A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

JOAQUÍN TURINA
A morte do compositor Joaquín Turina evoca en RSP lembranzas do lonxano 1926,por mor da sua viaxe a Xenebra como representante sindical por Arxentina no congreso da O.I.T. e comenta como nun café xinebrino, escoitando música española coñeceu a obra de Turina... Ahora coa sua desaparición escribe e adica este sentido obituario ao músico andaluz.


22 de enero de 1949

PALABRAS AL VIENTO

JOAQUÍN TURINA


Por Ramón Suárez Picallo

En Madrid, donde residía últimamente, ha fallecido, el día 14 del corriente mes de enero, Joaquín Turina, notable compositor español que con Manuel de Falla –también fallecido hace poco tiempo en la Argentina- representaba lo más entrañable, lo más profundo, lo más universal y lo más valedero de la Música peninsular contemporánea. La noticia, dada en seis líneas, en el rincón menos importante de un gran matutino de Santiago, significa para los amantes de la buena música española, un gran dolor. Porque con Turina desaparece el último cultor de una modalidad estética y musical altamente representativa de un pueblo lírico, que trabaja, reza, blasfema y se divierte cantando.

PERFIL BIOGRÁFICO

Joaquín Turina nació en Sevilla el día 9 de diciembre de 1886. Hijo de un pasable pintor, mostró desde los primeros años una apasionada afición por la música. De su padre heredó la delectación por el color. De ahí que los críticos de su obra musical tuviesen que destacar siempre su índole esencialmente “colorista”, muy propia del hijo de una tierra en que tienen color hasta la luz y la palabra: Andalucía, lirismo, emoción y fantasía plena. Estudió piano en su ciudad natal. A los 18 años “emigró” a Madrid. Allí recibió lecciones de los más famosos maestros de la época. En 1905 se fue a París, viaje entonces obligado para todo artista que se estimase, y que quisiera recrear su espíritu en las corrientes estéticas universales, que tenían por capital abierta a la Ciudad Luz. Ingresó en la “Schola Cantorum”, donde recibió enseñanzas y consejos de Vincent D’Indy, su maestro de composición. Continuando sus estudios pianísticos, frecuentó la amistad de Musorgsky, Debussy, Ravel, Dukas, Florent Schmitt y otras eminencias universales, de quienes recibieron ideas y puntos de vista, pero conservando siempre para él su emoción española. Siguió siendo, como músico, católico, nacionalista, tradicionalista, conservador y romántico de España, con notable influencia de Albéniz. Sabía claramente lo que quería pero tuvo muchas dudas en los caminos por seguir, en lo que a las formas se refiere.

En 1914 volvió a España. En Madrid, aparte de su obra creadora se dedicó a trabajos literarios, siempre relacionados con la música. Quiso ser autor teatral y fracasó; en cambio, publicó en 1917, una “Enciclopedia Abreviada de la Música” con éxito muy estimable. Fue asimismo, crítico musical del diario católico “El Debate”, siendo muy apreciadas y leídas sus críticas en 1927 por los técnicos en la materia.

OBRAS

He aquí, ahora, un guión de sus principales obras, en cuyos títulos variedad de temas y tonos líricos, está resumida y concretada en parte su vida de artista español y andaluz, representativo de un pueblo y de una época:

Orquesta: “La procesión del Rocío”; “Evangelio de Navidad”; “Sinfonía Sevillana”; “Danzas fantásticas”. (Esta última es una de sus obras más universalmente conocidas. Consta de tres partes adaptadas para piano).

Música de Cámara: “Quinteto con piano”, “Cuarteto de cuerdas”, “Suite para violín y piano” y otras composiciones menos conocidas.
Piano: “Suite Sevilla”, “Mujeres españolas”, “Jardines de Andalucía” y “Cuentos de España”.

Teatro: (Comedias Líricas): “Margot”, “La Adúltera Penitente”, “Jardín Oriental” y “Navidad”.

Canciones: “Rimas de Bécquer”, “Tres años” y “Poema en forma de Canción”.

Hemos dicho ya que Turina era un romántico en el sentido, en la forma y en el contenido español. Quizás por eso –y aparte de los motivos del paisanaje, de conocimiento y de amistad que lo unían a Gustavo Adolfo- haya buscado en el poeta sevillano la expresión literaria más pura y más depurada de aquella modalidad literaria; pues es bien sabido que Bécquer, con Rosalía de Castro y Nicomedes Pastor Díaz representaron en España el Romanticismo fino , jugoso y alado, de origen anglosajón, muy distinto ciertamente, de aquel otro transpirenaico, hueco, retumbante y seco, que hablaba mucho para decir muy poco.


EVOCACIÓN Y GRATITUD

Era a fines de junio de 1926, en la bella ciudad de Ginebra, El café “La Regence” estaba de bote en bote. Era -no sabemos si lo es aún hoy- además de un café muy elegante, uno de los más acreditados salones de conciertos de toda Suiza. Hacía 17 años que no veíamos España y teníamos la cabeza abombada con leyes obreras, convenciones internacionales y otras virguerías de la O.I.T. Dos españoles ilustres –muertos los dos- don Francisco Largo Caballero y Javier Bueno, nos invitaron a escuchar un concierto en “La Regence”. El programa estaba encabezado así: “Día de la Música Española”, Obras de Albéniz, De Falla, de Granados y de Turina, interpretados por una magnífica orquesta, sostenida por el “Cantón y República de Ginebra”.

La lejanía en leguas y años de la Patria bienamada, se nos hizo oración, temblor y angustia, en las alas de su música. Su voz, su aire, sus colores y el mensaje sin palabras de su alma misma nos envolvieron en el mágico sortilegio de las ausencias candorosas.

Así conocimos por primera vez, a través de su obra, al ilustre músico español que falleció en Madrid hace unos días. Y por eso quisimos dedicarle estas cordiales palabras de recuerdo y de evocación. La señorita Pilar Mira Campins, joven, bella y cultísima concertista y profesora española que explica en la Escuela de Verano de la Universidad de Chile, la cátedra de “Educación Musical para Educadores”, tiene la mejor parte en la crónica. A su gentileza le debemos todos los datos concretos que en ella se consignan. Que conste así por aquello de que “a cada cual lo suyo” y también como testimonio de gratitud.

Mientras tanto, es cosa de descubrirse reverentemente ante la muerte de un gran músico, de un creador de gracia y de belleza: de un hombre que supo elevar a la jerarquía suprema del arte, el vivir, el cantar y el sufrir de un pueblo; del pueblo que lo vio nacer, y en cuya tierra sagrada, yace en el descanso eterno.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile, o 22 de xaneiro de ... 1949)
Máis sobre J. Turina e a sua obra
Biografía de J. Turina
Outro artigo de RSP sobre J.Turina
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 22-01-2010 00:26
# Ligazón permanente a este artigo
MANUEL MACHADO
Unha vez máis vemos como RSP aproveita calquer acontecemento cultural referido a España para, dende Chile, manifestar a sua opinión. Neste caso acontece o pasamento de Manuel Machado o 19 de xaneiro de 1947 e velaquí a sua breve pero agarimosa reseña...


21 de enero de 1947

MANUEL MACHADO


Por Ramón Suárez Picallo

A los 73 años de edad falleció, anteayer en Madrid, el poeta Manuel Machado. Desaparece con él el último representante de una generación de poetas españoles, casi todos de origen andaluz que en su día, dieron a la lírica hispánica alientos nuevos y brillos extraordinarios.

Junto con su hermano Antonio, fallecido en un campo de concentración de Francia, poco después de terminada la guerra civil, escribió Manuel obras de teatro de alto vuelo. Los dos hermanos Machado fueron, con Juan Ramón Jiménez, precursores y maestros del grupo nuevo que tuvo, a su vez, por maestro a Federico García Lorca.

Aparte de esta colaboración fraternal, cada uno de ellos escribió su propia obra individual, absolutamente caracterizada. Se ha discutido mucho sobre cual de los dos hermanos era mejor poeta. En los últimos tiempos, la guerra civil española los separó: Antonio sirvió a la República y por servirla murió en el exilio; mientras Manuel, a quien sorprendieron los sucesos en el territorio sublevado, sirvió al régimen franquista, y la división de opiniones fue definitiva, según el prisma político e ideológico con que se miraba la obra de cada cual.

Pero, política aparte, Manuel Machado fue un gran poeta. “Castilla” es uno de los más bellos y nobles poemas de la lírica española de todos los tiempos, por su ternura, su reciedumbre y su significado. Y quienes nos hemos emocionado muchas veces leyéndolo o escuchándolo, sentimos viva emoción ante la muerte de su autor. Manuel Machado, como Manuel de Falla –dos grandes Manueles andaluces– vivió muchos años en París; hablaba y escribía el francés igual que el castellano, frecuentó allí todas las tertulias literarias de su tiempo y fue amigo de todos los poetas y escritores que tenían por Meca la Ciudad Luz.

Este contacto con el mundo literario europeo, lejos de aminorarlo, acrecentó el españolismo de fondo y de forma del poeta andaluz, estilizándolo y espiritualizándolo. Porque esa era la tónica de toda su obra, así como la de su hermano Antonio. Una limpia españolidad con raíz en la tierra y en el pueblo. Últimamente no escribía. Ocupaba un sillón en la Academia de la Legua, rodeado de serviles y tontainas, extraños a su espíritu. De ahí que quienes le juzguen hoy como poeta, tienen que hacerlo a través de su obra anterior a la guerra. Cuando escribió “Castilla”, “Las Adelfas”, “La Lola se va a los puertos” y “Julianillo”, solo o en colaboración con su hermano. Cuando él pudo expresar con libertad todo su pensamiento.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 21 de xaneiro de... 1947)
Maís poemas de M. Machado
Biografía de M. Machado e algúns poemas
Poesías, sonetos e obras de teatro de M. Machado
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 21-01-2010 00:34
# Ligazón permanente a este artigo
AZÚCAR
Incluímos no día de hoxe tres artigos sobre o azucre que RSP escribiu na súa estadía en Chile en novembro de 1943 e tamén en xaneiro de 1947 e 1949. Neles destaca a importancia económica do azucre, así como a sua historia.Fai referencia ademais a un conto sobre a carestía do azucre de Castelao.



21 de noviembre de 1943

A Z Ú C A R


Por Ramón Suárez Picallo

Hete aquí que, una vez más, hay pleito, y gordo, en torno al azúcar. Decimos una vez más, porque la historia económica del dulce y endulzador producto, es, en América especialmente, una historia de abuso, de escándalo, de contradicción y de lucro desenfrenado; en ella estuvo siempre metida esa siniestra institución que se llama “Trust”, “Pool”, “Cartel”, combinación o lo que sea, consistente en acaparar en pocas manos el producto a bajo precio, y venderlo, después, a precio alto, eliminando de su tráfico toda competencia lícita y beneficiosa para el consumidor.

Pero antes de eso, tiene el azúcar otra historia más terrible aún: el cañaveral y el ingenio, vastos campos de esclavitud, de fiebre, de hambre y de muerte, a costa de la carne esclava o semiesclava del indígena y del mestizo de América, Santo Domingo, Cuba, Puerto Rico, el Perú y Tucumán, en la Argentina, fueron escenario del estupendo drama, tema de escritores y poetas, preocupación de legisladores, angustia de humanistas y sociólogos.

“Over” novela azucarera del joven escritor dominicano Ramón Marrero Aristy –antiguo “bodeguero” de ingenio– es un cuadro estremeciente , sólo comparable a “O Inferno Verde”, de autor brasileño en que se narra el espanto del drama de los “caucheros” de las zonas amazónicas.

Pues bien; de la base de ese hondo drama humano, se levantó el “Trust” Azucarero, con ramificaciones universales, que arrancan del cañaveral mismo, y obliga a los mercados consumidores para hacer inaccesible a las masas populares y medias, el rico producto. Y si, en la Argentina, hubo que dictar una ley –la ley Justo, el viejo líder socialista– contra tales instituciones, que llegaron a quemar la caña en pie, y el producto en gigantescas pilas, para mantener los precios altos.

En Cuba, hubo, desde dictaduras y revoluciones políticas, hasta graves problemas diplomáticos en torno al azúcar; y, en Santo Domingo, al comenzar la guerra actual y ser dificultada la exportación a Gran Bretaña, se estuvo al borde de una catástrofe económica, porque no había a quien vender la gigantesca producción azucarera, base de la economía de la República Dominicana.

Ahora mismo, en los principales países productores ya citados, hay un problema no resuelto de superproducción; mientras en los mercados vecinos, es inaccesible por sus precios prohibitivos, para la economía popular y media. El tremendo contraste que señala el cuento del carbonero: “El padre minero y el hijo tiritan de frío en su hogar. El niño pregunta:

-Papá, ¿por qué tenemos tanto frío?

-Hijo –contesta el padre– porque hay demasiado carbón en la bocamina.”

La trágica contradicción de un sistema económico, que permite que la gente muera de hambre frente a un mar de jocundos trigales de pan. ¡Buen tema, capitalísimo tema, para la post-guerra, si es que, realmente, el de entonces, ha de ser un mundo nuevo!

Mientras tanto, ahí están los que encarecen el azúcar queriendo encarecerlo más, haciendo de él, la golosina legendaria del sueño inalcanzable de los niños pobres para ganar unos millones más que suman a los muchos que ya ganan ahora.

¡Ya veremos si lo logran!


“EL REY, COMERÁ AZÚCAR”

Castelao, gran caricaturista y escritor gallego publicó una vez –también con motivo de la carestía del azúcar– un “cuento ilustrado”, del que damos un resumen:

“Tres niños aldeanos, reunidos a la orilla de un río, escuchan maravillados, la narración que hace el mayor de ellos sobre lo que vio en un reciente viaje que hizo a la ciudad.

“El más pequeño pregunta al narrador: ¿Oye? ¿Qué cosas comen los ricos en la ciudad? El “viajero” hace entonces, un relato de las “cosas de comer” que él ha visto en las vidrieras de los restaurantes de lujo y en la cocina de la casa rica a la que su padre iba a pagar tributo y renta de sus tierras.

Agregó a lo que vio, todo cuanto de fabuloso le vino a la imaginación en materia de platos, y dejó con su relato, asombrados y atónitos a sus oyentes, relamiéndose de gusto y con la boca hecha agua.

A poco de terminar el narrador, el otro chiquillo pregunta, a su vez “Oye tú, y si eso comen los ricos ¿qué comerá el Rey, que es, según tengo oído, el más rico de todos?” El problema era grave, porque el muchacho creía ya haber agotado el repertorio de todo cuanto de bueno y de maravillosos podía ser comestible. Hubo un grave silencio, reflexivo, después del cual el chiquillo halló la respuesta:

-¿El Rey? Hombre, pues el Rey, por ser el más rico de todos comerá ¡azúcar! Eso es: ¡Azúcar!


COLOFÓN Y VOTO

Que los niños pobres chilenos, del campo, de la villa y de la ciudad que necesitan el azúcar para su alimentación y desarrollo físico, no tengan que considerarlo, como los niños del cuento de Castelao, manjar remoto, inverosímil y maravilloso, sólo asequible para los reyes. ¡Qué tal cosa sucedería, si se saliesen con la suya los “Trust” azucareros, habidos y por haber en todos los países del mundo!

Porque ésta su historia de aquí es la misma historia suya de todas partes.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 21 de novembro de 1943)
(Este artigo aparece na antoloxía LA FERIA DEL MUNDO, publicada polo CCG no ano 2008)




-------------------------------------------------


20 de enero de 1947

AZÚCAR


Por Ramón Suárez Picallo

El azúcar, endulzador de cosas amargas, es causa a su vez de grandes amarguras. Los ingenios de Tucumán, de Santo Domingo y de Haití, encierran entre cañaverales y depósitos de melaza, aterecidos dolores humanos.

Pero tiene otra característica la dulce y universal golosina. Es un poderoso factor político y diplomático, y, a veces, elemento de fabulosos escándalos. La supervivencia de algunas dictaduras tropicales, ciertas revoluciones y muchos pactos diplomáticos inexplicables, tuvieron y tienen como sostén inmensos cañaverales e industrializaciones de azúcar, en cuyas anchuras están ahogadas libertades y soberanías. No es nada nuevo en el continente americano el escándalo azucarero. Recordamos que en la primera presidencia de don Hipólito Irigoyen, uno de sus Ministros se suicidó por aparecer implicado -injustamente- en un feo negocio de azúcar tucumano. Y cierto gobernante tropical, cuando quiso saber la verdad sobre “su azúcar”, le encargó la investigación a un extranjero. Cuando los suyos le preguntaron el por qué, contestó:

-En esto del azúcar no confío en ninguno. Ni siquiera en el jefe de policía.

Parece que esta “tradición azucarera” ha llegado a Chile con ramificaciones en otros países... Chile no produce azúcar, pero la consume. Sus gentes son muy dadas a las dulces glotonerías. Y como dice el refrán, “tras el dulce el palo”. El palo, en este caso, sería una danza de millones de por medio. Y todo por no cultivar remolacha o betarraga, que da un azúcar magnífico; y por andar por esos mundos de Dios, tras de los cañaverales dramáticos y ardidos de soles del trópico.



(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 20 de xaneiro de ... 1947)

-------------------------------------------------


23 de enero de 1949

AZÚCAR


Por Ramón Suárez Picallo

Según informes, fundados en muy profundos estudios, de técnicos en la materia, tanto nacionales como extranjeros, Chile está en condiciones excelentes para producir azúcar en cantidad suficiente para cubrir las necesidades del consumo interno de tal artículo a base de remolacha o betarraga.

Por su parte, las autoridades competentes en materia de Economía, Industria y Comercio, y las instituciones públicas y privadas en relación con tan esenciales actividades de la vida nacional, están muy interesadas en aprovechar los informes referidos, dedicándole la atención debida a esa dulce riqueza en perspectiva.

Aparte de las conveniencias económicas, sociales e industriales que significan para la nación, el bastarse a sí misma en materia tan importante, puede haber otras de tipo sentimental y psicológico de importancia indudable. Ahí es nada producir azúcar que endulce la vida individual y colectiva, llena de acideces, acritudes y amarguras, en unos tiempos en que la dulzura, en todas sus manifestaciones, parece, por su ausencia, un remoto bien, perdido en la noche de los tiempos. Cuando las gentes están en el trance señalado por Lope de Vega: “pido azúcar y canela y dáseme paja y cebada”; o como se dice en otros versos de Tirso de Molina, en una bella invitación:

“Vengan a comer – los hijos de Adán
este pan de azúcar - que es panal y pan.


HISTORIA

Porque ha de saberse que el azúcar, o por decir mejor la caña que lo produce, como otros productos de golosina que hacen sabroso y agradable el comer y el beber, tiene una historia tan larga como la del mundo transcendida a las bellas letras. Original del Asia, tiene el nombre tibetano de Sa-Kar. Recorrió la Arabia, la Siria, el Egipto. Pasó del África a la Grecia y a Roma y hablan de ella elogiosamente, Dioscórides, Galeno y Plinio, Lucano y Séneca. Los Árabes la trajeron a España y la cultivaron e industrializaron con gran provecho en Málaga, Granada y Almería. Don Enrique de Portugal la llevó a Madeira y de allí pasó al Brasil; por su parte Los Canarios, poco después de descubierta América la llevaron a las Antillas, donde tuvo –tiene aún hoy- primacía sobre todos los otros productos. Siguió después su trayectoria a lo ancho y a lo largo de todas las tierras calientes del Nuevo Mundo. Y aquí fue, con el café, tema principal de muchos tratados comerciales, de conferencias internacionales, así como de conflictos, protestas y alguna revolución.


EL DRAMA

Ramón Marrero Aristy, gran escritor y novelista dominicano, escribió hace ahora unos diez años, una bellísima novela titulada “Over”. En ella se narra de mano maestra el drama social ardido y profundo de los cañaverales y de los ingenios azucareros de su país –uno de los principales productores de azúcar del mundo y el primero que lo produjo en América-; los ejércitos de negros haitianos y jamaiquinos macheteros de caña, no tienen nada que envidiarles a los buscadores de caucho en el “infierno verde” del Amazonas ni a los esclavos negros de las plantaciones algodoneras de los Estados Unidos en los tiempos de “La Cabaña del Tío Tom”. Un drama tremendo de explotación y de angustia que se desarrolló durante siglos. Desde Santo Domingo al Perú, Y Desde Cuba y Puerto Rico a Tucumán.

GOLOSINA

Mientras tanto, en Europa, hasta bien entrado el siglo XIX, el azúcar era una golosina sólo accesible a las clases pudientes. Iba allí de las Indias orientales y occidentales, como otros artículos de glotonería. Los Gobiernos le cargaban la mano con los impuestos prohibitivos, aparte de los costos de producción y de transporte. Europa no producía azúcar desde la expulsión de los árabes de España.

Por eso cuando, en 1747, el químico farmacéutico alemán, Marggraf, descubrió que en la raíz o tubérculo de la remolacha común, había azúcar, provocó una revolución encantadora. Discípulos suyos, alemanes y franceses, continuaron los experimentos hasta lograr su perfección. Napoleón Bonaparte prosiguió la nueva industria, así como los reyes de España, Prusia y Rusia, hasta llegar a la perfección de nuestros días.

Aún así, los niños de muchos países pobres de Europa siguen soñando en comer azúcar como la golosina más codiciada. A ello alude un famoso cuento de Castelao, en el que dos arrapiezos pobres, haciéndose agua la boca, describen las cosas fantásticas que comen los ricos. Y cuando ya tienen agotado el repertorio, lo cierran con una pregunta y una respuesta:

Oye tú ¿y qué comerá el Rey?

¿El Rey? ¡Toma! Pues el Rey comerá azúcar.

Venga, pues y bienvenido, el dulce cristalillo, aunque sea de Betarraga. Para que, transformado en manjares agradables, lo coman todos los niños y los grandes, almibarándose la vida, llena hoy de "acedumes".


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de chile o día 23 de xaneiro de...1949)
A caña de azucre na Arxentina.
Cultivo da caña de azucre
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Alimentos - Publicado o 20-01-2010 00:51
# Ligazón permanente a este artigo
DIVISIÓN NA CLASE OBREIRA? Suárez Picallo, sindicalista na Arxentina (5)

Ramón Suárez (Picallo) comenta e critica a postura dos sindicalistas que actúan por libre e, as veces en contra dos gremios e fan que a unidade obrera non sexa tal...

¿INCONSCIENTES O PERVERSOS? (1)


La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919

Traídos por un camarada marítimo, han llegado a mi poder dos números de un pasquín titulado Tribuna Proletaria, con el rimbombante subtítulo de “Órgano defensor de los intereses gremiales”.2 Los que lo redactan, a juzgar por las insidias que contienen, caen bajo los fueros de los calificativos que sirven de título a estas líneas.
En efecto, no pierden oportunidad para emplear en defensa de sus ideas –suponiendo que las tengan– el famoso estribillo de “camaleones” y otros dicterios dirigidos, desde luego, a los militantes de las organizaciones obreras.
Siempre hemos creído que los trabajadores, por el hecho de ser tal, eran sinceros en sus manifestaciones; pero el hecho de que haya obreros “conscientes” que aporten su concurso a hojas de tal calaña nos hace dudar de nuestros propios pantalones.
En estos instantes, cuando la clase obrera debe presentarse una e indivisible, existen hombres que, escudados en ideas más o menos aceptables, pero siempre respetables, hacen obra desorganizadora y confusionista. Pero lo más ridículo es la manía del “martirologio”, siempre teatral, que presentan como patente de integridad. ¡Como si en las mazmorras policíacas no existieran también obreros organizados!
Para estos apóstoles, quijotes sin lanza, ser socialista o ser sindicalista es un delito de lesa conciencia y sólo hay que ser patentado con el cuño “quintista”,3 para ser persona honorable, o si no que se lo pregunten a Vázquez, del 43.
¿Que se realiza un mitin contra leyes ignominiosas y brutales? ¿No lleva la patente quintista? Son unos pillos. ¿Que tal o cual organización hace una huelga sin el visto bueno de estos apóstoles? Son unos vendidos. ¿Que un camarada no se dejó apalear por un cosaco? Es un traidor. Y así sucesivamente.
Anhelamos muy de veras la unificación obrera; pero mientras haya obreros que pierdan el tiempo en aprender insultos y groserías, en vez de adquirir conciencia de clase y, ante todo, mientras se sancionen como cosa buena actitudes desleales y confusionistas, no obtendremos los resultados que fueran deseables.
Los monopolizadores de la conciencia obrera, sirviendo los planes siniestros del capitalismo, en nombre de “tendencias comunistas”.4 Porque hay necesidad de decirlo: restar fuerzas en esta ocasión a la única institución central que agrupa en su seno a todos los trabajadores organizados, trabajadores cuyas ideas filosóficas o políticas, o antipolíticas, son de lo más variado, es realizar una obra capitalista. Si leemos los organillos de la famosa “Asociación”, los que responden a las tendencias de la “Liga Patriótica Argentina”,5 su instrumento, y el organillo cuyas “gansadas” comentamos, encontramos una afinidad absoluta en su fobia a la F.O.R.A. ¿No existirán otras afinidades entre los órganos de marras?
Los que hemos abrazado con entusiasmo y cariño un ideal determinado, los que hemos comprendido y asimilado ese ideal, no estamos dispuestos –en el terreno de las ideas– a hacer pactos con otros ideales antagónicos. Pero dentro de la organización sindical, cuyo fundamento radica en la diferencia económica entre dos clases sociales, lo que trae como consecuencia la lucha entre esas clases,6 tenemos en cuenta una frase de un anarquista, precisamente de Alberto Ghiraldo:7 “En el terreno económico, a los trabajadores todo los une y nada los separa”.
Muchos de los que hoy militamos en la FORA la hemos combatido; pero con lealtad y en el terreno de los principios, y hoy, como consecuencia lógica de su composición, ideológicamente heterogénea, en el terreno de las ideas no estamos de acuerdo sino con aquellos de sus miembros que profesan las mismas que nosotros. Cuando queremos hacer propaganda ideológica, la hacemos en los órganos creados a tal fin.
Bueno sería que la clase obrera se diera cuenta de una vez por todas que los que pretenden orientarla haciendo obra divisionista, especialmente en estos momentos, son, indiscutiblemente, perversos o inconscientes, o si no las dos cosas a la vez.

RAMÓN SUÁREZ



1. La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919, pg. 3.
2. Publicación de tendencia anarquista.
3. Así eran llamados los anarquistas, por ser partidarios de la FORA del quinto congreso, separada de la FORA del noveno congreso, donde militaban sindicalistas, socialistas y comunistas. Este artículo de Ramón Suárez hace foco en la división entre esas dos centrales sindicales y no tanto en las divergencias en el seno del sindicato marítimo.
4. Frase incompleta en el original.
5. La Asociación del Trabajo era una unión patronal que proveía de rompehuelgas a las empresas afectadas por la acción sindical y estaba animada por la Liga Patriótica Argentina, organización anticomunista y antisemita que se destacó por la creación de brigadas parapoliciales en los sucesos de 1910 y en la Semana Trágica de 1919.
6. Aquí están mal intercaladas dos líneas, error muy común en la época de la linotipia, y hemos corregido el texto.
7. Alberto Ghiraldo (1875-1946) fue un poeta y periodista anarquista, célebre en las primeras décadas del siglo. Dirigió La Protesta (máximo exponente del pensamiento libertario) entre 1904 y 1906 y abogó siempre por la unidad de todos los partidos obreros.


Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado en "La Unión del Marino" en Buenos Aires no nº 56 en outubro de... 1919 e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política".)

Ver artigo anterior relacionado
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 19-01-2010 00:31
# Ligazón permanente a este artigo
TERREMOTOS
Aínda fondamente impresionados polo desastre sísmico que está a sofrir Haití, hoxe recuperamos este artigo publicado en Chile por RSP a causa tamén dun terremoto ocurrido na cidade arxentina de San Juan por estas datas en 1944


18 de enero de 1944

Por Ramón Suárez Picallo

LA CATÁSTROFE SANJUANINA


El trágico remezón sísmico que acaba de asolar a la ciudad argentina de San Juan con pérdidas cuantiosas en vidas y bienes es de tal magnitud, como drama colectivo, que obliga a todos a poner un silencio momentáneo en el comentario a otros remezones que derribaron también, en la República vecina, otras cosas muy venerables.

Efectivamente, hoy, por encima de todo y antes de nada, está el sagrado deber de solidaridad humana para con las víctimas de una catástrofe, en la que no interviene la voluntad de los hombres, si no es para tratar de mitigar, con todas las ayudas, posibles, sus consecuencias terriblemente dolorosas.

Chile, vecina de Argentina, por todas las vecindades, incluso por estar situada sobre la zona común de estas grandes convulsiones geológicas, sabe, por adolecida experiencia, de estos tremendos dramas colectivos, provocados por las fuerzas ignotas e incontroladas de la naturaleza; sabe como son de preciosas, en estos casos, las ayudas y las solidaridades. Y, por saberlo, se vuelca hoy, con todos sus esfuerzos en el auxilio y en la emoción sobre la infortunada provincia de la otra ladera andina con los presentes de su fraternidad fervorosa. Acto hidalgo de auténtica buena vecindad, que, ciertamente, merece San Juan: por lo bondadoso de sus gentes por su infortunio, y por ser cuna matria de Domingo Faustino Sarmiento.

¡Todas las ayudas, pues, todos los esfuerzos y todos los mejores pensamientos de Chile, para los sanjuaninos en esta su hora de muerte, de dolor y de desventura!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 18 de xaneiro de... 1944)
Terremoto de San Juan en 1944
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 18-01-2010 12:15
# Ligazón permanente a este artigo
PENICILINA

Os usos da penicilina como remedio de moitos males estase comezando a difundir e Ramón Suárez Picallo desexa tamén beneficiarse delo para curar as suas doenzas.


18 de enero de 1944

Por Ramón Suárez Picallo

VIVA LA PENICILINA


Nos contamos, amable lector, entre los miles de miles de personas que esperan, como el Santo Advenimiento, la llegada de la Penicilina. A juicio de nuestro bondadoso doctor, las dolencias y alfafes que nos traen a maltraer, de un tiempo a esta parte, determinantes de nuestro desaparecimiento reciente de este querido rinconcito de “La Hora”, serían barridos, como con una escoba, con unas aplicaciones de la droga milagrosa. Hétenos aquí, por ello, buscando y rebuscando cuanta noticia se publique acerca de los hongos vulgares que la producen, con más afán que si rebuscásemos un tesoro.

Las cosas andan bastante bien para los que esperamos. Aparte de que en Estados Unidos está produciéndose en gran cantidad, se anuncia del Brasil y de Colombia, que en esos países se producirá también, todas vez que el hongo de marras es por allí abundante. Y, de paso se hace el provisor anuncio, se vino a saber que los indios colombianos, muchos siglos antes de que los médicos ingleses y norteamericanos hiciesen el sensacional descubrimiento de las virtudes medicinales que encierra, ya ellos aplicaban la callampa a las heridas infectadas. Con lo cual se demuestra que, incluso en Medicina, nada nuevo hay bajo el Sol. Que todo lo que hay ahora ya lo había antes, desmintiendo así el “De uod nihil seitur” del famoso cura español. El caso era dar con ello, como se dio con la Penicilina. Y poner lo hallado o descubierto al alcance de quienes lo habemos menester.

Mientras tanto, sería curioso saber cuántos somos los que en el mundo esperamos la venida de la salutífera maravilla. Y, en estos tiempos de asociaciones, sindicatos y ligas, nacionales e internacionales de esto y de aquellos, para esto y para lo de más allá, hasta podríamos formar una poderosa organización que llevaría por título: “Liga Internacional de los que esperan la Penicilina”. Sería, quizá, la única organización colectiva de todas cuantas existen, con verdadera unidad interna, en los propósitos y en las esperanzas.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 18 de xaneiro de... 1944)
Penicilina
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 18-01-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
LOPE DE VEGA
Por mor dunha representación teatral de Lope de -Vega en Amberes, RSP fai un acendido eloxio do "Fénix dos Inxenios". Xa con motivo da efemérides do seu nacemento escribira outro artigo publicado o 26 de novembro de 1947 e ao que se pode acceder pinchando no enlace correspondente ao pé deste artigo.


17 de enero de 1950

LOPE DE VEGA EN FLANDES


Por Ramón Suárez Picallo

Con el consiguiente regocijo –en verdad muy justificado– se anuncia de Madrid que en el Teatro Nacional de Amberes ha sido presentada, en una pulcra versión flamenca, la obra de Lope de Vega, titulada “El Caballero del Milagro”, debida –la traducción– a la pluma de Fermín Montier.

No conocemos la obra, -lo confesamos con pesar– ya que, fuera de los especializados, son pocos los que conocen las mil ochocientas y tantas producciones, salidas de la pluma prodigiosa del “Fénix de los Ingenios” y “Monstruo de la Naturaleza”, que fue Fray Lope de Vega y Carpio. Pero se dice que en ella fija el glorioso autor su posición frente al Renacimiento, aparte de ofrecer muy singulares características, de técnicas y de substancias; todo lo cual, hizo de su representación en Amberes, un acontecimiento intelectual y espiritual de primera importancia para la cultura española, y para las gentes de aquellas latitudes flamencas, que –por razones históricas conocidas– no tienen de la España que Lope exalta muy buenos recuerdos.

Cómo sonó y cómo resonó, en lengua flamenca, algo dura y semigermánica, el lenguaje castellano fluido, popular lleno de encanto, del autor de “La Estrella de Sevilla”, “Fuente ovejuna” y “El Caballero de Olmedo”? He aquí una curiosidad literaria, que debió resultar placer de dioses, para los espectadores que conociesen los dos idiomas: el del original y el de la traducción.

Mentras tanto es altamente placentero para los amantes de España, de su espiritualidad, de su cultura y de su gracia inmortal, comprobar que en Flandes –donde un día se eclipsara una parte de su sol esplendoroso– vuelve a lucir sus galas luminosas. Al conjuro de la obra de uno de sus genios más representativos: Fray Lope de Vega y Carpio, el Fénix de los ingenios.
Mais información sobre Lopez de Vega
Outro artigo sobre Lope de Vega
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 17-01-2010 14:09
# Ligazón permanente a este artigo
CALDERÓN DE LA BARCA
Con motivo de cumplirse o aniversario do nacemento de Calderón hai 348 anos. RSP escribe este artigo sobre o gran autor teatral do Século de Ouro.


17 de enero de 1948

CALDERÓN DE LA BARCA


Por Ramón Suárez Picallo

Nació en Madrid el insigne poeta y dramaturgo, el 17 de enero de 1600. Alumno de Humanidades con los jesuitas en el Colegio Imperial; provenía de una noble familia montañosa paisana del Marqués de Santillana, de don Marcelino Menéndez y Pelayo y de don José María de Pereda Sierra, noble de claros blasones, de limpios decires y de jerarquía insuperada en el mapa literario de las Españas.

En el maravilloso Siglo de Oro español –pauta, guión y ruta de todas las literaturas europeas de la época– deben citarse a modo de rumores inaccesibles a estos nombres: Cervantes, Lope de Vega, Calderón, Quevedo y Tirso de Molina. Cábele a Calderón entre todos ellos la gloria de haber sido a la par de un español entrañable y medular y un universalista de primerísima categoría. “La vida es sueño”, no tiene que pedirle nada en fondo ni en forma a las más grandes creaciones de Shakespeare, y “El Alcalde de Zalamea”, sigue siendo aún hoy un drama de actualidad en la vida social y política, española.

Y, frente al estado totalitario y militarista que representaban las entidades del Capitán de Felipe II, se alzará siempre Pedro Crespo, el recio Alcalde popular, con sus dichos inspirados en la más limpia y pura obediencia política a las jerarquías, pero negándoselas en el orden moral y espiritual.

“Al Rey, la vida y la Hacienda, hechas de dar; mas no el honor, que honor es eso del alma y el alma sólo es de Dios”.

“No es del caso reseñar aquí la obra total del inmortal autor de los... Sacramentales”. Pero si es un deber recordar su efemérides natalicia a modo de genio y puntal del idioma castellano y a manera de homenaje al gran demócrata que compuso para la inmortalidad de los siglos. “El Alcalde de Zalamea”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 17 de xaneiro de ...1948)
Máis sobre Calderón
Biografía de Pedro Calderón de la Barca
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 17-01-2010 01:20
# Ligazón permanente a este artigo
DISCIPLINA DAS ORGANIZACIÓNS OBREIRAS. Suárez Picallo, Sindicalista na Arxentina (4)
Ramón Suárez (Picallo) comenta neste artigo o necesario que é a disciplina nunha organización obreira. "...sin cohesión non poderá levarse adiante nunca unha acción seria e de positivos beneficios para á nosa clase...","...a burguesía sabe que o día no que os traballadores se poñan de acordo para levar adiante unha acción conxunta, terminou para sempre seu predominio..."



DISCIPLINA Y ORGANIZACIÓN (1)


(1) Boletín de “La Unión del Marino”, nº 19, 14 de marzo de 1919.



Mucho se ha discutido y se discute en el campo obrero acerca de la disciplina en las organizaciones obreras.
No puede existir organización donde no existe disciplina. No se trata de una disciplina prusiana, que convierta a los hombres en simples autómatas, ejecutores de órdenes de terceros. No. Trátase de que los trabajadores se den a sí propios una norma de conducta que fije su acción en el seno de la colectividad.
Rechazamos de plano, por pernicioso a la organización seria y orgánica, el principio de indisciplina colectiva, por estar plenamente convencidos de que sin cohesión no podrá nunca llevarse a cabo una acción seria y de positivos beneficios para nuestra clase, máxime cuando nuestros enemigos, los capitalistas, obran siempre de acuerdo, cuando se trata [de] defender sus privilegios de clase parasitaria, poseedora de lo que no produce, abandonando, frente a su enemigo común, la clase trabajadora organizada, todas las rencillas caseras que aparentemente la tienen dividida.
Las organizaciones obreras tienen sus órganos propios y autorizados, donde todos los componentes tenemos la libertad de exponer nuestros puntos de vista sobre los asuntos que atañen a los intereses colectivos y fuera de las asambleas los cuerpos representativos, elegidos por la voluntad de la mayoría que de hecho representan la voluntad colectiva.
Muchas veces, en nombre de esa mal entendida Libertad, se defienden los intereses ajenos, los intereses capitalistas, consciente o inconscientemente. Ya se ha dicho muchas veces: la burguesía sabe que el día en que los trabajadores lleguen a ponerse de acuerdo para realizar una acción conjunta, ha terminado para siempre su predominio. Miles de ejemplos existen que fortifican esta opinión. Ningún gremio en Buenos Aires ha llegado a condiciones de vida y de trabajo tan ventajosas como las del gremio marítimo, debido, precisamente, a que ningún gremio ha logrado la cohesión y disciplina a que él ha llegado. Los charlatanes de oficio que consideran la intriga como medio de combatir a los que no piensan como ellos no tienen cabida en nuestras filas. Entre nosotros todos discuten, todos opinan, pero nadie puede dividir porque división significa desorganización, impotencia.
Tenemos el gremio ferroviario, que otrora fuera fuerte, en plena desorganización y como consecuencia entregado a la voluntad de los capitalistas, por obra de algunos charlatanes que hicieron de la calumnia, del insulto soez un medio natural para medrar a costa de los trabajadores que no han sido capaces de comprender que en muchos casos, en nombre de las más nobles ideas, se defienden los más bastardos intereses.
Escribimos estas líneas convencidos de que nuestros enemigos, derrotados en buena lid, han de apelar, como ya lo intentaron, a medios bajos y ruines como la intriga y la calumnia, para obtener la revancha de la derrota que, debido a nuestra inconfundible unidad de acción, han sufrido en su propio corazón, en lo que los capitalistas estiman más: su caja de hierro.


RAMÓN SUÁREZ





(Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado en "La Unión del Marino" en Buenos Aires o 14 de marzo de ... 1919 e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política".)
Ver artigos anteriores
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 16-01-2010 02:10
# Ligazón permanente a este artigo
MAXIMO LITVINOV
Maximovich Maxim Litvinov (xullo 1876-decembro 1951) foi un ruso - xudeu diplomático soviético e revolucionario destacado.
Despois da Revolución de Outubro de 1917 a Litvinov, nomeáronno representante do goberno soviético en Gran Bretaña. Stalin rexeitou a Litvinov no ano 1939, crendo que, como xudeu non podería chegar a un acordo coa Alemania nazi. Desde decembro de 1941 ata xullo do 1943 foi embaixador soviético en Washington -e nesta etapa é cando RSP escribe este artigo a causa dunha posible viaxe de Litvinov pola América Latina- e, a continuación, o comisario adxunto de Asuntos Exteriores desde 1943 ata a sua xubilación en 1946.



15 de enero de 1943

MAXIMO LITVINOV


En círculos diplomáticos continentales, se insinúa la posibilidad de que Máximo Litvinov, Embajador de la Unión Soviética en Washington, haga un breve viaje por América Latina en procura del establecimiento de relaciones diplomáticas con su país. El momento del viaje es bien oportuno. Las épicas hazañas, del ejército rojo, a punto de decidir el resultado de la gran contienda; la leal actitud política de la URSS, adherida a las democracias Occidentales, en las tareas de la guerra y en los principios esenciales que regirán el mundo en la Paz, y el magnífico espectáculo de su pueblo unido como un bloque granítico en la defensa de su patria, han borrado muchos prejuicios y variado muchas opiniones, en torno al gran país socialista. Por otra parte, diplomáticos de alto fuste, jerarcas eclesiásticos, técnicos militares y especialistas en cuestiones económicas, han aportado recientemente valiosos testimonios, acerca de lo injusto que fue el mundo burgués enjuiciando el suceso ruso. Hoy, la Unión Soviética, es un resorte maestro en la maquinaria del mundo y una valiosa zona en el caudal de su espiritualidad política. De ahí la oportunidad de que Rusia viaje por el mundo, con viajeros propios auténticamente suyos, mucho más interesantes que las interpósitas personas, que, con la mejor buena fe, no le hicieron favor, hablando en su nombre.

Y en cuanto al hombre, difícilmente tendría a mano la URSS a otro más competente y apto que Máximo Litvinov. Diplomático de primer plano en el mundo, hombre de extraordinaria cultura, profunda y extensa, cautivante por su exquisito don de gentes, el ex Comisario del Pueblo para los Negocios Extranjeros, hoy Embajador en Washington, conoce, como muy pocos hombres de su tiempo la armazón y los hilos visibles e invisibles, de la Diplomacia contemporánea. Representa, dentro del gobierno bolchevique, el ala europea, en el sentido espiritual y político. Recuérdese que cuando los creadores de la Sociedad de Naciones dejaban languidecer a la institución y abandonaban, por claudicante cobardía, la idea que le era vital, de la “seguridad colectiva”, fue él quien quiso infundirle alientos sabiendo que su caída era la guerra sin remedio. Y propugnó, con ahínco, una alianza sincera y sólida con los “países no agresores”. En un momento -aún hoy difícil de enjuiciar- de la política soviética, en el que sus puntos de vista, parecían desplazados. Hechos posteriores le dieron la razón, y Máximo Litvinov, vuelve a ser, no sólo en la Rusia Soviética, sino que, en la política internacional del mundo, una gran figura de hoy y de mañana.

De confirmarse los rumores acerca de su viaje por América Latina causará más de una sorpresa, ¡Cómo en su tiempo las causó en Europa! ¡Ginebra, Génova y Rapallo, lo recuerdan vivamente! Litvinov es hombre de dar sorpresas, aún a los más decididos adversarios del régimen político imperante en el país que representa. Y casi siempre da sorpresas agradables y que hacen exclamar a las gentes: ¡pues, no es tan fiero el león como nos lo habían pintado!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 15 de xaneiro de ...1943)
biografia de MAXIMO LITVINOV
Mais datos de Maximo Litvinov
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 15-01-2010 00:54
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3] [4]
© by Abertal