A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LOTERIA DE NADAL
Hoxe xógase o tradicional sorteo de Nadal (en 1812 celebrouse o primeiro sorteo)e milleios de persoas están pendentes porque aos agraciados pódelles cambiar o rumbo das suas vidas. RSP hai 62 escribiu este artigo sobre o tema...



25 de diciembre de 1947

EL “GORDO” CONTRA FRANCO


Por Ramón Suárez Picallo

El “gordo” no es, como pudiera suponerse, un tío panzudo, cachaciento y un poco cascarrabias y, además, despotricador contra el Gobierno. No señor; el “gordo” es todos los años, en las fiestas navideñas, una esperanza, reiteradamente fallida, para el 99 y medio por ciento de todos los españoles, que esperan del azar la solución de sus problemas económicos. Porque el gordo es el Premio Mayor de la Lotería de Nochebuena esperando en todas las casas, desde Finisterre a Almería y desde Creus a Badajoz, como se esperaría el santo advenimiento.

El “gordo” español es famoso en todo el mundo –como premio lotero– y su “caída” es el mayor suceso peninsular del año. El de éste era de 75 millones de leandras –vulgo pesetas– dividido en cinco series de 15 milloncejos cada una. Una verdadera bicoca, capaz de poner alegría en toda una ciudad. Las malas lenguas, que en España abundan mucho, suelen decir que el “gordo” va a donde el Gobierno quiere que vaya. El dicho no es cierto, pues fueron muchos, ahora y antes, los enemigos de los gobiernos que recibieron su gratísima visita. Y no sólo las personas, individualmente, si no que las ciudades más desafectas a la política gubernamental, fueron beneficiadas muchas veces con su presencia.

Tal ocurrió con el último sorteo verificado en Madrid que dejó a Franco y a sus amigos con dos palmos de narices. Véase: El primer premio –el gordo propiamente dicho– cayó, junto con el tercero, en Barcelona: y los otros hasta el noveno en Zaragoza, Santander, Logroño, Bilbao, Valencia y La Coruña; es decir, en ciudades tradicionalmente republicanas, donde el Caudillo y los suyos tienen poco o nada que hacer.

Francamente, las cosas van muy mal para el generalísimo “por la gracia de Dios”. Primero los monárquicos, después la alta banca, luego la jerarquía eclesiástica, y ahora el “gordo”, se le ponen en contra. Más él tendrá siempre el consuelo de que siga siéndole fiel al señor Straperlo , que es un premio casi tan suculento y productivo como el de Navidad. ¡Y de menos nos hizo Dios!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 25 de decembro de ... 1947)
Historia da loteria
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 22-12-2009 02:23
# Ligazón permanente a este artigo
XOGUETES NO NADAL

As portas do Nadal RSP reflexiona sobre os agasallos dos nenos, os xoguetes que desexan recibir. Sesenta anos é tempo dabondo para ver que aqueles xoguetes dos que nos falaba Ramón Suarez Picallo moi pouco ou nada teñen que ver cos dos nenos de hoxe...

21 de diciembre de 1949

LA JUGUETERÍA


Por Ramón Suárez Picallo

La mayor parte de las casas comerciales de Santiago –desde las más opulentas del centro, hasta las más pichiruches de los barrios pobres– dedican estos días su mejor rinconcito a la exposición y venta de juguetes, destinados a endulzar y alegrar, con su sorpresa y su gracia, la amanecida pascual de los niños.

Es una bella industria y un comercio nobilísimo, éste de la juguetería, porque encierra un mundo de ensueños, de alegrías, de esperanzas y de vocaciones latentes. El caballo balancín, el burrito aguador, la bomba de apaga fuegos, el camión, el aeroplano mercantil, la barca de velas blancas y los trenes mecanomóviles; los trompos musicales, las armónicas sonoras, y el tamboril resonante, con la guitarra y el piano, son el mundo amable y lírico de los niños contemplativos y pacíficos. El tanque de guerra, el acorazado, el pistolón, los ejércitos de soldados de plomo y las bandas de trompetería, representan en el alma del niño, la emoción heroica, el sentido épico y el afán esforzado de los grandes paladines que hicieron historia.

Y aún hay otro grupo. El del niño que se lanza como flecha sobre un rompecabezas de arquitectura o de una colección de herramientas de carpintería, tras las tapas de un libro de cuentos, y de aventuras y que sueña además, con un juego de acuarelas y de lápices de colores, para pintar la casa, el árbol, el perrazo amigo, y la cabeza de la madre en una comunión afectiva y creadora de muy largos alcances.

Y en cuanto a las niñas, ahí es nada. La que se enamoró de un perrito de Pomeranía o de una muñeca pituca , que dice automáticamente papá y mamá; y la que pide una cocina y un juego de cocineras; la que se muere de deseos por un niñito gordiflón, sin ropa por arriba ni por abajo, porque ella quiere vestirlo y arroparlo, con arrumacos y tibiedades maternales.

Es, todo ello el maravilloso mundo infantil de los anhelos y de las inclinaciones encerrado en las vitrinas de una juguetería, alejado de los corazones y de las manos, por un pedazo trasparente de cristal.

Cuánto aprenderían en estos días de vísperas pascuales, los psicoanalistas, los pedagogos y los padres de familia, poniendo a sus niños y niñas, frente a los estantes, vitrinas y vidrieras de una juguetería, y diciéndoles generosamente: elige lo que te guste más. Descubrirían, maravillados, lo que quieren ser los niños de hoy, dirigentes en ciernes del mundo de mañana.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 21 de decembro de... 1949)
xoguetes esquecidos
xoguetes de antes
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 21-12-2009 01:43
# Ligazón permanente a este artigo
OLIVEIRA SALAZAR E PORTUGAL
RSP critica o rexíme totalitario de Oliveira en Portugal. Xa 10 anos antes, escribiralle unha carta xunto a Castelao na que entre outras cousas lle dicia: “Vostede será para os supervivintes de Galiza algo menos ca un asasino, será un cómplice de asasinos."
Dita carta publicouse co título: "Carta a Oliveira Salazar, dictador de Portugal" no nº 2 de Nova Galiza, que foi unha publicación galeguista en galego que se editou en Barcelona durante a Guerra Civil, promovida por ámbolos dous e financiada polo Comisariado de Propaganda da Generalitat de Cataluña,e se distribuía de balde,principalmente entre soldados galegos do exército republicano.Entre os colaboradores estiveron ademáis Basilio Álvarez, Eduardo Blanco Amor, Ramón Cabanillas, Arturo Cuadrado, Ramón Rey Baltar, Luís Seoane, Serafín Ferro ou Manuel Colmeiro. O primeiro número saíu o 5 de abril de 1937 e o último,o nº18 en, xuño de 1938; os últimos números publicáronse baixo a dirección de Rafael Dieste.


20 de diciembre de 1947

DEL MANICOMIO A LA CÁRCEL


Por Ramón Suárez Picallo

De un tiempo a esta parte, vienen ocurriendo en Portugal extraordinarios sucesos políticos, de los cuales rara vez en América se tienen noticias. La patria de Camoens, de Almeida Garret, de Herculano, de Guerra Junqueiro y de Teixeira de Pascoaes, “goza”, desde hace varias décadas de los “beneficiosos” efectos de uno de los llamados “gobiernos fuertes”, de tipo jesuítico, corporativista y vaticanizante, contra el cual se han erguido reiteradas veces, inútilmente, los más finos valores del pensamiento lusitano.
Organizó tal gobierno, lo dirige y lo preside el doctor Antonio Oliveira Salazar, hombre cultísimo, sutil y cauteloso, profesor de la Universidad de Coimbra, docto en Derecho Político y en Ciencias Económicas, sacado de su cátedra y llevado a la Jefatura del Gobierno por el cardenal Cereixeira para que fuese dócil instrumento de la reacción, con el amparo de unos cuantos espadines, insurrectos contra el régimen republicana legítimo, cuyo último Presidente legal fue el doctor Bernardino Machado, santo laico, espejo de demócratas y sapientísimo varón.

El régimen totalitario portugués de Oliveira Salazar fue, junto con el de Seipel y Delfuss en Austria, un experimento de gobierno teocrático, inspirado constantemente por la Santa Sede romana. Toda la doctrina social y política de la Iglesia Católica, fue plasmada en las leyes positivas de Portugal, pues el dictador, sin oposición posible, pudo hacer todo cuanto le vino en gana.

Mas, con eso y todo, el régimen fracasó lamentablemente. Portugal, neutral durante la segunda guerra mundial, centro cardinal de afluencia de todo el dinero de Europa fugitivo de varios países; mesa del turismo y del espionaje protegido por la Inglaterra democrática y por la España franquista y bendecidos por el Vaticano atraviesa actualmente por una pavorosa crisis económica y social, sólo comparable con la que sufren los países que peor salieron de la contienda bélica. Los ricos se hicieron mil veces más ricos y los pobres mil veces más país pobre. Y hoy el nivel de vida del pueblo medio portugués es uno de los más bajos de toda la Europa, sólo parangonable con el de la Polonia de la anteguerra. Semejante anomalía ha provocado hondo malestar en todos los sectores sociales lusitanos, expresado en varios intentos fallidos para derrocar el régimen; en el último han participado generales, almirantes, periodistas, comerciantes, campesinos, acomodados y obreros de todas las industrias, bajo la dirección de la Unión Democrática Portuguesa, con sede central en Río de Janeiro. La “Legión portuguesa”, guardia pretoriana y política pagada por el Estado, bajo la dirección personal y directa de Oliveira Salazar, descubrió a tiempo el complot. Fueron inmediatamente detenidas –con razón o sin ella– altos personajes del Ejército, de la Marina, del Profesorado, del comercio y de la industria de Lisboa, de Oporto, de Braga y de Coimbra. Y fue aquí donde apareció el “humour” del mandamás vaticanista. So pretexto de que los prisioneros eran gentes distinguidas, cuyo rango sufriría menoscabo en la cárcel, los encerró a todos en el manicomio y a muchos de ellos se les puso camisa de fuerza como si fueran locos de atar.

La humorada no es nueva en el Magíster de Coimbra. En otra ocasión parecida, llamó a sus adversarios a su despacho y les dijo con toda seriedad: “la salud de ustedes no es nada satisfactoria; y yo, muy preocupado por ella, he acordado enviarlos de veraneo a sitios más salubres que los de la Península”, y los mandó a Cabo Verde, a las Azores y a Timor, para que se repusieran. La mayoría de ellos murieron, pero Oliveira cumplió la Ley, que en Portugal prohíbe taxativamente la pena de muerte por causas políticas.

Oliveira, como buen católico y jesuita, es misericordioso. Por eso acaba de ordenar que los presos, adversarios políticos suyos, que estaban en la casa de Orates de Lisboa, en calidad de detenidos, pasen a ser huéspedes de las diversas cárceles, castillos y fortalezas del país, según sean ellos civiles o militares. Y ante tal magnanimidad, los interesados deben darle las gracias con la muy cortés fórmula de rigor en Portugal: “Muito obrigado meu senhor”.


(Artigo publicano no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 20 de decembro de... 1947)
Oliveira Salazar
Critica de Castealo e Picallo contra Salazar en ABC
Outra biografía de Salazar
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 20-12-2009 01:19
# Ligazón permanente a este artigo
ROSALIA DE CASTRO E FOLLAS NOVAS
Onte falabamos que, a inaguración dunha escola de cantería, facilitou a RSP lembrar a Galicia e os canteiros, hoxe difundimos un artigo sobre a publicación do libro "Follas Novas" o que lle permite falar dabondo da "doce musa do Sar" que "é deidade da nosa cabeceira, nas noites,só alumeadas polas lembranzas e polas saudades": "Santa Rosalía", para rematar falando das distintas edicións do libro...



19 de diciembre de 1943


HISTORIA DE UN LIBRO DE VERSOS:
“FOLLAS NOVAS” DE ROSALÍA CASTRO


Por Ramón Suárez Picallo

ACUSE DE RECIBO: Don José Loredo Aparicio, librero de la calle Bandera frente al Congreso, representante en Chile de la Editorial galaico-argentina “Emece”, de Buenos Aires, ha tenido la gentileza de obsequiarnos con un ejemplar de al cuarta edición de “Follas Novas” –la obra cumbre de Rosalía Castro– recientemente publicada por la citada editorial. Acusamos recibo y agradecemos, conmovidos, el precioso regalo. Porque Rosalía -¡Santa Rosalía!– la dulce musa del Sar, es deidad de nuestra cabecera, en las noches, sólo alumbradas por los recuerdos y por las saudades.

NOTICIA: Rosalía Castro nació en Santiago de Compostela el 21 de febrero de 1837 y murió en Padrón (tierras de Iria Flavio) el 15 de julio de 1885. Hija de mujer soltera, de una familia distinguida y cultísima, su nacimiento, gravitó sobre su vida, y sobre su obra, con la oscuridad y la tristeza de una “negra sombra” –el nombre de uno de sus más bellos poemas-; casó con don Manuel Murguia, escritor, historiador y polígrafo insigne, y se dice que no fue feliz; su único hijo varón –poeta, dibujante y músico– murió en plena adolescencia; ella era también enferma, soportando, durante varios años, una horrible dolencia que la llevó a la tumba. Apegada a los primores de la tierra natal, tuvo que emigrar a Castilla, con su marido (que desempeñaba el cargo de Archivero y Bibliotecario del Estado); de aquella emigración son sus tres poemas más representativos, que hoy rezan y cantan, todos los emigrantes gallegos del mundo: “Airiños, airiños aires”, “Padrón, Padrón…” y “Adiós ríos, adiós fontes”; este último esculpido en bronce en su estatua de Compostela.

En Madrid conoció y trató a muchos poetas y escritores de la época, y colaboró asiduamente en la Revista “Rimas” que dirigía Gustavo Adolfo Bécquer, que era con Nicomedes Pastor Díaz, su único parigual entre los románticos de estirpe nórdica, emparentados con Heine, antes de haberlo conocido.

Tristezas, andanzas y malaventuras del poeta, fueron vertidas en su obra lírica, trascendida sobre su pueblo, sus problemas, sus dolores y sus rebeldías. Y fue tanta y tan profunda la consubstanciación entre el poeta y su pueblo que siendo aún casi del todo desconocida en el mundo literario de su época, cantaban sus versos todos sus paisanos, desde los labradores de las montañas, valles y serranías, hasta los navegantes, que echaban carbón a los barcos que iban de Nueva York a Shangay y de Liverpool a Magallanes…

LA OBRA Y SU TRASCENDENCIA: “Cantares gallegos”, “Follas Novas”, “En las orillas del Sur” y “El caballero de las botas azules” (novela) (los dos primeros en gallego y los otros dos en castellano), forman la obra total, más conocida de Rosalía. Tiene otros trabajos sueltos, cuentos e impresiones de paisaje, muy difíciles de hallar. Y unos instantes antes de morir, le mandó a su hija Alejandra quemar “todos los papeles inéditos que guardaba, en un gran cajón”. Su hija, cumplió el mandato, y así quedaron, desconocidos para siempre, sus últimos versos, que estaban también escritos en gallego y que ella llamaba “cousas íntimas.

Antes de su muerte, era casi desconocida fuera de su pueblo. Hablaron de ella, su esposo Murguía, Pastor Díaz, su paisano, y don Emilio Castelar, su más devoto apologista. Después de su muerte tuvo en Azorín el paladín de su actual universalidad; el Díez Canedo y Cansinos Asens, entre otros muchos, señalaron en su libro, “En las orillas del Sar”, el antecedente claro, nítido a indubitable de Rubén Darío, en la revolución de las formas y de las combinaciones métricas que habían de hacer famoso al poeta nicaragüense. Don Miguel de Unamuno en “Paisajes y problemas de España”, le dedica un magnífico ensayo. Y el inglés Fitzmaurice Nelly, la incorporó a su ya célebre “Historia de la Literatura Española”, consagrándole varias páginas.

Desde entonces la bibliografía “rosaliana” se ha enriquecido hasta la opulencia, en Galicia, en España y en el extranjero. En Portugal y en el Brasil es tan popular como en Galicia misma. Le están consagrados dos libros, editados por la Universidad de La Plata; uno del doctor Cortina Aravena y otro de la doctora Alicia Murias (Tesis para doctorarse en Filosofía y Letras – 1942). Julio Dantas, le dedicó un tomo: “Rosalía e a Saudade”; Gerardo de Nerval y Píelas Lebesgue, la tradujeron al francés, y el doctor Lemahnisch, la tradujo del gallego al alemán. Todo ello, aparte de unos 50 ensayos que se le dedicaron en Galicia, en cuya Universidad se la estudia y comenta con devoción.

Hoy, no hay ningún autor, español o extranjero, que al hablar de la literatura española del siglo XIX, no coloque a Rosalía en uno de los más altos lugares de la Lírica Ibérica.


ESTA CUARTA EDICIÓN DE “FOLLAS NOVAS”

Íbamos hacer tan sólo la historia de “Follas Novas” y se nos fue la mano. ¡Perdónenos el lector! Rosalía, los gallegos que nos lean y nosotros, sabemos por qué ello ocurre así.

La primera edición de “Follas Novas”, se publicó en La Habana en 1880, en vida de la autora. Llevaba un prólogo maravilloso de don Emilio Castelar y fue presentada más tarde en la Biblioteca del Jockey Club de Buenos Aires, que, como se sabe, adquirió buena parte de los libros del insigne orador y repúblico.

Llevaba también unas palabras limiares de Rosalía (que se mantienen en la cuarta edición) en bella prosa gallega.

“Vayan en buena hora –dice ella– estos pobres engendros de mi tristeza; vayan a entre los vivos los que eran, por su propia naturaleza, cosa de una muerta y bien muerta”. Mal sabía el poeta que lo que eran “cosa de muerta”, habrían de ser testimonio de su eterna vida, de la inmortalidad. Porque “Follas Novas”, resume, como ningún otro de sus libros, la llama misteriosa, vaga y alucinante, no sólo del lirismo de Rosalía, sino que, también, del entrañable hábito lírico de Galicia y de su lengua maravillosa.

La segunda edición, ya póstuma, fue hecha en Madrid en 1909 en la Casa Hernando, formando el Tomo III de sus obras completas, dirigida y prolongada por su esposo, don Manuel Murguía. La tercera, en Madrid también, hacia 1924, dirigida por su yerno el profesor Izquierdo. Se han publicado, además muchas antologías (una en Chile, por Álvaro de las Casas y otra en Buenos Aires, por Eduardo Blanco Amor –ambos gallegos y ambos poetas– en 1937, con ocasión del centenario de Rosalía).

Ramón Otero Pedrazo, le dedicó su trabajo de ingreso en la Academia Gallega, y don Augusto González Besada, el suyo de ingreso a la Academia Española contestado éste por Jacinto Octavio Picón.

Y ahora esta cuarta, que es verdaderamente primoroso y que resume a maravilla las tres anteriores, con un estudio preliminar magnífico, sobre la vida y la obra de Rosalía, y con un amplio compendio bibliográfico.

Volvemos a ojear el ejemplar precioso, y van desfilando, como en una visión lejana, tierras, villas, mares, ríos, fuentes, arboledas, cementerios y… como en los tiempos de la dulce Rosalía… viudas… muchas “viudas de muertos y de vivos” y sentimos, con ella, la presencia del “clavo en el corazón”; de aquel tremendo clavo que ella misma no supo decidir, nunca si era “de hierro o de oro, de odio o de amor”; porque, quizá, aquel clavo era de las cuatro cosas a la vez.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de decembro de... 1943)
Máis de Rosalía
Rosalía de Castro
Follas Novas
Comentarios (2) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 19-12-2009 10:04
# Ligazón permanente a este artigo
CANTEIROS
RSP, exiliado en Chile, vive do que escribe cada día e aquí está outra vez "facendo patria". Velaquí unha fermosa mostra, xa que calquer ocasión que se lle presenta, sobresae Galicia, a súa lingua e as súas xentes. Estamos no ano 1943 e por mor de inagurarse en Chile una escola de canteiros fai unha entrañable loubanza "á nobre e gloriosa cantería", "á nai da lingua dos oficios", "ás sinfonías de pedra e poemas de granito" que son as imortais catedrais... Santiago, o mestre Mateo, "o santo dos croques", as vellas pontes, os faros, as lareiras, os cruceiros,as fontes, os hórreos... agroman entre o repiqueteo armonioso dos canteiros e o seu cantar:

"E vai, e vai, e vai
e vai miña pedriña
e vai, e vai, e vai, e vai".



18 de diciembre de 1943

ELOGIO DE LA CANTERÍA Y DE LOS CANTEROS


“Dios te salve rosa Mística de piedra”
(Valle Inclan, a la ciudad granítica de Santiago de Compostela).

De viva cantería, son las viejas catedrales góticas y románticas, las humildes ermitas aldeanas, las torres orgullosas del Castillo, los viejos puentes sobre los ríos padres, los arcos simbólicos, las puertas de las ciudades y los mausoleos de los camposantos.

Y son, también, de granito, vivo y pulimentado, la cruces aldeanas, que saludan en sendas y caminos, con sus brazos abiertos en las Galicias, en las Asturias, en las Bretañas y en las Irlandas; son de granito las portadas –siempre abiertas al peregrino– de los Pazos solariegos y de la casonas pairales, señaladas, desde lejos, con la lanza verde de un ciprés; es de granito y de madera el “hórreo” –granero campesino, arca de la alianza entre el hombre y la tierra– cabe la casa rural, que huele a cosas de comer y rezuma harturas; de cantería es la piedra de la “llar”, donde arde la lumbre perpetua de las tradiciones hogareñas, avivada por el amor familiar, florecido en las noches de invernía, al conjuro de las charlas abuelas, con romances, consejos y hazañas de guerreros y navegantes.

Los grandes muros de los muelles, que contienen los maremotos desbordados; y los viejos cabos, faros y señales, que levantaron los fenicios, para mostrar al navegante “la ruta de puerto salvo”, son también de granito, de vivas canterías, condensadas por el tiempo, después de haber sido sombras en las ignotas noches geológicas.

Y las maravillas arquitectónicas y esculturales que son los pórticos y las fachadas inmortales de Compostela y de Toledo, de Salamanca y de León, de Burgos y de Santillana, de Reims y de Colonia, de Aquisgrán y de Clung, son sinfonías de piedra, poemas de granito, donde se canta –con Valle Inclán– a las rosas místicas de Piedra.

¡Noble y dura cantería, símbolo de arte y de cultura, en épocas en que los hombres, alumbrados por la fe, construían para al Eternidad! Todo lo cual sucedía, cuando había en el mundo muchas escuelas de canteros y el cincel y el escoplo, bordaban capiteles y santos, volutas y racimos, flores y frutos, trocando las superficies de las piedras en jardines y en huertos.


CANTAN Y HABLAN LOS CANTEROS

“E vai, e vai, e vai
e vai miña pedriña
e vai, e vai, e vai, e vai”.

Grande es el bloque, difícil de mover y más aún de darle vuelta; entonces, los canteros, todos a una, le echan el hombro, le cantan como acunándole, suavemente o a grandes gritos, para armonizar el impulso: “!E vai”, “e vai!”. Y la piedra se mueve, mansa y obediente, y ofrece a las manos artesanas la otra ladera tosca, para que la pulimenten.

Y así nació una bella canción de canteros de Pontevedra, de Padrón y de Santiago, que el maestro Vives llevó al pentagrama, en su obra “Maruja”. Data, quizá del Siglo XII, la misma época en que a base de palabras del latín vulgar y de expresiones nativas, los canteros de Francia, de España y de Italia –constructores de catedrales– crearon la lengua internacional de su oficio, e la que aún pueden entenderse hoy. Muchos de los viejos monasterios, fundados y protegidos por los Monjes de Cluny, conservarán textos en esa lengua Funk-Brentano, en su “Historia del Renacimiento”, habla de ciertas frases y giros “que no son latinos, ni alemanes, ni franceses, ni españoles” y que les dan a las canciones populares primitivas, gracia y expresión inusitadas. Son palabras de las “lenguas de oficios” –porque son varias– y de las cuales es madre la de los canteros.

Como se dijo aquí, en Santiago de Chile, estos días, es la de los canteros, una noble artesanía vocacional, trasmitida a través de siglos, de padres a hijos, de maestros a aprendices, de compañeros por virtud de la cual, los países que la cultivaron, conservan una unidad artística –en la Arquitectura, y en la Escultura especialmente– a lo largo de su Historia y de sus diversos ciclos y estilos. En algunas de las figuras de los Profetas del “Pórtico de la Gloria” de la Catedral de Compostela, de románico purísimo, están esbozados caracteres renacentistas, y en los temas ornamentales del mismo monumento glorioso, están elementos claros del estilo, que cuatro siglos después, florecería en la misma Catedral, con el nombre de “barroco florido compostelano”.

El autor del Pórtico, dejó al pie de su obra, a manera de firma su propia estatua orante: se llamaba “Mateo, maestro de Canteros”. Hoy se le llama el “Maestro Mateo”, y, también el “Santo de los croques”: porque los estudiantes en vísperas de examen, los poetas, los músicos y los artistas todos que van a la ciudad, dan con sus cabezas tres golpes en la cabeza pétrea del Maestro, porque es tradición que así les trasmite chispazos de su genio y concede tres favores atingentes del Arte.

Tan noble y gloriosa artesanía, arranca de un hondo amor a la piedra; a esas piedras maravillosas que “nadie mira”, desde que el hierro y el cemento las condenaron al olvido; pero que un cantero, hijo y nieto de canteros, mira con sus ojos y acaricia con sus manos, presintieron en ellas un alma presta a darse en arte a sus esfuerzos amorosos de artífice. Porque las labrará hablando y cantando, como suele hacerse con los niños para irlos formando hombres.

DEDICATORIA

Chile tiene una Escuela de Canteros. Fue inaugurada estos días con todos los honores y con las más altas presencias y padrinazgos. ¡Buen augurio! ¿Por qué en este Santiago, no ha de reflorecer parte de la tradición del “otro” Santiago –el primero de todos– pétreo, granítico, monumental, “Eterno como la fe que le dio vida”? A eso se va, sin duda: la nueva Escuela puede producir en su día, a su “Maestro Mateo”. A lo mejor está ya latente en algunos de sus jóvenes discípulos.

Quienes dimos otrora con la cabeza nuestra en la del Santo de Compostela –con derecho a pedir tres cosas– volveremos a hacerlo hoy, pidiéndole las mismas tres: Ventura para la Escuela de Canteros de Chile, inspiración para sus alumnos y profesores y larga vida, a quienes la apadrinan, que les permita ver el fruto de la bella obra. El Santo es un viejo amigo nuestro; pero, por si no nos recordase, se lo pediremos con palabras que a él le son familiares, porque se las dijo Rosalía de Castro:

“Santo dos croques d’inmortal nome,
que ahí quedaches humildemente
arrodillado, Mestre Mateo, Santo Canteiro”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 18 de decembro de... 1943)
(Este artigo aparece na antoloxía de La Feria del Mundo, publicada polo CCG no ano 2008)
Máis sobre os canteiros
canterios
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 18-12-2009 08:17
# Ligazón permanente a este artigo
PRIMEIRO ARTIGO DE RAMÓN SUAREZ PICALLO,SINDICALISTA, NA ARXENTINA.

HERNÁN DÍAZ, investigador e historiador arxentino,con sabedoría, meticulosidade e rigor, está a estudiar e difundir dende a FEDERACIÓN DAS SOCIEDADES GALEGAS o mundo da emigración galega en Arxentina e xa deiuxou constancia delo cando -vai para tres anos- publicou un completo, documentado e interesantísimo traballo sobre a HISTORIA DA FEDERACIÓN.
O seu entusiasmo pola historia, levouno a publicar traballos sobre o movemento obreiro arxentino así como as oríxes do socialismo europeo.
Participou en Sada nas II Xornadas dos Irmáns Suarez Picallo de outubro 2008 (cando a traída dos restos de Ramón) e falounos do último libro que publicou na Arxentina "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política", e que desexamos ver publicado algún día aquí en Galicia. Agradecemos a xentileza de Hernán Díaz por nos permitir adiantar parte do seu contido publicando os artigos que RSP difundiu na prensa Arxentina nos anos 1917-1931.
Comezamos polo primeiro artigo coñecido de Ramón Suárez Picallo e, publicado no xornal "Adelante" o 15 de febreiro de 1917 e titulado:



MOVIMIENTO JUVENIL SOCIALISTA


Conviene, ya que se ha actualizado el tema, y los afiliados del P.S. han de hacer conciencia para emitir su voto en la incorporación al estatuto de dos cláusulas que al movimiento juvenil se refieren, hacer algunas consideraciones que sirven de antecedente en esta cuestión.
Urge en primer lugar destruir un argumento que se pretende fundamental. Qué causas, circunstancias o acontecimientos provocan la aparición del movimiento juvenil en Europa. Preténdese sin verdad ni razón que ella sea la tardía adquisición de los derechos políticos, que se realiza en los países europeos en edad que varía entre los 21 y los 25 años.
Afirmar esto, hacer de ello una diferencia fundamental con nuestro país y convertirlo en la razón de ser del movimiento juvenil es afirmar, y categóricamente, el desconocimiento “absoluto” de su origen, de su desarrollo y de su actividad. Desconocimiento confesado por el autor del proyecto al solicitarle, el que esto escribe, una conferencia sobre el tema.
Y ya que partidarios y detractores han usado de antecedentes extranjeros, puntualicemos éstos. Los hechos son, por otra parte, la negación más elocuente del argumento esgrimido para justificar la represión de nuestro movimiento. Y entremos ya en materia.
Es altamente sugestivo que sea cuna de la organización juvenil socialista Bélgica, en el año 1886. Operábase por aquellos años en este país una intensa represión, tan brutal cuanto eficaz del movimiento obrero, represión que, iniciada mucho tiempo antes, culminó “en el año del terror de 1886, en que la burguesía belga advirtió toda la importancia del interrogante social, a la luz de sus castillos y de sus fábricas incendiadas”.2 La historia del movimiento obrero desde mediados del siglo pasado hasta 18663 es una serie ininterrumpida de sangrientas represiones de revueltas, de hambrientos. Marchienne, Charleroi, Geraing, Borinage, Berviers, Jemappes, Ostende, Gante y muchas otras son las más conocidas masacres obreras. Y el instrumento ciego de esta reacción lo constituyen obreros, exclusivamente obreros, ya que los poseedores de 1.600 francos obtenían excepción por rescate. Nada extraño, pues, que se procurara desde un principio arrancar a la burguesía la terrible arma que constituyen los proletarios uniformados. Esta circunstancia provoca la organización del primer núcleo juvenil en noviembre de 1886.
Rápidamente difundidas, las juventudes dedícanse con entusiasmo y energía a la difícil y noble tarea que se habían impuesto.
La nueva organización con dos meses escasos de vida consigue, gracias a la importante ayuda material de la Federación Socialista de Gante, la publicación de su órgano Recluta, y meses después, setiembre de 1887, de un periódico análogo, el Cuartel.
La Federación Juvenil de Bruselas, con la ayuda financiera del Comité Ejecutivo del P.S., publica en enero de 1888 El Conscripto, y obligada por las circunstancias, lo hace en dos idiomas por ediciones dobles.
El entusiasmo de los jóvenes y el apoyo decidido del P.S. restan grandemente eficacia a las activas persecuciones policiales y, a pesar de ella, las organizaciones aumentan en número y en afiliados y sus varios órganos de publicidad –que contaban, en general, de 16 a 20 páginas– llegan a tirajes elevadísimos (80.000 ejemplares el Cuartel).
Al mismo tiempo su actividad es ampliada, dedicándose no pocas energías a la acción educativa y más tarde a la protección del aprendiz.
En 1902 se suprime todo límite de edad para sus afiliados. Y recoja el dato nuestro impugnador. En el mismo año el P.S., en congreso celebrado en Lovaina, resuelve, por unanimidad, fomentar la organización de juventudes, la ayuda a las ya existentes, la colaboración en sus agitaciones, la difusión de la prensa juvenil y su representación en el seno de las Juntas provinciales y Comité Ejecutivo de dos delegados de la Federación de Juventudes Socialistas con derecho a voz y voto.
Tendencias anarquistas y herveístas nunca prosperaron en las organizaciones juveniles belgas.
La eficacia de su acción fue oficialmente reconocida. El general Brassines, ministro de guerra de Bélgica, en un informe elevado al P.E., declaraba que la acción juvenil socialista había sido de efectos “deplorables”, produciendo en el ejército un estado de conciencia que lo inhabilitaba para la intervención en el movimiento obrero.
De la naturaleza de su acción da cumplida cuenta el manifiesto que transcribimos, previa traducción que le ha quitado elocuencia y belleza:

¡Recluta!
Mañana serás soldado. Hoy eres todavía trabajador, y podemos nosotros, jóvenes obreros, dirigirnos a ti, hablarte con toda franqueza, y, con nuestro fraternal saludo, dirigirte nuestro último consejo antes de ingresar al cuartel.
Al corresponderte por ciega casualidad un número malo, habrás maldecido la vergonzosa ley que te arranca a tu familia y a tus camaradas de trabajo. Tu conciencia se habrá rebelado ya contra la infame ley que en la edad más hermosa de tu vida te encierra en un cuartel, mientras que los hijos de los ricos se han librado de lo que ellos llaman “el más sagrado de los deberes”, comprando su libertad por unas cuantas monedas de oro que han robado a tu trabajo. Tú habrás maldecido a la clase que en su beneficio te obliga a trabajar, y para ella te hace soldado; a la clase que te impone la esclavitud del salario, primero, y te sume luego en la esclavitud del cuartel. Tú sabes que en el cuartel se te educa para hacer de ti un instrumento que a la orden de un superior asesina a sus conciudadanos, para hacer de ti fiel guardián del gobierno y de los capitalistas que forjan el oro de su ganancia sobre la miseria tuya, de tu familia y de tus camaradas de clase.
En caso de una guerra, de una revolución o de una huelga, te ordenarán tirar sobre los que como tú son trabajadores, que tienen tus mismos intereses, deseos e ideales. Para eso, y nada más que para eso debes tú ir al cuartel. Una vez allí presta tus servicios tan bien como puedas: tienes en ello mucho que ganar y nada que perder. Condúcete bien, sé bueno y solidario con tus camaradas. No pierdas oportunidad de explicar a tus compañeros por qué están en el cuartel, para qué sirve el ejército y qué se exigirá de ellos. Si haces esto tu odio al militarismo no será estéril. Porque dentro y fuera del cuartel, somos los obreros la mayoría, y tan pronto como tengamos conciencia de ello, seremos fuerza invencible. No olvides que tú y todos los que reciben un fusil para aprender a manejarlo sois obreros. No olvides que los obreros de uniforme jamás deben tirar sobre sus hermanos que visten la blusa de trabajo.
No olvides nunca, en la huelga, en la guerra o en la revolución, cuando tengas en frente a los obreros y a tu espalda el revólver del oficial, que los trabajadores de todos los países tienen una sola bandera, una sola patria y un solo:
¡Viva el socialismo!

Dos Congresos de la Internacional Obrera (París, 1900, y Amsterdam, 1904) aprueban la organización juvenil y, reconociendo su eficacia para la acción antimilitarista, la recomiendan a las secciones donde aún no existen.
El movimiento juvenil en Bohemia iníciase por causas análogas a las que le provocaron en Bélgica.
El desarrollo de la actividad juvenil fue reconocido eficaz y conveniente como actividad normal en el movimiento obrero, y su organización se impuso con el aplauso y apoyo de los respectivos partidos socialistas en todos los países europeos sin que circunstancias anormales lo requirieran especialmente. En Austria-Hungría en 1894. En Francia en 1900, movimiento a veces entusiasta, pero poco persistente por característica psicológica de la juventud en ese país. En 1901 en Suiza e Italia, modelo en esta última por su actividad e importancia. En 1903 en España y Alemania; en ésta, a pesar de que leyes especiales la prohibían. En 1898 en Bulgaria y Noruega. En Suecia existe desde 1886. Por su gran importancia, su sorprendente progreso y lo complejo e inteligente de su acción, merece una descripción especial que espacio y tiempo no nos permiten dedicarle hoy.
Contaron las juventudes en diversos países, especialmente en Austria, con el apoyo financiero de las organizaciones gremiales, que reconocieron en todo su valor la eficacia de su acción.
En general, con la excepción anotada de Bélgica, se limita la edad de sus asociados a 30 años, no obstante adquirirse los derechos políticos mucho antes.
En el informe del Secretariado internacional, en folletos periódicos y artículos que al movimiento juvenil se refieren, nunca se menciona entre las causas de su existencia o su razón de ser la edad de ciudadanía. La “fundamental” circunstancia en las primeras líneas anotada es un descubrimiento genuinamente “criollo”. También lo es el proyecto de modificación de los estatutos, estableciendo un sistema de organización juvenil que no tiene precedente alguno en el movimiento obrero mundial.
Felicítense nuestros nacionalistas.

R.S.


1. Adelante!, nº 8, 15 de febrero de 1917, pg. 4.
2. Ramón Suárez no indica la fuente de la cita, de la misma manera que omite señalar el origen de la amplia información que despliega en el artículo. Como sugiere más adelante, es posible que contara con literatura en francés.
3. Pareciera ser una errata por 1886, año que se reitera en el resto del artículo.
4. Esta afirmación sugiere que Ramón Suárez mismo tradujo el texto del francés o, al menos, contaba con el original para poder comprobar que el texto castellano perdía en elocuencia.

Federacion Sociedades Galegas na Arxentina
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 17-12-2009 00:40
# Ligazón permanente a este artigo
SIMÓN BOLÍVAR
RSP, ante o aniversario da morte de Simón Bolívar lembra ao "libertador" como tamén o frán tódolos países hispano americanos e comenta a publicación "Simón Bolívar" do norteamericano Tomás Rourke , para rematar coa publicación dunha carta, escrita uns días antes de morrer,a modo de testamento e dirixida a Fanny de Villars.
..

16 de diciembre de 1943

B O L Í V A R


Por Ramón Suárez Picallo

El día 17 de diciembre de 1830, a la una de la tarde, falleció en una pequeña hacienda cerca de Santa Marta (Colombia) –San Pedro Alejandrino– propiedad del español-asturiano, Joaquín de Mier, el Libertador Simón Bolívar. Con tal motivo, hoy en la mañana, todos los países americanos habrán de recordarlo, con el respeto y la admiración que merecen las grandes personalidades y las grandes vidas, consagradas a la liberación de pueblos y a la creación de patrias.

No haremos aquí la semblanza del gran hombre –parigual en estirpe y jerarquía, de los Washington, de los Jefferson, de los O’Higgins y de los San Martín-. Hay sobre Bolívar una copiosa bibliografía, tan completa, que no faltan en ella ni siquiera la diatriba, ni la censura áspera, ni la deificación, rayana en lo mítico.

El último y más complejo de los documentos de ese rico caudal que conocemos es el libro “Simón Bolívar”, del escritor norteamericano, -especializado en historia venezolana– Tomás Rourke.

Rourke, en una nota final de su libro, sitúa perfectamente, aunque con alguna fantasía a Simón Bolívar, en el amor y en la devoción de América, tal como hoy se le rinde homenaje.


DEIDAD DE AMÉRICA

“No existe figura en la historia de Inglaterra o de Estados Unidos –afirma Rourke– que viva hoy en la conciencia del pueblo, como vive Simón Bolívar en la de millones de sudamericanos. Para ellos no es meramente un carácter vago y heroico en la páginas de los libros de historia; es una entidad vigente, un ser divino, omnisciente, que mora en alguna parte y guía sus destinos”.

“Es prácticamente una deidad y su recuerdo casi un culto. Indios semidesnudos y peones rotosos, que no podrían descifrar su nombre escrito, repiten sus palabras como si ellas hubieran sido pronunciadas; las murmuran con reverencia y con aire extraño y confidencial, como si tuviesen el poder de remediar sus males y protegerlos contra la opresión. Estadistas, hombres de letras y eruditos, se descubren al oír pronunciar su nombre”.

“Han designado el edificio de Caracas, donde descansa su cuerpo, con el nombre de “Panteón”, y se dice que los Presidentes de Venezuela van allí a orar en busca de inspiración…

Recuerdo haber visto la Letanía a la Santa Virgen, esa extraña y hermosa oración, con sus obsesionantes frases: “Espejo de la Justicia. Asiento de la Sabiduría. Vaso de Honor…” Pues bien, la letanía a Bolívar es apenas menos comprensible a la mente no iniciada…”.


MIENTRAS TANTO

Todos los historiadores y biógrafos del Libertador, coinciden en que buscó, afanosamente, la gloria y la inmortalidad. Sus acciones, sus cartas, sus proclamas, sus secretos, parecen estar hechos para la Historia. Y, en varios momentos de su vida, pudo creerse mimado por las codiciadas deidades; pudo creerse señor de inmortalidad y de la gloria. Y lo fue en efecto. Hasta que en los alrededores del fin, sintió que todo se le iba de sus manos junto con la vida de su cuerpo… Los últimos documentos de Bolívar, cartas, frases y dichos, revelan el caso más extraordinario de angustia pesimista de un hombre que había sido cuanto había deseado y soñado ser. “Hemos arado en el mar”, es la frase que resume todo su desconsuelo y de su desesperanza. Algún historiador –que no puede llamarse “bolivariano”– atribuyó ese pesimismo recargado de Bolívar, a su tendencia a la “posse”. Formaría parte de su plan para lograr la inmortalidad. No es de creer la afirmación. Bolívar –como todo político creador– era sensible a los fracasos inmediatos y a las críticas de sus coetáneos. Y, como todos los soñadores, creía que si el sueño no se hacía realidad inmediata, nunca sería realidad. La historia se encargó de demostrarle que la siembra de ideas y de ideales, de esperanzas y de sueños fructifica muchas estaciones después de haber sido hecha. ¡Por eso su siembra, recién florece ahora!


A UNA MUJER

Varias mujeres pasaron por la vida de Bolívar. Unas fugazmente, y otras con cierta raigambre y permanencia, y hasta con alguna influencia en sus destinos. Entre esta últimas cuéntase Fanny de Villars, lejana prima suya, de la familia Aristigueta. La conoció en París en momentos de ilusión. Cuando Napoleón Bonaparte, en pleno triunfo, se le entró por los ojos a Bolívar como figura digna de ser emulada.

A esta mujer le dedicó Bolívar una de sus últimas cartas, once días justos antes de su muerte. La autenticidad de esta carta fue, alguna vez, puesta en duda; pero hoy se da por auténtica. Es un modelo de estilo “bolivariano”; pero es, además y sobre todo, el testamento amargo, entristecido, revelador de los últimos pensamientos del Libertador, confesados a una mujer que acarició su primer sueño de gloria. Y es que la gloria tiene nombre de mujer, especialmente para los que, como Bolívar, no fueron entendidos de los hombres.

Damos a continuación la carta que, si no fuese del Libertador, merecería serlo por su bello estilo; y también para darnos el gusto de ver, hoy, rectificada así su última frase: “El relámpago rasgó la tiniebla y pareció volver al vacío; más sólo quedó atenuado, hasta volver a fulgurar, y esta vez, con permanencia de astro y centro solar”.


LA CARTA

San Pedro/Alejandrino, 6 de diciembre de 1830.
QUERIDA PRIMA:

¿Te extraña que piense en ti al borde del sepulcro?

Ha llegado la última aurora: tengo al frente el mar Caribe, azul y plata, agitado como mi alma, por grandes tempestades; a mi espalda se alza el macizo gigantesco de la sierra con sus viejos picos coronados de nieve impoluta como nuestros ensueños de 1805; por sobre mí el cielo más bello de América, la más hermosa sinfonía de colores, el más grandioso derroche de luz…

Y tú estás conmigo porque todos me abandonan; tú conmigo en los postreros latidos de la vida, en las últimas fulguraciones de la concencia.

¡Adió, Fanni!

Esta carta, llena de signos vacilantes, la escribe la mano que estreché la tuya en las horas del amor, de la esperanza, de la fe; ésta es la letra que iluminó el relámpago de los cañones de Bocayá y Carabobo; esta es la letra escritora del Decreto de Trujillo y del mensaje al Congreso de Angostura…

¿No la reconoces verdad?

Yo tampoco la reconocería si la muerte no me señalara con su dedo despreciando la realidad de este supremo instante.

Si yo hubiera muerto sobre un campo de batalla, dando frente al enemigo, te daría mi gloria, la gloria que entreví a tu lado, a los lampos de un sol de primavera.

Muero miserable, proscrito, detestado por los mismos que gozaron mis favores: víctima de inmenso dolor, presa de infinitas amarguras. Te dejo en mis recuerdos mis tristezas y las lágrimas que no llegaron a verter mis ojos.

¿No es digna de tu grandeza tal ofrenda?

Estuviste en mi alma en el peligro: conmigo presidiste los consejos de gobierno; tuyos fueron mis triunfos y tuyos mis reveses; tuyos son también mi último pensamiento y mi pena postrimera.

En las noches galantes del Magdalena, ví desfilar mil veces la góndola de Byron por los canales de Venecia; en ella iban grandes bellezas y grandes hermosuras, pero no ibas tú; porque tú has flotado en mi alma mostrada por níveas castidades.

A la hora de los grandes desengaños; a la hora de las íntimas congojas, apareces ante mis ojos moribundos con los hechizos de la juventud y de la fortuna; me miras y en tus pupilas arde el fuego de los volcanes; me hablas y en tu voz escucho las dianas inmortales de Junín y Bomboná.

¿Recibiste los mensajes que te envié desde la cima del Chimborazo?

Adiós, Fanni; ¡todo ha terminado!

Juventud, ilusiones, sonrisas y alegrías se hunden en la nada, sólo quedas tú como visión seráfica señoreando el infinito, dominando la eternidad.

Me tocó la misión del relámpago, rasgar un instante la tiniebla; fulgurar apenas sobre el abismo y tornar a perderme en el vacío.

SIMÓN BOLÍVAR

NOTA: (Una de las últimas publicaciones de esta carta se hizo en el diario “Centro América”, de San Salvador).


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile, o 16 de decembro de... 1943)
Biografía de Simón Bolívar
Monografía de Bolívar
Otra biografía de Simón
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 16-12-2009 03:02
# Ligazón permanente a este artigo
O.I.T. (ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DO TRABALLO)
RSP aproveita a designación do embaixador chileno en Londres como representante nas sesións do Consello Directivo da OIT, en lugar do cónsul de Chile en Canadá,delegado permanente de Chile onde está ubicada a Organización Permanente Internacional do Traballo trasladada alí dende Xenebra, por mor da guerra e fala da orixe e historia do citado organismo do mundo obreiro e sindical, que tan ben coñece, así como o declive polo que está a pasar a raíz da intervención do fascismo e reclama a existencia dun organismo internacional que garante o progreso social diante de calquer suceso político o acontecemento enconómico...


15 de diciembre de 1943

LA O. I.T.


Por Ramón Suárez Picallo

El anagrama de la O. I. T. se nos aparece ante los ojos, como el nombre de un viejo amigo al que creíamos muerto hace mucho, y, de cuya vida, tenemos, de pronto, noticias.

Hete aquí, en efecto, la noticia: “El señor Ministro del Trabajo, de Chile, ha solicitado de su colega de Relaciones Exteriores, que designe a Don Manuel Bianchi Gundíán, Embajador chileno ante S. M. B., como representante del país en las próximas sesiones del Consejo Directivo (Consejo de Administración) de la Oficina Internacional del Trabajo, que deben iniciarse en Londres, mañana jueves”.

La representación, debía ostentarla el Dr. Eduardo Grove, Cónsul de Chile en el Canadá –a donde trasladó su sede la O. P. I. T. (Organización Permanente Internacional del Trabajo) a causa de la guerra, desde su propio edificio de Ginebra, donde actuaba como sección anexa de la Sociedad de Naciones– en su calidad de delegado permanente de Chile en dicho Consejo. Las dificultades de transporte causadas por la guerra, impiden el traslado a través del Atlántico del doctor Grove, y, de ahí, la designación especial solicitada.

Tal, en resumen, la noticia que viene a recordarnos la existencia, aún, del histórico Organismo Internacional del Trabajo, creado, como una concesión al proletariado y a sus problemas, en la Parte XIII del Tratado de Versalles, después de la guerra de 1914 – 1918. Organismo tripartito, formado por delegaciones obreras, gubernamentales y patronales –teniendo los gobiernos doble representación, más que cada una de las otras partes– de todos los países, adheridos a la S. D. N. y con observadores de los que no pertenecían a la Liga, ha desempeñado, durante 20 años, un papel muy importante en el movimiento obrero internacional; como fuente de Derecho (sus convenciones y recomendaciones); como medio de relación entre sus líderes, pues los gobiernos debían designar la representativa de su país; como centro de información –el más completo del mundo– sobre los principales problemas sociales y obreros: salarios, costos de vida, horarios de trabajo, enfermedades profesionales, mano de obra indígena, cultura profesional, etc.; y, sobre todo, como elemento inestimable de cooperación internacional, a favor de la paz civil dentro de cada pueblo, y, de la paz internacional entre todos ellos.


BREVE SEMBLANZA HISTÓRICA

La O. I. T. tiene un antecedente histórico: En 1912, un grupo de sociólogos, filántropos y estudiosos de diversos países, fundaron en la ciudad de Lausana (Suiza), la Liga Internacional para la protección legal de los trabajadores, bajo el patrocinio de algunos Gobiernos. La “Liga” estuvo en contacto con Institutos de Reformas Sociales, Seminarios y Escuelas obreras y otros organismos especializados en legislación y previsión social; y a base de sus informes y trabajos, dio las primeras normas de lo que más tarde, a través de la O. I. T. debía ya llamarse “Derecho Internacional Obrero”. Los archivos de la “Liga”, muchas de sus normas y varios de sus dirigentes, habían de servir más tarde de orientación a la O. I. T.

La O. I. T. corrió la suerte de la S. D. N., y de ahí su agonía actual; pero fue más eficiente, más vigorosa, más universal y mucho más útil que la Liga misma. Asistían habitualmente a sus Conferencias Generales anuales, la flor y nata de los líderes sindicales europeos, cuyas centrales obreras pertenecían a la Federación Sindical Internacional de Ámsterdam, Federación Internacional de Transportes, Internacional de Construcciones de Artes Gráficas y demás: D’Aragona, de Italia; Largo Caballero, de España; Merheim de Alemania; Johaux de Francia; Mertens, de Bélgica; Citrine y Fimen de Inglaterra; Albert Thomas, que fue durante muchos años Director del organismo, los conocía a todos y se consultaba con ellos en todos los casos.

La organización tuvo adversarios en la extrema izquierda y en la extrema derecha, dada su línea colaboracionista y moderada; pero su primera quiebra se la produjo el fascismo italiano, con la cooperación de los sectores gubernamental y patronal internacionales.


UN RECUERDO

En Octubre de 1922. Se reunía en el Kursaal de Ginebra la Conferencia anual de la O. I. T. Ludovico D’Aragona, líder de la C. G. di L. de Italia representaba a los obreros de su país. Estaba en Ginebra Dino Grande, quien le comunicó a D’Aragona, el triunfo de Mussolini. “Disolveremos vuestra organización y usted es la última vez que representa aquí a los obreros de Italia” –dijo Grandi a D’Aragona.

Así fue; desde entonces, en vez de los representantes auténticos del proletariado italiano, asistían anualmente los de los sindicatos fascistas. Ni una sola vez, el grupo obrero internacional, dejó de impugnar sus credenciales; pero los grupos gubernamental y patronal, por respeto al “derecho consumado”, los admitían e introdujeron, sí, la primera cuña; el hecho se repitió después con otros países dictatoriales, cuyas delegaciones “obreras” iban hechas a dedo, y las auténticas organizaciones obreras, nacionales e internacionales, perdieron su fe en el organismo, cuya esencia había sido desvirtuada.

¡Cómo se ve, la O. I. T., corrió en efecto, la misma suerte que la Sociedad de Naciones!

¿SUPERVIVENCIA?

Mas, aparte de su fracaso práctico, la idea que dio vida a la O. I. T. sigue siendo valedera, como sigue siéndolo la original que se la dio a la Sociedad de Naciones. Está ya establecido que la paz futura habrá de ser asegurada, sostenida y defendida, desde un super organismo internacional.

Y esa paz universal, como la que se soñó después de la otra guerra, habrá de estar a su vez, basada en la paz interior, civil y social de cada pueblo mediante la solución equitativa de los problema que afectan a sus clases medias y populares, asegurándoles una vida libre de miseria, y abriéndoseles acceso a todas la posibilidades de elevación.

Pues bien, también esta paz interna, y las condiciones que la sostengan, habrá de necesitar garantías internacional poniéndola a cubierto de avatares políticos y de fenómenos económicos, que podrían producir en cada país las clases reacias a los progresos sociales dispuestos a recuperar posiciones perdidas o a sostener posiciones existentes.

¿De dónde pueden provenir estas garantías? De un organismo internacional parejo al otro y cuyo claro precedente está en la O. I. T. Su legislación copiosa, sus métodos de trabajo, la amplitud de sus primeros años, valen como eso. Como precedente tan solo. Lo demás vendrá por sus pasos contados.

De todos modos, la noticia que inspira este comentario, tiene aquel carácter que le dábamos al principio: Un amigo que creíamos muerto, y cuya muerte no deseábamos, acabamos de saber que vive, aunque sea en forma precaria. Y como no hizo mal a nadie y puede brindar algunas enseñanzas de sus éxitos y de sus fracasos, nos alegra saber que sigue viviendo.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 15 de decembro de ... 1943)
Historia da OIT
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 15-12-2009 09:17
# Ligazón permanente a este artigo
EDMUNDO MOURE ESCRIBE SOBRE PICALLO (1)
Edmundo Moure, poeta, escritor e cronista chileno, está ligado á cultura e á lingua galega por seus ancestros paternos. Publicou catro libros en Galicia: Galicia y Chiloé, confines míticos; ensaio, Colección Estudios, 1997; Memorial del último reino, novela histórica, Colección Estudios, 2001;Chile a la vista, reedición das crónicas periodísticas escritas en Chile, entre 1949 y 1950, por Eduardo Blanco-Amor, Editorial Galaxia, 2003;La Feria del mundo,Coleccción Base polo Consello da Cultura Galega, 2008 que recolle unha antoloxía de artigos escritos por RSP e recompilados coa colaboración de Carmen Norambuena nun arduo e impresionante traballo de búsqueda, ao longo de case sete anos, do escrito por RSP na sua estadía en Chile. A presentación deste libro serviu de apertura ás Xornadas que sobre os Irmáns Suárez Picallo organizáronse en Sada en maio de 2008 e nas que participou E.Moure.
Agradecemos a xentileza que ten para con esta Asociación Cultural ao facilitar tódolos artigos escritos por RSP en Chile e que estamos a difundir dende o pasado outubro.
Iniciamos pois a publicación dalgúns artigos que sobre Ramón Suárez Picallo escribiu Edmundo Moure.



GALICIA EN EL MUNDO

Edmundo Moure Rojas
Junio 2005


RAMÓN SUÁREZ PICALLO Y EL OFICIO PERIODÍSTICO (I)



En sus dieciséis años de exilio en Chile, Ramón Suárez Picallo asumió –para vivir y subsistir-, según sus propias palabras- el oficio de periodista. Primero, escribiendo para el diario “La Opinión”, desde febrero de 1941 hasta junio de 1942 . El 14 de julio de este año ingresa como columnista en el periódico “La Hora”, órgano de prensa que pertenece entonces al Partido Radical, colectividad política que gobernaría Chile entre 1938 y 1951. Será la época más prolífica para el hijo de Sada, a través del aporte de su columna diaria en las páginas de opinión del prestigioso matutino, junto a otros cronistas y ocasionales colaboradores chilenos, como Augusto D’Halmar, Fernando Santiván, Víctor Domingo Silva y Ricardo Latcham, dentro de una tradición muy hispana de ofrecer la presencia habitual de importantes “plumas” o “firmas” que el lector podía seguir regularmente.

Va a ser una década de trabajo en “La Hora”, desde el 14 de julio de 1942 hasta el 9 de julio de 1951, cuando suspende sus crónicas diarias para viajar a Punta Arenas, continuando allí tareas políticas vinculadas al galleguismo republicano, un tanto desperfilado después de la muerte de su gran líder natural, Alfonso Rodríguez Castelao, acaecida el 7 de enero de 1950. Traba contacto con Antonio Soto, el famoso líder de la Patagonia y se vincula con entusiastas miembros del Centro Gallego puntarenense, donde ofrecerá una conferencia magistral sobre Rosalía de Castro.

Podemos apreciar una cierta dispersión en la escritura de las crónicas, tanto de temas como de títulos o encabezados de columna, junto a irregular extensión de textos, con frecuentes interrupciones y lagunas, atribuibles en parte a viajes del autor por países de América, en acciones vinculadas al galleguismo, o a problemas de salud. En ocasiones, el propio autor se justifica a través de los artículos; otras veces no hay explicación clara, ni tampoco el periódico donde colabora da a conocer motivos de ausencia o alejamiento del cronista. Según testimonios de quienes le conocieron y trataron en Chile , su personalidad, un tanto errática y disociada, le llevaba a interrumpir abruptamente sus actividades regulares, viajando de manera súbita o abocándose a intensas tareas de proselitismo ideológico. Por ello, pese al indudable talento periodístico que derrochara, estos factores conspiraron contra su estabilidad laboral y su equilibrio económico, lo que acentuaría, en círculos intelectuales chilenos y argentinos, su fama de bohemio y dipsómano incorregible.

El último período de Suárez Picallo como cronista en Chile se extenderá entre 1954 y 1956, escribiendo desde Santiago para el diario “El Sur”, de la ciudad de Concepción, donde retoma su “Feria del Mundo” y entrega un centenar y medio de crónicas... A fines de junio de 1956, aquejado de dolencias cardíacas y aguda estrechez económica, pondrá fin al fructífero periplo chileno, radicándose definitivamente en Buenos Aires, donde participará en el Primer Congreso de la Emigración Gallega, entre el 24 y el 31 de julio del 56. El 14 de octubre de 1964 ocurrirá su “pasamento”, en el Sanatorio del Centro Gallego. Es preciso tener en cuenta la progresiva pérdida de interlocutores republicanos y galleguistas en Chile, escasos comparados con sus pares de la populosa “quinta provincia”, como llamaban los gallegos a la capital argentina. La soledad del cronista se tornará insoportable, forzando su partida, luego de escribir algunas confesiones:

“Para quien ama, como a la propia luz de sus ojos, a la tierra en que nació y sobre la cual hizo su espíritu el primer aprendizaje de belleza y de amor, hay una tremenda y dramática palabra que resume todas las desventuras. ‘Desterrado’, es la expresión, de desconsuelo, de angustia y de amargura, que gravita hoy sobre miles de almas, alejadas de su medio propio. No hay para el dolor que las agobia posibles paliativos. Ni la hospitalidad, ni el afecto, ni la estimación, ni el pan, ni el vino ofrecidos sobre la mesa extendida, tienen fuerza bastante para hacerles olvidar su triste condición de desterrados; es decir, de apartados de su propia tierra, de su hogar y del camposanto donde reposan sus muertos queridos.”

No deja de sorprendernos hoy la enorme cantidad de artículos y crónicas salidos de la pluma de Suárez Picallo –alrededor de dos mil páginas- escritas, en su mayoría, bajo el sugestivo y genérico título de “La Feria del Mundo”, al que agregaría otros encabezados de menor regularidad, como: “Minutos”, “Buenas Tardes”, “Arte y Emoción de España”, “Cosas de Ayer”, “Efemérides Literaria”, y algunos ocasionales, cuando la oportunidad así se lo sugería. Su seudónimo preferido será el de “Pick-Up”, clara onomatopeya de Picallo, utilizando la denominación que se daba al tocadiscos, elemento técnico moderno muy al uso por entonces en radioemisoras y residencias particulares.

Su labor periodística en Chile llega a constituir más del ochenta por ciento de toda su obra escrita. De ahí la importancia del esfuerzo por editar “La Feria del Mundo” como unidad integral.

Adicatoria de E.Moure no libro de visitas do Concello de Sada
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (2)
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (3)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 14-12-2009 11:45
# Ligazón permanente a este artigo
FORMOSA

Tal día como hoxe, hai 60 anos, RSP escribiu sobre Formosa (Taiwán) falando da súa historia secular, situación, riquezas, na que se estableceu o xeneral Chiang–Kai–Shek,quen con posterioridade exercerá un rexímen dictatorial...

14 de diciembre de 1949

FORMOSA


Por Ramón Suárez Picallo

Según noticias de la U. P. provenientes de Manila, capital de las Islas Filipinas, el Mariscal Chiang–Kai–Shek, acosado por los ejércitos comunistas triunfantes, se establecerá con lo que le queda de su gobierno nacionalista, en la Isla de Formosa, convirtiéndola en una fortaleza inexpugnable. El cable agrega que los Estados Unidos de Norteamérica están enviando allí grandes partidas de material bélico, destinadas a impedir que los comunistas puedan proclamar su poder político sobre la totalidad de la vieja e inmensa China.

Dejamos por un momento al famoso General asiático, con sus amarguras, sus angustias y sus rudas luchas sin esperanza, para dedicarles unas pocas palabras a la Isla que él quiere convertir en bastión, y que tiene una larga y pintoresca historia, conocida hace siete siglos a esta parte.


GEOGRAFÍA

Formosa está situada en el Centro del Mar de China, entre el Mar Oriental o Tung–Hai, al Norte, y el Mar Meridional o Nañ–Hai, frente a las provincias de Fukiang y Kuangtun. La isla tiene forma prolongada de Norte a Sur, entre los paralelos de 22 a 25 N., de 400 kilómetros. Su anchura, muy accidentada, es 120 kilómetros término medio. En el siglo XIII se conocía ya con el nombre chino de Tungfan, que quiere decir “País de los bárbaros orientales”; y en los tiempos de la Monarquía Ming –siglo XV– se le llamo Kelung. Su población, mezclada de chinos, malayos, tagalos, igorrotes, portugueses y algunos españoles, estaba calculada, a fines del pasado siglo, en un total de cuarenta millones de habitantes. Los propiamente chinos, pobladores de la isla, pertenecen a dos razas distintas. Los inmigrantes procedentes del gran Continente, tenidos por muy cultos y civilizados y los nativos, tenidos por bárbaros y semisalvajes. Pero en los últimos tiempos, después de la proclamación de la República, Formosa pudo hacer alarde de una intensa vida cultural, comercial y marítima, gracias a la protección que le prestó el Primer Presidente, doctor Sun–Yat–Sen, que tenía por Formosa especial afecto y gran predilección.

Los grandes navegantes portugueses la descubrieron, reconocieron y poblaron en parte, dándole su nombre actual: Formosa, que quiere decir hermosa. Y lo es, en efecto. De tierra tan fecunda, que en algunas partes da tres cosechas anuales del mismo producto. Es riquísima en producción de arroz, maíz, mijo, batatas, caña de azúcar, alcanfor, té, pimienta, jengibre; tabaco y áloe, además de muchas frutas. Los portugueses, coetáneos de Luis de Castro Camoens, el poeta inmortal de “Os Lusíadas”, quedaron deslumbrados por la belleza exótica de la preciosa Isla y de su paisaje y la llamaron Formosa, o sea, hermosa entre las hermosas.


HISTORIA

Desde los tiempos más remotos, formó parte, en forma más o menos efectiva de los viejos imperios y monarquías chinas. Las “Descobertas” de Portugal la vincularon a la civilización cristiana. En 1622, los holandeses la tomaron por su cuenta durante muy poco tiempo, hasta que en 1626 el Gobernador español de Filipinas, D. Fernando de Sílva, envió a Formosa una expedición marítima al mando de don Antonio de Carreño de Valdés, quien la ocupó y fortificó en parte en nombre del Rey de España y de acuerdo con los holandeses.

El Gobernador de Filipinas, en su comunicación al Monarca español, dice al respecto “Despaché de aquí con todo lo necesario, en dos galeras, al Sargento Mayor don Antonio Carreño de Valdés, persona muy a propósito para el efecto y fino servidor de Vuestra Majestad, quien partiendo de Cagayán (Filipinas), a 5 de mayo, llegó el 11 a donde la instrucción le mandaba, que era la cabeza de la isla, en los 25º de la banda Norte; describió, sondeó y surgió con toda su armada, en el mejor puerto que se pueda imaginar. Hállase allí con un pueblo de 1.500 casas, de ricas maderas olorosas, con gente parecida a la de Cagayán, algo más blanca y con lengua diferente; de todo lo cual tomase posesión en nombre de Vuestra Majestad”.

Durante algún tiempo, holandeses y españoles siguieron compartiendo el dominio de la Isla, hasta que en 1643, las dos potencias se fueron a las manos y los de los Países Bajos se quedaron con todo, después de librar feroces batallas con los ibéricos.


OTRA VEZ CHINA

En 1645 llegó a Formosa, dispuesto a reconquistarla para su raza, uno de los chinos más extraordinarios de todos los tiempos. Se llamaba Cong-Sing y nadie sabía, a ciencia cierta, quién era, ni de donde venía. Sólo se sabía de él que era cultísimo, emigrado de China a Manila, en cuya ciudad había sido esportillero , mozo de mulas, pirata y contrabandista. Mandando a una escuadra inverosímil de barcos, juncos y cachirulos flotantes de toda especie, puso sitio y bloqueó a la Isla en toda regla. Les declaró la guerra a los ocupantes holandeses, los derrotó y se apoderó de toda ella. Luego, después, se proclamó a sí mismo General, Almirante y Emperador de la Formosa, desde cuyas alturas, intimó al Gobernador español de las Filipinas a que le rindiese pleitesía y vasallaje si quería conservar su puesto y su cabeza. Fue naturalmente, a parar colgado en una horca. Y un fino cronista religioso de la época sugiere con mucha lógica y documentación que el tal Cong-Sing no era, en verdad, otro que Antonio de Montefurado, paisano del Gobernador declarado rebelde por pleitos de juego, de mujeres y de espadachinería, y tan español como el Cid.

Terminada así la extraordinaria aventura de Cong–Sing, Formosa pasó otra vez en 1683 a depender de la soberanía política de China. Hubo después varias otras rebeliones y se estableció allí la fina costumbre de que todo buque que naufrague en sus costas fuese saqueado y degollados los tripulantes náufragos. Las últimas víctimas de esta “sui generis” y “hospitalaria” ley de las costas bravas y peligrosas, fueron 197 ingleses que formaban la tripulación del brick “Annes”, en 1642.

Más tarde, grandes escuadras norteamericanas destinadas a abrir al comercio los puertos asiáticos hasta entonces cerrados, penetraron allí a cañonazo limpio, y en 1867 se firmó el primer tratado consular que hizo de Formosa una isla más o menos abierta y pacífica. Hubo más tarde luchas con los japoneses, algunos accidentes diplomáticos de cierto volumen, hasta llegar a la proclamación de la República China, en 1910.

Hoy, Formosa, después de una tan accidentada historia de siete siglos, puede volverse baluarte de combate entre dos culturas y civilizaciones incompatibles, empeñadas en lucha de vida o muerte.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 14 de decembro de ... 1949)
Estatus da República China
Datos de Formosa (Taiwán)
Chiang_Kai-shek
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 14-12-2009 00:00
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal