A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

AS MULLERES DE AMÉRICA
Ante a celebración da Asemblea da CIM (Comisión Interamericana de Mulleres) que tivo lugar en Santiago de Chile no ano 1951, RSP enumera unha serie de mulleres que tiveron un papel destacado na historia e relaciona, por outra banda, as mulleres americanas que tiveron uha importancia decisiva no nacimento de moitas nacións ou estados americanos...


31 de mayo de 1951
BUENAS TARDES

LAS MUJERES DE AMÉRICA


Por Pick–Up(Ramón Suárez Picallo)

Se inaugurará hoy en la ciudad de Santiago de Chile, la Segunda Asamblea de la Comisión Interamericana de Mujeres. Trátase de un Organismo incorporado oficialmente a la Organización de los Estados Americanos, que cuenta, además con el alto visto bueno de las Naciones Unidas.

Y ahora, si tuviésemos espacio, tiempo y vagar, haríamos una adecuada asamblea de todas las mujeres que hicieron capítulo en la historia del género humano, desde nuestra madre Eva, hasta Cleopatra, las matronas romanas, Santa Teresa de Jesús, la Reina Católica, Madame Chiang Kai Shek e Isabel de Inglaterra; sería un buen elogio, en el sentido de justificar esta idea nueva, que les concede a las mujeres el derecho de discutir, de opinar, de mandar y de desmandar, como en los viejos tiempos de las matriarcales tribus célticas. Todo ello coronado con el nombre de Madame Curie, de Concepción Arenal y de la Condesa de Pardo Bazán.

Pero -¡siempre hay un pero!- no podemos hacer el ensayo. Y sólo nos queda recordar a unas pocas mujeres de esta América nuestra que estimularon, auparon y escoltaron con una presencia señera, el nacimiento y el bautismo de muchas naciones libres; Doña Remedios Escalada, esposa de San Martín; doña Javiera Carrera, hermana de ilustres patriotas chilenos y doña Isabel Riquelme, madre de O’Higgins. Y en los últimos tiempos, Juana de Ibarbouru, Alicia Moreau, Paulina Luisi, Alfonsina Storni, Blanca Luz Brum, Mireya Lafuente, Amanda Labarca y Gabriela Mistral, en las letras, en las artes, en la educación y en el alto pensamiento.

Estupendas mujeres de América, compañeras y amigas, de las otras innominadas, honestas y sufridas madres de la familia y dueñas de casa, obreras, empleadas y vendedoras, baluartes, morales y físicos del mundo americano que viene, y cuyos problemas de carácter cotidiano y apariencia menuda deben de ser tratados, en la Conferencia que abre hoy, en esta ilustre ciudad americana de Santiago del Nuevo Extremo.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe pero de... 1951)
Sobre a CIM (Comisión Interamericana de Mujeres)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 31-05-2012 00:57
# Ligazón permanente a este artigo
MONSEÑOR QUINTANILLA, expulsado de Pekin (1951)
30 de mayo de 1951

BUENAS TARDES
ESPAÑA EN EL MUNDO.EN LA CHINA


Por Ramón Suárez Picallo

Se anuncia desde Roma, que el Gobierno comunista chino de Peking, prosiguiendo su “razzias” contra los misioneros cristianos que andaban por su inmenso territorio predicando el Evangelio de Jesús, ha detenido a otro grupo de ellos bajo la acusación de no ser amigos del régimen de Mao–Tsé–Tung.

Entre los detenidos aparece un hombre que nos llamó la atención, por su eufonía castellana: Monseñor Arturo Quintanilla; Obispo católico de la Provincia de Honan. El hombre nos causó sorpresa y nos dedicamos a averiguar de quién se trata, pues era muy raro hallar, en los últimos tiempos, apellidos españoles en los equipos cristianizadores del inquieto e inquietante Extremo Oriente.

Después de las viejas andanzas por aquellos remotos andurriales del ilustre jesuita navarro que se venera en todos los altares de la Cristiandad Católica con el nombre de San Francisco Javier, creíamos que por causa de su mala ventura, los misioneros españoles no habían vuelto por allí en su afán de ecumenicidad religiosa. Les habíamos dejado la ingrata tarea de cristianizar a los chinos, a los ingleses, a los franceses, a los alemanes y a los norteamericanos. El Doctor Cronin, en su bellísimo libro “LAS LLAVES DEL REINO”, nos confirmó en tal falsa suposición, presentándonos sólo a ingleses y a yanquis en la ingente tarea cristianizadora.

Y ahí nos aparece hoy Monseñor Arturo Quintanilla, Obispo de Honán sufriendo cárcel y martirio en nombre de Cristo y de la ecumenicidad cristiana de España. ¿Quién es él? Monseñor Arturo Quintanilla nació hace ahora unos 70 años, en la provincia española de Logroño, capital de la comarca de La Rioja, tierra de buen vino, de pimientos morrones y de famosos embutidos; es decir, de bien comer y de beber mejor, que comparte, históricamente parte del país vasco, parte de Aragón y parte de Castilla. Pero, además de su pueblo natal, perteneciente a esa provincia, se llama Berceo, inmortal y sonoro nombre en la historia toponimia de nuestra Literatura, pues fue natural de allí mismo el altísimo poeta don Gonzalo de Berceo, el que escribiera en Román paladino, inmortales romances, pidiendo como único premio de ellos, el vaso de buen vino y de la buena hospitalidad riojana.

Y no deja de ser coincidencia interesante esta de que Mao–Tsé–Tung ilustre poeta chino y mandamás comunista, haya metido en la cárcel a un paisano de Gonzalo de Berceo, que además de doctor en Teología y Sagrados Cánones, es un buen poeta, erudito en letras, humanismo y latinidades. Pero, en fin, es así y fue siempre así el afán ecuménico de España, en el sentido de extender su fe por todas las tierras del mundo, dejando sobre ellas un tendal de mártires y de santos, casi todos ellos excelentes poetas.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero ... de 1951)
Sobre monseñor Arturo Quintanilla
Comentarios (2) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 30-05-2012 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
G. SHEPELER,Presidente da Corte Suprema de Chile (1951)
Despois dunha breve paréntese de descanso, Ramón Suárez Picallo retoma o seu traballo periodístico cun novo título na sua sección:BUENAS TARDES. Neste artigo, comenta o xantar homenaxe que se lle fai ao maxistrado chileno D. Gregorio Shepeler Pinochet por mor do seu nomeamento como Presidente do máximo Tribunal de Xusticia de Chile a Corte Suprema de Xusticia, cargo que desempeñou de 1951 ata 1954...


29 de mayo de 1951

¡BUENAS TARDES!
SERENIDAD Y OPTIMISMO


Por Ramón Suárez Picallo

Don Gregorio Shepeler, venerable magistrado chileno, ha sido agasajado con un almuerzo, días pasados, en el más elegante y aristocrático club de la capital, celebrando su ascensión al más alto cargo del Poder Judicial de la República, es decir, a la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia.

Hubo en el ágape los discursos que son de rigor en estos casos, pronunciados por quienes ofrecían el homenaje y por quien lo recibía. Y, por una vez, se dijeron allí frases, que a pesar de tener el carácter de post banquete, merecen ser subrayadas –por su hondura y su significado-: Por ejemplo, éstas del oferente del brindis, don Rafael Elizalde: “Una sabia y austera administración de justicia es el clásico desiderátum de la civilización. Y aquellos países, donde la Ley pareja para todos, es respetada y bien aplicada, honran y dignifican a la especie humana”. Y estas otras magníficas palabras del alto magistrado, agradeciendo el agasajo: “La vida fue buena conmigo. Este acto y el motivo que lo inspira, es una culminación de todas mis aspiraciones. No la ambición inconsciente del que desea todo lo que brilla; ser obispo héroe, hombre rico o Presidente de la República. No. Mi aspiración fue otra: ganar la vida y la independencia, hacer el bien y gozar de la estimación de mis conciudadanos. Yo disfruto de estos bienes y considero que la vida, bien vivida, es por sí sola, aún sin euforia, un fenómeno agradable, digno de ser experimentado y gozado”.

He aquí la noble, digna, serena y optimista posición de un hombre, enfrentado al duro deber de administrar justicia en suprema y última instancia: un hombre que pasa por alto desengaños, desconsuelos y amarguras; que levanta el corazón para que pasen por debajo de él, sin rozarlo siquiera, los sucesos que podrían amargar su vida y sus actos.

Tales palabras, empapadas de hombría de bien, suenan como una música plácida en medio de una época en que las gentes ácidas y amargadas tratan de volcar sus acideces sobre el espíritu y los intereses del prójimo, incluso en aquellas acciones que requieren –para ser dignas– la prudencia, la serenidad y la paz del espíritu. Y constituyen, además, una garantía de que Chile, frente a los adversos avatares por que atraviesa su vida pública y privada, podrá seguir sintiéndose orgulloso de su Administración de Justicia, que es, como decía muy bien el señor Elizalde, ofreciendo el acto que comentamos, “el desiderátum de la civilización y el mayor bien de la dignidad humana”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 29-05-2012 00:07
# Ligazón permanente a este artigo
8 DE XUÑO · ACTO DE ÉDELINGUA

O próximo 8 de xuño ás 20:00 h. na Casa da Cultura terá lugar un acto promovido polo Equipo de Dinamización da Lingua Galega do IES Mosteirón. Recomendamos asistir, pois promete ser moi interesante.



PROGRAMA

20:00 Benvida.

Entrega do premio Édelingua 2012, outorgado polo Equipo de Dinamización da Lingua Galega do IES O Mosteirón ao alumno/a que máis se teña significado na defensa e promoción da lingua galega.

Presentación de Édelingua, a produtora de audiovisuais do IES O Mosteirón.

Curtametraxe: Eu falo galego porque… (3’)

Curtametraxe: Na oficina de obxectos perdidos. (6’)

Curtametraxe: As mazás casamenteiras. (8’ 50’’)

Curtametraxe: Galego, todo o que buscas. (4’ 35’’)

Estrea da curtametraxe: O drama do cabalo de xadrez (14’)

Estrea do documental: A Filla da Ría de Prata (13’ 30’’)

21:20 Entrega de guía, DVD e folletos turísticos.
Comentarios (2) - Categoría: Actualidade - Publicado o 27-05-2012 11:43
# Ligazón permanente a este artigo
BUSCANDO A LIBERACIÓN DE ROMA (2ª GUERRA)
RSP comenta o avance aliado co fin de liberar Roma ainda que eso supón destrucción,e moito sangue, co desexo que tales feitos sucedan por última vez...


26 de mayo de 1944

HACIA ROMA


Por Ramón Suárez Picallo

Prosigue, con celeridad y eficiencia impresionante, la gran ofensiva aliada en Italia. Las noticias de ella, están llenas de nombres ilustres, de secular resonancia en la historia y en la toponimia de la cultura greco–latina. La Vía Appia, el Rubicón, los Pantanos Pontinos y Aquino, la tierra natal del doctor Tomás; y, a la cabecera de la tensión universal, Roma, el inmediato objetivo político y moral, para la decapitación de la Italia fascista, y el necesario resuello antes de nuevos avances, en busca del gran lobo en su cubil.

Sabemos que el avance aliado no es un paseo militar, y sabemos por lo tanto, que su paso, a sangre, a hierro y fuego, por aquellas tierras bellas y próceres de Italia, tiene que dejar su huella de destrucción; quienes hemos recreado nuestros ojos en aquellos paisajes, sentimos en la carne del corazón, el dolor y la angustia que agobia hoy a todos los italianos, nativos de allí, que ven asolada la heredad sagrada. Y unimos nuestra maldición a su maldición, para increpar a quienes son responsables de la tremenda desventura; a quienes sacaron a Italia de sus cauces históricos, de su tradición latina y de su índole de pueblo culto –creador de cultura– para sumarla a la aventura teutona, de agredir al mundo y a la civilización, en defensa de regímenes, extraños y opuestos a la inmortal mentalidad italiana y a su jerarquía espiritual en el mundo.

Mientras tanto, la guerra es la guerra; y para ponerle remate a la guerra y a quienes la provocan estúpidamente, es necesario el gran sacrificio en vidas y en bienes, en tesoros de artes y en tierras ubérrimas, cubiertas de sembrados en flor, por los caminos que conducen a Roma; por aquellos viejos caminos, poblados otrora de peregrinos del Arte y de la Fe, en busca de la gracia de la Ciudad Eterna. Pero, junto con la muerte, discurre hoy por ello la esperanza y el deseo y los votos, de que sea la última vez que avanzan por ellos ejércitos en pie de guerra rumbo hacia Roma; porque Roma habrá dejado de ser en el futuro la capital de un Estado agresor, para retornar a su verdadera significación, de cuna y de matriz de la civilización latina, junto con aquella otra que el gran poeta granadino le asignaba, cuando mandaba a ella a sus dos peregrinitos enamorados.

“Hacia Roma caminan
dos peregrinos;
a que los case el Papa
porque son primos...”.

En los últimos tiempos, los caminos de Roma para el mundo, no fueron caminos de bendición, de cultura y de arte; lo fueron por el contrario, de execración y de muerte, por la tierra, por el mar y por el aire; Abisinia, España, Albania, Grecia y Francia, entre otras naciones, sintieron acercarse por ellos la traición y la desventura, la guerra injusta y la sombra de la tiranía. Y, por esos mismos caminos con inversa trayectoria, recibe hoy la mala Roma fascista, lo que ella mandó al mundo: ejércitos en pie de guerra. Ejércitos que no van a someter cuerpos y almas, ni a destruir vidas y bienes; sino que van a libertar y a restaurar a Roma, y a devolverle su auténtica fisonomía espiritual y moral, y su índole de ciudad respetada y venerada como patrimonio del mundo y capital de la Italia verdadera. Mas, aún así, no son gratos tales viajeros, porque son la guerra. A pesar de ello y por ello mismo deseamos que estos ejércitos lleguen cuanto antes, y alcen en la urbe bimilenaria sus banderas de libertad, y su invitación a los peregrinos del mundo entero, para que vayan a visitarla, a admirarla y a reverenciarla.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial (Italia) - Publicado o 26-05-2012 03:36
# Ligazón permanente a este artigo
CONSTITUCIÓN DE UNA SOCIEDAD GANADERA EN 1809. José Raimundo Núñez-Varela y Lendoiro
El asociacionismo agrario, como sistema de protección mutua, surge ante la necesidad de aliviar las pérdidas padecidas por cualquiera de los asociados, mediante la cobertura de la totalidad o buena parte del valor del género motivo de amparo, lo que sería lo mismo que compartir su desgracia.

El antecedente más antiguo que conocemos sobre este tipo de sociedades de socorros mutuos, lo encontramos en el Archivo Notarial de La Coruña, protocolo 3.066 del escribano Don José Antonio Manuel Vidal, de la jurisdicción Real de Betanzos, y escritura elevada a pública durante la invasión de nuestro País por los franceses en 1809.

El 8 de marzo de 1809, se reunieron la mayor parte de los vecinos de San Julián de Osedo y los de su anexo San Nicolás de Mosteirón, ante el mencionado escribano y testigos, para obligarse en el cumplimiento del reglamento que suscriben, como solución a los problemas que venían padeciendo con el ganado, a saber:



"En la feligresía de San Julian de Osedo a ocho días del mes de Marzo año de mil ochocientos y nueve, Ante mi escribano de Su Majestad y testigos parecieron presentes, de la una parte Antonio Perez, Francisco Barral, Francisco Diaz, Don Francisco Corujo y Don Ramón Ramos, Francisco Casal, Josef Cañizales, Juan Rodriguez, Don Francisco Lourido, Juan Ferreño, Domingo Martinez, Alonso do Pico, Manuel Riveiro, Antonio Canzelada, Vicente Canzelada, Manuel Varela, Josef Sanchez, Manuel Sanchez, Bitorio Gomez, Andrés Galan, Josef de Castro, Jph Canle, Ignacio Barral, Pedro Gandara, Jph Canzelada, Jph Carregal, Manuel Diaz Pico, Josef Dans, Jph Souto, Jph Meirás, Manuel Riveiro el mayor, Don Joaquin Montoto, Francisco Gómez, Balthasar Gómez, Manuel Babío, Manuel Riveiro el viejo, Jph Pérez, Antonio Diaz da Fraga, la viuda de Jph Diaz, Manuel Pereiro, Jph Freire, Francisco Fieital, Francisco Diaz el menor, Gregorio Martinez, Thomás Ferreño, Antonio Martinez, Josef Ferreño, Antonio Pazos, Andrés da Fraga, Manuel de Castro, Josef Mariñas, Antonia da Rigueira, Manuel Riveiro el mozo, todos vecinos de esta Parroquia; y de la otra, Antonio Suarez, Francisco Pérez, Don Antonio Leies, Juan de Caño, Jacobo Garrido, Juan Suarez, Luis Viqueira, Caietano Barral, Don Ramón Rivas, Pedro Casal, Don Pasqual Gonzalez, María do Río viuda y Don Manuel da (ilegible) que también lo son de la de San Nicolás de Mosteirón su anejo, e dijeron todos ellos, Que con motibo de la extracción que de tiempos a esta parte se haze de toda clase de Ganados Bacunos para el consumo y manutención de los ejércitos y aun otros que mueren de muerte natural; Como los más de los que hay en estas Parroquias son dados a aparzería y metad de ganancias por personas pudientes, conociendo estas los perjuicios que de ello se les originan lo propio que subcede a las que los tienen suios propios, por la pérdida que esperimentan, no sólo de la cantidad principal que rrespectivamente han desembolsado para su compra, sino tambien de sus moderadas ganancias, ninguna rezelosa de ello y con justo motibo quiere dar Ganados algunos, de que por su falta se sigue grave detrimento a los naturales de hambas parroquias por no tener con que cultibar las tierras para la produción de Granos de cuio ausilio y alimento depende la subsistencia de todos: Por tanto y a fin de precaver estos daños, proporcionando un buen método a toda persona que segun su pusibilidad se dedique a dar Ganados a aparzería como hasta aora lo han echo a los Labradores para dicho cultivo, y a los más que tengan por conveniente aun quando formalmente no los sean, para que igualmente puedan en parte disfrutar alguna utilidad para aiuda de su manutención; desde luego los otorgantes por el thenor de la presente escritura y en la mas bastante forma que haia lugar en derecho para desde hoy día en adelante contratan y condicionan azerca dello lo siguiente: Que a todo sujeto de los aquí contenidos que tengan Bueys de Labranza y se les estraiga alguno para consumo de dichos Ejércitos, o le muera de muerte natural o por otro acontecimiento inculpable le han de satisfacer por el entre todos ellos la cantidad de seiscientos maravedis vellón. Por cada Baca que se estraiga para el mismo fin, o muera por igual estilo quatrocientos. Por cada Ternera o Ternero que tenga la hedad de un año o más, Doscientos reales; y por la ternera o ternero que tenga menos de hedad que el año, Cien reales al Dueño que tambien se le estraiga o muera por el horden que queda referido, de modo que a esta paga se ha de proceder en esta forma: Todo sujeto de los que aquí Contratan que tenga Bueys ha de satisfacer de la Cota principal al respecto de tres partes por cada Cabeza de Ganado segun quedan regulados. El que tenga Baca, dos partes; y el que Ternero o Ternera, una, y quando que por qualquiera de las que se lleven para el consumo de dichos ejércitos se pague por estos alguna cosa, en este caso solo devera percibir su dueño de los aquí otorgantes el resto que le falte al completo de la cantidad en que cada una con distinción ba regulada y nada más; vajo cuios términos se obligan unos y otros respectibamente con sus personas y vienes havidos y por haver de estar y pasar a todo tiempo por lo Capitulado en este Instrumento... que firman los que asientan saver hazerlo y por los que no lo ejecuta a su ruego un testigo de los presentes que lo son Don Joaquin Tenrreiro, Don Jph Noboa, y Don Benito Gaiol, estos dos últimos Presbíteros y todos tres tamvien yezinos de esta dicha feligresía, de todo lo qual y conocimiento de los otorgantes yo escribano doy fe. [Firmas]. [Rúbricas]. Ante mí. [Firmado]. Josef Antonio Manuel Vidal [Rúbrica]".


Se nos presenta en este importante documento, por una parte la necesidad de agruparse ante la adversidad, en este caso generada por el estado de guerra en que se hallaba inmerso el País, y por otra, la expresión de un proyecto renovador, en el que se atisba un nuevo concepto sobre los desajustes existentes en las explotaciones agrícolas del Antiguo Régimen, a los que se promete una lenta aunque continua transformación con las reformas político-económicas desarrolladas durante el siglo XIX.

No cabe duda que la "Contrata sobre la estracción y muertes de ganados que otorgaron varios vecinos de las Parroquias de Osedo y Mosteirón", según registra el escribano en el mismo folio dos, sería motivo de comentario general en Las Mariñas y una novedosa iniciativa que se propagaría con rapidez por su extraordinaria eficacia.


Publicado en Betanzos e a súa comarca, outubro de 2003.
Dispoñible en http://www.cronistadebetanzos.com/betycom/03-10.html
Comentarios (0) - Categoría: Historia local - Publicado o 25-05-2012 09:34
# Ligazón permanente a este artigo
QUE A NOSA TERRA SEXA NOSA. Ricardo Flores
Comentarios (0) - Categoría: TEXTOS DE RICARDO FLORES - Publicado o 23-05-2012 11:06
# Ligazón permanente a este artigo
PONTE INTERNACIONAL PASO DOS LIBRES-URUGUAYANA
RSP adica este artigo ao encontro dos presidentes de Arxentina (Perón) e Brasil (Dutra) na Ponte Internacional na fronteira Arxentina-Brasil sobre o río Uruguay e que une as poboacións "Paso de los Libres",polo lado arxentino e Uruguayana por Brasil,e que se inagurou e abriu ao tráfico con anterioridade o 12 de outubro de 1945...


23 de mayo de 1947

PASO DE LOS LIBRES


Por Ramón Suárez Picallo

Con acontecimiento de trascendencia continental tuvo lugar anteayer, cuando los Presidentes de la Argentina y del Brasil, Generales don Juan Domingo Perón y don Eurico Gaspar Dutra, respectivamente, cruzaron el puente internacional que une a sus dos grandes naciones en dos pueblos históricos de bella eufonía geográfica; “Paso de los Libres” por el lado argentino y “Uruguayana” por el lado brasileño. Alude el primero a un episodio histórico argentino, y el segundo al nombre original de uno de los más bellos y amables ríos de Sudamérica, el Uruguay, adornado en sus dos riberas por los rojos macachines ceibales, cantados por cien poetas; caudaloso y azul, lleno de nombres, de recuerdos y de evocaciones: Salto Oriental, Paisandú, Fray Bentos, Mercedes y Carmelo, de un lado; y del otro, Concordia, Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguachú. Un conjunto de nombres que hacen toda una simbiosis espiritual y que representan una cuenca de riqueza material muy cuantiosa.

En la altura de este río, cerca de su nacimiento, están: Paso de Libres, perteneciente a la provincia argentina de Corrientes, y Uruguayana, al Estado brasileño de Río Grande do Sul.

Un hermoso puente extendido sobre las aguas del Río Padre une a las dos poblaciones a modo de camino de buena vecindad, abierto a los transeúntes pacíficos y de buena fe que trafican y comercian baja la égida de la fraternidad y de la paz. La inauguración y libramiento de este puente al servicio publico, fue lo que dio motivo a la histórica entrevista entre los dos primeros magistrados y a la cual nos referimos más arriba.

No nos incumbe averiguar ni comentar ahora lo que trataron los dos Presidentes; pero a la vista del panorama político y diplomático del continente, no es difícil suponerlo: Brasil y Argentina, primeras potencias del lado Atlántico de la América del Sur, tienen muchos y muy graves problemas que resolver como puntos básicos de la unidad hemisferial deseada y buscada hoy con especial ahínco por diplomáticos, políticos y estadistas.

Y, Paso de los Libres, es un nombre simbólico, histórico y evocador y apto para lograrlo, siempre que “el contenido y el continente” estén de acuerdo en esencia, potencia y presencia, para honrar al nombre, a su contenido y a su significado.

Por lo demás, la entrevista Perón – Dutra no es un hecho aislado. Ella es seguida por otra del presidente del Uruguay, doctor Tomás Berreta, reunido a estas horas con su colega brasileño en la hermosa ciudad de Artigas, evocadora a su vez, del hombre y del nombre que forjaron la independencia uruguaya, al frente de sus huestes gauchas, armadas de lanza y poncho. También el Uruguay tiene cosas que tratar con el Brasil, referente a su economía, a su posición actual. Y quizá sea éste el momento crucial de su historia, desde el año 1828, a nuestros días, especialmente en lo que concierne a fijar orientaciones trascendentales, que serían, en estos instantes, altamente estimadas y moralmente bien cotizadas.

Por último, el Excelentísimo señor Presidente de Chile, don Gabriel González Videla, anunció oficialmente hace pocas horas desde la más alta tribuna de la nación, que hará una visita oficial a Brasil a mediados del próximo mes de junio. Su Excelencia, que guarda magníficos recuerdos de aquella gran nación hermana, lleva allí la emoción de esta otra banda continental del Pacífico, que tiene igual que las naciones del otro lado, cuestiones y problemas del más alto interés. Agréguense a éstas las gestiones bolivianas para cruzar mediante una vía férrea media Bolivia y medio Brasil, con punto terminal en el gran puerto de Santos, y se verá en seguida que la unidad de Iberoamérica está pasando de las declaraciones protocolarias de postbanquete diplomático, a un terreno práctico de realidades tangibles, forjadas en el conocimientos y en el trato directo de quienes cargan sobre sus hombros con la pesada responsabilidad de regir los destinos de sus pueblos.

Todo va, pues muy bien en lo que toca a la unidad de este nuevo mundo occidental, que fue llamado con acierto y con justicia, el Continente de la Esperanza; y seguirá yendo aún mejor, si todos estos viajes, gestiones y entrevistas, discurren sobre nombres tan simpáticos y representativos de la historia, del pensamiento y del espíritu de América, como lo es Paso de los Libres.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 23-05-2012 00:02
# Ligazón permanente a este artigo
INFRUENZA DA LINGUA. Ricardo Flores

Publicado en A Fouce, Buenos Aires, 15/12/1932.
Comentarios (0) - Categoría: TEXTOS DE RICARDO FLORES - Publicado o 21-05-2012 08:33
# Ligazón permanente a este artigo
O VELLO E O SEU XARDÍN. Fernando Moure Rojas
Reproducimos hoxe este conto do escritor galego-chileno Fernando Moure, galardoado co Primeiro Premio no Concurso de Conto “Rosalía de Castro”, patrocinado pola Corporación Lar Gallego de Chile, con ocasión de celebrar o “Día das Letras Galegas 2012".



“De neno, dicíanlle O Grilo, porque ía sempre polas corredoiras, asubiando…”



Chegue a vivir preto do cerro, nunha rúa de semellante nome. Aos pés estendíase un parque, todo poboado de árbores antigas de varias especies, nativas as máis, outras que trouxeran do Oriente; algúns arbustos de variadas cores; o demais espazo o compartían sabas de curto céspede, moutas de follas recollidas e claros cubertos de flores, ben axeitadas segundo cada estación.

Preto da entrada do parque víase unha sinxela casa pareada, cuxos muros amosaban limpo branquexado. Arrodeábaa un buxo verdecente, o que coa chegada da canícula enchíase de pequenos froitos vermellos, que eran o deleite dos paxaros. Tiña un pequeno e ben coidado xardín, que eu albiscaba dende a solaina do meu apartamento, nun terceiro andar.

Cada mañá da fin da semana, eu tomaba o meu almorzo na miña solaina, para obter un amplo panorama do cerro e ollar as intensas cores que a luz reflectía sobre a follaxe. Estaba eu concentrado niso, cando me distraeu un prístino asubío, que semellaba próximo; prestei atención e recoñecín a melodía dun tango e logo o compás dun pasodobre. Cambiei a dirección da miña ollada na busca do son e descubrín que proviña do veciño xardín. Quen asubiaba era un ancián que camiñaba presto, carrexando unhas ferramentas, dun lado para outro do xardín. Era calvo, aínda que unha estreita franxa de longos cabelos canos ornaba a súa testa; era alto e rexo, moi baril para a idade que amosaba ter, coa súa calva torrada polo sol. Agochado, non sen dificultade, enterraba diversas plantas floridas despois de aporcar e osixenar o chan. Non empregaba luvas, pois eran as súas mans núas as que palpaban o que tocaba, cunha levidade que semellaba acariñar a terra húmida mentres a facía escorregar entre os dedos; arrincaba a broza, estercaba o terreo, amañaba o alcorque de cada planta para que retivese a auga; botaba fóra os talos e as follas danadas, limpaba o contorno. Nese intre, decateime do movemento dos seus beizos e deume a impresión de que falaba á terra e as súas plantas. O vello comportábase coa vexetación coma se ela fose parte da súa propia descendencia.

Polo serán tornaba eu camiñando despois do traballo e cando ía a media cadra do meu apartamento, xa escoitaba o melodioso asubío do vello, a quen eu albiscaba, a pouco andar, regando cunha mangueira o antexardín. Saudábame ao pasar eu pola beirarrúa de enfronte, cunha voz clara e forte que deixaba entrever seu acento de inmigrante; agasallábame cun aberto sorriso durante un chisco de tempo, para volver a súa ollada cara a auga, axiña que retornaba ao seu asubío.

Transcorreran semanas, e antes do serán, a comezos da primavera, escollín para o meu retorno a beirarrúa da súa morada. Alí estaba, absorbido no seu rego e coa compaña do seu asubío. Coido que escoitou as miñas lancadas, pois deixou caer a mangueira e fitoume de esguello. Detívenme enfronte del; saudoume, fitándome aos ollos e lin na súa faciana o aceno da acollida; faloume de vagar e comezamos unha conversa que ía a alongarse ao longo de meses.

O vello invitoume a pasar e foi amosándome o que chamaba seu “pequeno tesouro”, o xardín que eu albiscaba desde o alto, o cal bordeaba a casa coa súa forma de ele, por ámbolos dous costados. Víase moi ben mantido e harmonizada a orde dos arbustos, dunhas poucas árbores xa crecidas, das plantas coas súas flores postas en distintos sitios visibles. Cheiraba a terra mollada, chegábanos o frescor do ámbito e unha brisa mol acentuaba a percepción dos arumes. O seu xardín dáballe as grazas por tanto desvelo e dedicación, agromando xeneroso nos seus brotes.

O vello detívose fronte a un limoeiro, no centro do xardín, espléndido na contextura das súas ponlas e follas, cheo de froitos de depurada cor amarela-verdosa e de axeitado tamaño. Díxome que collera tantos coma eu quixera, e axiña volveu cunha bolsa de mercar. Seguino ao fondo do xardín, onde unhas vellas vides estendíanse sobre un balorento parrón, que amosaba os seus primeiros gromos. Sinalounas co índice, dicíndome que el trouxera as vides novas desde a súa casa petrucial. Nun recuncho, con certo aceno de orgullo, presentoume a súa horta; eran a penas tres canellóns de dous metros cada un. Fixo o resumo do que tiña plantado: almácigos de tomate, "ají", pementos e ceboliños.

Rematada a inspección do seu xardín, o vello invitoume a sentar nunha deteriorada cadeira de bimbio, asentada nunhas pedras de lousa; el deixouse caer nunha gastada mecedoira; ficamos baixo a sombra dun castiñeiro. Levantouse e apareceu axiña cunha bandeixa na cal traía unha teteira, dous tazóns, dúas canas pequenas e unha bolsa de cor verde escuro, máis unha fogaza de pan de centeo e unha ristra de chourizo. Agasalloume cun mate e tomou o seu, ateigado e sen azucre. Contoume que o bebía decotío a mediodía; que adoptara ese costume desde a súa adolescencia, cando vivira nun país fronteirizo no que o seu consumo era costume xeneralizado. Logo, sacou do peto unha navalla, colleu o pan e encetou unhas rebandas e, deseguida, repetiu o feito co chourizo; mesturamos a bebida e a comida coa nosa conversa. Ao rematar, liou un charuto con prolixidade e acendeuno, deixando voar un forte cheiro a tabaco mouro.

Fiteino con detemento. Calzaba alpargatas de cor negra; vestía pantalón escuro cuxa cor orixinal borrárase co uso permanente; camisa clara fóra do bandullo, semiaberta e luxada polo suor. Detívenme na súa faciana, curtida polo ar persistente, vermella e marcada polos trazos das veas; poboadas cellas brancas, ollos azuis, sobresaíntes e inquedos e unha incipiente barba. Notábase o cansazo no seu corpo, aínda que non abatemento, pois a súa faciana traslocía serenidade, un xeito de compreta paz.

Retomamos o noso diálogo. Contoume que tiña nacido á outra beira do mar, e que cruzou a mar océano, cando aínda era un rapaz. As súas verbas xurdían desde a morriña, os seu ollos fixéronse máis nidios e notei nas súas enormes mans un lene tremor, que el tentaba ocultar; a súa respiración axitábase mentres compartía as súas lembranzas.

O vello viña dunha rexión montañosa, con escasos eidos; fillo de camponeses, a familia era dona de pequenas fincas. Tiñan unha horta que lles daba parte do sustento; eran donos dunha modesta facenda. A terra era probe, e reclamaba completa dedicación e esforzos extremos para arrincarlle os esquivos froitos. O seu avó tiña plantado unha pequena viña, con cuxas uvas facíase un viño escuro, mesto e de moita acedume.

A maior parte das súas lembranzas remotas levaban imaxes vinculadas á terra. Aínda neno, traballaba na vendima, regaba os sucos onde crecían as hortalizas, cortaba as follas das coles, espallaba o esterco para arrequentar o chan, dáballe o gran ás pitas e alimentaba os porcos, axudaba na mata de outono; polo serán, traía as vacas das fincas de pasto e metíaas no curral, botándolles o penso necesario.

O vello trocou o ton da súa voz, que presentín crebadiza, e confesou que a súa vida sempre estivera vinculada á terra; que nela estaban as súas raizames; que ela tiña sido xenerosa; que fora a súa mellor compañeira, a única que xamais lle rifara. Rematou dicindo que a terra, a traveso do seu xardín, íalle a facer compaña ata o seu intre derradeiro, para afundirse con ela mesma.

Non reteño na memoria cantas semanas segueramos a compartir o mate, nin as veces que percorremos o seu xardín, nin o número de historias que me relatou. Nesas xuntas de moitos seráns, levoume ao traveso do longo camiño da súa vida, abriu o seu corazón, regaloume as súas horas e o seu agarimo, e todo aquelo que posuía ofreceumo.

Un sábado, eu tomaba o meu café de mañanciña e non escoitei asubío ningún, polo que ollei cara o xardín do vello, sen adveter movemento. Transcorreran dúas semanas e persistía o silenzo da súa ausencia.

Non cheguei a lle coñecer parente ningún; non tiña visto entrar nin saír visitantes; nos pequenos comercios da veciña praza, a xentiña só o identificaba como O Galego; eu carecía de toda referencia. Ocorréraseme visitar a parroquia do barrio, malia que o vello declarábase agnóstico e “come frades”. Alí entereime de que sofrera un accidente no seu xardín; Tíñase caído dunha escaleira, pois o atoparon deitado xunto a ela, xa sen vida, cunha das súas mans aferrada ao tronco do seu limoeiro.

Cando, ao remate da miña xornada, volvo camiñando desde o Metro, arrodeo a esquina da casa do vello; detéñome a fitar o seu xardín e entón coido escoitar como escorre a auga da súa mangueira e paréceme oír o seu asubío, que agora sinto chegar desde moi lonxe.



Fernando Moure Rojas
Escritor chileno-galego
Economista e Contador Auditor
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 19-05-2012 11:54
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2] [3]
© by Abertal