A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

EUGENIO MONTES

Curioso e interesante artigo biográfico, que RSP adica ao galego Eugenio Montes un dos teóricos das JJ.O.N.S. que daría pé despois ao nacemento da Falanxe...

1 de octubre de 1943

EUGENIO MONTES VUELVE A TEORIZAR SOBRE FALANGE


Por Ramón Suárez Picallo

Los falangistas españoles están, estos días, muy atareados en demostrar que ellos no tienen nada que ver con los totalitarios del resto de Europa. El totalitarismo está en vísperas de su derrumbe y la Falange Española, trata de sobrevivir a la catástrofe, para mantener su hegemonía total en el Estado español, como partido único subvencionado en los presupuestos. Además de la “exclusiva” en todas las funciones públicas, municipales, provinciales y nacionales y todo ello sin contar, que, cualquier obrero, campesino, empleado privado y demás, para poder trabajar en España, debe pertenecer, obligatoriamente, a los “sindicatos” que controla y dirige Falange Española. Pues a pesar de todo eso Eugenio Montes, uno de sus fundadores y de sus teóricos de la primera hora, acaba de escribir en su órgano oficial, “Arriba” que la Falange no es totalitaria. Que el totalitarismo, “es un sambenito que le colgaron sus adversarios políticos” para “perjudicarla” a los ojos de los demócratas del mundo, que, en estos momentos, llevan las de ganar, y pueden afectar severamente el “cajón de pan” de los teóricos falangistas, entre los cuales se cuenta en primer término –por su cultura y por su talento indiscutibles– Eugenio Montes. Las democracias ganarán la guerra e impondrán la paz; tienen declarado que cuando ese feliz evento sea realidad, no quedará en el mundo, ni el menor vestigio totalitario, cualquiera que sea su matiz o variedad.

Todos modos , por allá, no deben tenerlas todas consigo, cuando Eugenio Montes tiene que salir a la palestra a “teorizar” y a desmentir el totalitarismo de la Falange, de la cual es él, uno de los padres espirituales. Es un “reniego” más de Eugenio Montes, maestro en el arte de renegar hoy de sus ideas de ayer. Véase:


ANTECEDENTES DE EUGENIO MONTES.

Montes es gallego, de la provincia de Orense. Es, sin duda alguna el intelectual de más fuste de cuantos están con el actual régimen de España; pero es, también, el más inconsecuente, en orden a su siempre dudosa posición ideológica. Es doctor en Filosofía y Letras y profesor de esta asignatura en el Instituto de Cádiz; es poeta y escritor, y fue corresponsal de “A. B. C.” y de “El Debate” en Berlín y en Roma.

Siendo estudiante del bachillerato, “debutó” en la revista nacionalista gallega “La Centuria” de Orense; publicó en lengua gallega algunos poemas, tres cuentos y un ensayo titulado “Estética da Muiñeira”, que le valió un puesto de primera fila entre la generación renacentista gallega, iconoclasta frente a Castilla y partidario de la independencia de Galicia. Más tarde fue a Madrid y se hizo un furioso antigalleguista, partidario de un férreo estado central y único. A fines de la dictadura de Primo de Rivera, en “Gaceta Literaria” –cuando ya se habían retirado de ella García Lorca, Alberti y otros– se publicó un manifiesto titulado “El Estado”, propugnando, para España, un régimen igual al de Mussolini; entre otros firmantes –Jiménez Caballero, Ledesma, Suevos, etc.– figuraba Eugenio Montes autor del texto. De aquel manifiesto, nacieron las JJ. O. N. S. (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista), que reunidas más tarde con un grupo similar fundado por Primo de Rivera (hijo) , habrían de ser la base de Falange Española actual.

Al advenimiento de la República, Montes quiso dar vuelta atrás. Solicitó su ingreso en el grupo intelectual “Al servicio de la República”, sin ser admitido; quiso ingresar luego en el Partido Comunista y tampoco. Volvió a Orense donde se proclamó socialista, sin que el Partido lo admitiera. En las elecciones a Diputados a las Constituyentes, se presentó como candidato “socialista independiente” y fue derrotado de punta a cabo. Volvió a Madrid se hizo amigo de los monárquicos. Fue corresponsal de sus principales órganos de publicidad, ya citados, en Berlín y en Roma. Desde allí, sirvió al régimen Lerroux Gil Robles y preparó la entrevista entre los monárquicos españoles y Mussolini, que trajo como resultado el pacto por el cual, el Duce, facilitó hombres, dinero y armas, para la insurrección del 18 de julio.

Estos últimos servicios de Montes, le sirvieron para volver a Falange”, donde se veían con desconfianza sus volteretas. Cuando le fueron pedidas explicaciones, declaró que él, siempre había sido falangista, y que su actuación en otros grupos y campos, era para “bombardearlos desde adentro”.

Durante la guerra civil, estuvo, naturalmente, al servicio de la insurrección contra la República; aspiraba a Ministro de Relaciones Exteriores o de Instrucción Pública. No se conformaba con menos. No logró sus aspiraciones, y, en cambio, desempeñó varias misiones oficiosas de menor cuantía en el exterior; entre otros sitios, estuvo en Chile.


¿OTRA VOLTERETA?

Pasada la guerra civil, los triunfadores no lo tomaron en consideración y él se enfadó. No quiso seguir viviendo en España y se trasladó a Lisboa. Allí, alguien lo señaló como uno de los “conspiradores” a favor de la restauración monárquica al lado de Gil Robles, quienes –como se recordará– hasta habrían hablado de establecer un “Gobierno” monárquico en exilio, si los que mandan en España, no facilitaban la restauración, con el Infante don Juan a la cabeza. Y aún se agregaba que Montes era allí, una especie de correveidile diplomático, encargado de demostrarles a los agentes de las Democracias, que en España, siempre que quede a salvo el mando y el cajón del pan, para quienes hoy lo disputan, todos son demócratas a más no poder. ¡Ahí está para demostrarlo la “”División Azul”!

Su palabra debe valer algo; en España fue uno de los escritores que más se han distinguido, escribiendo contra Inglaterra, su cultura, su democracia política, su régimen de colonización y demás; y aquí, en América, movilizó a cuantos pudo en contra de los Estados Unidos, incluso distribuyó dinero entre ciertas publicaciones antiyanquis.

A lo mejor, sus declaraciones en “Arriba”, tendientes a demostrar que Falange Española no es totalitaria, tienen más crédito que el testimonio de quienes, arma en mano, tuvieron que hacer cara, en los campos de batalla de España, a las divisiones nazis y fascistas, mandadas allí para que Falange Española, gobierne en España, en calidad de “partido único”, con una asignación de 111 millones de pesetas anuales en el Presupuesto de Estado.

Ello no sería nada de extraño, tratándose de Eugenio Montes, apologista de Spengler y autor del manifiesto en que se pregonaba, hace 15 años, un régimen político para España, igual al que había establecido en Italia Benito Mussolini; pero sería el suyo un éxito transitorio y “foráneo”, entre quienes no lo conocen. En España, y entre españoles, la cosa varía. Se le conoce a Montes, se le conoce a Falange, y está muy en boga el dicho popularismo: “Al freír será el reir”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 1 de outubro de... 1943)
Sobre Eugenio Montes
Máis sobre Eugenio Montes
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 01-10-2010 02:39
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal