A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

SUBASTAS PARA COMBATIR O CANCRO
22 de junio de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

EL CÁNCER Y LOS ARTISTAS


La Liga Francesa contra el Cáncer, heredera de la tradición, del nombre y de la gloria de los esposos Curie, hizo últimamente un llamado a todos los artistas de Francia -o residentes en Francia– para que cedan una de sus mejores obras a beneficio de la lucha contra el terrible e implacable mal, que aún no pudo ser vencido. Los escritores y los poetas galos han respondido inmediatamente al llamado cediendo los derechos de edición de los libros de la máxima actualidad y del mayor éxito, de critica y de venta, algunos premiados con altos galardones literarios; mientras que los periodistas han contribuido con el importe del mejor trabajo de un mes para acrecentar los fondos de combate de la famosa y benemérita Liga. En cuanto a los artistas plásticos, llevan la palma filantrópica los pintores, que en número de 149, han donado el mejor cuadro de sus últimas exposiciones celebradas en la ciudad de París. Figuran entre los donantes Picasso y Chagall, quienes ofrecieron ya obras de muy alto valor artístico e intrínseco a beneficio de la noble misión.

Las obras cedidas se venderán en pública subasta en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad Luz, después de una Exposición “ad hoc”; y los miembros de la Liga esperan obtener de ella un cuantioso rendimiento.

He aquí un caso emocionante de solidaridad social que protagonizaron los grandes artistas de Francia, mucho más valioso que cien concentraciones, mil panfletos pseudos sociológicos y cuarenta mil declaraciones más o menos “poéticas”, a las que suelen ser muy aficionados los artistas de otros países metidos a sociólogos.

¿Por qué no se hace en Chile algo parecido? No será, ciertamente, porque aquí no haga estragos el cáncer. Por causas que a nosotros no nos incumbe analizar –pero que conocen perfectamente los médicos especializados en la materia– es nuestro país uno de los que llevan en América la delantera de los afectados por la pavorosa y mortal dolencia.

Y hace no mucho tiempo, hemos recogido y comentado en esta misma columna de “La Hora” declaraciones de doctor Leonardo Guzmán, apóstol chileno y generalísimo en la lucha contra el cáncer, quejándose amargamente por la falta de recursos materiales de que dispone, en su noble y generosa batalla, el Instituto encargado aquí de llevarla a cabo.

No sabemos en que quedaron las declaraciones y las quejas del eminente cancerólogo chileno; pero nos tememos mucho que hayan caído como predicación en el desierto, o sea como sermón perdido. Porque la gente, aquí y en otras muchas partes del mundo, sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena; es decir, que quienes están hoy sanos no piensan que mañana pueden estar enfermos, y que en este caso, no tienen derecho a pedirles a los demás lo que ellos no supieron darles, a modo de bienes retribuibles de caridad y de misericordia.

Y pensamos que la Liga Francesa contra el Cáncer ha hecho muy bien dirigiéndose a los artistas de todas las artes; pues en estos tiempos materializados y envelecidos por el interés, lo único que quizá quede en el mundo con claro sentido de los más elementales deberes solidarios para con sus semejantes, sea la Comunidad de las Artes, de las Ciencias y de las Letras. A los otros, advenedizos de la política, de la economía y de las llamadas “ciencias sociales”, no les van ni les vienen los enfermos de cáncer, de tuberculosis o de lepra, mientras no puedan ser tema de sus pomposos y huecos discursos.

¡Y a lo mejor, un día se enfermen ellos de cáncer, de lepra o de tuberculosis. Y es recién, entonces cuando reciban lo que dieron; es decir, nada. Y sólo quedarán los apóstoles de la piedad, los que supieron contribuir con la obra de su genio y de su esfuerzo a mitigar ajenos dolores, con el derecho a que su dolor sea también mitigado.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 22 de xuño de...1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Enfermidades - Publicado o 22-06-2010 01:14
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal