo Derecho.

Y todo, porque Pick-Up está enfermo del corazón. Los sapientes cardiólogos de Chile que lo vieron y examinaron afirman que tiene una afección a las coronarias, con algo de “angina pectoris”; es decir, que se morirá, irremediablemente, un día o una noche cualquiera, sin decir ni agua va. Pero, mientras tanto, la Ley es la Ley, y el periodista pobre, sin más caudal ni amparo que el que le conceden, el día, la noche, el trabajo honesto y el poco o mucho valer de su pluma, además de su jerarquía intelectual y moral, va a buscar en un rincón amable de la costa chilena, el bien inestimable de la salud perdida. Y confía en que el mar, el santo mar de sus viejos amores y de sus inquietas andanzas, actúe a modo de elemento restaurador, con su misterio de eternidad y de esperanza y el encanto de sus polífonas sonoridades, cuajadas en espumas blancas.

Nos despedimos, pues, de nuestros lectores por un espacio de tiempo, fijado por los médicos en treinta días, pero bien podría ocurrir que esta despedida fuese definitiva. En tal caso, nos acomodamos plácidamente a lo que venga, con unas viejas palabras de un escritor clásico.

“Mira, cuando te vayas, si dejas algo detrás de ti:
una sonrisa, un pensamiento, un instante de inquietud,
o la incitación superior, a mirar al firmamento estrellado,
donde está, omnipresente, la grandeza del Creador”.

No estamos muy seguros de dejar detrás de nuestro paso alguno de estos recuerdos, pero sabemos a ciencia cierta, que lo hemos intentado con buena esperanza y con buena fe. Y si no lo logramos fue por causas absolutamente ajenas a vuestra voluntad.

Y, por último, vaya nuestra gratitud a quienes nos leyeron, felicitaron y estimularon, a lo largo de seis anos; desde que un 14 de julio abrimos los telderetes de esta “Feria” evocando la efemérides de la Toma de la Bastilla.

Llevamos, como recuerdos tangibles de la jornada, cartas de elogio, mensajes de censura, y reflexiones escritas sobre temas de actualidad palpitante, discrepantes con nuestro pensamiento. Es el pequeño y único caudal recogido que llena las flácidas alforjas en las vísperas de emprender el gran viaje. Otros llevarán más, pero serán muchos los que llevarán mucho menos.

Y al final: a los compañeros de la casa, “hermanos en la lucha y en el dolor”, que compartieron horas, días y noches con nosotros y que nos abrieron el espíritu y el corazón a la clara, limpia y fraternal amistad, los mejores votos de ventura y bienandanza, con el alma arrodillada.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santaigo de Chile, tal día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Enfermidades - Publicado o 16-05-2012 09:42
# Ligazón permanente a este artigo
ESMOLA MÍNIMA PARA MENDIGOS
RSP comenta neste artigo as reivindicacións ou esixencias dos mendigos mexicanos en 1947 e que difundiu o xornal "Universal Gráfico" pola que acordaron non admitir esmolas inferiores a dez centavos...


15 de mayo de 1947

LOS MENDIGOS EXIGEN


Por Ramón Suárez Picallo

Decididamente esto de la sindicación o “sindicalización” –como impropiamente se dice también– de los gremios, oficios, profesiones y subprofesiones, es cosa muy seria, especialmente en los países democráticos, donde todos los ciudadanos tienen el derecho de asociarse con “fines útiles”– para los que se asocian, se entiende.

En la América de habla castellana, los tres países que van a la cabeza en el ejercicio de este derecho son –por orden histórico– Argentina, Chile y México. El viejo “gremialismo” –que así se llamó en sus orígenes– tuvo preclaros apóstoles y esclarecidos mártires, algunos de amplia personalidad internacional. Formar asociaciones fue, en las primeras dos décadas del presente siglo, una especie de manía sociológica que afecta a todas las capas sociales y a todas las tendencias políticas y religiosas.

Latía en el fondo de esta preocupación, la tradición europeo–latina, ilustrada en la historia de la Gilda romana, el gremio medioeval español, la Escuela de Constructores de templos y catedrales, y la corporación francesa. El tradeunionismo inglés, que influyó posteriormente, en el sindicalismo del mundo anglosajón, fue una mala copia de aquella vieja tradición latina, que por razones de tiempo y de lugar, tuvo gran éxito.

Y volvamos ahora, a lo de América, refiriéndonos a México, donde acaba de formarse el más original y peregrino de todos los sindicatos, o “sindicalizados”, si se prefiere este término, las gentes de pan pedir, los mendigos, los pordioseros. No se sabe aún a cual de las tres principales organizaciones confederales allí existentes piensa adherirse; pero se sabe, en cambio, que en asamblea magna aprobó por aclamación un pliego de “exigencias mínimas para asegurar que el trabajo de sus asociados sea lo más productivo posible”.

La noticia, dada por el diario “Universal Gráfico” en la ciudad de México y retransmitida al mundo por la Agencia United Press, aclara que dentro de esas “exigencias mínimas” –tampoco se sabe cuales pueden ser las “máximas”– los nuevos paladines de la lucha de clases, acordaron no aceptar la limosna habitual del clásico centavo, sino que exigir que se les dé monedas de diez centavos y que en el caso de que el caritativo transeúnte les ofrezca el acostumbrado y mísero centavillo, el mendigo deberá rechazar la limosna con cuanta energía considere apropiada al caso. De esto a proclamar la “acción directa” contra el caritativo tacaño, hay apenas la distancia de un pelo chico y muy delgado.

¡Rediez! Que vemos en puerta un conflicto en torno a la “sindicalización” de los mendigos, si el ejemplo mexicano cunde.
ANTECEDENTES

Por lo demás, no es del todo nuevo que los mendigos se organicen para defender sus “intereses gremiales”. En España, por ejemplo, en los tiempos de “El Lazarillo de Tormes”, de “Gil Blas” y de “La Vida del Buscón”, eran toda una clase social dotada de ciertos derechos que empezaban en la “sopa boba” del Convento y terminaban en el derecho hereditario que tenían los pordioseros, de arrendar, trasmitir, vender o hipotecar los puestos más productivos de la limosna, que eran generalmente, los pórticos de las grandes catedrales y los atrios de las ermitas, iglesias y santuarios visitados por muchos romeros extranjeros y nacionales. La Santa Madre, reconocía, reglamentaba y discernía en los pleitos referentes a esta especie de Derecho consuetudinario, del que los mendicantes eran objeto y sujeto. Una Iglesia famosa o una catedral renombrada, perdería uno de sus “encantos” principales si no tuviese a su puerta, especialmente en los días de Fiesta Mayor, dos hileras de mendigos, entre ciegos, lisiados, tullidos y contrahechos, todos “castigados por la mano de Dios” o “predilectos de una infinita misericordia”. Recordamos, a propósito, que un gran dibujante que describió una festividad jubilar en una célebre sede episcopal. Dentro, las ceremonias con gran boato, a todo lujo, sahumadas de incienso. Fuera, los tullidos, los lisiados, los ciegos, los lacerados. El dibujo llevaba el siguiente pie: “La verdad está en la puerta”. Los mendigos felicitaron públicamente al dibujante, y el Gobierno, en cambio, por indicación del Cabildo catedralicio, le impuso un mes de cárcel. Y aún podríamos hablar de la jerarquía religiosa y filosófica de la mendicidad, en la vieja India, en los templos de Sidhartha o de Budha; en Francia y en Italia, durante siglos, fue el mendigo, un personaje intocable, casi santo. En otros países fue y es aún hoy, un truhán simpático, que explota con gran habilidad, la misericordia ajena, sabiendo que en el 70 por ciento, los que le dan una “chaucha” de limosna, lo hacen para que Dios les perdone y les compense del pecado de tener mil pesos mal adquiridos. Una especie de tasa para entrar en el reino celestial, previo pago de una alcabala ínfima.

Como se ve, los pordioseros de pan pedir, no son una clase social tan menospreciada como parece; tienen abolengo, historia y jerarquía bastantes para organizarse sindicalmente y formular, como cualquier otro hijo de vecino, sagradas reivindicaciones.

(Artigo publicado no xornal La HORA, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ...1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 15-05-2012 02:01
# Ligazón permanente a este artigo
FELICIDADES AVELINO!!

Hoxe, 14 de maio, cumpre 98 anos AVELINO POUSA ANTELO, histórico galeguista e Presidente da Fundación Castelao, que colaborou e participou en maio de 2008 nunha mesa redonda en Sada, da que formaban parte ademáis Xosé Neira Vilas, a súa muller Anisia Miranda e Isaac Díaz Pardo nas Primeiras Xornadas sobre os Irmáns Suárez Picallo.
Desde esta Asociación unímonos a dita celebración con moito agarimo e cos mellores desexos en tan signifacada efeméride.
¡¡¡FELICIDADES D. AVELINO!!
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 14-05-2012 09:19
# Ligazón permanente a este artigo
SANTA TERESA Y SANTA TERESITA
Neste artigo RSP fala da confusión que se está a crear en Chile ante a noticia que duas irmáns de Santa Teresa viven en Francia.... Ao final resulta que a tal Teresa, non é a santa española se non que o título refirese á santa francesa.


13 de mayo de 1947

TERESA Y TERESITA


Por Ramón Suárez Picallo

Antes de ayer hemos leído en un estimado colega de la mañana un título sensacional, grandote y en primera página, que decía así: “Dos hermanas de Santa Teresa de Jesús viven en Francia”. Leer el enunciado y dar un salto en nuestro asiento fue todo uno. Primero nos hemos indignado por la escasa importancia que el compañero titulador, rotulador, o titulero del colega, dado el hecho extraordinario, de que estén allí, vivitas y coleando, dos señoras de más o menos 400 años de edad. Después, hemos revisado minuciosamente nuestras noticias acerca de la insigne santa, doctora y poeta de Ávila, por si acaso estaban trabucadas.

Mas, no fue así. Las noticias que teníamos eran exactas. Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, conocida entre la gente que habla y escribe castellano, como Santa Teresa de Jesús, nació en Ávila de los Caballeros, el 28 de marzo de 1515, y murió, en olor de santidad, después de muchos y muy provechosas andanzas, en la famosa villa Salmantina de Alba de Tormes, el 04 de octubre de 1582. Comprobamos, además, que la santa y fundadora tenía varios hermanos y algunas hermanas, todos muy dados a lecturas romanceras, caballerescas y místicas, de donde le vino a la autora de “Las Moradas” su afán por las bellas letras, llegando a ser, con su amigo y coetáneo San Juan de la Cruz, uno de los más grandes poetas místicos del mundo. Fue amiga, además, del Beato Juan de Ávila, de San Francisco de Borja, de San Pedro de Alcántara y de San Luis Beltrán. Eran los felices tiempos en que en España se daban los santos con la misma facilidad con que se dan hoy los estraperlistas, los verdugos y los carceleros.

Tanto Teresa como sus hermanos -que eran el total nueve– adoptaron el apellido Ahumada; uno de ellos murió en el Paraguay en fiera batalla con los indios guaraníes; otro se vino a Chile y murió aquí, en lucha con araucanos, historiadores y heraldistas chilenos, aseguran documentación fehaciente, que todos los Ahumada de Chile descienden de la ilustre familia abulense de Santa Teresa de Jesús, incluso el que da nombre a una de las conocidas y transitadas calles de Santiago.

El paciente y piadoso lector de periódicos, se dará ahora cuenta cabal de nuestro maravillado asombro, al leer en un gran diario chileno el mencionado título; sobre todo ante la longevidad inigualada de las hermanas de Santa Teresa de Jesús –cuya vida guarde Dios muchos años– que, de ser cierto. Merecía un título a todo lo largo y a lo ancho de la página.


EL ERROR

Después de leer el título, leímos el texto y caímos en la cuenta del error. No se trataba de la inconfundible santa española, autora inmortal de “Camino de perfección”, “Conceptos del Amor Divino”, “Castillo interior” y “Las Moradas”; de la estupenda mujer, que recorrió España de punta a cabo, discutiendo con prelados, teólogos y doctores, haciendo de sus deliquios místico – amorosos hacía Jesús, una doctrina filosófica y una gloriosa escuela poética; de la que en sus andanzas, dio un día con la mismísima Santa Inquisición, y uno de cuyos magistrados afirmó que prefería habérselas con cien teólogos, antes que con ésta fémina inquieta, andariega, doctoral y polemista”.

No se trataba de esta magnifica santa abulense, que fue, además, artífice genial de la lengua castellana en el verso y en la prosa; se trataba de una beatita francesa, suavecita y con un poco de confitería, canonizada hace pocos años con el nombre de Santa Teresita del Niño Jesús, que según decires, hizo la mar de milagros, y tiene en Chile gran cantidad de devotos.

Cuando se produjo la elevación a los altares de la Teresita gala, hubo en España una polémica tremenda. Alguien habló que los franceses hacían a los españoles una competencia empecinada en lo de tener santos y santas con iguales nombres. Un gran escritor católico, censuró ásperamente a las beatas peninsulares, que ofrecían su devoción a la pequeña Teresita francesa, mientras olvidaban a la gran Teresona española.

Nosotros éramos entonces muy chicos y por eso no pudimos intervenir en la polémica. Después, leímos los libros de Santa Teresa de Jesús, y fuimos sus devotos incondicionales, lo cual no quiere decir que tengamos ninguna inquina contra la santita traspirenaica. Pero, eso sí, nos parece que en Chile no puede haber confusión posible entre las dos santas homónimas. Aunque sólo sea porque aquí todos los días pasamos por la calle Ahumada, que nos hace recordar el abolengo prócer de la gran Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, conocida por cuantos saben leer, hablar y escribir castellano, con el abreviado religioso y literario de Santa Teresa de Jesús, nacida en Avila el 28 de marzo de 1515.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 13-05-2012 00:35
# Ligazón permanente a este artigo
FRANCO E OS VASCOS

Finalizada a Guerra en España, os vascos levaron a cabo varias folgas durante o franquismo, aquí RSP da conta da do ano 1947...

12 de mayo de 1947

LOS VASCOS CONTRA FRANCO

Por Ramón Suárez Picallo

EL General Francisco Franco Bahamonde tuvo que hacerle frente en estos últimos días, al más difícil problema, que se planteó a su Gobierno en todo lo que lleva de existencia, después del fin de la guerra civil. Nos referimos a la huelga general, iniciada en Bilbao el día 1º de mayo y terminada, relativamente, hace muy pocas horas con el triunfo de los huelguistas.
(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero do ano... 1947)
Declarar una huelga, dirigirla y sostenerla durante 10 días en un régimen dictatorial tan feroz como lo es el que oprime actualmente a España, es una hazaña revolucionaria de gran volumen, digna de ser señalada, estudiada y comentada objetivamente. El hecho sólo puede explicarse en el País Vasco, donde la resistencia interior al régimen imperante es compartida y ayudada por todos los sectores de la opinión pública, y dirigida desde el exterior, por un organismo legal y popular, acatado sin discusión, como lo es el Gobierno autónomo de Euzkadi, que preside el joven líder –nacionalista y católico practicante- doctor José Antonio de Aguirre y Lecube. Y se explica, también, en la Historia y en la tradición democrática de un pueblo que implantó en su territorio los derechos del hombre y del ciudadano hace ahora cuatro siglos, y que fue y sigue siendo fiel a ellos en todos los trances, por duros y difíciles que éstos sean. Gente tenaz, dura en el combate y empecinada en las ideas que considera justas, es invencible a las largas o a las cortas.


ORÍGENES DE UNA HUELGA

Se equivocará quien crea que la huelga a que venimos refiriéndonos tuvo un carácter estrictamente gremial. Fue esencialmente, una huelga política contra el régimen franquista, en la que participaron tres poderosas organizaciones sindicales: la Unión General de Trabajadores (socialista), la Confederación Nacional del Trabajo (tendencia anarcosindicalista) y la Solidaridad de Trabajadores Vascos, (confesional católica), adscripta al Partido Nacionalista Vasco. La huelga ha sido un “tanteo de fuerzas” del que salió ampliamente derrotado el régimen de Franco. Veámoslo:

El 1º de mayo fue declarado previamente por el Gobierno día “obligatoriamente laborable”, anunciándose que quien faltase al trabajo sería severamente castigado”. Seis mil obreros de Bilbao, desafiando el ukase gubernamental, holgaron ese día. Al siguiente, fueron despedidos los huelguistas, con pérdida de todos sus derechos, por orden gubernativa. Quince mil obreros más se declararon el huelga en solidaridad con los represaliados; y luego otros setenta mil en las tres provincias vascas de Vizcaya, Alava y Guipúzcoa. El movimiento amenazaba extenderse a toda España y fue entonces cuando el Gobierno los invitó a volver al trabajo con todos los derechos y honores de los que triunfan en abierta lid.

Pero la batalla ganada en su primer aspecto por la resistencia vasca, no ha terminado aún. En la histórica villa de Vergara, donde en 1838 se puso fin a la guerra civil de 7 años entre “carlistas” y “cristianos”, sigue la huelga. ¿Por qué? Uno de sus hijos apellidado Usarrunzaga, fue detenido como huelguista en San Sebastián, junto con otros varios. Cuando era conducido a la cárcel para ser sumarísimamente juzgado por la policía, aprovechó un descuido y se lanzó delante de un tranvía a toda velocidad. Murió instantáneamente, destrozado bajo las ruedas del vehículo. La prensa, al siguiente día, anunció el hecho como un suicidio vulgar; pero los de Vergara no volverán al trabajo hasta no recibir el cadáver de su convecino para darle cristiana sepultura con un gran funeral popular.


POR EUZKADI Y POR LA REPÚBLICA

Inmediatamente de producirse la huelga en el País Vasco, el jefe del Gobierno republicano español en exilio, don Rodolfo Llopis, emitió una declaración de apoyo y solidaridad con ella; la ratificaron horas después todos los grupos políticos sindicales que apoyan al régimen republicano. Por su parte, el Presidente de Euzkadi, en una declaración oficial, publicada simultáneamente en Londres y en París, explica y aclara su alcance y significado, afirmando que forma parte de un plan organizado para derribar a Franco y a su régimen.

Afirmó el Magistrado vasco que desea que el mundo democrático sepa que la huelga es una protesta nacional y civil en la que no solamente tomaron parte todos los obreros vascos sino que también los empleadores que los están apoyando ansiosos de obtener la libertad.

Los empleadores vascos han manifestado que las medidas adoptadas por el Gobierno no eran necesarias, ya que las medidas de violencia y victimización que han sido decretadas no corresponden al carácter de la huelga.

Según el movimiento subterráneo vasco, las dificultades comenzaron el 06 de abril pasado, cuando los vascos celebraron en Bilbao su día nacional, y cuando cientos de obreros vascos se negaron a asistir al trabajo el día 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo. La declaración dice que varias penas de muerte fueron impuestas a los obreros por estos motivos.

Desde los comienzos de este mes, agrega la declaración, en 60.000 obreros, se han unido a la huelga general, y por lo menos dos empleadores han sido arrestados.

Declarando que el Gobierno ha establecido prisioneros de emergencia en los distritos vascos, la declaración añade que “grupos de falangistas armados recorren las calles del Bilbao amenazando a los obreros si se resisten a volver al trabajo. La policía sigue a los huelguistas en camiones, en los cuales llevan a los que arrestan”.

En el curso de una conferencia de prensa, el Presidente Aguirre, declaró:

“Debemos recordar que vascos españoles murieron en Narvik, en África e Italia y por la liberación de Francia. Y ahora pedimos la misma libertad para nosotros, los españoles. Pedimos la libertad para expresar nuestra voluntad y para dirigir nuestros destinos de acuerdo con nuestras voluntades. En el nombre de un pueblo cristiano, los vascos están pidiendo, justicia y libertad”.

No ha terminado, pues, la batalla. Por el contrario, empieza ahora; estamos en situación de informar que nuevos y muy interesantes episodios están “ad portas”.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 12-05-2012 00:14
# Ligazón permanente a este artigo
ALEMANIA 1944: Principio do fin.

Neste artigo RSP lembra os comezos da invasión alemana e -a falta dun ano para que asi fose- anuncia a derrota alemana, como así foi...


11 de mayo de 1944

INVASORES INVADIDOS


Por Ramón Suárez Picallo

Se han confundido ayer, en todo el mundo, los recuerdos de la invasión nazi de Bélgica y de Holanda, con los augurios de su próxima posible “reinvación” por las tropas aliadas. Los invasores de 1940, serán los invadidos en 1944, crecidos y multiplicados a lo menos por cuatro.

Hay algunas diferencias entre las dos invasiones. Bélgica y Holanda eran naciones pacíficas y neutrales, que habían recibido “reiteradas seguridades” de Hitler de que su neutralidad sería respetada; ellas habían confiado en la palabra dada, y hasta habían quebrantado normas y tradiciones sagradas de amistad, en beneficio del vecino agresor de otros pueblos; y su confianza llegó incluso a dar hospitalidad a la traición de fuera y de dentro; no les valió: la mañana del 10 de mayo, el poderoso alud de hierro y fuego, seguido de los trabajos de zapa de la quinta columna, arrasó, en pocas horas, con las dos naciones. Fue una traición en toda regla, que, en el primer momento, logró todos los objetivos propuestos; de allí a Dunkerque y a París, fue todo coser y cantar para las poderosas fuerzas del Tercer Reich, dueñas virtuales de todo el continente Europeo. Fueron horas aciagas para las democracias y para los Demócratas; horas sobrecogidas de desesperanza. Las salvó, con su magnífica tozudez, heroica y solitaria entonces, la Gran Bretaña, dirigida por el más grande de sus súbditos, de todos los tiempos: Winston Churchill, ofreciéndole a su pueblo: sangre, sudor y lágrimas.

Han pasado cuatros años y la palabra invasión, sigue “pendurada” en el aire del mundo, esta vez con distinto significado; esta vez, invasión quiere decir libertad, independencia, ilusión, esperanza. Está anunciada, como tal, a todos los vientos, y no tiene el carácter que tuvo la otra, de atraco con alevosía, nocturnidad, abuso de fuerza y premeditación solapada y silenciosa. Hitler y los suyos, saben a qué atenerse sobre ella, porque es la justa respuesta en una guerra a muerte, que él provocó, creyéndose el amo cruel del mundo: una guerra en que al enemigo se le busca donde esté, para combatirlo y aniquilarlo, con las mismas armas que él utilizó: el aire, el mar, la tierra y hasta los amigos que residen en la tierra invadida y que ayudarán al invasor, esta vez, por altos móviles patrióticos, en vez de hacerlo por la sucia traición pagada de la quinta columna.

Muchas vueltas dieron las tornas en estos cuatro años terribles, poco después de la invasión de Bélgica y Holanda, preludio de la caída vertical de Francia, la propaganda nazi, lanzó al mundo la “explicación técnica” de su victoria, en películas y reportajes, meticulosamente explicados. Hemos visto algunas aquí, en Santiago de Chile, presentadas ante multitud de espectadores, que decían abrumados: “esto es invencible”. Lo parecía, en efecto, tal era la perfección sincronizada de la guerra relámpago, sobre la pantalla convertida en mapa de Europa. Frente a aquel mecanismo, pavoroso, por su precisión, su rapidez y su fuerza destructoras, parecía no ser posible ninguna resistencia. El orgullo nazi no conocía límites. ¿El hombre, en su afán de ser libre?, ¿la unión de los pueblos agredidos?, ¿la ira de las gentes de bien, ante las perspectivas de convertir al mundo en una vasta colonia de esclavos del Tercer Reich?

Nada de eso valía un comino, para el orgullo y el deseo alemán de aplastar al mundo. Y los dioses, enloquecieron a los triunfadores de entonces, para perderlos después. Primero la U.RR.SS. y luego Estados Unidos, agredidos y provocados, entraron a la guerra, sumando a la causa democrática un inmenso caudal de voluntad humana y de pertrechos bélicos, que variaron totalmente el curso de los acontecimiento. Con la guerra relámpago, ocurrió con lo del ciclista por la cuesta abajo: que si la bicicleta para, se cae el ciclista y se rompe la crisma. Paró la guerra relámpago nazi y comenzó la de los otros. Los que corrían hacia adelante, corren ahora hacia atrás. El cielo, el mar y la tierra están otra vez cubiertos. y en todos los ámbitos del mundo resuena la palabra: ¡invasión!, ¡invasión!, ¡invasión!

Sólo que ahora, esa palabra, tiene opuesto significado al que tenía hace hoy cuatro años, cuando cayó como una gran desgracia, sobre Bélgica y Holanda. Entonces quería decir opresión, muerte y angustia. Hoy quiere decir, libertad, vida y esperanza, por aquello de que dónde las dan las toman, los invadidos de ayer serán los invasores de hoy, crecidos y multiplicados.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxe pero de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 11-05-2012 01:15
# Ligazón permanente a este artigo
COELLOS AUTÓCTONOS ESPAÑOIS
A partires dunha noticia recollida no xornal chileno La Hora e referida a España, sobre unha invasión de coellos nun camposanto, RSP comenta dita nova referíndose xa ao nome de Hispania que para os romanos indicaba "terra de coellos"...


10 de mayo de 1949

LOS CONEJOS DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

NOTICIAS: “Una fantástica cantidad de conejos, procedentes de todo el Alto Aragón, han invadido el cementerio de la ciudad de Huesca. Supónese que tal concentración de roedores en el camposanto de la vieja ciudad, es debida a la sequía que dejó yermos y áridos los campos. Y los conejos invasores buscan en los cementerios el pastoreo y la verdura para alimentarse”. (Resumen de un telegrama de la Agencia France Presse, publicado en “La Hora”)

Es sabido que entre los antiguos nombres de España, cuyo significado dio muchísimo quehacer a filólogos e historiadores, figura Spania: y un gran historiador francés, el Padre Jesuita Duchesne, preceptor de los primeros príncipes españoles de la Casa de Borbón, afirma en su “Compendio de Historia de España” (Edición Ibarra, de Madrid 1578, traducción y notas del Padre José Francisco Isla) que Spania es una voz púnica, que quiere decir conejo, “por los muchos y de muy buen gusto de que abunda aquella región”. Por su parte y quizá por razón idéntica, el poeta latino Cátulo le llama a España Cunicu losa, o sea, tierra de conejos. Además, todos los autores clásicos, tanto los griegos como los latinos, coinciden en afirmar que la patria original del Lepus cuniculus, mamífero y roedor de la familia de los lepóridos, es la península Ibérica. De allí pasó, o lo pasaron, a los otros países europeos, los buenos aficionados a la caza; y llegó a ser, por su extraordinaria fecundidad, una especie de plaga, incluso en las islas Baleares y en las Británicas, hasta que los gastrónomos glotones se encargaron de acreditarlo, a tal punto, que, en el año de 1300, un buen conejo, valía en Francia, en Alemania y en Inglaterra casi tanto como un cerdo pequeño. Quisieron aclimatarlo en Rusia y en los países Escandinavos sin ningún resultado positivo. El conejo es un bicho astuto, regalón y buen vividor, que no quiere saber nada de tierras yermas y desoladas como lo son “las del inhóspito Norte de Europa”. De ahí su lealtad a la patria nativa. Los montes de León, las mesetas castellanas, los campos de la Extramadura, las verdes y onduladas montañas de Galicia, y las riberas de los ríos aragoneses, son su paraíso residencial.

Se alimenta, con preferencia, de yerbas perfumadas; el anís, el cantueso, el espliego, el romero y, sobre todo, el incomparable tomillo, constituyen sus platos predilecto, y le dan a su carne exquisita, cuando pasa de la carrera a al cazuela, el sabor oloroso de las más raras y finas especias del Oriente.

Por eso un buen cazador español, ya puede matar a mansalva osos en los Picos de Europa, jabalíes en la Mancha, liebres en todas las tierras de sembradío, o tejones en las praderas; él no será nunca consagrado en la hermandad cinegética, ínterin no mate conejos en gran cantidad, y no pueda ofrecerles a sus amigos, un estofado o un escabeche o un buen adobo de Lepus Cunículus, con su olor a tomillo montés y su pebre fuerte y atufante de vino blanco y clavo.


HUESCA Y LOS CONEJOS

Huesca forma, con Zaragoza y Teruel, el antiguo reino de Aragón. Tierra de higueras, viñedos y olivares, de hombres robustos y verticales; tierra donde la jota florece en toda su viril y bárbara belleza, es a la vez blasón orgulloso de las viejas Españas, ganado en jornadas heroicas a lo largo de 30 siglos de Historia.

Huesca está situada en la estribación sur pirenaica, en una confluencia de pueblos y de naciones.

Fue vascona y algo navarra, reducto fuerte de la disidencia de Sertorio frente al Imperio Romano; murallón contenedor de la morisma infiel, y paso muy difícil de los franceses en todos los tiempos; aparte de haber mantenido siempre en alto, en su vida propia, el pabellón de los fueros y de las libertades de la vieja comunidad catalana-aragonesa, cuando ésta era dueña y señora de todo el Mediterráneo y cuando tal grandeza decreció por causas políticas y dinásticas, que no es del caso examinar ahora. Pues bien, además de todos estos méritos Huesca tiene otro que nos viene muy a cuenta destacar. Es, de todas las 50 provincias españolas, la más rica en conejos, tanto monteses como caseros. Entre los cunicultores –especies de maniáticos criadores de conejos– de todo el mundo, la rama más codiciada y más difícil de criar se llama “Gigante de España”, Es un bellísimo ejemplar de largas orejas, ojos de rubí y pelaje de seda, que más parece cosa de adorno que bicho de corral. Y es original de Huesca, o por decirlo más propiamente de Barbastro, villa medioeval de su provincia, antiguo reino de Taifas, sitiado y rendido por el Mío Cid Campeador en sus andanzas, hazañas y aventuras. En los montes y campos próximos, hasta el Valle Almudévar, en las estribaciones de Tardienta y de Santa Quiria, de Estrecho Quinto y Monte Aragón los conejos libres y sueltos, tiene allí su reinado montaraz acosado y perseguido constantemente por los mejores cazadores de España, emperrados en diezmarlo a escopetazo limpio.


AL CEMENTERIO

Como habrá visto el paciente lector en la noticia que encabeza esta gacetilla, los conejos de Huesca están de malas una vez más. Una terrible sequía como pocas veces se viera otra igual dejó secos, ardidos y áridos, los campos de tomillo; y los orejudos animalitos van a buscar su diario condumio de yerba verde, a los lugares donde la tierra está aún verdecida. Al camposanto donde reposan héroes y mártires, santos y pecadores, pastores y artistas, menestrales y campesinos, transformada su carne material en tierra fecunda, capaz de alimentar con su fruto a los conejos, fugitivos de las tierras sedientas del Alto y noble Aragón.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 10-05-2012 01:36
# Ligazón permanente a este artigo
MANUEL PINEDA, Tenor
Artigo adicado ao tenor andaluz Manuel Pineda quen acadou fama polos anos 30 e participu nunha homenaxe ao maestro R. Soutullo. Ao rematar a Guerra Civil, se exiliou a México. En 1949 canta en Chile o que motiva que RSP fale sobre el na sua columna...


9 de mayo de 1949

ESPAÑA CANTANDO.MANUEL PINEDA


Por Ramón Suárez Picallo

Hace algún tiempo llegó a Chile un llamado conjunto de arte lírico español, que causó aquí, entre los aficionados a la clásica Zarzuela, consternación y estupor. Aquello, más que un grupo de artistas, parecía una gavilla de facinerosos del Arte. Ellas, fugitivas todas de la cocina y de la artesa de lavar, y ellos desertores del terrón y del bosque de leña, que quedaron clamando a gritos contra su ausencia. Mas, por la misma razón desconocida de que en un ortigal suele nacer una lechuga o una mata de romero, venía en este grupo un cantante, devoto del Arte, y servidor fervoroso de la mejor emoción lírica de España. Nos referimos al tenor Manuel Pineda, quien, en su día se apartó de la “troupe” y se dedicó a cantar solo, por aquello de que “más vale andar solo que mal acompañado”. Fue contratado enseguida por la principal Estación Radioemisora chilena y, a la vista del éxito de las primeras audiciones, se le renovó el contrato “ad livitum”. Por su parte una gran empresa de discos le grabó 4 canciones, desprendidas de otras tantas obras españolas de universal renombre. Y ahora, Manuel Pineda, está en trance de ser escuchado en el Teatro Colón de Buenos Aires, paralelo en prestigio artístico con el Opera House de Nueva York.


UNA VOCACIÓN Y UNA CULTURA

A las tres veces de hablar con Pineda en Chile nos ofreció el singular encanto de un misterio. Es un hombre culto, cordial, distinguido, capaz de mantener conversación y diálogo sobre temas de Arte, de Literatura, de Filosofía, de Historia y… de Medicina. Y nos dimos, enseguida a la develación del misterio de su presencia aquí, juntado y rejuntado con gentes que no le van ni le vienen. Claro que él, cuando la interrogamos al respecto, nos recordó un viejo dicho español atingente a un buen sentido democrático: juntos pero no revueltos.

En efecto, Manuel Pineda, nacido en la Isla de San Fernando de Cádiz, hace ahora unos 38 años, tiene una bella historia vocacional con referencia al Mito de Orfeo, que le permite ser existente por diferente en el mundillo cautivo de los cantantes.

A los 10 años Manuel Pineda, siendo colegial, formó parte, como primera voz, de una estudiantina gaditana; y, a los 11, era ya su severo y grave director. Su familia, de viejos marinos magistrados y funcionarios públicos, frunció el ceño ante las aficiones, líricas del vástago. Y, su señor padre, cuando lo vio dirigir un coro y lo oyó cantar sufrió la prueba de fuego que le costó la vida. El muchacho siguió sus estudios académicos. Se graduó de Bachiller Mayor, especializándose en Ciencias Naturales, iniciando luego la carrera de Medicina. Al llegar al 3er año con brillantes calificaciones, sufrió la prueba de la que salió muy mal parado. No soportó las sucias bromas de la disección, con la esponja y los trozos de carne muerta, con que se suele probar el “buen estómago” de los estudiantes en las escuelas españolas de Medicina. Abandonó la carrera médica y se graduó en la más amable de Maestro de Primera Enseñanza, Ministerio que ejerció durante cuatro años. Más tarde ingresó a la segunda Enseñanza como Profesor de Ciencias Naturales.

Mientras tanto, su espíritu lírico de gaditano y de andaluz de buena cepa, se reservaba para cantar y para oír cantar, a modo de delectación y de remanso. Los conciertos de buena o mala muerte, las compañías teatrales y los coros y orfeones que, de cuando en cuando, iban por su tierra, lo tenían siempre en la primera fila de los admiradores.


LA RUTA

En 1929, una compañía dirigida por el Maestro Serrano, ofreció en Cádiz una versión perfecta de “La Dolorosa”. A ella se incorporó Pineda en cuerpo y alma. Abandonó todos los otros estudios y trabajos, seguro de haber hallado su verdadera ruta. El ayuntamiento de Cádiz, a la vista de su vocación y de sus condiciones, lo pensionó para estudiar música y canto con los mejores maestros de su época. Recorrió toda España, y en un homenaje que Galicia le tributó a su hijo ilustre, el maestro Soutullo, fue Pineda el intérprete de sus mejores y más populares obras. A raíz de tal suceso y homenaje, cantó en el teatro Rosalía de Castro de A Coruña. La prensa gallega, que en orden a cosas del Arte, solía entonces hilar muy delgado, le dedicó elogios fervorosos. Y Pineda, con fino aticismo y salado sabor andaluz, nos cuenta que se regodeaba leyendo los elogios de “El Orzán”, “La Voz de Galicia” y “El Ideal Gallego”, proclamándolo gran divo, teniendo en el bolsillo como único caudal, seis perras grandes, o sea, sesenta centésimos de peseta; la suma estrictamente mínima que costaba un café puro en la tertulia artística y literaria del “Marineda”, donde, en su día había pontificado la Excelentísima señora Condesa de Pardo Bazán.


EN EL EXILIO

Al terminarse la guerra civil, Manuel Pineda, por causas que no es el caso examinar aquí, emprendió, como otros centenares de miles de sus compatriotas, los caminos del exilio. Fue a dar a México y allí se acogió al generoso decreto del Gobierno azteca, que les concedía, automáticamente a los refugiados republicanos españoles, la condición de ciudadanos mexicanos.

Desde entonces y por una razón de gratitud y lealtad muy españolas, se llama tenor hispano-mexicano, el gaditano y andaluz Manuel Pineda. Y es la verdad decir que no se sabe en cuales canciones –si en las mexicanas o en las españolas– pone el cantante mayor dosis de emoción y de fuerza espiritual y lírica. Es un pedazo bien representativo por cierto, de la España Peregrina, redescubridora de la mejor América, que va dejando paso por estos mundos a recuerdos del viejo solar pairal, traducidos en canciones.

Por eso –y dejando aparte cualquier juicio específicamente técnico, incumbente a los críticos de canto y de música– cuando oímos cantar a Manuel Pineda, nos parece estar oyendo cantar a España. Porque una de las mejores modalidades españolas de hacerse oír en la oración, en la protesta, en la elegía, en la fe y en la esperanza, es cantando a voz en cuello.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, ta día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 09-05-2012 00:28
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3]
© by Abertal