A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LA MACARRONA (JUANA VARGAS)
Obituario de RSP adicado a "bailaora"Juana Vargas, "La Macarrona"(1860-1947)á quen seguramente viu bailar en Madrid en 1932 cando RSP era diputado.


17 de abril de 1947

JUANA, “LA MACARRONA"


Por Ramón Suárez Picallo

Acaba de fallecer en Sevilla, a los 87 años de edad, la decana del baile flamenco español, Juana Heredia, más conocida en el mundo del Arte y de la Gitanería, con el remoquete de “La Macarrona”.

De pura estirpe gitana –y creemos que Faraona de tribu– ofreció al mundo una versión auténtica de la típica, profunda, misteriosa, y desgarrada danza flamenca, que Manuel de Falla había de inmortalizar después en sus más famosas composiciones musicales.

“La Macarrona”, bailaba sólo para los suyos o para aquellos que eran amigos de los suyos. Lo hacia generosa y desinteresadamente, sin afanes teatrales, tal como ella, “sentía” el espíritu de la danza, que llevaba dentro de sí, a modo de karma y de ancestro.

Con relación de realizase la Exposición Universal de París, en 1889, un grupo de artistas españoles, que la conocían y estimaban, apoyados oficialmente por el Ministro de Instrucción Pública, lograron sacarla de su medio y llevarla a la capital de Francia. Se trataba –ya entonces- de ofrecer una réplica autorizada a la deplorable “españolada” que Francia conocía y cultivaba a través de “Carmen” y de otras parecidas falsificaciones, corregidas y aumentadas, por mercenarios y truhanes, que arrastraron por los escenarios del mundo, un falso pintoresquismo sobre lo andaluz y lo flamenco, y de rebote, lo español.

Juana bailó en París ante el asombro de artistas y críticos de toda Europa que descubrían, por vez primera, lo auténticamente flamenco. Actuó después en España en grandes teatros y se retiró a su mundo, cargada de carnes y de años. Pero, cuando llegaba a España un intelectual extranjero de categoría, la visitaba para rendirle homenaje. Ella pagaba la visita con una danza de las suyas. Se aseguraba que las magníficas páginas que dedicaba Waldo Frank, en su “España virgen”, a la danza y a la “bailaora”, se las inspiró “La Macarrona”, bailando para él una noche de primavera de la luminosa Andalucía. “La Macarrona” adoraba a Federico García Lorca, y el malogrado poeta granadino, tenía a su vez, por la Tepsícore gitana verdadera devoción. En 1932 ó 33, García Lorca, con Cipriano Rivas Cherif, organizaron en el gran Teatro Español de Madrid, una serie de fiestas del canto y de la Danza de todas las regiones de España, como parte del programa de divulgación artística y cultural del Gobierno Republicano. Alternaban en ellas, con igual decoro, lo popular y culto. La Fiesta Flamenca fue inolvidable. Participaron en ella: “La Macarrona”, traída especialmente, “La Argentinita” y “La Malena”, la más grande trilogía femenina de la danza Española de todos los tiempos, con cien parejas que iban desde niños de 14 años hasta la decana, que tenía a la sazón 73.

Verla personalmente, fea, obesa y vieja, no animaba, en verdad, a ir a la fiesta. Pero el milagro, la maravilla y el sortilegio, se produjeron cuando la anciana, vestida con los colorines de faraona –reina calé con sangre reyes en la palma de la mano- se plantó en el escenario y trazó con brazos y pies un cañamazo de jeroglíficos rítmicos y alados. Desapareció, por arte de magia, la figura física y apareció ante los ojos de los espectadores el poema eterno de la gracia. Posiblemente no había bailado mejor en toda su vida, con más alma, con más brujería y con más ahincado anhelo de volcarse entera. Fue ésta, que nosotros sepamos, su última actuación en público. Ella lo sabía también, y de ahí que su danza estremecida y estremecente , estuviera oscilando entre la vida y la muerte. Un resumen coreográfico de todas sus danzas anteriores y una despedida.

En privado, aún bailó otra vez. Cuando supo la muerte de García Lorca, organizó en secreto un funeral a su memoria, de acuerdo con el milenario ritual que los gitanos consagran a sus reyes y a sus príncipes. Quienes contemplaron la impresionante ceremonia, declararon que el autor del “Romancero Gitano”, tenía derecho a la eternidad y la gloriosa oficiante a compartir con él la gloria de los siglos.

Con la muerte de Juana Heredia, desaparece una venerable reliquia de la España que, cuando no tenía otros medios de expresión, ora, protesta y blasfema, bailando y cantando.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 17 de abril de ... 1947)


Esta páxina que hoxe cumple DEZAOITO MESES de andaina na rede, ten publicadas 583 entradas (das que 467 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 4.820 consultas.

Comentarios (1) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 17-04-2011 23:48
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
1 Comentario(s)
1 Interesante aportación. Sin embargo, la foto no corresponde a#blgtk08# Juana la Macarrona. Si no me equivoco, ea Lola la de Lucena.
Comentario por Ángeles Cruzado (13-09-2014 13:29)
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal