A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

OS CORRECTORES DOS XORNAIS
Neste día de fin de ano, RSP escribiu este artigo comentando os erros ou cambios que realizaban nos xornais os correctores de xeito habitual. Aproveita o erro de ría por río para falar das nosas rías e comenta outras anécdotas ao respecto.


31 de diciembre de 1949

LAS PALABRAS RARAS


Por Ramón Suárez Picallo

En la sección cables del diario “La Hora” se publicó la fotografía de tres hermosos barcos pesqueros españoles, que sirven a esa industria desde la ciudad y ría de Vigo. Y se dicen en el pie que están dedicados a la pesca de río y de altamar. Y no es así; a lo que están dedicados es a la pesca de ría en femenino. Porque en Galicia, entre las cosas más dignas de verse y admirarse, están las Rías. Las rías bajas de A Coruña y Pontevedra y las rías altas de Lugo, todas ellas riquísimas en especies piscícolas y marisqueras.

Una ría es un brazo de mar que se mete tierra adentro en busca de la desembocadura de un río, creando una especie de Estero donde el agua no es ni dulce ni salada del todo, sino que híbrida, clara y azul; las de Villagarcía, Vigo, Muros, Noia, Ferrol y las de Bilbao, en la desembocadura del Nervión, son famosas en el mundo, por su belleza y por la exquisitez de sus peces.

Estábamos presentes cuando el compañero Jefe de Cables escribió Ría al pie de la foto comentada: y le advertimos y apostamos diez contra uno que saldría río. Y así fue.

Nosotros hemos escrito varias veces la haz de la tierra, el ras del suelo, la mar y la puente, que pertenecen al neutro y que –según venga a cuento– pueden escribirse en cualquiera de los dos géneros. Jamás hemos logrado verlos impresos tal como lo habíamos escrito. El compañero linógrafo y el compañero corrector nos enmendaron la plana inflexiblemente. Del mismo modo que cuando hemos escrito ciclo apareció cielo, y cuando dijimos aterecido salió aterido, y cuando habíamos de estrellecer nos pusieron estallar o estremecer.

Anécdota de Unamuno: Don Miguel de Unamuno, sapiente Rector de la Universidad de Salamanca, que sabía sánscrito, griego, latín, hebreo y árabe, y que escribió –con don Manuel Azaña– el mejor castellano de su tiempo, escribía siempre oscuro y en vez de obscuro. Un día, el tipógrafo le corrigió, tirando al margen de la corrección un tremendo: ¡ojo! Don Miguel insistió en lo suyo y tiró a su vez un grueso lápiz rojo: oído.

Otra vez, transcribiendo un texto del Arcipreste, ponía: para “buscallos y prendellos”. Le corrigieron también por buscarlos y prenderlos. El ilustre profesor se fue a la corrección de pruebas -se trataba del diario “El Adelantado”, de Salamanca- y profesó allí una de sus más hermosas lecciones del idioma castellano, y de las mil y una maneras de hablarlo y de escribirlo con corrección y con elegancia, habida cuenta de su opulenta riqueza, en palabras, en frases y en giros.

Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 31-12-2009 00:30
# Ligazón permanente a este artigo
ANTÁRTIDA
A Antártida, vasto continente con máis de trece millóns de qm2, foi dende sempre un territorio desexado por moitos países.Polo Tratado Antártico, de 1959 hai un acordo internacional de non extracción de minerais da Antártida durante 50 anos (e que remata agora, aínda que, en 1991 suspendeuse xa a posibilidade de tal explotación).
Arxentina reclama casi 1 millón de qm2,entre os meridianos 25º e 74ºO. Chile, entre os paralelos 53º y 90ºO. Reino Unido, Noruega, Australia e Nova Zelanda, reclaman tamén dereitos na zona...
Ao remate da 2ª guerra vólvese a falar da Ántártida e RSP opina ao respecto, inclinándose como é evidente polos dereitos de Chile.



30 de diciembre de 1946

(Sin título)


Por Ramón Suárez Picallo

Estados Unidos, Inglaterra, Noruega, Australia, Nueva Zelanda y la Unión Soviética, reclaman derechos de jurisdicción en el albo y misterioso Continente Antártico. Frente a todos esos países, Chile y Argentina, exhiben razones de indudable fuerza jurídica, geográfica e histórica, para ejercer allí una co-soberanía, que nadie podrá refutar, con textos valederos, ni con antecedentes de facto que acrediten tales derechos.

Y lo peor del caso es que todas las naciones citadas se disponen, ahora, a realizar actos de fuerza por el mar y por el aire, que aseveren su mejor supuesto derecho para adueñarse del inmenso bloque glacial, donde no hay árboles, ni casas ni crece la hierba, ni los pájaros cantan, ni viven los hombres.

Sólo los atontados pingüinos y las barbudas focas pueblan aquellas silenciosas soledades, el único rincón pacífico de todo el globo terráqueo, por eso mismo: porque no viven en él gentes civilizadas, ni sin civilizar.

Un caballero muy aficionado a los tejemanejes de la política internacional, a la vista de este lío polar, nos decía muy lleno de razón: “Habrá guerra por la Antártica. El pleito que tuvo mal fin acerca del Polo Norte se reproducirá en torno al Polo Sur. Las focas, las ballenas y los pingüinos, están en grave peligro de saltar hechos añicos por los efectos de la bomba atómica, sin que a los pobres animalitos les vaya ni les venga nada en el pleito”. “Porque la gente de mal vivir y de morir peor –agregaba el pesimista caballero–no está a gusto si no tiene algo por qué pelear, aunque sea sobre inmensos campos nevados, que no sirven para maldita la cosa, como no sea para armar lío inútilmente con el prójimo”.

Nosotros somos más optimistas que el comentarista de marras. No habrá guerra por causa de la Antártica, por ser aquello muy frío y muy lejano de los centros neurálgicos y acalorados, donde se debaten el futuro y el presente del mundo poblado. Cuando más habrá exhibiciones deportistas, ante las focas asombradas y los pingüinos atontados, incapaces de comprender, cómo hay quien hace esfuerzos tales para no obtener ningún resultado.

Mientras tanto, nosotros, seguimos escuchando los sonoros versos de Ercilla y Zúñiga, que valen por cien tratados de Geografía y de Derecho sobre la tierra discutida:

“Chile fértil provincia y señalada,
en la región Antártica famosa”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 30 de decembro de... 1946)
Tratado Antártico
Datos da Antártida
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 30-12-2009 02:31
# Ligazón permanente a este artigo
EDMUNDO MOURE ESCRIBE SOBRE PICALLO ( 3)
Neste novo artigo Edmundo Moure, analiza a prosa, a maneira de escribir, os recursos que como orador utiliza RSP na escrita e que denotan un amplo acervo cultural...
Na foto aparece ante a casa natal de Picallo , en Sada en compaña do sobriño de RSP, Ramón Suárez Tenreiro.


GALICIA EN EL MUNDO

Edmundo Moure Rojas
Noviembre 2005


RAMÓN SUÁREZ PICALLO Y EL OFICIO PERIODÍSTICO (III)


La prosa de Suárez Picallo es ágil y certera, en estilo descriptivo abundante en expresiones discursivas, propias de un hábil orador político, de formación autodidacta, fogueado en lides oratorias parlamentarias, cuando ejerciera como diputado galleguista en las Cortes de la II República. Sin abusar de la pesada retórica española, emplea y abusa del adverbio de modo y sus cacofónicos sufijos: “ísimo”, “ísima”, “mente”, para dar énfasis a la frase, produciendo a la larga en la escritura un resultado opuesto, debido a esa fatiga verbal y de sentido que conlleva toda constante reiteración semántica. Recurre también a giros, modismos y dichos populares hispánicos que van repitiéndose en el fluir torrencial de sus crónicas. Expresiones como: “Ahí es nada”, “casi nada lo del ojo”, “a la fuerza ahorcan”, “Dios nos pille confesados”, “de igual o parecido jaez”, “el jabón y el hilo negro son dos cosas distintas aunque ambas sirvan para la ropa”, “tierras de pan llevar”, etc.

Emplea buena cantidad de palabras y frases cortas en su amada lengua gallega, sin traducirlas, a veces, castellanizándolas (por eso hemos incluido nota explicativas y traducciones, tanto para lectores chilenos como españoles), como si buscara con ello un nexo con la Matria remota, hilo afectivo en la distancia dolorosa de la memoria tribal. Asimismo, recurre con asiduidad a lugares comunes, habituales, por lo demás, en la jerga periodística de su tiempo. Incurre en el uso de vocablos castizos casi desconocidos en el periodismo cotidiano, muchos de los cuales hemos procedido a explicar en las notas al pie de página, en beneficio de los lectores; también italianismos y galicismos. Suele traducir al castellano nombres de pila de personajes extranjeros, como ‘Jorge’ Washington, ‘José’ Stalin, ‘Adolfo’ Hitler, ‘Guillermo’ Shakespeare, de acuerdo a un antiguo vicio escritural español. Son asimismo notorias algunas imperfecciones del estilo, atribuibles al ejercicio escritural cotidiano, exigencia ardua para Suárez Picallo y para cualquier periodista o escriba sometido a la presión de entregar el artículo del día, corregido y revisado, luego de la ingente dificultad de escoger temas y desarrollarlos de manera apropiada. La extensión promedio de estos escritos alcanzará entre cuatro a cinco carillas a espacio simple; a menudo se trata de dos temas o tópicos relacionados entre sí; a veces, el periodista escoge motivos disímiles para poder cumplir con la encomienda de su jornada, con resultado no siempre feliz. Pero Pick-Up se da maña, con su amplio acervo cultural y lingüístico, para componer textos de notable factura, sobre todo aquellos en los que refulge la oración larga y melodiosa, apasionada y encendida cuando trata los asuntos más caros a su corazón de transterrado gallego.


Abordar las crónicas de Ramón Suárez Picallo ha sido también una lectura de inmersión en nosotros mismos, en aquellas motivaciones profundas que compartimos con el autor y que se nos hace preciso comentar, a la manera de los incipientes ensayistas de la Edad Media –según palabras certeras de Martín Cerda - sin otra pretensión que la de notar y anotar lo que ocurre en un texto desde nuestra conciencia, para entregar al lector un destello, a modo de sugerencia más que de aserto explicativo, sobre todo en aquellos giros, oraciones, frases y vocablos que Pick-Up extrae de su remoto inconsciente gallego, en la antigua lengua de su admirado Rey Sabio, Alfonso X, recreándolos con acierto y propiedad, aunque sin desentrañar sus significaciones para el lector contemporáneo, como si hubiese dejado esa tarea pendiente a cargo de nuestra propia curiosidad intelectual.

Pues en la masa algo dispersa de las crónicas podemos establecer y desentrañar –a través de una hermenéutica cordial- hilos conductores que nos lleven al telar mayor de una coherencia discursiva, manifiesta a lo largo de temas proposiciones engarzados en el quehacer incansable del autor, expresado a través del hálito poderoso de sus palabras, casi nunca rotundas, a menudo sorpresivas, a ratos traspasadas de fino humor, y siempre indagadoras. Porque Suárez Picallo, marinero galaico de los siete mares, se lanzó como Ulises a la aventura vital, provisto más de las armas del espíritu que de la materia, en pos del don anhelado y efímero de la libertad humana.

No deja de resultar extraño que Suárez Picallo haya omitido referirse siquiera, públicamente, al proceso persecutorio que sufrió en Chile el gran poeta Pablo Neruda, gestor, además, de la epopeya del Winnipeg y símbolo en la defensa de la República Española, apoyando de manera resuelta y generosa a miles de refugiados que lograron romper el cerco para encontrar en tierras americanas un sitio de acogida y esperanza.

Luego de promulgada la “Ley de Defensa de la Democracia”, que proscribiera al Partido Comunista Chileno, encarcelando a dirigentes y militantes, el propio Pablo Neruda, a la sazón Senador de la República de Chile, hubo de huir a través de la frontera chileno-argentina, cerca de la sureña ciudad de Osorno, para escapar a la policía política del gobierno radical, convertido en aliado del macartismo en los albores de la “guerra fría”. Al silencio elocuente de Suárez Picallo iba a sumarse también la elusiva actitud de su compatriota y amigo, Eduardo Blanco-Amor, frente a aquellos hechos que le tocara vivir en su periplo chileno de 1948 y 1949.
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (1)
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (2)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 29-12-2009 08:58
# Ligazón permanente a este artigo
GRAN BRETAÑA E A SUA POLÍTICA
RSP foi sempre un defensor da política desenrolada por Gran Bretaña..." Inglaterra foi baluarte da liberdade e exemplo de convivencia civil, de bo orde político e xurídico e de pureza democrática na sua vida interna..” aínda que -as veces- manifeste disconformidade coa liña imprecisa que está a tomar.


28 de diciembre de 1946

(SIN TÍTULO)


Por Ramón Suárez Picallo

Mister V., joven, ágil e inteligente periodista chileno, nos ha salido al paso, acusándonos de “emprenderla contra la Gran Bretaña y todo lo que ella representa”, tomando pie para su afirmación en un comentario nuestro, referente a la proyectada supresión de la renta que el Gobierno inglés viene pagando a los lejanos herederos de Lord Nelson, héroe de Trafalgar.

Mister V. se equivoca de medio a medio. Nosotros no combatimos ahora, ni hemos combatido nunca, a la gran nación inglesa, ni a lo que ella representa. Por el contrario, en la penúltima guerra mundial -¡y ya llovió desde entonces!- fuimos detenidos, por primera vez, por defenderla a voz en cuello. Y durante la guerra última, nuestra palabra y nuestra pluma, en distintas latitudes del mundo, y en esta misma columna de “La Hora” durante cerca de tres años, estuvieron, fervorosa, cordial y desinteresadamente, al servicio de la causa que Inglaterra defendía. En las horas de su magnífica soledad combatiente, frente al nazismo, cuando muchos de sus amigos de hoy, les bailaban el agua a los que arrasaban Londres, Liverpool y Coventry, nosotros reafirmábamos nuestra fe en el triunfo de su causa, mientras muchas gentes, que eran carne de nuestra carne, sangre de nuestra sangre y alma del alma nuestra, morían por Inglaterra, en Narvick, en Dunkerque y en El Alamein.

Habíamos olvidado el engaño infame de la “No Intervención”; habíamos echado tierra sobre el pacto Hoare-Laval; habíamos dado por no existente el chalaneo de Chamberlain con Mussolini, en enero de 1939, sacrificando la República Española; y pasábamos por encima, incluso, del galimatías diplomático que significaba, desde el punto de vista de la democracia y de la decencia internacionales, el defender de las iras de Hitler a la Polonia reaccionaria, fascista y xenófoba del Coronel Beck, después de haberle entregado, maniatadas, a la ejemplar Checoslovaquia de Masarik y de Benes y a la gloriosa España de Azaña y de García Lorca.

Todo eso lo habíamos olvidado. Sólo teníamos en cuenta que Inglaterra luchaba entonces contra nazifascismo, hasta exterminarlo a lo largo y a lo ancho de todo el mundo, combatiéndolo “en la tierra y en los mares, en los aires y en las playas” hasta su total extinción de la faz de la tierra. Gran Bretaña triunfó y nosotros batimos palmas con su triunfo hasta rompernos las manos. Y triunfó el Laborismo, el día de cuyo triunfo, tuvimos otra grande alegría, de las pocas que nos fue dado tener en los últimos años. Triunfaba, a nuestro ingenuo juicio, la nueva Inglaterra, la que no estaba implicada en Münich; la que combatiera a Hitler y a Mussolini; la que protestara por el bombardeo de Guernica; la que, personificada en Mister Clement Attlee, estuviera en Madrid, animando a sus defensores, bajo las bombas de los Junkers, de los Savoias y de los Capronis, en una memorable jornada de espanto y destrucción.

¡Rule Britania!, gritamos entonces a pulmón lleno. Inglaterra volvería a ser rectora, por derecho propio, de una Europa democrática, disfrutando de las premisas de la Carta del Atlántico y de las cuatro Libertades, con el nazifascismo abolido. Hasta que... ¡nuestro gozo al pozo!...

La nueva Inglaterra se entendía con la vieja, hasta merecer el aplauso de los apaciguadores de Münich, y ser el ama de cría de todos los retoños, viejos y neofascistas de Europa, no vencidos en el campo de batalla, ni sentenciados en el Tribunal de Nürenberg. Perdimos nuestra ilusión y nuestra fe en todas las Inglaterras, habidas y por haber, en orden a considerarla baluarte de la Democracia europea. Y la vemos ahora a través de Chamberlain, con o sin su paraguas.

Por lo demás, repetimos lo que afirmábamos en nuestro comentario, que tan mal le pareció a Mister V: “Inglaterra fue baluarte de la libertad y ejemplo do convivencia civil, de buen orden político y jurídico y de pureza democrática en su vida interna”. Y dejémosla ahí.

Posiblemente seamos, aún en esto, “más papistas que el Papa”. Porque es seguro que no opinan lo mismo los cincuenta y tantos diputados laboristas, inconformistas o discrepantes, que están enfrentándose con la política de Mister Attlee y de Mister Bevin; ni los cien abstenidos del propio partido, que no dieron su voto de confianza en la Cámara de los Comunes a su Primer Ministro ni el Reciente Congreso de los Sindicatos (Trade Unions) que le enmendó la plana al Canciller sobre las relaciones con Franco.

Todo lo cual –dirá Mister V– no tiene nada que ver con Nelson, con Disraeli, ni con el Imperio y su decadencia; puede que no y puede que sí. Lo mismo que el jabón y el hilo negro: son cosas distintas entre sí, pero las dos son para la ropa.

Concretando; no combatimos a Inglaterra ni a lo que ella representa. Comentamos una línea política, confusa, vaga e imprecisa, que no es Nelson, ni Churchill ni Desraeli, ni Attlee, ni socialista ni conservadora, ni siquiera imperialista. Que es una especie de nada entre dos platos, o un guiso de liebre sin liebre.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 28 de decembro de ... 1946)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 28-12-2009 00:41
# Ligazón permanente a este artigo
A PESETA ...DEVALUADA
Coa guerra civil, e co fin de establecer un control exhaustivo sobre o cambio de moeda, promulgouse a Lei de Delitos Monetarios e o mantemento posterior dun modelo económico autárquico e intervido, provocou no país a existencia dunha peseta inconvertible ata o Plan de Estabilización de 1959, o que supoñía autorización previa para a compra e venda de moeda extranxeira. Para elo creouse o 25 de agosto de 1939 o Instituto Español de Moeda Extranxeira (I.E.M.E.)desaparecendo o Comité de Moeda Extranxdeira (C.M.E.) creado anteriormente cunha finalidade similar.
Durante o período autárquico mantivose de xeito artificial en España un tipo de cambio oficial excesivamente apreciado, o que dificultaba as exportacións ata facelas case imposibles. Por elo, e para incentivar as vendas ao exterior, ao tempo que para non perder demasiadas reservas de divisas, púsoxe en marcha un sistema de contas especiais, polo que os axentes económicos que operaban no comercio exterior debían utilizar para importar una parte das divisas que obtivesen das exportacións previas. A este sistema engadiuselle un entramado de tipos de cambio múltiples, instaurado polo Decreto do 3 de decembro de 1948, que asignaba valores distintos da peseta frente as outras divisas, en función do tipo de operación comercial co exterior que se fixera.
RSP comenta o feito desta devaluación e critica a desvalorización que coa dictadura están a ter as artes, as letras, o dereito, a ciencia...


27 de diciembre de 1948

LA PESETA Y SUS DESVENTURAS


Por Ramón Suárez Picallo

El Ministro español de Industria y Comercio, ingeniero naval don José María Suances, gallego de Ferrol y buena persona a pesar de su cargo, acaba de anunciar la desvalorizar de la peseta, dividiéndola en varios tipos, según las cosas que con ella hayan de comprarse.

Lo sentimos por la peseta, la más pequeña y hermosa moneda de pista de toda Europa, cuando valía cuatro reales de vellón, 20 perras chicas, diez perros grandes y con cinco se hacía un duro, que valía tanto como un dólar de oro.

Últimamente, de doce años a esta parte, fueron desvalorizadas muchas cosas españolas; las Artes, las Ciencia, las Letras, el Derecho, los principios y las ideas, cayeron verticalmente desde una gran altura; sólo se mantenía en alto la peseta, como signo monetario de un pueblo trabajador, sufrido y patriota, habituado a cumplir con sus deberes. Pero todo llega; y ahora cae también la vieja y gloriosa monedita: la “Leandra”, la “blanca”, la que sonaba a gloria de plata bien ganada, en las manos duras de esfuerzo, de Julián el cajista, de Juan José el albañil y de Antón, el campesino, los domingos y fiestas de guardar, en la verbena y en el café.

Por eso, mucho españoles de los que se deban gusto haciendo sonar en el bolsillo el tintineo argentado de dos pesetas juntas, habrán de sentirse hoy desconsolados al saber que una peseta, ya no vale una peseta.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 27 de decembro de... 1948)
Sobre la peseta
Historia de la peseta
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 27-12-2009 00:46
# Ligazón permanente a este artigo
SUÁREZ PICALLO, SINDICALISTA NA ARXENTINA (2)

O pasado dia 17 presentabamos o que HERNÁN DÍAZ, investigador e historiador arxentino, calificou como primeiro documento escrito publicado por RSP e do que temos noticia.
Hoxe presentamos este que apareceu no xornal La Internacional, n° 5,o día 3 de abril de 1918. Agradecemos a xentileza de Hernán Díaz por nos permitir a súa difusión neste blog.
Na foto aparece Hernán Díaz (sentado en primeiro plano á dereita), cun grupo de sadenses en Veloi (Sada), diante da casa natal de RSP en outubro de 2008, nas vésperas da traída dos restos de Ramón a Sada.


LOS TARTUFOS EN EVIDENCIA
(1)
Hecho vergonzoso



Cuando el Comité Ejecutivo del partido incoloro tomó por mayoría la resolución contra el comité de propaganda gremial porque éste no había designado a De Tomaso, Repetto o Bunge oradores en un mitin de los obreros municipales,(2) argumentaron que el P.S. nada tenía que hacer en las cuestiones gremiales, que debía ser absolutamente imprescindente [sic], y consideró a los hombres que había combatido hasta entonces (y que vuelve a combatir ahora, como en el caso de Tortorelli y Mansilla), como más dignos de ser escuchados que los propios militantes del Partido.

El hecho que la nota del C.P.R. del T.,(3) más abajo inserta, pone en evidencia, indica el jesuitismo de esa mayoría de intelectualoides que se ponían a desbarrar sobre lo que no entendían –como se le ha dicho a De Tomaso en esas reuniones del C.E.– y dejan en absoluta evidencia en qué queda esa prescindencia en las cuestiones gremiales.

El Comité P.R. del T. está formado por sociedades gremiales, centros socialistas, instituciones culturales, etc. Su objeto es preciso: vigilar el cumplimiento de las leyes obreras y contribuir así a su estudio y aplicación. En él, pues, está prescripta toda intervención política, que los organismos obreros no podían aceptar.

Bien; hasta el presente era bien visto por ese Comité que lo ponía de ejemplo frente al Comité Gremial, tergiversando los fines de este último.

Se produjo la división del Partido. Uno de nuestros centros disidentes del P.S. designó delegado para contribuir a esa obra de vigilancia de las leyes obreras, y aquí fue Troya. Los incoloros no querían que se admitiese, y aceptado con los votos de todos los delegados de las organizaciones obreras presentes, fue suficiente el hecho para que se iniciara una serie de maniobras que ponen en evidencia que actualmente los dirigentes llamados socialistas pretenden convertir ese Comité en una burda mistificación que sirva sus bajos fines políticos. Ni siquiera han vacilado en robar lo que no les pertenece. Y al aceptar el C.E. de los incoloros ese proceder del defraudador Aguas y hacerse cargo del producto del robo han descendido por mezquinos fines políticos a ser cómplices de ese ladrón de fondos obreros.

He aquí la nota del C.P.R. del T. que lo prueba.
Comité Pro Reglamentación del Trabajo

Celebró asamblea de delegados el 27 con la presencia de 17 delegados de agrupaciones socialistas y Sindicatos gremiales. Entre otros asuntos se consideró la actitud del ex tesorero de dicho Comité, ciudadano Manuel Aguas, afiliado al P.S. (incoloro), quien desapareció conjuntamente con los fondos del Comité, depositándolos en el C.E. de dicho Partido, después que se han hecho varias gestiones para recuperarlos y a fin de atenuar en algo la inmoralidad cometida. A todo esto, el Centro Socialista (incoloro) de la 19 aprobó la actitud de Aguas, es decir, se solidarizó con un desfalco y el C.E. recibió cómodamente el dinero desfalcado –según consta en La Vanguardia– para organizar otro Comité, que, antes que hacer cumplir las leyes obreras, sirva los intereses políticos de dicho Partido. He aquí la resolución tomada por unanimidad:

“El Comité Pro Reglamentación del Trabajo, en presencia de la desaparición del Tesorero Manuel Aguas, conjuntamente con los fondos que tenía en su poder, resuelve:

1° Publicar en la prensa obrera el nombre de dicho ciudadano a fin de que las entidades obreras lo tengan en cuenta.

2° Protestar enérgicamente por el incalificable abuso cometido por el C.E. del P.S., al apropiarse de los fondos de pertenencia de este Comité, por lo tanto de Sindicatos obreros.

3° Solicitar del C.E. del P.S. la devolución de dichos fondos.

4° No aceptar más delegados del C. Socialista de la 19, por no haber tomado esta agrupación, de la que es afiliado Aguas, ninguna resolución contra dicho ciudadano, en detrimento de la moralidad obrera y socialista.”

Se nombró la C.D. del Comité, la que quedó constituida en la siguiente forma: Secretario General, Ramón Suárez; secretario de actas, Natalio Palcos; tesorero, Francisco Cordobés; vocales, Cecilio Collazo y Daniel Suárez.

Ramón Suárez
Secretario general



1. La Internacional, n° 5, 3 de abril de 1918.

2. Para interpretar estas referencias, véase la Introducción. El “partido incoloro” es el Partido Socialista, y Antonio De Tomaso, Nicolás Repetto y Augusto Bunge son dirigentes destacados de esa agrupación.

3. Como más abajo se aclara, es el Comité Pro Reglamentación del Trabajo, cuyo secretario general era Ramón Suárez.


(Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política".)
Primerio artigo de RSP publicado na Arxentina.
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 26-12-2009 00:36
# Ligazón permanente a este artigo
BENDICION urbi et orbi e EXCOMUNION

Nesta data é tradicional a bendición do Papa con motivo do Nadal. O contido do artigo de RSP está hoxe de actualidade pois tamén se está a falar en España de "excomunión" para os católicos que apoien e defendan neste intre a polémica lei do aborto recentemente aprobada (aínda que o motivo que comenta RSP é distinto.)


25 de diciembre de 1946

EXCOMUNIÓN


Por Ramón Suárez Picallo

EL Papa Pío XII se lió, como quien dice, la manta a la cabeza. Ante una multitud reunida en la Plaza de San Pedro, “echó” un discurso de padre y señor mío. Tratábase de un acto de viceversa y de polémica contra la prensa liberal, hereje y un tanto y cuanto masónica, que se metió con la Santa Sede, acusándola de reaccionaria, obscurantista y, en sus buenos tiempos, amiga de Hitler y de Mussolini.

Su Santidad catolicísima evocó las últimas angustias de su grey, a la cual impartió paternal bendición “urbi et orbi” después de incitarla a la batalla por la Fe, por el Dogma, por Cristo y por su Iglesia Universal, sin dar ni ofrecer cuartel a sus enemigos. Y, por último, excomulgó, solemnemente, a tres periódicos italianos y a sus lectores, que suman en total, unas doscientas cincuenta mil almas. Los periódicos excomulgados se llaman “Il Mercante”, “Don Basilio” e “Il Pollo”. Sobre cosas “mercantes” conocemos un tratado de Derecho Mercantil de un milanés llamado Rocco, pesadísimo todo él.

De “Don Basilio” no tenemos la menor noticia, a menos que se trate de don Basilio Álvarez, sacerdote republicano español, Abad de Beiro, en Ourense, que murió en destierro en Nueva York por haberle dicho al General Franco y a sus huestes cosas poco agradables, pero estrictamente cristianas.

En cuanto a “Il Pollo”, ya es otra cosa. Aquí tenemos una cancioncilla popularísima llamada “El pobre pollo” que, a lo mejor, tiene algo que ver con el periódico caído en la iracundia pontifical. La canción es simple y graciosa, y no merece en verdad, a nuestro juicio, una pena tan grave como es la excomunión, aunque sea “ad lata sententia”.

¡A estas alturas, señor, aún hay excomuniones! Y los excomulgados tan campantes, como a quien no les va ni les viene. O, “Ahí me las den todas”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 25 de nadal de... 1946)
Bendición urbi et orbi no nadal de 1946
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 25-12-2009 20:53
# Ligazón permanente a este artigo
NOITEBOA
Publicamos tres artigos relacionados coa Noiteboa nos que RSP toma como referencia ao Velliño Pascuero (como se lle chama a Santa Clauss en Chile) nesta data; nun segundo artigo fala do significado no mundo cristián do nacemento de Xesús, e no último comenta o epitafio dun camposanto e fai referencia aos agasallos que se fan nesta noite...


24 de diciembre de 1946

CARTA PARA EL VIEJO PASCUAL


Por Ramón Suárez Picallo

Querido y Venerable Abuelo: Hoy, al filo de la Medianoche recorrerás el mundo de punta a cabo, repartiendo dones y bienes entre tus nietos, biznietos, tataranietos y choznos, en cumplimiento de la dulce misión que le asigna Nuestra Señora la Leyenda. Tu presencia, en recuerdo del nacimiento de un niño –que había de ser más tarde, Fundador, Redentor, Maestro y Mártir– trae a los espíritus y a los corazones, la tierna visión de un pesebre, rodeado de gentes humildes y de buenas bestias de Dios, aureolado de milagro y de misterio.

Eres el más bondadoso y simpático de los viejos, porque traes al mundo puro de los niños, la alegría de tu Mensaje, y truecas por un instante, la triste choza en jocundo paraíso de ilusión y alegría. Tus luengas barbas, florecidas de albura, “orballadas ” con el rocío de la noche, son más reconocidas que las mismísimas de Carlo Magno y las de mi amigo Don Ramón del Valle Inclán. Y tu bondad tolerante, pacífica y cachazuda, es tan proverbial que hasta los que ya somos viejos queremos volver al reino de los tuyos en un saudoso viaje al pasado.

Y tenemos varios pedidos que hacerte, para nosotros y para los nuestros. En primer lugar, te rogamos que este año no les traigas a nuestros niños, soldados, carros de asalto, ametralladoras, cañones, barcos de guerra, ni otros artefactos de matar. Tráeles arados, martillos, naves mercantes y barcas pesqueras; azadas, picos y palas y máquinas de tejer, de segar el trigo y de amasar el pan... ¡Qué buena falta nos hace!, motores eléctricos, ferrocarriles y autobuses, que nos lleven de un lado para otro ¡Qué también nos hacen mucha falta!, instrumentos de paz y de trabajo, de polo a polo y de mar a mar, a manera de consejo y de buenaventuranza de salud y de hartura.

Esto para nuestros niños. Porque para nosotros los mayores, querido viejo, te pedimos mucho más: tráenos la paz civil, la libertad y la tolerancia, el derecho a vivir una vida decorosa, afincando los pies sobre la tierra donde descansan nuestros mayores, tráenos la visión lejana del hogar paterno, donde te hemos esperado muchas noches como la de hoy, cantando villancicos, alrededor de la llar encendida, toda llena de castañas y de ollas de compota y de limpios manjares, olorosos de caseros aliños; el romero y el laurel, la albahaca y el tomillo, la menta y la yerbabuena.

Envuelto en manto de esperanza, tráenos el recuerdo claro de la casita humilde, rodeada por el valle verde, en la falda de la montaña azul, a la vera del río con abedules, donde cantan el jilguero y el ruiseñor, el mirlo y la cotovía. No es propiamente la casa lo que te pedimos: es su visión y su recuerdo, y la esperanza de volver a ella, para que nuestros ojos –los del cuerpo y los del alma– se empapen de su imagen, antes de que se cierren para siempre.

¿Es mucho pedir? Sí que lo es; pero en los últimos años, viejo Pascual, nos trajiste muy pocas y malas cosas; penas, tristezas, desesperanzas y amarguras, fueron tu dolorido regalo de Pascua. Por eso, para este año de paz, de alboradas, de justicias, de ilusiones de porvenir, queremos que nos compenses en forma y cuantía justicieras. Te pedimos un mensaje de optimismo y de esperanza. Nada más ni nada menos.

Pero, si a pesar de la inmaterialidad de este pedido, no cabe en tus alforjas su contenido, no nos enfadaremos contigo, con tal que visites a todos los niños del mundo, y dejes en las ventanas de sus almas, la ilusión de que serán más felices que lo que fuimos nosotros, en un mundo nuevo, alumbrado de soles. Visitarás a los pobres y a los ricos, a los que tienen a sus padres muertos o presos, o desterrados, o en lugares desconocidos, o esperando el cumplimiento de una sentencia de muerte.

Querido Viejo Pascual: tú eres amable, comprensivo, bondadoso y cordial, y cumplirás nuestro pedido, hoy, al filo de la Medianoche, en recuerdo del Pesebre de Belén y del Niño que nació allí, hace ahora mil novecientos y cuarenta y seis años, cuyo recuerdo sigue siendo estrella polipétala y señera del género humano en su largo y doloroso camino.











24 de diciembre de 1947

VILLANCICOS DE NOCHE BUENA


Por Ramón Suárez Picallo

“Esta noche es Noche Buena;
Noche de mucha alegría;
Para Belén va José,
Para Belén va María”.

La más hermosa, plácida y simbólica fiesta de la Cristiandad, es, sin duda la que celebran hoy al filo de la medianoche, todas las naciones y los pueblos civilizados. Fiesta del hogar y de la familia, bajo la evocación de la paz y del amor a un niño, que nació en un pesebre calentado por el aliento tibio de dos mansas bestias de labranza.

El Niño, nacido de tan humilde abolengo, será más tarde proclamado Redentor, Dios y Rey de mares y tierras; pero sobre su vida fugaz, de 33 años, gravitará siempre el proletario origen; por eso, cuando fue Fundador de una gran Religión, elegido como apóstoles y misioneros de ella a doce pescadores pobres del Tiberíades. Y, olvidó un poco la rica ofrenda del oro, la mirra y el incienso que le hicieron al nacer los opulentos reyes orientales; y recordó siempre en cambio a los líricos pastorcillos que le dieran en prenda de primicia el más blanco de sus corderos recentales; tanto que las más hermosas de sus evocaciones es la del Buen Pastor, seguido de un obediente rebaño, incluso de la oveja que se le había perdido y descarriado por extraños campos y por torcidos senderos y que la hizo después de hallada, su predilecta.

Y cuéntase que tal noche como ésta en el frío portal de Belén, se escuchó por milagroso sortilegio, un coro extrahumano que cantaba: “Gloria a Dios en las alturas y Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad”. ¡Si! ¡Paz! ¡Paz! Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad, que esta noche sean capaces de retornarse al portal de Belén, y ver y sentir la maravilla del nacimiento de un niño...






24 de diciembre de 1949

LO QUE TE QUEDARÁ DE ESTA NOCHE


Por Ramón Suárez Picallo

En el cementerio de una severa ciudad castellana, hay una tumba innominada. Nadie sabe quien es, o quien fue el que duerme en ella su último sueño. Hay quien asegura que un gran señor y quien afirma que un hombre de modesto origen. Lo cierto es que nadie pasa por la vieja villa sin visitarla. ¿Por qué? Sencillamente por el epitafio que se lee sobre ella, expresión breve, sencilla, cabal y perfecta de la generosidad y de la placidez espiritual ante la vida y ante la muerte. El epitafio dice:

“Cuanto gané, lo perdí;
lo que presté, no lo tengo.
¡Sólo tengo lo que di!”

¿Moraleja? Sí. Una moraleja para esta noche pascual, noche de dádivas y de regalos, conjugando cabalmente el verbo dar. ¿A quién? Al primer niño pobre que encuentres, dándole una pelota o unos pasteles, mientras tú le llevas a los tuyos el paquete de los regalos; al primer anciano, que no tiene niños con quien pasar la noche, dándole para la cena y para dormir bajo casa cubierta; al primer triste y desconsolado, sin familia y sin hogar, dándole el bien de unas palabras amistosas y optimistas que pueden ser también dádiva de gran valía en una efemérides de amor, de ternura y de fraternidad humana.

Y no preguntes el nombre ni la condición moral ni social, del que recibe tu regalo. Cualquiera que sea, te recordará siempre para bien. Y cuando te vayas, como el señor del epitafio, sólo llevarás como bien ese recuerdo amable de lo que hayas dado.


(Artigos publicados no xornal La Hora,de Santiago de Chile o 24 de decembro de ... 1946, 1947 e 1949 respectivamente)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 24-12-2009 16:07
# Ligazón permanente a este artigo
EDMUNDO MOURE ESCRIBE SOBRE PICALLO (2)
Neste artigo sobre RSP Edmundo Moure fala dos temas que son motivo dos artigos que escribiu. Como se pode apreciar, polo que estamos a publicar, son moi variados e de temática diversa...
Na foto E. Moure no mirador de Fontán(Sada) en maio de 2008


GALICIA EN EL MUNDO

Edmundo Moure Rojas
noviembre 2005


RAMÓN SUÁREZ PICALLO Y EL OFICIO PERIODÍSTICO (II)



Los temas y tópicos abordados por Ramón Suárez Picallo resultan muy variados e irregulares en cuanto a contenido y tratamiento... Recetas de cocina, donde Pick-Up enfatiza la necesidad imperiosa de que los chilenos consuman los abundosos productos de su mar, ofreciendo prácticos modos de preparación; consejos de urbanidad y buena crianza (a la manera española y con la máxima rigurosa: “la letra con sangre entra”); llamamientos a la solidaridad y a la filantropía, preocupaciones morales influidas por un catolicismo de “cristiano viejo”, profundamente adherido a la cultura gallega quizá desde las primeras prédicas del Apóstol Santiago, en el año 40 de nuestra Era; elogios al grupo ecuestre de Carabineros de Chile (Cuadro Verde); críticas impresionistas de teatro, zarzuela, recitales de música, encuentros folclóricos, funciones de gala en el Teatro Municipal donde resonaran los “aires de España”; loas al salitre chileno como “incomparable fertilizante”; encomio de las frutas y otros productos del generoso agro chileno; análisis de la contingencia internacional, en un periodo de grandes convulsiones históricas, algunas de las cuales vivió y padeció en carne propia: la emigración forzada por la miseria, primero; el quiebre de la institucionalidad democrática en su amada Galicia; el asesinato de su hermano Antón a manos de los falangistas; el exilio vía Francia, tras la derrota republicana; el extrañamiento definitivo en América… Luego, ya en Chile, iba a ser testigo de la II Guerra Mundial y la posterior derrota de los estados totalitarios del Eje; la creciente hegemonía estadounidense en el nuevo orden mundial; los primeros avatares de la “guerra fría”, el conflicto de Corea… Todo esto, en la dolorosa y desgarradora perspectiva de un idealista que ve desmoronarse el mundo de sus sueños libertarios, aunque el entusiasmo de Pick-Up parece no tener límites, salvo cuando algunas cíclicas depresiones exacerban su morriñosa nostalgia.

También recurre a comentarios de “metaperiodismo”, tomando como pauta textos de la prensa internacional que le parecen interesantes o graciosos, recreándolos con el fino gracejo de su humor galaico, sin duda inspirado en Valle Inclán y Julio Camba; “chilenizándolos” según su notable capacidad de integrarse a modos y costumbres del “país austral”, como suele llamar a Chile, otorgándole el cariñoso calificativo de “segunda patria”. No faltan, por cierto, crónicas referidas a motivos gallegos, impregnadas de honda nostalgia o “morriña” por sus lares remotos, sentimiento a través del cual intuye que no regresará jamás, como se lo confiesa a Eduardo Blanco-Amor. Este desencanto va a tornarse certeza en su espíritu y en su pluma, a medida que transcurren los años y el régimen de Franco se consolida en España, con la complicidad de las democracias vencedoras, difuminándose los esfuerzos por articular, desde el exilio, un gobierno democrático que reemplazara a la férrea dictadura corporativista. El anhelo frustrado de los republicanos irá haciendo mella en el ánimo de Suárez Picallo, en su propio sueño de libertad y justicia social, móvil de sus ideas y de sus acciones de socialista cristiano, como se definiera a sí mismo; católico ferviente inspirado en las doctrinas de la Encíclica “Rerum Novarum”, del Papa León XIII, ópera canónica a la que se refiere y cita, una y otra vez, para refrendar sus apasionados dichos. La desazón irá también mellando su precaria salud corporal, manifestándose en cíclicas reclusiones en centros de convalecencia para enfermos cardiacos.

Al correr de los años y a medida que el mundo va superando las heridas de la posguerra, podemos apreciar en sus escritos un paulatino desencanto de la Unión Soviética y otros países de la llamada “órbita comunista”, junto a su adhesión, a ratos hiperbólica e ingenua, por las grandes democracias occidentales.

Hay asuntos en sus crónicas que no han perdido actualidad, pese al transcurrir del tiempo, como las luchas entre árabes y judíos en la vieja Palestina. Mientras las Naciones Unidas aprobaban la creación del Estado de Israel, en 1948, se sucedían atroces actos de terrorismo protagonizados por israelitas, ingleses y palestinos, en medio del intríngulis diplomático y político que significó el cambio de mando y las nuevas estructuras de poder, aún en conflicto después de medio siglo de enfrentamientos. Suárez Picallo, atento a los sucesos internacionales, según su hábito indagador, escribe y desarrolla los temas candentes, con sólido criterio y altura de miras, aportando al lector de ayer, de hoy y de siempre, aquellos elementos reflexivos esenciales a la condición humana.

Edmundo Moure escribe sobre Picallo (1)
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (3)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 24-12-2009 00:02
# Ligazón permanente a este artigo
BANQUETES

RSP aproveita un comentario publicado no xornal La Vanguardia referente ao excesivo gasto que supón a celebración de banquetes nunha España en crisis en 1947 e remata dun xeito taxante afirmando que en España os banquetes sirven para tres cousas: falar mal do homenaxeado, do menú e do goberno.
(A foto que se acompaña é de Marcos Valcarce e refírese ao Banquete galeguista en Ourense a Emilia Docet, Miss España, 1933. Na imaxe están Vicente Risco (beira esquerda) e Otero Pedrayo, diante da bandeira; tamén Álvaro Cunqueiro, o poeta Manuel Luís Acuña, Ramiro Illa Couto, Leuter González Salgado (avó de X.L. Carrión), Afonso Vázquez Monxardín (avó de AVM), Fita ou Josefa Bustamante (muller de Otero), Manuel Peña Rei (presidente do PG en Ourense), E. Blanco Amor, Xosé Luís Ramos, Xosé Goyanes, etc. ).Acuña.




23 de diciembre de 1947

LOS BANQUETES EN ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

El diario barcelonés “La Vanguardia”, en uno de sus últimos números, protesta contra los banquetes en los siguientes términos:

“En una época en que padecemos una angustiosa escasez, la frecuencia de los banquetes y de las comidas solemnes, con convidados más o menos numerosos, no puede dejar de chocar y aun de escandalizar. Admitimos que haya ocasiones y fiestas en las que tales banquetes sean excusables... Pero en general, se abusa de los motivos”.

“La cuestión presenta otro aspecto; el lujo sin freno de algunos restaurantes, que buscan un refinamiento provocativo, es de lo más intolerable. Dentro de unos días, con motivo de las fiestas de Navidad, de Año Nuevo y de Reyes, ignoramos en qué sumas astronómicas se cifrará el precio de los cubiertos... Nos parece inmoral ver que se anuncian comidas a 300, 400 y 500 pesetas, en estos momentos de penuria”.

Termina “La Vanguardia”, diciendo: “Debería haber más moralidad en las costumbres y una sobriedad extrema en la alimentación: sobriedad naturalmente para aquellos que tienen, felizmente, la facultad de escoger, ya que para los demás, para los centenares de miles de desgraciados que luchan todos los días contra la escasez y el hambre, la sobriedad es ya obligatoria”.

Así, tajantemente, se expresa uno de los más importantes diarios de la Península. Sus afirmaciones –especialmente el último párrafo– desmienten en forma bien expresiva a los viajeros panegiristas, que después de banquete va y banquete viene, consideran a España un Paraíso Terrenal o poco menos.
Por lo demás, y aún siendo muy afinadas las razones que dé el colega para reprobar las comilonas, puede que tenga otras: en España los banquetes suelen servir para tres cosas; hablar mal del agasajado, del menú y del gobierno.

(Artigo publicado no xornal La Hora,en Santiago de Chile o 23 de decembro de ... 1947)
artigo da Vanguardia ao que fai referencia
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 23-12-2009 02:19
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal