A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CURAS FRANQUISTAS

Na cidade chilena de San Fernando (onde residian españois de ámbalas dúas Españas) celébranse misas en "acción de gracias" pola sublevación militar de Franco...
RSP opina sobre o asunto.


6 de agosto de 1947

UN CURAZO DE MISA Y OLLA


Por Ramón Suárez Picallo

Los sectores democráticos populares y culturales de la hermosa, blanca y pulcra ciudad de San Fernando están indignadísimos contra el “Padre Fermín”, porque, en una misa celebrada por los españoles franquistas de la capital colchagüina en la Iglesia de los Padres Carmelitas, festejando la sublevación militar contra el legítimo Estado Español, este “padre” padrastro o “padrete” proclamó al General Franco Bahamonde como el primer representante de Cristo en la tierra, atenido, sin duda alguna, al acuerdo de las “Cortes” del régimen que lo declararon “caudillo de España por la gracia de Dios”. Cierto es que el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Monseñor Segura, declaró en un texto solemne herética la declaración aludida; pero el Padre Fermín no está fuerte en noticias de última hora, y no van, ni vienen con él, las cartas pastorales, las Encíclicas pontificias ni toda esa literatura considerada herética, aunque provenga de la Santa Sede Romana o de figuras ilustres del Cardenalato español. Ello no tiene nada de particular, toda vez que, en cierta época del siglo XIX, sus amigos –los amigos del Padre Fermín– hicieron oficios en las iglesias españolas, para que el “Papa se convirtiera al Catolicismo”. Era cuando el Sumo Pontífice apoyaba a la reina constitucional, Isabel II frente a las feroces guerrillas que defendían, a tiro limpio, a los facciosos de don Carlos María Isidro, dirigidos, orientados, oleados y sacramentados por la Iglesia Española, declarada en franca rebelión contra la jerarquía romana.

No conocemos religiosa ni personalmente, al Padre Fermín ni maldita la falta que nos hace el conocerlo; más aún, creyentes, cristianos y católicos como lo somos, no lo soportaríamos a la cabecera de nuestro lecho en la hora de la muerte, porque él no representaría allí la infinita misericordia de Cristo, ni su mandato de “amaos los unos a los otros”, ni su Evangelio de paz ni de concordia ni tampoco el amplio perdón concedido a los gentiles; y ni siquiera el sagrado precepto que prohíbe matar. El pobre padre Fermín, no sabe, para mal de su alma, de esas sutilezas cristianas y evangélicas. Es él un curazo de misa y olla, fascista y trabucaire que se emociona con los pistoleros requetés y falangistas, mientras consagra a Dios en el Santo Sacrificio de la Misa, con el mismo frío automatismo con que se pone en marcha un carro tirado por dos mulas. Es un sacerdote, como podría ser un vulgar arriero, coincidente en Patio de Monipodio. Un tal con hábitos sacerdotales que puede convertir el Púlpito de un Templo -¡La cátedra del Espíritu Santo!– en tribuna de mitin político al servicio de los moros rifeños e infieles que Franco trajo a la Península para destruir el orden político, jurídico y cristiano, que el cristianísimo pueblo español se había dado a sí mismo en uso de su histórica y tradicional soberanía.

Por eso, no compartimos poco ni mucho la indignación de los creyentes y católicos democráticos de San Fernando, ni tampoco los escritos a que dio motivo allí el dicho curazo de misa y olla, que proclamó el General Franco, como representante de Cristo en la tierra. Hay un refrán que dice que es gran tontería “dar por el pito más de lo que vale”. Y preferimos en cambio referirnos a ilustres jerarcas de la iglesia Española, que han abominado del régimen nazifascista allí imperante: Monseñor Vidal y Barraquer, Cardenal Arzobispo de Tarragona, muerto en el exilio; Monseñor Mateo Mujica, Obispo de Vitoria; el Canónigo Vásquez Camarasa –el mejor orador sagrado de lengua española- muerto exiliado en Burdeos; Monseñor Pildaín, Obispo de Canarias y cuya carta pastoral sobre las atroces inmoralidades del régimen fue prohibida en España; todo ello aparte de la violenta diatriba del Cardenal Segura, declarando herética la proclamación de Franco como “Jefe del Estado por la gracia de Dios”.

Tampoco nos va, ni nos viene la declaración que hizo el mentado “padrote” afirmando que Franco es el vencedor de las 52 Naciones Unidas o sin unir. Y quédese en la paz sanfernandina el Padre Fermín y los tontainas que escucharon su bélico sermón apologético de totalitarismo nazifascista en la capital de Colchagua, ya tiene lo suyo con este curazo trabucaire, de misa y olla, que no explica nunca el Evangelio, pero que de cuando en cuando los “ilustra” predicándoles las delicias de la más abominable tiranía política de la Europa de nuestros tiempos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 6 de agosto de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 06-08-2010 01:52
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal