A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CADERNOS DE ESTUDOS LOCAIS · Nº 5
Colgamos hoxe o texto íntegro do nº 5 dos nosos Cadernos de Estudos Locais, coincidindo coa presentación do nº 6, que tivo lugar onte, 19 de novembro. En breve colgarémolo tamén en pdf.


A REPRESIÓN FRANQUISTA EN SADA. AS VÍTIMAS MORTAIS

Manuel Pérez Lorenzo



I. Introdución

A sublevación militar de xullo do 1936 veu truncar en Sada un intenso proceso de construción e consolidación dunha cidadanía activa, organizada en sindicatos, sociedades agrarias, partidos de todas as cores, asociacións culturais, etc. e baixo unha estrutura democrática e un Estado de dereito como o era a II República, con todas as eivas e limitacións propias do seu tempo.
Para conseguir o obxectivo primordial dos sublevados, desarticular a sociedade civil e toda forma de pluralismo ideolóxico co fin de neutralizar o proceso modernizador en varios campos acelerado nos anos anteriores, púxose en marcha un aparello represivo sen precedentes, co asasinato sistemático de dirixentes sindicais e políticos, activistas culturais ou simplemente disidentes co modelo de pensamento único imposto, ademais do encarceramento e tortura de moitos outros, sometidos a procesos xudiciais, e a fuxida doutros ao exilio. A isto sumáronse outras formas de represión non menos efectivas: a económica, mediante multas, expropiacións e inhabilitacións laborais; a cultural e ideolóxica, co control da educación, o ascenso do poder da Igrexa e os diversos instrumentos de censura; ademais das modalidades específicas de represión da muller.
Neste breve traballo centrarémonos unicamente nas vítimas mortais da represión, apuntando os datos máis relevantes de cada caso co fin de achegarnos un pouco máis a esta cara menos agradable do noso pasado.


II. Sada baixo control dos sublevados

As primeiras noticias da sublevación militar chegan a Sada o 18 de xullo da man do dirixente anarquista José Monzo, que viña de participar nun acto na Coruña. Ao momento organizarase un convoi de varios camións que partirán cara a cidade herculina na procura de armas para se defenderen, regresando coas mans baleiras (testemuños de Rey Balbís e Elisardo Abruñedo en Neira Vilas: Guerrilleiros, 1991, e A Ponte, nº 1, 1999). A partires do día 20 procederase, por orde do alcalde Antonio Fernández Pita, á requisa das armas de particulares, para evitar así alteracións (Arquivo do Tribunal Territorial IV, sumario nº 721). Eses días transcorren en aparente normalidade e sen incidentes resaltables no municipio. Mais o 23 á mañá chegan a Sada, procedentes de Betanzos –que acababa de ser tomado o día anterior polas tropas do capitán Roger Oliete–, tres falanxistas e un soldado, aos que se enfronta verbalmente Xohán Antón Suárez Picallo, sendo retidos canto tentaban disparar contra os presentes. Xa ás poucas horas chegará a columna de Oliete, que controla a vila non sen algunha resistencia veciñal, cando menos ata o día 25 (La Voz de Galicia, 26/07/1936).
Procederase axiña á instauración dos novos poderes, coa designación do tenente da Garda Civil retirado Eustaquio de Diego como Delegado de Orden Público, substituído a mediados de agosto polo comandante Emilio Molina Carreño. A partires de decembro existirá xa unha corporación municipal presidida polo alcalde Toribio Pollán Nieto (Arquivo Municipal de Sada, Libros de Actas, 1936).


III. Unha relación de vítimas mortais

Unha vez controlada a situación, coas institucións dominadas por adeptos aos sublevados, o ascenso do poder da Igrexa e a creación de Falange como partido único –que non existía antes da Guerra–, na segunda decena de agosto comezarán a producirse os asasinatos de veciños, case sempre mediante “paseos”, é dicir, de forma irregular, sen xuízo previo. Exporemos cada caso por orde cronolóxica, cos datos sobre as filiacións extraídos do Fondo do Goberno Civil (G-2552 e G-2563) e de La Voz de Galicia e El Pueblo Gallego.

12/08/1936: Xohán Antón Suárez Picallo, Antonio Carballeira Muñiz e Manuel Prego Chas
Xohán Antón Suárez Picallo (Sada, 1907), labrego, fundador e vicepresidente do Grupo Local do Partido Galeguista en Sada, membro do Consello Nacional do mesmo partido como conselleiro comarcal, secretario xeral da Fronte Popular en Sada, delegado da Misión Biológica de Galicia na comarca, secretario da Artística Sadense, presidente do Ateneo de Cultura Política y Social e xornalista en A Nosa Terra, El Pueblo Gallego, etc.
Antonio Carballeira Muñiz (Meirás, 1910), albanel, foi directivo da Asociación Agraria de Meirás, do Sindicato de Profesiones Varias de Meirás (da CNT), do Ateneo de Cultura Política y Social de Sada e do Radio Comunista de Sada, participando na campaña en prol do Estatuto de Autonomía de Galicia no 1936. Estaba casado e tiña tres fillas.
Manuel Prego Chas (Meirás, 1907), activo sindicalista, foi presidente do Sindicato de Profesiones Varias de Meirás no 1933 e un dos artelladores do Radio Comunista de Sada.
Picallo, Carballeira e Prego foxen de Sada nos primeiros días após a chegada dos sublevados, poida que agochándose nun primeiro momento pola zona de Souto (Carnoedo), logo en Meirás, xunto a José Mosquera e a Gumersindo Montero, dirixente do PCE coruñés. Decidiron ir á A Coruña, co obxecto de colaboraren na defensa da cidade, salvo Mosquera e Montero. Na mañá do 11 de agosto Xohán Antón Suárez Picallo vai visitar á súa madriña, ingresada no hospital, e un veciño de Sada, que fora tamén onda ela, soubo do seu paradoiro, dando aviso aos falanxistas de Sada. Esa mesma noite foron por eles, torturándoos e asasinándoos. Os seus corpos apareceron ao día seguinte no monte de Abeleira, en Veigue.

20/08/1936 – Rafael Fernández Casas
Nado en Buenos Aires no 1901 –de pais galegos– criouse nun hospicio de Santiago de Compostela. Destacou como xornalista e escritor. Como mestre, impartiría aulas en escolas de Ortigueira e, a partir do 1934 en Souto (Carnoedo), presidindo o Ateneo de Cultura Política y Social de Sada no 1936. Foi detido pola Garda Civil na súa casa de Souto e paseado en Trasanquelos (Cesures) o 20 de agosto do 1936. Estaba casado e cun fillo.

01/09/1936 – José Cadaveira Guimarey e José Neira Torrado
José Cadaveira Guimarey (Sada, 1895), pintor de profesión, afiliado ao Sindicato de Oficios Varios de Sada (CNT). Estaba casado e tiña tres fillos.
José Neira Torrado (Sada, 1913), foi fundador e directivo do Sindicato de Oficios Varios de Sada (CNT). Estaba casado e cun fillo.
Ambos foron paseados en Crendes (Abegondo) o 1 de setembro.

05/09/1936 – Gil González Mosquera
Nado en Sada no 1903, axudante do secretario do Xulgado de Sada, deseñador de cartaces e debuxante, foi fundador e presidente da sociedade Artística Sadense e un dos principais dirixentes do Grupo Galeguista de Sada. Tras participar na identificación dos cadáveres de Picallo, Prego e Carballeira decidiu o 5 de setembro quitarse a vida na súa casa de Riobao antes de rematar igual.

11/09/1936 – José Antonio García García
Aínda que nado en Sada no 1882, afincárase en Ferrol, onde exercía de funcionario e estaba afiliado a Unión Republicana. Sería paseado en Ferrol o 11 de setembro, rexistrándose a súa morte como resultado de “heridas producidas por arma de fuego” (Proxecto Nomes e Voces).
04/10/1936 – José Gerpe Romero
Natural de Noia, onde nacera no ano 1900, era zapateiro e vivía en Sada de Arriba. Estaba afiliado ao PSOE. Foi torturado e asasinado o 3 de outubro, aparecendo o seu corpo o día 4 en Dorneda (Oleiros). Fora paseado semella que por ter impedido unha manipulación nas eleccións de febreiro. Casado e con catro fillos.

19/10/1936 – Juan Seijo Espino
Nado en Meirás no 1886, labrador acomodado, estaba afiliado ao Sindicato da súa parroquia no 1933, intervindo nun conflito co propietario José Gayoso e co párroco Benigno Mayo e resultando encausado e detido polo mesmo. Suicidouse feríndose cunha navalla de barbear no pescozo o 19 de outubro. Fora acusado por algúns veciños de ter participado nun asalto á casa do cura, e o medo a sufrir represalias teríao levado ao suicidio.

?/?/1936 – Isidro Santos Burruel
Nado en Sada no 1900, era carabineiro. Desapareceu sen deixar rastro nos primeiros meses da guerra. Segundo as testemuñas familiares, foi asasinado por negarse a cumprir as ordes dos seus superiores, que o obrigaban a participar nas tarefas represivas, nunha data indeterminada do 1936. Estaba casado e con fillos.

27/11/1936 – Antonio Fernández Pita
Nado en Fontán no 1888, emigrou aos EEUU, onde participou na fundación da Sociedad Sada y sus Contornos. Electo concelleiro pola ORGA o 12 de abril do 1931, un ano máis tarde será nomeado alcalde de Sada. Coa toma de Sada polos sublevados foi nomeado alcalde en funcións, se ben sería destituído aos poucos días, detido e trasladado a Betanzos. Posto en liberdade, retornou a Sada. O 3 de setembro do 1936 era detido novamente polo sarxento da Garda Civil José Vicente Casas, abríndoselle un consello de guerra celebrado no cuartel de Atocha, na Coruña, que o condenou á pena capital e o sancionou cunha multa de 100.000 pts., acusándoo de “rebelión”. Segundo testemuñas, durante un tempo estivo preso no castelo de San Felipe, en Ferrol. O 27 de novembro ás 7 h. da mañá, Fernández Pita era fusilado nas inmediacións do polvorín de Adormideras, na Coruña (Arquivo do Tribunal Territorial IV, sumario nº 721).

05/03/1937 – Luis Pita da Veiga Mojón
Nado en Mondego no 1913, foi dirixente de Izquierda Republicana en Sada, integrante do Comité Electoral da Alianza de Esquerdas de Sada no 1935, e secretario do Ateneo de Cultura Política y Social. Foi chamado a filas en agosto do 1936 e “pasado por las armas” en Adormideras, A Coruña, o 5 de marzo do 1937, ao ser capturado na frustrada fuga do Portiño (Lamela García: Estampas de injusticia, 2005).

09/07/1937 – Andrés García Castro
Natural de Sada, nado no ano 1907, estivera afincado en New York. Afiliado á FAI, durante a Guerra traballou como mariñeiro no mercante republicano “Mar Cantábrico”, que sería interceptado 100 km. ao noroeste do cabo Fisterra polo cruceiro “Canarias”, grazas á información cedida pola Mariña da Alemaña nazi. Os seus tripulantes serían capturados e trasladados a Ferrol, practicándoselles un consello de guerra sumarísimo no cal, entre moitos, sería sentenciado a morte Andrés García, executado o 9 de xullo na Punta do Martelo do Arsenal de Ferrol (Arquivo do Tribunal Territorial IV, causa nº 50/37).

04/07/1938 – José Monzo Ríos
Nado en Sada no 1906 no seo dunha familia mariñeira, emigrou nos anos 20 aos EEUU, onde entrou en contacto co movemento ácrata. Unha vez retornado, fundou e presidiu o Centro Cultural Obrero, o Sindicato de Oficios Varios de Sada (CNT) e os grupos Luz e Nueva Vida, integrados na FAI, constituíndose nun dos sindicalistas de máis peso da comarca. Entre o 1932 e o 1934 estivo na cadea en varias ocasións por mor do seu activismo sindical. Destacou coma orador en numerosos mitins e representou ao Sindicato en plenos da CRG –Santiago, 1933– e da CNT –Zaragoza, 1936– (Fernández e Pereira: O anarquismo na Galiza. Apuntes para unha enciclopedia, 2004). Organizador da resistencia en Sada, coa chegada dos sublevados agocharase en varias casas da vila, fuxindo posteriormente a Miño e permanecendo algún tempo nos illotes Carbón e Carboeira. A comezos de xullo do 1938, cando se agochaba nunha serreira abandonada da estrada de Sada a Fontán, enfermo e sen máis alternativa, decidirá pór fin á súa vida. O seu cadáver será atopado o día 17. Deixaba muller e dous fillos.

14/07/1939 – Arturo Amador Rey Reguera
Natural de Sada, nado no 1907, residía en Cangas de Narcea (Asturias), onde traballaba como mecánico de automóbiles. No 1934 sería detido por participar nos sucesos revolucionarios de outubro, recuperando a liberdade coa amnistía de febreiro do 1936. Logo da sublevación militar formará parte do Comité de Guerra da súa localidade de residencia. Dominada Asturias polos rebeldes, será sometido a un consello de guerra o 19 de agosto do 1938 que o condenará á pena de morte, executada o 14 de xullo do 1939 (Laruelo Roa: La libertad es un bien muy preciado, 1999).

Aparte de todos estes nomes, que corresponden a naturais ou veciños do noso municipio, varios individuos que non gardaban relación con el foron paseados en Sada. Son os casos de Jesús López Candal, de 24 anos e veciño da Coruña (31/08/1936); un descoñecido duns 20 a 22 anos (20/09/1936); Manuel Vázquez Gómez, de 19 anos e veciño de Betanzos (30/09/1936); e outro descoñecido duns 60 anos (05/10/1936). Figuran todos eles no Rexistro Civil de Sada.


IV. Os campos de batalla

Foron moitos os veciños que morreron nos campos de batalla loitando no bando dos sublevados, na maior parte dos casos por obriga e non por afinidade ideolóxica: entre tantos, Manuel Arévalo Sánchez, do sindicato de Carnoedo (CNT) e secretario da Sociedad Recreativa Cultural da mesma parroquia; ou Isidro Barcia Lorenzo, directivo de Izquierda Republicana de Sada.
Outros sadenses enrolaríanse no exército republicano na defensa da legalidade democrática, dos cales desapareceron na fronte, que saibamos ata o momento, Eduardo Suárez Picallo, irmán de Ramón e Xohán Antón, e Ricardo Castro Vidal, piloto dun avión modelo katiuska, adestrado na URSS, que faleceu en combate aos 20 anos. Ademais, foron moitos os que, mobilizados polos sublevados, tentaron, con éxito ou sen el, pasarse ao bando republicano. É o caso de Manuel Rodríguez Varela, fillo do ex-alcalde Justo Rodríguez, que non o conseguiu, desaparecendo na fronte.

* * *


A actividade represiva foi en Sada bastante acusada e incisiva, e cumpriu plenamente cos seus obxectivos. Neste traballo limitámonos a ordenar os datos máis salientables das vítimas mortais, sen entrar en análises e nin outra pretensión que a de sacalos á luz para tornarlles un pouco da dignidade que lles roubaron.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 20-11-2010 10:56
# Ligazón permanente a este artigo
ACTO DO VENRES 19: O LEGADO EDUCATIVO DOS NOSOS EMIGRANTES
Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 18-11-2010 19:55
# Ligazón permanente a este artigo
“RIVER PLATE” E “BOCA JUNIORS”
Non é novidade que RSP fale de fútbol. Cando España acadou o título de Campeona do Mundo, incluimos un artigo seu sobre fútbol escrito no ano 1948. Hoxe vai outro, unhas breves reflexións sobre o citado deporte ante dun superclásico en Bos Aires: River Plate - Boca Juniors...


16 de noviembre de 1942

FÚTBOL CLÁSICO


Por Ramón Suárez Picallo

Como la literatura, la pintura, la música y todas las artes del fútbol tuvo su “edad de oro”. Y la tuvo, en plenitud, en ambas laderas del Río de La Plata. “River Plate” y “Boca Juniors” en Buenos Aires y el Parque Centenario, en Montevideo, fueron campos de inigualadas justas en el bello y noble deporte.

Una ancha constelación de astros de primera magnitud, brillaba entonces en el cielo deportista de América. Y sobre los altos mástiles olímpicos de Amsterdam y de Colombes, flamearon triunfales los colores blanquiazules de la más pequeña República sudamericana: Uruguay. La bandera triunfal había sido izada a pulso por once muchachos de origen modesto, enérgicos y vigorosos, ante el asombro de la “gringada” Europa que creía que Montevideo, incluso en deporte, era la capital de Río de Janeiro.

Por el lado occidental, sobre “el otro mar”, también había lo suyo en fútbol. Un nombre compuesto, cargado de autoctonía, resonaba con ecos triunfales a todo lo largo de su franja litoral: “Colo-Colo”, evocador de viejas y estupendas hazañas. No flamearon sus banderas en los mástiles olímpicos, pero cubrieron de gloria deportiva todo este lado del mundo.

Ayer, en el estadio, ante más de 50 mil personas, se juntaron las dos riberas de América para reverdecer viejos laureles. No pasó nada. Quedaron empatadas, dos a dos, como cuadraba a buenos amigos que no disputan prioridades, sino que quieren hacer alarde de lo que eran capaces de hacer sus lejanas mocedades.

Fuimos ayer al estadio, y vimos el partido con igual emoción con que, un buen escritor, vería una representación de Calderón de la Barca, o de Lope de Vega.

Fútbol del siglo de oro, 22 hombres tras de una pelota. Ante ella, corriendo como gamos. Recuerdo melancólico de los tiempos en que creíamos que una patada bien dada a un globo de cuero, era como darle un puntapié al mundo, capaz de alterar sus movimientos de rotación y traslación. Una puesta de sol que recuerda una aurora lejana. ¡Qué bien lo hacían los clásicos!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 16 de novembro de... 1942)

lign=center>----------------------------------------------------------------------------
Esta páxina que hoxe cumple TRECE MESES de andaina na rede, ten publicadas 434 entradas (das que 361 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 2.835 consultas.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Deportes - Publicado o 16-11-2010 00:32
# Ligazón permanente a este artigo
Á PAZ DE DEUS
RSP comenta nesta data, pero de 1942, esta expresión usada -máis antes que hoxe- en moitos pobos da España tradicional.
"A la paz de Dios" é aínda, para moita xente,na primeira metade do seculo XX, o mellor saúdo,o agoiro máis alegre... Sen embargo hoxe en día, citar o nome de Deus no saúdo é xa algo esquecido, indiferente e inusual nunha poboación laicista...
Este saúdo é de orixe latino, español e árabe.


15 de noviembre de 1942

“A LA PAZ DE DIOS"


Por Ramón Suárez Picallo

En la España moruna del Sur, que nace en Murcia por Levante, y en Extremadura y Huelva por el Poniente, cruzando toda la Andalucía, hay un saludo clásico y hermoso, que abre todas las puertas, reducido a unas breves palabras: “A la Paz de Dios” .
.
Con ligeras variantes, el bello saludo, llave maestra en la puerta de la humilde choza y del señorial castillo, es, a la vez, latino, español y árabe.

“Pax Vobiscum”; “Que la Paz sea contigo”. “A la Paz de Dios”. No es, como se ve invocación guerrera. Es más bien, un llamado a la hospitalidad, síntesis eterna de la hombría de bien. En tal carácter lo llevan en el África, los soldados norteamericanos, sobre su uniforme. Uno de ellos, perdido después de la batalla, llegó a la puerta de un hogar rifeño, cansado y casi desecho. No sabía hablar la vieja lengua del Corán; pero llevaba un cartel que decía:

“Este hombre, es un soldado norteamericano, amigo de los árabes”.
“Trátale bien y guíale, para que se encuentre con sus compatriotas”.
“Protégele y préstale hospitalidad”.
“Dale de comer y beber”
“Que la Paz de Dios sea contigo”.

El cartel lleva una firma: Franklin Delano Roosevelt.

El dueño de la casa rifeña, quizá no hubiese oído nunca el rumor del firmante, a pesar de lo cual abrió su puerta al peregrino fatigado. El huésped, comió y bebió, y siguió luego su camino. Desde el umbral, el caminante, fué despedido con el suave augurio:

Viajero: “Que la Paz de Dios vaya contigo”.

Luego, después, el dueño de la choza habrá pensado para si: ¿Quién será este Franklin Delano Roosevelt, que quiso honrar mi morada con la presencia de un huésped?

-No importa. Quien quiera que sea, fue bienvenido en mi hogar, por que dijo a la puerta, antes de entrar, las palabras sagradas:
“A LA PAZ DE DIOS”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 15 de novembro de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 15-11-2010 00:14
# Ligazón permanente a este artigo
IMPRESIONES, por EZEQUIEL ROCHA LLOBREGAT
Reproducimos hoxe este texto publicado no 1925 polo Xuiz Municipal de Sada, Ezequiel Rocha Llobregat, na revista Mariñana.


IMPRESIONES

EZEQUIEL ROCHA LLOBREGAT


Es Miércoles de Ceniza. Todavía en las calles hallamos a nuestro paso, bien entrada la mañana, restos desperdigados, "trofeos" del Carnaval.
Una comparsa no de la villa, luciendo su amarillento y percalinesco traje, precedida de un pendón, o lo que sea, pasea al ritmo de bombo, tamboril y estridentes platillos. Es el ocaso de Momo, pensamos, que se bate en retirada forzosa. Se nos ofrecen "versos" —quizá ni mejor ni peor medidos que hechas resultarán estas "Impresiones"— los que no aceptamos.
Subimos empinada cuesta que conduce al templo de la diosa Themis. Jamás, justicia menuda alguna — que diría un ilustrado juez excedente— pudo elevarse a más elevado pináculo. Unas escaleras más... y basta. Hemos llegado.
Henos aquí cumpliendo nuestro deber y, terminado, retornamos a nuestro lar por el mismo camino, pues no tenemos otro. Cuesta abajo, dícese que todos los santos ayudan.
Aun cuando día de trabajo, esta buena gente viene de la iglesia parroquial de cumplir un deber religioso: la imposición de la ceniza "memento homo, quia pulvis est", etc.
La conversación con unos vecinos nos hace detener la marcha y apreciar las grandes cantidades de tierra que el agua pertinaz, infiltrándose, hizo caer a uno y otro lado del camino.
Efectos del invierno, nos decimos filosóficamente. Con unas cuantas pesetas y tiempo todo habrá de arreglarse por nuestro Ayuntamiento. Dios nos dé en qué entretenernos mientras, y ya que la cuestión es pasar el rato, lo mejor posible, sin grandes dispendios de economía casera, con los que no comulgamos, por no permitirlo nuestras fuerzas, hacemos honor al yantar familiar preparado por nuestra ilustre y amada cocinera (que Dios conserve por muchos anos), émula infatigable de aquel ilustre Picadillo, príncipe inimitable del fogón, de ilustre prosapia nacido y, como buen español, profesor titulado de la ciencia y arte de enmarañar o desenmarañar cuestiones, sino propias, ajenas, pues ostentaba además del otro, el honroso pergamino de licenciado en Derecho..., y nos dirigimos a tomar café a un kiosco.
La casualidad nos depara aquí a un clérigo y a un ex-aspirante a tal. Empéñanse en que les acompañemos hasta Fontán. No bastan nuestras exculpaciones.
La obstinación de aquellos amigos nos hace levantar del asiento, abrigarnos con nuestro gabán, armarnos de paciencia y caminar.
Tarde cruel. Mucho frío. Las olas, en su empuje han separado de su línea parte del malecón; en otros lados el pretil viene al suelo. La parte de carretera que llega hasta la fuente de la "Barrosa" aparece descarnada. Tenemos la suerte, al pasar, de no ser "bautizados" por el oleaje.
Tira, tira, llegamos a Fontán. Cruzamos sus laberínticas e intrincadas rúas que son malas, malísimas corredoiras. Nada de higiene. Aquí y acullá, por doquier, álzanse montículos de algas, que habrán de servir para nutrición de plantas.
Carece el pueblo de alumbrado eléctrico y de todo otro. Consérvanse, si, no sabemos si para mofa, restos de antiguos faroles, en su día alimentados por petróleo. Todo da la sensación de pobreza, de abandono.
A un kilómetro de la urbe, y siendo un pueblecito, en sus condiciones naturales tan lindo, y sus moradores tan laboriosos como cuadra a honrados pescadores, las arcas municipales no han derramado, siquiera por una sola vez, en beneficio del mismo su protección paternal y largueza.
Avanzamos. ¡Un abismo en el centro del pueblo! Pero ¿qué es esto? —preguntamos, ingenuamente. Señor, se nos responde: el temporal de estos días, el mar, nos ha llevado los restos de la muralla natural —es tierra arcillosa— que, aunque insegura, nos servía de camino.
Repetidas veces hemos interesado se hiciera un muro de contención. Nadie nos ha querido oír. Sin duda nuestros lamentos, nuestras súplicas, se han perdido en el vacío. ¡Pobre gente! ¡Cuánta razón y cuánta justicia les asiste!...
Seguimos. En los restos de una casa, que la separa del inminente peligro descrito poco más de un metro, atisbamos un felino entre un montón de mal oliente paja.
Morazón. Ruinas de un castillo o fortificación. Troneras, todavía en pie. Inmenso depósito de deyecciones humanas, en total.
Adelante, "Pena da Herba". Nos enfrentamos con ella. Un viejo y acomodado lobo de mar, nos dice: allí Redes, allí la Bailadora, más allá Mugardos...
La mar rompe impetuosa, sobre los acantilados de la costa. Magno, prodigioso, sublime es el cuadro que la Naturaleza brinda a nuestra atención...

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …

¿Es posible, Señor y Dios mío, que ante tanta grandiosidad y belleza haya quien se atreva a negarte? Imposible.
"Soli Deo honor et gloria et alleluia".
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 14-11-2010 12:25
# Ligazón permanente a este artigo
UNHA CARTA DE R. SUÁREZ PICALLO A FRANCISCO REGUEIRA -2-
Publicamos hoxe esta carta que lle envía desde Santiago de Compostela Ramón Suárez Picallo ao seu amigo en Buenos Aires Francisco Regueira. Neste intre, Suárez Picallo era deputado, aínda que as cortes disolveríanse en decembro e el non renovaría a súa acta.
A carta foi previamente publicada en Orientación Gallega de xaneiro-febreiro de 1964 polo propio Regueira. Agradecemos a Hernán Díaz que a trasncribira e nola achegara.


Santiago de Compostela, 28 de septiembre de 1933
Sr. Francisco Regueira:
Meu querido amigo:
O Partido Galleguista aumenta dia a dia a zona dos seus amigos. Cada dia aparece máis nidia a sua misión rectoral e vanguardista na política galega. Pr-o ainda non “conta” nos cálculos electorales dos amañadores de elecciós. De total-as maneiras, na loita electoral que se aveciña fará un reconto de forzas e poida…, poida que dea sorpresas. É posíbel que as Cortes se disolvan un dia d’estes… Por eso convén que me escribas a Sada onde pasarei a “invernada”.
Blanco Amor eiquí anda. Pasóu un mes en Sada. Tivemos pr-á ti e pr-á todol-os bós e xenerosos dáhi lembranzas agarimosas. Unha noite ceamos na miña casa Alonso Ríos, Pita, él i-eu. Noite de revista xeneral a todos vos. Recordos i-esperanzas.
Nada mais por oxe. Recordos a todos e pr-á ti, meu dilecto amigo i-animador, unha apreta fonda, moi fonda, de
Suárez Picallo
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Correspondencia con Francisco Regueira - Publicado o 13-11-2010 10:59
# Ligazón permanente a este artigo
PHILIPPE PÉTAIN
O Mariscal Pétain, Xefe de Estado na Francia ocupada polo Nazismo (réximen de Vichy), mantivo unha política colaboracionista con Alemania, o que cando acabou a guerra lle costouó a condena a morte, conmutada despois pola de cadea perpetua.
Neste artigo RSP intue o fin do mariscal...



12 de noviembre de 1942

FRANCIA Y SU POBRE MARISCAL


Por Ramón Suárez Picallo

No vamos a ensañarnos, en esta hora de su inmensa desventura, con el Mariscal Petain. No sería humano, ni honesto, ni decoroso. Escribimos estas líneas, bajo la impresión de la caída vertical de su obra, y de sus esfuerzos –mal orientados la una y los otros-, que él creía en beneficio de Francia. Según noticias que tenemos a la vista, habría denunciado el armisticio, dando al pueblo francés libertad de acción para actuar por su cuenta, ante la ocupación total de su territorio por los alemanes. Petain era, como jefe, la encarnación del estado francés. Su actitud inhibitoria equivale a una renuncia y a decir que Francia, no tiene, a estas horas, un estado que la represente. En cuanto a su posición personal, tampoco puede asegurase nada. Se cree que salió de Vichy con rumbo desconocido. ¿Al África? ¿A resistir o a rendirse? ¿A Versalles como rehén de los invasores? ¿A la muerte? Nada puede darse por seguro. A donde quiera que haya ido, el anciano soldado de Francia, lleva sobre su alma la mayor tragedia que haya pesado sobre hombre alguno de nuestros tiempos. Por eso, cualquiera que sea su actitud, nos merece respeto por el inmenso dolor que lo acompaña.

Petain, viejo militar reaccionario, mal acompañado y peor aconsejado, extraño, por su oficio y por su casta, a la sensibilidad del pueblo francés, confundió lo transitorio con lo permanente. Creyó que el pensamiento de Francia era lo que pregonaba un grupo de traidores, a sueldo del enemigo y cayó en el tremendo error de obrar en consecuencia. Si este viaje que hace hoy, con rumbo desconocido, o hacia un rumbo de ignominia, lo hiciese, con rumbo fijo al África, antes de enviar sus emisarios a Compiegne, hoy sería acreedor al mármol y al bronce, y Francia se hubiera evitado la pérdida de muchas vidas, bienes y honores. No lo hizo y cayó en el error de acercarse a un abismo sin fondo, conocido de cuya vera es muy difícil apartarse.

La Francia de Vichy agoniza. Tras de ella renace la otra Francia, la eterna en el corazón de la Humanidad. La que muere sólo le dio a Felipe Petain, angustias, amarguras y traiciones. La otra, la que renace, le dio un bastón de Mariscal. ¿Es aún hora de reivindicar lo que ese bastón significa? Si lo es, no puede haber dudas para el Mariscal: defender a Francia, o romper el bastón en pedazos.

¡Que Dios ilumine al pobre Mariscal Petain; por él y por la Francia!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 12 de novembro de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 12-11-2010 02:01
# Ligazón permanente a este artigo
JUAN PEIRÓ
Artigo adicado ao sindicalista e ministro de Industria da República no goberno de Largo Caballero durante a Guerra Civil. Exhiliado en Francia, a Xestapo enviouno a España onde estivo encarcelado ata ser fusilado no verán de 1942.


11 de noviembre de 1942

JUAN PEIRÓ


Por Ramón Suárez Picallo

Al comenzar la segunda semana de febrero de 1939, entre seiscientas mil personas, que formaban el tremendo Éxodo fugitivo de España, llegaba a la frontera francesa, un anciano de unos 68 años. Iba a pie, junto con sus familiares, sin una moneda en los bolsillos. Sorteando a los gendarmes, que querían llevarlo a un Campo de Concentración, pudo llegar a Perpignan, donde una fondista los libró del hambre, y de las alambradas de púa. Aquel hombre que comía pan ajeno, había sido Director General de las Industrias Eléctricas y Ministro de Industria de la República Española, en el Gobierno Largo Caballero.

Se llamaba Juan Peiró, y pertenecía a la Confederación Nacional del Trabajo de España (C.N.T.). Hijo de un hogar obrero de la Barriada de Sans de Barcelona, aprendió el oficio de vidriero, que había de amar toda su vida con pasión de artista. En una escuela obrera, aprendió a leer a los 21 años. Más tarde, habría de dirigir “El Vidrio”, la revista técnica de su gremio, y dos de los diarios más populares de Barcelona: “Catalunya”, en lengua vernácula y “Solidaridad Obrera”, cuyo tiraje superaba, por entonces, los 200 mil ejemplares. Sus artículos, folletos y manifiestos y sus estudios sobre problemas de Economía Industrial, revelaban a uno de los espíritus más sutiles y cultos, surgido de las filas del proletariado español, en cuyas organizaciones desempeñara desde los cargos más modestos, hasta los más elevados.

Organizada en Francia la Junta de Ayuda a los Refugiados Españoles, (J.A.R.E.), formó parte de su dirección. Se dió entero a la tarea de salvar a los demás, con amor y devoción de apóstol. Desde Canadá, recibió, entonces, el ofrecimiento de ir allá como director de una Fábrica de Vidrio, con un sueldo fantástico y acomodo para todos sus familiares. Rechazó el ofrecimiento con estas palabras: “Mientras haya aquí compatriotas en desgracia, a quienes pueda ser útil, yo no salgo de Francia”.

Cayó en las manos impías de la Gestapo, y fué enviado a España. Condenado a muerte por un Tribunal Militar, la terrible sentencia estuvo sin ejecutarse por espacio de un año, mientras el reo esperaba su hora, en el tétrico Penal valenciano de San Miguel de los Reyes.

Acaba de saberse en Santiago de Chile, que Juan Peiró fue fusilado allí en San Miguel de los Reyes, uno de los últimos días del pasado mes de agosto. La inagotable fe popular, cree que para la próxima primavera valenciana, en la tierra donde fue vertida la sangre de Juan Peiró, nacerá un rosal que dará, por cada gota una rosa roja.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 11 de novembro de ... 1942)
Breve Biografía
Outra biografía
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 11-11-2010 00:14
# Ligazón permanente a este artigo
ARXEL E CERVANTES

No ano 1942 tras a ocupacion do exército de EE.UU. da cidade africana de Argel, RSP escribiu este artigo contando dun xeito breve a historia da cidade e tamén da unhas breves indicacións sobre Cervantes, pois estivo cautivo nela e ali -conforme dí- concebiu o xenial escritor o Quixote...


10 de noviembre de 1942
ARGEL


Una tropa de hombres rubios, talludos, con ojos azules, desembarcaron en Argel, intimaron rendición y la ciudad se rindió a su dominio. Los ocupantes venían de remotas latitudes, en enormes naves de hierro, absolutamente distintas a las galeras piratas, que hicieron famosas en pasados siglos, a las tierras de la Berbería de los bere-beres, de las que Argel es capital.

Dominio de Cartago, ciudad de Roma, después, con el nombre de “Icosium”; “Al Jezair”, de los árabes, la Argel de nuestros días, tiene una historia y una tradición estrechamente vinculadas a la Historia de la Europa Cristiana. Numidia, Mauritania y Berbería, que hablan de episodios familiares en la vida de nuestra civilización. Hubo allí, y en sus alrededores, treinta y tres colonias romanas, ricas y florecientes. Estuvieron los vándalos en el siglo V y en el VI los griegos bizantinos. Se la disputaron durante seis siglos los árabes de distintas ramas y califatos. Cuando los últimos moros de Granada fueron expulsados de España se refugiaron en gran porción en Argelia, y continuaron desde allí la lucha contra los cristianos. Fernando, el Católico, mandó expediciones que rindieron a Orán y Argel. Los fieros otomanos dominaron todas sus comarcas desde 1516 hasta el siglo XVIII. Guerras civiles, invasiones de ingleses, franceses y holandeses, tuvieron allí escenario hasta que en 1847, Argel y toda su zona, pasaron a poder de Francia. Argel, Orán y Túnez, son hoy llaves maestras del imperio colonial francés sobre el mediterráneo. La Francia de Vichy no puede defender ese imperio que, en sus manos, hubiese servido de trampolín para los designios totalitarios. Por eso ayer una tropa de hombres rubios, llegados desde tierras donde se pone el sol, ocuparon la ciudad vieja y legendaria del Levante pirata y berberisco.


“UN TAL CERVANTES"


Érase un soldado raso nacido en Alcalá de Henares, que quedara manco en Lepanto, sirviendo bajo el mando y las banderas de don Juan de Austria, en servicio de la cristiandad amenazada. Unos le llamaban Miguel y otros Miguelillo. Llevaba gallardamente su heroica manquedad y había en sus ojos fulgores extraños. Era de doble estirpe, procedente de Galicia, pero jamás hablaba de su linaje. Era entonces un soldado. Después de la batalla recaló en Italia, tierra de artistas y poetas, por aquellos tiempos toda llena de España. Pero, ni el sol ni el desierto apartaron del alma del soldado, la “morriña”, la “saudade” –herencia espiritual de su estirpe gallega– de la Patria nativa. Y quiso volver a ella.

Príncipes y cardenales le dieron cartas y mensajes para su Graciosa Majestad don Felipe II. Y se embarcó en la fragata “Sol” en Nápoles, el 26 de septiembre de 1575. Una tormenta feroz les acosó, mientras al mando del fiero renegado Dalí Mami, el albanés, les atacaron los piratas y el manco fué su prisionero. Persona muy principal debía ser, cuando llevaba cartas personales para el más poderoso monarca de la tierra. –“buen rescate”– se dijeron los piratas. Y se lo llevaron a Argel, tierra de infieles, donde quedó cautivo por cinco años. Malos tratos y angustias, planes novelescos de evasión, con sórdidos aventureros y traidores sin patria, coludidos. Mientras tanto, una anciana viuda, doña Leonor Saavedra y Cortinas, imploraba ayudas para el prisionero; llevó su angustia a iglesias, monasterios, a mansiones señoriales y al palacio del Rey. Era la madre de Miguelillo, que clamaba por su hijo. La escucharon los Padres de la Redención. Se reunieron de limosnas unos cientos de ducados. El rey puso otros pocos, Miguelillo fué rescatado. Y el 19 de septiembre de 1580, tuvo el día más feliz de su vida. Fue libre y salió a recorrer las calles de Argel. En las horas negras de cautiverio le pasaron por el magín grandes cosas. Nació allí en la cabeza del cautivo, en el Argel pirata e infiel, el más extraño caballero de todos los tiempos. “Don Quijote de la Mancha”, llamado también “El Caballero de la Triste Figura”. Porque el soldado manco, Miguelillo, se llamaba don Miguel de Cervantes Saavedra, que trazó, con su mano única, una de las más grandes obras de Arte y de Genio de la Humanidad.

La grande obra nació en Argel, -la ciudad que ocuparon ayer los hombres rubios y talludos de los Estados Unidos de Norteamérica-, en la cabeza de un cautivo inmortal. Por eso se hallaba en ella, para enderezar entuertos y reparar agravios. Y por eso su personaje agregio, pone en libertad a infelices galeotes, y libra de las furias de su amo al ingrato Andresillo-Cervantes–Don Quijote-España-Argel.


ESPAÑA ES NEUTRAL


Argel, Orán Túnez, Casablanca, Añadir, Mogador y demás. La guerra llegó allí, a los lugares de las columnas donde Hércules terminó sus trabajos. “Plus Utra”, es la leyenda blasonada. Era, mejor dicho. Ahora es otra cosa. Es un yugo de opresores apiares , bajo el cual está uncido el genio del pueblo que parió a “Don Quijote”. Esqueleto sin vida de un gigante, viuda de glorias inmarcesibles, Dulcinea ideal de locos portentosos; España, la España de hoy, se ha declarado neutral. Ha dicho que no le va ni le viene en la suerte de un mundo que está lleno de su nombre y de su gloria. “A la fuerza ahorcan”, reza un viejo proverbio. Por no servir a nadie la triste España de hoy, ni siquiera quien -¡porque no puede!– servir a quienes les debe servidumbre. Ni con Dios ni con el Diablo, por necesitar de los dos.

La indecisión durará poco tiempo. Quienes ejercen hoy derechos de soberanía sobre la nación, que no soportó más carga que el peso de sus coronas, decidirán lo que ha de hacerse. Lo decidirán “a forciori”, imponiéndose, con apoyos de adentro. Y no sería difícil que una nueva guerra civil estallase en España, entre los demagogos delirantes de Falange, al servicio de Berlín y Roma y los que tienen la responsabilidad del poder que quisieran conjugar Berlín y Roma con Londres y Washington.

Triste cosa esta España neutral, con los brazos maniatados esperando que los de afuera decidan su suerte. Sólo queda una ligera esperanza. Que vuelvan a lanzarse por sus campos yertos y desolados, el inmortal loco manchego y Juan Martín “El Empecinado”, el uno libertando cautivos y el otro derrotando mariscales y generalísimos.

De lo contrario, si no resucitan los muertos, España seguirá siendo la viuda de la gloria, el esqueleto de un gigante muerto y descarnado, mientras el resto del mundo decide sus destinos para el próximo milenio.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 10 de novembro de ...1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 10-11-2010 00:35
# Ligazón permanente a este artigo
O VERANEO NA SADA DE 1891. UN POEMA DE F. GARCÍA ACUÑA
No ano 1891 veraneaba en Sada o escritor e xornalista betanceiro Fernando García Acuña. Desde a vila mariñá escribía unha carta en verso ao seu amigo Valerio Álvarez Pedreira, consul en Civitavecchia, na que describía á Sada estival do momento. Foi publicada orixinalmente no pediódico brigantino El Mendo (12/08/1891) e, máis recentemente, no Anuario Brigantino por José Antonio Míguez (1988).



Sr. D. Valerio Álvarez Pedreira
Civitavecchia

Sada Julio 30 – 1891


Ha días que aquí llegué
De aquel Brigantium vetusto
Y si antes no contesté
A su grata, fue porqué
No hallé noticias de gusto
Además, como yo he sido
Y soy como Pedro Andana,
Fui haciendo el tiempo perdido,
Diciendo: “escribo mañana”,
Mas no dando a V. al olvido
Pues sabe V. demasiado
Que esa falta jamás trunca
Cariños que le he guardado,
Podré olvidar un pasado,
Pero nuestra amistad ¡nunca!

Y ahora en ramplonas quintillas
Escritas a vuela pluma
(Que le harán a V. cosquillas)
Voy a contarle a V. en suma
Lo que son estas orillas.

He venido con mi gente
A respirar a estas playas
De otra atmósfera, otro ambiente,
De ese que aquí solamente
Esparcen las flores gayas.

De ese que tanto codicia
El pulmón más abatido;
De ese que al alma acaricia
Y solo se halla esparcido
En los aires de Galicia.

Que yo no exagero en nada
Lo sabe V. amigo mío;
Esta villa ya no es Sada,
Es la tacita plateada
De esta Atlántico bravío.

Y no hay nada en la región
Como esta vega en primores;
Se ensancha aquí el corazón,
Que es un búcaro de flores
Este apartado rincón.

Aquí la Tierra y el cielo
Compiten en galanura;
Siempre azul allá en la altura
Y en espejismos el suelo
Retratan tanta hermosura.

Y hasta juzgo –y no es nada-
(Créamelo V. amigo)
Que es la mar más azulada,
Y cito aquí de testigo
A Ferrari, que está en Sada.

Vendrá la Corte de ahí
dentro de muy pocos años,
Y ya no habrá Hendaya ni
Duque que no venga aquí
A gozar y tomar baños.

Porque tienen más ioduros,
Más que ninguno, estos mares;
Aquí corren siempre a pares
La salud y los aires puros
Por cima de los pesares.

Con treinta o cien bien cocidas
Sardinas que estén a punto
Se alargan aquí las vidas;
¡Ayer con diez revenidas
Se resucitó a un difunto!

No hay nada que corte el hilo
De la existencia aquí al hombre.
¡Oh, la sardina del pilo!...
¡Es el bálsamo que a Rilo
Le dio talento y renombre!

Y se me erizan los pelos
Considerando tal cosa
En esta tierra de... grelos.
¿Dónde hay vianda más sabrosa
Que los divinos cachelos?

Todo ahí será precioso,
Los cantos... las barcarolas...
Pero nada más hermoso
Que este cantar silencioso
Y este rumor de las olas.

De la peña que le abruma
Ellas portadoras son,
Que cada monte de espuma
A decirme viene en suma
Lo que es una expatriación.

Será esa tierra encantada
Y su mar muy azulado,
Pero le digo a V. en serio
Que no hay nada, tío Valerio,
Como esta costa de Sada.

Yo, respirando en las algas
El ioduro codiciado,
Tanto y tanto me he engordado
Que tengo, tío, unas nalgas
Como jamás he soñado.

Y para que vea si es raro
Este efecto tan supino,
Que aquí engordan con reparo
Todo Dios... hasta Avelino
Y hasta Ángeles y Amparo.

En fin, para que además
Vea que esto no va a menos
Y no se anda hacia atrás,
Sepa que aquí hay dos serenos
Y ambos están por demás.

Un magnífico paseo
Llamado del Malecón,
Cafés, centros de recreo...
Sada a este paso la veo
Convertida en Arcachón.

¡Arcachón! Que si lo es!
Y hay la mar de gente en Sada,
Tenemos aquí al Marqués
Que es el de Algara de Grés,
–Persona muy apreciada–.

Y hago punto, sudo el quilo,
Que he perdido la chaveta
No pudiendo hallar el hilo,
Pues convidan al poeta
A unas sardinas del pilo.

Fernando G. Acuña


Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 08-11-2010 10:55
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3]
© by Abertal