A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

DETENCIÓNS NA ITALIA DO DUCE
Acontecementos, feitos e sucesos ocurridos na II Guerra Mundial tanto en Francia como en Italia e África, foron reiteradamente tratados nos artigos de RSP. Hoxe é na Italia do Duce, ao comentar algunhas actuacións dalgúns dirixentes italianos en desacordo co Duce...


30 de noviembre de 1942

¡AL REFUGIO!


Por Ramón Suárez Picallo


Quiera Dios que el lector no escuche nunca, bajo el acucio imperioso de salvar la pelleja, la orden terrible de: ¡Al refugio! Quienes la conocemos, la hemos oído y la hemos acatado, la asociamos a los más angustiosos sobresaltos de nuestro vida, y dudamos mucho que en el rico caudal lexicográfico de nuestro idioma, haya palabras con mayor fuerza expresiva, para explicar la inquietud y el miedo insuperables que estas dos: refugio y refugiado. De ahí que entendamos en todo su significado, una noticia de Londres, difundida ayer por la U.P., según la cual un Mariscal de Italia, Grazziani, se refugió en el Quirinal –el Palacio de los Reyes-, para librarse de una detención segura, como algunos altos militares que están en la cárcel, con varios otros miles de italianos, en desacuerdo con el Duce.

¡Mucho “cambean” los tiempos! –diría sentenciosamente algún filósofo aldeano-. Los Mariscales de Italia buscando refugio, es cosa muy nueva y muy original. Hasta hace muy poco, eran ellos quienes mandaban al refugio a los demás. Por lo visto, “las tornas se volvieron grupas”, y no se salvan ni los Mariscales. Reconozcamos que el Quirinal es, por ahora, un refugio seguro. ¡Cómo que es un Palacio Real, construido con mármol y granito, y, además con una especie de fuero especial, aún respetado! Pero, al paso que marchan las cosas, con los progresos de la aviación, es posible que dentro de poco, no sea apta, como refugio, ni siguiera la regia mansión de los Saboya.

Mientras tanto, las gentes se preguntan: ¿Qué pasa en Italia? Nada por lo de ahora. Apenas, apenas unos Mariscales detenidos y otros refugiados en el Palacio Real. Eso es lo de hoy. Sobre lo que ocurra mañana o pasado, nadie puede decir nada. A lo mejor, se extiende por todo el país, la orden perentoria y terrible: ¡Al refugio!- E irán los que puedan; los otros, aguantarán sin refugiarse lo que venga, que, por las trazas, no parece ser cosa buena.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 30 de novembro de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial (Italia) - Publicado o 30-11-2010 01:46
# Ligazón permanente a este artigo
ANTONIO DE LEZAMA Y GONZÁLEZ DEL CAMPILLO

Articulo adicado ao periodista republicano español, Antonio de Lezama, que entre a suas múltiples e diversas actividades foi corresponsal de guerra en África e que tras a guerra de 1936 -cando a caída de Madrid- se refuxia na embaixada de Chile acadando máis tarde o exilio a dito pais onde rexentaba unha libreria, aparte de colaborar tamén no xornal La Hora como RSP...


29 de noviembre de 1943

ANTONIO DE LEZAMA, LIBRERO


Por Ramón Suárez Picallo

En la calle Miraflores, a poco de pasar Merced hacia Monjitas, en la acera de la Derecha, yendo para el Mapocho, verá el transeúnte la placa: “Antonio de Lezama, librero”. Una cabellera alba y rizada, unos ojos nórdicos, una figura esquía , todo oculto tras una cachimba de contramaestre de quechemarín vasco. Es un caballero español, de las letras y de las armas; de las hidalguías añejas y de las inquietudes nuevas, que se metió a librero. Es un pedazo de la España peregrina y andariega, con penacho de aventura y gracia de patriarca.

Lector: si pasas por allí, no te tiente el diablo a enamorarte de alguno de los libros de Antonio de Lezama. Te lo venderá, porque vive de eso; pero le darás un terrible disgusto, quitándolo de sus amados anaqueles. Pero de todos modos, pasa por allí. ¿Qué le compras? Muy bien. ¿Qué no le compras? Mejor. Verás lo que es un hombre, fugado de dentro de un libro, y vuelto a meterse otra vez entre libros. Te lo presentamos:


FILIACIÓN

Antonio de Lezama y González del Campillo, nacido en Vasconia y apasionadamente vasco y precisamente por eso fervorosamente español. El padre revolucionario y figura insigne de la anterior República; sabio, gran escritor, magnífico periodista y caballero insuperable; el abuelo, don Juan de Dios de Lezama, muere como un héroe del Romancero atacando con trece milicianos liberales un ejército carlista a las orillas del Ebro, en Haro. Por parte de madre de origen asturiano con afincamiento en México; desciende del famoso don José del Campillo y Costo, a quien se llamaba el sabio Ministro del buen Rey Fernando VI. El abuelo, guardia de Corps y coronel carlista. ¡Buena mescolanza!

Una y otra familia compiten en aristocracia y vanidad, pero abuelo, padre y nieto, desprecian títulos y convenientes y se van al lado del pueblo.

El que hoy pone orgullosamente “Antonio de Lezama”, librero, en una muestra que le parece más noble blasón que el de pariente mayor de Vizcaya, estudia leyes y filosofía y letras y cuando su padre muere le sucede en su puesto de redactor de “El Liberal”, en la época gloriosa de los Fernanflor, los Gómez Carrillo, los Zozaya, los Vicente, los Cortón, los Nogales y cuanto hubo de más preciado en el periodismo español.

Con el periodismo alterna la política y el teatro y la literatura, y su vida por la vehemencia y lo azarosa, es un folletín. Desde los 14 años interviene personalmente en todo movimiento revolucionario y eso le vale una constante persecución y encarcelamientos, que alcanzan más de tres años, esos que suelen terminar a palos o tipos, discusiones y polémicas y que abundan en puñetazos y muchísimas de los cuales acaban en desafíos de los cuales cuenta con crecidísimo número, pero a los cuales jamás fue como provocador.


EN LA GUERRA

Enamorado de África y de sus problemas realiza infinidad de viajes y recorre aquel Continente desde Trípoli hasta Dakar, y conoce, perfectamente, todo Marruecos. Como corresponsal de guerra asiste a todas las campañas desde 1909 hasta la de 1926, y allí es herido, porque no gusta ir agregado a los cuarteles generales, sino con las fuerzas más intensamente combatientes. Regulares, Legión Extranjera, Jarkas o los mejores regimientos algunas de cuyas unidades le nombran soldado honorario y aún cabo, como el Regimiento de Navarra. Sus crónicas son ejemplo de sinceridad a prueba de sacrificios y enemigas, pues no vacila en acusar de cobardes y traidores, a algunos generales. También en aquellas tierras africanas tiene encuentros personales que zanja con oficiales españoles y franceses. Su afición y conocimiento de los problemas marroquíes, le llevan a la vicepresidencia de la Junta de Estudios Islámicos que preside Gonzalo de Reparaz y tiene su sede en el Ateneo de Madrid. También visita los frentes franceses e italianos en la pasada gran guerra europea.

En “El Liberal” hace campaña aliadófila de extraordinaria violencia, y desenmascara y desmonta el aparato de espionaje alemán, que funcionaba en Madrid. Ni duelos, ni atentados personales, ni procesamientos, le hacen claudicar.

Funda con sus compañeros de redacción, administración y obreros de la imprenta, y con motivo de una huelga, “La Libertad”, de la que es subdirector, pues por disciplina política y para no perder independencia política, no quiere nunca ser director, aunque se le brinda el puesto reiteradamente.


EN LA REVOLUCIÓN

La actuación revolucionaria, cada día más acentuada, su fraternal amistad con Fermín Galán, y cuantos con él realizaron la famosa Sanjuanada; la labor de propaganda en toda España, especialmente en Asturias, a donde va varias veces como delegado del Comité Revolucionario Nacional; la fundación del Partido Radical Socialista, nacido en el Cárcel de Madrid, donde se hallaba con Marcelino Domingo, Alvaro de Albornoz y otras insignes figuras del republicanísimo español; la fusión de este partido, ya en plena República, de cuya Junta Municipa de Madrid fue presidente al estallar la sublevación militar; y todo el proceso hasta el 14 de abril de 1931, son páginas en las que Lezama colabora con apasionamiento que no mancilla el interés, porque ni pide ni quiere nada, antes bien, da cuanto tiene, que no era poco.


AVIADOR

Su afición a la aeronáutica le lleva a hacerse piloto de globo libre, y a realizar infinidad de vuelos en avión que, homologados, arrojan más de 400 horas de vuelo. Construye un aeroplano ideado por un ingeniero amigo suyo; polemiza con las más sobresalientes figuras profesionales acerca de los más pesados y los más ligeros, que el aire y su odio a los dirigibles se traduce en cuatro o cinco duelos. Es propietario y director de la primera revista de aeronáutica española “Alas”, y con el piloto Ernesto Navarro, bate el primer record de distancia de España, hazaña que hoy les hace sonreír a los dos.


CONTRA LA TRAICIÓN

Cuando los militares se sublevan, Lezama arma el Partido de Izquierda Republicana de Madrid, toma Carabanchel y el Campamento con el Coronel Mangada; organiza los batallones “Ambiente”, Escuadrones de Caballería, Brigadas, etc. Desde el primer día actúa como uno de los cinco primeros delegados políticos representando a todos los partidos republicanos, que fueron la base y origen del Comisariado, encargados de la organización de las milicias y ejército republicano. Comisionado por Gobierno de Giral, su fraternal amigo, de una delicada misión en Cartagena, marcha allí en viaje rapidísimo y al regresar vuelos el auto y sufre la fractura completa y doble de la cadera. Es hospitalizado, pero a los 18 días, y apoyado en dos bastones, se reintegra a su puesto de Comisario de batallón de la XII Brigada Internacional. Al poco tiempo Lezama, a quien el Ministro de la Guerra, Coronel Hernández Saravia ha colocado la estrella de Comandante arrancada de su propio uniforme, es nombrado Comisario de Guerra de la VI División. Este escritor, rabiosamente antimilitarista, ante la República en peligro, todo lo deja y viste un uniforme que no abandona mientras hay guerra en España, y en su cargo de Comisario de División asimilado a Coronel, pero con funciones aún superiores, no se separa un solo momento de sus soldados y atiende a la defensa de Madrid, a excepción de un mes en que fue con la División a operar en Guadalajara, donde es herido, y otros tantos días en que la unidad es destinada a difíciles operaciones en Castellón, donde matan al jefe militar, el heroico Teniente Coronel Melero; y Lezama tiene que asumir su puesto hasta que la División es disuelta para engrosar otros cuerpos militares. Entonces, es nombrado Director de la Escuela Superior de Comisarios de Guerra, en Madrid, de donde Lezama no quiere salir, ni para ocupar una Embajada, para él extraordinariamente grata. Sólo en una ocasión, al ser destruida Guérnica, le pide al General Miaja que le destine a Euzkadi: pero el General le contesta: “Defendiendo Madrid defiende Ud. su propia patria vasca”. Lezama, convencido, se cuadra ante el General y se reintegra a su puesto de combate.

BAJO LA PROTECCIÓN DE CHILE

En marzo de 1938, al caer Madrid, y cuando recibe la orden precisa de marchar a Valencia, ante la imposibilidad material de escapar, y en condiciones realmente novelescas, logra refugiarse en la Embajada de Chile, donde permanece año y medio, con las naturales angustias de cuatro asaltos frustrados gracias a la enérgica hidalguía de los diplomáticos chilenos y brasileños; y, al fin, consiguen salir los últimos cinco refugiados, de los 17 a quienes protegió Chile, y viene a Santiago.

Aquí, con Margarita Xirgú, Edmundo Barbero y Santiago Ontañon, camaradas estos dos de aventuras y exilio, con Pablo de la Fuente, trabaja en la Escuela de Arte Teatral que funda la insigne trágica, y da a un grupo de chilenas y chilenos, la clase de historia, teoría y arte del Teatro. La empresa artísticamente es un éxito glorioso, pero económicamente resulta catastrófica.

Luego, como no quiere perder el penacho que lució toda su vida, pone una tienda que tiene una muestra que es como un pabellón, en que los colores por él defendidos, toda la vida, rezan: ANTONIO DE LEZAMA, LIBRERO; aguarda, pacientemente, cachimba en boca, con gafas en vez del impertinente monóculo que llevó toda la vida; aguarda a que entren compradores y ve tristemente que toman los libros y a veces se los llevan, cosas que desea, pero que le apena a quien fue siempre un entusiasta bibliófilo y tuvo una de las mejores bibliotecas particulares de Madrid, en una preciosa finca que hacían aún más adorable una esposa y unos niños que allá le añoran, y a él le aprietan aquí el corazón con su recuerdo.

Este es Antonio de Lezama, el librero, el que ha vivido y espera continuar una vida pletórica de emociones, peligros e ideales; el esclavo de la República; el español más chileno de cuantos aquí viven, el que se ríe de los años y a quien no le tiemblan las manos cuando esgrimen la pluma o el arma. Este es el que en España llamaban “El Caballero Lezama”, y, aquí, nadie podrá desmentirlo

-Antonio de Lezama, librero ¡te saludamos!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 29 de novembro de... 1943)
Breve biografía de Antonio Lezama
Outras actividades de Antonio Lezama en Chile
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 29-11-2010 01:37
# Ligazón permanente a este artigo
TOLÓN, EN 1942

O 27 de novembro de 1942, os franceses afunden os seus propios barcos en Tolón, ante a ocupación alemana e por mor de que caeran nas mas de Hitler. RSP faise eco desde heroico xesto -aínda que tardío- e ao que lle segue outro artigo ao respecto e que incluimos de seguido.


28 de noviembre de 1942

HEROÍSMO TARDÍO


Por Ramón Suárez Picallo

Entre explosiones terroríficas, enormes incendios y enconados combates el heroísmo francés, especialmente el de sus marinos, tuvo ayer un luminoso destello en el viejo puerto de Tolón. Hitler, pasando por encima de una reciente y formal promesa, ordenó a sus ejércitos la ocupación del puerto y, muy especialmente de los buques de guerra allí anclados, que constituían una parte muy importante de la tan llevada y traída flota francesa. Los marinos franceses resistieron y, con sus comandantes al frente, hundieron o volaron sus naves y con las naves muchos de sus hombres.

Es, sin duda, un hermoso gesto de heroísmo, digno de los marinos de Francia. Pero es un gesto tardío y poco práctico. Más nos hubiera alegrado que los buques hundidos o volados en Tolón, hubieran salido, desplegados en línea de combate, se hubieran dirigido al África y se hubieren sumado allí, a los que luchen por reconquistar la libertad y la independencia de Francia. Los alemanes reflotarán los buques hundidos y aprovecharán el hierro de los volados y siempre saldrán ganando algo.

No tanto para los marinos –que al fin y al cabo quedan reivindicados con su gesto de ayer– como para quienes les impartían órdenes y ejercían mando sobre ellos, se desprende una terrible responsabilidad por el suceso, que significa una ctástrofe para Francia. Nació esa responsabilidad en el Armisticio de Compiegne, y culminó cuando el Tercer Reich ocupó toda la zona llamada libre.

¿Qué hacen y qué siguen haciendo en su tierra y en su costa, pertrechos bélicos puestos al alcance de la codicia y de las manos de los invasores?

Y se desprende, también, una enseñanza, muy aprovechable: ¿Hay alguien en el mundo que pueda creer en “seguridades” dadas por quienes habían asegurado respetar a Tolón? El Führer mismo da la respuesta en la carta que le dirige al desdichado Mariscal Petaki, tratando de explicar su acto “!Yo estoy obligado –dice– a llevar adelante esta guerra hasta el final!” Eso es todo y de ahí no pasan las “seguridades”.

Y, por último, una situación nueva, de hecho: El Tercer Reich está en guerra con Francia. No con ésta ni con aquélla. Con toda Francia. Lo de Tolón es definitivo. Los timoratos, los indefinidos los vacilantes no caben. O con Francia o con quienes le hacen la guerra, declarada o sin declarar. La definición, obligada, puede compensar en parte el gran sacrificio de ayer. Todo lo cual no priva de que el gesto –heroico y todo- haya sido tardío y escasamente útil a la causa de Francia.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 28 de novembro de...1942)

------------------------------------------------------

29 de noviembre de 1942

RESPONSO PARA LOS MARINOS DE TOLÓN


Por Ramón Suárez Picallo

“Más quiero honra sin barcos,
que barcos sin honra”

(MÉNDEZ NÚÑEZ)


En medio de un silencio angustioso y solemne, los marinos franceses, sobre cuyas naves flamea el tricolor con la Cruz de Lorena, se reunieron en cubierta y dedicaron un minuto de recuerdo conmovido a sus camaradas muertos en Tolón.

Fue un responso, sin eco y sin palabras, que recogieron los vientos y las olas, para tansmitirlo a lo marinos de todos los mares del mundo, vivos y muertos, desde Salamina a Jutlandia, pasando por Lepanto y Trafalgar. Fue una sinfonía de almas acongojadas, estremecidas al conjuro de un nombre: ¡Francia! Fue la visión del comandante en el puente, erguido como un palo trinquete, hundiéndose de pie; del grumete y del marinero raso, yéndose al fondo del mar, dejando, como recuerdo, flotando en las aguas de Tolón, el “pompón” rojo, sobre su gorra azul.

Mater Anfitrite: Diosa, reina y señora de las profundidades mediterráneas, mujer de Neptuno y madre de Tritón, acógelos en tu Reino legendario de cristales líquidos; bríndales la gracia de tu diestra y ofréceles tu carroza de nácares, para que paseen su gloria, entre tus nereidas y tus tritones, a lo largo y a lo ancho de tus dominios.

Te lo pedimos, reina y señora, cuántos amamos el mar, y hemos aprendido que un marino es siempre un caballero; y un héroe o un mártir, cuando se lo ordenan la Patria, el Deber y el Honor; o cuando prefieran “honra sin barcos, antes que barcos sin honra”.

Y a esa noble estirpe, pertenecen los de Tolón, por quiénes está flameando, cargada de luto y de gloria, la enseña tricolor con la roja Cruz de Lorena de dobles brazos abiertos, sobre el dolor y la esperanza de Francia.


UNA CARTA DE LARGOS ALCANCES

Los tiene, en verdad, la muy extensa que dirige el Fuehrer-Canciller del Tercer Reich, Adolfo Hitler, al Mariscal de Francia, Felipe Petain, a pretexto de explicar el memorable acto de Tolón. Es un documento que debe leerse varias veces, por lo que dice, y por lo que quiere decir. Es una carta para la historia, en relación con uno de sus próximos capítulos: aquel que discierna las responsabilidades de esta terrible guerra.

Lo hecho por Hitler en Tolón, no difiere en escencia de lo de Bélgica, de Holanda, de Dinamarca y de Noruega; aguello fue explicado en unas breves líneas de Cancillería, o en frase a parte de algún discurso, mientras que, para explicar lo de hoy, escribe el Fuehrer una carta de extensión y contenido, absolutamente desusados en su estilo epistolar sabiendo, como lo sabía su autor, que sería leída en el mundo entero.

Y por las pocas líneas dedicadas a Tolón, y a su ocupación militar, hallará el lector muchísimas más, referentes a la guerra en sí, a sus orígenes y causas, con la consabida inculpación a lo judíos y soviético-anglosajones, de ser quienes la provocaron. Dejemos de lado el averiguar quienes bombardearon a España e invadieron Austria, Checoslovaquia y Polonia. En su día se sabrá si fueron los “judeo-anglosajones” o si fueron otros.

Mientras tanto, la carta de Hitler a Petain más parece el alegato de quien comparece ante un Tribunal juzgador, por lo que se hizo, que el documento justificante de un acto presente o futuro. Por imperativo consciente, o por desliz de lo que está por debajo de la conciencia, su autor ha escrito un documento histórico, que tiene todas las trazas de querer ser una pieza de descargo, para ser presentada a un Tribunal extraordinario, con facultades para definir delitos y aplicar las penas correspondientes.

Recuérdese que uno de los peldaños que usó Hitler para subir al Poder, fue el ataque sistemático al Tratado de Versalles, sobre la base de que Alemania no había sido responsable de la guerra de 1914-1918.

(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 29 de novembro de... 1942)
O afundimento da flota en Tolón
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial (Francia) - Publicado o 28-11-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
JACOBO Mª STUART, DUQUE DE ALBA
Cando RSP escribe este artigo sobre Jacobo Mª Stuart, o XVII Duque de Alba (e pai de Cayetana, a actual Duquesa de Alba) estaba de embaixador do reximen franquista en Londres. Pero xa Suárez Picallo deixaba entrever que este incondicional monárquico non ia durar moito tempo ás órdenes do dictador (de feito cando D. Juan de Borbón publica o manifesto de Lausana pedíndolle a Franco a instauración dunha monarquía constitucional en 1945 o Duque de Alba renunciou como tal embaixador en Londres...)
Engadimos un segundo artigo publicado o 30 de xaneiro de 1947 sobre o mesmo personaxe.



27 noviembre de 1942

ENTRE INGLESES ANDA EL JUEGO


Por Ramón Suárez Picallo

Don Jacobo María Stuart, Fitz James y Porto-Carrero, Duque de Alba y de Berwik, Conde de Lemos, de Andrade y de Altamira y otros treinta títulos más de la nobleza, todos equivalentes a grandes de España, es el Embajador del Gobierno peninsular, en la corte de Su Majestad Británica.

Descendiente directo de los Stuardo, por un lado, y de la más alta y rancia nobleza española, por el otro, el Duque de Alba, es de exquisita cultura, amigo de artistas e intelectuales, con ciertos pujos de liberalismo siempre que ellos no afecten a sus blasones, ni a la institución monárquica de la que es incondicional devoto. Cuando discute con españoles se declara británico y escocés de real estirpe, y cuando habla con ingleses, recuerda con orgullo, su prócer abolengo hispánico.

Su magnífica residencia madrileña –el famoso Palacio de Liria- es uno de los más ricos Museos de Arte de España; durante la Guerra Civil, lo custodiaron milicianos republicanos, con Máuser y bayoneta calada, a las órdenes del Patronato del Tesoro Artístico, y allí no se perdió ni un alfiler. Mientras tanto, el Duque, su dueño, actuaba en Londres como representante oficioso de los insurrectos y, con sus gestiones, causó al Gobierno republicano, muchas dificultades y dolores de cabeza.

Pese a ello, el Duque no es un incondicional del actual estado de cosas de España. Los pistoleros de Falange -con bandera rojinegra, igual a la de la Federación Anarquista Ibérica que alardean de ser nacional-sindicalistas- no cuentan, en la estimativa del linajudo aristócrata, con ninguna simpatía. Él sigue siendo un monárquico a machaca martillo, e hizo lo que hizo y hace lo que hace con la sola mira de ver restaurada la monarquía en España. Y para el logro de ese propósito, está en Londres él, y ocupa la Chancillería de Madrid, el general, Conde de Jordana, su amigo personal y político. Para eso y para asegurarle a Gran Bretaña que él, y lo que él representa en España –la nobleza, el Alto Ciero y la gran burguesía– no comparten la simpatía pro Eje de la Falange Española, al servicio incondicional de Berlín y de Roma.

Y como eso aún cuenta algo en España, los de QDowning Street escuchan encantados, las disquisiciones del de Alba y Berwick sobre la neutralidad amistosa de su país.

Para hablar de todo eso y no para comer y beber, el Duque de Alba tendió ayer mesa y manteles en honor de Winston Churchill, el descendiente de otro Duque de famosa historia: el de Malborough, título concedido a otros Winston Churchill, por un antecesor del anfitrión.

El juego anda pues, entre ingleses. Un buen juego diplomático si no hubiese de por medio una ligera dificultad. Ésta: en la frontera española, a lo largo de toda la estribación pirenaica, están los ejércitos de Hitler, con los catalejos puestos en Gibraltar y en el Marruecos Español. Y por el lado de adentro de esa frontera está un pueblo que supo dar guerrilleros “empecinados” y capaces de poner en fuga y derrotados a los Mariscales de Napoleón.

A ese pueblo, el Duque de Alba, sólo le recuerda un famoso cuadro de Goya que se llama “La Maja desnuda”, y al otro, el de Malborough, le recuerda una canción de niños que empieza: “Mambrú se fue a la guerra y no sé cuándo vendrá”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 27 de novembro de... 1942)


--------------------------------------------------

30 de enero de 1947

enter>(SIN TÍTULO)


Por Ramón Suárez Picallo

Don Jacobo María Estuardo Fitz James y Porto Carrero, Duque de Alba y Berwick, Conde de Lemos, de Andrade, de Altamira y de Benavente, y otros treinta o cuarenta títulos más de la llamada grandeza española, ha sido uno de los más eficientes servidores del actual régimen español.

Su alcurnia, paralela a la del Rey, por ser él mismo descendiente de reyes -los Estuardo de Escocia y de Inglaterra- su gran cultura y sus estrechas vinculaciones con la corte inglesa, además de su inmensa fortuna, fueron para los sublevados españoles de 1936, un maravilloso y utilísimo hallazgo. El Duque de Alba, don Juan March y don Francisco Cambó, fueron la garantía económica de la aventura insurreccional, dándose el caso de que por sus gestiones, la peseta franquista, sin un solo gramo de oro de respaldo, se cotizase más alta en la bolsa de Londres que la peseta republicana, garantizada por una cobertura de oro del 45 por ciento sobre la circulación fiduciaria.

En el orden político y diplomático, el Duque de Alba fue el “factotum” de la amistad inglesa para el régimen franquista; la Casa Real Inglesa y los Gobiernos conservadores de Baldwin, Chamberlain y Churchill, escuchaban a su alteza ducal, como a un oráculo. Don Jacobo María hizo todo eso, y mucho más, convencido de que el régimen nazifascista surgido de las guerra civil, apoyado por Hitler y Mussolini, habría de restaurar en España la monarquía borbónica, representante en don Juan de Borbón Habsburgo Lorena y Batemberg, hijo tercero del último Rey Alfonso XIII.

Mas, hétenos aquí que el Generalísimo aposentado en todos los reales sitios de España: el Palacio de Oriente, Aranjuez, La Granja y el Pardo, además del Pazo de Meirás, se sintió bien, y dijo a todo el que quiso oírle: “Mientras yo viva, no habrá aquí ni rey ni roque ni nada. El rey y el roque soy yo, y “tras de mí el Diluvio”.

Por su parte, don Juan el Presidente, declaró que con Franco y con su gente no va ni a misa, sin duda en venganza por el desprecio que le hiciera el Caudillo, no aceptando el ofrecimiento del Príncipe de ser soldado en sus filas insurrectas y facciosas. Hubo idas y venidas desde Londres a Madrid, de París a Lausana, de Lausana a Lisboa y de Lisboa a otros lugares, para hallar un modo de juntar a Franco con don Juan, a la vista del nuevo cariz de la política internacional, una vez que fueron derrotadas y vencidas las potencias del Eje totalitario, contra todos los deseos y las profecías del Caudillo y de los suyos. En todo anduvo el señor Duque para evitar el irremediable desacuerdo desembocado en un “impasse”.

Pero llegó el momento de romper lanzas ante un dilema: Juan o Francisco, y el de Alba rompió las suyas en contra de Franco y a favor de don Juan. El gesto le costó la renuncia de su cargo de Embajador en Londres, que desempeñara “oficiosamente”, mientras aún el gobierno británico tenía reconocida a la República y, oficialmente, después de ser reconocido el régimen franquista una vez terminada la guerra civil. El Duque se fue a Madrid y empezó a conspirar desde su famoso Palacio de Liria. Habló con líderes republicanos, con monárquicos antifranquistas y con católicos descontentos y con militares desconocidos también. Pero lo hacía todo, asegurando que su Majestad Británica, andaba de por medio, buscando afanosamente la felicidad del pueblo español, para el que deseaba las mayores felicidades en una monarquía constitucional liberalísima y aún socializante. Todo se vino abajo y los que conspiraron con el Duque y con el General Aranda, fueron a dar con sus huesos a la cárcel; el General fue desterrado a Mallorca y el Duque quedó en Madrid haciendo de las suyas.

La última gorda y sonada que hizo, fue ofrecerle un banquete pantagruélico a Sir Víctor Mallet, Embajador británico en Madrid, la víspera de su marcha a Londres, llamado por su Gobierno a raíz del acuerdo de las Naciones Unidas, ordenando retirar a todos los representantes diplomáticos de los Estados miembros acreditados ante el Caudillo.

Y no sólo fue el banquete.

Al día siguiente por la mañana, en el aeródromo de Barajas, de donde salía el Embajador inglés, estaba el Duque de Alba para despedirlo y desearle buen viaje. ¡Se armó la de Dios es Cristo! El “A.B.C.” diario monárquico del Marqués de Luca de Tena, le dedicó las páginas 12 y 13 al acontecimiento. Tuvo que arrancarlas de cuajo por orden de la censura, antes de ser puesto en circulación, so pena de ser sustituido.

Desde entonces hasta hoy, no tuvo un día de paz el famoso aristócrata hispano-inglés. La prensa falangista abrió contra él una furiosa campaña de descrédito. Aranda, Alba, Gil Robles, el demócrata-cristiano Jiménez Fernández, comparten con el Duque las furibundas diatribas falangistas. Y lo peor es que nadie los defiende, ni los franquistas ni los antifranquistas, porque quienes son hoy injuriados, fueron ayer paniaguados y servidores de quienes los injurian ahora.

Hay quien asegura que el Duque de Alba volverá a Inglaterra por imposibilidad de vivir en Madrid. Quizá estudie allí, en los archivos británicos, la vida y milagros de Jacobo I, el rey antepasado suyo que aprobó, por ceñirse una corona, la muerte en el patíbulo de su propia madre María, la desdichada reina de Escocia.

Biografía del XVII Duque de Alba
Comentarios (1) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 27-11-2010 00:40
# Ligazón permanente a este artigo
COLOMBOFILIA

Con motivo de constituirse en Chile unha Federación Colombófila,RSP escribe este artigo, no que seguindo a tradición, os militares están ao frente de tal institución.Hoxe en día,no século XXI, os exércitos están a prescindir de tales servicios para as comunicacións.Sí existen sociedades colombófilas nas que todavía moitas persoas entusiastas e amantes das pombas, as adiestran e preparan -ainda que limitándose a funcións competitivas- e tamén actúan como comenta o autor na ultima parte do seu artigo...


26 de noviembre de 1943

COLOMBOFILIA


Por Ramón Suárez Picallo

En Chile acaba de constituirse una Federación Colombofilia, que agrupara en su seno, a todas las sociedades del país, fundadas y por fundarse, que se dediquen a tan culto, espiritual y bellos menester. La preside el Teniente Coronel de Ejército, don Simetrio San Román Romero, acompañado en el Directorio por otros militares distinguidos, pertenecientes a las diversas armas. Se pidieron altos apoyos y se estudiaron iniciativas, tendientes a dar eficacia a la obra de la Federación. Muy bien hecho, cuanto rehaga a favor de la Colombofilia y vaya nuestro aplauso y nuestros votos a la simpática iniciativa que hasta en el carácter de sus hombres, sigue la trayectoria de todas las instituciones similares del mundo. ¡Los hombres de armas llevar, los defensores de la Nación, son en todas partes, los mejores amigos de las palomas! Hemos conocido a un general, héroe de su país, bravo, como un león, que lucía orgullosamente entre cien cicatrices y diez condecoraciones, bien ganadas en el campo de batalla, el galardón máximo de la Asociación Internacional de Colombófilos, que colgaba en el pecho en los días de gran Sala.

Pero, también, los civiles somos colombófilos muchísimos. Nosotros conocemos uno, que le recomendamos a la novel sociedad como una verdadera adquisición. Es un mozo rubio, alto, checoeslovaco, grande como un hércules, ciclista, estudiante, con cara de niño. Todos los días de Dios, a la una y media de la tarde, se planta en la esquina de París y Londres, con sendos pedazos de pan y cartuchos de granos, que les echa cariñosamente, a todas las palomas del barrio. Se queda allí un buen rato hasta estar rodeado de sus alados amigos y termina teniendo una paloma en cada mano comiendo afanosamente granos y migas de pan.

He aquí un aspecto de la colombofilia popular, que estimulan y fomentan y premian las asociaciones del ramo y los municipios de algunas grandes ciudades, famosas por su cultura. Lo hará también la Federación Chilena, cuando pueda hacerlo. Mientras tanto, nuestros mejores votos por su éxito.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile el día 26 de novembro de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 26-11-2010 01:19
# Ligazón permanente a este artigo
O SANTO SEPULCRO, EN LAPAS NO ANO 1949

O Santuario máis venerado da cristiandade atópase en Xerusalén,arrodeado por mercados, negocios de recordos e minaretes, invita aos que o visitan a meditar acerca do Misterio da Redención que ocurriu neste lugar. RSP -en 1949- comenta a preocupación en todo o mundo cristián ante a nova dun incendio no lugar e presenta ao lector a historia citado Santuario...


25 de noviembre de 1949

EL SANTO SEPULCRO ESTÁ EN LLAMAS


Por Ramón Suarez Picallo

Cuando escribimos estas líneas, está en llamas, desde hace 24 horas, el más venerable Santuario de toda la Cristianidad, el Templo del Santo Sepulcro, situado en una de las alturas -700 metros– de la ciudad de Jerusalén, donde se supone que era el Monte Calvario, y donde Jesús el Ungido pronunció, desde lo alto de la Cruz, sus siete últimas palabras. Y allí mismo, en una breve ladera, se ubica la leyenda del Sepulcro, donde nació el Ministerio de la Resurrección del Maestro a la vida perdurable, a las tres jornadas de su muerte física.

No se conoce el origen del siniestro, ni sus verdaderas proyecciones, pero lo cierto es que todo el mundo cristiano sigue a estas horas con profunda emoción las noticias a su respecto. Desde ya, se informa que la gran cúpula, bajo la cual estuvo la tumba del Redentor, cayó desplomada, y se anuncia también que, frente a la catástrofe, los árabes, los judíos y los cristianos de todas las iglesias han unido sus fuerzas para salvar a la gran Reliquia por todos considerada como Lugar Sagrado.


NOTICIA

En templo del Santo Sepulcro de Jerusalén fue construido en la primera mitad del siglo IV –320 al 335– por decisión de Constantino el Grande, el Emperador Romano que, inspirado en la idea paulina de hacer del Cristianismo doctrina universal del Imperio, la aprobó y adoptó para todos sus súbditos. La ubicación del templo –uno de los primeros oficiales y públicos de toda la Cristiandad– fue fijada en el lugar, donde, según las crónicas más autorizadas de la época, había culminado la Vida del Cristo, al final de la empinada Calle de la Amargura, en la Cumbre, donde a la hora nona del viernes se cumplió la sentencia de los jueces deicidas, con el visto bueno del Procurador Poncio Pilatos. En sus orígenes, el lugar abarcaba el sitio de la muerte y el del Sepulero del Redentor, después de haber sido desclavado y descendido del leño de suplicio por José de Arimatea y por Nicodemo.

Poco duró la construcción piadosa del primer Emperador Cristiano. En el 614 fue destruida por Cósroes II y reedificada por el Monje Modesto, más tarde Patriarca católico de Jerusalén. En 1010 la arrasó Hakén, Sultán del Egipto, no dejando de ella piedra sobre piedra.


LAS CRUZADAS

Como es sabido de todos, las Cruzadas fueron expediciones cristianas europeas organizadas con la finalidad religiosa de rescatar del dominio de los infieles musulmanes y otomanos los Santos Lugares de Jerusalén, y entre ellos el Santo Sepulcro, al que los árabes bautizaron con el nombre de “Keniset–El Guiamet” (Iglesia de la Resurrección).

Alfredo de Bouillon mandó reconstruir el Templo, reuniendo sus diversas partes en una sola, formada por una rotonda y tres capillas, según planos de un grupo de arquitectos griegos. Pese a la violencia de la guerra entre árabes y cristianos, la vieja Iglesia fue respetada durante varios siglos, hasta que volvió a ser destruida en 1811, también por un incendio de origen misterioso. Su reconstrucción posterior –siguiendo la vieja tradición de lugar y de estilo– se hizo a costa de varias potencias cristianas europeas, con la cooperación de Turquía.


EN NUESTROS DÍAS

Y fue así, a través de una historia muy accidentada, que llegó a nuestros días el famoso Templo, evocador de la inmortal leyenda. Sus características son: una gran cúpula que cubre el supuesto sepulcro de Jesús, sobre el cual se levanta un altar de mármoles purísimos, de dos metros y veinticinco centímetros de largo por 0.75m. de ancho. Está después la capilla del Monte Calvario, con representaciones artísticas primorosas sobre todos los temas de la Pasión. Luego una ancha piedra lisa y llana, rodeada de verjas, a la cual -como escenario– se le atribuyen extraordinarios prodigios. Sobre ella el Ángel anunció a María la Resurrección del Hijo. Y en su rededor celebraron los Apóstoles su última reunión, antes de diseminarse por el mundo en cumplimiento del Mandato del Maestro, para anunciar, “urbi et orbi”, la Buena Nueva redentora a todas las criaturas.

Los diversos claustros, altares y recintos están rodeados de maravillosos arcos, con lámparas que los alumbran perennemente, con la perennidad, solemne y luminosa, del espíritu que no muere.


UNIVERSALIDAD

Millares de personas de todos los credos, razas, naciones y latitudes visitan los Santos Lugares de Jerusalén. Ante ellas desaparece el turista frívolo, dado a lo pintoresco, con Kodak y ropas exóticas, para caer de hinojos el hombre religioso al conjuro del recuerdo de la evocación de uno de los dramas más conmovedores de todo el Género Humano. El Hombre que, siendo Dios, quiso ser Hombre a secas, para enseñar el camino de todas las redenciones, el gran camino del amor a todos, que conduce, por las vías del dolor y de la amargura, a la perfección suprema, hasta identificarse con el Creador, formando parte de su Todo Absoluto. Y no es del caso señalar aquí cómo la emoción universal que provocaron aquellos Sitios, tuvo concentración positiva en organismos famosos por su historia: La Orden del Santo Sepulcro, instituida por Godofredo de Bouillón; los Caballeros cristianos encargados de cuidar el Templo, y la Orden de San Juan de Malta, explican la universalidad espiritual, irradiada de allí para el resto del mundo. Como la explica, también, el hecho extraordinario de que árabes y judíos, cristianos ortodoxos y católicos romanos, protestantes de todas las ramas y budistas de todos los sectores, olvidando sus ásperas disputas, se hayan unido en un común esfuerzo para salvar de las llamas la venerable reliquia, desde cuyo suelo fue lanzada al mundo la inmortal consigna eternamente creadora: “Amaos los unos a los otros...”

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 25 de novembro de ... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 25-11-2010 00:06
# Ligazón permanente a este artigo
BLANCA LUZ BRUM
Blanca Luz Brum (1905-1985) naceu en Uruguai. Artista, periodista, poeta, editora, militante de múltiples causas viviu en varios países de América Latina, donde as singularidades da sua forma de ser chamaron a atención e provocaron a admiración de quenes a frecuentaron.Da sua etapa chilena é este comentario de RSP...


24 de noviembre de 1942

BLANCA LUZ BRUM, HABLA DE CHILE


Por Ramón Suárez Picallo

Blanca Luz Brum, la excepcional intelectual uruguaya, escritora y poeta de primer plano, en las letras y en el pensamiento de América, está en Montevideo hablando de Chile. Bajo el patrocinio del Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social de su país, tiene a su cargo un ciclo de conferencias en la Universidad Cisplatense, la primera de las cuales tuvo este delicioso título: “Estrellas sobre el Desierto de Atacama”.
ºBlanca Luz, es una poeta –no decimos “poetisa” para no hacer confusiones– de pies a cabeza. Catadora y captadora de paisajes físicos espirituales, lleva a Chile en los ojos del cuerpo y en los ojos del alma. El sur, jugoso, verde y húmedo; el norte solemne y místico, y la Costa de suaves azules, de este Chile largo y acogedor, no tienen secretos para la acuciante curiosidad de su espíritu, uruguayo y montevideano, que hizo su aprendizaje de infinito, viendo barcos de cien folios y mil banderas a la sombra del gran cerro.

Pero además de todo eso, Blanca Luz, en Chile es una ordenada ama de casa y una amorosa madre de familia. Y tiene en Chile un gran tesoro de amores y ternuras. Quien cruce puertas adentro, el pórtico de su hogar, se tropezará con una criatura alada como un ensueño, ruidosa y alborotadora, que pone a cada amigo de la casa un nombre un apellido a su gusto y antojo, con un “Don” grandote y pomposo: es su hijita María Eugenia, la dulce “Pepita de Oro”, el gran tesoro chileno de Blanca Luz.

Por ella, y en su nombre, Blanca Luz es, en Chile, una institución revolucionaria en el mejor de los sentidos: hace política. Escribe artículos, echa discursos, dirige revistas y protesta con aire mitinero en plena calle, cuando tropieza con una criatura sin hogar, que pasa sus noches, obscuras, al pie de las estatuas de los Padres de la Patria.

En la gran Universidad montevideana, está resonando el nombre de Chile por la voz de una excepcional mujer de América; su espíritu recorrió el país desde Arica a Magallanes, con fulgor de estrella. Por eso sus conferencias llevan, a modo de nombre de pila, un título peregrino: Estrellas sobre un Desierto.
Artigo sobre Blanca Luz Burm (El País)
Sobre Blanca Luz Brum
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 24-11-2010 00:20
# Ligazón permanente a este artigo
SUPERSTICIÓNS
As supersticións afectan a todos según RSP e nin siquera as persoas de sangre real poden afastarse delas.Aquí comenta uns sucedidos a Felipe de Mountbatten, Duque de Edimburgo esposo da raíña de Inglaterra...


23 de noviembre de 1947

SUPERSTICIONES REALES


Por Ramón Suárez Picallo

Alguien asegura que las supersticiones, referentes a la buena y a la mala suerte en la vida, son propias de las gentes primitivas e incultas. La aseveración no es exacta. Las supersticiones populares y seculares ejercen auténtica influencia en todos los pueblos cultos, y no pueden evadirse de ellas y de su sortilegio, ni siquiera los príncipes de sangre real, que son, además, héroes condecorados que nunca le hicieron concesiones al miedo.

¿Qué no? Ahí está Felipe de Mountbatten, Duque de Edimburgo, flamante esposo de la heredera de la corona Británica rindiéndole tributo a dos supersticiones universales; saludando a un deshollinador con las manos ennegrecidas de ferruxe , lo que lo obligó a retrasarse dos minutos en la hora fijada por el rígido protocolo británico; y después contemplando encantado la presencia de un hermoso gato negro, observándolo todo, con la habitual displicencia gatuna ante las pompas mundanas.

Dicen las crónicas referentes a la impresionante ceremonia, que Su Alteza Real se sintió feliz con la presencia del deshollinador y del micifuz negrísimo. Y aún se sentiría mucho más, si un amigo por sorpresa, le metiese en el bolsillo de su casaca una herradura usada de caballo, el ala izquierda de un murciélago y la patita de un sapo joven del bueno y venturoso augurio de una boda llamada a ser feliz.

El deshollinador es, efectivamente, un delicioso personaje de ver. Eso sería ya el despiporre leyenda en la Europa, donde las casas tienen hogar con altas chimeneas. Suele ser un chiquillo humilde, sin hogar, familia ni can que le ladre, y que entra blanco y limpio por la cambota de la chimenea y sale sucio y renegrido por el tejado, silbando un tema popular. Lo inmortalizó en un hermoso cuento Saturnino Calleja, y aparece en “Los Miserables”, de Víctor Hugo, gravitando sobre la vida entera de Juan Valjean. El héroe de la inmortal creación victorhuguiana, le había robado dos francos a un saboyanito que era deshollinador de oficio. Más tarde, Valjean, fue hombre rico y hombre de bien, y hubiera dado toda su fortuna por poder devolverle los dos francos a su vieja víctima.

Nunca más la encontró, pero daba dinero a manos llenas a todos los deshollinadores saboyanos que encontraba a su paso.

En cuanto al gato negro, son universalmente reconocidas sus grandes virtudes mágicas, y, también sus defectos, especialmente cuando se le da por “hacer fu”, y por arañar a los que le echan de comer. Pero todo se le perdona, incluso el arañazo, porque trae buena suerte; es el antípoda clásico contra el mal agüero de otros bichos, como para loa gitanos andaluces lo que es el lagarto frente a la culebra.

¿Supersticiones? Sí, señor, supersticiones de las que nadie se escapa, porque tienen siglos y siglos de tradición, calentados a la orilla del lar en largas invernías, cantadas y contadas por los viejos abuelos.

¡Dichosos los pueblos que tienen tradiciones -aunque sean supersticiones-, abuelos que las cuenten y nietos que les rinden homenajes!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de novembro de ...1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 23-11-2010 11:11
# Ligazón permanente a este artigo
A CAUSA REPUBLICANA ESPAÑOLA NA O.N.U.
Neste artigo RSP faise eco dos apoios que teñen os republicanos en Hispanoamérica así como das "presións" dos distintos estados e cancillerías ante a ONU para pronunciarse sobre o goberno de Franco...


21 de noviembre de 1946

EL CASO DE ESPAÑA ANTE LAS NACIONES UNIDAS


Por Ramón Suárez Picallo

Tiene mucha razón el dilecto amigo Carlos de Baráibar, cuando afirma que la causa española, republicana y democrática, ha corrido largos tramos en el camino de una favorable solución. Efectivamente, nuestro “caso”, cargado de angustia y rodeado de injusticias, es hoy, pese a todo, el más apasionante tema internacional, especialmente en esta América democrática, hermana nuestra en las ideas, en el espíritu y en la esperanza de un mundo mejor.

Los unos para bien, los otros para menos bien y algunos para mal, todos tienen que hablar del asunto. Lo exigen así los pueblos vigilantes, a los cuales no se puede burlar a estas alturas, so pena de caer en grave descrédito ante la opinión pública española, heroica, magnífica y solitaria, en su lucha inicial contra el nazifascismo que intentó sofocarla y está aún clavada en el corazón de los pueblos democráticos de América, que la tienen por claro espejo, documento y referencia, en el archivo de sus mejores recuerdos.

Y no la sacarán de este lugar, ni las cortinas de humo, ni las declaraciones claudicantes, ni los sofisma diplomáticos, que hablan de “intervención” y de “no intervención”, ni las renuncias voluntarias a la independencia moral y espiritual de naciones estimables, cuyas Cancillerías sirven a Franco, directa o indirectamente; es decir, por acción o por omisión.

Así, Ciro Alegría, el gran novelista peruano, autor de “El Mundo es ancho y ajeno”, en un bellísimo artículo reciente, publicado en esta misma página, sobre la España de Franco y sus propósitos imperiales en América, se encarga de desmentir las declaraciones favorables a la tiranía española, hechas en su propio país. Ciro Alegría es, en su patria, un valor permanente. Una sustantividad viviente en el tiempo y en el espacio; mientras que quienes sirven a Franco, desde su Cancillería, son anécdota intrascendente, extraña y superpuesta encima del pensamiento auténtico de su pueblo.

Profesores, estudiantes, escritores y periodistas y obreros del Ecuador, fieles a su pensamiento en el Poder y fuera del Poder, en la Patria o en el exilio, sirven ahora a los causantes del exilio de un millón de españoles, que los tenían por hermanos, y de cuya fraternidad reniegan, cuando se encuentran en las alturas del mando.

Y Colombia, la patria de Francisco de Paula Santander, está a nuestro lado, representada en los redactores de “El Tiempo” de Bogotá, que no deja pasar ni un solo día sin hablar del drama tremendo del pueblo español, sometido, encadenado y aplastado por un régimen implantado allí por Hitler y por Mussolini; representado también por sus intelectuales, poetas, obreros y políticos, que no tienen nada que ver con los que, transitoriamente, pasan por el gobierno “como el rayo del sol pasa por un cristal, sin romperlo ni mancharlo”. Estos y los de otras partes, caerán en su día, sin bandera limpia que alzar cuando quieran volver a levantarse.

México, Venezuela, Panamá, Guatemala y Bolivia, están a nuestro lado, y por lo tanto al lado de la clara voluntad de sus propios pueblos. Y, últimamente, Chile, este Chile de nuestros amores, que habló del pleito español con justicia y con justeza, por boca de quienes saben y pueden hablar en nombre de su ciudadanía, viva y ejemplar entre todas las democracias de la América que habla castellano.

Está, pues, colocada en España esta actualidad de Hispanoamérica. Es natural que sea así, porque el llamado “caso español” ante las Naciones Unidas, es la piedra de toque para saber quienes son independientes, moral y espiritualmente, y quienes siguen siendo, por autovoluntad, colonias de poderes extraños a la órbita de su sedicente soberanía. ¡Y ya se sabe que no hay peor esclavitud, que aquella que forja, por cobardía, sus propias cadenas!

De todos modos, estamos contentos. Se habla de España en todos los tonos, por exigencia imperiosa de su significado en esta hora del mundo; y porque los pueblos americanos, instintivamente inclinados a hacer justicia, exigen explicaciones a sus gobernantes. Unos las dan a derecha y otros a torcidas. ¡Allá cada cual con las suyas, y con la responsabilidad histórica y política, que ellas llevan implícitas!

A nosotros nos basta con saber que se ha levantando la pesada y abrumadora losa de silencio, que ocultaba uno de los más hondos dramas colectivo de los últimos tiempos; un pueblo -el pueblo español- nacido y criado para ser libre, que dio su sangre mejor a la Libertad del mundo, y que sigue siendo víctima de ominosa tiranía, después de una guerra que proclamó, como su objetiva esencial, el imperio de la dignidad y de la libertad de la criatura humana, en cuya guerra, triunfante, fue el primero de los combatientes siendo el último de los beneficiados con el triunfo.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 21 de novembro de... 1946)


Esta páxina que o pasado día 17 cumpliu TRECE MESES de andaina na rede, ten publicadas 405 entradas (das que 361 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 2.830 consultas.
La España de Franco y Argentina en 1946
La ONU y el régimen de Franco
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 22-11-2010 07:18
# Ligazón permanente a este artigo
O FÚTBOL VISTO POR SUÁREZ PICALLO
Novo artigo de RSP agora sobre o fútbol chileno a pesar "de no saber ni jota de técnica futbolística"...


22 de noviembre de 1947

EL CHUNCHO DE LA CATÓLICA


Por Ramón Suárez Picallo

Una hermosa fiesta de luz, de alegría y de gracia juveniles fue, ciertamente, el clásico partido de fútbol disputado entre los conjuntos de las dos grandes Universidades de la República: la Chile y la Católica, donde se luce a plenitud el ingenio inagotable de la estudiantina chilena.

Para quienes no sabemos ni jota de la técnica futbolística; que sólo vemos en estas justas a dos grupos de once muchachos cada uno, emperrados en meter una pelota en el arco contrario con la brava oposición de un arquero, empeñado en que tal cosa no ocurra: que no creemos que el globo terráqueo deje de girar sobre su eje, si la pelota entra en éste o en aquel arco; que estamos seguros de que la próxima guerra no será evitada, cualquiera que sea el número de goles que un equipo le meta al otro, la cuestión se limita a presenciar un espectáculo originalísimo, en el cual, 60 mil personas, generalmente serias, están, mental y espiritualmente, pendientes de la agilidad pedestre de 22 muchachos corriendo todos ellos detrás de una pelota. Por eso no entramos ni salimos en el “score” apuntando en el partido que venimos comentando, absoluta y rotundamente desfavorable para la Universidad Católica; preferimos, en cambio, referirnos a las “tallas” en las que el “Alma Mater” que fundó, hasta hace cinco décadas, Monseñor Casanova, salió muy bien parada en esta aspecto de la bella fiesta deportiva.

La más ingeniosa, y la peor intencionada de todas, fue una que no trascendió al público, por estar “fuera del programa”.

Cuando la Chile le metió a su rival el tercer tanto, un joven “hincha” de la Católica, descompuesto y enfurecido, exclamó: - Aquí hay “chuncho”. ¿Quién es el “chunco” de la Católica?

A lo cual un vecino suyo, de asiento, con deliciosa y aparente ingenuidad, replicó con esta otra pregunta: “¿No andará por ahí Monseñor Salinas?”


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 22 de novembro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Deportes - Publicado o 21-11-2010 10:34
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2] [3]
© by Abertal