A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

1º DE MAIO (1947)

REVUELTA DE HAYMARKET (Chicago)

RSP fala neste 1º de maio de 1947 das orixes desta data e das distintas celebracións do mundo obreiro, así como do seu significado, a consigna dos tres "oitos" e como transcurriu e evolucionou dita celebración...

1 de mayo de 1947

PRIMERO DE MAYO


Por Ramón Suárez Picallo

Cuando el Congreso Obrero y Socialista celebrado en París en 1890,a propuesta del Alcalde de la Villa Francesa de Montlucón, acordó consagrar el Primero de Mayo de todos los años como “Día Internacional de Trabajo”, se tuvieron en cuenta varias efemérides de la entonces incipiente historia obrera de nuestros tiempos. No se trataba sólo de conmemorar los sucesos de Chicago ocurridos cuatro años antes. El martirio de los organizadores de aquella histórica manifestación proletaria, no fue el 01 de mayo de 1886, sino que el 11 de noviembre del mismo año, después de un proceso dirigido por el afán de llevar a la horca a los procesados, dirigentes del balbuciente movimiento obrero de los Estados Unidos y Canadá.

Hacía mucho tiempo que los trabajadores de diversos países, dedicaban un día al año para celebrar su fiesta; desde 1852 los obreros de Colonia Victoria en Australia, conmemoraban el 01 de mayo como fecha en que había sido oficialmente consagrada la jornada de 8 horas; en Austria no trabajaba ningún obrero el día 23 de septiembre; y en España y Francia, los viejos gremios, tenían por día de fiesta, el del Santo Patrono de sus hermandades y cofradías; en Inglaterra, a su vez se recordaba, justamente el primero de mayo la jornada de los “cartistas” spencerianos y su famosa manifestación, en ese día de 1816, a favor del sufragio universal, rematada con una matanza.

Se recordaba, por último, la famosa manifestación de Chicago, el Primero de Mayo de 1866, con el memorable proceso que llevó a la horca, el 11 de noviembre del mismo, a siete de sus organizadores más destacados, declarados inocentes muchos después de ser ejecutados, y que habrían de dar, más tarde, a la celebración del “Día Internacional del Trabajo”, la tónica, los alientos y la categoría de efemérides universal.

El acuerdo del Congreso Internacional de París fue inmediatamente acogido en todos los países de Europa, donde el movimiento obrero y socialista de todos los matices comenzaba a destacar su personalidad, sus ideas y sus principios. Y se celebró, por vez primera, en 1891 en Francia, Alemania, España, Italia, Bélgica, Holanda y Dinamarca; en América se celebró en los Estados Unidos y el Canadá en 1892.


S I G N I F I C A C I Ó N

Sobre su significación hubo discrepancias, según la ideología de las organizaciones que lo celebraban. Para los anarco – sindicalista, era el 01 de mayo, día de dolor y de protesta, por el sacrificio de los mártires del Trabajo, simbolizados en las horcas de Chicago; para los socialistas de la 2ª internacional era la Fiesta del Trabajo, fecundo y creador, día de revista del pasado, del presente y del futuro; ilusión y esperanza del mundo nuevo; para los sindicalistas puros y los socialistas del ala izquierda marxistas, era día de “afirmación de clase”, demostrativo de la potencia del proletario, en su lucha por la conquista de los medios de producción y de cambio, y del poder político y de la sociedad humana, para implantar un sistema social igualitario, sin explotados ni explotadores; es decir, por la supresión de la explotación del hombre por el hombre y por la vieja norma de: “Cada uno según sus fuerzas y a cada uno, según sus necesidades”.


LA CONSIGNA DE “LOS TRES OCHOS”

Desde septiembre de 1864, fecha de la fundación de la Asociación Internacional de los trabajadores. (Primera Internacional), se había proclamado, como conquista inmediata de la clase obrera del mundo, la jornada de 8 horas. Tratábase por entonces, de un problema de vastos alcances. La técnica y la maquinaria, arrojaban a la calle sus primeras cifras fabulosas de desocupados, las jornadas de trabajo, largas y extenuantes, agotaban la raza humana, física y moralmente. No permitían instruirse a la clase obrera; aniquilaban sus reservas físicas, y no había modo de resolver el problema de la desocupación, provocada por la máquina, suplida del hombre en fábricas y talleres. La jornada de 8 horas, fue la consigna de la famosa manifestación de Chicago y la reivindicación de primer plano del movimiento obrero mundial, durante la última mitad del siglo XIX. Las primeras celebraciones del 1º de Mayo, si hicieron pues por eso, llevando al frente la reivindicación de “los tres ocho”; 8 horas de trabajo; 8 horas de instrucción y de recreo, y 8 horas de descanso. Además de esta premisa universal en cada país, según las circunstancias se agregaban otras consignas de carácter nacional, político, social, cultural y económico. La evolución política de las naciones de régimen democrático, y las conquistas sociales obtenidas por la clase obrera mundial, después de la guerra de 1914–1918, universalizaron la jornada de ocho horas, como ley nacional en la mayoría de los países civilizados, y como norma de Derecho Internacional Obrero, promulgada en la Conferencia de Washington, de la Organización Internacional del Trabajo, anexa a la Sociedad de las Naciones. La clase obrera había ganado el máximo objetivo de su lucha a lo largo y a lo ancho del mundo; de la vieja reivindicación del 1º de Mayo le quedaba solo el recuerdo; un recuerdo, largo y sangriento, empedrado de jornadas heroicas.


AYER Y HOY

Los amaneceres del 1º de mayo, fueron durante muchos años hoscos, agresivos y cargados de rencores. Desiertas las fábricas, los talleres y las minas: sin medios de locomoción las ciudades, y desiertos los campos; y todo sin previo aviso. El poder público, aferrado al viejo criterio del Estado gendarme acuartelaba sus tropas ese día, y habitualmente, declaraba el Estado de Sitio por 24 horas. Era el día de los rencores ancestrales, desde los tiempos de plebeyos y patricios de Roma, hasta los proletarios u burgueses de nuestros días, pasando por los siervos y señores de la Edad Media. Los rencores hicieron crisis en las calles de pueblos y ciudades; San Petersburgo, Milán, Madrid, Barcelona; Buenos Aires y Gualeguaychú, son hitos señaladores de jornadas sangrientas de varios Primero de Mayo. De ellas en adelante, Chicago, fue sólo una referencia histórica. El Primero de Mayo escribió después, su propia historia, con raudales de sangre obrera. Fue agrandándose por sí mismo y ha hecho su propia biografía y su copiosa literatura en la poesía, en la música, en la historia y en la novela.

En nuestros días no asusta a nadie la efemérides obrera. Los países democráticos la han consagrado como festividad oficial en homenaje a las clases obreras. Los propios regímenes totalitarios –la ex Alemania nazi y la ex Italia fascista- la celebran también, aunque desvirtuándola de su verdadera significación. Hoy quizá sea España el único país del mundo donde su celebración no es permitida; pero su glorioso proletariado tendrá para ella un recuerdo y afincará en ella una esperanza.

Mientras tanto, día simbólico de altos ideales, de ahincados esfuerzos por un mundo mejor, y de fraternidad universal entre cuantos nos ganamos el pan con el propio esfuerzo, es nuestro día; días en que las manos, el corazón y el espíritu se elevan por encima de tierras y mares, en busca de manos, de espíritus y de corazones hermanos y amigos.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 1 de maio de ... 1947)
Documento anarcosindicalista chileno en 1947id
!º de maio (1949) por RSP
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 01-05-2011 00:17
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] [3] 4
© by Abertal