A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

OS CEGOS EN 1950
Nos anos 50, a precaria situación dos cegos en moitos países (España e os de hispanoamérica) deixaba moito que desexar pois só dispoñían da esmola dos cidadáns ou dos célebres cupóns que lles permitián non estar na indixencia.
RSP comenta a situación dos artistas cegos de Lyon e dos do resto dos países europeos que gozaban xa dunhas institucións que lles permitian realizar múltiples manifestacións artísticas.
E recordando célebres escritores e artistas cegos, fai referencia a Castelao e a unhas exposicións de debuxos sobre "cegos que aínda están a pedir esmola".


31 de mayo de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick – Up (Ramón Suárez Picallo)

LOS ARTISTAS CIEGOS


En la ilustre ciudad francesa de Lyon, según noticia publicada en “La Hora” de ayer, un grupo de artistas ciegos ofreció a sus conciudadanos un espectáculo de arte de primera categoría, representado en el famoso Teatro de la Ópera, con absoluta perfección, la célebre obra “El sombrero chino”, original de Franc Nohain.

Los ciudadanos lioneses, que tiene por alcalde vitalicio e inamovible a monsieur Eduardo Herriot, quedaron asombrados ante el esfuerzo echo por sus vecinos, afectados por el mal de no ver, causando especial admiración el tacto y el oído de los videntes, entrando y saliendo entre decorados complicadisimos, sin la menor falla de equivocación en los mutis y diciendo los párrafos y parlamentos sin apuntar, con acento y entonación perfectos.

La representación duró tres horas, desenvuelta en un ambiente de cordial y tensa expectación, pues los artistas eran hijos predilectos, queridos y respetados de la ciudad, acogidos a una benemérita institución municipal encargada de la reeducación de los ciegos y de impedir que éstos vivan de la muy dudosa, deprimente y aleatoria caridad pública.

Y es que el problema de los ciegos, mucho más hondo de lo que parece a simple vista, fue y es aún hoy cuestión de honor, de humanidad, de emoción cristiana y de solidaridad social en los países más cultos del mundo. En Inglaterra, en Suiza, en Francia, en los Países Escandinavos, en Austria y en Alemania –hablamos de antes de la Segunda Guerra Mundial– así como en los Estados Unidos de Norteamérica, los ciegos ya ni piden limosna. Ellos están acogidos y amparados en instituciones públicas especiales, que los incorporan al ejercicio de profesiones útiles, vinculadas a las más nobles artes y a las más bellas artesanías.

Tenemos por nuestros hermanos no videntes un profundo respeto; por eso no queremos hacer a su costa, literatura pintoresca. Una literatura que viene de Homero hasta Valentín Lamas Carvajal, pasando por “EL Lazarillo de Tormes”, los personajes de Valle Inclán, y llegando a los últimos años de don Benito Pérez Galdós y de Alfonso Castelao.

Pero queremos recordar que este último médico, dibujante, legislador, humanista y escritor insigne, recientemente fallecido en Buenos Aires, haciendo una diatriba gráfica contra una ciudad frívola y aseñoritada, dibujó el perfil de su Templo principal con un grupo de ciegos frente al gran Pórtico, extendiendo la mano en ademán de implorar una limosna. Al pie del magnífico dibujo, puso el gran artista esta leyenda: “En esta gran ciudad, que pasa por civilizada, culta y cristiana, los ciegos aún viven de la caridad pública”.

El gran artista, que se había consagrado en Madrid, en plena juventud, a comienzos del presente siglo, con una Exposición de dibujos de ciegos de limosna y pan pedir, cuando sintió que la muerte lo rondaba, compuso de memoria cuatro patéticas estampas –publicadas hace poco en “La Hora”– que llevan por título: “Mis compañeros, los ciegos, que aún piden limosna”.

Y nosotros, que tropezamos todas las mañanas y todas las tardes con los ciegos, dramáticos, patéticos y casi pavorosos, de esta ciudad de Santiago, alargándonos la mano escuálida en ademán de pedir o perturbando la paz de nuestro espíritu con destempladas y horribles canciones, entonadas –o por decirlo mejor, desentonadas- por ellos y por sus lazarillos, unos niños anémicos, raquíticos y escuálidos, en las calles más elegantes y en las puertas y traspuertas de los principales templos de la gran urbe, evocamos a los no videntes de la ciudad francesa de Lyon en su artístico esfuerzo, ofreciéndoles a sus conciudadanos una magnífica fiesta de Arte y de Belleza, bajo el patrocinio de las instituciones gubernamentales de su Patria y de su ciudad.

Mientras tanto, y por aquello de “A Dios rogando y con el mazo dando”, pedimos fervorosamente a Santa Lucía bendita que nos preserve y nos ampare contra el terrible mal de no ver.
A ONCE (Breve historia)
Historia da ONCE
Os cegos de Castelao...
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 31-05-2010 00:30
# Ligazón permanente a este artigo
O TANGO E AZUCENA MAIZANl
Con motivo da estadía da cantante e compositora de tangos arxentina Azucena Maizani, RSP fala do tango e da famosa cantante que coñeceu en 1927 e que despois veu en España en 1931 cando esta fixo unha xira polo noso país actuando tamén en Galicia...


30 de mayo de 1947

AZUCENA MAIZANI Y EL TANGO ARGENTINO


Por Ramón Suárez Picallo

Está en Santiago de Chile, desde hace unas horas, la gran artista Argentina, jerarquizadora del tango, Azucena Maizani. La popular canción y danza bonaerenses que Azucena interpreta en magníficas “escenificaciones cantadas”, ha sido y es aún hoy muy combatida por su origen surgido del barrios del Plata, de la Boca y de San Telmo.

Decadente, vulgar, cursilón gemido lánguido, y lamento doloroso, dicen de él muchas críticas solemnes y trascendentales; médula voz y emoción de una ciudad cosmopolita en el orden racial y moral –que da, en lenguaje lunfardo– una nota hampona, a modo de resumen hablado y gritado del hampa de todas las ciudades del mundo, dicen otros.

Sentimiento, ritmo y filigrana, aseguran sus apologistas, asignándole el noble carácter de creación artística popular y folklórica.

Pues bien; nada de eso es el tango. No es ni siquiera una expresión lírica elemental del pueblo argentino; el gato, el zapateado, la vidalita, el pericón, la ranchera y la zamba; son ésas sí, expresiones del lirismo popular transandino. El tango es, en cambio, hijo de algunos barrios ya citados, de la ciudad de Buenos Aires: un parte policial con mala música, la crónica de un sórdido suceso, o la historia de una traición alevosa y abominable. En una palabra: la continuidad de los romances de ciego, precursores de la crónica policial de nuestros días. Esto fue el tango en sus orígenes y en la primera etapa de su desarrollo. Su éxito extraordinario, llamó después, la atención de excelentes músicos y de buenos poetas, que lo elevaron y jerarquizaron a posiciones a las que nunca había pensado llegar: “El zorro gris”, “Cumparista” y “Caminito”, fueron los primeros tramos de esa elevación artística, y hoy alterna, con gran decoro, entre las buenas canciones sudamericanas de creación subjetiva.

Delfín y Caro con su música, y Carlos Gardel y Azucena Maizani con su voz, supieron darle a la canción barrial porteña, alientos y admiraciones universales, hasta el punto de hacerla ser escuchada, coreada y bailada, en París, en Londres, en Roma y en Madrid, con igual fervor con que se cantaba y bailaba en la calle Corrientes de Buenos Aires, en Almirante Brown y en el Parque Patricios. Y entre las figuras femeninas que más contribuyeron a darle al tango esta universal jerarquía, figura Azucena Maizani. La hemos conocido, por primera vez, allá por el año 1927 en una emisión radial con que el diario bonaerense “La República”, donde entonces hacíamos nuestro aprendizaje periodístico, quería alegrar a los muchachos: soldados y marinos, que estaban apostados en las islas Oreadas del Sur, en un día de Fiestas Patrias. Unos cuantos años después, nos la tropezamos en Madrid, en el Teatro Alcázar, de la calle de Alcalá, a la altura de la de Sevilla. Y luego en La Coruña, en Vigo y en Compostela. Dos mujeres, artistas de la Argentina, tenían entonces conquistada a España: Paulina Singenam, la grande, frívola y graciosa comediante y Azucena Maizani que le daba al tango, carácter de espectáculo con argumento y valor plástico.

Azucena Maizani, actuará durante un mes, en las Radios y en algunos Teatros de Santiago de Chile, como representante auténtica de una modalidad artística argentina, o para decirlo con más propiedad, de algunos barrios que fueron bases generatrices de la actual ciudad de Buenos Aires. Su temperamento, su figura intuitiva y el fervor que pone en sus interpretaciones han de facilitarle éxito seguro, aquí donde todo lo de su tierra tiene devotos en todas las capas sociales. Por lo demás, la Argentina y sus cosas están situadas en el primer plano de nuestra actualidad social, espiritual, económica y hasta política.

Y una graciosa y gentil mujer que canta, puede ser un excelente intérprete de este estado de ánimo, en razón de circunstancias especiales de tiempo y de lugar y a virtud de su genio personalísimo.

¿Qué el tango no es una obra de arte? Puede ser; pero tampoco lo son otras modalidades cantables y bailables, que están haciendo furor entre nosotros. Sobre todas ellas, el tango tiene una o dos ventajas: su popularidad y la proximidad espiritual y geográfica de su origen. Y ya se sabe que el arte, la cultura, y aún la política, responden cada día más a los imperativos de la Geografía.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 30 de maio de... 1947)
Azucena Maizani
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 30-05-2010 01:07
# Ligazón permanente a este artigo
A MANTILLA

Calquer tema da pé para que RSP manifeste a súa opinion. Neste caso unha breve reflexión sobre a mantilla, prenda tradicional española...


29 de mayo de 1951
La Feria del Mundo

MUCHACHAS CON MANTILLA


Por Ramón Suárez Picallo

En España habrá siempre discrepancias sobre problemas sociales, filosóficos, políticos y hasta literarios... porque España es así. Cada uno de sus hombres se considera una escuela, una universidad o un imperio independiente, gozando de piensa y soberana autonomía.

Pero en España hay algunas cosas que todos los españoles elogian y veneran –del capitán al paje y del marqués al plebeyo– por ejemplo, la belleza de sus mujeres y la gracia con que se visten, con prendas tradicionales, que les dan salero, señorío y donosura, colocadas sobre el aire juncal del cuerpo de la condesa o de la modistilla en una noble democracia de suprema estética.

La mantilla española es uno de estos atavíos de universal prestigio y de soberana elegancia. En las fiestas de semana santa, del Corpus Christi y de la Ascensión, la mantilla, de finos encajes de Andalucía, de Almagro de La Mancha, de Lagarteras o de León, es trofeo de gloria cubriendo el alto peinetón y cayendo sobre los hombros y sobre el talle de las mujeres de España en un alarde insuperable de majestad.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 29 de maio de... 1951)
A mantilla
Historia e usos da mantilla
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 29-05-2010 01:05
# Ligazón permanente a este artigo
CARTAS FIGURADAS DEBIDO Á CENSURA
RSP comenta neste artigo o contido dunha carta familiar que chega de Italia a Chile sinalando as duras penalidades que están a pasar pola guerra e solicitan axuda.
Suárez Picallo comenta que, a pesares das dificultades e penurias destas familias italianas certo é que poden contarse uns aos outros as penas, situación que no se está a dar noutros países (enténdase España)onde cando escriben a América teñen que facelo utilizando unha doble linguaxe ou linguaxe figurada e pon algúns exemplos moi ilustrativos...


27 de mayo de 1944

¡CARTAS!


Por Ramón Suárez Picallo

Nuestro distinguido colaborador y amigo dilecto, don Juan Cappello, líder de los italianos democráticos y antifascista de Chile, ha publicado y comentado en “La Hora” de ayer una conmovedora carta familiar, proveniente de su Patria.

Es el mensaje de un hermano, que reside allá, dirigido a otros dos que residen aquí, escrito con humanísima sencillez, en el tono llano en que se relatan lo hondos dramas de nuestros día acaecidos en la vieja Europa de hoy: “los chiquillos en la guerra, los campos asolados y yermos, los amigos tal y cual muertos y nosotros a salvo, ‘pero no tenemos nada; los malditos tudescos nos han dejado sólo con los ojos para llorar’. Os ruego, si podéis ayudarnos, socorriéndonos, no en dinero, pero sí en ropas, porque estamos todos desnudos y descalzos. ¡Si pudiésemos partir, y llegar a donde ustedes se encuentran! ¡Pobres de nosotros y de nuestros pobres hijos! No sigo más porque me tiembla la mano.” Y después los consabidos besos familiares, estremecidos de ternura y de lágrimas.

La carta, de la que copiamos sólo párrafos sueltos, está escrita en la Italia ocupada por los aliados, y le inspira a su comentarista, párrafos amargos, quejándose de la insolidaridad humana para con los que sufren –hijos, padres, amigos, hermanos– las consecuencias de una guerra que ellos no provocaron.

Dese por satisfecho don Juan Cappello, porque sus compatriotas puedan, cuando menos narrar, con libertad a sus familiares de este lado, su hondo y triste drama. Porque otros, de otros países, no pueden ni siquiera darse el consuelo de ese desahogo. Cuando escriben a los de América, han de hacerlo con palabras figuradas, alegremente, sin quejarse, y aún demostrando que por allí todo va bien como en el mejor de los mundos, sin poder confiar el secreto de su infortunio más que a los surcos de la tierra o al agua de los ríos.

Conocemos y hemos leído muchas de esas cartas y podemos asegurar que, recogidas, recopiladas y traducidas a su verdadero significado, harían varios volúmenes de historia contemporánea, de esa que se les escapa siempre a los historiadores oficiales de todos los bandos. He aquí algunos párrafos de ellas:


“DONDE DIGO: DIGO, NO DIGO DIGO...”

“Tengo que informarte que nuestro hermano José, volvió a caer enfermo, del mismo mal que antes y está en el mismo hospital. Parece que esta recaída es grave.” (José –ésta es la traducción– está otra vez en la cárcel y se teme que lo condenen a pena grave o gravísima).

“Antonio, el hermano de tu cuñado, ha muerto de la misma enfermedad que Juanito del Puente; fue un día de luto en el pueblo; de luto y de temor, pues esa enfermedad no para, y tiene el carácter de contagiosa”. (Juanito del Puente, el nombre de la referencia ha sido fusilado).

“Aquí trabajamos mucho –dice una mujer a su hermana de América– haciendo costura, como las telas están muy caras y raras por causa de la guerra, se ha puesto de moda hacer vestidos con tela de saco. Quedan muy ‘originales’ y parece que la moda durará mucho. También las señoritas que usan sombreros, recogen los viejos de los hombres y los arreglan para ellas con la mar de zurciduras. He visto tu retrato y el de los niños. ¡Qué bien estáis y que envidia os tenemos!”

“Querido hijo mío –escribe a su hijo exiliado una madre anciana– como ya estoy muy vieja, y no puedo trabajar, me dedico a hacer visitas diarias a las señoras A. B. C. D., etc. Son muy buenas conmigo y consideran mucho mi soledad.” (La madre anciana perdió a su hijo en la guerra, otro murió en sitio peor aún que la guerra, y el otro está en el exilio. Las “visitas” a que alude quieren decir que pide limosna a las señoras A. B. C y D.) Y a qué seguir copiando. No terminaríamos en muchos días.

A veces, el censor, que conoce al remitente y al destinatario de las cartas, pone de su puño y letra una desenfadada apostilla; las hay de toda índole, desde la blasfemia hasta la chunga humorística, con dibujos y todo. Y otras veces diciendo la verdad a secas, con cierto rencor y regodeo.

Cartas de Europa: ¡Ay amigo Cappello! La que usted comenta es casi optimista, en relación con otras que nosotros conocemos, en las que ni siquiera se puede llorar, ni suplicar, ni pedir nada, ni decir ni los nombres y apellidos de seres muy amados, presos, muertos o condenados a trabajo forzado.

Si un editor recogiese sólo cincuenta de estas cartas -escritas en distintas fechas y países europeos desde cinco años a esta parte- y las publicase, daría al mundo el más verídico y estremecido panorama de la Europa de nuestros días y del aterecido dolor de millones de sus criaturas; y demostraría además como el “estilo epistolar”, un poco abandonado en la literatura, es mucho más adecuado para hacer historia auténtica, que aquel otro, solemne y ampuloso, que se usa en discursos políticos y diplomáticos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 27 de maio de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 27-05-2010 01:47
# Ligazón permanente a este artigo
NOSA SEÑORA DA ROCA, R. Suárez Picallo
A xeito de atalaya xigante ollando pr’o mar onde viven seus devotos, érguese no curuto do outísimo penedo, a imáxen pédrea de Nosa Señora da Roca. Ten por capela toda a eistensión do mar azul n’un belido recuncho da costa galega, i-as terras verdecentes e mimosas da ribeira sen igoal, sempre frolecidas. Ten por mantelo o ceo estrelecido, e ten un altar sempre alumeado pol-as fachas do máis sinxelo amor, en cada corazón de cada mariñeiro da bisbarra.
Cando as barcas peixeiras pasan cabo d’ela, os homes quitan a pucha reverentes, i-os rapaces fan a sinal da cruz, namentras os remos deixan de choupar metidos de couce nos estrobos da bancada. A primeira vés qu’eu fun a o mar e pasei por idante da imáxen de pedra, aínda sen saber do que se trataba, santigüéime tamén, coma se alguén mo mandase.
O tío Traíñas o máis velliño dos meus compañeiros, e cecáis o máis vello peixeiro da comarca, contóume a hestoria d’a milagreira Virxen mariñeira; unha hestoria vella herdada de séculos, trasmitida dos abôs aos netos como unha sagra obriga.
Foi unha noite de treboada arrepiante. Os peixeiros das aldeias ribeiráns saíran todos en percura do pan pr’os seus fogares e alonxáranse mar afora porque na costa facía moito tempo que non se vira peixe d’ollos. A posta da lúa, na hora de pleamar, aparesceron no ceo mouros nubarróns. O con de Coitelada escomenzou a bruar ceibando agoiros de traxedia. O bourar dos tronos crebóu de súpeto o silenzo maxestoso da noite i-os lóstregos alumearon o mar, como se quixeran amostrar aos homes o camiño do outro mundo. Descargóuse a temida nordesía. Embravecéuse o mar facéndose mareira. As barcas sen goberno voavan nas ás do huracán cara a costa, a esnaquizarse nos baixos sen que ningún esforzo humán poidera detel-as.

* * *
As mulleres i-os meniños dos peixeiros da comarca despertaron en outas horas da noite, ao sentiren os bruídos da treboada temíbel e arremuiñánronse na punta máis saída da costa ao pé d’un penedo outísimo. Ollaban n’un supremo esoforzo por ver os seus, car’o mar. Somentes os lóstregos alumeaban de cando en cando un anaco de mar preto da costa, bourando e rebourando, ao esnaquizarse nos penedos irtos. Un mouro mantelo d’anguria envolvía o mar i-a terra. Os pregos d’agunía eran un sôo prego, loitando por rachar o veo dos elementos ceibos, pra chegar deica o trono de El Señor en demanda da súa piedade. E foi d’aquela que sucedeu o milagre. D’entre o bourar dos tronos, o bruído das ardentias i-o asubiar tráxido do huracán, escoitóuse unha vella cantiga feita oración, crara, nítida, cristaiña que espallóu seus ecos trementes d’emoción por toda a cormarca mariñeira. Parece que viñera do outro mundo coma unha verba d’espranza.

Nosa Señora do Carme
Nosa Señora ¡Váléime!
Qu’estou perdido no mar
E n-hai barqueiro que reme.

As mulleres i-os meniños caeron de xionllos. O mar, o vento i-os tronos, coma se quixeran escoitar ledamente os ecos da cantiga fixeron un silenzo. O vello i-outísimo penedo fíxose un facho aceso que alumeou o mar. Finóu a treboada tráxica. As mulleres viron as barcas peixeiras navegar cara ó porto impulsadas por un lixeiro sotavento. Os mariñeiros, en troques, viron outra cousa. Viron a vella roca trasformada en forma de muller, estendendo os brazos ao mar n’un tenro ademán de bendizoar, envolta nunha aureola lumiosa.
Dixérase que o penedo, tocado de miragre, conmovéuse c’os pregos das nais mariñeiras, e tomóu sua mesma forma física, e mandóu seus pregos deica o ceo.
Pol-a mañán do outro día as xentes da comarca fixeron xuntanza ao pé da pena milagreira, i-os mariñeiros espricaban a un fato de canteiros as formas de muller e de santa, en que, a noite derradeira, viran trasformada a vella roca. I-así foi como a arte rústica dos canteiros inspirara pol-a fé dos mariñeiros trocou aquel irto penedo, na “Nosa Señora da Roca” que foi tida dend’entón por nosa patrona e quen como vés –terminou o tío Traíñas− reverenciamos aínda oxe…

* * *
Moitos anos despois, cando pol-os áridos camiños do mundo deixara anacos da miña fé primeira, visitéi o vello penedo en cuio picoto érguese, solene a maxestosa, a pétrea imáxen, no seu eterno ademán de bendizoar ô mar noso i-as criaturas que n-el viven e traballan.
Era o día en que os peixeiros da comarca fan festa na sua loubanza.
Pol-os vieiros que conducen â roca miragrosa, caravanas endomingadas de homes, mulleres e nenos chegaban lediciosas de todal-as aldeias da costa. A ría maina i-azul coma unha esmeralda. Os vales cubertos de froles, coaroadas de doas d’orballo. Festa xocunda e ridente na primadeira galega. Festa de veiramar con arumes de xebras e marmulos. Brisa mariñeira que agarima as testas i-os cabelos louros.
O pé do outo penedo cubriuse de frores, ofrenda sinxela a do amor mariñeiro, da fé pura e limpa com’as augas da ría. Un fato de mozo e mozas, rodean a roca. E voa coma unha pomba branca a leda cantiga d’oxe:

“Nosa Señora da Roca
Nosa Reina, Nosa Nai,
Frores a traguerche veñen
Os peixeiros do lugar”.

I-a miña vós sumóuse âs outras voces pra entonal-a cantiga, porque foime doada a dita infinda de me sentir tan neno, coma cano o tío Traíñas me contar a hestoria vella d’esta Nosa Señora da Roca que se ergue, sempre bendizoando ao mar n’un outo penedo da costa galega.



Céltiga, 25-VII-1927.
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 26-05-2010 09:10
# Ligazón permanente a este artigo
NO CARTO DE MIÑA NAI, R. Suárez Picallo
RSP no ano 1926, despois da viaxe a Xenebra como secretario da representación obreira da Arxentina na OIT (Organización Internacional do Traballo) voltou a Galicia por primeira vez desde que emigrara no mes de marzo de 1912 e unha vez na súa terra, na súa casa, deixou escrita neste engaiolante artigo as impresións,lembranzas e sentimentos que lle produce ao entrar na habitación da súa mai. O texto escribiuno en galego.




Heime no carto de mina nai, meu amado recuncho do fogar nativo, santuario de tenrura, onde decorreron os anos xá lonxanos da miña nenés, a páxina albeira da pureza do libro da miña vida.

_________


Eiquí está, santo patrón de éste altar, o vello Santo Cristo de pau de cerdeira, mantendo sempre, pese aos seus anos, aquel xesto de piedade amargurada. Diante dél eu recei as permeiras oraciós; por meu pai emigrante, por meus abós mortos. El foi quen recibiu a derradeira ollada dos que se foron aos reinos do Alén e quen presidiu nas circunstancias mais trascendentales, ôs concellos familiares.

¡Cantas veces ouviches, ¡ou vello Santo Cristo!, meu nome envolto na pregaria materna pidindoche a miña volta. Por eso, bendizoada imaxe do Rabí Mártire, eu axiónllome diante de ti, é ofréndoche, por mellor oración, esta bágoa emocionada que roda mainiñamente pol-a miña meixela.

A nobre hucha de nogueira, que garda mantelos de boda e panos bautismales, arumados de espriego recendente e lembranzas de doces amores e de festas enxebres.

Alí o chineiro onde miña nai gardaba as larpeiradas, que eu cubizaba, premio das boas auciós: O mel doirado, as froitas fraganciosas. Ti sabes, pícaro armatoste, de moitas falcatruadas e mais de algús pecados contra o sete mandamento do Decálogo. Agora non estás mais fechado. ¡Non hai nenos na casa...!

I-a mesa petrucial sobor da que se esquirbiron centos de misivas, ateigadas de anguria e de agarimo. ¡Arelado mensaxe dos seres benamados! Mesa bendizoada antes de cada xantar e de cada cea pol-a man de meu abó. ¡Eu bícote Ara sagratísima d’este altar!

E ti, vello reloxio que segues marcando o decurso de vidas ben queridas, de ausencias doloridas, non acababres esperas. ¡Cómo añorei ô tic-tac do teu péndulo, i-o tanguir sonoroso das tuas campanadas!

E este noble leito, que foi nupcial, de nacimento e de angonía, de sonos ledizosos e de sonos tristes. Na mornedade emocional das túas roupas de liño caseiro eu quero repousar miña cabeza frebecente, cuáseque louca.

E na vella cadeira de bimbios xa algo desvencellada pol-os anos meu corpo e miña i-alma arelan descansaren, despois do longo pelengriñar nos tempos que foron...; mais non podo! A miña destra está o porta libros de miña nai. Estendo a mán e póusoa n’un azar. E un libriño de tapas mouras e lenda doirada que dí: “ancora de Salvación”. ¡Libro da vida é libro da morte! Nas permeiras follas deprendín as oraciós dos nenos na premeira comunión, alborada de vida, e nas derradeiras linlle a letanía dos agonizantes a meu abó no trance supremo, na hora do seu sol-pôr.


_________



Pola fenestra aberta entra unha brisa mariñeira, subtil e perfumada. Os paxaros voan cara aos seus niños, seus fogares abalados polo vento. Na lonxanía o Sol vai deitarse no mar, seu leito de azul eterno. I-eu ollo o vieiro por onde aquela crúa mañán de marzal botei a andar rumbo ás terras da emigración. Ao ollar aquel carreiro, volto os ollos que tropezan c’os de miña nai. E musito con vós tremente:

“¡Miña casiña...!
¡Meu lar...!”

No meu fogar, MCMXXVI
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 25-05-2010 02:14
# Ligazón permanente a este artigo
ERNESTO CERRA debuxante é médico
Ernesto Cerra, debuxane e médico expón en Madrid cadros sobre temática de animais e RSP aproveita que outros médicos e artistas falan tamén de animais para escribir un intereseante artigo sobre os animais e os artistas.

24 de mayo de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up

ESPAÑA, SUS MÉDICOS Y SUS ANIMALES

Por Ramón Suárez Picallo

En la famosa Sala Vilches de Madrid se está exhibiendo una interesante Exposición de Arte Animalistico. El doctor Ernesto Cerra, excelente médico y mejor dibujante, ofrece al público madrileño una colección de bichos de la rica y opulenta fauna española: perros mastines de rebaños y perdigueros de Castilla, de Extremadura; osos de Asturias y de la montaña, personajes en la obra de Pereda; raposas de Galicia y de León, citados por Valle Inclán; lobos de las altas montañas de Navarra y de Euzkadi; tremendos torazos de las señoriales dehesas de Andalucía y Salamanca; y al lado, a modo de contraste, los patos atontados, los corzos y las gacelas dulces como doncellas, dispuestas siempre a las grandes resignaciones y a los útiles sacrificios.

El doctor Gregorio Marañon, tan eminente clínico como escritor y exégeta de la humanidad española, prologa el catálogo de la Exposición animalística de su colega, con palabras tan sabrosas y tan llenas de contenido como estas: “Pintar animales como los pinta Ernesto Cerra –dice– es como explicar una gran lección de amor. Para amar al hombre –agrega después– hay que ampliar los limites de este amor mucho más allá de la especie humana; hay que amar todo lo que vive y palpita en la naturaleza y no solo a la especie egregia”.

Y un humorista chungón, con muchisimo talento y no menos intención, le enmienda así la plana al eminente endocrinólogo y biografista: “Antes que amar a los animales de nuestra fauna, hay que empezar ese amor con el rey de la estirpe egregia: el hombre, hecho por Dios a su imagen y semejanza, respetándolo en su jerarquía y honrándolo como al único ser de la Creación que goza de libre albedrío, en sus ideas, en sus obras y en sus acciones, de todo lo cual es responsable sólo ante quien le concedió tal esclarecidos atributos”.

Mientas tanto, los escritores y los artistas españoles han hecho muchas veces de los animales peninsulares tema de arte.

Castelao hizo el más cumplido elogio de la vaca como animal sagrado y ama de cría de la Humanidad; y declaró que el estudio heráldico de la familia de una buena vaca lechera es mucho más interesante que el del abolengo de un león rampante, Francisco Asorey, gran escultor, se inmortalizó con una obra de gran emoción rural, titulada “El Tesoro”. Es una muchacha campesina, llevando en brazos un hermoso ternero acabado de nacer en el establo familiar. El maestro Vives en su obra “Maruxa” compone una incomparable melodía a base de la pérdida de una blanca y dulce ovejilla que le había regalado a la doncella Maruxa su novio Pablo, el pastor. Y Santiago Bonome, imaginero genial, obtuvo un primer premio en el Museo de Arte Moderno de París con una obra titulada “Era”, en la que el personaje principal es un orgulloso y crestudo gallo español, cantando en al alborada.

Y José López Díaz, conocido con el seudónimo de “Compostela”, también tallista en madera y en piedra, se consagró en la capital de España, allá por la segunda década de este siglo, a raíz de una exposición de escultura de animales, colocada en las escalinatas del Congreso de los Diputados de Madrid, durante la amable dictadura del General Primo de Rivera, y después de habérsele negado todas las salas y los salones madrileños para exponer sus obras, que eran consideradas entonces como muy extravagantes.

Y aún podríamos citar al doctor Roberto Novoa Santos, amigo personal y compañero de cátedra del doctor Marañón, quien escribió un preciso trabajo en elogio al famoso perro del hortelano, que no comía y no dejaba comer la fruta del huerto de su amo; y otro del doctor Jaime Quintanilla, escritor, musicólogo y médico partero, que cuenta en nueva deliciosa narración como la señora raposa y el señor zorro enseñan a sus hijos a coger, sin ruidos ni escándalos peligrosos, los tiernos pollos de los gallineros de la vecindad, convirtiéndolos en suculento manjar.

Como verá el amable lector, no hay nada nuevo en esto de que los artistas y los sabios españoles hagan de los animales autóctonos tema de arte; pues ello es y ha sido allí muy común y muy frecuente, siguiendo el dicho del alto poeta: “Cuanto más conozco a los hombres, más amo a mis perros”.

En el ínterin, es muy del caso felicitar al doctor Ernesto Cerra por el éxito de su Exposición Animalística.
Comentarios (8) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 24-05-2010 03:19
# Ligazón permanente a este artigo
VICTORIO CODOVILLA
Victorio Codovilla,dirixente arxentino e membro fundador do Partido Comunista nese pais,coincidiu con RSP nos anos 1917-1923 nas actividades sindicais e políticas como ven nos indica Hernán Díaz no seu artigo publicado no libro "Ramón Suárez Picallo.A voz esquecida do galeguismo" e do que poñemos o enlace ao pe deste artigo.
Pois ven, en 1944, Victorio Codovilla visita Santiago de Chile e RSP adícalle estas palabras de lembranza...


23 de mayo de 1944

SALUTACIÓN A VICTORIO CODOVILLA


Por Ramón Suárez Picallo

Victorio Codovilla, “el gringo Codo”, como le llamábamos cordialmente, quienes lo conocimos y tratamos en 1917, 18, 19, 20 hasta el 1923, está en Santiago de Chile, en tránsito para México, donde piensa fijar su residencia.

La presencia del famoso líder popular y democrático aquí, con salud y libertad, significa un triunfo de la solidaridad espiritual y política de América, puesta al servicio de los demócratas. ¡Una cosa rara, casi excepcional, sabiéndose, como se sabe, que ciertas democracias, llamándose y proclamándose tales, genéricamente, no tratan bien a sus mejores servidores específicamente hablando!

Chile, con Colombia, México, Uruguay y Costa Rica, son en nuestra América Democracias auténticas, por dentro y por fuera, tanto en la cáscara como en el meollo, emanadas de la voluntad popular; de ahí que, en ellas cuentan como elemento principal los demócratas, que las sirven y las defienden, en contraste con aquellas otras en las que esos mismos demócratas, lo pasan del todo mal, en las cárceles, en los campos de concentración, o perseguidos, controlados y vigilados, igual o peor que lo serían en los más abominables regímenes totalitarios.

Chile es una democracia auténtica. Por eso está con ella Victorio Codovilla, como huésped bien querido y respetado, traído en alas de aquella solidaridad a que antes aludimos. Para su arribo a estas tierras, que son y serán siempre “el asilo contra la opresión”, de que supieron en su día Alberdi y Sarmiento, y de que sabemos varios miles de hombres en los días de hoy, de Suárez, Pérez y Rodríguez, trabajó todo Chile: sus obreros, sus campesinos, sus marineros, sus mineros, sus legisladores, sus escritores, sus periodistas, sus artistas y sus poetas; es decir, todos aquellos elementos que cuando gozan, como aquí, de libertad para expresarse, constituyen la sustantividad de una democracia verdadera. La libertad de Codovilla fue un clamor de todo Chile, venturosamente recogido y hecho realidad, por su Primer Magistrado, que es también, el primer demócrata de su Democracia viva y palpitante.

Codovilla merece, en verdad, este esfuerzo; no es del caso hacer aquí su perfil biográfico. Las biografías tienen casi siempre, cierto aire de muerte. Y Victorino Codovilla es vida vigorosa, inquieta y cálida, y seguirá siéndolo por mucho tiempo, para bien de la democracia y de la justicia social, cualquiera que sea la latitud donde él se halle.

Le conocimos cuando era un mozo serio, discutiendo graves problemas doctrinarios; le conocimos más tarde siendo editor de periódicos y folletos, y administrador de publicaciones que, raramente, salían en su fecha prefijada; le vimos luego líder y orientador, y más tarde, combatiente por la libertad y la justicia, en tierras que no eran las suyas, consecuente con el principio de que la justicia y la libertad por ser patrimonio universal de la civilización, deben ser defendidas en todo lugar donde fuesen agredidas y atacadas: España o la India, Argentina o Yugoslavia, la China o el Borneo.

Circunstancias que no es del caso examinar aquí, nos apartaron un día de Victorio Codovilla y de su posición política, después de varios años –¡años inolvidables por cierto!– de trabajos, de esperanzas y de ilusiones comunes; pero de la separación, quedaban en pie, los días de generosa juventud, dada y ofrendada en jornadas de comunidad ideal por un mundo mejor. “Jamás nos encontraremos en trincheras enemigas, aunque esas trincheras puedan ser distintas”, dijo alguien entonces. Así fue, gracias a Dios; y, como “el mundo es un pañuelo”, nos encontramos los hombres en cualquiera de sus esquinas, especialmente aquellos que no quieren renunciar nunca, a su juventud ni a su estirpe original.

Por eso, la presencia en Chile de Victorio Codovilla, el “gringo Codo”, transeúnte aquí y viajero de América y del mundo, tras de una meta señalada con una estrella, nos recuerda el viejo dicho árabe: “Los hombres siempre se encuentran, las montañas son las que no se encuentran nunca”. Eso diría hoy Luis Emilio Recabarren , el viejo y común amigo, de Estados Unidos 1056, de Chacabuco 678 y de otros muchos lugares, donde se soñaba y se vivía en la ciudad de Buenos Aires, otrora mirador universal de ilusiones y de inquietudes.

Muchas lluvias y muchos soles empaparon y calentaron el mundo desde aquellos lejanos días. ¡Lluvia de sangre y de muerte cayó sobre los cuerpos y las almas, y hay quien lleva, por eso y para siempre, frío en los huesos!

Pero el recuerdo queda. Está aquí el recuerdo, simbolizado en las manos abiertas y extendidas para un apretón cordial y humano, de afectuosa fraternidad. Y la ilusión está también, la esperanza en un mundo mejor, libre del miedo y libre de la miseria, libre de las fuerzas del mal, y del terror, con los caminos todos libres y abiertos para que por ellos transite el viajero, que lleva en sus labios la ardiente palabra solidaria, y en la frente la estrella señera del Ideal y del Bien.

¡Salutaciones pues, a ese viajero, que “hoy aquí”, se llama Victorio Codovilla!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de maio de 1944)
Artigo de Hernán Díaz
Partido Comunista argentino
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 23-05-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
ESPAÑA VISTA POR MADARIAGA
RSP comenta un artigo de Salvador de Madariaga e publicado en Chile sobre a evolución de España. Despois de falar do autor,mostra certa disconformidade coas teorías que sobre España defende Madariaga..
.

22 de mayo de 1944

ESPAÑA VISTA DESDE LONDRES POR SALVADOR DE MADARIAGA

Por Ramón Suárez Picallo

“El Mercurio”, de Santiago de Chile, publicó días pasados, un artículo muy interesante de don Salvador de Madariaga titulado “Las fases de la evolución de España”, firmado en Londres en el corriente mes de mayo. El ilustre escritor gallego, antiguo alto funcionario de la Sociedad de Naciones, doctor y profesor de varias Universidades europeas, viajero por todo el mundo, ex diputado por A Coruña a las Cortes Constituyentes de la República, y ex Ministro en un Gobierno de ella, en calidad de técnico, tiene la virtud de suscitar el comentario apasionado cada vez que habla de España.

Desde su libro, “Ingleses, franceses y españoles”, hasta sus últimos trabajos históricos, sobre el Descubrimiento, la Conquista y la Colonización de América, son verdaderas maravillas de elegancia, de agudeza y de sabiduría. Porque don Salvador es hoy uno de los más finos catadores del espíritu español a través del tiempo y del espacio, y uno de sus más deliciosos divulgadores. Menos cuando habla de política, en cuyo caso la universalidad de su cultura y su índole de “espectador desapasionado”, lo apartan de la “realidad apasionada” de su Patria.

Él nació en Galicia, en la calle del Orzán, de A Coruña, que según un viejo mapa, “colinda al norte con Inglaterra mar por medio”. Salió por el mundo adelante, y se hizo un “hombre del mundo”. De su tierra natal, conserva el sentido crítico, el humor, la agudeza mental, y el acento lingüístico, pues don Salvador, que habla con perfección impecable casi todas las lenguas europeas, habla un castellano empapado en un fuerte acento gallego. Sus oyentes de la B. B. C., de la que es comentarista, no nos desmentirán a este respecto.

Vivió poco en España en los últimos tiempos. Apenas el período fugaz de su diputación a Cortes, y su paso por el Ministerio de Lerroux; todo ello de 1931 a 1935. Al estallar la guerra, estaba fuera, y no retornó al territorio nacional desde entonces. Proclamó a la sazón su postura, de “ni con unos ni con otros”; “Una tercera España”. Terminada la guerra publicó un libro titulado “España” (Ensayo de historia contemporánea), que fue ardientemente combatido en el uno y en el otro bando, porque en él combate a los dos, con la misma fría “objetividad desapasionada”, de un inglés que mira a España desde Londres, con las brumas delante de los ojos. Censura la insurrección militar contra el poder legítimo de la República, y a renglón seguido censura ese mismo poder legítimo, por haberse defendido, con las armas en la mano, de la agresión armada, de que fuera víctima. Si la República no se hubiese defendido –dice– no hubiera habido guerra civil, ni intervención extranjera, y la Dictadura habría caído “normalmente” como habían caídos otras, ahorrándole a España millones de víctimas y evitándole caer en la esfera totalitaria.

La peregrina teoría, sostenida por un hombre del talento de Madariaga, sólo puede provenir de su desconocimiento de la profundidad y extensión de la crisis española de 1936; para él, jurista eminente, miembro de la Sociedad de Naciones, admirador de Inglaterra y de su sistema político, barajador de grandes teorías abstractas, no cuenta el hecho de que el advenimiento de la República Española era algo más que un cambio de hombres y de instituciones políticas y jurídicas; era una revolución social, nacional y popular, gestada a lo largo de siglos. Por eso, tanto el bando derrotado como el triunfante, no tienen nada que ver con los últimos siglos de la vida política española. En España las cosas no se doblan; se rompen. Y después que se rompen, es muy difícil ligar sus pedazos. Y el señor de Madariaga quiere emprender la “religazón” de los pedazos rotos.
¿QUIÉN? ¿A DÓNDE? ¿POR DÓNDE? ¿CÓMO?

En su artículo referido, formula él, las preguntas del acápite, refiriéndose al “ir”, a la marcha de España:

“España es la comunidad de sus 25 millones de almas, blanca, roja, azul, negra y de todos los colores, que debe ir hacia sí misma, hacia su ser tradicional.” ¿Por dónde va? Por muy mal camino, asegura. Por camino trabucado de su objetivo. Va muy mal y no llegará, por él a ninguna parte buena. Señala él, otro camino que supone el de la evolución pacífica, hacia la reconstrucción espiritual y nacional. De ese camino descubre dos etapas:

Una dictadura militar.
Su desembocadura en una restauración monárquica.
Sobre la primera, dice el señor De Madariaga:

“Esta dictadura militar se distinguirá de la actual en sus principios, en su personal y en su política. En sus principios, porque al combatir a la Falange lo haría tomando una ideología contraria. La Falange es totalitaria; es decir, considera la dictadura como beneficiosa en sí, permanente y normal. La dictadura militar sería un régimen de excepción, causado por las circunstancias y explícitamente transitorio. En su personal, porque desde el general Franco, falangista número 1, para abajo, habría que eliminar a toda la Falange del Poder. Sólo así conseguiría la dictadura militar hacer obra fecunda e inspirar confianza.”

“En cuanto a política, porque la dictadura militar tendría por principal objetivo reabsorber a los perseguidos que hoy padecen destierro o concentración; amnistiar, liquidar la guerra civil, calmar las pasiones y las venganzas; en una palabra, dirigir la convalecencia de una nación todavía enferma y prepararle para una nueva etapa de libertad.”

“Esta dictadura sería desempeñada por un “general liberal”, con la colaboración de los demás españoles, quienes deben –agregó– facilitar y no dificultar la evolución. Si queremos, y todos debemos querer, que se vaya lo de hoy y comience una evolución hacia una España libre y pacífica, la primera etapa tiene que ser un general liberal. Pero entonces, aceptamos que la segunda etapa pudiera ser la monarquía.”

“¿Por qué? Pues muy sencillo, porque es la fase natural siguiente. Porque si le pedimos al generalato que eche a los de ahora, no es razonable pedirle también que traiga a la República. Porque hemos entrado en una vía de evolución, a sabiendas, con los ojos abiertos, y sabiendo lo que hacíamos; y porque por lo tanto, tenemos que amoldarnos a la ley natural, de toda evolución, que es ser evolutiva.”

“Aceptamos pues, la posibilidad de la monarquía como la segunda etapa probable de la evolución que puede salvar a España, y estudiemos las consecuencias de nuestra decisión.”


¿Y DESPUÉS?

No alude el autor a una posible tercera etapa; pero parece desprenderse de su tesis evolutiva, que el “camino” seguiría hacia la República. Eso piensan, por lo menos, quienes lo conocieron republicano y demócrata, y quienes lo habían señalado como una “reserva”, para el caso de instaurar en España una República moderada, si no cuaja -como quieren ciertas Chancillerías- una solución monárquica. Porque él, en su calidad de “técnico puro”, serviría igual a uno o a otro régimen.

Como se ve, el ilustre escritor, desde Londres –el punto de referencia es muy importante– tiene la solución del grave problema de España; una solución ordenadita y por sus pasos contados, estrictamente a la inglesa. Su artículo, ni que decir tiene, fue comentadísimo. La conclusión fue casi unánime: ¡Lástima de final! Y lástima también, que en el plan se prescinda de un elemento que tiene algo que decir sobre el asunto, porque le va mucho en la jugada: el pueblo español, con el que no cuenta don Salvador. ¿Y ese generalazo “liberal”, encargado de ponerlo todo patas arriba. ¿Dónde estaría? ¿Y ese régimen de libertad con un rey a la cabeza, que vistió la camisa de falangista número 2? ¿Y el millón y medio de muertos para “volver a la antigua”? ¿Y los elementos monárquicos, que levantaron lo de hoy y son de ellos responsables? ¿Y la voluntad de España, libremente expresada?

¡Señor, y cómo impiden ver la realidad española las brumas de Londres, las “brétemas” atlánticas, aún a quienes, como Madariaga, nacieron entre ellas, frente al Orzán! Por fortuna esa misma realidad, ha de ser vista también, y en su día, desde Madrid, París, y varios otros puntos de América y de Europa, con mayor claridad, sin nieblas, ni brétemas delante de los ojos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 22 de maio de ... 1944)
Salvador de Madariaga
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 22-05-2010 01:52
# Ligazón permanente a este artigo
Buenos Aires, por Marisa Naveiro López
Marisa Naveiro, membro desta Asocicación Cultural fixo unha viaxe á Arxentina hai uns meses e entregou nas distintas entidades culturais galegas de Buenos Aires o libro que publicamos en outubro pasado "Ramón Suárez Picallo. A voz esquecida do galeguismo". Neste artigo comenta a súa estadía na capital arxentina e os seus encontros coas distintas asociacións.



Fai 25 anos fixen unha viaxe a La Habana. Andando pola rua Mercaderes, na Habana Vella, lembrei a meu avó, que emigrara a esta cidade moi novo e percorría esta rúa cara a seu traballo na ferreteria Aspuru e Cia. todo os días, o que súa vista miraba era o mesmo ca miña.


Non direi que me pasou igual no Buenos Aires de Ramón Súarez Picallo, pero o porto onde hoxe temos o barrio de La Boca, a zona de San Telmo, Centro… non mudaron de forma importante. Estamos nos anos mozos de Ramón, ou nos seus últimos anos, o Centro Gallego onde morreu, entrando por aquel vestíbulo tan importante, aquí non me mostran o cuarto no que él estivo pero sí o de Castelao, que permanece intacto, desde aquel 7 de xaneiro de 1950.


A xente que o estudiou e que ademáis o admira, sí que falei con ela. E así estiven con Pepe Rey, quen sabe moitisimas historias deste Centro Galego. Encargado da biblioteca “Manuel Murguía” ata o ano pasado, cando se xubila, creanlle entón unha pequena librería que se ubica no vestíbulo, porque quere seguir alí. Tamén era Secretario da entidade. Con él e coa Vicepresidenta, Mª Aurora Barbeito, recorrín as instalacións , na avenida Belgrano 2199, esquina a Rincón.


Fágolles entrega do libro R.S.P. A voz esquecida do galeguismo.


Asimesmo asisto a unha representación de baile no Teatro “Castelao tamén no Centro Gallego.


Seguindo pola rúa Pasco ao 557 encontrámos unha casa de principios de século, ainda que adquirida recentemente, onde hoxe está a única asociación de Sada no esterior é Sada y sus Contornos, alí: Manolo Couzo, Presidente Honorífico, o seu fillo José Manuel que é o actual Presidente, a Secretaria Graciela Carregal e o resto dos compañeiros, reúnense nun ambiente moi cordial e familiar, agasallandome cunha merenda ao final da cal fagolles entrega do libro, en nome da Comisión que represento.


Andando desde plaza de mayo chego á rúa Chacabuco nº 947 a 955, aló está a
Federación de Asociaciones Gallegas de Argentina, encóntrome con Ruy Farías, actualmente encargado da biblioteca e estudioso da emigración galega na Arxentina, o cal estivo becado o ano pasado na Galiza e voltará proximamente a ler súa tese. Mostrame este local cheo de alusións a os nosos intelectuais.

Tamén desde a plaza de mayo, subindo por avenida de maio chego ao café Tortoni, onde podo sentir a presenza das tertulias de todos estes galegos que por aquí pasaron.


Falei repetidas veces co amigo Hernán Díaz e por causas intracendentes non conseguín velo ata o penúltimo día da miña estancia alá, tíñame preocupada, cando por fin conseguimos entrevistarnos. Dí o que todos xa sabemos que estará en Santiago no mes de Abril co gallo do centenario de Luis Seoane. Ainda me fixo o favor de repartir algúns libros que me faltaban por dar.


O Centro Galicia, coa súa sala de exposicións Luis Seoane, tamen é unha grande referencia ao noso país.

Non se pode pasar sin ver o mural do teatro Sanmartín, realizado tamen por Luis Seoane.


A viaxe rematase con outras cidades: Montevideo, onde fago unha escala moi pequena, non da para facer visitas, pero a chegada foi a noite electoral na que gañaba Pepe Mujica, data histórica. Tucuman, onde se declara a independencia da Arxentina, Salta, Jujuy, Purmamarca, Humahuaca, etc.


Arxentina é a segunda patria de milleiros de Galegos e iso sempre é motivo de intentar achegarnos.



Marisa Naveiro
Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 21-05-2010 02:07
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2] [3]
© by Abertal