A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN CONTO DE EMILIA PARDO BAZÁN AMBIENTADO EN SADA
Emilia Pardo Bazán ambientou en Sada (camuflada baixo o heterónimo de Areal) numerosos relatos, dos que hoxe publicamos un.


La guija


por Emilia Pardo Bazán


En el pacífico pueblecito ribereño de Areal fue enorme el rebullicio causado por el misterioso episodio de la desaparición del chicuelo.¡Un niño tan guapo, tan sano, tan alegre! ¡Y no saberse nada de él desde que a la caída de la tarde se le había visto en el playazo jugando a las guijas o pelouros.

La madre, robusta sardinera llamada la Camarona, partía el corazón. Llorando a gritos, mesándose a puñados las greñas incultas, pedía justicia, misericordia..., en fin, ¡malaña!, que encontrasen a su hijo, su Tomasiño, su joya, su amor. Su padre, el patrón Tomás, cerrando los puños, inyectados los ojos, amenazaba... ¿A quién? ¿A qué? ¡Ahí está lo negro! A nadie... Porque no pasaban de conjeturas vagas, muy vagas, las que podían hacerse. O a Tomasiño se lo había tragado el mar, o lo habían robado. Si lo primero, ¿cómo no aparecía el cuerpo? Si lo segundo, ¿cómo no se encontraba rastro del vil ladrón?

Bien pensado, cuando la pena dio espacio a que se reflexionase, lo de haberse ahogado Tomasiño no era ni pizca de verosímil. El rapaz nadaba lo mismo que un barco; hacía cada cole que aturdía; y que hubiese tormenta, que no la hubiese, él salía a la playa después de una o dos horas de chapuzón, tan fresco y tan colorado. El mar era su elemento, no la tierra. Lo juraba el patrón: no tenía la culpa el mar.

La hipótesis del rapto o secuestro empezó entonces a abrirse camino. La imaginación de los moradores de Areal la patrocinaba. Se habían llevado a la criatura.¿Quién? ¿A dónde? Aquí tropezaba la indagatoria. Ni la Justicia, ni los padres, ni el público lograban en esto adelantar un paso. La Camarona y el patrón no tenían enemigos. En Areal no se cree en brujas ni en el mal de ojo o envidia. Esas son supersticiones de montaña. Tampoco hay malhechores de oficio.¿Qué pescador, qué fomentador, qué aldeano de las cercanías, de la bonita vega de Areal iba a robar a Tomasiño, sin objeto alguno?

Sin embargo, la Camarona, con esa viveza de fantasía de la mujer, sobreexcitada por el instinto maternal, indicó al juez una pista. Veinticuatro horas antes de la desaparición de Tomasiño, ella había visto por sus propios ojos, cuando llevaba su cesta de lenguados a vender al mercado de Marineda, un campamento de húngaros en el soto de Lama. Allí estaban los condenados, con unas caras de tigre, como demonios, puesto el pote a hervir en la hoguera que alimentaban con leña del soto, que no era suya. Ya se sabe que los húngaros, a pretexto de remendar sartenes y calderos, viven de robar. Ellos, y nada más que ellos, eran los autores de la fechoría. Apenas prendió en la idea, apresuróse la Camarona a buscar, en el soto de Lama, el sitio en que había reposado y vivaqueado la tribu errante. No tardó en encontrarlo: la hierba pisoteada por los caballos, las ramas rotas y las cenizas de la hoguera lo delataban. Y en el momento de fijar los ojos en el residuo negruzco sobre el verdor del suelo, la madre exhaló un salvaje grito de furor y de certidumbre. Acababa de ver, entre la ceniza, un punto blanco: una china, un pelouso. Recogiendo aquel indicio, corrió a alborotar el pueblo. ¿Qué duda cabía ya? Tomasiño llevaba siempre en el bolsillo del pantalón las guijas del mar con que jugaba. Eran conocidas, eran inconfundibles: blancas como la nieve, redonditas como bolas, y tan pulidas que ni hechas a mano. Escogidas, ¡malaña! Las distinguía ella entre mil, las chinas de Tomasiño. Y hubo en Areal exclamaciones de cólera, llantos de simpatía, clamores indignados, descabellados planes... Pero al presentarse el juez de Brigancia, la Camarona, con la guija en la mano, advirtió que aquel señor no demostraba gran convencimiento. ¿Los húngaros? ¡Bah! De todo se les culpa... ¿Y por una china de la playa se ha de afirmar...? En fin, él enviaría un exhorto... Se avisaría a la Guardia Civil... ¡Cualquiera acierta con el paradero de esos pajarracos! Hoy están aquí, mañana en Portugal... Bueno, se trataría de echarles el guante.

Se trató, en efecto; sólo que no era la Camarona, no era la desesperada madre, sujeta a Areal por las duras cadenas de la pobreza, quien perseguía a los raptores. ¡Y éstos, y su presa, se encontraban ya muy lejos! Así es que la infeliz pescadora, con su guija siempre en la mano, se sienta por las tardes en el muelle, a la espera de las lanchas, y dice a las comadres preguntonas:

-¡Si pasa el juez..., se la tiro! ¡Y le acierto en la sien, malaña!
Comentarios (1) - Categoría: TEXTOS DE E. PARDO BAZÁN - Publicado o 07-11-2010 10:59
# Ligazón permanente a este artigo
A DANZA
Neste artigo, de xeito breve, RSP fala da danza e música popular española facendo un sinxelo percorrido polos distintos territorios e lugares de España...


6 de noviembre de 1949

ARTE Y EMOCIÓN DE ESPAÑA
LA DANZA


Por Ramón Suárez Picallo

Y ahí es nada, la danza en todas las tierras españolas. No sabríamos decir a ciencia cierta qué fue primero, si la danza como expresión o la música; creemos que la danza, como expresión ritmo y movimiento, vivió antes. Ya en plena Edad Media, en la época de los trovadores galaico–portugueses, fueron escritos estos versos de invitación a danzar.

“E vinde agora meniñas belidas,
das que sodes muito belidas,
a danzar sob de estas avelaneiras floridas;
E vinde agora meniñas garridas e muito gabadas
A danzar sob de estas avelaneiras granadas.

La danza prima, quizá la más antigua y perfecta expresión coreográfica española aparece en Asturias, Galicia y Santander; aparece en los primeros tiempos de la Reconquista, en los festejos aún paganos de la noche de San Juan.


CANCIÓN DE OFICIO

No te cases con herrero;
tiene mucho que lavar.
Cásate con marinero,
viene lavado de la mar.

Su más antigua tradición estética creada es quizá la dulce, rítmica y cadenciosa sardana; Aragón, celtibérica, a su vez, crea la más popular danza española, la jota, que habría de extenderse más tarde, en sus distintas variantes de tiempo y modo, al resto de la Península, y después del Descubrimiento de América, a las tierras del Nuevo Mundo.


INVITACIÓN A LA DANZA

Bailador baila con ella;
¡mira que tiene la cara igual
que la Magdalena!

Gracia soberana, en los más bellos y más hermosos compases y ritmos, difundidos, entre ellos, en la cueca chilena.

El País Vasco seguía ancestrales danzas paganas, de cintas y espadas símbolo de devoción a sus bellas y viejas leyendas. Galicia florecía, (la Molinera), aprendida por mozos y mozas, en el molino de origen romano, mientras esperaban el turno para la molienda. Y del monorritmo del trigo en el orificio de la rueda de moler, nació la primorosa muiñeira, bifurcada, más tarde, en seis variantes: la ribeirana, canción de desprecio y canción de injuria. Y nos queda aún la canción religiosa, también típicamente española: las cantigas e loores a la Virgen María, de Alfonso el Sabio y la “Salve Regina Mater” –la más bella y popular y universal de las oraciones de la cristiandad, escrita para ser cantada por el monje gallego, San Pedro de Mezonzo– así como las “ladaínas” o letanías, dedicadas también a la Virgen, representan a la canción española en la alta función de orar y en los oficios de la Semana Santa.

Que así es de rico y de lírico el patrimonio espiritual de las múltiples y variadas Españas, en las letras y en la música.

En la misma época y en las conquistadas por los moros la danza de origen árabe y deslumbrante por su belleza, especialmente en la del Califato y en los reinos españoles, de donde provienen las danzas flamencas, admiradas aún en nuestros tiempos.


(Artigo publicado no xornal La Hora,en Santiago de Chileo día 6 de novembro de ... 1949)
Danzas españolas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 06-11-2010 00:49
# Ligazón permanente a este artigo
ELECCIÓNS EN EE.UU. NO ANO 1942
Estase a falar estes días das eleccións en EE.UU. e de como o presidente Obama pode sofrir as consecuencias da perda de votos no Senado ao teren agora maioria os republicanos a pesares de gobernar os demócratas. Esto non é novidade, xa ocurriu noutras ocasións
Precisamente no ano 1942, según comenta RSP neste artigo os republicanos se impuxeron aos demócratas que era o partido gobernante."Las elecciones de los Estados Unidos y sus resultados constituyen un verdadero alarde de robustez del régimen democrático...¿Qué régimen totalitario de todos los imperantes, podría hoy convocar a elecciones libres en las que fuera derrotado el Partido del Gobierno, sin venirse verticalmente abajo?..."


5 DE NOVIEMBRE DE 1942

DEMOCRACIA


Por Ramón Suárez Picallo

En plena guerra de vida o muerte, ejerciendo su Presidente plenos poderes legalmente concedidos, por quienes pueden concedérselos, el pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica, concurrió a las urnas electorales para elegir representantes a sus legislaturas, en sus diversas ramas, y gobernadores de sus estados.

Y ganaron en los comicios –según los avances informativos –los adversos del Partido gobernante, cuyos magistrados gozan de los poderes excepcionales del tiempo de guerra, en orden a los resortes principales de la vida nacional. En efecto, el Partido Republicano que disputa el Poder al Partido Demócrata, desde hace más de 70 años, actualmente fuera del Gobierno por la voluntad popular, ha ganado 32 bancas en el Congreso Federal, 11 en el Senado, 5 gobernadores y un número aún no conocido de diputados y senadores estaduales. En uno de los baluartes demócratas, el Estado de Nueva York, fué elegido gobernador uno de los más populares adversarios políticos del Partido de Mr. Roosevelt: el famoso Fiscal Thomas Dewey, cuyas campañas contra los “racketeers” o “gangster” y la herencia de “Tammany Hall”, atrajeron sobre su figura la atención de toda la opinión americana.

Las elecciones de los Estados Unidos y sus resultados constituyen un verdadero alarde de robustez del régimen democrático,fundado por George Washington, consolidado por Abrahám Lincoln y continuado y defendido por Franklin D. Roosevelt.

Otras naciones, más viejas en las prácticas parlamentarías, han suspendido recientemente las consultas electorales, por la unidad nacional frente a la guerra. Estados Unidos –la América joven y vigorosa nacida y criada con la Democracia –no tiene esas preocupaciones, confiada en que por encima de las luchas partidistas, está, para todos, la idea de la Nación y de la Patria.

¿Qué régimen totalitario de todos los imperantes, podría hoy convocar a elecciones libres en las que fuera derrotado el Partido del Gobierno, sin venirse verticalmente abajo? Ninguno, absolutamente ninguno. Porque ese lujo de soberanía popular, aún sigue exclusivo de la Democracia.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 5 de novembro de.... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 05-11-2010 01:05
# Ligazón permanente a este artigo
MITIN DE R. SUÁREZ PICALLO NO 1933
En xullo do 1933 tiña lugar un mitin nas Cabanas organizado por republicanos e galeguistas co obxecto de protestar ante o tratado que viña de asinar o goberno de España co de Uruguay para a importación de carne conxelada, o que supuña un grave perxuízo á gandería galega.
No acto intervirían Castelao, Fernández Tafall, Gómez Paratcha e Suárez Picallo, sendo este último o más ovacionado pola súa enérxica arenga.
A continuación reproducimos o contido íntegro do seu discurso, tal e como o recollera
El Pueblo Gallego.



INTERVENCIÓN DE SUÁREZ PICALLO

Al comenzar se hace un gran silencio. El Sr. Suárez Picallo inició así su oración:

LA VOZ AGRARIA
¿A qué venían antes los campesinos a la ciudad? A pagar contribuciones y tributos, a oír la befa y a dejar en ella el fruto de su esfuerzo.
¿A qué venís hoy? A proclamar vuestra rebeldía, a manera de aviso, anunciando otra posible venida, con la hoz en la mano, dispuestos a la Gran Siega. No estáis a gusto en ella, porque aún hay quien no quiere que se escuche vuestra voz. Si no quieren escucharla con afecto, la escucharán con miedo. Porque vosotros sois la fuerza que impulsa el futuro de Galicia. Vuestra presencia aquí, venidos de todos los rincones del agro esclavo, es una gran esperanza. Ahora, como cuando yo era niño, vais movidos por el secreto confiado al surco abierto:
“Terra chan, terra chan que vou arando
Gárdame ben este secreto nos teus sulcos: ¡teño fame!”

EL RECURSO SUPREMO
El motivo de vuestra protesta es ese: Hacer público el secreto de vuestra hambre, recatada hasta hoy, que eso es vuestra suerte de mañana, si ese Tratado hispano-uruguayo se aprueba, si vosotros y nosotros no lo impedimos, poniendo en el empeño toda la fuerza de vuestra unión, que será para nosotros el gran estímulo: estímulo que nos obliga a jugarnos enteros. Y si a pesar de eso perdemos, volveremos aquí a deciros: Nada tenemos que hacer allá: a ellos no les interesa Galicia y a nosotros dejarán de interesarnos ellos y su tópico de los “intereses” de los privilegiados contrarios a vuestros intereses de trabajadores, en cuyas manos la Tierra es un instrumento de trabajo y de esclavitud. Un solo camino os quedará: negarle al Estado gendarme y explotador lo que le dais hoy: vuestros tributos.

ANTE DOS CAMINOS
Por ese camino iremos nosotros delante, porque sabemos que nos sigue un pueblo renacido que se encuentra a si mismo; que se encuentra donde se encuentran los pueblos dignos, en la noble batalla por la libertad.
Porque nosotros presentimos que el acto de hoy inicia una página nueva en la historia del campesinado gallego, al que, por considerarlos rebaño de lamas rendidas, jamás se le escuchó.
Hoy contra este Tratado, que es el despojo de vuestro pan y el asesinato de vuestras esperanzas, en una economía nueva sobre la base de la ganadería que a pesar del abandono del Estado –preocupado de correr donde gritan más- era el único renglón para el cual entraban unas pesetas en vuestro hogar.
Esperamos que el Tratado no se apruebe; pero si se aprueba quedáis desde ahora convocados para definiros entre estos dos caminos: revolcaros en vuestra hambre, pudriéndoos indignamente, o quemándoos en la lucha noble por conquistar con la fuerza aquello que no pudo conquistar la razón sola.

(Una prolongadísima ovación, resumen de cuantas se tributaron antes al orador, cierra el discurso del Sr. Suárez Picallo, que habló en representación de la Federación Provincial y como vocal de la misma.)


El Pueblo Gallego, 18/07/1933
Comentarios (0) - Categoría: RSP-A voz de Ramón Suárez Picallo - Publicado o 04-11-2010 10:35
# Ligazón permanente a este artigo
PIROMANÍA
Aqui RSP está a falar da piromania (utiliza erróneamente o termo piromancia -que é a adiviñación polo lume)pola que hai persoas que teñen afición a queimar cousas útiles e fermosas e que en momentos da loita fraticida levábaos a queimar roupa, templos, casas ainda que xa antes outros queimaban persoas por herexes...


3 de noviembre de 1947

EL FUEGO VENGADOR


Por Ramón Suárez Picallo

Líbrenos Dios de hacer la apología del fuego como arma de lucha en la ruda contienda social de nuestros tiempos; porque la piromancia, o sea la afición a quemar cosas útiles y bellas, es una tendencia latente e irrefrenable en nuestra estirpe hispano-latina, con una larga tradición histórica, aflorada en los períodos más ásperos de la guerra civil. Quemar algo, ya sea ello un traje, un pajar, un templo, un castillo o una casa de vecindad suele ser acto indispensable y “sustancial”, acreditativo de la energía de todo revolucionario que se estime como tal. Por su parte, los reaccionarios, no le han ido a la zaga a sus enemigos es este orden; ellos fueron sus maestros. El Auto de Fe de la Santa Inquisición, quemando vivos a los herejes por un quítame allá ese dogma, es sin duda alguna, el punto de partida de la manía incontrolada e incendiaria de las masas enfurecidas de nuestros días, en sus batallas sociales y políticas. No, no queremos hablar de la lumbre, si no es refiriéndonos a su calor amable en el hogar en las jornadas de la larga invernía, a su condición de elemento primario y vital en la vida humana sobre el globo terráqueo y, además, al fogón donde se asa y se guisa el diario condumio, aderezado y aliñado al amor de las llamas. Pero todas estas disquisiciones, puramente subjetivas, no entran ni salen frente a hechos reales en los que el fuego desempeña la función de vengador. Tal es el caso de un inquilino del fundo “El Recurso”, de Buin, quien ante una resolución judicial de desalojo de la casa que ocupaba; le prendió fuego dejándola hecha cenizas. Algo así como un enamorado que le dice a la amada: ya que no eres para mí no serás para ninguno; y, sin más trámites, la mata redondamente. La noticia en que se narra el suceso, no cita el nombre del inquilino incendiario. Da, en cambio, el del dueño de la finca que se llama don Fernando Iñiguez, persona al parecer bondadosa, puesto que no quiso hacer cuestión ni siquiera de avaluar los perjuicios ni tampoco hacerle ninguna clase de pleito.

A nuestro juicio, el señor Iñiguez ha hecho un mal servicio a sus colegas que alquilan casas con su generosa tolerancia. Por que si todos los desalojados, con razón o sin ella, de las casas que viven, siguen la misma senda que siguió su inquilino, prendiéndole fuego a las habitaciones y departamentos, no quedará en todo Chile un solo albergue en pie, y la llamada crisis del alojamiento bajo cada cubierta, adquirirá, los contornos de una catástrofe nacional.

Mientras tanto, la piromancia, o sea la manía incendiaria, puede en algunos casos ser para mejor; quemar las viviendas malas, si hay la posibilidad de construirlas mejores, más decentes y más habitables, puede ser un camino como otro cualquiera, sin que esto quiera decir que aprobemos el procedimiento, a veces el fuego suele ser un modo de deshacerse de lo malo.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 3 de novembro de... 1947)
Comentarios (1) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 03-11-2010 00:17
# Ligazón permanente a este artigo
FONTES DE SODA EN CHILE

As fontes de Soda, das que nos fala RSP en 1948, son en realidade chiringuitos, ou como di el "tugurios" onde se despacha "comida rápida".Como se ve ao ler o artigo RSP está totalmente en contra destos "enemigos públicos número uno da saúde e do bo gusto..."

2 de noviembre de 1948
DIATRIBA INÚTIL
LA FUENTE DE SODA


Por Ramón Suárez Picallo

Un desprendido viajero, recién llegado a Santiago de Chile observaba muy agudamente este contrasentido; que los negocios más numerosos de la ciudad, son las llamadas Fuentes de Soda, en las cuales no se vende soda, ni se sabe siquiera lo que la soda puede ser, como cosa vendible en ellos.

Y el hombre se preguntaba. ¿Qué es, en realidad una fuente de soda en la que la soda es absolutamente desconocida?

La definición es muy difícil de dar, si el definidor carece de imaginación: No es una taberna, no es un restaurante, no es un bar, no es un café, no es una cantina, ni es siquiera una borrachería. ¿Qué es entonces? Es sencillamente, un tugurio reducido, en el que se venden las cervezas más malas del mundo, los refrescos más insípidos, hechos con polvos que apestan a botica y unos “sandwiches” que por su insipidez de corcho despreciaría un buen perro de casa decente. Todo ello, comido y bebido, colgado de un mostrador, con asientos duros, incómodos y a veces giratorios como los viejos “potros” que se usaban para herrar caballerías. En cuanto al “personal” que los sirve, ¡ahí es nada! Los dueños o las dueñas son, generalmente, personas sanas y robustas en la flor de su edad, por las que están clamando los campos, las fábricas, los talleres y los hogares con niños abandonados; gentes que, como decía cierto humorista “trabajan mucho en cosas inútiles para no trabajar en nada provechoso”. Los empleados y las empleadas, por ahí le van. Hay que ver con qué olímpico desprecio miran y sirven a la incauta clientela que se les acerca, de cuando en cuando con hambre o con sed, creyendo que allí pueden comer o beber como personas civiles y civilizadas.

Hace poco tiempo un Ministro de Estado chileno, anunció un alto y grande propósito gubernamental: combatir y extirpar, si ello fuese posible, todo cuanto signifique dilapidar sin provecho ninguno, los jornales, los sueldos, los salarios y aún las pequeñas rentas de los chilenos de recursos modestos. Pues bien, una de las mejores maneras, a nuestro juicio, de lograr finalidad tan notable, sería suprimir de un solo golpe, todas las fuentes de soda de Chile. A menos que, alguien sea capaz de demostrarnos que tales negocios prestan algún servicio, individual o colectivo, a algún ciudadano de la República, como no sea a sus propios dueños parásitos por vocación y por profesión, en cuyo caso estamos dispuestos a rectificar lo dicho.

Por otra parte, tenemos entendido que el Comisariato, la Municipalidad y otros organismos más o menos gubernamentales, suelen intervenir en lo de limitar o extender patentes y autorizaciones para la continuidad o supresión de ciertos negocios, a la vista de su utilidad o de su inconveniencia. Es este caso de las fuentes de soda, jamás entenderemos a santo de qué se multiplican, más que los hongos en todos los barrios –ricos o pobres– de todas las ciudades de Chile; en la puerta principal del conventillo, al lado de la fábrica, frente al teatro, en la misma acera y a pocas puertas de la Escuela, delante, de lado y detrás de la Universidad, y en algunos casos, en los mismos aledaños de la Iglesia.

La fuente de soda, el enemigo público número uno de la salud y del buen gusto de la población –que a fuer de absurda ni siquiera despacha soda- es una especie de adefesio y de contrasentido, como comercio inútil y como algo peor; como en un lugar donde se paga por no comer, por no beber, por no poder sentarse cómodamente y por ver caras siempre hoscas y hostiles, invitando al transeúnte a marcharse de allí cuando antes, hambriento, sediento y malhumorado.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 2 de novembro de ... 1948)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 02-11-2010 00:32
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal