A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

PREMIOS A REPORTEIROS LOCAIS
Os premios para periodistas son un recoñecemento polo seu labor co interés de manter informados aos lectores...
RSP comenta o recoñecemento aos periodistas chilenos que expresan o día a día da vida na cidade...


31 de decembro de 1946

PREMIO A PERIODISTAS



Por Ramón Suárez Picallo

La Municipalidad de Santiago ha hecho muy bien en instituir premios anuales de estímulo a los periodistas que hacen diariamente información edilicia. Bien necesitado está de tales estímulos el gremio periodístico y, especialmente, los esforzados reporteros, que cuando ejercen su oficio con verdadera vocación, son la sal, el interés y el vibrar del periodismo moderno, porque ellos dan el pulso del diario vivir en una colectividad urbana, culta y civilizada.

La ciudad es el grupo humano, político y demográfico que da la primera nota de vida social entre la vieja tribu y el clan, y lo que, en nuestros tiempos, son la Nación y el Estado, como comunidad humana constituida con fines de bien público. Por eso, los alcaldes de ciudades famosas, por su cultura, por su belleza y por su tradición histórica, capitales o no de viejas naciones, tienen en la vida pública de sus patrias tanta o más jerarquía que los propios Ministros y aún que circunstanciales Jefes de Estado.

La mayoría de esas ciudades tienen su cronista; el escritor que narra, diariamente, los hechos ocurridos dignos de ser conocidos de las presentes y de las futuras generaciones. Las de América, salvando algunas excepciones, no tienen tal institución. Ella está substituida por la prensa diaria, de la cual, cada reportero es un cronista objetivo y ágil que registra el trabajo, el afán y la esperanza de cada día. Al viejo cronicón ha seguido la hemeroteca, o sea, la colección de los diarios de la ciudad, donde está reflejada la vida ciudadana.

La Ilustre Municipalidad de Santiago sabe esto, y de ahí su iniciativa en favor de los periodistas que consagran todos los días y muchas noches del año, a servir a la ciudad y a la institución que la rige y representa. No se trata de la cuantía del premio –que dicho sea de paso es harto pobretón– ni tampoco de señalar que el primero nos cayó en la casa, en la persona de Luis Álvarez, dilecto amigo y compañero ejemplar.

Trátase de destacar que hay instituciones que, aunque sólo sea una vez al año, recuerdan al periodista y a su esfuerzo, como factores útiles en la vida colectiva. ¡Son tan pocas las instituciones que tienen para nosotros tal recuerdo cordial y estimulante, que una sola que lo tenga nos parece un tordo blanco!
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Libros, prensa, cultura, arte. - Publicado o 31-12-2012 01:43
# Ligazón permanente a este artigo
RELEVANCIA DO TEATRO
Alejandro Flores Pinaud (1896-1962) actor, poeta e dramaturgo chileno, premio nacional das Artes en 1946 é o motivo do que se serve RSP para destacar a importancia do teatro...


29 de diciembre de 1949

TEATRO CHILENO


Por Ramón Suárez Picallo

El gran actor nacional chileno Alejandro Flores, rodeado de un conjunto de artistas de primerisima calidad, está realizando en el Teatro Municipal de Santiago un generoso, decidido y definitivo intento para resucitar el noble Arte dramático, que otrora tuviera en esta ciudad un público numeroso, devoto, agudo y cultísimo, que era estimado como por un entendido por los más grandes comediantes del mundo.

El alto propósito artístico y cultural del gran actor es secundado, con su generosidad habitual, por don Renato Salvattí, uno de los pioneros más desinteresados que aún quedan en América, sirviendo al Arte por el Arte mismo, con ahínco y devoción conmovedora. Porque, hay que decirlo sin ambages, el señor Salvatti hizo posible con su finura espiritual que el Primer Teatro de Chile ofreciese, en los últimos tiempos, espectáculos de la máxima jerarquía artística, muy difíciles de ofrecer hoy en cualquier otra ciudad de Sudamérica, habida cuenta de su escaso rendimiento económico. Y si algún día se escribe la historia del Arte Teatral en Chile, en todas sus manifestaciones –la Musical, la Coreográfica y la Dramática– ocupará en ella lugar destacadísimo el nombre de don Renato Salvatti.

Y ahora, a lo que íbamos. Si el público santiaguino desaprovecha esta oportunidad para levantar y exaltar el nivel de su arte escénico, ya puede renunciar, quién sabe por cuanto tiempo, a ver espectáculos teatrales decentes, ofrecidos por artistas suyos, que hicieron de su profesión un culto y del Teatro una religión.

Bien está el respeto al cinematógrafo. Está menos bien el que se le rinde a los grupos, ruidosos, dislocados y tontos, que hacen novedad pseudo artística en boites, cabarets y otros entretenimientos nocturnos. Pero debe estar, por sobre todo eso, un país que se enorgullece de sus poetas, de sus escritores y de sus comediógrafos y comediantes, el Teatro, en el que florecieron los más altos ingenios del idioma, del pensamiento y de la fe y que fuera otrora el máximo recreo espiritual de los estamentos más cultos de la sociedad chilena.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe pero de...1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Libros, prensa, cultura, arte. - Publicado o 29-12-2012 00:57
# Ligazón permanente a este artigo
URBANIDADE E CORTESÍA MILITAR DANESA (en 1949)
RSP comenta a decisión dun grupo de deputados daneses (en 1949) tratando de modificar -no Regulamento militar- que os mandos militares, evitasen dirixirse á tropa con palabras malsonantes...


27 de diciembre de 1949

LAS MALAS PALABRAS


Por Ramón Suárez Picallo

Un grupo de diputados dinamarqueses, conservadores y paladines de las buenas palabras, de las buenas maneras y de las buenas costumbres, ha presentado al Cuerpo Legislativo, de que forma parte, un período de reglamento militar, tendiente a evitar que los suboficiales, oficiales y jefes de su Ejército se expresen con frases gruesas y malsonantes ante los reclutas, fuertes, altos, rubios e ingenuos como doncellas, destinados a defender la Patria.

Afirman los honorables de Copenhague que la eficiencia de los soldados, bisoños en el cumplimiento de sus deberes militares, no se puede lograr con palabrotas, amenazas y otros excesos verbales y aún de hechos, muy usados en todo el mundo por los militares de vieja escuela encargados de empavorecer el espíritu de los muchachos, que salen de sus hogares por primera vez, para incorporarse a la “mili”, donde, a modo de saludo, se les leen los más tremendos artículos del Código de Justicia Militar, en los que figuran, por un quítame allá esa guarda, más de tres penas de muerte.

Quizá convenga recordar que Dinamarca, al cabo de una vieja y larga historia de navegaciones, conquistas, colonizaciones y demás, se preciaba, últimamente, de ser el país europeo con el ejército más pequeño, pero con la más perfecta instrucción pública de toda Europa, y el más maravilloso sistema de Economía Cooperativista, lo cual le valió para que Hitler, en la última guerra mundial, entrase allí a saco, como Pedro entra por su casa.

Mientras tanto, será cosa digna de verse y de leerse el nuevo texto de leyes castrenses que patrocinan los diputados moralistas y conservadores del Parlamento. Habrá en él, sin duda alguna, indicaciones como éstas:

El Sargento: Me permito sugerirle, soldado Cristián, que cuide con más prolijidad el brillo de los botones de su uniforme. O:

El Teniente: Sargento Valdemar, creo estar autorizado para opinar acerca de la deficiente instrucción de los reclutas a su cargo. O si no:

El Capitán: A la vista del parte recibido por conducto regular, le ruego, teniente Olaf, que por el mismo conducto, pero de arriba abajo, se sirva usted comunicar a quién corresponda que la poca limpieza y menor cuidado del cuartel y de las caballerías merece una sanción disciplinaria, para quien resulte responsable de tal deficiencia, a tenor del artículo tanto, que define así las faltas y delitos por omisión: “Quien no hace lo que debe, hace lo que debe en aquello que no hace”.

Y con éstos o parecidos términos, de aprobarse en Dinamarca el proyecto en cuestión, tendrá su Ejército, en vez de un escueto y rudo Reglamento Militar, un hermoso tratado de Urbanidad y Cortesía.

Y, a lo mejor, sale ganando con el trueque.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 27-12-2012 10:44
# Ligazón permanente a este artigo
A AC Irmáns Suárez Picallo deséxavos Boas Festas e Feliz Ano Lugrís Freire!
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 23-12-2012 11:18
# Ligazón permanente a este artigo
2013 ANO CULTURAL MANUEL LUGRÍS FREIRE en Sada
A AC Irmáns Suárez Picallo agradece e celebra o acordo tomado hoxe no Pleno Ordinario de Sada, onde a proposta do BNG de declarar institucionalmente o 2013 como ano Manuel Lugrís Freire foi aprobada por unanimidade. Organizaranse, pois, o ano que ven, xornadas e publicacións e o Concello destinará a tales efectos unha partida orzamentaria. Desde a AC Irmáns Suárez Picallo traballaremos para difundir a figura deste ilustre sadense, do que en 2013 se conmemora o 150 aniversario do nacemento. Así que... Feliz Ano Lugrís Freire a todos!!

Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 22-12-2012 02:43
# Ligazón permanente a este artigo
Exposición Ondas de Irmandade na Casa da Cultura o venres 21
Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 19-12-2012 00:51
# Ligazón permanente a este artigo
CONTRABANDO E CONTRABANDISTAS

Ante as noticias aparecidas na prensa da época (ano 1946) RSP manifesta a sua opinión sobre o contrabando e os contrabandistas...


18 de diciembre de 1946

CONTRABANDO


Por Ramón Suárez Picallo

El contrabando es industria fructífera en todos los pueblos con imaginación y con cierto espíritu rebelde contra ese ogro nefando que se llama el Fisco. Por eso son famosos los contrabandistas españoles. Los andaluces de Algeciras y de La Línea, se indignan cuando se habla de reincorporar Gibraltar a la soberanía española. ¿Qué sería de nuestra industria?, dicen consternados. Los vascos no olvidan que “Ramuntcho”, la bellísima novela de Pierre Loti, es una estupenda estampa de la vida fronteriza de su país, cuyos personajes son en su mayoría, insignes contrabandistas. Los mismos funcionarios del Estado, directores de instituciones encargadas de reprimir y evitar este delito, no se privan de convidar a sus amigos con cigarrillos y bebidas, que no recibieron el santo bautismo aduanero.

Y las damas empingorotadas y los futres elegantes para jerarquizar con cierta originalidad su vestimenta, suelen decir a sus amistades “es género de contrabando”. Esta nuestra América, que heredó de España sus virtudes y sus vicios, heredó asimismo su afición contrabandista. Aquí como allá para el común de las gentes, el contrabando, no pasa de ser un pecado venial, cuya penitencia consiste las más de las veces en la pérdida del “matute”, es decir, de los géneros contrabandeados. Eso sí, hay que tener cierto sentido del buen gusto y de la estética. Contrabandear un buey, unas ruedas de automóvil o unos sacos de lentejas, puede ser una abominación; pero unas piezas de seda, unas botellas de buen whisky o un lápiz legítimo, es ya otra cosa. Por eso, al leer la noticia dada de los diarios de ayer, sobre el último contrabando descubierto, tuvimos cierto escepticismo sobre el talento de los contrabandistas. Hay un lote de objetos de joyería falsa. ¿Joyas falsas? Para eso no es necesario meterse a contrabandista o, como dice el refrán: “para tal viaje no hace falta alforjas”.

De todos modos y por muy mal que les vaya aquí, peor les iría si estuvieran en Budapest, donde antes de ayer fueron condenados a morir en la horca, dos individuos que se dedicaban al contrabando. Lo cual indica lo atrasado que están las leyes penales de la vieja Hungría y la falta de imaginación de sus jueces.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ...1946)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 18-12-2012 01:58
# Ligazón permanente a este artigo
NACIONALISMO GALEGO EN BOS AIRES (2º MANIFESTO 1930)
En 1930, galegos residentes en Buenos Aires (entre eles RSP) lembrando ao degolado Mariscal Pedro Pardo de Cela, tal día como hoxe -en Mondoñedo- un 17 de decembro de 1483- suscriben este manifesto dirixido aos galegos da terra nai, difundido no xornal bonaerense Galicia en abril de 1931 e que publicou Hernán M. Díaz no seu libro Ramón Suárez Picallo. Años de formación política (1916-1931) editorial Alborada.Buenos Aires.2008
Ao pé pódese ver o Primeiro Manifesto do nacionalismo galego en Bos Aires, subscrito en setembro de 1930 por parte de varios firmantes do Segundo Manifesto e editado xa neste blogue.


SEGUNDO MANIFIESTO DE LOS
NACIONALISTAS GALLEGOS(1)


Los que suscriben, reunidos en Buenos Aires el día 17 de diciembre de 1930, para recordar la tragedia de Mondoñedo, de tal día como hoy de 1483, en la que el Mariscal Pardo de Cela, héroe legendario de nuestra Patria Gallega, ofrendara su vida en holocausto a la libertad; con los ojos, el corazón y el espíritu puestos en Galicia, acordamos dirigir este mensaje fraternal a los hombres e instituciones que en nuestra tierra y en los campos de la política, la cultura, el arte y el trabajo, bregan denodadamente por resucitarla del letargo cuatrisecular iniciado en la triste fecha que hoy conmemoramos. Y queremos que él sea mensaje de fe y de esperanza en un próximo porvenir, de libertad y de justicia, a la par que llamamiento fervoroso para que todos los esfuerzos coincidan en el propósito de hacer efectiva esa fe y esa esperanza.
Avaladas por la sinceridad, por el desinterés y por la fe de quienes se hallan alejados, por la distancia de leguas y años, de las pequeñas pasiones y los pequeños intereses de la lucha diaria en Galicia, y por encima de toda limitación de grupo, nuestras palabras –lo esperamos– han de ser escuchadas en nuestra tierra con la atención de cuanto lleva eco de lejanía y hálito de emoción patriótica. Si de ellas surgiera alguna idea aplicable para el mayor bien de Galicia, si a su conjuro algunas manos gallegas se estrechasen en pacto sagrado, nos sentiríamos satisfechos y felices, afirmando que la memoria de Pardo de Cela fue bien honrada este año.

Una mirada panorámica al pasado y al presente gallego

Desde este inmenso mirador, con sus ventanales abiertos al panorama de todas las inquietudes universales, nuestros ojos van a Galicia, queriendo llevar a su seno vibraciones de esas inquietudes, aplicadas a su realidad económica, social, política y espiritual. La hora es propicia. Hora de profundas renovaciones. Hora en que los pueblos, después de una conmoción sin par en la historia, tratan de encontrarse a sí mismos, dando formas nuevas al viejo espíritu autóctono menospreciado en los últimos siglos por los directores ciegos de materialismo y de ambiciones imperialistas.
Galicia, afortunadamente, vive esta hora después de haber sido víctima de todos los escarnios y de todas las vejaciones, agravadas por la inconciencia de muchos de sus hijos que, entregados a lo extraño, habíanse dado la espalda. Cuando la voz heroica de Antolín Faraldo inició el ciclo precursor que fecundó la sangre de Carral y que glorificaron Brañas, Pondal, Curros y Rosalía, Galicia era un cuerpo triturado por todos los dolores físicos, sin el bálsamo de una fuerza espiritual que le diera fe en su porvenir y en su resurrección.
De entonces acá, una pléyade de hombres generosos, poetas, escritores, artistas, profesores, etc., que merecerán siempre bien de la Patria, han iniciado la gran tarea redentora. Nuestro pueblo escuchó las primeras palabras de la gran prédica, como ecos lejanos que, intuitivamente, le eran familiares, para reconocer más tarde en ellas el verbo suyo, la voz de la Raza que, con mandato imperativo, le ordenaba: ser.
Hoy las voces casi solitarias de ayer son clamoreo multitudinario, himno de esperanza, afirmación de fe, cuyas resonancias llegan hasta nosotros llenándonos de júbilo, porque Galicia ha encontrado su camino de Damasco. De las montañas erguidas de Fonsagrada a los valles paradisíacos de Pontevedra, desde el Ortegal señero al Miño fecundo, el verbo vernáculo, arrumbado durante siglos, repite en labios temblorosos profecías bárdicas, sobre un pueblo en marcha hacia la conquista de sus destinos como tal.

La meta

¿Tiene nuestro pueblo en marcha una meta fijada? La tiene insinuada, por lo menos, en lo que se refiere a sus aspiraciones inmediatas. Se intenta por el momento la solución de un conjunto de problemas vitales de orden espiritual, político, social y económico, olvidados hasta hoy por quienes en mala hora han regido desde Madrid nuestros destinos. Galleguización de la Universidad, el instituto y la escuela, para que las futuras generaciones vivan identificadas con el espíritu secular de su tierra y de su raza. Cooficialidad del idioma gallego, expresión de nuestro ser diferente, vehículo supremo de nuestra espiritualidad y de nuestros sentimientos. Autonomía, política, cultural y administrativa que nos permita vivir de acuerdo con nuestras características, administrar nuestros bienes comunes y regular racionalmente nuestra economía, desquiciada y desorientada en beneficio de intereses extraños. Renovación de nuestro agro y elevación de sus trabajadores de los medios técnicos y prácticos para obtener en nuestra tierra el máximo de beneficios con el mínimo de esfuerzos, ofreciendo a nuestras gentes un nivel más humano de vida que evite la horrible sangría de la emigración, vía crucis, cada día más dolorosa, de nuestros hombres más emprendedores y más fuertes. Guerra sin cuartel, hasta su total exterminio, al caciquismo opresor e indigno, que, en lo político, nos rebajó al nivel despreciable de factoría y que tuvo el gobierno de la cosa pública en manos de aventureros y de deshonestos que trataron a Galicia como a país conquistado.
Tales los propósitos inmediatos en pos de los cuales Galicia toda, la del agro y la ciudad, la de la montaña y la de la costa.(2) Cada uno de ellos implica una necesidad vital, hondamente sentida en todos los espíritus gallegos.

Una política gallega

Condensan esos problemas y esos propósitos, como se ve, un plan de acción político de urgente realización; un plan que puede, en su rededor, sumar todas las fuerzas vivas de nuestro país y que debe ser la base de un gran partido político de esencia gallega, elemento indispensable para toda actuación fecunda; un partido de Galicia y para Galicia, capaz de aunar los esfuerzos de nuestros hombres de más viva emoción cívica, muchos de ellos agrupados hoy en torno a viejas agrupaciones de origen centralista, extrañas en absoluto a Galicia y a sus problemas.
Dos fuerzas poderosas y liberales ambas deben ser la base de este gran partido político, del que Galicia tiene mucho que esperar. Los republicanos y los nacionalistas, bifurcados actualmente entre sí, en diversas corrientes, bifurcación que puede esterilizar los más generosos esfuerzos, son las dos fuerzas a que nos referimos. El pacto de Barrantes significa un gran paso dado en este sentido, pero no es el paso definitivo. Así es como, después de la firma de aquel documento, suscripto por nacionalistas bien probados, por republicanos de vieja tradición y por hombres que, hasta el presente, no habían actuado en política y que representan los más altos valores de nuestras artes, nuestras letras y nuestras ciencias, otros republicanos y nacionalistas, altamente colocados en nuestro movimiento renacentista, siguen al margen del movimiento surgido de aquella reunión que reputamos trascendental en nuestra historia política.

Lo indispensable

Débese ello, a nuestro entender, a la circunstancia de no haberse allí abordado, resueltamente, un punto que, actualmente, es previo a todo para lograr una comunidad de acción y de pensamiento capaz de asegurar una actuación política fecunda. Este punto es la forma de gobierno. Bien sabemos nosotros que los problemas de Galicia, especialmente la reconstrucción de su personalidad como pueblo peninsular, es anterior y posterior a la monarquía y república. Bien sabemos también que aun proclamada la república, del tipo común de todas las repúblicas, los galleguistas seguiríamos actuando y luchando para la solución de todos nuestros problemas; pero no tendríamos frente a nosotros el enorme obstáculo de una monarquía absolutamente externa a nuestra historia auténtica y a nuestro espíritu, cuya tradición más destacada es haber sido el rasero de las viejas nacionalidades ibéricas, sometiéndolas a un centralismo esterilizador de pura médula borbónica. Aquellos galleguistas –que los hay– que crean útil la forma monárquica de gobierno han de reconocer que su galleguismo nada puede esperar de una monarquía en decadencia, sin la menor posibilidad de reforma en el sentido de abrir un espíritu a la comprensión de los problemas de esta hora especial de los pueblos. Esta monarquía fomentó el caciquismo, cuya fuerza opresora principal estriba en el favor que le presta el poder; amparó en Galicia la obra de todos los desgalleguizantes, buscó extraños a nuestra manera de ser, desde la iglesia regida por forasteros –salvo el caso excepcional de Monseñor Lago–, hasta la justicia y la escuela. Resulta, pues, incompatible toda aspiración galleguista, medular y entrañable, con la actual monarquía. Por lo demás, Galicia no tiene ningún problema dinástico, afortunadamente, y eso allana el camino enormemente. De ello se deduce que no puede coexistir, lógicamente, nacionalismo gallego y monárquico borbónico.
Señala[da] así la falsa posición de los galleguistas no republicanos, corresponde ahora señalar la igualmente falsa de los republicanos no galleguistas. El viejo republicanismo español, nutrido ideológicamente en cuatro conceptos abstractos de la revolución francesa, es absolutamente extraño a nuestra mentalidad. Para lo que fundamentalmente interesa a Galicia –autonomía, idioma, problemas del agro, cuestiones universitarias y arancelarias, etc. –, los conceptos enciclopedistas de un republicano español, aunque haya nacido en Galicia, suenan igualmente a hueco que las declamaciones de los más recalcitrantes monárquicos. Es por ello que todo movimiento republicano que no esté dotado de una fuerte dosis de galleguidad y que no mire a Galicia antes que todo, resultará absolutamente estéril y artificioso. Como lo fueron hasta hoy los movimientos republicanos y socialistas “traídos de Madrid”.
Para nosotros, igual que para todo espíritu que viva en hoy, todos los otros matices y submatices de la política española no resisten ningún interés.

La solución: un partido gallego

La solución en que estriba todo el porvenir político de Galicia sólo puede hallarse en la creación de un partido político gallego, republicano y galleguista. En lo espiritual y cultural nadie puede negar que se va de la periferia al centro. En lo político, en cambio, aun se actúa del centro a la periferia. Dentro de poco tiempo –ahora ya– resultará ridículo que un republicano de Cataluña industrial, de Andalucía latifundista y del minifundio gallego hablen en el parlamento un mismo lenguaje principista e ideológico, de igual origen exótico. Se va, indiscutiblemente, a que cada tendencia política posea su respectivo acento regional o nacional. Cataluña y Vasconia dieron ya su paso en este sentido. Galicia, no. Y Galicia debe darlo cuanto antes, creando su propio partido, terminando de una vez con esas hijuelas sin savia de los partidos tradicionales españoles, así de la derecha como de la izquierda.
Un partido absolutamente nuevo en su estructura y en su espíritu. Un partido del que nunca deba decirse “el partido de don fulano” sino “don fulano del partido”. Un partido democrático, con una carta orgánica reguladora de derechos y deberes iguales para todos, cuya soberanía resida en el voto libre de sus adherentes, tanto para la elección de sus autoridades como para la discusión de su programa mínimo y máximo y de sus puntos de vista políticos, sociales y económicos, y cuyos representantes en los organismos públicos, ayuntamientos, diputaciones y parlamento, deberán dar cuenta de su gestión anualmente. Un partido que no limite su actuación a los períodos electorales, sino que realice una permanente acción de cátedra cívica y de galleguidad en la tribuna y en el periódico y en cuyo lenguaje serán suprimidas las palabras “situación de don fulano”. En fin, una entidad orgánica y disciplinada capaz de recoger en su seno todos los latidos del alma gallega.
Este partido desde ya contaría con el apoyo moral y económico –le prometemos– de los gallegos de América, así como del causal espiritual que pudiéramos aportarle. Este apoyo es imposible hoy pues –de acuerdo con nuestra visión totalista de pan-galleguismo, alejada de los pequeños grupos y subgrupos– no queremos brindarla a unos en detrimento de otros que nos son igualmente estimados.

Hermanos de Galicia

En esta noche en que conmemoramos doloridos la pérdida de nuestra personalidad de país libre, a los 447 años del sacrificio de Pardo de Cela, invocamos su memoria sagrada ante vosotros concitando vuestras voluntades para que se unan en rededor de la Patria Gallega, ansiosa de vivir su propia vida, después de cerca de cinco siglos de cautiverio, atada a los extraños y a los espurios.
Por una Galicia nueva, rica y democrática, culta, espiritual y libre, todos los esfuerzos serán pocos. A ellos sumamos fervorosamente los nuestros brindados leal y emocionadamente, con el corazón y el espíritu temblando de fraternidad.

FRANCISCO REGUEIRA, RAMÓN SUÁREZ PICALLO, PEDRO CAMPOS COUCEIRO, FERNANDO LORENZO RICO, AVELINO DÍAZ, EMILIA PITA, XOSÉ BARRIL, ANTONIO ALONSO RÍOS, JOSÉ MUÑIZ, JOSÉ B. ABRAIRA, MANUEL SERANTES, ANTONIO IGLESIAS, JOSÉ E. ENRÍQUEZ, EMILIO RIAL, JUAN MOSQUERA, MANUEL LANDEIRA, A. PRIETO, MANUEL CAMPOS COUCEIRO,
ENRIQUE IGLESIAS, SEVERINO GARCÍA, E. BLANCO-AMOR, M. CAO TURNES, JOSÉ GÓMEZ, JOSÉ DOMÍNGUEZ (SIGUEN LAS FIRMAS)


Notas de Hernán Díaz
1. Reproducido en Galicia, 26 de abril de 1931.
2. Frase incompleta en el original.
Ver Primer manifesto do nacionalismo galego en Bos Aires
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 17-12-2012 02:13
# Ligazón permanente a este artigo
Documental sobre Isaac Díaz Pardo de Xosé Abad
Deixamos a ligazón a unha versión reducida do documental de Xosé Abad


Comentarios (0) - Categoría: ISAAC DÍAZ PARDO - Publicado o 14-12-2012 10:00
# Ligazón permanente a este artigo
Isabel Risco interpreta un fragmento da obra de Lugrís
E aquí lembramos a actuación da nosa socia Isabel Risco no Serán no Castelo de Fontán. Comeza coa interpretación dun fragmento da obra "A Ponte", de Manuel Lugrís Freire para rematar facendo unha queimada. Aproveitamos para anunciar que no vindeiro ano 2013 conmemoraremos o 150 aniversario do nacemento do ilustre sadense Manuel Lugrís Freire.


Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 13-12-2012 00:04
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal