A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MANUEL AZAÑA
No día que se cumplen os sete anos do pasamento do que fora Presidente da Segunda República, 4 de novembro 1940, RSP lembra a figura de Azaña co que compartiu vicisitudes e conta tamén como sucedeu a sua morte. Pero anos antes, en 1943, RSP divulgaba xa algunhas anécdotas do ilustre político.



8 de agosto de 1943

DON MANUEL AZAÑA Y EL PADRE ZACARÍAS


Por Ramón Suárez Picallo

Don Manuel Azaña Díaz, el ilustre repúblico español, se educó como se sabe, en el famoso monasterio de San Lorenzo del Escorial, con los Padres Agustinos. Orador y escritor de primer orden –el mejor “hablista” español de dos siglos a esta parte- le dedicó al famoso Colegio el mejor libro salido de su pluma: “El jardín de los Frailes”. Entre los profesores del joven taciturno de Alcalá de Henares, le tenía especial afecto el de Ciencias Naturales: el Padre Zacarías Martínez. Alumno y profesor, estudiaban, con delectación, la función clorofílica de las plantas y las costumbres extraordinarias de los insectos, junto con las piedras calcáreas de las famosas sierras castellanas.

Andando el tiempo los dos ocuparon posiciones prominentes en la Historia de su país: Simultáneamente, el Padre Zacarías ocupaba el solio Episcopal de Santiago de Compostela y don Manuel Azaña, la Presidencia del Consejo de Ministros y el Ministerio de la Guerra de la República Española que era, como se sabe, un Estado “sin religión oficial”.

En tal momento falleció el Arzobispo de Compostela, el Padre Zacarías. Conocida la noticia en Madrid se cursó un telegrama de don Manuel Azaña al Palacio Episcopal de Santiago dando el pésame y preguntando el día y la hora del sepelio..

Al día siguiente, llegó de Madrid a Compostela, un automóvil conduciendo a un solo viajero de riguroso incógnito. El viajero se alojó en un hotel de la ciudad y se fue en seguida, a Palacio, a visitar la Capilla ardiente del Padre Zacarías. Todo el mundo lo conoció y todo el mundo guardó y respetó su incógnito y su luto rigurosos. En la ceremonia del sepelio, presidida por el Cabildo Catedral, entre la presidencia eclesiástica y la civil, iba un hombre solo, que todo el mundo conocía, con la cabeza inclinada. Terminada la ceremonia el hombre de incógnito, tomó su auto y regresó a Madrid, solo como había venido. “Se supo después” que don Manuel Azaña había asistido al entierro del Padre Zacarías, su profesor de “Historia Natural” en el viejo Monasterio escurialense. Se supo más: los dos hombres, discípulo y profesor, actuaban en campos distintos y opuestos; pese a lo cual discretamente, dialogaron muchas veces sobre grandes problemas públicos, en un ambiente de estimación devota y de rendido respeto.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile o 8 de agosto de ... 1943)


4 de noviembre de 1947

DON MANUEL AZAÑA DÍAZ


Por Ramón Suárez Picallo

Hace hoy 7 años, 4 de noviembre de 1940, falleció en la ciudad francesa de Montaubán, don Manuel Azaña Díaz, escritor, orador, traductor de Chestterton y de James Borrow al castellano, diputado, Ministro de Guerra, jefe de Gobierno y Presidente de la Segunda República Española. Había nacido en Alcalá de Henares, como el Cardenal Cisneros y como Miguel de Cervantes Saavedra. Y a fe que, como estadista y como escritor, no les iba en zaga a sus ilustres conterráneos. Porque don Manuel Azaña fue en las más nobles actividades de la política, del pensamiento y de las bellas letras, uno de los hijos más ilustres que parió Castilla, en sus mil y tantos años de existencia, desde que el Conde Fernán González la proclamara nación ibérica independiente.

Lo afirmamos así todos cuantos lo hemos leído, escuchado y tenido por maestro, por jefe, por correligionario y por amigo, sabiendo como sabemos que nuestra afirmación puede ser desmentida; no porque ella carezca de fundamento, sino que más bien por llevar implícito un problema apasionante en el panorama internacional del mundo democrático de nuestros días: el tremendo problema de España, de su República y de su democracia, de purísimo origen popular, derribadas por las potencias totalitarias, derrotadas en la última guerra, con la complicidad de quienes tenían el deber de salir a su defensa; problema vivo y latente en la conciencia de los hombres y de los pueblos democráticos de todo el Globo, en deuda impaga con la España heroica, que fue la primera en combatir a las fuerzas totalitarias del mal; problema que, en el ínterin de que no se resuelva con justicia, actuará, irremediablemente, como cáncer corrosivo y como perturbación espiritual permanente en el orden pacífico mundial que se intenta implantar. Porque la justicia, la decencia y la paz internacionales tienen que ser indivisibles para ser existentes. Y no lo serán, mientras subsista en España el último vestigio del nazifacismo, encabezado y dirigido a su voluntad, por el más aventajado y afortunado discípulo de Hitler y de Mussolini, con incomprensibles visto buenos.

Pero la Historia, cuando examine con las perspectivas que dan el tiempo y el espacio, hará justicia a España y a su causa y al hombre que la encarnó plenamente desde la inconmensurable altura de su austeridad y de su talento: don Manuel Azaña Díaz, muerto en el destierro tal día como hoy del año 1940. Para entonces se hará su biografía, intelectual, espiritual y moral completa; mientras tanto, veamos cómo murió uno de los más grandes europeos de su época.


LA MUERTE Y EL DESTIERRO

Eran los tiempos de la Francia de Vichy; es decir, cuando Francia no era Francia; cuando Francia era una colonia del Reich nazi. En uno de sus pueblos, Montaubán, agonizaba don Manuel Azaña. Lo asistía un médico español, sacado ex profeso de un campo de concentración por ser su amigo personal y político. No era especialista en la enfermedad que aquejaba al Presidente Azaña y pidió una junta de médicos franceses. Le fue denegada, porque por aquellos días, ser republicano español, aún después de Arrás y de Dunkerque, donde los españoles murieron a cientos defendiendo la retirada famosa, era horrendo delito. El Presidente murió rodeado de unos cuantos amigos, entre los que se contaban españoles, mexicanos y chilenos. Se preparó el entierro al que se le quiso dar cierta sencilla solemnidad; pero el Gobierno del desdichado Mariscal Petain, negó la autorización para que el ataúd que guardaba los restos de uno de los mejores amigos de Francia, bajase a la tumba cubierto con la bandera tricolor de la República Española, patria del muerto ilustre. Fue entonces, que el Ministro de México, Luis I. Rodríguez, utilizando sus fueros diplomáticos, envolvió el féretro con la bandera de su Legación y de su Patria.

Y fue el mismo diplomático quien, aquí en Chile, relató en su día, la triste ceremonia del entierro: “Iban detrás del cortejo todos los españoles, residentes en Montaubán y los que pudieron escapar de los próximos campos de concentración; eran en su mayoría, mutilados de guerra, tristes, escuálidos y cubiertos de harapos. Al borde de la tumba abierta, cuando iba a caer sobre el cuerpo muerto de Azaña la primera palada de tierra un miliciano de Castilla, mutilado de un brazo y de una pierna, arrancó de su pecho dos condecoraciones ganadas en la guerra, la medalla del valor y la de la Libertad, y las arrojó en la fosa con estas palabras:

“Toma mi Presidente. Es lo único que tengo para ofrecerte a manera de regalo. Llévatelo porque es tuyo como jefe de nuestra República”.

Don Manuel Azaña sigue reposando en Montaubán. Después de la liberación de Francia se le tributaron muchos homenajes; pero el mejor de todos fue, sin duda, el que le hizo el miliciano de Castilla, ofreciéndole sus condecoraciones. El otro será el que, en su día, han de tributarle las Democracias del mundo, haciéndole justicia a la causa de la España Republicana y Democrática; a la España que él sirvió con su talento esclarecido, con su vida ejemplar y con su palabra mágica.

Mientras tanto, su recuerdo, que es recuerdo de sus ideas y de sus pensamientos de paz constructiva, civil y civilizada, sigue siendo una esperanza para muchos millones de españoles. ¿Esperanza próxima? ¿Esperanza remota? No lo sabemos. Pero sabemos sí, que, por ser esperanza de justicia debida, llegará al fin; porque ese tipo de justicia no prescribe nunca, y cuanto más tarde venga, peor será para quienes la hayan retrasado.


(Artigo publicado no xornal La Hora, o 4 de novembro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 04-11-2009 11:33
# Ligazón permanente a este artigo
MESSERSCHMIDT
O Messerschmidt foi un dos cazas de combate máis emblemáticos da Segunda Guerra Mundial. Era un cazabombardero dotado cunha capacidade de aceleración enorme e unha maniobrabilidade sinxela.
RSP critica duramente ao inventor do avión que se achega a Madrid, para ser condecorado por Franco pola súa participación na loita, despois de sembar cadáveres polos campos e camiños do sur de España.



4 de noviembre de 1942

MESSERSCHMIDT

Por Ramón Suárez Picallo

El inventor del avión alemán que lleva su nombre, acaba de estar en Madrid, donde ha sido condecorado “por su cooperación al triunfo de la España nacionalista”. Es, en verdad, un triste galardón el que lleva de la España de hoy el inventor del terrible aparato, que ensayó sus siete ametralladoras automáticas, movidas las siete con el dedo pulgar del piloto conductor, sobre la carretera de Málaga a Almería, cubierta de fugitivos.

Madrid, ha recibido a lo largo de su historia, muchos huéspedes ingratos; pero pocos tan ingratos como éste hombre, cuyo nombre, grabado en el metal del aparato de su invención, sembró el espanto, la desolación y la muerte sobre campos y carreteras, ciudades y villorrios, desde cien metros de altura, en medio de un infernal ladrido de ametralladoras haciendo fuego graneado.

Messerschmidt, lleva de Madrid una condecoración de chatalonía, concedida por quienes disponen de un buen surtido de eso; pero antes cayó sobre su nombre el mayor torrente de maldiciones de mujeres que vieron con sus propios ojos caer acribillados a sus niños; maldiciones de ancianos que tuvieron que dejar en la cuneta, cosida a balazos a la compañera de sus días feroces maldiciones españolas de leñadores y gitanos, de mineros y campesinos, capaces por su fuerza y por la justicia que asistía a los maldicientes, de mandar al Infierno a una Legión de Justos.

El inventor alemán, como es natural, hizo el viaje en avión. En una manera muy prudente de viajar para un hombre que teniendo por enemigos a los transeúntes de todos los caminos de España porque su nombre los cubrió de muerte y de espanto.

¡Que le aproveche la condecoración y que se cumplan todas las maldiciones
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 04-11-2009 11:16
# Ligazón permanente a este artigo
BERNARD SHAW
George Bernard Shaw (Dublín, 26 de xullo de 1856 – Hertfordshire, 2 de novembro de 1950) foi un escritor irlandés,que gañou o Premio Nobel de literatura en 1925 e un Óscar en 1938, polo guión de "Pigmalión".Shaw volveuse vexetariano cando tiña uns vintecinco anos, despois de ler a H. F. Lester.En 1901, rememorando a experiencia, dixo: "Fun caníbal durante vintecinco anos,polo resto do tempo, fun vexetariano". Recollemos catro artigos de RSP. Un do ano 43 onde fala do Shaw vexetariano, outro de 1946 onde comenta que G.B. Shaw arremete contra o nadal, un terceiro de 1950 por mor do seu pasamento,e un cuarto de xullo de 1951 que é unha breve reseña biográfica.




4 de noviembre de 1943

BERNARD SHAW VEGETARIANO


Por Ramón Suárez Picallo

Los ingleses, grandes comedores del sangriento “rosbeef”, acaban de inferirle un agravio ideológico a Bernard Shaw. El viejo y glorioso humorista celta, es un vegetariano “ de toda la vida”, pese a lo cual y por causa de una “anemia perniciosa”, tuvo que ingerir nada menos que extracto líquido de hígado de ternera. ¡Hígado de ternera trocado en líquido! ¡Horror de horrores para quien, como Bernard Shaw trata poco menos que de caníbal y antropófago, a todo mortal que se alimenta de “carne muerta” en vez de hacerlo con rozagantes lechugas, habas, habichuelas y frutas perfumadas! -Gentes viciosas– dice el autor de “Pigmalión” –que se avergüenzan de su horrible vicio carnívoro, y que, en plan de buscarse cómplices, me toman a mí por “cabeza de turco”, porque me obligaron a “asimilarme” por vía bucal y por vía intravenosa extractos de hígado”-.

Por múltiples razones que al lector no importan, tenemos que defender al gran escritor contra sus enemigos en “trofología”, y contra toda otra clase de enemigos que se le presenten; pero, hemos de reconocer, honestamente, que su posición no es fuera de polémica con los carnívoros. Porque, uno de los argumentos “fuertes” de los comedores de vegetales es que la tal alimentación no sólo conserva la salud, sino que resulta incluso terapéutica y sanalotodo. Y si a un enfermo vegetariano le da anemia y hay que sanársela con jugos de hígado, todo el argumento se viene abajo. Y se salen con la suya los carnívoros, cuando aseguran que los vegetarianos son tipos flacuchos y esmirriados, predispuestos a morirse en cualquier momento por desnutrición o por anemia.


DIVERSAS CLASES DE VEGETARIANOS

Lin Yutang, el finísimo escritor chino, trata el tema con singular gracia y donosura. Divide a los vegetarianos en tres grandes grupos aparte de un cuarto formado por las damas que no quieren perder la línea, a saber: los que lo son “por principios”, los “temperamentales” y los que tienen echado a perder el aparato digestivo y no pueden comer cosas fuertes. Los primeros son “místicos”, los segundos “epicúreos” y los terceros “lisiados”. Tienen entre ellos graves polémicas y profundas disensiones. Lin Yutang se olvidó de otro grupo de vegetarianos, muy próspero en España, Francia, Italia y la América Latina; los revolucionarios e ideólogos, a quienes se les hace la boca agua ante una chuleta o un pollo con tomate, pero que no lo catan por fortaleza y consecuencia en sus ideas humanitarias, y, también, porque en esos países, es muy cara la carne, y ellos suelen ser pobres de solemnidad.

No sabemos a cual de los grupos citados pertenece el insigne G.B.S.; pero, sospechamos en él a un epicúreo, como cuadra a un buen celta, con una vieja cocina suculentísima, de tipo “ecléctico” en cuyo plato principal, nadie es capaz de distinguir que cosa es más rica, si los vegetales o la carne.

De ello habla también, Ling Yutang, haciendo por boca de uno de sus personajes el elogio de la sopa de coles, con papas, guisantes, espárragos y zanahorias, todo hervido con pollo, cuadúl de ternera y hocico de cerdo.

-¡Oh!, estos vegetales son deliciosos –exclama– todo el sabor del pollo, de la ternera y del cerdo, ha pasado a ellos. ¡Yo estoy siempre con los vegetales! Como se ve, tratase de vegetarianos por vía directa y colateral a la vez; pero, conocemos a otros por distinta vía: aquellos que son vegetarianos y comen ternera, cabrito y cordero porque alimentándose de vegetales estos animalitos, lo que ellos comen no es carne sino vegetales “transformados” y “transubstanciados”.


LA UNIDAD POR LA VICEVERSA

Los gallegos, los bretones franceses, los irlandeses, los chinos y otros y pueblos, de vieja cultura han llegado a la “unidad” entre los varios criterios tropológicos; frente a los otros europeos, carente de imaginación, que cuecen y fríen aparte las carnes de las verduras y luego las sirven juntas en la misma fuente, ellos lo cuecen todo junto y lo sirven después, por separado, para el caso en que los comensales estén divididos.

Nosotros que conocemos las dos “combinaciones”, nos inclinamos por la segunda y Ling Yutang también: Primero, por eclecticismo antidogmático, segundo porque, no aguantamos las coles, ni las espinacas, ni las zanahorias cocidas con sal y agua sin más aditamentos o con otros, aditamentos igualmente insípidos; y, tercero, porque los manjares son para comerse con placer y no por deber o como medicina.

Somos muchísimos los partidiarios de esta “unidad” sustancial y sustanciosa y nos sentiríamos felices si pudiéramos contar en “nuestras filas” al insigne Bernard Shaw; pero, ¡cualquiera conquista al viejo humorista de la Sociedad Fabiana de Londres! Bernard Shaw es enemigo de toda clase de unidades, porque él sólo, por sí mismo, es una unidad ingente. Por eso, si su anemia persiste, y tiene que seguir tomando extracto de hígado, los que le admiramos y queremos, nos vamos a ver en figurillas para defenderlo de sus voraces enemigos, los viciosos carnívoros que tiene en sus manos un poderosos argumento: la anemia perniciosa, se cura comiendo hígado, sólido o líquido, pero hígado al fin, y mucho mejor si es de ternera. ¡Un horror! ¡Una verdadera calamidad, si señor; pero es peor aún, mucho peor, tener encima una anemia. Y si al viejo escritor lo sana el jugo de hígado, váyase lo uno por lo otro a manera de justa compensación.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile, o día 4 de novembro de...1943)


25 de diciembre de 1946

BERNARD SHAW Y LA PASCUA


Por Ramón Suárez Picallo

El viejo cascarrabias autor de “La Profesión de la señora Warren”, de “Pigmalión” y de “Santa Juana de Arco”, George Bernard Shaw, hizo recientemente una de sus habituales arremetidas contra lo humano y contra lo divino. Interrogado por el periódico “Reynold News”, de Londres, declaró que la Navidad y sus fiestas son para él una incomodidad y que en consecuencia, deben ser suprimidas como cosa que no vale la pena: “fiestas carnavalescas de embriaguez, mendicidad y glotonería”, dice el famoso irlandés.

Dos son las causas que alega para sostener su inquina a las celebraciones navideñas; una, lo declara él mismo: hace cincuenta años, cuando G.B.S. era un miembro epatante de la Sociedad Fabiana, fundó un club, liga o cosa parecida, para combatir la Noche Buena; él mismo afirma que es el único socio vivo de la iconoclasta institución, porque todos los otros han pasado a mejor vida, dejándolo solo en este triste valle de lágrimas. La otra razón no la dice B.S., pero la decimos nosotros: es un vegetariano impenitente que sólo come lechugas, coliflores y tomates, todo crudito y sin ningún condimento. Los pavos asados, el besugo al horno y las perdices escabechadas, le hacen un revoltijo estomacal de mil demonios, por causa de sus noventa años de edad propios para comer sólo papillas con leche. En cuanto a vinos, ¡ni hablar! El dorado Jerez, el Pommard borgoñón y otros sabrosos jugos de los viñedos anacreónticos, le producen cirrosis y derrames más o menos biliosos. Y es que, según el viejo dicho, “cada uno habla de la feria según le ha ido en ella”. A lo mejor, al glorioso humorista céltico le fue mal en alguna fiesta de Navidad. De todas las maneras resultan siempre agradables los dichos paradojales y epatantes de Bernard Shaw, aunque sólo sea para saber que todavía vive, piensa y habla, en rotunda discrepancia con el resto del género humano.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Chile, o 25 de nadal de... 1946)

3 de noviembre de 1950

LA FERIA DEL MUNDO

Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

BERNARD SHAW


George Bernard Shaw era el escritor más viejo del mundo, uno de los más universales y, también el que ha provocado las más diversas y contradictorias reacciones; no sólo entre los entendidos en Literatura, sino que también entre todas las gentes comunes del mundo de lengua inglesa y de las otras lenguas.

Si se nos mandase a buscarle un personaje paralelo entre los escritores de lengua castellana, nos saltaría inmediatamente a los puntos de la pluma el nombre de don Ramón del Valle Inclán. Véase: Valle Inclán pasó por ser un gran escritor español, siendo un gran escritor gallego. Como que el extraño sortilegio de su estilo consistía en escribir en castellano, con sintaxis, prosodia y pensamiento gallego. Todos sus personajes, absolutamente todos, no tenían nada que ver con Castilla. Sus paradojas, sus dichos incisivos, sus anécdotas de maldiciente y mal pensante, sus humoradas y su anarquismo y carlismo congénitos, así como su vagorosa emoción lírica tenían entraña y raíz en las Rías de Arousa, en la Puebla del Caramiñal y en los acantilados célticos de Corrubedo. A pesar de lo cual, dijo un día de los gallegos: “Se dividen en dos clases: todos los otros y yo”. Y no obstante, es muy difícil hallar un escritor coetáneo suyo, que haya escrito una prosa tan bella, tan perfecta y tan sustanciosa, como la de “Flor de Santidad”, “Sonata de Otoño” y “Romance de lobos”.

George Bernard Shaw, era según las noticias indoctas de las agencias cablegráficas, que dieron cuenta de su muerte, el más grande escritor dramático de lengua inglesa de todos los tiempos después de Shakespeare. Pues no es así, Bernard Shaw, como Oscar Wilde, Keats; O‘Flaherti y James Joyce, representan la gran aportación de la Irlanda céltica, verde, húmeda y brumosa, a la que dio en llamársele “literatura inglesa”. Sus diatribas, sus ironías y sus aparentes contradicciones ideológicas eran la representación de una raza que ya está de vuelta de todo, incluso del “criquet” y del “golf” con que se divertían sus paisanos de la Edad Media, y del socialismo judío y alemán de Carlos Marx, -“seco, pesado e hirsuto- que habían practicado las viejas tribus de Irlanda y de las otras tierras célticas, 30 siglos antes de que naciera la primera internacional. A pesar de lo cual, Bernard Shaw se declaró socialista Fabiano, porque en los tiempos de aquella, su remota juventud, era pecado ser socialista. Y a él le encantaba ser un gran defensor de pecadores, pese a ser él, casto, vegetariano, abstemio, ateo, naturalista y partidario del sistema métrico decimal.

Mientras tanto, ahí queda la obra literaria del gran irlandés, a modo de guión de ideas y de pensamientos contemporáneos, presentados con gracia, con humor y con ingenio. Sus críticas musicales y literarias, sus ensayos sociológicos, y, sobre todo su teatro, que cubre los tres últimos cuartos de siglo de toda Europa, representan lo más alto y profundo producido en la lengua inglesa, después de Shakespeare.

“Pigmalion”, “La profesiones de la señora Warren”, “Héroe y soldado”, “Hombre y superhombre”, “Cándida”, “Androcles y el león” y “Santa Juana de Arco”, junto con cincuenta obras más, salidas de su genio y de su ingenio, forman un caudal literario y artístico, capaz por sí solo, de hacer glorioso a todo un idioma, aunque lo hablen cien naciones.

Dejemos aparte sus frases incisivas, sus anécdotas salpimentadas, sus críticas y sus paradojas, literarias y políticas, para rendirle a Bernard Shaw los diezmos y las primicias de incondicional homenaje al gran artista creador de ideas de pensamientos y de emociones que cubrieron a las más distinguidas generaciones del mundo civilizado, durante los últimos tres cuartos de siglo de nuestra inquieta y ajetreada historia contemporánea.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile, o día 3 de novembro de...1950)


7 de julio de 1951

LA FERIA DEL MUNDO
(Recopilación de “Cien Autores Contemporáneos”, de Lenka Franulic)

BERNARD SHAW



GEORGE BERNARD SHAW nació en Dublin el 26 de junio de 1856, en una familia burguesa. Su padre, George Carr Shaw, era funcionario público; su madre Lucinda Elizabeth Curly, era profesora de canto. De ella heredó Shaw su afición por la música. “Provengo de una familia de snobs protestantes”, dice el propio Bernard Shaw, “pero antes de cumplir diez años, penetré en una atmósfera de libertad de pensamiento, de revuelta anárquica contra los convencionalismos de toda clase... Jamás se me prohibió nada; mi madre, que había sido educada con una estrictez despiadada, sentía tal horror por esta clase de educación, que dejó a sus hijos sin educación alguna. En cuanto a mi humorístico padre, no hacía sino causarme disgustos con su afición a la bebida y su pobreza y fracasos generales...”

Según Shaw, su educación comenzó cuando él abandonó el Colegio y entró a trabajar en una oficina comercial en Dublin. “Soy un hombre educado”, agrega “porque me escapé del colegio a los catorce años y antes de esto no perdí jamás mi tiempo en aprender las lecciones o en leer los libros de estudio”. Sin duda, mucho más interesantes que éstos eran para él las conversaciones rabelaisianas de su tío Walter Curly, médico de un barco, quien solía contarle historias sumamente impropias, en un lenguaje estrictamente bíblico”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile o 7 de xullo de... 1951)

Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 04-11-2009 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
PANAMÁ
Panamá perteneceu a España ata que o 28 de novembro de 1821, se declarou independente da coroa española e uniuse voluntariamente, pola gran admiración que sentían por Simón Bolívar, á Gran Colombia, formada por las actuais Repúblicas de Colombia, Venezuela, Ecuador e Bolivia.
O 3 de novembro de 1903, despois de teren intentado tres tentativas separatistas, Panamá se declarou unha nación independente e soberana.RSP nesta data, nun breve artigo lembra tal efeméride.


3 de noviembre de 1942

PANAMÁ


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy es el día de Panamá. La pequeña República, con poco más de 700 mil habitantes, que a pesar de su pequeñez física, tiene resonancias universales, desde siempre Vasco Núñez de Balboa, cruzó su Istmo y al clavar sobre las aguas inquietas del Pacífico inconocido, las banderas de Castilla, metido en el agua hasta la cintura dio –según Stefan Zweig –a la Humanidad uno de sus doce momentos estelares.

Bolívar quiso, en 1826, hacer de Panamá la sede de su ensueño panamericano de lengua española y al comienzo de la guerra actual toda América se reunió en Panamá con la ilusión, que resulto fallida, de mantener al continente apartado de sus terribles consecuencias.

Panamá, cordón umbilical que une los dos océanos, canal de unión y de transito, camino de hombres y de mercaderías punto neurálgico del ir y venir de la economía del Continente, es hoy codiciado objetivo de los enemigos de América. Panamá lo sabe y por eso no le escabulló el bulto al gran problema en debate. Corre la suerte de las Democracias, segura de que esa es su propia suerte.

Cultos, acogedores, cordiales, acostumbrados a tratar navegantes de todos los mares, los panameños, al celebrar hoy la efemérides que los consagró ciudadanos libres de un pueblo libre también, no olvidan que la suerte de, mundo es su propia suerte. De ahí la suma de su espíritu y de su esfuerzo a la causa común en cuantía proporcionada a sus posibilidades.

Con su día patrio celebra la República hermana uno de los grandes milagros de la técnica moderna; el milagro que unió dos océanos a través de una vena maestra acortando distancias materiales y espirituales. Y celebra también el nacimiento de una nación libre, culta, democrática y progresista Panamá: América Toda América.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Chile o 3 de novembro de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 03-11-2009 23:48
# Ligazón permanente a este artigo
A CONFERENCIA DE MOSCÚ

Na Conferencia interaliada de Moscú (18-30 outubro 1943), os ministros de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Estados Unidos e a URSS (Eden, Hull e Molotov respectivamente) decidiron a creación dunha Comisión político-militar conxunta que, no futuro, tería que ocuparse de estudiar aqueles asuntos referentes a Europa que xurdisen durante o avance da guerra, así como de dirixir aos gobernantes dos seus países as recomendacións oportunas. En total, a Comisión chegou a reunirse nunhas 120 ocasións ata que, na Conferencia de Potsdam (17 xullo-2 agosto 1945), Stalin, Churchil e Truman decidiron a sua disolución. RSP comenta a importacia desta Comisión.


3 de noviembre de 1943

UNA NUEVA ERA HISTÓRICA


Por Ramón Suárez Picallo

Por días, semanas, meses, años, lustros y, quizá, siglos, se hablará en el mundo de la Conferencia que acaba de celebrarse en Moscú, entre los Cancilleres de Gran Bretaña, los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, felizmente terminada hace pocas horas. Se la citará como fuente de Derecho, como etapa decisiva en la más grande guerra de todos los tiempos, y como punto de arranque de una Nueva Era en la Historia de la Humanidad.

Cuando escribimos estas líneas, sólo se conocen los temas principales tratados en ella, sobre los cuales ha recaído acuerdo, factibles de ser conocidos por la opinión pública internacional, sin menoscabo del secreto, político, diplomático y militar, indispensables para la buena marcha de la guerra en esos tres frentes esenciales. En días, semanas y meses sucesivos, serán ampliamente esclarecidos, estudiados y comentados esos acuerdos, y sus textos completos serán Historia para las generaciones venideras.

Aparte de lo que se refiere a la continuación de la guerra y de la organización de la paz, basada en la soberanía, la independencia, la justicia y la libertad de los pueblos, salvaguardada por un organismo internacional con fuerza jurídica y ejecutiva de seguridad colectiva; de la inclusión de Austria entre las naciones que serán renacidas con la victoria y de otros temas que afectan principalmente a todo el viejo Continente, hay un punto concreto que queremos tratar por su enorme interés internacional, como complemento a la Carta del Atlántico y a las cuatro libertades proclamadas por el gran Presidente Roosevelt, y, principalmente, como homenaje ejemplar a la justicia, a la cultura, a la humanidad y a la civilización, ultrajadas y escarnecidas, en ésta, como no lo fueron en ninguna otra de las guerras conocidas, desde Atila, Genghis Kan y Tamerlán.

LOS CRIMINALES DE LA GUERRA

Nos referimos al tercer punto de los dados a conocer, consistente en la declaración tripartita de Roosevelt, Churchull y Stalin, prometiendo solemnemente el juzgamiento y castigo inexorables de los criminales de la guerra, allí en los lugares mismos donde cometieron sus atroces crímenes y de acuerdo con las leyes del respectivo país. Todas las naciones civilizadas –y lo son en grado superlativo las asoladas por el nazismo– tienen previstos y penados en sus códigos penales comunes, y penales militares, un grupo de delitos conocidos bajo el rubro genérico de “Delitos contra el Derecho de Gentes”.

Tipifican tales delitos, hechos como el maltrato a los prisioneros de guerra, civiles y militares; las represalias contra rehenes sin discernimiento de responsabilidad individual; las medidas crueles contra las poblaciones no combatientes; las depredaciones y estragos innecesarios a las estrictas operaciones militares; incendios de poblados o campos sembrados, destrucción de viviendas o edificios públicos, templos, monumentos artísticos e históricos y obras de utilidad pública; además del ultraje al sexo, edad y condición de las personas.

Tales hechos, constitutivos de delitos penados con castigo capital, han sido realizados, elevados a la máxima potencia, por los nazis, junto con otros mucho más horribles aún, inconcebibles por la mente del legislador civilizado, para incluirlos en los códigos.

Y fueron realizados, con la concurrencia de todas las circunstancias agravantes conocidas e inimaginables: premeditación, alevosía, nocturnidad, cuadrilla, abuso de fuerza, intención de aterrorizar, ánimo cruel y falta de necesidad entre, otras muchas.

Un solo nombre, Lídice, el pueblo mártir de Checoeslovaquia, incendiado, arrasado, con el asesinato en masa y en frío, con ametralladoras, de todos sus habitantes, basta para sintetizar, en un solo episodio, el grado tremendo de terrorífica criminosidad a que se ha llegado en esta guerra por parte de los nazis alemanes, superando todos los antecedentes conocidos en el sentido de elevar la crueldad a la categoría de norma común. ¡Y toda Europa está llena de Lídices, corregidos y aumentados!

Los autores de tan espeluznantes crímenes serán castigados, y, esta vez, no habrá de valerles aquello de: “es la guerra”. No. No es la guerra normal, reglada por normas de civilización y de Derecho, dictadas por la cultura para distinguirla del crimen colectivo, frío y cruel. Es, sí, la guerra total y totalitaria inventada por ellas para hacer retroceder a la Humanidad a remotos tiempos de barbarie sin límites y dominar al mundo acoquinado por el terror. Esta guerra se llama crimen y quienes la practican son criminales. Y como tal serán tratados, según la solemne promesa de los tres grandes líderes, que no suelen prometer en balde.

PARA PODER VIVIR “LIBRES DE TEMOR”

Para reivindicar la justicia escarnecida, para no dejar impunes delitos que horripilan a toda criatura humana, para escarmiento y ejemplo, y para que las gentes de bien puedan vivir en el futuro libres de temor – la más bella, humana y trascendente de las “cuatro libertades” proclamadas por el gran Roosevelt – los criminales de guerra, serán buscados, perseguidos y sacados de donde se encuentren “hasta el fin último de la tierra”. Estarán, pues, fuera de toda ley universal y de toda protección jurídica, ínterin no comparezcan a rendir cuentas de sus actos y no habrá en el mundo escondite impune para ellos.

Es la necesaria garantía para que la gran consigna “rooseveliana” tenga efectividad sobre la tierra. Porque mientras existan, vivan y se muevan en alguno de sus rincones, uno o varios de tales criminales, la humanidad no podrá vivir libre de temor, porque quedará, oculto y acerante, como la fiera y el bandido de caminos, esperando la ocasión para hacer de las suyas, el peligroso enemigo.

Muy importantes y trascendentales son, sin duda alguna, todos los otros acuerdos de la histórica Conferencia de Moscú. De entre ellos, aunque no lo parezca a simple vista, destaca éste, estrechamente relacionado con la justicia, el orden y la moral internacionales, perturbadas por los criminales de la guerra, total y totalitaria, con escarnio y vilipendio de aquellos principios elementales que distinguen al hombre de la fiera; y, también, porque, como ya queda dicho, es garantía de que uno de los grandes principios que alientan esta lucha gigantesca será, sobre la tierra, una realidad de bienaventuranza: vivir la vida libre de temor, de crueldad y de terror. Y, además, avisarle al mundo que los grandes crímenes no pueden quedar impunes.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile o 3 de novembro .... de 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 03-11-2009 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
O CAFÉ

27 de octubre de 1942

EL CAFÉ


Por Ramón Suárez Picallo

Por una orden del Administrador de Precios de los Estados Unidos, a partir de la medianoche del 28 de noviembre quedará racionado el café en los 48 estados de la Unión Americana. Cada norteamericano tendrá como ración 460 gramos en cada cinco semanas. La cosa no es tan grave como parece. La mayoría de los ciudadanos del Tío Sam no acostumbran a tomar el café puro. Lo toman con leche, con mucho más leche que café. Es una buena costumbre –que nosotros no practicamos– que les permite ahora no sentir en muy gran escala los efectos del racionamiento. Sólo será cuestión de colarlo y recolarlo dos o tres veces, como se hace en otras partes. Por ejemplo, en muchísimos bares, cafés, y fuentes de soda de Santiago y, por añadidura, con leche aguada hasta perder casi su color blanco. En Europa no digamos. En España, en Francia, en Italia, en Alemania y demás países se toma con el nombre de café un brebaje negro, hecho de ciertas semillas silvestres tostadas y el polvo de carbón, que es imposible quemar de ningún modo. En todo hay quien gane, especialmente en esto del racionamiento. Los 460 gramos de café que, podrá gastar un yanki en cinco semanas, las tendría por inestimable tesoro un europeo, aunque tuviera que administrarlas para cinco meses, colándolo y recolándolo por veinte veces consecutivas.

A nosotros –el autor de estas líneas– ni eso siquiera. El doctor acaba de prohibirnos radicalmente la exquisita infusión, por temor a una porción de enfermedades todas las cuales terminan con “itis”. De ahí que no tomemos por el lado terrible, esto del racionamiento del café en los Estados Unidos. Ya lo tomarán otros de ese lado, señalando que las cosas no deben andar muy bien cuando hay, que racionar el café. Olvidando que en los países de su predilección no lo prueban ni con ración, ni sin ella. Y olvidando, también, que hay muchísima gente que tampoco lo cata por que se lo prohibió el médico.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile, o 27 de outubro ...de 1942)



19 de febrero de 1950

EL CAFÉ


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de leer una información oficiosa, según la cual será restringida este año en cerca de la mitad de su cuantía, con referencia a los últimos, la importación de café, el noble estimulante de artistas, poetas, oradores y escritores.

Pero a modo de compensación se anuncia, dentro del mismo texto, que será aumentada la cuota de entrada del té y de la yerba mate, lo cual viene a ser algo así como sustituir el aceite con el vinagre.

Dejemos parte el té y la predilección absolutamente inexplicable que le tiene el bajo pueblo chileno, infusión deprimente, debillitadora, insípida e inocua que los pueblos latinos utilizan sólo como medicina, en los casos de enfermedades gastrointestinales, pero jamás como artículo de uso común. Y pasamos a la yerba mate.

Gil de Oto, en su libro crítico “La Argentina que yo he visto” declara el mate como puntal y base de la extensión de más de cien enfermedades contagiosas. La costumbre de tomarlo en colectividad, chupando todos por la misma bombilla, aunque sea de plata, es –a su juicio– una romántica cochinada, antihigiénica y amarga, mal que les pese a los poetas llamados “criollistas”.

Por su parte don José Ortega y Gasset, en el tomo X de su obra monumental “El espectador”, dedicado a los argentinos, declara al mate como la fuente principal inspiradora del “Guarango”, del “Tilingo” y del idiota, personajes personalizados, sin envergadura, llorones y sollozantes, por formar parte en las ruedas de tomadores de la amarga e ingrata infusión.

En cambio, ¡cuánto más noble, universal, artística y trascendente es la esclarecida historia del café! Nació de una hermosa leyenda árabe en la que un peregrino de la Meca, medio muerto de cansancio y de fatiga, vio, en pleno desierto un árbol cubierto de flores blancas y descansando a su sombra un anacoreta que le vaticinó el fin feliz de su viaje. Era el primer cafetal conocido en la historia.

Siglos después, el noble fruto, aclimatado ya en Europa y en América, inspiró en Inglaterra y en España a grandes reformadores, sociólogos, poetas y revolucionarios, que se reunían en lugares de libre discusión llamados cafés perseguidos, clausurados y vigilados por todos los déspotas del mundo habidos y por haber, y lo que no se hizo en servicio del Arte, de la Libertad, de la Ciencia y del Pensamiento en Academias, Liceos e Institutos, se hizo el los cafés de Londres, de París y de Madrid desde las postrimerías del Siglo XVIII hasta nuestros días.

Bien esta, pues, que los gobiernos y los Ministerios de Comercio, Hacienda, Economía y todo lo demás, restrinjan las importaciones de artículos considerados no indispensables para la vida del pueblo, en defensa y resguardo de Su Majestad la divisa. Pero, ¡por amor a Dios! Que no hablen de substituir el café con yerba mate, algo así como decir que el aceite, suave, amable, místico y simbólica, es la misma cosa que el vinagre, ácido, acre y malhumorado, aún cuando las dos cosas juntas, hagan una buena ensalada.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile, o 19 de febreiro...de 1950)


Comentarios (0) - Categoría: RSP-Alimentos - Publicado o 02-11-2009 00:01
# Ligazón permanente a este artigo
ESPRONCEDA
2 de noviembre de 1942

DON JOSÉ DE ESPRONCEDA



Por Ramón Suárez Picallo

Por este año de 1942, cumpliéronse los cien -23 de mayo de 1842– de la muerte de don José de Espronceda, uno de los maestros mayores de la poesía romántica española. Con tal motivo se habló mucho del altísimo poeta de “El Diablo Mundo”, “El estudiante de Salamanca” y la famosa “Canción del Pirata”. Nadie –que nosotros sepamos por lo menos– aludió, en cambio, a un popular poema blasfemo y feroz, atribuido a su númen, cuya paternidad, Espronceda mismo ha negado siempre. Nos referimos a “Desesperación”, con su correspondiente “Arrepentimiento”, mucho más conocido entre el vulgo, que su famoso “Estudiante de Salamanca”.

Frente a la critica remilgada y a la negación de paternidad hecha pública por el poeta, -en momentos en que se le instruía un proceso político-, la voz del pueblo –“Vox populi vox Dei”- une invariablemente su nombre a la tremenda diatriba que es “Desesperación” contra lo humano y lo divino.

El poema –o lo que sea– fue conocido públicamente entre 1831 y 1832; es decir, hace 111 años. Cuando aún no había aviación, y Nobel no había descubierto la dinamita; y todos los otros explosivos que terminan con “ita”. Pese a ello la bomba aérea de nuestros días incluso con su refinamiento de “tiempo retardado” –“sin mecha al parecer”– está allí profetizada, con exactitud matemática:

“Quisiera ver la bomba, caer mansa del cielo;
inmóvil en el suelo, sin mecha, al parecer;
de pronto que reviente, que estalle y que se agite y rayos mil vomite
sembrando el exterminio y la muerte por doquier”.

¿Qué tal? ¿Conoce el lector una descripción más perfecta de un bombardeo aéreo, con bombas de espoleta retardada? De Espronceda o de otro, lo cierto es que la famosa composición resultó una trágica profecía. Y es que los poetas, desde el Evangelista Juan a nuestros días, tienen mucho de profetas y de visionarios. ¿No estamos, acaso, viviendo los tiempos del Apocalipsis? ¿No se ha cumplido la previsión de Rubén, cuando anunciaba la presencia de los bárbaros al pie del Arco de Triunfo? No nos ríamos nunca de los poetas ni de sus profecías.


(Publicado no xornal La Hora, en Chile, o 2 de novembro de... 1942)
Artigo tamén publicado no libro "La Feria del Mundo" polo CCG en 2008.
José Espronceda
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 01-11-2009 23:39
# Ligazón permanente a este artigo
OS MORTOS
Camposanto de Boisaca en Santiago
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos dous adicados aos mortos, aos difuntos, escritos nos anos 1942 e 1947.

1 de noviembre de 1942

LOS MUERTOS


Por Ramón Suárez Picallo

Recordemos hoy y mañana a nuestros muertos.

A los que, habiendo transpuesto los umbrales de lo conocido a lo inconocido , siguen viviendo en nuestro corazón y en nuestro espíritu, por el amor y por el recuerdo.

Honremos hoy a los que viven en sus obras. Y a los que nadie recuerda, con una ofrenda floral, o una lamparilla de aceite encendida sobre los siete palmos de su morada. A los que tuvieron por sepulcro, el fondo del mar o de la mina. A los que no tienen tumba señalada en ningún camposanto del Mundo.

Recordémosles hoy; a unos por lo que fueron, y a otros, por lo que no pudieron ser. A todos ellos llegará el homenaje. Porque ellos no son muertos, como dijo el poeta:

“No son muertos los que en dulce calma,
la paz disfrutan de la tumba fría;
muertos son los que llevan muerta el alma y viven todavía”.

Y en la celebración cristiana de los Fieles Difuntos, veamos la eterna preocupación del hombre de todos los tiempos, fiel de todas las religiones, por buscar solución al gran problema ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? Porque el culto a los muertos, practicado de maneras distintas por todas las civilizaciones y religiones conocidas, es a la vez, protesta y afirmación ante el gran enigma.

¿Siguen viviendo los muertos? Viven: Para unos en el Paraíso o en el infierno. Para otros, en el espacio infinito; para los de más allá, trocados en flor o en gusano; y para los que nos fueron más próximos en el recuerdo de su obra o en el amor de su corazón.

Para los unos, y los otros y para todos, vaya hoy nuestro recuerdo.

Y ante la tumba deslindada con verja y cruz y ante el pedazo de tierra que nadie sabe si hay en él una tumba, descubrámonos un instante por todos los que fueron. Porque así volverán a ser en nuestro pensamiento. Y tengamos misericordia para los que no fueron ni serán nunca. Aquellos que tiene muerta el alma y viven todavía.

(Artigo publicado no xornal La Hora, o 1 de novembro de ... 1942
Tamén está publicado no libro La Feria del Mundo, editado polo CCG en 2008)





1 de noviembre de 1947

NUESTROS MUERTOS


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy no es el día de los muertos. Hoy es el día de Todos los Santos, que, por ser muchos, no caben dentro del santoral establecido en los 365 días del año y a los cuales la Iglesia les asigna un día para todos, juntos y remejidos . El día de los muertos es mañana, 2 de noviembre, consagrado a la conmemoración de los Fieles Difuntos de la Comunidad Católica, Apostólica y Romana. Pero en Chile, por causas que no conocemos, las dos fechas se confunden en una sola, y el día de hoy es, en realidad, el dedicado a los muertos. A nuestros muertos; a los que convivieron con los que aún estamos vivos, en el amor del hogar, en la comunión de las ideas y las esperanzas, y en los grandes afanes cotidianos; a los que siguen viviendo en el recuerdo íntimo de nuestros corazones; la madre, el hermano, el amigo, el maestro y el compañero, la novia y la esposa, la abuela y la hermana; todos aquellos que fueron carne de nuestra carne y espíritu de nuestro espíritu y que siguen siendo todo eso, más allá de los umbrales de la muerte física.

TRADICIÓN

La tradición de honrar a los muertos es, quizá, de origen egipcio. En efecto, la vieja patria de los Faraones, ha volcado sus mejores esfuerzos, espirituales y artísticos, en sus incomparables monumentos funerarios. De allí pasó a Grecia, a Roma, y, más tarde a los otros pueblos de cultura cristiana y grecolatina. El cementerio de Florencia, situado en el Fiésole, el de Génova, el de Granada y el de Toledo, son maravillas de arte, sin contar el Escorial y la tumba de los Médicos florentinos, en la que culminó, plenamente, el genio insuperado de Miguel Ángel. Y en los viejos pueblos célticos, Irlanda, Bretaña, Escocia, Gales, Galicia; la Isla de Man y Cambria , sólo hay recuerdos y testimonios de su cultura plástica primitiva, examinando los monumentos dedicados a honrar a los muertos: el Dolmen y el Menhir y sus camposantos, llamados “lubris”, de donde provienen, seguramente, las palabras “lúgubre” y “fúnebre”, indicadoras del rito funeral que honra a los muertos. La Iglesia Católica entristeció un mucho aquel florecimiento con sus tétricos cánticos: el “Dies Icore”, el “Pater Noster” y el “Me recordareis”, además del “Libera Dómine”, que los sacerdotes cantan en los entierros empavorecidos de los cuerpos y las almas.

LA LITERATURA Y LA MUERTE

No es del caso evocar aquí a los poetas y escritores de lengua castellana, que tomaron a la muerte como tema; desde Jorge Manríquez, en la Elegía pesimista a la muerte de su padre, hasta Santa Teresa de Jesús, que cifra en la muerte la esperanza suprema de confundirse con el Amado: “Y tan alta vida espero, que muero porque no muero”.

En el pasado siglo, el tema de la muerte se confundió con los mejores poetas románticos de nuestro idioma. José Zorrilla, salva, después de la muerte de sus víctimas, a don Juan Tenorio, el pecador impenitente, por el camino del amor. El milagro se produce en el cementerio de Sevilla, cuando el iconoclasta empedernido dialoga con sus muertos, se arrodilla ante ellos, simbolizados en doña Inés y, después de unas frases fanfarronas y orgullosas, les recuerda, que si les quitó buena vida, les dio mejor sepultura. Por algo la inmortal y última versión del gran burlador, se representa todos los años el Día de Difuntos, o sea, el 2 de noviembre.

HUMILDAD

Mientras tanto, los que estamos ya en el recodo que tiene por remate la muerte, a modo de postrero descanso, después de rudas y bien vividas jornadas por la Libertad y por la Justicia, hemos de trasladarnos hoy humildemente al hermoso Camposanto de Santiago, con un ramo de flores en la mano, para dejarlo caer sobre la primera tumba innominada que hallemos a nuestro paso: Por todos y para todos nuestros muertos, santos o bandidos, apóstoles o apóstatas, víctimas o victimarios, acogidos con igual ternura en el seno amoroso de la Madre Eterna, que los trueca y los confunde a todos ellos en el mismo polvo original. Por los amigos y por los hermanos, que no tienen quien deposite sobre su tumba un ramo de flores frescas, cualquiera que sea el lugar donde descansan.

Y, a la entrada y a la salida, volveremos a leer, con los ojos puestos en el infinito, una vez más, los bellísimos versos, inspirados en las tres grandes Virtudes Teologales:

“Ancha es la puerta; pasajero, avanza; y ante el misterio de la tumba, advierte, como guardan el sueño de la muerte, la Fé, la Caridad y la Esperanza”.

(Publicado no xornal La Hora, en Chile, o 1 de novembro de... 1947)


Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 01-11-2009 00:45
# Ligazón permanente a este artigo
UNAMUNO
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos un adicado á película "Todo un hombre" de Unamuno, polo que sentía especial entusiasmo e a quen adicou varios artigos.


1 de noviembre de 1943

EVOCACIÓN DE DON MIGUEL DE UNAMUNO


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de ver, por cuarta vez, “Todo un hombre”, de don Miguel de Unamuno. La primera fue en Buenos Aires, la noche memorable de su estreno, en el Teatro San Martín, interpretada por la Compañía Enrique de Rosas y Matilde Rivera. De Rosas daba la primera magnífica versión hablada de Alejandro Gómez, la más vigorosa y extraordinaria criatura salida de la pluma del ilustre Rector de Salamanca. Don Miguel estaba entonces en el exilio, y la flor y nata de la intelectualidad argentina, quiso tributarle al maestro un grande y conmovido homenaje. Se lo atribuyó completo y cabal, rompiéndose las manos en un aplauso férvido a su Alejandro Gómez. La segunda vez, la vimos en la ciudad de Milán por la misma compañía, en el verano de 1926, que hacía allí una temporada de teatro en castellano y en cuyo repertorio figuraba “La Serpiente” del gran chileno Armando Moock. Y la tercera fue en Madrid. Hacia el personaje unamuniano López Silva, uno de los más cultos e inteligentes actores españoles de estos tiempos, actualmente exiliado político en algún país de América. Tuvimos esta vez –en 1932– el insigne honor de asistir a la representación, junto con don Miguel, que era, a la sazón, diputado a las Cortes Constituyentes de la República Española.

Todo el mundo recuerda las opiniones suyas, sobre América, a través de ver los trabajos y, muy especialmente, de su cambio de cartas con Rubén Darío, publicadas, recientemente, por Alberto Ghiraldo, en su libro “El Archivo de Rubén Darío”. Pues bien, don Miguel de Unamuno, nos aseguró a quienes le acompañábamos aquella noche, que Enrique de Rosas, el gran actor argentino, era el creador definitivo de su personaje, porque su lucha, su espíritu y su grandeza –aunque enraizada en el viejo solar de la estirpe– sólo podía tener a América como escenario y como atmósfera.

Con tales antecedentes, y otros muchos acerca del tema y de su autor, supondrá el lector con qué estado de ánimo fuimos a ver la versión cinematográfica de la obra del viejo y bien querido maestro. ¡Un cúmulo de recuerdos, de visiones y de esperanzas –todo ido– además de la certeza de que el gran don Miguel, no es ya del mundo que vive, lucha y muere, en esta hora tremenda de angustiosas agonías!

UNA REALIZACIÓN MAESTRA

La versión cinematográfica de “Todo un hombre” no es sólo la mejor, más perfecta, más noble y más responsable realización de la cinematografía argentina, si no que lo es, quizá, también de todas las cinematografías contemporáneas. Se ve en ella la mano y el talento de un director genial capaz de “plastificar” altos pensamientos, dándoles carne, sangre y luz, aliento y paisaje; se ve también la conciencia artística e intelectual de unos intérpretes, sabiendo que tenían que dar pasión, calor de humanidad y sobria elegancia, a las palabras –macizas de contenido– de uno de los más grandes valores espirituales de una gran comunidad de pueblos; y por último se ve el rendido respeto a la concepción unamunista de la obra, sin concesiones a la turbamulta, sabiendo que su ilustre autor, no puede hacer rectificaciones.

Así, para ampliar los límites de la obra teatral en su origen, y llevarla a los más extensos contornos de la película, no se ha recurrido a la truculenta artificiosa, a la que casi invariablemente, se suele recurrir en tales casos; ni fue desvirtuada, con pegotes arbitrarios, la clara y noble limpieza del lenguaje de Unamuno –profesor de griego y de latín y castellanista excelso– cosa bien difícil, tratándose de quien se trata. Se conservó con fidelidad conmovedora, la línea arquitectural del texto, no sólo en la bella letra, sino que también en el profundo espíritu. Y es esta fidelidad –tan rara en las películas inspiradas en obras maestras– una de las más resatantes virtudes de la noble versión cinematográfica de “Todo un hombre”, sumada a aquellas otras de interpretación perfecta de todos los personajes, que hacen de ella una realización maestra.

UN GRAN ARTISTA

Mucho daríamos nosotros por escuchar la opinión de don Miguel de Unamuno, sobre la interpretación que hace de Alejandro Gómez, el gran artista argentino Francisco Petrone. Pero conociendo, como conocemos, algunas de sus opiniones sobre el vigoroso personaje, tal como él lo concibió y le dio vida, no nos es difícil asegurar que Petrone, con su intuición, su talento, su conciencia artística y su cultura, logró calarlo hasta los tuétanos de los huesos y del espíritu.

Efectivamente, tal como cuadra al individualismo, casi feroz, de don Miguel, en su obra, el Alejandro Gómez –ejemplar magnífico de una raza, que, si algo definitivo dio a la Humanidad, fueron individualidades extraordinarias en todo, en el bien y en el mal– lo es todo, lo sabe todo, lo hace todo, lo compra todo y los resuelve todo; y, cuando trata con los demás, se da todo en ira, en energía, en generosidad y en amor. ¡Hasta a la muerte, se le da cuando descubre que no ha podido rendir y vencerla! ¡A la buena muerte, al “morir bien”, una de las grandes obsesiones de la dignidad, del decoro y de la energía espiritual y moral de Unamuno!

Petrone “vio”, admirablemente, el difícil personaje y lo encarnó con alma y corazón, envolviéndolo en un hálito que, en la película, está sobre todos y contra todos, cubriéndolos con su fuerza espiritual irresistible, tal como Unamuno quería ver a su famoso Alejandro Gómez: “Todo un hombre; nada más, ni nada menos, que todo un hombre”.

El cine argentino lleva cubiertas muy gloriosas jornadas en su camino de progreso. Esta es una de las mejores. En ella destaca, en primer plano, como héroe, Francisco Petrone. Es de justicia decirlo y proclamarlo así.

Publicado no xornal La Hora, en Chile, o 1 de novembro de ...1943
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 01-11-2009 00:28
# Ligazón permanente a este artigo
RECEPCIÓN AOS REPUBLICANOS QUE VISITAN SANTIAGO DE CHILE
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos un adicado aos republicanos españois que visitaron Chile no ano 1946. Ramón acaba de deixar o balneario de Las Cruces,onde estivo internado un mes na costa central de Chile, con motivo da sua doenza cardíaca.



1 de noviembre de 1946

CORDIAL RECEPCIÓN SE HIZO A LA MISIÓN DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA



Por Ramón Suárez Picallo

Fervoroso homenaje le rindió a su llegada el pueblo de la capital a la misión de la República Española, encabezada por el presidente de la delegación, don Manuel Blasco Garzón, que ayer llegó a Santiago procedente de Buenos Aires, a la transmisión del mando presidencial. Fue recibida en la plaza Vicuña Mackenna, frente a la Biblioteca Nacional por los representantes de toda la España democrática: vascos, gallegos, catalanes y representantes de los partidos políticos españoles y organizaciones obreras, se hicieron presentes con insignias y banderas. Igualmente los partidos y entidades que forman la Alianza Democrática de Chile.

Inmediatamente de la llegada, se organizó un desfile hasta el local de la Asamblea Radical de Santiago, donde se les brindó a los representantes de la República un cordial recibimiento, entre vítores y aplausos entusiastas.

LOS ORADORES

El amplio local de la calle Teatinos se hizo pequeño para acoger al numeroso público concurrente, deseoso de tributar su homenaje a los representantes de la democracia peninsular, cuyos sectores todos, participan en la Misión.

Hizo uso de la palabra, en primer término, don Carlos Céspedes, presidente de la Asamblea Radical; después Samuel Riquelme, en nombre de la juventud chilena; la señora Cora Cid en nombre de las mujeres democráticas; Vargas Puebla por la C.T.Ch.; Cipriano Pontigo por el P. Comunista; César Godoy Urrutia por los parlamentarios de la democracia. Por los españoles republicanos, antiguos y nuevos residentes en Chile, habló Ramón Suárez Picallo y por el Ejército Español, que sirvió a la República, el General Martínez Monje. Cerró el ciclo de discursos el Jefe de la Misión, don Manuel Blasco Garzón, con un discurso magnífico, agradeciendo la recepción popular que le tributaba el pueblo chileno.

Todos los oradores se refirieron a la lucha heroica y solitaria del pueblo español, coincidiendo el la necesidad de restaurar en España la Democracia republicana; planteando como cuestión previa, la necesidad de romper relaciones con el régimen nazifascista que representa el General Franco. Fueron todos clamorosamente aplaudidos.

UN VOTO

Al final del acto fue sometido a la consideración del público un voto que fue aprobado por aclamación y que resumido dice así:

Pedir al actual gobierno que inmediatamente, en las próximas horas, rompa sus relaciones diplomáticas con el régimen franquista, para que el día tres de noviembre, la delegación del Gobierno que preside el doctor José Giral, ocupe el lugar que le corresponde a España, en todas las ceremonias de la Transmisión del Mando. Haciéndose notar que esta delegación republicana española, es la única que fue recibida con fervor por el pueblo chileno como símbolo de los pueblos combatientes por la causa democrática.
El público, puesto de pie, aprobó el voto con atronadores aplausos. Pasadas las 22.30 horas, se terminó el acto con vivas a la República Española y a sus representantes, mientras un grupo juvenil cantaba canciones alusivas a su lucha y a su esperanza.

QUIENES COMPONEN LA DELEGACIÓN DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA
DON MANUEL BLASCO GARZÓN

Abogado sevillano, Ministro de Justicia de la República, cuando estalló la insurrección militar en julio de 1936. Diputado republicano popular por su provincia, gran orador y escritor de exquisito estilo. Crítico literario y comentarista del ciclo romántico español. Nicomedes Pastor Díaz, Rosalía de Castro y Gustavo Adolfo Bécquer, fueron estudiados por él con aclarecido acierto. Poco después de iniciada la guerra española, fue designado Cónsul General en Buenos Aires. Dirige actualmente allí, “España Republicana” y representa en la América del Sur, al Gobierno legítimo de España que preside don José Giral.

GENERAL MARTÍNEZ MONGE

Es un típico representante del sector popular y democrático del Ejército Español. En 1934, con ocasión de los sucesos de Asturias, fue nombrado Capitán General de la octava región gallega. El 12 de octubre de ese año, se celebró en la Comandancia Militar de A Coruña, una gran fiesta. Los republicanos, acosados y perseguidos por el Gobierno Negro de Lerroux y Gil Robles, fueron invitados a la fiesta, ocupando lugares de honor. El general pronunció aquel día un discurso memorable asegurando que bajo su gobierno los demócratas y republicanos no tenían nada que temer. Cumplió, honestamente su palabra y los gallegos no olvidaron nunca su gesto amistoso y cordial.

Cuando se produjo la guerra civil era Comandante Militar de Valencia, y en tal carácter volcó sus fuerzas del lado de la legalidad republicana, cuando la mayoría de sus colegas de Generalato, traicionaban su fe jurada a la República y a su legitimo Gobierno.

ELPIDIO VILLAVERDE REY

Comerciante, propietario y armador de buques. Natural de Vilagarcía de Arousa, de cuya villa fue alcalde republicano. Diputado a Cortes, por su bella provincia natal de Pontevedra (Galicia) en la candidatura del Frente Popular Gallego, en las elecciones del 16 de febrero de 1936. Pertenece al Partido de Izquierda Republicana que dirigía don Manuel Azaña. Es actualmente, miembro del Consejo Autonomista de Galicia, que preside el gran artista Alfonso Castelao, Ministro gallego en el Gobierno Giral.

Al estallar la guerra civil y dominar los insurrectos toda la región gallega, puso todos sus barcos al servicio de la causa republicana, y, en la fuga arriesgó cuanto tenía, incluso la propia vida, en la aventura. Representa las cuatro provincias en la ceremonia de Transmisión del Mando.

CORDIAL RECEPCIÓN SE HIZO A LA COMISIÓN
RAMÓN MARÍA DE ALDASORO

Abogado vasco, Diputado de las Cortes Constituyentes de la República en representación de Euzkadi. Es actualmente, Consejero de Abastecimiento del Gobierno vasco autónomo que preside el doctor José Antonio de Aguirre, en representación de la Izquierda Republicana. Notable y ejemplar jurista, muy querido del proletariado industrial y campesino de su país, al que sirvió con noble y generoso desinterés.

Aldasoro representa a su joven generación, en la vida pública peninsular. Tolerante y cordial, Ramón María de Aldasoro representa la ancestral tradición democrática del pueblo vasco, vinculado a Chile por lazos ancestrales de moral y tradición.

ANTONIO DE LEZAMA

Don Antonio de Lezama y Campillo, es el Delegado oficial y oficioso de la República Española de Chile. De origen vasco, asturiano y mexicano, el señor de Lezama, es una estampa viva y palpitante de la España romántica y señorial. Abogado a ratos, y siempre periodista, fue redactor de “El Liberal” y Subdirector de La Libertad, de Madrid en las horas más duras y difíciles de la democracia Española. Al producirse la guerra civil contra la República, se hizo soldado de los ejércitos republicanos, en calidad de Comisario Político. Antonio de Lezama, intelectual y bibliófilo (poseedor de una de las más ricas bibliotecas privadas de Madrid) aprendió, entonces, lo que es una ametralladora, un cañón del cinco y medio, y el crujir isócrono de los aviones de guerra. Cumplió todos sus deberes como militar, y cuando franco entró triunfalmente en Madrid, don Antonio de Lezama, se hizo asilado en la Embajada de Chile para salvar la vida.

Desde entonces ama a Chile con devota y filial emoción. Estudió su Historia, su literatura y su geografía, y se siente orgulloso y feliz de ser aquí un chileno más.

PELAIO SALAS

Representa en la Delegación al Pueblo Catalán. Abogado, escritor y traductor de libros científicos en lenguas extranjeras. Es Diputado de elección popular por Cataluña a las Cortes de la República Española, y resume el sentido clásico, humano y universal de su tierra mediterránea y grecolatina.

Discípulo y amigo personal de Francisco Macia, el “Presidente Santo” y de Luis Companys el “Presidente Mártir”, es un fiel continuador de su trayectoria democrática y socialista.

Pelaio Salas es jurista notable, que puso su paciencia el servicio de su pueblo. Tiene la emoción cordial de un adolescente, con el alma pura y abierta a todas las ilusiones juveniles. Es socialista y catalán de pies a cabeza. Estrechamente vinculado a las clases proletarias de su país.

Disciplinado y estudioso, cree que el mundo vive en periodo excepcional en los órdenes sociales y políticos, y tiene grandes esperanzas en el porvenir de España y del mundo.

Autonomista y federalista, trae entre manos planes vastísimos para la organización de un gran estado peninsular ibérico que abarque, en una simbiosis democrática, a todos sus pueblos y nacionalidades viviendo cada cual su vida peculiar, dentro de un régimen armónico, respetuoso con todas las particularidades, que dan a la piel de toro de Iberia, el carácter de una policromía y de una polifonía.


Tales y así son, los hombres que representan al Gobierno Republicano Español, en la Transmisión del Mando Presidencial de Chile. Delegación predilecta que acaparó ayer las simpatías y los fervores de nuestro pueblo.


Publicado no xornal La Hora o 1 de novembro de ...1946
Tamén aparece publicado no libro La Feria del Mundo editado polo CCG 2008)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 01-11-2009 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal