A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

SONATA DE OTOÑO EN EL CINE
RSP ten coñecemento que en Buenos Aires estase a filmar a obra de Valle Inclán e aplaude a iniciativa ao tempo que augura o mesmo éxito que á obra escrita...


15 de julio de 1947

VALLE INCLÁN EN EL CINE


Por Ramón Suárez Picallo

Entendámonos. No se trata propiamente de don Ramón del Valle Inclán en persona, fallecido, como se sabe el 06 de enero de 1936, en la santa y docta ciudad de Santiago de Compostela. Trátase de una de sus obras maestras, la “Sonata de Otoño”, que está filmándose en Buenos Aires, a todo tren y sin perder matiz ni detalle, según noticia publicada en una revista técnica, un poco atrasada, que tenemos a la vista.

Los comentarios que se ocupan de “Sonata de Otoño” y de las otras tres “sonatas”, así como del resto de la obra literaria del insigne escritor gallego y señor de la Puebla del Caramiñal, no ocultan sus dudas acerca del éxito cinematográfico del bello libro de don Ramón –quizá el más bello que salió de su portentosa pluma-, y a veces las monstruosidades pasionales, propias de un pueblo viejo, ya de vuelta de todo, alcanzan la suprema categoría de síntesis artística, individual y colectiva, de una raza diferenciada, y de una comunidad original.

Hablan, en efecto, los críticos del carácter “misterioso” de la “Sonata” valleinclanesca; de la índole originalísima de sus personajes, desde el cínico, pecaminoso y elegante Marqués de Bradomín, su tío el gran señor y gran bárbaro, don Juan Manuel de Montenegro, sus primas y sobrinas, condesas y abadesas de los viejos Monasterios de San Clodio, San Fiz y Salnés, Abelleira y Abegondo, hasta el pajecillo “Florisel”, bello adolescente aldeano, dedicado a la caza de pichones de mirlo, a los que enseñaba a silbar la “ribeirana”, para que una vez que sean maestros de buena música, se mueran de saudade y de aburrimiento en jaulas doradas de las que es, por razón de su clase y por imperio de su hermosura, dueña y señora del corazón apasionado del helénico cazador de mirlos; enamorada ella, a su vez, de su primo, el Marqués mundano y elegante, a quien fastidia soberanamente la vida virgiliana y campesina de su propia tierra.

Es muy posible que en buena parte tengan razón los críticos, para dudar del éxito cinematográfico de la “Sonata de Otoño”. Porque ella, lo mismo que casi toda la otra obra de Valle Inclán, tiene un elemento esencial del que no puede prescindirse para apreciarla en toda su portentosa belleza: el paisaje, la tierra y su hálito, el pinar y el pazo, el río y el regacho, la palabra y el valle; todo eso que da atmósfera y ambiente a la palabra, al pensamiento y a la acción de los personajes, movidos en un medio único, que solo se da en Galicia, fuente inspiradora de todo Valle Inclán, pero muy especialmente de la “Sonata de Otoño”.

Suele decirse que Buenos Aires es la primera y más grande ciudad gallega del mundo. Ello es, relativamente verdad, pues viven solo en su perímetro municipal más de 250 mil gallegos, mientras que Vigo y La Coruña, las dos ciudades más pobladas de la Galicia metropolitana, tiene apenas 110 mil habitantes cada una. En la Avenida de mayo, en sus plazas principales, y en los populosos barrios de San Telmo, Monserrat, Constitución y Concepción, la lengua gallega, la gaita y las viejas canciones del Noroeste Ibérico, tienen carta de ciudadanía, bien ganada a lo largo de más de medio siglo. En ese ambiente que le da a la capital argentina una de sus características más originales, abundan los personajes capaces de interpretar y entender a Valle Inclán.

Un comerciante, fracasado poeta, que llegó allí en los tiempos del doctor Leandro Alem, podría ser un excelente don Juan Manuel; un contador de casa cerealista no le haría asco a la interpretación del Marqués de Bradomín; y cualquier muchachillo emigrado, peón de botica o mozo de almacén, haría un estupendo Florisel, porque sabe mucho de amaestrar mirlos. ¡Como que lleva un mirlo silbador dentro del corazón!. Y de mujeres ni hablar. Las hay allí, gallegas, en todos los estilos, tonos y colores, capaces de darle vuelta y raya a las mayorazgas, monjas y abadesas, que ilustran las mejores obras del gran manco de Galicia.

Por eso puede hacerse en Buenos Aires una obra de Valle Inclán, sin que falten los elementos humanos capaces de interpretarla: eso sí, a condición de que se prescinda, por una vez siquiera, de los conocidos artistas profesionales, que les dan acento igual, entre catamarqueño y cordobés, a un personaje de Ibsen, a otro de Unamuno y a un tercero de Shakespeare. Lo que no podrá hacerse allí es darle el ambiente propio, la atmósfera natural, el “genius locci”, que anima y da sabor auténtico, especialmente a la “Sonata de Otoño”. Mas aún así, es digno de ser destacado el noble afán de los cinematografistas argentinos, buscando en las obras maestras de la Literatura Castellana, los elementos artísticos, espirituales y lingüísticos, que por su belleza y su reciedumbre, pueden valorar y elevar la jerarquía –un poco decaída últimamente– del llamado Séptimo Arte en la América Latina.

Y aunque sólo sea por estimular tan noble intento, deseamos que la “Sonata de Otoño” resulte un éxito tan grande en el celuloide, como fue en sus días en las páginas impresas de la “opera omnia” de Valle Inclán.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 15 de xullo de ... 1947)
Sonata de otoño
Ler este artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 15-07-2010 03:13
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal